Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

EL RACISMO DE MAX HEINDEL




Ahora que me puse a leer los libros de Max Heindel, he constatado que él consideraba que la raza occidental europea era la más superior de todas las razas, mientras que las razas de los otros pueblos y en particular del Oriente, eran inferiores.


Por ejemplo, en su libro “Filosofía rosacruz en preguntas y respuestas I”, Max Heindel respondió lo siguiente:

« Los hindúes son la primera raza de la actual época Aria y los Anglosajones la quinta. Así que naturalmente, las últimas enseñanzas han sido dadas a los pueblos más avanzados»
(Respuesta 141)



Y en otra ocasión añadió:

« Los pueblos orientales son nuestros hermanos menores, que están tras de nosotros en la evolución, y deben seguir nuestros pasos»
(Respuesta 173)



Y en otra ocasión él contestó lo siguiente:

« En el lejano Oriente, el discípulo que aspira a la vida superior busca a un Maestro, y se ata de pies y manos (figurativamente hablando) a él. Debe seguir y obedecer ciegamente sus instrucciones, sin la menor vacilación o curiosidad sobre el objeto de las indicaciones que el Maestro pueda darle. Debe prestarle sus servicios personales, de cualquier clase que sean y a costa de cualquier inconveniente que esto pudiera originarle, y de esta manera se convierte virtualmente en el esclavo de su gurú.

Esto parecerá ser un método exótico, pero es indudable que es la única manera posible de sobreponerse a la indolencia del oriental; y como éstos son una clase de egos retrasados, ellos están acostumbrados a la servidumbre, de manera que esa forma de actuar sobre ellos no lastima sus sentimientos.

Pero aquí en el Occidente, dicho método sería considerado como degradante, porque hemos llegado a un grado de individualidad que solo podemos abordar mediante la acción que surge del interior»
(Respuesta 180)





En su libro “Recolecciones de un Místico”, Max Heindel escribió:

« La religión de las razas atrasadas es de un orden inferior a la religión de las razas más avanzadas (que son las naciones cristianas). Así también la enseñanza esotérica del Oriente es más elemental que la enseñanza esotérica del Occidente, y por lo tanto el iniciado indio o chino está en un correspondiente peldaño inferior en la escalera del progreso, que el de los místicos occidentales»
(Capítulo 1)





En su libro “Enseñanzas de un iniciado”, Max Heindel escribió:

« El súmmum de las religiones se da siempre al súmmum de la humanidad, y es por eso que aunque el hinduismo satisface a nuestros hermanos más inmaduros del Oriente, en cambio el Cristianismo es la enseñanza occidental por excelencia. »
(Capítulo 18)





En su libro “Cristianismo Rosacruz”, Max Heindel escribió:

« Adoptar las religiones orientales es una retrogresión para los occidentales porque los grandes Ángeles del Destino dan a cada nación la religión apropiada para su grado de evolución. »
(Instrucción 20)





En su libro “Astrodiagnosis”, Max Heindel escribió:

« Aunque las enseñanzas de “yoga” pueden ser seguras para las gentes de la cuarta raza (los orientales), y aun para aquéllos de las razas occidentales que todavía se hallan en los peldaños inferiores de la evolución. No obstante, para una persona sensitiva del tipo occidental tales enseñanzas orientales son muy peligrosas»
(Capítulo 30)





En sus “Cartas a los estudiantes”, Max Heindel respondió esto:

« A nuestros hermanos más inmaduros (o sea los chinos y los indios) la castidad si les sirve. Pero ha sido un detrimento para el mundo Occidental, el que varias sociedades hayan promulgado en Occidente las doctrinas del Oriente.

Así es que mientras las almas más inmaduras y más débiles que hay en el Oriente se ven ordenadas por sus compasivos maestros, a que sean célibes y huyan de la tentación. En cambio a las almas más maduras del Occidente se le permite probar sus fuerzas mediante la convivencia conyugal»
(Carta 12)



« Los espíritus más avanzados atraen hacia si materia más fina que aquellos que se hallan detrás en el sendero de la evolución, y los átomos de los cuerpos de una raza más desarrollada son más sensitivos que aquellos de los hombres de raza más atrasada. Así pues, los átomos de la gente cultivada del Occidente responden a oleadas vibratorias que todavía no alcanzan los que habitan los cuerpos orientales.

Los ejercicios de respiración enseñados en el Oriente se emplean con el objetivo de despertar los aletargados átomos del aspirante oriental y es necesario un vigoroso curso de este tratamiento para elevar la nota de su vibración.

Y el indio americano o el hotentote pueden practicar los ejercicios respiratorios enseñados en el Oriente sin problemas, pero el asunto es completamente distinto para una persona con un cuerpo altamente evolucionado como es el del occidental

Porque los átomos de su cuerpo ya se encuentran muy sensibilizados por su evolución natural y cuando esta persona recibe el ímpetu extra de los ejercicios de respiración oriental, los átomos se desbordan y es en extremo difícil el volverlos otra vez a su reposo debido»
(Carta 34)





En su libro “Principios de salud y curación”, Max Heindel escribió lo siguiente:

« El celibato es adecuado para los aspirantes del Oriente, porque esas razas inferiores están destinadas a desaparecer relativamente pronto; pero es contrario al esquema de la Evolución Occidental, porque de allí debe surgir una nueva raza, y la pureza generadora debe la directriz del discípulo en esta parte del mundo.

Una nueva raza debe nacer a la existencia por Amor, y de esta manera los males que actualmente afligen a la humanidad a causa de las generaciones concebidas en el pecado original, cesarán. Y hasta la muerte misma será vencida durante la Nueva Dispensación, porque la pureza etérica de los cuerpos evitará la necesidad de su renovación»
(Capítulo 9)






OBSERVACIONES

Si bien es cierto que la raza europea es la raza más reciente que ha aparecido en la Tierra, es un error considerar a esa raza como superior a las demás, y por correlación considerar a las otras razas como inferiores. Y para que me lo comprendan mejor, les doy una analogía con los propios humanos.

¿Van ustedes a decir que la última generación que ha aparecido es superior a las otras generaciones?

Por ejemplo,

¿Van ustedes a decir que los milennials son superiores a la generación X, o a los baby-boomers?


NO


Las nuevas generaciones tienen ciertas ventajas que no tienen las anteriores porque ellas han heredado la suma de los esfuerzos efectuados por las generaciones que las han precedido. Pero no por ello eso quiere decir que las nuevas generaciones sean superiores. Y lo mismo sucede con las razas.


Y ese racismo que mostró tener Max Heindel, demuestra que él no fue un verdadero agente de los Maestros como él lo pretendía, debido a que como lo explicó el maestro Morya:

« Sólo aquel que en el fondo de su corazón ama a la humanidad entera y es capaz de percibir completamente la idea de una Hermandad practica y regeneradora, sólo él es quien tiene el derecho a la posesión de nuestros secretos. Porque alguien así nunca hará mal uso de sus poderes y no habrá temor que los dirija hacia fines egoístas. Y es por eso que el humano que no coloca el bien de toda la humanidad por encima de su propio bien, no es digno de convertirse en nuestro discípulo. »
(CM 38, p.252)



Y cuando el periodista inglés Alfred Sinnett comenzó a manifestar su racismo, el maestro Kuthumi le advirtió:

« Mi pobre amigo ciego,

Déjame decirte que para nosotros, el deber es más fuerte que cualquier amistad o incluso el amor, ya que sin este principio permanente, el cual es el cemento indestructible que nos ha mantenido juntos por tantos milenios, nuestra Logia se habría derrumbado desde hace ya mucho tiempo.

Así es que si mi voz (que siempre ha sido amigable contigo) no logra hacerte cambiar tu actitud, entonces nuestra separación en el presente y por todo el futuro se hace inevitable. »
(CM 62, p.351)



~ * ~


Y esto es una prueba más que Max Heindel mintió cuando él pretendió haber sido discípulo y mensajero de los grandes Maestros Rosacruces, porque sin importar que los Maestros sean del Occidente o del Oriente, esta regla se aplica para todos ellos.









MAX HEINDEL ASEGURA QUE EL ESOTERISMO OCCIDENTAL ES SUPERIOR AL ESOTERISMO ORIENTAL




Sobre este asunto, Max Heindel afirmó lo siguiente:

« Las enseñanzas de misterios del Oriente no son tan adelantadas como las del Occidente.

Hay por supuesto hombres muy desarrollados en el Oriente, hombres que están adelantadísimos en las enseñanzas de su Escuela esotérica, pero a pesar de ello, el estado de elevación correspondiente se alcanza generalmente en menos tiempo y con menos esfuerzos con los métodos occidentales que con los métodos orientales»
(Filosofía rosacruz en preguntas y respuestas I, n.141)




Y en su libro “Recolecciones de un Místico”, Max Heindel escribió:

« Las Escuelas de Misterios de cada religión proporcionan a los miembros más avanzados de la raza o nación que la practica, una más alta enseñanza que cuando es esta enseñanza es realmente vivida, los lleva a una más alta esfera de la espiritualidad que a sus hermanos que se apoyan solo en la religión.

Pero al igual que la religión de las razas atrasadas es de un orden inferior a la religión de las razas más avanzadas (me refiero a las naciones cristianas). Así también la enseñanza de los Misterios del Oriente es más elemental que la enseñanza de los Misterios del Occidente, y por lo tanto el iniciado indio o chino está en un correspondiente peldaño inferior en la escalera del progreso, que el de los místicos occidentales.

Y hay que ponderar mucho esta afirmación para no caer en el error de la gente extraviada que trata de persuadir a los demás de que la religión cristiana es cruda y grosera comparada con los cultos orientales.

Siempre hacia el Oeste, en el despertar del brillo del sol, la luz del mundo ha sido la estrella del imperio y por consiguiente, ¿no es razonable suponer que también la luz espiritual ha seguido los pasos de la civilización, y que incluso la haya precedido, como el pensamiento precede a la acción...?

Nosotros sostenemos que éste es el caso, que la Religión Cristiana es la más avanzada que haya sido dada al hombre y repudiar la Religión Cristiana (ya sea esotérica o exotérica) por cualquier sistema antiguo, es análogo a preferir los libros de texto antiguos, en ciencia, a los más modernos que abrazan todos los descubrimientos hechos hasta hoy en día»
(Capítulo 1)






OBSERVACIONES

Y una vez más, Max Heindel está completamente errado, porque para comenzar, el maestro Kuthumi precisó que los más grandes Adeptos de la jerarquía planetaria son orientales:

« Nuestros mejores, más eruditos y santos adeptos son tibetanos»
(CM 4, p.15)



Y esto también lo señalo Blavatsky:

« Durante siglos, la selección natural de los discípulos por parte de los Maestros ha sido en los templos y en una menor proporción entre los habitantes del Tíbet en donde se encontraban una considerable cantidad de místicos naturales.

Pero las excepciones han sido los casos de hombres occidentales como Fludd, Thomas Vaughan, Paracelso, Pico della Mirandola, el Conde de Saint-Germain, etc., cuya gran afinidad personal hacia el Ocultismo, obligó a los Adeptos distantes a establecer relaciones con ellos, y a darles una proporción del conocimiento esotérico que los Maestros resguardan en la medida en que les fuese posible a esos ocultistas occidentales recibirlo en su entorno social. »
(CW 4, p.607)



Y de hecho, los grandes Ocultistas occidentales han sido escasos, al grado que cuando los Maestros quisieron enviar un emisario al Occidente a finales del siglo XIX, ellos tuvieron mucha dificulta para encontrar una persona occidental que tuviera el nivel requerido. Y es por eso que en una ocasión el maestro Kuthumi le comentó al señor Sinnett:

« Este estado en el que se encuentra Blavatsky [los defectos de su personalidad] está íntimamente conectado con su entrenamiento oculto en el Tíbet, y se debe al hecho de que ella fue enviada sola al mundo para preparar gradualmente el camino para otros.

Después de casi un siglo de búsqueda infructuosa, nuestros jefes, tuvieron que aprovechar la única oportunidad que tuvieron de enviar un cuerpo europeo en suelo europeo, que sirviese de eslabón conector entre vuestro continente y el nuestro. »
(CM6, p.203)






CONCLUSIÓN

Aquí vemos que Max Heindel se dejó llevar por sus ideas preconcebidas, ya que como él era un occidental muy apegado al cristianismo, a él le gustó mucho la idea de suponer que el esoterismo occidental y los adeptos occidentales fueran más superiores que su contraparte oriental.

Pero resulta que ese no es el caso.

Y les preciso que yo no soy ni pro-oriental ni anti-cristiano, pero en cambio si me interesa mucho saber dónde se encuentran las enseñanzas esotéricas más genuinas y avanzadas. Y mi investigación me ha demostrado que en ese aspecto el Oriente es superior al Occidente.

Pero es justamente en un afán de compartir con nosotros (los occidentales) que los Maestros transhimaláyicos hicieron ese esfuerzo en el siglo XIX, para comenzar de nuevo progresivamente a enseñarnos sus conocimientos secretos que durante más de quince siglos tuvieron que mantener muy resguardados (solo transmitidos a pequeños grupos de ocultistas) debido a la terrible persecución que efectuó la Iglesia Católica contra todo aquello que no fuera su dogma.

Y desafortunadamente para los seguidores de Max Heindel, su “avanzada y genuina enseñanza esotérica occidental” que tanto él proclamaba, en realidad resultó ser una copia de las mentiras que inventó un embustero llamado Charles Leadbeater como lo he demostrado ampliamente en el blog.









DIFERENCIAS ENTRE EL ESOTERISMO OCCIDENTAL Y ORIENTAL (según Max Heindel)





Sobre estas diferencias, en su libro “Cartas a los estudiantes”, Max Heindel escribió lo siguiente:

« La Escuela Oriental de Ocultismo basa sus enseñanzas sobre el Hinduismo, mientras que la Escuela Occidental de Sabiduría defiende el Cristianismo. »
(Carta 72)



Pero esto que afirma Max Heindel es falso, porque en realidad la Escuela Oriental de Ocultismo se basa en las enseñanzas transmitidas por los maestros de sabiduría transhimaláyicos, quienes han estado enseñando a toda la humanidad desde tiempos muy antiguos como lo demuestro en este otro capítulo (ver link).

Y sus enseñanzas han servido de base para varias de las religiones orientales como por ejemplo el hinduismo y el budismo. Pero también han servido de base para las religiones de otros lugares, como por ejemplo el zoroastrismo y el druidismo.

Y también la enseñanza de los maestros transhimaláyicos fue la base de la antigua religión egipcia (quien a su vez influenció mucho a las antiguas religiones griegas y romanas). Y también he encontrado aspectos de las enseñanzas de los maestros en las religiones precolombinas.

Así es que la Escuela Oriental de Ocultismo es mucho más importante de lo que pretende Max Heindel.





Y posteriormente Max Heindel añadió:

« Existe una gran discrepancia fundamental e irreconciliable entre las enseñanzas de los modernos representantes del Oriente y la enseñanza de los Rosacruces.

Según la versión del Ocultismo Oriental, el cuerpo vital llamado “linga-sharira”, carece relativamente de importancia, pues es incapaz de desarrollo como vehículo de conciencia.

Sirve solamente de instrumento para la fuerza solar (“prana”) y como un eslabón entre el cuerpo físico y el cuerpo de deseos, llamado “kama-rupa” y también “cuerpo astral”. Este último, dicen ellos (los ocultistas orientales) es el vehículo del Auxiliar Invisible.

En cambio la Escuela Occidental de Sabiduría nos enseña, como su máxima fundamental, el que todo el desarrollo oculto comienza con el cuerpo vital y el que escribe como su representante público [o sea Max Heindel], ha estado constantemente empeñado desde el comienzo de nuestro movimiento, en el decidido propósito de reunir y diseminar los conocimientos referentes a los cuatro éteres y al cuerpo vital.

Buen acopio de información se ofreció en el libro “El Concepto Rosacruz del Cosmos” y en los libros siguientes, pero las lecciones y cartas mensuales contienen los resultados de nuestras investigaciones efectuadas hasta la fecha. »
(Carta 72)



Y esto también es falso porque “el cuerpo vital y los cuatro éteres” que describe Max Heindel en sus libros NO pertenecen a la Antigua Enseñanza Esotérica Occidental como él lo pretende. Sino que en realidad fueron mentiras inventadas por Charles Leadbeater como lo he demostrado ampliamente en este blog.

Y las “investigaciones clarividentes” que efectuó Max Heindel sobre el cuerpo vital son verdaderamente fantasiosas, delirantes y erróneas, como lo demuestro en este otro capítulo (ver link).





Y luego en su libro titulado “¿Cómo reconoceremos a Cristo?”, Max Heindel escribió:

« Hace un año apareció en una revista inglesa un artículo titulado "Los Heraldos Ocultos."  Y en este artículo se presentó una sinopsis de las Enseñanzas de los Misterios de Occidente, según aparece en el libro “El Concepto Rosacruz del Cosmos” y del Ocultismo de Oriente representado por una sociedad que promulga esa doctrina oriental [se refiere a la Sociedad Teosófica].

Se hicieron comparaciones entre los líderes de ambas sociedades y sus obras y se encontraron semejanzas, pero también el escritor con una observación aguda, notó qué los estudiantes que en forma superficial estudian las enseñanzas de la Escuela de Sabiduría de Occidente no habían podido percibir la diferencia vital e irreconciliable, entre las dos enseñanzas con respecto a Cristo y su retorno.

Fue demostrado que según la enseñanza de la Escuela Oriental, Cristo y Buda eran hombres con vidas ordinarias, mientras que en la Escuela de los Misterios de Occidente, se afirma enfáticamente que el Cristo es un Jerarca Divino que no pertenece a nuestra evolución, quién “vino por nosotros, los hombres" y quien alguna vez ocupó un cuerpo denso, pero Él nunca aparecerá en un vehículo físico otra vez. »
(Introducción)



Y aquí una vez más Max Heindel está equivocado, porque quien inventó esa idea de que Cristo es un hombre que vivía en los Himalayas dentro de un cuerpo físico, fue Charles Leadbeater. Mientras que la verdadera Teosofía afirma que Cristo es una Conciencia Divina.  Y esto lo demuestro en este otro capítulo (ver link).

Pero lo que no dice Max Heindel, es que cuando él afirma que:

« Según lo enseñado en la Escuela de Misterios de Occidente:
·        el mayor iniciado del Período de Saturno se lo llama el Padre.
·        el mayor iniciado del Período Solar, se lo llama el Cristo.
·        el mayor iniciado del Período Lunar, se lo llama el Espíritu Santo. »
(Cristianismo rosacruz, Instrucción 18)

En realidad eso es completamente falso porque esos periodos son una mentira inventada por Rudolf Steiner (en base a una falsedad otra vez inventada por Leadbeater).

Y es que Max Heindel ignorando que Leadbeater y Rudolf Steiner eran unos tremendos embusteros, él adoptó y puso en sus libros muchas de las falsedades que estos individuos inventaron.

Así que cuando Max Heindel se pone a hablar sobre las diferencias que existen entre las enseñanzas esotéricas occidentales y orientales, él está completamente perdido porque no conoce ninguna de esas dos enseñanzas, ya que todo su conocimiento “esotérico” está basado en las elucubraciones que inventaron esos dos charlatanes.





~ * ~


Y este es un ejemplo más de a qué punto la enseñanza de Max Heindel puede ser profundamente errónea.










LA CLARIVIDENCIA ETÉRICA SEGÚN MAX HEINDEL




Sobre este asunto, en su libro “Los Misterios Rosacruces”, Max Heindel escribió lo siguiente:


« Como ya hemos dicho, el éter es materia física sensible a las mismas leyes que gobiernan todas las otras substancias físicas sobre este plano de existencia. Por lo tanto, solo se requiere una pequeña extensión más de lo común de vista física para ver el éter (que está dispuesto en cuatro grados de densidad); el halo azulado que se ve en las grandes montañas y en sus desfiladeros, es simplemente éter de la clase llamada por los investigadores ocultistas. éter químico.

Muchas personas que ven este éter no son conscientes de que poseen una facultad que no es común a todos. Otras personas que han desarrollado la vista espiritual, no están dotadas de visión etérica, hecho que parece una anomalía hasta que se comprende la facultad de la clarividencia.

La razón reside en que como el éter es materia física, la vista etérica depende de la sensibilidad del nervio óptico, mientras que la vista espiritual se adquiere por el desenvolvimiento de las fuerzas vibratorias latentes situadas en el cerebro, el cuerpo pituitario y la glándula pineal.

Personas cortas de vista pueden tener visión etérica, y aunque incapaces de leer cualquier impreso, pueden tener la facultad de "ver a través de una pared" debido al hecho de que su nervio óptico responde más rápidamente a las vibraciones sutiles y finas que a las groseras y bastas.

Cuando una persona cualquiera observa un objeto con vista etérica, lo ve a través de tal objeto de manera parecida al modo en que los rayos X penetran en las sustancias opacas. Si una persona dotada con tal facultad mira una máquina de coser, percibirá primero un carrete o estuche externo, después el trabajo dentro, y entre ambos, el carrete más alejado de ella.

Si ha desarrollado el grado de visión espiritual que le abre el Mundo del Deseo y mira al mismo objeto, verá a este dentro y fuera; y si lo mira muy cerca, percibirá todos sus átomos girando sobre sus ejes, sin que haya la menor partícula que quede excluida de su percepción.

Pero si su vista espiritual ha sido desarrollada a tal grado que es capaz de mirar la máquina de coser con la visión característica del Mundo del Pensamiento, verá una cavidad donde antes había visto la forma.

Las cosas vistas con la visión etérica resultan muy parecidas en colorido, pues son casi de una coloración rojo-azulada, púrpura o violeta, con arreglo a la densidad del éter; pero cuando vemos un objeto con vista espiritual, que pertenece al Mundo del Deseo, este cabrillea y resplandece en un millar de colores siempre cambiantes, tan descriptivamente bellos, que solo pueden ser comparados a un fuego viviente, y el autor llama por esa razón a tal grado de visión vista del color.

Sin embargo, cuando la visión espiritual del Mundo del Pensamiento es el medio de percepción, el vidente halla en adición a unos colores más bellos, una emanación de la cavidad que describe un flujo constante de una cierta tonalidad armoniosa.

De modo que este mundo en el que vivimos conscientemente y que percibimos por medio de nuestros sentidos corporales, es esencialmente el mundo de la forma; el Mundo del Deseo es especialmente el mundo del color, y el Mundo del Pensamiento es el reino del tono.

Debido a la distancia relativa o proximidad de estos mundos, una estatua, una forma, desafía los furores del tiempo durante siglos, pero los colores de una pintura se pierden o esfuman en mucho menos tiempo porque vienen desde el Mundo del Deseo, y la música, que tiene su origen en el mundo más alejado de nuestro estado, el Mundo del Pensamiento, es como los fuegos fatuos que nadie puede detener o apresar, pues desaparece tan pronto como se ha oído.

Pero hay en el color y en la música una compensación por su evanescencia gradualmente superior.

La estatua es fría y sin vida como el mineral del cual ella está compuesta, y resulta atractiva solo para unos pocos, aunque su forma sea una realidad tangible.

Las formas sobre una pintura son ilusorias, y sin embargo expresan vida, debido al color, que proviene de una región en la que nada es inerte y sin vida. Por lo tanto, la pintura es el placer estético de muchos.

La música es intangible y efímera, pero proviene del hogar del espíritu, y aunque muy fugaz, es reconocida por el espíritu como una lenguaje del alma, recién salido del reino celestial; un eco del hogar del que estamos desterrados, y, por lo tanto, pulsa una cuerda de nuestro ser, sin que importe nada que nosotros comprendamos o no por qué es así.

Vemos, pues, que hay varios grados de vista espiritual, cada uno adaptado al reino suprafísico que lo abre a nuestra percepción: visión etérica, visión del color y visión del tono»
(Capítulo 3)






OBSERVACIÓN

Desafortunadamente todo esto que explicó Max Heindel sobre la clarividencia etérica son puras fantasías suyas basadas en elucubraciones, por las razones que les explico en este otro capítulo.
(Link)









LA REGIÓN ETÉRICA EXPLICADA POR MAX HEINDEL




Sobre esta zona sutil, en su libro “El Concepto Rosacruz del Cosmos”, Max Heindel escribió lo siguiente:


« En el Mundo Físico se subdivide en siete regiones o subdivisiones de la materia que lo compone. Los sólidos, líquidos y gases forman las tres subdivisiones más densas, siendo las cuatro restantes, éteres de diversa densidad.

Las tres subdivisiones densas del Mundo Físico (sólidos, líquidos y gases) constituyen lo que se llama la Región Química, y la sustancia de esta región es la base de todas las formas densas.

Mientras que las cuatro subdivisiones más sutiles o etéricas del Mundo Físico constituyen lo que se conoce como Región Etérica.

El éter es también materia física. No es homogéneo, como dice la ciencia moderna, sino que existe en cuatro estados diferentes, y constituye el medio de acceso para el espíritu viviente, que imparte vitalidad a las formas de la Región Química.

El estudio cuidadoso que el ocultista presta a las características del Mundo Físico podría parecer superfluo si no mirara todas las cosas desde un punto de vista muy diferente al del materialista. El último solo reconoce tres estados de materia: sólido, líquido y gaseoso.

Tan pronto como entramos la Región Etérica, nos encontramos en el mundo invisible e intangible, donde ya no sirven nuestros sentidos ordinarios, y por consiguiente, esta parte del Mundo Físico está prácticamente inexplorada por la ciencia material.

Pero para el clarividente ejercitado, el éter es tan tangible como los sólidos, líquidos y gases de la Región Química lo son para el hombre corriente. Aquél ve que las fuerzas vitales que prestan vida a las formas minerales, vegetales, animales y humanas fluyen en ellas por medio de los cuatro estados de la materia etérica»
(Capítulo 1)



Y para resumir el asunto, Max Heindel puso la siguiente tabla:






Pero desafortunadamente esto que afirma Max Heindel es falso porque para comenzar los científicos no consideran solamente tres estados de la materia, sino cuatro que son: sólido, líquido, gaseoso e incandescente.

Y el ocultismo también considera esos cuatro estados ya que por ejemplo, en el chamanismo y en la astrología se hablan de los cuatro elementos que son: tierra, agua, aire y fuego.

(Y puesto que Max Heindel había estudiado mucho la astrología, no sé cómo es que él no se percató que le faltaba un elemento.)



Pero además Blavatsky, especificó que de los siete estados principales de la materia que hay en la Tierra, solo uno de ellos es etéreo, mientras que los otros dos estados que todavía faltan por descubrir tienen otras características.

Y a continuación les presento la manera como los maestros de sabiduría designan a esos siete estados, pero debido a que en la actualidad en Occidente sólo se conocen cinco de ellos, también les pongo la correspondencia que tienen esos estados con los elementos de la naturaleza y también la correspondencia que tienen esos estados con la antigua enseñanza hindú:


ESTADOS
DE LA MATERIA
ELEMENTOS A LOS QUE SE ASOCIA
EN SANSKITO (TATTVAS)
Aún desconocido
en occidente
materia primordial
o suprema (aether)
adi
Aún desconocido
en occidente
materia “sin padres” auto-existente
anupadaka o
aupapaduka
etéreo
ether
akasha o alaya
incandescente
fuego
taijasa o tejas
gaseoso
aire
vayu
liquido
agua
apas
sólido
tierra
prithivi


(Esto lo encuentran en las Instrucciones III que dio Blavatsky a la Escuela Esotérica y que posteriormente fueron publicadas en los Collected Writings XII, p.614)



Y sobre estos siete estados del plano físico, Blavatsky señaló que:

« La Ciencia Oculta reconoce siete estados de la materia, cuatro completamente físicos [solido, liquido, gaseoso e incandescente] y el quinto [el etéreo] que es semi-material y que se hará perceptible en la atmosfera hacia el final de nuestra cuarta ronda, para reinar soberanamente sobre los estados más densos durante el total de la quinta ronda.

Y los dos restantes están todavía más allá del alcance de la percepción humana. Sin embargo estos aparecerán posteriormente como presentimientos durante la sexta y séptima razas raíces de esta cuarta ronda, y llegarán a ser conocidos en la sexta y séptima rondas respectivamente. »
(La Doctrina Secreta I, p.12)



Y hay que precisar que ese quinto estado (el etéreo) no es el que menciona Max Heindel ya que él lo asocia con la energía de vitalidad, mientras que en la Teosofía original ese estado está asociado con la materia física y lo que menciona Blavatsky al respecto es que:

« Su característica es la permeabilidad y a medida que ese estado se manifieste:
  • los humanos desarrollarán un sexto sentido que les permitirá ver a través de la materia.
  • y también los objetos serán capaces de pasar a través de otros objetos (muros, cofres, etc.)»
(DS I, p.258)


Mientras que la energía de vitalidad y el cuerpo vital están asociados con otro plano de existencia que es el plano energético (prana) y el cual en la enseñanza original NO forma parte del plano físico sino que es un plano superior al plano físico.




Y por lo tanto ustedes mismos pueden constatar que lo que enseña Max Heindel es incorrecto y muy diferente a lo que enseñan los Maestros y sus verdaderos discípulos.

Y para empeorar aún más las cosas, los “éteres” no existen por las razones que explico en el capítulo anterior a este.




~ * ~


Y este es un ejemplo más de a qué punto la enseñanza de Max Heindel es errónea.