Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

EL MAESTRO HILARIÓN ESCRIBIÓ POR MEDIO DE MABEL COLLINS




Mabel Collins fue una escritora inglesa que tenía sus facultades psíquicas un poco despiertas, lo que le permitió al Maestro Hilarión darnos varias obras espirituales por medio de ella. Y en este capítulo les voy a poner la información interesante que he encontrado sobre ese asunto, pero para que tengan una mejor visión del contexto en el que los eventos se sucedieron, les recomiendo que primero lean el capítulo:



Mabel Collins aunque escribió muchas novelas es principalmente conocida en los círculos teosóficos como la autora de El Idilio del Loto Blanco y Luz en el Sendero.


EL IDILIO DEL LOTO BLANCO

El Idilio del Loto Blanco fue publicado en 1884, justo antes de que Mabel Collins se afiliara a la Sociedad Teosófica en Londres y la primera vez que conoció al coronel Olcott (quien era el presidente de la Sociedad Teosófica en ese entonces) ella le comentó que ella había escrito su novela estando en una especie de trance.

Y sobre esas experiencias psíquicas, el periodista inglés Alfred Sinnett publicó un libro en donde entre otras cosas, relata la manera cómo Mabel Collins le comentó que ella escribió El Idilio del Loto Blanco:

« En 1878 Mabel Collins estaba viviendo en Londres cuando el obelisco traído desde Egipto y conocido como “la Aguja de Cleopatra” fue erigido cerca de su ventana.


Desde la primera vez que Mabel Collins posó sus ojos en el obelisco, ella fue capaz de percibir un rostro que nadie más veía.

-         Era un rostro egipcio, lleno de poder y voluntad, e intensamente vivo” mencionó ella.

Poco tiempo después de que el obelisco fuera instalado, Mabel Collins comenzó a visualizar una larga procesión de sacerdotes ataviados con túnicas blancas que entraban a su casa y permanecían cerca de ella mientras que ella estaba escribiendo. Y como esto comenzó a ocurrir con frecuencia, ella se acostumbró a ese extraño suceso.

Y en una ocasión mientras que ella estaba escribiendo su novela, su cuñada se encontraba en la misma habitación pintando, cuando de repente ese extraño suceso se produjo de nuevo.

Ella no le dijo nada a su cuñada, pues ya le había mencionado de ese fenómeno en diversas ocasiones anteriores y por lo tanto prefirió continuar ocupada con su escritura. Pero en ese momento Mabel Collins relata que:

 * Mi cuñada me miró y notó un cambio en mi apariencia, posteriormente ella me informó que yo me había puesto rígida “como si fuera de piedra” y mis ojos se cerraron rápidamente pero que a pesar de ello, yo continuaba escribiendo y escribiendo aunque mucho más rápido que antes, y así ella me miró llenar de tinta página tras página.

Esto continuó por un largo tiempo hasta que finalmente volví a abrir los ojos y solté la pluma. Me veía muy cansada pero para nada me había percatado de haber estado inconsciente durante todo ese tiempo.

Ella no dijo nada, pero continuó mirándome y observó como tomaba una página de mi manuscrito para leer lo que había escrito cuando me di cuenta con gran sorpresa que no era la novela que estaba escribiendo (como yo lo creía) sino algo total y completamente desconocido para mí.

Cada vez más sorprendida fui leyendo página tras página y descubrí que tenía en mis manos el prólogo y el primer capítulo del libro: El Idilio del Loto Blanco. […] Para mí fue una maravillosa experiencia, ya que nunca antes había abandonado mi cuerpo para que mi mano y mi pluma fueran usadas por otra inteligencia, pues la mía (si se me permite expresarlo así) siempre había estado presente.

Después de eso, de vez en cuando volví a experimentar algo similar, pero nunca más estuve totalmente ausente de la escena como sucedió en la primera vez, y es así como los primeros siete capítulos de El Idilio del Loto Blanco fueron elaborados.

La escritura era por completo automática y con esto quiero decir que nunca estuve consciente de las palabras que estaba escribiendo y siempre después cuando lo leía me resultaba tan desconocido como si lo hubiera escrito otra persona. »
(Alfred Sinnett, Theosophical History, 1987, vol. 2, n° 4, p. 121)

Mabel Collins explicó que los sacerdotes dejaron de venir a ella al finalizar el séptimo capítulo y a pesar que ella estaba muy ansiosa por completar el trabajo, no pudo continuar escribiendo de esa manera por los siguientes siete años, hasta que en 1884-85, en medio de muchos problemas y enfermedades:

« El trabajo fue retomado nuevamente por un misterioso poder que se encontraba más allá de mí y que me había elegido como su instrumento, y es así como el libro pudo ser terminado de la misma forma en que fueron escritos los siete capítulos previos. Sin que yo fuera consciente de palabra alguna. » (Sinnett, p.122)

(Como buena novelista, Mabel Collins tenía una imaginación desbordante y la historia de los sacerdotes que iban a visitarla, yo sospecho que fue la manera como su mente interpretaba el cambio de conciencia por el que estaba pasando antes de entrar en ese estado de trance. Pero en cambio la descripción que hace su cuñada corresponde exactamente con el fenómeno conocido en el esoterismo como “escritura automática” o “psicografía” en donde otra mente escribe por medio del cuerpo de la persona que se encuentra en trance.)




LUZ EN EL SENDERO

« Las circunstancias en las que fue escrito Luz en el Sendero fueron muy diferentes. Mabel Collins explicó que dicha obra fue el resultado de un arduo trabajo cuando ella trataba de adquirir cierto conocimiento.

Cuando ella fue capaz de salir fuera de su cuerpo físico, se sentía como una chiquilla comenzando a explorar su recién adquirido poder de desdoblarse y fue guiada por la mano de un poderoso ser que le mostraba lo que ella debía ver y le explicaba lo necesario para que ella lo comprendiera.

En una ocasión ella vio un amplio salón que ella lo nombró “El Aula de Conocimiento” el cual estaba cubierto por piedras preciosas y con la ayuda de su guía, ella pudo percatarse que éstas formaban frases.

Él le dijo que tratara de recordar cuidadosamente aquellas frases y que las escribiera tan pronto como regresara a su cuerpo físico. Y es así como fueron compuestas las primeras sentencias de Luz en el Sendero, y de la misma manera fragmento tras fragmento, el libro entero fue escrito. » (Sinnett, p.123)

(Aquí también la mente de Mabel Collins interpretó su desdoblamiento al astral de esa manera y es que deben de saber que el astral es un plano de existencia donde los eventos reales se mezclan con nuestra imaginación.)




¿QUIÉN LE DICTÓ ESOS LIBROS A MABEL COLLINS?

Mabel Collins se encontró brevemente con Blavatsky en noviembre de 1884 (el coronel Olcott y Blavatsky vivían en ese entonces en la India, pero habían efectuado una gira por Europa y estuvieron unos días en Londres antes de partir de nuevo hacia la India). Y en una carta publicada en junio de 1889 en la revista “Light”, Blavatsky escribió:

« Cuando la conocí [a Mabel Collins] ella había justo terminado de escribir El Idilio del Loto Blanco, el cual ella le mencionó al coronel Olcott que le había sido dictado por “un hombre misterioso”. Sin embargo, a partir de la descripción que ella dio de ese hombre, ambos [Blavatsky y Olcott] reconocimos de inmediato a un antiguo amigo nuestro: un griego [Hilarión] el cual en ese entonces no era todavía un Maestro completo, pero ya era un Adepto. Y los nuevos acontecimientos que surgieron después nos demostraron que estábamos en lo correcto con nuestra suposición. »
(Collected Writings VIII, p. 427)

Y en una carta que Blavatsky le escribió al juez N. D. Khandalvala (en julio de 1888), ella le comentó que hasta 1884 Mabel Collins era una escritora que no estaba muy interesada en asuntos espirituales, pero que ese año:

« Ella comenzó a ver de vez en cuando frente a ella, la imagen astral de un hombre moreno (un griego perteneciente a la Fraternidad de los Maestros) el cual le pidió a Collins que escribiera bajo su dictado. Ese hombre era Hilarión, a quien Olcott lo conocía muy bien. Y el resultado de esa colaboración fue el libro Luz en el Sendero y otros escritos. »
(M. Gomes, Theosophical History, vol. 3, n° 7-8, July-October 1991, p. 194)




MABEL COLLINS SE VUELVE ENEMIGA DE BLAVATSKY


Desafortunadamente a partir del año 1889, Mabel Collins experimentó un cambio de actitud cayendo bajo la influencia del Profesor Elliott Coues cuyas ambiciones personales lo llevaron a ser expulsado de la Sociedad Teosófica.

Los dos se coordinaron para desprestigiar a Blavatsky y uno de los métodos que utilizaron fue publicar (el 11 de mayo y 1º de junio de 1889) un artículo en la revista The Religio-Philosophical Journal de Chicago en donde acusaban a Blavatsky de ser una mentirosa y a continuación les transcribo las partes más relevantes de ese artículo:

«
¡ATENCIÓN TEÓSOFOS!

UN POCO MÁS DE INFORMACIÓN ACERCA DEL LIBRO “LUZ EN EL SENDERO” PARA VUESTRO BENEFICIO.

En 1885 apareció un extraño y pequeño libro titulado “Luz en el Sendero”.

Es un tratado escrito para el uso personal de aquellos que desean iniciarse dentro de la sabiduría esotérica oriental y su autor es la señora Mabel Collins.

El libro es una joya de gran espiritualidad y me da la impresión a mí (como a muchos otros lectores) que su contenido representa en gran medida la realidad espiritual. Por lo que ha tenido muchas reediciones y es muy utilizado tanto por los teósofos fieles, como por los pecadores ortodoxos quienes lo utilizan como un libro de oraciones.

Y este gran interés hacia ese pequeño libro se debe en gran medida porque se suponía que “Luz en el Sendero” le había sido dictado a la señora Collins por uno de los Adeptos transhimaláyicos.

Me gustó tanto el pequeño libro que decidí escribirle una carta a la señora Collins para elogiarla, pero también para pregunte si era verdad esa afirmación ya que me encontraba algo incrédulo al respecto.

Ella respondió de su puño y letra con prontitud y me confirmó que el libro le había sido inspirado y dictado por un Adepto.

Esta correspondencia se dio hace unos cuatro años atrás y desde entonces no volvimos a tener comunicación la señora Collins y yo, hasta ayer cuando inesperadamente recibí una carta de ella.

No me sorprendió lo que me escribió, ya que arrojó nueva luz sobre las falsedades en las que se ha erigido a la Sociedad Teosófica, y con esto me refiero a la famosa broma de Madame Blavatsky que inventó a los Maestros transhimaláyicos para atraer la atención del público hacia ella.

Le cablegrafié a la señora Collins para pedirle si podía utilizar su carta como testimonio, a lo que ella me respondió: “Use mi carta a su gusto” y por lo tanto a continuación se las publico:


« Estimado señor,

Siento que tengo el deber de escribirle para abordar un difícil (y para mí un doloroso tema) pero que no debo dejar demorar por más tiempo.

Usted se acordará que me escribió para preguntarme quién era el autor de “Luz en el Sendero”.

Pues lamento mucho informarle que le mentí y si usted no estuviera familiarizado con la actitud de la señora Blavatsky no comprendería la razón de mi conducta.

Por supuesto debí de haberle contestado la verdad, pero en ese entonces estaba estudiando con Madame Blavatsky y tuve la cortesía de mostrarle su carta, a lo que ella de inmediato me dijo que tenía que responderle eso.

Debo precisar que nunca he estado bajo las órdenes de ella, pero Madame Blavatsky me lo rogó y me suplicó tanto que le hiciera ese favor, que por ello le respondí lo que ella me dictó y es por esa razón que le respondí que yo había recibido el texto de “Luz en el Sendero” por uno de los Maestros que guían a Madame Blavatsky.

Sin embargo no me siento bien por haberle engañado y quiero ahora aliviar mi conciencia asegurándole que yo soy la única autora de ese libro y que nunca recibí prueba de la existencia de ninguno de esos Maestros que ella menciona.

Atentamente.
Mabel Collins.  »
»



PRUEBAS DE QUE LAS ACUSACIONES DE MABEL COLLINS Y ELLIOTT COUES SON FALSAS



Las fechas que dan no coinciden con la realidad

Para comenzar Blavatsky no pudo haberle rogado a Mabel Collins que engañara al señor Coues porque Blavatsky partió hacia la India en noviembre de 1884. Y luego Blavatsky NO volvió a ver a Mabel Collins hasta mediados de 1887 cuando ella regresó a vivir a Londres.

Pero resulta que el libro “Luz en el Sendero” sólo se publicó hasta en marzo de 1885. Y por otra parte, la supuesta carta que el señor Coues le envió a Mabel Collins, tiene por dirección: “72 Clarendon Road”. Pero resulta que la señora Collins no vivió ahí sino hasta después de febrero de 1885, o sea tres meses después de que Blavatsky ya se había ido de Inglaterra.

Por lo tanto Mabel Collins mintió, ya que cuando supuestamente Blavatsky “le rogó y le suplicó”, en realidad Blavatsky estaba al otro lado del mundo en el Oriente y fue sólo dos años y medio después que ella volvió a encontrarse con Mabel Collins.



Mabel Collins se contradice con sus afirmaciones anteriores

Porque además fue la propia Mabel Collins quien afirmó a varias personas que su libro El Idilio del Loto Blanco había sido escrito por alguien más, al grado que en la portada puso la siguiente inscripción:

Para el verdadero autor
El inspirador de esta obra;
Está dedicado.

Y les recuerdo que ese libro se publicó antes de que ella haya entrado a la Sociedad Teosófica y haya conocido a Madame Blavatsky.



Testimonio de Williams Judge


William Judge también publicó un panfleto defendiendo a Blavatsky y entre otras cosas dijo:

A) Que en 1887 la señora Collins le envió una carta en donde le escribió:

« Para el editor de la revista The Path: en cuanto a Luz en el Sendero, es decir el conjunto de axiomas que he encontrado inscritos en las paredes de un determinado lugar, no veo ningún método factible para hacer tales explicaciones al público, y por lo tanto en la actualidad propongo colocar este prefacio antes de cada uno de los libros. »

B) Que su siguiente libro A través de las Puertas de Oro (publicado en 1887) también está dedicado a un ser desconocido quien según ella, fue a su habitación y le contó la historia.

C) Y que la señora Collins le declaró en 1888 cuando él estaba en Londres que ella no sabía nada acerca de la filosofía o las leyes del ocultismo, ni del Karma, ni de cualquier doctrina teosófica de largo alcance.



Testimonio de Doctor Archibald Keightley


El Doctor Keightley declaró que en 1884 cuando la señora Collins entró en la Sociedad Teosófica, ella afirmó que su libro El Idilio del Loto Blanco se debió a la inspiración de un ser misterioso, y después de haberlo descrito la señora Blavatsky dijo que a partir de esa descripción y por el tono del pensamiento de las paginas que le mostró, ella consideró que ese ser era un amigo suyo perteneciente a la Fraternidad Oculta.



Testimonio de la señora Passingham

La señora Passingham declaró que:

« A principios de 1885 la señora Collins visitó a un amigo común en Girton, y pasó el día en mi casa hasta que expresó su deseo de partir temprano, ya que según sus palabras: “tenía una cita que cumplir a las 8 de la noche con su inspirador (el quien le estaba dictando la Luz en el Sendero) y no quería estar ausente de su alojamiento a esa hora”. Así que la envié de vuelta en mi carruaje a su hogar y posteriormente se me informó que el escrito de esa noche había sido muy exitoso, probablemente debido a las condiciones armoniosas en las que se encontraba en ese entonces. »

(Nota: el artículo completo que publicó Blavatsky con estos testimonios lo pueden leer en los Collected Writings vol. XI, p. 306-330.)



La propia Mabel Collins se retractó posteriormente

Y para colmo la señora Collins renegó su propia acusación, ya que en 1912 (23 años después de haber difamado a Blavatsky) ella publicó un libro titulado “Cuando el Sol se mueve hacia el Norte” en donde volvió a mencionar la misma descripción que había hecho antes de cómo le fue inspirado el contenido del libro Luz en el Sendero:

« El Maestro me tomó de la mano y con pleno conocimiento de lo que me sucedía, me adherí a él y salí de mi cuerpo físico pasando del plano material al espacio etéreo.

Entramos en “la Sala del Saber” y el Maestro sosteniéndome todavía de la mano, me llevó a través del pavimento de la capilla hasta la pared y vi claramente las primeras reglas de “Luz en el Sendero” aparecer en lo más alto del muro.

Mirando con cuidado las leí y el Maestro me dijo:

-          Fija estas reglas en tu memoria y llévalas contigo a la Tierra y escríbelas.”

Volví a mi cuerpo físico y tuve memoria plena de lo que había hecho y de lo que había visto y leído. Yo había estado por primera vez en el estado conocido por los ocultistas del Sur de la India como “jagrat de swapna” y que corresponde al estado de conciencia en el que se encuentra el clarividente despierto.

En ese estado leí y trasladé a mi memoria las primeras líneas de la antigua enseñanza mística conocida ahora por todos los estudiantes de ocultismo con el título de “Luz en el Sendero”. »
(Extractos del capítulo X)



Peritaje caligráfico

Como pueden ver, hay muchos testimonios, pero la prueba más interesante es cuando se compara la escritura de Mabel Collins en diferentes ocasiones.

Aquí hay un texto con su escritura normal:



Y aquí hay un extracto del manuscrito original de
El Idilio del Loto Blanco:


Y como pueden observar cambia drásticamente su manera de escribir. Lo cual es típico de la escritura automática, ya que la persona que se encuentra en trance adopta (en mayor o menor medida dependiendo de qué tan despierta se encuentre) el estilo de la escritura del individuo que escribe por medio de ella.

Y si comparamos esta última escritura con la escritura del Maestro Hilarión:


Vamos a constatar que hay coincidencias:

Por ejemplo el Maestro Hilarión suele escribir la “e” en mayúscula ondulada “E” mientras que Mabel Collins suele escribirla en minúscula cursiva “”.




ADJUNTO

La explicación del juez N. D. Khandalvala


Y por último les pongo la opinión sobre esos sucesos dada por el señor Khandalvala quien fue un miembro muy respetado de la Sociedad Teosófica en la India:

« Cuando la señora H.P. Blavatsky habló en la India acerca de los Maestros, ella explicó que ellos vivían lejos y eran inaccesibles para la gran mayoría de los humanos, lo que generó una gran cantidad de dudas acerca de su existencia. Sin embargo muy pocos se percataron del testimonio independiente que se encuentra en un pequeño libro publicado en Inglaterra en 1884.

Su autora explicó que un obelisco de Egipto conocido como “La Aguja de Cleopatra” fue llevado a Inglaterra y colocado a la orilla del rio Támesis, frente a la pequeña casa en la que vivía en ese entonces. Ella miraba por la ventana todos los días al obelisco y comenzó a percibir a hombres que salían del monumento vestidos con atuendos muy peculiares.

Esta señora se ganaba la vida escribiendo novelas, pero un día mientras ella estaba trabajando en su escritorio, ella vio una fila de sacerdotes vestidos de blanco que se colocaron a su lado y ella entró en una especie de trance. Entonces su mano se puso a trabajar escribiendo de una manera diferente y esto se prolongó durante varios días hasta que terminó la mitad del libro titulado El Idilio del Loto Blanco y luego se detuvo la escritura automática.

Ella no sabía la razón de ello, pero un día un amigo le presentó al coronel Olcott, a quien ella intrigada le comentó cómo había escrito El Idilio del Loto Blanco pero que no lo había podido terminar.


El coronel Olcott le recomendó que si alguna vez había considerado lucrar mediante la publicación de ese libro, ella debía renunciar a tal pensamiento y volver a intentarlo. Así lo hizo ella y la redacción del idilio se terminó de la misma manera, mediante la escritura automática.

La señora inglesa era psíquica y ella mencionó que en varias ocasiones visitó con su cuerpo astral una sala, en cuyas paredes ella veía y leía algunas líneas escritas en letras de oro, y que cuando se despertaba, ella se acordaba y las ponía en un papel. Y es así como escribió el notable librito titulado Luz en el Sendero.

El libro fue publicado a principios de 1885, cuando Blavatsky y el Coronel Olcott estaban en Inglaterra, ellos le dijeron que pensaban que las líneas les fueron dictadas por un Adepto occidental al que conocían.

Pues bien, los Maestros mencionados en Luz en el Sendero no son otros que aquellos de los que habló Blavatsky en la India, y es remarcable que uno de ellos le dictara a esa señora inglesa uese pequeño pero magistral libro, dando así los primeros principios del estudio esotérico en una forma más adecuada para los Occidentales»

(Esto es un extracto del artículo que escribió titulado: “Madame H.P. Blavatsky as I knew her” el cual fue publicado en la revista The Theosophist en junio de 1929, p. 213-222 y julio 1929, p. 309-318.)



11 comentarios:

  1. Entonces Cid, ¿ Tu recomiendas los libros de la Sra. Mabel o conoces alguna otra fuente mas fiable de la sabiduría del adepto ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dado que Mabel Collins aseveró ella misma que no tenía conocimientos esotéricos, que varios testigos aseguraron que tampoco tenía las aptitudes y el compromiso para ser una buena esoterista, y que mi investigación sobre ella me mostró que tampoco tenía el discernimiento para saber distinguir las verdaderas enseñanzas esotéricas de las versiones alteradas.

      Yo no recomiendo el estudio de sus libros con excepción de aquellos que fueron escritos por el Maestro Hilarión y que son:

      • “El Idilio del Loto Blanco”
      • “Luz en el Sendero”
      • Y tal vez “A través de las Puertas de Oro”.

      Eliminar
    2. Muchas gracias CID tomare apunte de tus recomendaciones, Saludos y un abrazo.

      Eliminar
  2. Tendré que hacer una guía de introducción al ocultismo con todos estos libros !!! jajajajaa

    ResponderEliminar
  3. Hola Cid te quería preguntar que opinas de los grimorios "Las claviculas de Salomón" no dudo que sean verdaderos grimorios de alta magia, pero pienso que otros grandes maestros no necesitaban hacer esos rituales o pantagramas para hacer sus milagros, a lo mejor si hacian y yo lo desconozco, por eso te pido tu opinión, espero tu respuesta, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras más poderoso sea el mago, menos artilugios y rituales necesitará para efectuar sus proezas.

      En cuanto a “Las Clavículas de Salomón” hay tantas versiones que hay que ser cauto sobre su legitimidad.

      Eliminar
  4. Con cada capitulo nos das una pieza para entender todas aquellas enseñanzas esotericas,cada una encaja perfectamente lo que logre tomar es un entendimiento mas profundo de los maestro y de la naturaleza oculta del ser humanos,dejando eso de lado como podria iniciar mejor el camino para ser un esoterista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Instrúyete y busca ser una mejor persona cada día. Esa es la base para volverse un gran esoterista.

      Eliminar
  5. Que tal Cid estoy empezando a estudiar la Cabala, hasta ahora no hay problema para comprenderla excepto por una gran duda que tengo y que necesito resolverla para poder seguir con las enseñanzas, la duda es
    ¿por que algo tan relativo como "simbolos" hacen que se manifieste tu magia? las cosas se manifiestan por las vibraciones/energia que transmitis y entonces por que son tan importantes estos "simbolos" mas alla que representen fuerzas del cosmos, eso seria algo relativo, porque tu idea simbolica del cosmos podria ser parecida a la mia pero no necesariamente la misma, he meditado acerca el asunto pero no me termina de cerrar la respuesta, por eso pido tu opinión, espero que me puedas ayudar, espero tu respuesta, un abrazo bro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte por qué cuando se utiliza un símbolo en magia puedes atraer cierto tipo de energía, fuera del hecho que el símbolo y esa energía están correlacionados.

      Eliminar
  6. Si buscas sobre los collins, es una familia de las más poderosas, iluminnati que están relacionados con todo lo esotérico. Supuestamente de las familias reales y linajes que dominan al mundo.

    ResponderEliminar