Ausente hasta el 25 de septiembre. Les pido paciencia con los comentarios.

LOS CUERPOS SUTILES EXPLICADOS POR LA TEOSOFÍA



LA NATURALEZA SEPTENARIA DEL HOMBRE

«                         LA TRIADA SUPERIOR IMPERECEDERA
  • El Espíritu (en sanskrito Atma). La unidad con lo Absoluto, como radiación suya. 
  • El Alma Espiritual (en sanskrito Buddhi). El vehículo del Espíritu universal puro [Atma]. 
  • El Mental (en sanskrito Manas). Es un principio dual en sus funciones. Es la mente humana superior, cuya luz o radiación conecta a la Mónada [dúo Atma-Buddhi] con el hombre mortal durante la vida. El estado futuro y el destino kármico del hombre dependen de sí Manas gravita hacia abajo, hacia Kâma–Rûpa, el asiento de las pasiones animales, o bien hacia arriba, hacia Buddhi, el Ego espiritual. En el último caso, la conciencia más elevada de las aspiraciones espirituales individuales de la mente (Manas), asimilándose a Buddhi, son absorbidas por éste y forman el Ego que va a la bienaventuranza Devachanica.
EL CUATERNARIO INFERIOR
  • El asiento de los deseos y pasiones animales (Kama o Kâma-Rûpa). Este es el centro del hombre animal, en donde yace la línea de demarcación que separa al hombre mortal de la entidad inmortal [La Triada Superior]. 
  • Vida o principio vital (Prâna). Solo es necesario para el cuerpo físico, el cuerpo astral, Kâma-Rûpa y las funciones del Manas inferior, el cual abarca todas aquellas limitadas al cerebro físico. 
  • El Cuerpo Astral (Linga Sarira). El doble, el cuerpo fantasma. 
  • El Cuerpo Físico (Rûpa o Sthula-Sarira). Es el vehículo de todos los otros “principios” durante la vida.
Nota: En el Buddhismo Esotérico del Sr. Sinnett, Kama, Manas y Buddhi son llamados respectivamente el alma animal, el alma humana y el alma espiritual [del ser humano], lo cual corresponde adecuadamente a la idea.
. . .
En algunos hombres es la Inteligencia superior (Manas) la que domina al resto; en otros es el alma animal (Kâma-Rûpa) quien reina en absoluto manifestando los instintos más bestiales, etc.
_ _ _

Para evitar en adelante las falsas interpretaciones, me propongo traducir literalmente, a partir de los términos orientales ocultos, sus equivalentes en castellano y ofrecerlos para que se empleen en el futuro:
  • El Sí Superior es Atma, el rayo inseparable del Sí Uno y Universal. Es el Dios por arriba, más que dentro de nosotros. ¡Feliz el hombre que logra saturar de su Ego Interior con ello! 
  • El Ego Divino o Espiritual es el alma espiritual o Buddhi, en unión íntima con Manas, el principio de la mente, sin el cual de ningún modo es un Ego, sino solamente el Vehículo de Atma. 
  • El Ego Superior o Interno es Manas, el “quinto” principio, así llamado [cuando está] independientemente de Buddhi. El Principio de la Mente solo es el Ego Espiritual cuando se ha hecho uno con Buddhi – dándose por sentado que ningún materialista tiene [desarrollado] en él dicho Ego, por grandes que sean sus capacidades intelectuales [ya que no están unidas con la espiritualidad, a no confundir con religiosidad]. Es la Individualidad permanente o “Ego reencarnante”. 
  • El Ego Inferior o Personal es el hombre físico en conjunción con su sí inferior, es decir, los instintos animales, las pasiones, los deseos, etc. Es llamado la “falsa personalidad” y se compone del Manas inferior combinado con Kâma-Rûpa, que obra por medio del cuerpo físico y su fantasma o doble.
El “principio” restante Prâna o la “Vida”, estrictamente hablando es la fuerza radiante o energía de Atma (considerándolo como la Vida Universal y el Si Uno), su aspecto inferior o mejor dicho más físico en sus efectos, siendo su aspecto manifestado. Prâna o la Vida compenetra a todos los seres del Universo objetivo y es llamado “principio” solo porque es un factor indispensable, y el deus ex machina del hombre vivo. »
(Blavatsky, La Clave de la Teosofía, p91-92 y 175-176)



LA CONSTITUCIÓN SEPTENARIA DEL HOMBRE

« [El ser humano] en su verdadera naturaleza es una unidad o ser inmortal, comprendiendo una trinidad compuesta del Espíritu, el Discernimiento y la Mente, la cual requiere de cuatro instrumentos o vehículos inferiores y mortales para poder trabajar en la materia y obtener la experiencia que la Naturaleza confiere.

Esta Trinidad se le denomina Atma-Buddhi-Manas en el idioma sánscrito, términos difíciles de traducir al castellano:

-        Atma es el Espíritu,
-        Buddhi, es la facultad más elevada de comprensión, aquello que discierne y juzga,
-        Manas, es la mente.

Esta triple combinación es el verdadero hombre y sin duda esta doctrina es al origen de la Trinidad teológica del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los cuatro instrumentos o vehículos inferiores se muestran a continuación:

El Verdadero
hombre
Sus cuatro vehículos
inferiores
- Atma
- Buddhi
- Manas
- Pasiones y Deseos
- Principio de Vida
- Cuerpo Astral
- Cuerpo Físico

Estos cuatro componentes inferiores son transitorios y por su naturaleza están sujetos a la desintegración, así como a la separación los unos de los otros. Cuando llega la hora de comenzar su separación, la combinación de los cuatro vehículos no puede mantenerse por más tiempo, el cuerpo físico muere, las partículas que componen cada uno de los cuatro componentes comienzan a disgregarse, y la combinación completa, al ser desarticulada, ya no es capaz de servir de instrumento al hombre verdadero.

Esto es lo que aquí en el mundo físico llamamos “muerte”, pero no es muerte para el verdadero hombre, porque él es imperecedero, persistente e inmortal. Por esta razón se le llama la Triada o la Trinidad indestructible, mientras que ellos [sus vehículos temporales] son conocidos como el Cuaternario [inferior] o los cuatro mortales.

Este cuaternario u hombre inferior es un producto de la substancia y de las leyes cósmicas o físicas. Ha sido desarrollado durante el transcurso de las edades, como toda otra cosa física, a partir de la substancia cósmica (ver Akasha, substancia primordial del universo).

Y por consiguiente está sujeto a las leyes físicas, fisiológicas y psíquicas que gobiernan el conjunto de la raza humana. Por lo tanto, su posible período de duración puede ser calculado, igual como un ingeniero puede calcular el límite de esfuerzo de tensión de los metales usados en la construcción de puentes. Cualquier agregado en la forma humana, integrada por estos componentes, está por lo tanto limitada en duración por las leyes del período evolutivo en el que existe.

Hoy en día es generalmente de unos setenta a cien años, pero su posible duración es más larga. Así, en la historia hay casos de personas ordinarias que han vivido hasta doscientos años de edad; y por medio de un conocimiento de las leyes ocultas de la naturaleza, el límite posible de duración puede ser extendido a casi cuatrocientos años. (Lo que hacen los Adeptos, ver ¿Es posible ser inmortal?)


El hombre
físico
visible se
compone de:
Cerebro,
Nervios,
Sangre,
Huesos,
Linfa,
Músculos,
Órganos de Sensación, Acción y piel.
El hombre
Físico
invisible se
compone de:
Cuerpo Astral,
Pasiones y deseos,
El Principio de Vida (llamado prâna o jiva).

Se podrá ver que la parte física de nuestra naturaleza se extiende a una segunda sección, que aunque invisible al ojo físico, es sin embargo semi-material y está sujeta también al deterioro. Debido a que la gente en general solo tiende a admitir como real lo que puede ver con los ojos físicos, ha llegado finalmente a suponer que lo invisible no es ni real ni material. Pero ellos se olvidan que incluso en el plano terrestre hay gases nocivos que aunque invisibles son reales, y que el agua puede existir en forma invisible suspendida en el aire, hasta que las condiciones atmosféricas cambien y hagan que se precipite [lluvia].

Recapitulemos: el verdadero Hombre es la trinidad Atma-Buddhi-Manas o Espíritu, Alma y Mente. La cual emplea ciertos agentes e instrumentos para entrar en contacto con la naturaleza, a fin de conocerse a sí mismo. Estos instrumentos y agentes forman los Cuatro inferiores o Cuaternario.

Cada uno de esos cuatro principios es en sí mismo un instrumento para la experiencia particular que le corresponde a su propio plano, siendo el cuerpo físico el más inferior, el menos importante y el más transitorio de toda la serie. Porque cuando llegamos al cuerpo físico bajando desde la Mente Superior, puede demostrarse que todos sus órganos son en sí mismos insensibles e inútiles, cuando están desprovistos del hombre interior.

La vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato no pertenecen al cuerpo, sino a la parte invisible hombre físico, estando en el Cuerpo Astral los verdaderos órganos para el ejercicio de esas facultades. Los sentidos físicos siendo solo sus instrumentos mecánicos para hacer la coordinación entre la naturaleza [el mundo físico] y los verdaderos órganos interiores. »
(William Judge, El Oceano de la Teosofía, cap. 4, p32-34)


Tanta definición puede terminar por embrollar un poco, sin embargo las pongo para que sirvan de referencia. Mi recomendación es que a partir de toda esa información, elaboren una síntesis con la que se sientan a gusto. Aquí está la mía: características de los cuerpos sutiles. Y les doy una explicación suplementaria para esclarecer las definiciones:

Esos siete principios podemos reagruparlos en tres partes: Una triada superior, una triada inferior y un puente entre las dos.


Manas es nuestro mental, es propiamente lo que nos define como seres humanos, lo que nos hace decir “Yo existo en el Universo”. Atma es el espíritu, nuestra unión con Dios, pero su energía es tan poderosa que para poder interactuar con él, necesitamos de un intermediario y ese es Buddhi (nuestra alma espiritual). El dúo Atma-Buddhi forma la parte divina y eterna de nuestro ser (llamada la Monada), pero por ser tan divina es universal. No tiene una existencia individual por sí misma. Necesita de Manas para volverse una individualidad activa.

Nosotros (o sea Manas) tenemos la posibilidad de volvernos seres divinos uniéndonos con nuestra parte divina (Atma-Buddhi) pero para eso debemos purificar nuestra naturaleza y elevar nuestra consciencia al alto nivel vibratorio en que se sitúa Buddhi. El detalle es que Manas no puede desarrollarse allá “arriba” en los planos sutiles, para desarrollarse Manas necesita bajar al mundo físico para adquirir las experiencias que le permitirán evolucionar y como una vida no es suficiente, por eso la evolución se hace a través de múltiples reencarnaciones.

Para descender al mundo físico, Manas se va entronizar con Kama su naturaleza animal herencia de su pasado. Kama va a tener la función de hacer de peso para jalar a Manas hacia la materia, así como en el pasado los buzos se añadían peso para poder descender bajo el mar. Y es por eso que Kama es importante. Muchas personas se preguntan:

¿Por qué Dios nos achacó con esa naturaleza animal?

Porque sin ella no podrías evolucionar. Pero también ahí yace la dificultad, que Manas se apegue de tal manera con su naturaleza inferior, que en vez de evolucionar hacia la divinidad, se vaya hundiendo cada vez más en la maldad.

Y es por eso que Manas es dual, porque tiene la libertad de evolucionar guiada por Buddhi, o de involucionar dejándose dominar por Kama. Una jala hacia arriba, la otra jala hacia abajo.

Para que el dúo Kama-Manas pueda interactuar en el mundo físico necesita de un cuerpo físico, pero el cuerpo físico por sí solo no puede funcionar ya que la materia es muy burda para existir por sí sola, es por eso que requiere de:
  • un principio que le dé y mantenga su forma (el cuerpo astral) y 
  • de un principio que le dé energía, prâna y lo mantenga vivo (el cuerpo de vitalidad).
La triada superior es eterna, pero solo tendrá una existencia activa si Manas (o sea nosotros) evolucionamos cósmicamente. Somos seres divinos en potencialidad. El cuaternario inferior es perecedero y solo existe durante la reencarnación. (Como se desenvuelven los principios después de la muerte lo detallo en ¿Cómo es la vida en el más allá?)

Posteriormente Leadbeater con la complicidad de Annie Besant, pensando que Blavatsky se había equivocado (lo cual NO es cierto ya que fue supervisada por los Mahatmas) cambiaron la estructura y elaboraron una versión diferente basado en las investigaciones clarividentes de Leadbeater, pero cometieron muchas equivocaciones. (Ver los cuerpos sutiles según Leadbeater, Besant, Bailey)


Ver también:

2 comentarios:

  1. Hola, Cid. Primero que todo, agradecerte la gran labor de compatir tu sabidaría de un modo accesible y de facil comprensión. En segundo lugar quisiera saber si el fragmento de la clave de la teosofia lo obtuviste del libro en alguna de sus ediciones impresas o de una traducción online, pues tengo entendido que esta obra de HPB también fue "corregida" por los neo-teósofos, y me gustaria estudiar este libro detenidamente y con la certeza de que es la enseñanza correctam y no una tergiversión de la misma.
    Muchas gracias de antemano,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, pero quiero precisarte que no es mi sabiduría, sino la sabiduría de los Maestros. (Aunque es cierto que al integrarla, se convierte también en mi sabiduría, y el propósito de transmitirla y explicarla es para que también se convierta en la sabiduría de ustedes).

      Sobre el libro “La Clave de la Teosofía” tengo la traducción original que hizo la fundación Blavatsky y que corresponde con la versión original en inglés.

      Aquí te dejo su mail:

      blavatskyeditorial@yahoo.com.mx

      En inglés la versión original la encuentras on line en este link:

      http://www.theosociety.org/pasadena/key/key-hp.htm

      Tengo entendido que las “correcciones” que se le hicieron a la Clave de la Teosofía no fueron tan numerosas como las que se hicieron con la Doctrina Secreta. Y cuando conoces las diferencias que hay entre la Teosofía Original y la Neo-teosofía, más o menos las reconoces, como por ejemplo: la introducción del cuerpo etérico, el incorrecto uso de la palabra “self” que sería más correcto traducirlo en español por el “Si” (el Si superior) y no por el “yo” (el Yo superior), etc.

      Eliminar