Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

¿POR QUÉ LOS VALORES MORALES SE DEGRADAN MUNDIALMENTE?



En todas las épocas ha habido depravación y desenfreno en la humanidad, de hecho algo que caracteriza a las civilizaciones es que después de un periodo de auge, viene un periodo de decadencia en donde la cultura, la moral y la ética se deterioran. Entre los más famosos ejemplos históricos están la decadencia del Imperio romano, así como las ciudades de Sodoma y Gomorra. Sin embargo, en toda la historia, nunca se había visto generarse la decadencia en tales proporciones. La falta de moral se ve a nivel mundial a grados alarmantes. Los valores tradicionales se derrumban, la delincuencia, la corrupción, la falta de respeto imperan en todo el mundo como nunca antes había sucedido.

¿Es acaso la señal del avenimiento del Apocalipsis como algunos grupos religiosos extremistas lo proclaman?

Como siempre, detrás de los sucesos mundiales, hay razones ocultas y en este caso se trata de la transición a una nueva era de luminosidad y de desarrollo que le aguarda a la humanidad. Pero esa transición no se puede hacer sin antes deshacerse de todo lo que obstaculiza el surgimiento de ese nuevo ciclo de crecimiento de la consciencia.

¿Acaso los principios morales y éticos son un obstáculo?

Los principios NO pero la forma dogmatica y cerrada como han terminado por ser interpretados SÍ.

Por ejemplo, en el Medio Oriente, el Corán dice que no hay que caer en las depravaciones (lo que dicen todas las religiones). Pero algunos grupos religiosos que tienen una forma de pensar muy cerrada, terminaron concluyendo que la belleza femenina era la causa de esa tentación, obligando a las mujeres a taparse completamente, sin comprender que es al hombre de aprender a controlar sus pulsiones y su naturaleza animal.


Les doy un ejemplo extremo, pero el mundo entero está así lleno de conceptos erróneos, de dogmatismos y fanatismos que se necesitan primero disipar para que la famosa nueva Era de Acuario pueda surgir.

Es por eso que en la actualidad, la obra más importante para la Jerarquía que guía el desarrollo de los seres humanos, la que reclama y monopoliza la mayor parte de las energía de los Maestros, es el de la liberación del pensamiento y de la liberación del alma, porque una nueva era de luminosidad no puede llegar en una humanidad en donde el pensamiento está lleno de dogmas, prohibiciones, falsas creencias, problemas emocionales, traumatismos, etc.

Cambiar el pensamiento de los humanos, implica también cambiar la sociedad: nuevo hombre, nuevo mundo, nueva sociedad. Todo debe cambiar y en la actualidad les digo, lo que reclama y concentra más nuestras energías es la liberación del pensamiento, la liberación del alma, porque para poder bajar la Luz Divina se requiere que los pensamientos sean puros. Eso es evidente. Para que la copa reciba el néctar se requiere que esté vacía. Es lo mismo para los humanos. Para que el espíritu universal pueda descender se requiere que los humanos tengan la mente lo más pura posible.

Por ello nuestra acción se lleva a cabo en todos los niveles y no solo en el nivel espiritual. Esto significa que el Egregor que he mencionado anteriormente (ver ¿cómo la Jerarquía guía a la humanidad?), trabaja también para la liberación de la moralidad intolerante. Lo que no quiere decir que la forma dirija a la gente hacia el libertinaje sexual, o que impulse al joven a insultar a sus padres, o inversamente a los padres a no responsabilizarse de sus hijos, etc.

El problema es que el hombre no estando todavía lo suficientemente evolucionado, interpreta la inspiración que recibe del Egregor de manera inadecuada, cayendo en los desequilibrios, yéndose al extremo opuesto.

Miren lo que hicieron con la inspiración dada por Jesús, la deformaron a su antojo. Mientras que Jesús predicó la fraternidad, diciendo “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros” (Juan 13:34).  ¿Qué hicieron los hombres?  En el nombre del cristianismo, fueron a matar a otros hombres en otros continentes para enriquecerse, para saturarse de oro. Entonces, Jesús destruye él mismo a su iglesia, pero no a la esencia cristiana. Derrumba el muro de mentiras, pero no abandona a quienes son justos.

Lo mismo pasa con todas las inspiraciones. Lo que los hombres fueron capaces de hacer con las palabras de Jesús, lo hacen también con la inspiración que viene de la forma que os he hablado. Y cuando esta forma les dice:

« Trata de considerar la libertad afectiva. Si amas a alguien, díselo. No pienses que es un hombre o que es una mujer, que hay una moralidad restrictiva que prohíbe expresarlo. Descubre la hermandad. Atrévete a decir “amor” a los otros seres humanos que son tus hermanos y contémplalos en términos de fraternidad. »


Pero cuando los individuos reciben la inspiración, si todavía no están listos para comprenderla, porque todavía no han logrado resolver algunos de sus problemas en el plano psicológico o físico, van a vivir la inspiración de manera muy profana. Así en nuestro ejemplo, la persona que fue inspirada para descubrir la fraternidad, cuando por sus conflictos internos no la capta, va a vivir la inspiración en el libertinaje. Lo mismo sucede con todas las demás inspiraciones.

Es por esa razón que todas las inspiraciones mandadas del cielo, tarde o temprano, se desnaturalizan, pero ¡ni modo!  Tienen que ser enviadas. No hay otra manera de hacer evolucionar a los humanos. Y aunque, digamos, el 80% de las personas, la deformen, el pequeño número que la capto bien y la expresa correctamente sirven de soporte para que la humanidad suba un escalón evolutivo. Los que no la captaron y hacen lo contrario de lo que es adecuado, al final se darán cuenta en esta u otra reencarnación que están en lo incorrecto y concluirán por ellos mismos que había que ver el asunto de otra manera.

La vida es iniciática y los hombres son libres de tomar la iniciación o no. Es por eso que pueden hacer lo que quieran con la inspiración. Por ello pueden iniciarse tanto en el camino del bien como en el camino del mal. De no ser así, los magos negros no podrían existir.

Les pregunto ¿Cómo es que la luz, ya que es el poder divino, ya que es la energía divina, podría aceptar de ser utilizada para hacer el mal, para ir a hechizar a alguien o matar a millones de personas?

Es porque la energía es neutra

¿No está dicho en su libro sagrado que el hombre es rey y que deberá dirigir todo lo que existe cuando sea capaz?

De la misma manera que el hombre puede transformarse en un ser de luz, también puede transformarse en un ser de oscuridad, y la energía lo obedecerá.

Pastor (maestro de sabiduría, 04-10-85)

LA NATURALEZA OCULTA DEL FUEGO




Cuando le preguntaron al maestro Pastor:

¿Cuáles son los diferentes significados ocultos del fuego y en relación con el ser humano?


Esto fue lo que el maestro contestó:


Depende de qué fuego va a ser analizado, ya que su naturaleza es diferente si se considera el fuego en el Cosmos, el fuego en la Tierra, o el fuego en un ritual. Porque aunque se trata del mismo elemento, su nivel de vibración es tan diferente, que su naturaleza cambia por completo.

El fuego como un elemento sagrado, podemos considerar que tiene tres aspectos:

  • El fuego como medio para formar la materia.
  • El fuego como medio para sostener la vida.
  • El fuego como medio para transmitir una vibración.






EL FUEGO QUE FORMA LA MATERIA

(Nota: aquí toma más sentido la explicación que da Pastor si remplazan la palabra fuego por la palabra energía. Y es que Pastor se está refiriendo a la energía primordial que los ocultistas también llaman el “Fuego cósmico”.)

El aspecto del fuego que más concierne a los seres que viven en la Tierra es el calor, porque es el calor del fuego quien crea la vida. El calor del fuego cósmico es una especie de sustancia sutil, que logra desarrollarse, expandirse y manifestarse en planos cada vez más densos, y dado que en esta sustancia hay movimiento, también hay creación de un fuego más material.

Y con esto quiero decir que en ese fuego se crean los primeros átomos de vida. Porque es en el calor del fuego cósmico que se encuentra la reserva de átomos, la base misma de toda la existencia manifestada, ya que el calor es como una matriz.

Y dado que esta sustancia también es una matriz. Un día, ese fuego con su total de átomos creados y al mismo tiempo no creados (debido a que inicialmente son creados al estado de principio, de arquetipo, y no en el estado de átomos como ustedes los conocen, debido a que esa forma solo la adquieren después que los átomos han sido proyectados al Universo).

Entonces, un día ese fuego se acerca a la inteligencia que dirige la creación y ese fuego va a ser absorbido por el mental de un Ser superior, que ustedes llaman el Logos planetario o el Logos solar, dependiendo de si se está hablando de la creación de un planeta o de un sistema solar.

Y cuando este Logos va a exteriorizar el fuego sagrado, lo que va a salir ya no es más esa “sustancia calor”, sino al contrario billones y billones de átomos que se vuelven físicos.

Y esotéricamente se dice que habiendo pasado por la inteligencia de ese Ser, esos átomos han sido instituidos por este, y por consiguiente conocen la estructura que deben de ejecutar como forma. Y así se crean las formas físicas en el Universo.





EL FUEGO QUE DIRIGE LA VIDA

(Aquí Pastor también habla de un fuego-energía, pero de un nivel más inferior, porque ya que no se trata de la energía que sirve para formar la creación, sino de la energía que dirige a la creación y que paulatinamente el humano va aprendiendo a controlar.)

En cambio, cuando se considera el fuego en su sentido iniciático, ese fuego es revelador, porque se trata de la Luz divina. Ella es el poder del orden, pero por poder me refiero en el sentido de mental, de la inteligencia capaz de concepción cósmica.

Es el mismo fuego que reside en ustedes, al nivel de los chakras. Es el fuego que irradia a través del chakra de la cabeza cuando la persona alcanza la iluminación. Es el fuego que utilizan los sanadores para curar. Es el mismo fuego que dirige a los elementos, cuando el hombre los domina por el poder que adquiere a través de su evolución. Es el fuego que ustedes tienen la tarea de desarrollar y controlar en ustedes mismos.





EL FUEGO EN LOS RITUALES

(Y aquí si se trata del fuego como el elemento incandescente tal como lo conocemos.)

El fuego que se puede encontrar en prácticamente todos los altares, ya sea de rituales religiosos (como la misa), o de rituales populares (como la fiesta de los muertos), o de rituales de magia (ya sea blanca o negra). Ese fuego físico tiene una irradiación hacia los planos sutiles y es capaz de purificar, pero solamente si la intención de quien lo enciende es de purificar.

Es decir que el fuego en sí no tiene nada de especial, no conlleva un programa propio, no está estructurado contrario a los átomos, pero el fuego va a tomar la vibración de la intención de la persona que enciende la llama.

Y es por eso que el fuego sirve de soporte para el conjuro o el ritual. Porque al encender una vela, ustedes encienden un fuego para llevar vuestro mensaje, o vuestra encantación, hasta los planos sutiles, ahí donde el fuego, justamente, por su irradiación, tiene acceso.

Y unido a este fuego, hay una multitud de espíritus, y es por eso que dependiendo de la intención de hacer el bien o el mal, ustedes van a obtener la colaboración de espíritus elevados o bajos, quienes van a efectuar eso orden que se les da. Y por lo tanto, todo depende de vuestra vibración interior. Si van a utilizar ese fuego para llamar a un ángel y enviarlo a hacer el bien, o si lo van a usar para llamar a un demonio y enviarlo a hacer el mal.








EL FUEGO COMO ELEMENTO

Como vimos, el fuego es sobre todo un soporte como cualquiera de los otros tres principales elementos (tierra, agua, aire), pero también existen otros elementos que también sirven de soporte como son: la sal, el aceite, el carbón, el incienso, etc.

Cada elemento es un soporte que corresponde a una jerarquía de entidades sutiles a la que están asociados, ya sea desde que se inició la creación como es el caso para el fuego o el agua, ya sea más tarde por convención como es el caso para la sal o el aceite.

Ahora bien, hay que remarcar que la sal y el aceite en sí mismos NO son la terminal física de una jerarquía de seres especializados. Pero debido a su tipo de vibración en el mundo sutil y por convención de un Iniciador y de un Iniciado, es toda una jerarquía de espíritus que trabajan gracias y a través de la sal y el aceite.

¿Por qué un elemento es la terminal física de una jerarquía de espíritus?

Hay que imaginar el plano físico como una especie de terminal en la que llegan a su término todas las energías cósmicas. Todas las energías que en su parte elevada son sutiles, y que en su última etapa más densa conducen a algo físico.

Y del mismo modo que la Jerarquía Blanca está compuesta por los Innombrables, los Arcángeles, los Maestros, los Guías y los humanos nobles.

También existe toda una jerarquía de espíritus, que en su aspecto más material está formada por los elementos, y cuyos miembros más densos (conocidos como elementales o espíritus de la naturaleza) se presentan ante ustedes (cuando se da la ocasión) con una apariencia aparentemente física. Lo que no quiere decir que esas formas existan tal como aparecieron.

Esas entidades existen principalmente en forma de vibraciones que se revelan al contacto del espíritu humano, en la forma descrita en las mitologías (gnomos, elfos, hadas, etc.). Es el espíritu del elemento, o del árbol, o de la flor, que dependiendo de su naturaleza, tanto biológica, como química y vibratoria, exterioriza una forma que le corresponde.

¿Por qué los gnomos son descritos de esa manera en los cuentos antiguos?

Precisamente porque el suelo es pesado y soñoliento.

¿En cambio, por qué las salamandras son descritas tan agiles?

Porque el fuego es un elemento mucho más activo que el elemento solido de la tierra. Y por consiguiente el alma que reina en el fuego tiene un nivel vibratorio más elevado y por consecuencia su manifestación se corresponde.

(Conferencia del 11.09.86)







¿EXISTEN LOS MAESTROS FEMENINOS?



« Esta es una pregunta que hacen a menudo aquellas personas interesadas [en el esoterismo], en la Teosofía, como también miembros de la Sociedad Teosófica. El señor T. Subba Row, B. A., B. L., de la Universidad de Madrás, India, fue uno de los más elevados ocultistas del sur de la India, a la vez que miembro de la Sociedad Teosófica en los primeros tiempos de su fundación. Sobre este asunto él escribió y dio algunos datos en su obra Esoteric Writings (1). Dice allí:

“Existen Adeptos femeninos, en la Fraternidad [conocida como la Jerarquía Blanca, ver la Jerarquía de Compasión] y Adeptos de un orden muy elevado... y nuestra filosofía esotérica prueba que fuera del mundo de materia densa no existe diferencia de sexos [ver ¿cuál es el sexo de los ángeles?]. Tal diferencia ocurre (aún en nuestra Tierra) como un accidente de la naturaleza debido a la gestación y no como resultado de este o aquel germen masculino o femenino.” (2)

“Existen ejemplos de mujeres que han llegado a ser Adeptos de un orden muy elevado. De que una persona sea hombre o mujer, depende del temperamento y de otras causas... Existe una mujer que todavía se mantiene en la lista de los Mahachohanes de uno de los más elevados Rayos; el Rayo a que pertenece H... Ella no sólo es un muy elevado Adepto de ese Rayo, sino que además ha hecho muchos descubrimientos originales. También existen pruebas de otros dos muy elevados Adeptos femeninos, siendo uno de ellos la madre de Parasurama.”

“Hay un Rayo adaptado, especialmente, para la mujer. A menudo se le denomina el “Cuerpo de Amor”. Su Logos es más bien femenino que masculino; pertenece al polo magnético del Universo.” (3)
_ _ _

En la revista The Theosophist, publicada en Adyar, India, en el número de octubre del año 1883, en la sección “Cartas al Editor”, se hizo la siguiente pregunta:

-        “¿Puede usted decirme si la mujer puede alcanzar el Adeptado y si existen Adeptos femeninos?”

Esta pregunta fue contestada así:

-        “Es difícil encontrar alguna buena razón del por qué las mujeres no puedan llegar a ser Adeptos. Ninguno de nosotros, los Chelas [los discípulos], conoce que exista ningún impedimento físico o de otra naturaleza, que pueda incapacitar, por completo, a una mujer de emprender las terribles pruebas. Puede que sea para ellas más difícil, más peligroso que para los hombres, pero no hay imposibilidad alguna. Los libros y tradiciones sagradas indas mencionan tales casos, y desde que las leyes de la naturaleza son inmutables, aquello que fue posible hace miles de años debe también serlo ahora.

Si nuestro correspondiente hubiera leído las “Notas Editoriales” en la página 148 del volumen III, artículo titulado Reencarnaciones en el Tíbet, hubiera encontrado que allí se menciona un Adepto femenino, la piadosa princesa china que después de vivir la vida marital por diez años la renunció con el consentimiento de su esposo y se hizo Gelung-ma o Ani, es decir, una monja. Se cree que todavía sigue reencarnándose “en una sucesión de Lamas femeninos”.

Se dice que Tde-shoo, la hermana del Lama, es una de esas reencarnaciones. Un peregrino tibetano de Darjeeling, confió a un teósofo bengalés que visitó aquel lugar el año pasado, que había recibido un talismán de esa Dama-Adepto, que es la superiora del convento en Lago Palte... Todos nosotros sabemos que en Nepal vive un Adepto femenino muy elevado.

En el sur de la India, actuó elevadamente una gran Iniciada llamada Ouvaiyar, todavía existe su misterioso trabajo en tamil sobre Ocultismo. Se llama Kural y se dice que ha sido escrito de manera muy enigmática y por ende incomprensible para el profano. También vive en Benarés cierta dama, que pasa inadvertida y desconocida, a no ser para los muy pocos a quienes nos hemos referido en nuestro artículo en The Theosophist titulado “Consideraciones del Swami Dayanand sobre Yoga” (pág. 47, volumen II).

No nos es posible divulgar más informaciones acerca de esos pocos Adeptos (4) femeninos, que hemos mencionado o sobre otros que podamos conocer. . .” [La razón la explico en ¿por qué los Maestros son tan discretos?] »

(Artículo de Damodar K. Mavalankar, publicado en la revista Theosophy in New Zealand, en julio-diciembre de 1957. Damodar fue discípulo del Maestro Kuthumi y uno de los pocos que pasó con éxito las pruebas del chelado. En 1885, partió al Tibet, que en ese entonces era muy hostil. Muchos creyeron que había muerto durante el viaje, pero cartas de Kuthumi y Blavatsky confirmaron que había sobrevivido a la travesía. Su biografía la pueden leer aquí.)

NOTAS

(1) Obra publicada por Theosophical Publishing House, Adyar, Madrás, India, 1931.
(2) Obra citada, pag. 211.
(3) Obra citada, pag. 570.
(4) Según el Glosario Teosófico, Adepto, del latín Adeptus significa “el que ha obtenido”. En ocultismo, es aquel que, mediante el desarrollo espiritual, ha consegu.ido el grado de Iniciación (el quinto), es decir que ha alcanzado conocimientos y poderes trascendentales y ha llegado a ser Maestro en la ciencia de la Filosofía Esotérica. El Adepto es un ser plenamente iniciado que vela por el progreso de la humanidad y lo dirige. Algunos Adeptos pertenecen al actual Manvantara [ciclo cósmico]; otros proceden de otro anterior.


« Actualmente, Sakti [la energía universal creadora] siendo un principio femenino, es plenamente manifestado a través de la mujer, aunque, propiamente hablando, el ser interior no es ni masculino, ni femenino. Es sólo la preponderancia de uno de los dos principios (positivo y negativo) la que determina el sexo.

Ahora bien, esa preponderancia es determinada por la Ley de Afinidad y por lo tanto, en una mujer se manifiesta en preponderancia el poder oculto representado por Sakti. Ella está por otra parte dotada con una vívida imaginación, más intensa que en el hombre. Y como lo fenoménico es la realización o más bien la manifestación del IDEAL, este puede ser apropiada y firmemente concebido sólo por una poderosa IMAGINACIÓN – Una MUJER ADEPTO puede producir muy elevados ocultistas – una raza de “Buddhas y Cristos” nacidos “sin pecado”.

[Para que algo se manifieste en el plano físico (el mundo fenoménico), primero tiene que ser imaginado. Dios primero imaginó el Universo para poder crearlo. Igual los Adeptos imaginan para hacer evolucionar a la humanidad, lo explico en ¿cómo la Jerarquía guía a la humanidad?] »
(Blavatsky, Collected Writings, vol 6, pag 263.)

_  _  _

Los humanos no están confinados a un solo género durante su evolución, así por ejemplo Blavatsky en su reencarnación anterior fue Paracelso y como pueden ver, las mujeres por tener más desarrollada la intuición y la imaginación, son más perceptivas a las enseñanzas esotéricas. (Lo noto en las conferencias donde mayoritariamente son mujeres)

¿Entonces, porque los Maestros que se han manifestado públicamente han sido casi todos hombres?

Muy probablemente se deba al machismo que ha imperado a lo largo de la historia, haciendo que el pueblo difícilmente los hubieran escuchado si hubieran sido mujeres. Sin embargo, ellas tienen una participación importante dentro de la Jerarquía.


Ver también:

¿ES EL HOMBRE LIBRE? ¿QUÉ ES LA LIBERTAD?



Todo el mundo sueña de libertad. Todo el mundo reivindica el derecho a la libertad: el derecho de expresarse, el derecho de actuar, el derecho social, el derecho cívico, la democracia, etc. Todo el mundo quiere ser libre, pero nadie sabe realmente lo que eso significa. La gente piensa que se trata de hacer su voluntad, o sea de poder realizar todos sus caprichos y cuando lo cumplen, se dicen:

« ¡YO VIVO EN LIBERTAD! »

De esa forma caen en los excesos en todos los aspectos posibles

Para ellos, eso representa la libertad. El problema viene cuando mueren. Entonces, sus guías llegan con el cuaderno bien lleno y les dicen:

« Oye, en esta reencarnación vaya que te desquiciaste, hiciste todo lo que quisiste. ¡Pero es que te das cuenta de lo que eso representa sobre el plano vibratorio! ¿Te das cuenta del daño que hiciste, por ejemplo, a tus padres, a tu pareja, a tus hijos? ¿Crees que eso es la libertad? »

¿Es que la libertad es hacer todo lo que queramos?

Si fuera así, entonces la panacea de la libertad cósmica sería de permitir al hombre de robar, golpear, violar, matar, libremente.

Sin embargo, muchos hombres quieren la libertad para actuar mal, y actuando mal, se sienten libres. Cuando quieren algo, roban. Cuando tienen deseos, violan. Cuando desprecian o temen a alguien, lo golpean, incluso lo matan. Y al hacer esto, al contrario, pierden su libertad, porque el individuo se aprisiona en el karma de la Tierra.

Algunos me dirán:

-        “Pero gran hermano, por fin ¿somos libres o no somos libres? Porque en una reunión anterior, dijiste que el ser humano es libre, que la evolución no consiste en obedecer a Dios, sino simplemente en descubrir las armonías. Y ahora, nos dices que no hay libertad, mientras que no seamos discípulos, mientras que no nos hayamos vuelto divinos, no seremos libres.”

Es cierto que el hombre es libre, y la prueba es que él puede hacer lo que guste, incluso el mal. Sin embargo, esta libertad que dispone el hombre se integra dentro de las leyes cósmicas y así el karma, la ley de retribución, hace que cualquier acción que produzca el hombre, genere una reacción que se le regrese, y por lo tanto, si el hombre actúa mal, ese mal se le regresa como un bumerán.

Entonces, me van a responder:

-        ¿Dónde está la libertad en todo eso, puesto que no se puede hacer lo que uno quiera, sin escapar a las consecuencias?

Para comprenderlo, hay que considerar la libertad a dos niveles:
  • A un nivel terrestre, a nivel de sus reencarnaciones, donde los humanos ejercen su libre albedrío, y 
  • A un nivel superior, llamémoslo cósmico, donde se vive la verdadera libertad.

En realidad, el ser humano todavía no es verdaderamente libre, porque apenas está aprendiendo a saber vivir su libertad.

¿Qué hace con su libertad actualmente?

Hace un mal uso, como un niño caprichoso que habría recibido una mascota como regalo y en su ignorancia la maltratara. Por ejemplo, la energía sexual. A diferencia de los animales, los hombres son libres de vivir su sexualidad como quieran, pero ¿qué es lo que hacen con esa libertad?

Hacen de la depravación, del desenfreno, hasta el punto que para ir hacia Dios, algunos guías se vieron obligados a decir: “tengan cuidado que es un pecado, no caigan en la tentación de la carne que va alejarlos de lo divino”.

¿Por qué dijeron eso que sabían que era falso?

Porque el hombre estaba utilizando incorrectamente esa energía. Dejándose dominar por sus deseos, los humanos piensan que la libertad es tener tantas relaciones sexuales que quieran con todas las personas que deseen, y al hacerlo, caen en excesos que perjudican a su salud y a su desarrollo espiritual. Lo que no quiere decir que hay que ir al extremo opuesto y vivir en la más completa castidad, que si la persona no está preparada para vivirlo, va a serle tan dañino como el libertinaje.

Otros ejemplos:

El hombre se alimenta tan mal que se crea enfermedades y luego le reclama a Dios de sufrir por esas enfermedades. Todo el mundo sabe que es el hombre quien inventó las bebidas alcohólicas. Entonces, ¿por qué la persona que beben en exceso se queja ante el cielo de tener el hígado lastimado? Si Dios pudiera contestarle, le diría: “Pero dime, la cebada no soy yo quien te dijo de convertirla en cerveza. Tiene que tener otra utilidad la cebada. ¿No crees?”

¿Qué hace el hombre con su fuerza de acción, con su poder de acción?  Hace la guerra.

¿Pero es que el libre albedrío, la libertad de actuar y de concebir la acción, le fue dada para hacer la guerra?  No.

Así que no hay que culpar a Dios por haber permitido la guerra. Dios no permitió nada, Dios les dio la libertad a los hombres para que actúen como ellos quieran.

Y así, los hombres hacen lo mismo con todas sus energías.

No se los reprochamos porque apenas están aprendiendo a usar sus energías adecuadamente y como un niño que se cae varias veces antes de saber caminar, los hombres caen en los desequilibrios antes de saber manejar armoniosamente sus energías.



Una vez que los humanos controlen perfectamente sus energías,
¿Serán realmente libres?

Sí, pero no como la gente común lo entiende. No importa que tan desarrollado se vuelva el hombre, siempre estará bajo los efectos de las leyes cósmicas, pero no hay que ver esa relación entre los humanos y las fuerzas superiores como un principio de obediencia. Es por eso que no soy partidario de usar la idea moralista que predican las religiones que la vida está sujetada a instrucciones estrictas, y que en la medida en que el hombre no siga esas instrucciones con respecto y obediencia, inevitablemente será castigado.

Las leyes cósmicas NO fueron instauradas por capricho o para decorar. Las leyes cósmicas fueron instauradas por NECESIDAD. Ellas son los pilares que sostienen a la Creación, la Vida y el Universo. La gente, especialmente la gente religiosa creen que Dios creó el Universo simplemente decretándolo. Es cierto que la voluntad y el sonido tuvieron mucho que ver, pero la Creación es algo mucho más laborioso y muy delicado, que no se puede mantener que por un minucioso balance de las fuerzas y energías que la componen. Y las leyes cósmicas están ahí para mantener ese equilibrio.

Así es que ya ven, ni siquiera Dios es libre de actuar como él quiere. Para crear, se vio obligado a respetar los principios del equilibrio. Miren de qué manera están compuestos los átomos, las moléculas. Aquellos que se interesan en la física, son más capaces de apreciar la gran matemática y la gran precisión con la que está hecho el Universo. Hay algo en la Creación de increíblemente preciso, minucioso y ordenado. Y en la medida que los humanos quieran prosperar en esa creación, se verán obligados a aprender a manejar esas mismas armonías en ellos.

Preciso que digo “manejar” y no “obedecer” porque cuando se mira de más cerca a esas leyes, se constata que no imponen, ni obligan, ni exigen obediencia, sino que son simplemente ARMONÍA, AMOR, GLORIA.

Así, a partir del momento en que se conocen y se descubre que su naturaleza es amor, eternidad, armonía. Ya no se trata más para el hombre de ser el esclavo de Dios y de obedecerlo o de ser el esclavo de la naturaleza y de obedecerla. Se trata para él de descubrir

¡La Felicidad y La Inmortalidad!

Si Dios los hubiera creado para que fueran sus esclavos, la Creación no tendría ninguna diversidad, no dispondrían de ningún libre albedrio. Ahora bien, el comportamiento de los humanos con el planeta es la prueba que los hombre son libres, que los hombres pueden hacer lo que quieran, pueden incluso hacer el mal, mientras que las religiones dicen que Dios es bondad. Si Dios los hubiera creado para que obedecieran sus leyes, no se les permitiría tener la libertad de hacer el mal. Dios no los creó para que sean sus sirvientes y lo adoren, sino para que se vuelvan los depositarios del poder creativo y se conviertan en los reyes de la Creación.

¿Qué es la verdadera libertad?

La libertad es como Dios y es por eso que no se puede expresar o explicar con palabras, porque se trata de un estado (por ejemplo ¿cómo explicar lo que es estar enamorado a alguien que no lo ha vivido?). Es un estado al que se acercan a medida que evolucionan.

La libertad es un nivel de evolución en el que la felicidad es total, donde la conciencia está completamente dilatada y comprende su inmensidad. Y del hecho que siente su inmensidad, que siente su eternidad, ella sabe que es libre, porque el infinito es la libertad. Así que no se vuelve libre no importa quien, no se vuelve libre cualquier profano que hace no importa qué.

La libertad es tan sagrada como el nombre de Dios. Es por ello que el hombre no conoce la libertad, porque no entiende que está tratando con algo sagrado. Mientras que arrastre la libertad en el lodo de lo profano, el hombre estará encadenándose porque la prueba iniciática estará siempre ahí para demostrarle que se equivoca, y que la libertad es la recompensa por el desarrollo efectuado y no una permisividad total en la acción y el pensamiento.

Pastor (maestro de sabiduría, 4 y 12-10-85)