GUY BALLARD ESTAFÓ MUCHO DINERO CON SUS FALSAS MINAS DE ORO

 
Guy Ballard, con la complicidad de su esposa, les robó a varias personas grandes cantidades de dinero prometiéndoles enormes ganancias a través de sus proyectos de minas de oro pero que solo fueron estafas. Y sobre este asunto, Gerald B. Bryan quien fue un antiguo miembro del culto “Yo Soy” comentó lo siguiente:
 
 
 
Se le entrega una citación a Guy Ballard
 
Parece que a la oficina del alguacil le gustó especialmente este asunto y pensó que era demasiado bueno para guardárselo para ellos. Así que una noche, poco después del “¿Y qué?” de la señora Ballard. En respuesta a esta pregunta, un alguacil debidamente designado invadió la paz del cielo “YO SOY” de Chicago y entregó públicamente a Ballard una citación para comparecer ante el tribunal para responder a ciertos cargos.
 
A la mañana siguiente, los diarios de Chicago publicaron grandes titulares en primera plana sobre la demanda.
 
 
El Chicago Herald & Examiner, en la mañana del 14 de octubre de 1938, publicó un gran titular de cinco centímetros que decía:
 
UNA SEÑORA DEMANDA AL 'GRAN YO SOY'
 
Debajo había una fotografía grande de Ballard recibiendo la citación, y no había nada más en la portada con la excepción de una descripción de esta demanda.
 
La fotografía muestra a Ballard sentado en un escritorio en el vestíbulo ocupado con su pasatiempo favorito de autografiar libros (recién vendidos entre 2 y 3 dólares por copia), mientras sus sorprendidos seguidores se levantaban y gesticulaban frenéticamente a su alrededor en sus esfuerzos por impedir que el alguacil lleve a cabo su deber de entregar el citatorio.
 
Debajo de la fotografía se afirma que al “Mensajero Acreditado” [o sea Guy Ballard] le fue “entregada la citación a pesar del caos entre los seguidores”.
 
Luego, en la página tres, estaba la historia de la cual citamos una parte:
 
“En una escena tormentosa en el vestíbulo de la Casa de la Opera, Guy W. Ballard, 'Mensajero Acreditado' de la 'Gran Presencia YO SOY', recibió anoche una citación por una demanda de 10’906,55 dólares.
 
Ballard estaba rodeado por una docena o más de sus seguidores en el vestíbulo de la la Casa de la Opera cuando el alguacil leyó la citación.
 
Hombres y mujeres gritaron e intentaron empujar al alguacil fuera del vestíbulo. Otros agarraron a Ballard del brazo y trataron de alejarlo. Pero en voz alta el alguacil leyó la citación.”
 
 
Imaginen la escena. Ahí estaba Guy Ballard quien había declarado públicamente: “Mi peregrinación terrestre ha terminado. . . Estoy aquí en esta estructura atómica durante un tiempo prolongado. . . Nada de lo que esta forma humana pueda hacer puede quedar registrado en mi corriente de vida”.
 
Y sin embargo ahí estaba él, en su propio cielo “YO SOY”, con su propio registro leído y registrado, y no había nada que pudiera hacer al respecto. Y tampoco sus seguidores que se agolpaban a su alrededor decretando y gesticulando frenéticamente.
 
 
 
 
¿De qué se le acusó a Guy Ballard?
 
El expediente en parte dice lo siguiente, según la demanda que fue presentada ante el Tribunal Superior:
 
“Algún tiempo antes y alrededor de los años 1923 o 1924, el demandante conoció al demandado, Guy W. Ballard quien obtuvo la confianza del demandante y aprovechándose de dicha confianza solicitó al demandante y obtuvo de ella anticipos de grandes sumas de dinero bajo diversos pretextos y motivos, como préstamos personales para gastos corrientes, etc."
 
Prácticamente todos los periódicos de Chicago esa mañana publicaron titulares e historias sobre esta demanda contra el “Poderoso YO SOY” (que es el nombre con el que apodaron a Ballard).
 
El Chicago Tribune tituló su artículo: “El gran YO SOY choca con un místico cínico”.
El Chicago Daily News subtituló su artículo: “El alguacil mundano invade el reino místico para atrapar al hombre”.
El Chicago Daily Times tituló el suyo: "'Gran YO SOY' cara a cara con una demanda legal".
El Chicago American dijo: “Una mujer demanda al líder de 'YO SOY' por 10’000 dólares”.
 
Citamos en parte un artículo de Chicago American:
 
“La señora_____, una mujer pequeña, de cabello gris, de unos 60 años, trabaja como ama de llaves. Y los ahorros de toda su vida, obtenidos de su trabajo como sirvienta para algunas de las familias de la sociedad más conocidas de Chicago, fueron entregados a Ballard para que los invirtiera en lo que él llamó 'The Cottonwood Trust' para explotar 'El Lago de Oro' en California que supuestamente es un proyecto minero.
 
La pérdida de los 6’775 dólares que la señora le confió al 'Poderoso YO SOY' antes de que él abandonara la ciudad, le impidió iniciar un proceso penal en ese momento.
 
Ella visitó la oficina del fiscal del estado pero le dijeron que le pedirían que enviara algo de dinero si enviaban a un policía tras el 'Poderoso YO SOY'.
 
Ella explicó: 'Pero él se había llevado todo mi dinero y ya no me queda nada que aportar para poder arrestarlo'.
 
Ella también dijo que los Ballard eran muy conocidos en la costa norte hasta Milwaukee, pero más en las habitaciones de servicio que en los salones.
 
Ella explicó: 'Tenía un gran número de seguidores entre los sirvientes de North Shore cuando operaba como El Maestro y muchos sirvientes lo siguieron'.”
 
 
 
 
Las mentiras de Guy Ballard con sus falsas minas de oro
 
A la mañana siguiente siguieron más revelaciones sobre el “Lago de Oro” de Ballard. Citamos al Chicago Herald & Examiner del 15 de octubre en un artículo titulado “Estafa buscando oro; Líder de secta ruega fe”:
 
“Se sabía que muchas otras personas habían invertido dinero. Las autoridades dijeron que estos inversores perdieron 200’000 dólares, algunas estimaciones llegan hasta 500’000 dólares.
 
Un investigador enviado a examinar la propiedad de la empresa en California informó que el título de propiedad del terreno era dudoso y que nunca se habían gastado allí más de 5’000 dólares. Dijo que había una construcción de tablas en bruto, pero no había evidencia de maquinaria minera.”
 
 
Los Ballard le hicieron creer a la gente que todo lo que se necesitaba era drenar el lago y sacar los metales preciosos con palas.
 
Este proyecto del “Lago de Oro” en California que Guy Ballard y sus asociados vendieron a gente crédula, fue un acontecimiento de hace una docena de años o más y fue precedido, como hemos visto, por sus aventuras en busca de oro en las cimas de las montañas.
 
Pero en realidad todo esto fue sólo el comienzo de la sensacional carrera de Ballard en las minas de oro: una mera escaramuza preliminar, por así decirlo, antes de la verdadera campaña.
 
Desde entonces se ha vuelto realmente competente en la fabricación de falsas minas de oro, y las hace cada vez más grandes. Por lo tanto, no es sorprendente descubrir que unos años más tarde el solitario “Lago de Oro” de California se convirtió en tres maravillosas “Minas de Oro” de Colorado. Y en el libro de Ballard el gran Saint Germain habla de ellas.
 
 “Este yacimiento de mineral”, dijo el gran Maestro, refiriéndose a la segunda de las minas, “contiene más de veinte millones de dólares en oro”. (p.40, MP)
 
Pero desafortunadamente para el reclamo de oro “patentado” de Saint Germain y las “escrituras” de Ballard puestas en sus manos, el Comisionado de Minas del Estado de Colorado se muestra bastante escéptico sobre el asunto, como se descubrirá en la siguiente carta recibida del propio Comisionado de fecha 15 de marzo de 1937, en Denver:
 
“No conozco ninguna mina maravillosa en Colorado propiedad de un tal Daniel Rayborn, y no sé nada del señor Guy Ballard. Con frecuencia oímos hablar de minas 'Místicas' en Colorado y otros estados, y la gente ha pasado años y años buscándolas, pero nunca he oído hablar de ninguna que haya sido encontrada. Las considero falsas, y de hecho sé que es pura mentira”.
 
 
Las tres maravillosas, aunque hipotéticas, minas de oro cumplieron su propósito particular de atraer compradores para su libro, los Ballard centraron su atención en fabricar de la nada un nuevo tipo de mina de oro. Ni siquiera el genio de Aladino y su maravillosa lámpara podría haber pensado en ello.
 
Ésta es la forma de hacerlo. Durante años, los Ballard han estado hablando a sus audiencias sobre los peligrosos "cinturones de gas" que se supone que se encuentran debajo de algunas de nuestras ciudades más pobladas, y que según dicen, son la causa de los terremotos.
 
Muchos crédulos de estas ciudades se pusieron extremadamente nerviosos por los “cinturones de gas” bajo sus pies y se unieron al culto para protegerse porque (según Ballard) sólo sus “decretos” podrían salvar a estas ciudades de la destrucción total.
 
Por supuesto que esto estaba muy en línea con el procedimiento habitual de la secta de psicologizar a su gente a través del miedo, pero en este caso fueron un paso más allá y combinaron otro motivo principal de la acción humana.
 
Fue a la señora Ballard, cocreadora y principal impulsora del culto, a quien se le ocurrió la brillante idea de cambiar todos estos inquietos “cinturones de gas” en “oro metálico puro”.
 
Fue un golpe de genialidad que naturalmente no quedó sin recompensa, porque ¿quién no querría unirse a un movimiento que garantizaría transformar el gas de alcantarillado ordinario, en oro metálico puro?
 
Ser “salvado” y “rico” al mismo tiempo es motivo suficiente para cualquiera. Así que la señora Ballard redactó un decreto para la convertir el gas en oro, y los estudiantes del culto YO SOY lo gritaron de costa a costa en sus heroicos esfuerzos por “salvar a Estados Unidos”.
 
Pero hasta la fecha, las últimas noticias del frente decretador indican que los YO SOY no han tenido éxito en lograr su gran hazaña alquímica, pues su alto mando, la señora Ballard todavía habla del peligro de terremoto. Y por lo tanto la amenaza del “gas” todavía está entre nosotros, una preocupación siempre presente en el turbulento mundo de los YO SOY.
 
 
El atractivo de Ballard por medio del metal amarillo brillante todavía continúa, pero siempre es la nueva "mina de oro" y no la vieja sobre la que se llama la atención.
 
Guy Ballard poco después de que sus antiguas actividades de venta de acciones en su proyecto “Lago de Oro” surgieran en Chicago, declaró a su audiencia de Los Ángeles:
 
“En la India hay cinco grandes picos montañosos”, y refiriéndose a uno de esos picos, añadió: “Hay oro suficiente en ese pico para pagar cien veces las deudas del mundo. Sé que esto es verdad”. (p.28, marzo de 1939, V.)
 
Pero a pesar de todas sus garantías de oro para pagar la deuda en la India, los periódicos de Chicago no dejaron en paz al viejo “Lago de Oro” de Ballard en California.
 
Guy Ballard hizo todo lo posible para desviar la mente de la gente hacia su montaña imaginaria en la lejana India, pero este fabuloso "Lago Dorado" que había reaparecido repentinamente de su pasado era un poco más real para las decenas de personas que habían perdido sus ahorros en él.
 
 
 
 
Los Ballard evitan Chicago
 
Los Ballard se alejaron de Chicago para evitar la prensa de esa ciudad, los Ballard habían tenido a sus agentes trabajando en Chicago intentando que se retiraran las dos acusaciones. Se había puesto en contacto con los dos firmantes en un esfuerzo por lograr que retiraran los cargos; y parece que tuvieron éxito en hacerlo ya que las acusaciones no se procesaron en julio de 1938.
 
Y por lo tanto los Ballard se sentían seguros de regresar en octubre, momento en el cual, debido al estatuto de prescripción de Illinois, parecían ya tener el asunto resuelto.
 
Meses antes, cuando estaban en la cercana Detroit a principios de mayo de 1938, los Ballard esperaban con ansias poder volver ir a Chicago. Pero mientras tanto, cientos de estudiantes de Chicago habían ido a Detroit para escuchar a los Mensajeros, puesto que estos Mensajeros no podían ir a Chicago por los problemas legales.
 
Noten lo que les dijeron los Ballard a estos estudiantes de Chicago:
 
“Los felicito amados de Chicago”, dijo la Diosa de la Libertad (!), “por tener el Poder y la Acción de la Luz ... que los atrajo aquí siendo tan numerosos. (Aplausos) ¡Sean pacientes, amados míos, el tiempo está cerca en que el Poder de la Luz barrerá Chicago! (Aplausos) ¡La humanidad debe comprender la importancia de permitir que la Sabiduría de Estos Grandes, Quienes han venido, regule y gobierne lo que hacen los Mensajeros y adónde irán!” (p.9, junio de 1938, V.)
 
 
 
 
¿Cómo terminó este asunto?
 
Once días antes del comienzo del juicio ocurrió un hecho que haría para siempre imposible que Guy Ballard, demandado, pudiera satisfacer al demandante en este pleito.
 
Guy Ballard falleció (el 29 de diciembre de 1939).
 
 
 
(Libro Dictadura Psíquica en América, capítulos 20 y 21)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿CONVIENE ESTUDIAR A LOBSANG RAMPA?

 

 
 
Si a ustedes les gusta la literatura de fantasía con temática mística, entonces los libros de Lobsang Rampa pueden ser entretenidos de leer.
 
Aunque Lobsang Rampa se repite mucho ya que la mayoría de sus libros son repeticiones de su supuesta biografía como lama tibetano, y él solo detalla más algunos capítulos de su vida con cada nuevo libro que publicó.
 
Pero si a ustedes lo que les interesa es estudiar con seriedad el budismo y el esoterismo, entonces no les recomiendo que estudien los libros de Lobsang Rampa porque ese escritor les va a dar una visión muy distorsionada de esas dos disciplinas.