Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

¡CUIDADO CON LOS ESPÍRITUS EMBUSTEROS!




Sobre este asunto, el esoterista Franz Hartmann mencionó lo siguiente:

« Durante mucho tiempo había sido un enemigo del espiritismo porque me habían dicho que todos los fenómenos "espiritistas" eran producto del engaño y del fraude. Y por consiguiente para mí, un creyente en el espiritismo era una persona muy crédula o muy fantasiosa que veía en cada esquina los productos de su propia imaginación desbordada en la forma de fantasmas

Sin embargo mi curiosidad me llevó a involucrarme en el espiritismo y allí vi los fenómenos más impresionantes como apariciones tangibles y materializaciones de fantasmas tales como los espíritus de Katie, King y otros.

Por lo que los fantasmas totalmente materializados se convirtieron en mis compañeros casi a diario, y también otros fenómenos extraordinarios como la aparición de algas marinas frescas que fueron traídas del lejano océano, y yo mismo fui levitado hacia el techo y llevado por el aire. En resumen todos los fenómenos espiritistas ahora bien conocidos los experimenté yo mismo en condiciones de prueba que no dejaron espacio para dudar de que hubieran sido un fraude.

Así es que yo me volví un creyente de estos fenómenos ya que no puedo ignorar lo que realmente he experimentado y conocido, así como cualquier otro hecho en mi vida cotidiana.

Sin embargo también descubrí que esos "espíritus" no eran lo que ellos pretendían ser, y esto se me demostró claramente por el hecho de que incluso media hora antes de que una amiga muy querida falleciera, fingidos espíritus de algunos de los médicos más famosos que han existido en la Tierra vinieron e hicieron prescripciones para ella, e insistieron en que ella no corría ningún peligro.


Y a continuación les menciono otros casos:


Primer caso

Los espíritus le dijeron a un ciudadano muy prominente de Viena que él debía gastar 30’000 florines con el fin de establecer una fábrica para la elaboración de "planchettes", para que las personas pobres pudieran obtenerlas al precio de costo.

Y esta persona lo habría hecho si su familia no se lo hubiera impedido, lo que provocó que se nombrara un tutor legal para él, aunque en todos los demás aspectos era bastante razonable.



Segundo caso

La baronesa R cuando comenzó a tener sesiones espiritistas con algunos de sus amigos, un espíritu que pretendía ser el alma desencarnada de su amigo de la infancia se manifestó y dio pruebas de su identidad al hablar y actuar de la misma manera que cuando su amigo estaba vivo, y también mencionó eventos que solo él y la baronesa conocían.

Pero también ese espíritu afirmó ahora vivir en Marte dando una descripción de la vida y de los supuestos habitantes de ese planeta aproximadamente similar a como se lo imaginó el escritor Camille Flammarion.



Tercer caso

En Hamburgo me introdujeron en una sociedad de ocultistas que contaba entre sus visitantes a personas de cierta distinción. Ellos tenían a sus “maestros” por quienes mostraban una gran veneración, y estos instructores producían grandes fenómenos paranormales y se comunicaban a través de la esposa de quien era el dueño de la casa donde se reunía el círculo.

Esta mujer parecía estar en un estado de obsesión crónica ya que a menudo yacía durante semanas en un estado de semi-trance, y durante el cual ella declaraba que su propio espíritu estaba ausente y que los “guías” se habían apoderado de ella.

Los fenómenos más notables tuvieron lugar en esa casa, por ejemplo se oyeron ruidos como si se estuvieran haciendo rodar balas de cañón sobre el piso de madera, y también se hicieron temblar las paredes. Por la noche aparecían luces tan fuertes que hacían creer a los vecinos que la casa estaba en llamas. Y en ocasiones se arrojaron puñados de arena en los rostros de los visitantes, y en otras se tomaron fotografías de paisajes de personas vivas y muertas, elementales y monstruos sin el uso de una cámara.

Sin embargo lo que me sorprendió más fue el hecho de que estos espíritus parecían estar bien familiarizados con el contenido de La Doctrina Secreta y otros libros sobre teosofía, aunque esas personas nunca los habían leído, mientras que por el otro lado, las comunicaciones recibidas, que se llevaron a cabo de manera muy secreta y sagrada, contenían las fantasías más flagrantes, como por ejemplo las descripciones del “reino de Plutón” o las regiones infernales dentro del interior de la Tierra, y cosas por el estilo.

Y estos “maestros” no solo dirigían el "progreso espiritual" de sus discípulos, sino también sus asuntos externos, y los discípulos siempre actuaron de acuerdo con las órdenes recibidas.

La consecuencia fue que el esposo de esa dama primero descuidó por completo y finalmente abandonó su negocio, y luego y también "por orden de los maestros" vendió su casa que con mucho sacrificio había conseguido. Y las familias involucradas terminaron quedando reducidas a la pobreza y al volverse indigentes, finalmente abandonaron sus "investigaciones ocultas".



Cuarto caso

Hace algunos años atrás, una docena de estudiantes de teosofía, y entre ellos algunos conferencistas conocidos, insatisfechos por el lento progreso que estaban logrando para volverse más espirituales, formaron un "círculo íntimo" en Budapest en el que pronto se convirtieron en los testigos de los más sorprendente fenómenos paranormales.

Ellos presenciaron materializaciones sorprendentes, y los espíritus con quienes contactaron se presentaron a sí mismos como los doce apóstoles, y cada “apóstol” aceptó a uno de estos estudiantes como su discípulo.

Y estos “apóstoles” repudiaron todo lo que estos investigadores habían hasta ahora estudiado declarándolo como tonterías y ridiculizando el ascetismo, y dieron instrucciones contrarias que imponían un estricto secreto.

Finalmente el mismísimo “Jesucristo” apareció en persona y les ordenó a este grupo ir a Madagascar, y esta gente estando ya completamente obsesionada con estos instructores invisibles, realmente fueron a esa isla esperando allá recibir nuevas órdenes.

Aterrizaron en Antananarivo y esperaron, pero no llegaron más "órdenes". Ellos estuvieron viviendo un tiempo en los pantanos en condiciones deplorables, y pronto uno tras otro cayeron víctimas del clima. Y de los doce que fueron, siete murieron y los demás regresaron, tal vez más sabios, pero seguramente mucho más pobres»

(Revista The Occult Review, extractos de diversos artículos)





Y sobre este último caso, Franz Hartmann detalló más al respecto en otro artículo:

« Los desafortunados remanentes de esa expedición que fue a Madagascar en busca de la sabiduría divina y de la cual se hizo mención anteriormente, han regresado, todos ellos enfermos de malaria y muy afectados.

Sin duda su caso es muy instructivo ya que sirve para demostrar que los espíritus embusteros pueden vestirse con el atuendo de maestros y hablar como santos. Y este evento muestra cómo incluso personas altamente inteligentes, pero en cuestiones metafísicas sin experiencia, pueden ser fácilmente engañadas por los fenómenos espirituales y los delirios astrales.

La siguiente narración es hecha a partir de lo que me contó uno de los integrantes que tuvieron la suerte de sobrevivir:


Eran doce personas, austriacos, alemanes y húngaros, nueve hombres, dos mujeres y un niño, todos ellos muy educados, algunos ricos y uno de ellos, el Sr. B, bien conocido en Alemania como un orador público en temas teosóficos.

Ellos se reunieron en la casa de un conocido espiritista, el Dr. R, en Budapest, quien también era clarividente, mientras que su esposa estaba en posesión de poderes clarividentes, y ambos parecen haber tenido los elementos necesarios para la producción de formas espectrales semi-materializadas.

Y a través de la mediumnidad de esa pareja, ellos recibieron los sermones más intensos en los que se les advirtió que debían abandonar el mundo y dedicarse por completo al servicio de Dios.

Se les informó que ellos habían sido elegidos como los recipientes seleccionados para la Gracia divina, y al ser como tales superiores a los demás, ellos debían abandonar todas las cosas inferiores, los asuntos y relaciones profanas, pero también a sus padres y a sus familias, el dinero y otras posesiones mundanas, conexiones sociales, obligaciones comerciales, etc.

Y dirigirse hacia un lugar especial en donde ellos serían purificados de la influencia dañina de la civilización occidental y donde no encontrarían más obstáculos que los obstruyeran en su rápido progreso espiritual y en donde más instrucciones les esperarían.

Pero además estos espíritus comunicantes no eran de un tipo común ya que ellos se materializaron y se revelaron a sí mismos como los doce apóstoles, y cada uno de estos “apóstoles” tomó a uno de esos doce buscadores de sabiduría bajo su especial cuidado y protección y lo aceptó como su discípulo. El Sr. L se convirtió así en el discípulo de San Pedro, el Sr. K en el discípulo de San Pablo, el Sr. B en el discípulo de San Juan, y así sucesivamente.

Y el clímax llegó cuando el mismísimo Señor Jesucristo apareció en persona y les dio un consejo especial: todas las enseñanzas teosóficas así como las contenidas en los libros de los antiguos sabios fueron declaradas autoritativamente como basura, y añadió que la verdadera doctrina se encontraba solo dentro de la Iglesia Católica Romana.

Y por increíble que parezca, aquellas personas que hasta ese entonces habían mostrado un gran discernimiento, ahora creían que su deber era repudiar todo lo anterior y fácilmente cayeron víctimas de esos delirios astrales. Lo cual es un cambio de comportamiento tan drástico que yo solo puedo explicarlo por el hecho de que esas personas fueron completamente hipnotizadas y cayeron bajo la influencia de una voluntad y sugerencia extranjera a ellos.

Y esta suposición mía se acentúa por el hecho que el Sr. K (quien fue el quien me narró estos eventos) después de haber recuperado su estado mental normal, me asegura que cuando le mostraron las cartas que él escribió en ese periodo de tiempo, él no podía creer que alguna vez él mismo hubiera escrito esas cartas.

Y podemos quizás asombrarnos ante el poder que tuvieron esas entidades sobre esas personas, pero los hombres creen fácilmente las cosas que desean que sean ciertas y especialmente si se supone que provienen de un plano superior debido a que muy grande es el poder de la vanidad cuando toma posesión del corazón humano y además,

¿Quién no se sentiría encantado ante la enorme perspectiva de ser tomado bajo la protección especial de un Maestro, un Apóstol, o incluso el propio Jesucristo?


Así estas personas se convencieron fácilmente de que se les había mostrado muy excepcionalmente la única forma de salvación y ellas querían obtener todos los beneficios de este favor.

Entonces se les ordenó ir a Madagascar y ellos estaban demasiado dispuestos a renunciar a su propia voluntad y a obedecer. Y también recibieron órdenes de mantener todo esto muy en secreto con el objetivo evidente de evitar que alguien les diera consejos contrarios, o para advertirlos con respecto a la naturaleza de las influencias a las que ellos se estaban sometiendo.

Y estas entidades embusteras no solo se manifestaron a través de los sentidos del oído y la vista, sino que el Sr. K me asegura que cuando él y sus amigos estaban sentados para meditar, a menudo ellos sentían claramente que las manos astrales pasaban por sus cuerpos y manipulaban sus órganos internos (riñones y corazón) como si estos "apóstoles" pretendieran no solo reformar sus cualidades mentales, sino también remodelar sus formas físicas.

Y además de esto, se les dijo que ellos debían convertirse en los redentores del mundo, pero que primero debían ser redimidos ellos mismos antes de poder redimir a otros, y que para este propósito ellos debían renunciar a toda voluntad y pensamiento propios y obedecer implícitamente las instrucciones recibidas de sus guías invisibles y superiores desconocidos.



Lo siguiente es un extracto de una de las cartas escritas por uno de estos individuos informándole a su familia de su partida, y muestra la trampa en la que se vieron atrapados esta gente por estas influencias jesuíticas que son las más peligrosas porque los puntos de vista expresados en ellas son sin duda correctos (si estos se entienden adecuadamente), pero que si se los malinterpreta, como lo harán naturalmente aquellos que no puedan captar su verdadero significado, abrirán la puerta a la insensatez y a la locura:


« Mis queridos padres, hermanos y hermanas,

Me he decidido a convertirme en el obrero de la viña del Señor y abandonarme por completo a la voluntad de Dios con el propósito de salvar mi alma y ser un redentor de los demás. He encontrado el camino verdadero y este consiste en abandonar todas las cosas mundanas, todas las posesiones personales, todos los conocimientos, todos los deseos, todas las esperanzas y aspiraciones, intenciones y temores; y en cambio entregarme por completo a Dios.

No se preocupen por mí porque estoy en buen cuidado y cuando reciban esta carta ya estaré lejos y probablemente nunca más escucharán de mí »



Y aquí uno se puede preguntar: si alguien desea abandonar su voluntad propia para entregarse por completo a Dios,

¿Por qué entonces debería ejercer su propia voluntad con el fin de satisfacer su deseo egoísta de progreso personal y superioridad espiritual?


¿Puede alguien hacer la voluntad de Dios, a menos que la voluntad de Dios se manifieste ya en su propio corazón?


Hasta entonces estas personas habían sido adictas a una dieta vegetal y se habían abstenido de tomar bebidas alcohólicas y otros placeres, pero ahora los "maestros" les decían que todo ascetismo era perjudicial y que sería un ejercicio de voluntad propia si tuvieran que controlar su naturaleza, y que en consecuencia ellos estuvieran en libertad de dejar que su naturaleza tuviera su propio camino.

Claro que tal enseñanza es sumamente perniciosa porque aunque es verdad que para el propósito de obtener un verdadero autocontrol necesitamos la influencia y la ayuda del poder divino que nos llega de nuestro ser superior, esperar que Dios ahuyente nuestra pasiones y nos ayude a superar nuestra naturaleza inferior sin nuestro consentimiento, sería lo mismo que esperar que Dios se convierta en nuestro servidor y cumpla con los deberes que estamos destinados a cumplir nosotros mismos.



Para abreviar, nuestros amigos llegaron a Antananarivo y allí ejercitaron su propia voluntad al contratar una casa de campo y dejaron todo, incluso el cuidado de su salud, a Dios.

Ellos vivieron de una manera que no era la adecuada para el clima tropical y pronto se convirtieron en víctimas de la fiebre del pantano, y afortunadamente uno de los del grupo tuvo el buen sentido de escapar con su esposa y regresar a Europa.

El Sr. L murió primero, y el Sr. B murió poco después. El Dr. R se volvió loco y también murió, y su esposa abandonó esta vida a bordo del barco mientras regresaba a Europa con su hijo. El resto de ellos posteriormente regresaron a Europa con la salud destrozada, e incluso ahora algunos de ellos a pesar de esa amarga experiencia aún no se han curado de sus ilusiones.

Y a pesar de este trágico ejemplo, tampoco hay duda de que si se volviera a ofrecer una oportunidad similar, habría multitudes de personas dispuestas y ansiosas por ser lideradas por espíritus embusteros que se hacen pasar por maestros.

Y la explicación de tales casos parece clara para todos los que están familiarizados con las condiciones del mundo oculto, y es que no solo existen los poderes de la luz sino también los poderes de la oscuridad, dotados de inteligencia y astucia con el propósito de engañar a la humanidad.

Todos los místicos y ocultistas hablan de estos "poderes del aire" (habitantes del plano astral), y Lord Lytton describe a algunos de ellos en su libro Zattoni como poseedores de una extrema maldad. Y estas entidades se oponen naturalmente a la evolución espiritual de la humanidad, y son prominentemente activos en querer confundir y derrumbar a aquellos que buscan avanzar.

Además, el caso citado anteriormente no es de ninguna manera un ejemplo solitario. Desde ciertas sectas en Rusia que se deleitan en mutilarse "para la mayor gloria de Dios", hasta los últimos resultados de la llamada "Ciencia Cristiana", donde se hacen intentos para arrastrar poderes divinos y degradarlos con el propósito de servir a los deseos más materiales y egoístas, el mundo está lleno de cuerpos sectarios y sociedades secretas en las que las personas inteligentes, bien intencionadas pero ingenuas, están inconscientemente bajo el dominio de los poderes de la oscuridad y engañados por los delirios astrales.

Y la puerta a través de la cual estos poderes encuentran entrada en la mente humana es la vanidad personal, y muchos de los mejores oradores públicos y líderes del pensamiento progresista ya han sido víctimas, mientras que otros están a punto de serlo.

Y es que ustedes deben de saber que el Reino de los Cielos no puede obtenerse arrastrándolo hacia la tierra, sino que nosotros debemos de elevarnos hacia él, si deseamos entrar en él. Y de ahí la importancia de la purificación, del ascetismo, del auto-control, pero también del conocimiento y del discernimiento para desarrollar la luz divina y así no poder ser engañados por estas fuerzas de la oscuridad, porque la oscuridad no puede llegar a poseer la luz y cuando la luz se manifiesta, la oscuridad debe desaparecer.

Y un factor en especial que debemos de evitar es el egoísmo, porque el egoísmo y la espiritualidad son incompatibles, y si deseamos obtener algún favor particular para nosotros mismos, tal motivo es egoísta, incluso si deseamos que las cosas buenas que se esperan también sean compartidas por nuestros seres queridos, familiares o amigos.

Paracelso dice:

-      “El que le pide a Dios algún servicio para sí mismo o para sus amigos, se ama a sí mismo o a sus amigos más que a Dios. Esto es como el campesino que ama a su vaca solo por la leche que recibe de ella, y si no recibiera leche no cuidaría de la vaca."

Donde la semilla del egoísmo está escondida dentro del fruto, allí comienza la putrefacción. El "yo" no puede vencer al "ego"; esto solo puede hacerse a través del poder de la divinidad en el hombre que pertenece al yo real, y la conciencia del yo real comienza solo donde la ilusión del "yo" con todos sus deseos egoístas se hunde en el olvido.

Pero esta doctrina es difícil de entender para aquellos que aún no han aprendido a distinguir dentro de sus corazones entre la realidad eterna y la ilusión temporal.

Y esto también se puede expresar en otras palabras diciendo:

-      "La realización de la verdad divina puede tener lugar dentro del corazón y la mente solo por la gracia y la luz de Dios".

Sin el surgimiento de esta luz interior, nada puede lograrse de una manera espiritual»

(The Occult Review de noviembre de 1907, p.254-258)





¿QUIÉNES SE COMUNICAN A TRAVÉS DE LOS MÉDIUMS? (Por Franz Hartmann)




A esta pregunta el esoterista Franz Hartmann respondió lo siguiente:

« No hace muchos años atrás, entre los seguidores del espiritismo en general se creía que la mayoría de los fenómenos que ocurrían en las sesiones espiritistas eran causados por las almas de seres humanos difuntos.

Sin embargo los descubrimientos más recientes han provocado hasta cierto punto una modificación de esta opinión, ya que si bien parece ser bastante cierto que algunas de esas entidades, especialmente los fantasmas terrenales de suicidas y víctimas de muerte prematura, pueden comunicarse en ciertas circunstancias con los mortales. También se ha establecido más allá de toda duda que los fenómenos spiritistas pueden tener otras causas que no tengan nada que ver con las personalidades de los muertos.

Ahora se admite incluso en los entre algunas asociaciones científicas (aunque tal declaración habría sido ridiculizada hace unos años antes) que los pensamientos son cosas sustanciales a pesar de su invisibilidad, y que un pensamiento o una corriente de ideas traídas por alguien puede sobrevivir a la personalidad de esa persona y continuar existiendo como una fuerza sustancial en el mundo invisible incluso después de la muerte de esa persona.

Y si tal corriente de pensamiento entra en la mente de un médium, ese individuo puede convertirse en un medio para la expresión de esa misma corriente de pensamiento aunque el originador difunto de esa corriente ya no tenga nada que ver con eso.

Y a continuación les menciono varios acontecimientos que ocurrieron para confirmar la veracidad de esta declaración:


1) Durante mis investigaciones sobre el espiritismo en Nueva Orleáns sucedió repetidamente que una entidad que decía ser el espíritu de un sacerdote católico pronunciaba un sermón por boca de un médium, y siempre fue el mismo sermón pero siempre terminó abruptamente en medio de una oración y ninguna cantidad de persuasión podía inducir a esa entidad a continuar más allá.

Finalmente se descubrió que dicho sacerdote mientras vivía pronunció ese mismo sermón pero fue golpeado por una apoplejía en el punto en el que se detuvo ese sermón. Y la muerte que interrumpió su discurso también puso fin a su corriente de pensamientos y es por eso que no hubo más de ese sermón para ser impreso en la mente del médium.

Y la ignorancia de ciertos espíritus con respecto a las cosas que sucedieron después de abandonar esta vida mundana y su incapacidad para razonar correctamente también se muestra en el siguiente caso:



2) En un antiguo castillo del Tirol que está parcialmente en ruinas, mientras que algunas partes de él todavía están habitadas, se produjeron frecuentes disturbios causados por la aparición de un fantasma en forma de un anciano con barba blanca y con un largo abrigo forrado de piel con mangas anchas y una gorra de calavera en la cabeza.

Este espíritu afirmó ser el propietario del castillo y su deseo era que algunos documentos que él había escondido en un cierto lugar de su bodega deberían de ser recuperados y entregados a su hija. Él indicó el lugar que después de una investigación problemática finalmente se encontró.

Y ahí había una caja de madera medio podrida, pero los documentos fueron destruidos por ratones y no quedaba nada que indicara que habían sido depositados allí, excepto los sellos intactos que estaban adheridos a ellos. Y por supuesto la hija de ese caballero había muerto hacía mucho tiempo atrás, y de los registros de esa familia parecía que el castillo había sido asediado una vez y que el anciano había sido asesinado.

Ahora bien, el escondite de los documentos y el deseo de que se los entregaran a su hija probablemente fue lo principal que tenía en mente ese hombre al momento de su muerte, pero su fantasma no tenía el poder de ver que los papeles fueron destruidos, ni de saber que su hija ya había muerto.

Y este tipo de fantasmas pueden clasificarse entre los "caparazones" de los cuales el espíritu y con ellos el poder del razonamiento ha partido, pero en los que aún permanece una corriente de pensamiento que actúa automáticamente, como la que a menudo observamos en la vida de nuestros sueños.

La vida de un fantasma es una vida de ensueño en la que el libre albedrío y el juicio están ausentes debido a que estos poderes pertenecen a los principios superiores del alma difunta, y por esta razón los restos vacíos de las personas difuntas a menudo solicitan las demandas más irrazonables.



Y otros casos ilustrativos son lo siguientes:

3) Tenía algunos amigos en Chihuahua, Texas, el Sr. D.M., un abogado y su esposa, quienes eran grandes espiritistas pero mantenían sus sesiones muy secretas.

Pues bien, en mi primera visita a su casa me sorprendió mucho ver con claridad que el "espíritu" de Napoleón y la emperatriz Josefina estaban presentes. Se lo conté a mis amigos y luego me mostraron montones de manuscritos que consistían en comunicaciones escritas que habían recibido de estos dos personajes.



4) Una vez estuve presente en el examen de una escuela y una joven ensayó el poema de Hiawatha y Minnehaha de Longfellow.

La historia de Minnehaha causó una gran impresión en mi mente, pero después de un rato no pensé más en eso. Y más o menos un año después fui a ver al conocido médium Charles Foster en Houston, Texas, por primera vez, y cuando entré en la habitación inmediatamente él exclamó:

-         ¡Oh, qué hermoso espíritu indio viene aquí! Su nombre es Minnehaha y ella te envía un mensaje de amor."



5) Durante varios años recibí hermosas comunicaciones en prosa y en versos a través de diferentes medios de un espíritu que dio su nombre como "E." y en una ocasión este espíritu me pareció muy hermoso y realista.

Fue una visión verdaderamente angelical, hasta que finalmente descubrí que esta aparición había sido causada por los pensamientos de un querido amigo mío cuyo nombre era el mismo que dio ese espíritu.



6) Hace unos meses una condesa se enfermó y en pocos días su enfermedad adquirió un carácter serio y poco después murió. Pues bien, la noche antes de que su enfermedad se agravara, tanto su esposo como su hija, ambos mientras estaban de pie junto a la ventana, vieron a una anciana fea en el patio.

Esta mujer estaba vestida como una gitana, su cabello estaba despeinado, y mostraba una actitud amenazadora agitando el puño hacia el cuarto de la condesa.

El Conde se dirigió inmediatamente a la puerta para investigar el asunto, pero cuando lo abrió, no había nadie allí. La mujer gitana había desaparecido.

Y se puede suponer que esta mujer gitana era una forma de pensamiento creada por la condesa enferma, y que era una representación de sus propios miedos y del estado de su mente, porque en ese momento no tenía un carácter muy dulce pero si bastante impaciente.

Y quizás muchas de las premoniciones "inexplicables" puedan explicarse de esta manera, por lo que el estudio de los fenómenos espiritistas y sus causas puede ser la cura para muchas supersticiones.



7) Mientras yo estaba en Filadelfia en el año 1888, caminaba por Chestnut Street a las once de la mañana, cuando de repente vi la imagen de mi amiga, la Sra. B.M., flotando en el aire en la luz del sol brillante unos diez pies por encima de mi cabeza y delante de mí.

Ahora bien, esa señora estaba en ese momento en Londres, y yo no estaba pensando en ella en ese momento, pero aproximadamente una hora después recibí un telegrama por cable de ella instándome a que fuera a Londres para reunirme con ella.



8) La duquesa de P se imaginaba a sí misma siendo la reencarnación de Mary Stuart, reina de Escocia, y estaba en constante comunicación con su "otro yo". Y en una ocasión mientras yo fui invitado a su mansión en París, vi de manera muy inesperada (clarividente) al "espíritu de Mary Stuart" que me pareció de una forma muy material y sustancial, probablemente debido al hecho de que la duquesa lo había causado así por sus pensamientos continuos.

Y el aspecto muy grosero de esta aparición también me hizo evidente que hay ciertas formas astrales que parecen ser mucho más burdas y sin vida que cualquier otra cosa en el plano físico; mientras que en nuestro plano, incluso una roca parece estar dotada de vida latente, en cambio tales formas astrales parecen ser completamente insipidas.



9) Y también ya he aludido en esta revista de otro caso que ocurrió cuando estuve en Filadelfia en la casa de un amigo mío donde permanecí varias semanas, participando en el intento para investigar los secretos del Sr. J.W. Keeley, y en esa ocasión realmente me sorprendió la aparición de una mujer que no estaba muerta en absoluto pero que vivía en el mismo vecindario en ese momento.

~ * ~


Por lo que parece claro que en todos estos casos los "fenómenos ocultos" no fueron causados por los espíritus reales, ya sean vivos o muertos, sino que fueron formas astrales creadas por la voluntad y la imaginación de las personas vivas.

Y todas estas experiencias son muy interesantes e instructivas porque muestran que las formas de pensamiento que creamos a través de nuestros deseos y pensamientos, seguido se vuelven entidades reales que tienen una vida y una inteligencia propias.

Napoleón y la emperatriz Josefina seguramente no habrían consentido en ser los compañeros constantes de un abogado en Chihuahua, y la princesa Minnehaha nunca existió como persona, sino que fue una creación del cerebro de Longfellow.

Y es así como muchos de los llamados "espíritus" pueden tener un origen similar porque como lo enseña uno de los Maestros:

-     “Todo pensamiento que haya alcanzado una cierta madurez se combina con un poder correspondiente del plano astral y forma una entidad autoexistente de mayor o menor duración de acuerdo con la intensidad del pensamiento por el cual ha sido formado."

»

(Esto se encuentra publicado en las revistas The Occult Review de abril de 1907, p.199-200, y de agosto de 1907, p.100-101)





OBSERVACIONES

Y en efecto, los Maestros de sabiduría explican que solo una pequeña porción de las comunicaciones espiritistas que tienen los médiums, se efectúa con las almas de humanos fallecidos.

Pero aquí Franz Hartmann hace mucho énfasis solo en las entidades astrales que se forman a través de los pensamientos, cuando también hay otras entidades que se comunican con los médiums, siendo las principales los “elementarios” que son el desecho vibratorio que queda flotando en el Más Allá después que la parte buena de la persona ha ascendido al mundo divino.

Y también está el caso de seres naturalmente originarios del plano astral y de otras entidades sobre las cuales hablaré más en detalle en otro capítulo.




LAS MATERIALIZACIONES DE ESPÍRITUS PRESENCIADAS POR FRANZ HARTMANN



(El esoterista Franz Hartmann antes de interesarse por la teosofía, él estuvo primero muy involucrado con en el espiritismo y en este artículo él hace un resumen de los fenómenos que él presenció siendo los más impresionantes las materializaciones de espíritus.)


« La materialización de los llamados "espíritus", o para hablar más correctamente, de formas espectrales o fantasmas se ha vuelto algo tan conocido en la actualidad que me parece innecesario escribir un artículo al respecto, pero en cambio puede interesarle al lector saber algo sobre mi propia experiencia en ese aspecto.

La Sra. N.D. Miller, de Denver, solía visitarme ocasionalmente en 1879 en Georgetown, con el propósito de pasar unos días de los calurosos meses de verano en algún lugar fresco de las Montañas Rocosas. Y en tales ocasiones realicé sesiones espiritistas con ella en mi salón. A veces estábamos solos y en otras ocasiones algunos de mis amigos se unieron a nosotros por invitación.

Pues bien, en varias ocasiones se produjeron las manifestaciones más destacadas, y entre otros fenómenos como la aparición de flores y objetos, o que aparecieran algas frescas que goteaban agua de mar aunque nos encontrábamos a 2’000 millas del océano, y también solían aparecer muchas formas de seres humanos: hombres, mujeres y niños completamente materializados. Los hubo altos, pequeños, blancos, negros, indios, etc.

Ellos eran visibles y tangibles para todos los presentes como si fueran personas del mundo físico, y sin embargo las paredes, los techos y los pisos no parecían ser ningún un obstáculo para ellos ya que ellos atravesaban cosas tan sólidas como si estas no existieran.

Recuerdo especialmente a un gran hindú con un turbante que entró y salió por la puerta abierta de la habitación contigua. Él era mucho más alto que la puerta pero no se agachó, su cuerpo atravesó la abertura y su cabeza con la misma facilidad a través de la pared sólida sobre ella.

Algunas de esas formas aparentemente materiales se hundirían en el piso hasta que solo la cabeza fuera visible, y la cabeza hablaba hasta que también desaparecía, solo para que toda la figura apareciera detrás de la cortina, donde la Sra. Miller estaba sentada en un profundo trance.

Sin embargo él, como las otras apariciones, parecía perfectamente sólido al tacto; uno podía hablar con ellos, darles la mano, etc., como cualquier persona viva.

Y mientras ocurrían estos fenómenos, el cuerpo de la señora Miller parecía estar sin vida. No se sentían pulso ni latidos en su corazón. La habitación no era del todo oscura, pero lo suficientemente luminosa como para permitirle distinguir todos los muebles.


Entre las formas que aparecieron, una que recuerdo mucho fue el de una dama vestida de blanco que se parecía mucho a una amiga mía (la Sra. Katie Wentworth) cuyo funeral se llevó a cabo en Galveston el 13 de noviembre de 1877.

Le ofrecí mi brazo a la dama-fantasma y la conduje a la habitación de al lado cerrando la puerta detrás de nosotros. Entonces nos sentamos en el sofá y hablamos de los tiempos antiguos. Katie habló en un susurro y respondió a mis preguntas, pero no pudo decirme nada que yo no supiera ya.

Y a pesar que era un fantasma sentí su pulso y el latido de su corazón. Ambos eran como los de una persona viva. Puse mi brazo alrededor de su cintura y le pedí que me besara y ella cumplió mi petición, y luego sostuve su brazo y la conduje de regreso a la sala detrás de la cortina.

Y allí pude ver la forma aparentemente sin vida de la señora Miller sentada en su silla, y junto a ella estaba la forma materializada de mi amiga que comenzó a disolverse como una neblina y entró en el cuerpo de la señora Miller. Y luego la señora Miller se despertó de su trance.

Y de las muchas materializaciones de formas astrales que he visto en el curso de mi experiencia, esta fue la más interesante y estoy convencido que esta materialización estuvo hecha del cuerpo astral o "doble" de la Sra. Miller, o tal vez de "materia astral" tomada a partir de ella para crear la manifestación de Katie Wentworth, de quien por cierto la Sra. Miller nunca había conocido pero cuya imagen existía en mi mente.

Ahora bien,

¿Quién fue la inteligencia o el poder que hizo que esa imagen se formara y se volviera real y material, sino era un habitante del plano astral capaz de pensar y actuar, y de lo que aún se sabe muy poco?


(Observación: eso es cierto, sin embargo el hecho de que esa manifestación no pudiera decirle al Dr. Franz Hartmann nada que él no supiera sobre Katie, eso me indica que muy probablemente ese habitante del plano astral no era el alma de la verdadera Katie, sino un elementario que se hizo pasar por ella y que por consiguiente solo podía leer la mente de Franz Hartmann sin poder aportar nada nuevo de información.

Y el Dr. Franz Hartmann concluyó su artículo diciendo,)


~ * ~

En 1885, mientras me encontraba en Adyar, le conté al Sr. Richard Hodgson (el quien acusó a Madame Blavatsky de ser una fraudulenta) sobre estas experiencias que yo tuve con el espiritismo, pero como en aquel entonces el Sr. Hodgson no era un creyente de los fenómenos espiritistas, él encontró que la explicación más fácil para esclarecer todos estos relatos que le había mencionado es que se trataban de fábulas y mentiras. Sin embargo posteriormente él cambió de opinión y se convirtió en uno de los líderes espiritistas de los Estados Unidos.


»

(Esto se publicó en la revista Occult Review de mayo de 1907, p.283-284)





LA TEOSOFÍA COMO UNA GUÍA PARA LA VIDA




(Este artículo fue escrito por William Judge y el texto original en inglés lo pueden leer aquí.)


« Esta es una época práctica en donde a todo sistema o enseñanza se le exige dar pruebas de lo que puede lograr en la acción cotidiana. Por ejemplo a las iglesias constantemente se les reprocha lo poco que puede ganarse por la mera creencia. Sus más diversos credos se han desarrollado constantemente a través de los siglos a medida que han surgido nuevos problemas en la teología o en la ciencia, y en la actualidad las distintas sectas están pertrechadas con toda posible creencia sobre todo tema imaginable.

Pero una proporción considerable de esos temas se encuentra en regiones apartadas de la vida práctica, lo mismo que lejos de toda posible comprobación, y se ocupan de cuestiones tales como el número y la naturaleza de los Seres Divinos, el carácter y el sentido de la Voluntad Divina, la determinación de la vida futura, la mejor forma de los sacramentos eclesiásticos, etc.

Todos ellos son abordados con poca facilidad de demostración y de ninguna utilidad en caso de que fuesen demostrados. Además es totalmente evidente que ya sea que haya un Dios o tres, que ese Dios predestine o no la vida de los humanos, o que los malvados sean castigados eternamente o temporalmente, o si el bautismo es eficaz para lograr el perdón, etc. Al final de cuentas las diferentes iglesias no han hecho más merecedora a esta tierra del cuidado Divino, ni tampoco han disminuido los males que la religión ha prometido curar.

Como conservadoras de la moral, supresoras del pecado y regeneradoras de la sociedad, las iglesias han sido sin lugar a dudas un lamentable fiasco, y no es meramente que la sociedad permanezca sin ser regenerada, sino que ya nadie espera ahora que ellas la regeneren. Y la copiosa aparición de minúsculos credos no ha servido claramente parra extirpar el mal.

Siendo esto así, es indudable que el agregar otro credo no ayudará a nada. Las dos clases interesadas en el progreso humano son los filántropos y los devotos, y ambos cuando se les presenta un esquema poco conocido para lograr un semejante progreso, de inmediato señalan que la mera creencia ha fracasado completamente.

Lo que ellos dicen con plena validez es que no se necesita una nueva plataforma o iglesia, sino algo con un objetivo y un impulso que hasta ahora no se ha intentado.

Y si la Teosofía no tiene un mejor fin del que tienen las iglesias, si no imparte un motivo más fuerte que ellas, sino puede mostrar resultados más definidos y valiosos, entonces más valdría que la desecháramos ahora como un experimento inútil. Pero por otro lado, si manteniéndose firme como un mejor prospecto y un incentivo más excelente, pudiese probar que en verdad puede funcionar allí en donde los credos convencionales han fallado, entonces merecería en ese caso que se le escuche.

La cuestión doctrinal quedaría subordinada aunque desde luego un sistema ético es más promisorio si se sustenta sobre una base racional.

Veamos si el poco conocido sistema denominad “Teosofía” y que últimamente ha recibido mucha atención por parte del mundo pensante, posee algunas cualidades que justifiquen una mejor valoración ya que si las Iglesias no han podido reformar a la humanidad, ¿podría hacerlo la Teosofía?



PRIMERO

La Teosofía apunta y suprime la causa de todo el pecado y de la mayor parte de la miseria de la vida. Y esa causa es el egoísmo. Toda forma de egoísmo lo que incluye la deshonestidad, la violencia, el ultraje, el fraude, e incluso la descortesía ya que estos vienen del deseo de promover los fines de uno, aún si para eso se tenga que sacrificar los derechos de los demás.

Toda agresión hacia nuestros semejantes, todo intento de apropiarnos de sus comodidades, posesiones o planes, todo esfuerzo para rebajarlos, opacarlos, o humillarlos, todo eso expresa el sentimiento del egoísmo que busca ante todo la satisfacción de sus deseos propios sin considerar a los demás.

Y esto es igualmente cierto en lo que respecta a los vicios personales, lo mismo que ese desprecio personal hacia la autoridad Divina que nosotros llamamos “impiedad”. Y de aquí que la raíz de toda mala conducta hacia Dios, hacia otras personas, o hacia uno mismo sea el amor propio, pero un amor egoísta tan fuerte que sea capaz de sacrificarlo todo por su gozo.

Y a partir de este exceso en la complacencia de uno mismo se siguen dos cosas:

1) Primero la ansiedad causada por la envidia, la decepción, los celos y todas las malas pasiones sarcásticas que acompañan al pensamiento siempre presente en nuestro interior; y por consiguiente esto también implica la pérdida total de todos esos gozos más finos y benévolos que son el fruto de la caridad y del altruismo.

2) Y en segundo lugar las medidas restrictivas que está obligada a poner la Sociedad en contra de la agresión en sus formas más hostiles, como son las correccionales, las cárceles y el patíbulo, y de los cuales no está exento ningún país civilizado ni con sus iglesias.

Y si quisiéramos comprender cuál sería el efecto de un reino universal del altruismo y del no egoísmo entre los humanos, podríamos imaginarnos un mundo sin la necesidad de cortes, ni prisiones ni policías. Una sociedad sin peculado, ni trampas, ni engaños, una comunidad en donde todo corazón estuviese vacio de envidia y dolo como ciertamente también lo estaría de la desdicha y de la aflicción debido a que la raíz del sufrimiento sería erradicada secando la corriente en su fuente.

Ahora bien, esto es precisamente lo que la Teosofía insiste en que se haga, ya que su doctrina cardinal es la absoluta igualdad de los derechos humanos y la obligación de respetarlos. Y si considerara a los demás de manera fraternal, si esto lo sintiese verdaderamente, entonces evitaría invadir las posesiones de mis semejantes: sus sentimientos, sus propiedades, su felicidad, etc.

Más aún si percibiera la verdadera fraternidad de la humanidad y si estuviese en armonía con la ley que ella evoca, si me diese cuenta que el placer más preciado proviene de dar más que de recibir, entonces no permanecería ni pasivo ni indiferente sino que actuaría benéficamente.

En otras palabras sería un verdadero filántropo, y siendo así habría ganado el más elevado logro para mi, ya que como dice la Biblia: “aquel que pierda su vida, la salvará”, y algunos podrán objetarme que eso es un texto cristiano, pero también es el epitome de la Teosofía.



SEGUNDO

La Teosofía hace sonar incesantemente la verdad que todo acto correcto o equivocado recibirá su merecida consecuencia. Y la mayoría de los sistemas religiosos no dicen lo mismo ya que usualmente ellos proporcionan un plan “vicario” por medio del cual se puede evadir el castigo o se puede aumentar la felicidad en el Cielo aunque esta no haya sido ganada por uno mismo.

Y siendo (según las iglesias) posible transgredir con las consecuencias de nuestros actos, lo mismo podrá ocurrir con los deberes, introduciendo así el caos en el orden moral del universo.

Además que no tienen en cuenta las palpables injusticias de la vida humana, esas injusticias que afligen al corazón lleno de amor y que remuerden la conciencia de aquel que está lleno de amargura, quedando insolubles a nuestro alrededor todas las sombrías desigualdades y paradojas. Y no podrá saberse por qué el mal florece y el bien se marchita, estableciéndose la oscuridad de la noche frente a las más importantes cuestiones de la humanidad.

En cambio la Teosofía las ilumina de inmediato ya que ella insiste en que las causas morales no son menos efectivas que las causas físicas, y que a todo acto moral se adhiere infaliblemente su correspondiente y debido efecto (ya sea dañino o benéfico).

No hay escapatoria ni perdida ni incertidumbre debido a que la ley es absolutamente firme e irresistible. Cada centavo de la deuda debe de ser pagado, por, o al individuo mismo. Y desde luego no necesariamente en una sola vida, pero en alguna parte y de alguna manera a lo largo de la gran cadena de las reencarnaciones se hará una rigurosa justicia porque el efecto de las causas generadas en el plano moral podría tener que agotarse en circunstancias físicas.

Y es que si la extinción del egoísmo constituye el método hacia la regeneración social, Karma (porque tal es el nombre de esta doctrina de la justicia) constituye su estímulo. Y nada puede fallar; ni ningún bien, ni ningún mal pueden extinguirse sin primero agotar sus consecuencias, y el resultado de toda acción es tan cierto como la acción misma.

Entonces les pregunto:

¿Cómo podría considerarse impráctico un sistema como es el de la Teosofía que se propone abolir todo obstáculo hacia la ley de causación, haciendo de la práctica la clave de toda su operación?




TERCERO

La Teosofía mantiene que todo humano es el artífice de su propio destino, y con indignación ella hace añicos a todo el aparato teológico acerca de la “elección”, “predestinación” y “pre-ordenación”. Y lo mismo hace con las teorías semi-materialistas de la “suerte”, “el destino” y “la causalidad”. Y descarta también toda teoría que desplace la responsabilidad o paralice el esfuerzo individual.

La Teosofía no acepta a ninguna de estas explicaciones debido a que ella insiste en que solo podemos ser aquello que hemos querido ser, y que ningún poder por arriba o por abajo podrá impedirlo o desviarnos, y que nuestro destino está en nuestras manos.

Y al percibir la belleza de esta concepción del futuro, la cual ella sintetiza en una reintegración a la plenitud Divina a través de la purgación continua de todo lo que es profano, egoísta y degradante, podemos elegir o bien  esforzarnos por alcanzar esa meta distante; o por el contrario embrutecernos a nosotros mismos anhelando únicamente lo transitorio y lo material para abrazar más de cerca nuestros gozos actuales permaneciendo desatentos de los demás, al igual que de la ley Kármica.

Sin embargo, cualquiera que sea el sendero que hayamos elegido, cualquiera que sea el esfuerzo, o cualquiera que sean los resultados, estos serán solo nuestros. Ninguna Divinidad saludará al conquistador del Cielo como un favorito de ellos, y ningún Demonio se apoderará de los “perdidos predestinados” al caer en sus garras, sino que seremos nosotros mismos quienes ascenderemos o nos hundiremos porque nosotros somos los que forjamos nuestra vida y lo que seremos está en nosotros mismos.

Y es aquí donde entra el proceso de la reencarnación debido a que una sola vida no es suficiente para el desarrollo del hombre. Por lo que una y otra vez los humanos tienen que venir a la tierra para probar su virtud, para atesorar su experiencia, para fortalecer su disciplina, y siendo cada una de sus reencarnaciones en la tierra la que determina la siguiente.

Y a esto se siguen dos cosas:

1)   Primero, nuestra situación presente revela lo que hemos logrado en vidas pasadas.

2)   Y segundo, nuestros hábitos actuales decidirán lo que será de nuestra vida siguiente ya que el poder formativo se aloja en nosotros y nuestras inspiraciones nos impulsan y la voluntad realiza el fin deseado.


¡Y esto demuestra que indudablemente hay una gran equidad en la Creación!



~ * ~


Por lo tanto, de los muchos esquemas para el mejoramiento humano que la historia ha registrado y que la humanidad ha intentado, no hay uno tan racional, tan justo, tan imparcial, tan excelso y de una tal potencia como el presentado por la Teosofía.

En ella son totalmente borradas las distinciones y concepciones artificiales, estando completamente ausente de ellas los artificios mecánicos. La Teosofía desenmascara y denuncia al egoísmo por ser la raíz de todas las separaciones y enemistades, y proclama vigorosamente la inflexibilidad de la ley moral.

Con ella, la realización del fin individual se hace enteramente un asunto personal, barriendo así con todo artificio y anulando toda represión ideada por los teólogos, abriendo de esta forma el sendero hacia el ideal más elevado del fervor religioso y asegurando que no se pierda ningún detalle de la larga cuenta que cada humano va aumentando a lo largo de sus muchas vidas, y entregándole a cada quien la determinación y la adquisición de su fin elegido.

La Teosofía hace lo que ningún sistema antagónico ha hecho o podrá hacer: afirmar la conciéncienla moral, vindicar el sentido moral, estimular el motivo moral. Y es por ello que la Teosofía es al mismo tiempo, práctica y practicable.

Así también ella se convierte en una guía de la vida ya que una vez establecido el fin frente a nosotros y la certeza de que cada acto afecta a ese fin, queda de inmediato determinada la cuestión sobre la conveniencia de cualquier acto. Y si un acto fuere egoísta, no fraterno y agresivo, este acto será obviamente anti-teósofo, pero si en cambio ese acto fuese propicio para incrementar la fraternidad, la espiritualidad y el progreso, entonces la Teosofía lo confirma.

Entonces como lo pueden constatar, la vara de medir es simple y nada complicada y por ello realizable. Aquel que quiera ser guiado a través de los intrincados enredos de la vida, no necesita buscar a un sacerdote o a un intercesor. Solo necesita iluminarse con el Espíritu Divino el cual siempre está presente en su ser interior. Y así ese humano estimulado por la visión de la reunión final con lo Supremo, estará seguro de que cada esfuerzo lleva inseparablemente unido su resultado.

Y al estar consciente de que la responsabilidad de su evolución se encuentra en él mismo, él podrá seguir en armonía, esperanza, felicidad, y libre de temor y desconfianza, el sendero que él mismo se vaya creando»

(Echoes of the Orient III, p.67-71)