LA LUCHA ENTRE EL BIEN Y EL MAL



Como suele suceder frecuentemente con estos conceptos:

SÍ existe una lucha entre el bien y el mal, pero NO es como la gente se lo imagina. No es que dos Fuerzas trascendentales se estuvieran peleando entre ellas para ver cuál ganará, y así la que gane controlará el Universo.


No, se los aseguro.

Porque si bien, es cierto que el mal existe, este no es generado por un ángel caído y rencoroso, o algún otro ente cósmico malévolo, sino que el mal es generado por los propios humanos. Y esto no lo afirmo yo, sino lo dicen grandes Maestros:

« Tienen que comprender una vez por todas de que no existe el “Mal Cósmico” como ustedes lo entienden, pero que en cambio sí existe el mal creado por los hombres. El mal es por lo tanto un problema engendrado por los humanos, no por lo divino.

¡Así que dejen de estarle exigiendo al Cielo de resolver ese asunto!

¿Cómo quieren que los ángeles resuelvan problemas que ustedes ocasionan en el plano físico, cuando ellos no pueden descender más allá del plano ethérico?

¡No es su mundo!

Justamente por eso el reino humano descendió hasta la materia. Porque los humanos son el enlace entre el mundo sutil y el mundo físico. Por lo tanto, tienen que dejar de actuar como niños berrinchudos y asumir vuestra responsabilidad, ya que son ustedes mismos los que tienen el contacto directo con la materia y con su planeta.

En cambio, lo que puede hacer la Jerarquía divina y que de hecho, lo hace continuamente, es de proponerles (pero no imponerles, debido a que debe de respetar vuestro libre albedrío) ya sea en forma de vibraciones, ya sea en forma de enseñanza: todos los medios posibles para que se vuelvan seres conscientes, despiertos y por lo tanto alertas. Y en ese momento, ustedes pueden identificar el mal y desvanecerlo. »
(Maestro Pastor, conversación del 27-09-92)

« Tu extraordinaria hipótesis de que el mal, con su séquito concomitante de pecado y sufrimiento, no es el resultado de la materia, sino que podría ser un esquema ideado por el Gobernante del Universo. Si bien para ti (que fuiste educado en la tradición cristiana) te podrá parecer concebible, para mí que he adquirido una visión más profunda de la creación, me es completamente inadmisible. Y la razón es porque el mal no tiene existencia por sí mismo, y no es más que la ausencia de bien y existe sólo para aquel que es su víctima.

La Naturaleza está desprovista de bondad o de malicia. Ella sólo sigue leyes inmutables, cuando otorga vida y alegría, o cuando envía sufrimiento y muerte. El verdadero mal en realidad procede de la inteligencia humana y su origen reside completamente del hombre que se disocia de la Naturaleza. Por lo tanto, es en la humanidad en donde se encuentra el verdadero origen del mal. Y el mal no es otra cosa que la progenie del egoísmo y la codicia humana.

Piensa profundamente y encontraras que con excepción de la muerte (que no es un mal, sino una condición necesaria) y de los accidentes que siempre pasan porque es algo que no se puede evitar (pero que quien los sufre encontrará su recompensa en una vida futura), el origen de todo mal, ya sea grande o pequeño, se encuentra en la acción humana. En el hombre cuya inteligencia lo hace el único agente libre de la Naturaleza.

Y déjame decirte, por si todavía tienes dudas, que los mejores Adeptos han escudriñado el Universo durante milenios y no han encontrado en ninguna parte el más mínimo rastro de un intrigante tan maquiavélico como es el “mal” que tú imaginas, sino la misma Ley inmutable e inexorable por todos lados. Por lo tanto, debes de perdonarme si yo me rehúso categóricamente a perder mi tiempo con semejantes elucubraciones. »
(Maestro Kuthumi, Cartas Mahatma N° 10 y 22)

« El Universo es el cuerpo de Dios.  ¿El mal puede existir en ÉL?
En vano huyen del mal.  ¡Pero no hay mal!
¡Eterna pregunta que se hace el hombre!  Y nadie lo sabe.
Compréndalo:

TODO ES BUENO EN EL PLAN IDEADO POR DIOS

Yo os lo declaro: el mal es la energía que no está en su lugar y es por eso que hace daño. Pero si pones esa energía en el lugar que le corresponde, entonces tienes en tus manos la Felicidad eterna, porque el mal ya no existirá. Asegúrate sólo de hacer eso y todas las enfermedades, todas las desdichas y todas las desgracias cesarán. »
(Libro La Respuesta del ángel, dialogo 29 con Gitta)


Como pueden ver, grandes seres como son los Maestros o los Ángeles, son muy categóricos al respecto:

EL MAL ES CREADO POR LOS HOMBRES Y POR NADIE MÁS

Ahora, seguramente se van a preguntar:

¿Por qué Dios permite entonces a los humanos poder generar ese mal?

Y la razón es porque a partir de esa dualidad, a partir de esa lucha entre el bien y el mal, se va a generar un proceso evolutivo que de otra manera no se produciría.

« Los planetas donde se encuentra una humanidad naciente que está programada para desarrollarse, esos planetas forman parte de los mundos antagónicos, precisamente porque es a través de ese conflicto que una dinámica puede desencadenarse para hacerlos elevar en la vibración y en la consciencia. Y es que los humanos en general funcionan así. Si no los presionas, ellos no hacen el esfuerzo por evolucionar. » (Pastor, 19-10-84)

Y es por eso que se permite que así como existe una Hermandad de Maestros luminosos que buscan guiar a la humanidad hacia la divinidad. También se permite que exista un grupo de magos negros que laboran para tratar de jalar a la humanidad hacia la oscuridad.


« Los Hermanos de la Sombra son nuestros más grandes, más crueles y porque no confesarlo, nuestros más poderosos enemigos. Siempre están maniobrando para mal influenciar y hundir a los humanos en las tinieblas. Y nosotros tratamos de paliar sus malos resultados, pero en cuya labor negativa no tenemos el derecho a entrometernos, en tanto que no crucen nuestro sendero.

Sin embargo, a pesar de esa tremenda adversidad, nosotros proseguiremos con nuestro trabajo y no permitiremos que se nos frustren nuestros intentos filantrópicos, hasta aquel día en que los cimientos de un pensamiento luminoso estén tan firmemente construidos en los humanos, que ninguna fuerza de oposición y de ignorante malicia, guiada por los Hermanos de las Sombras, pueda prevalecer. » (CM pg. 9, 51 y 463)

Debo de confesarles que esta parte de la enseñanza, si bien, me parece muy lógica, la comprendo y hasta adhiero con ella en teoría. En la práctica me cuesta mucho trabajo aceptarla. Y es que si ya de por sí es dura la evolución en la Tierra, todavía tener que confrontarse a la maldad que generan los humanos me parece un chiste de mal gusto.

Sin embargo, también comprendo que es una necesidad imperiosa de hacer evolucionar a los humanos y que la Tierra es la escuela que va permitir transformarlos de los seres bestiales y egoístas que son inicialmente, en los seres altamente espiritualizados y luminosos que se volverán al final. Y esa transformación se efectúa confrontándolos con su maldad.

« La función del mal es poner a prueba al hombre. Y es porque una fuerza inusual demanda de una resistencia inusual, ya que lo que está sin vida no resiste. En cambio lo que es viviente, ante esa resistencia se transforma ahí donde se requiere. ¡Exactamente ahí!

La prueba continúa y quien persevera se salva. Y así, el mal se convierte en bien. Y así, la muerte se convierte en vida. Pero mientras que para el fuerte, el pecado es aprendizaje, para el débil es damnación. Y la pesadilla se vuelve cada vez más espesa, si creen en ella. » (Ángel, dialogo 34 con Lili)

Y es que como vimos, el reino humano tiene una función muy importante a empeñar que es de conectar el mundo creado del mundo creador, ya que esos dos mundos se encuentran actualmente separados por un gran abismo.


« Arriba de ese abismo terrible, se va erigir un puente y ese puente son ustedes. [Y aunque no lo crean] Se toma gran cuidado del puente, porque se tiene gran necesidad de él, ya que millones de años no serían suficientes para llenarlo, tan grande es el abismo que ustedes van a superar. » (Ángel, extractos)

Y es por eso que los humanos se les va otorgar un gran poder y van a reinar sobre los demás reinos de la creación. (ver: El poder de Dios en el ser humano)

Pero comprenderán que antes de llegar a eso, es primero necesario hacer evolucionar a los humanos (sino destrozarían todo). Y es que al comienzo el hombre estando más cerca de su animalidad que de su divinidad, le es más fácil hacer el mal que hacer el bien (y es por eso que actualmente parece que el mal domina sobre el bien). Pero a medida que el ser humano se va elevando tanto vibratoriamente, como espiritualmente, cada vez va a ser menos capaz de hacer cosas nefastas porque ya no serán parte de su naturaleza. Hasta que llega el día en que vence definitivamente al demonio que lleva dentro y en ese momento recibe el poder de Dios, se vuelve un rey de la creación y comienzan una existencia que el ángel califica de ¡extraordinaria!

« La verdadera Vida todavía no la conoces, porque estas en proceso de nacer. Sueñas todavía de la Vida. Una Vida vendrá en comparación de la cual, la vida actual parece muerte. Todavía no podrías soportarla, pero ¡Vete preparando!  Algunas veces ya la sientes. »
(Ángel, dialogo 30 con Lili)



Entonces, esa confrontación entre el bien y el mal, sólo se da en los planetas donde se encuentra una humanidad que está evolucionando.


Ahora seguramente se preguntarán:

¿Qué es lo que rige entonces en el resto del Universo?

Y lo que rige en el resto del Universo es lo que podríamos llamar

LA ARMONÍA CÓSMICA


« Sólo reconocemos una Ley suprema en el Universo (de las cual surgen las demás leyes) y es la ley del equilibrio perfecto, o sea la Ley de la Armonía. » (Maestro Kuthumi, CM 22, p.141)

« El mal es una infracción a las Ley de Armonía que gobierna el Universo. Por lo tanto, somos nosotros mismos los que nos premiamos o nos castigamos, según hayamos trabajado con la Naturaleza, a través y junto con ella, sujetándonos a las leyes de las que depende esa armonía, o quebrantándolas. »
(Blavatsky, Clave de la Teosofía, pg. 208 y 210)

« Todo existe gracias a un balanceo de equilibrio entre las distintas fuerzas. Es por eso que la palabra clave en el Universo es: ARMONÍA. Y justamente uno de los propósitos de vuestra evolución es que redescubran la armonía que rige la creación. » (Pastor, 24-06-87)



¿ENTONCES EN EL RESTO DEL UNIVERSO YA NO EXISTE EL MAL?

Ya no existe en la forma como lo generan los humanos, o sea una acción malévola sobre los demás. Pero sigue existiendo algo que podríamos llamar un “mal armonioso”.

Sé que para ustedes esa expresión los desconcierta bastante porque están acostumbrados a definir el mal como algo justamente desarmonioso, pero déjenme darles dos ejemplos para que me comprendan:


PRIMER EJEMPLO

Los seres que conforman la Creación se reagrupan en diferentes reinos, los cuales los pueden visualizar como los diferentes anillos de una cadena:


Estos reinos están agrupados en dos categorías:

  • Aquellos seres que están evolucionando dirigiéndose hacia Dios, y 
  • Aquellos seres que están involucionando dirigiéndose hacia la materia.


Cuando se mira hacia arriba (en el arco ascendente) uno queda pasmado por la luminosidad que existe, con seres cada vez más sublimes: ángeles, arcángeles, querubines, serafines… Hasta llegar a la inconmensurable presencia de Dios.


Pero cuando se mira hacia abajo (en el arco descendente) se produce el efecto contrario, con seres que cada vez van disminuyendo más, tanto su conciencia como su luminosidad.

Se ha enseñado poco sobre el arco descendente, pero les puedo decir que son reinos diferentes de los que se desenvuelven en el arco ascendente, y corresponden a los diferentes seres sutiles que de manera invisible para nuestros ojos, ayudan al mantenimiento del Universo. Mientras que en el arco ascendente, los cuatro primeros reinos (mineral, vegetal, animal y humano) conforman el mundo creado visible, y los reinos superiores conforman el mundo creador.


Así por ejemplo, a medio camino del arco descendente se encuentra el reino de los elementales solares, que se ocupan de mantener el funcionamiento del sol y de llevar las energías solares (calor, luz, prana, etc.) a los diferentes planetas.


En un nivel más bajo encontramos los espíritus de la naturaleza que como su nombre lo indica, se ocupan de mantener el funcionamiento de la naturaleza, y ahí podemos incluso ver como los elementales se van densificando cada vez más a medida que pasan por elementos cada vez más densos (fuego, aire, agua y tierra).


Y si descendemos al último reino de elementales que antecede al reino mineral, nos encontramos con la sorpresa que es…


…el infierno

¿Sorprendidos, verdad?

Pero aunque les parezca increíble, las creaturas del infierno, los seres del inframundo, las entidades del averno (llámenlos como quieran, aunque como pueden ver: no son ángeles caidos, sino el reino más denso de los elementales.)

TAMBIÉN SON SERES CREADOS POR DIOS

Y su reino también pertenece a la Creación

Y ahí los que tuvieron una educación religiosa, inmediatamente me van a exclamar:

¿Pero no que esas entidades son parte del mal?

Y ahí les recuerdo lo que dijo en ángel:

NADA ES MALO CUANDO SE ENCUENTRA EN SU LUGAR

Y es que cada reino tiene su razón de ser y una función que hace que la creación funcione sanamente. Para ilústraselos, imaginen los diferentes reinos de la creación como los diferentes sistemas biológicos del cuerpo (el sistema respiratorio, el sistema sanguíneo, el sistema digestivo, etc.). Y les recuerdo que el Universo es el cuerpo de Dios…

¿Y cuál es la función del inframundo?

(Seguramente se preguntarán)

Bueno, pues resulta que la labor del inframundo es de concebir y mantener la materia, y es por eso que ese reino se encuentra localizado bajo la tierra (sólo que a nivel astral, acuérdense que los elementales no tienen cuerpos físicos) porque a través de esa vibración densa que generan, ellos hacen que la lava no se vuelva a transformar en energía y forme así la costra terrestre que permite la vida física que conocemos.

Sin ellos los reinos del mundo creado no podrían desarrollarse en el plano físico. Desafortunadamente, el precio a pagar para cumplir ese trabajo es el oscurecimiento de su conciencia, de su luz, de su divinidad. Y es por eso que ese reino de individuos está hundido en las tinieblas. Porque no se puede densificar la materia de la Tierra de otra manera.

Entonces se preguntarán:

¿Por qué hacen tanto daño a los humanos?

Bueno, la razón (una vez más) es porque están fuera de su lugar. Retomando el ejemplo del cuerpo: si los ácidos gástricos permanecen en el estomago, son benéficos porque transforman la comida que ingerimos en nutrientes para nuestras células. Pero si salen fuera de su lugar, entonces se vuelven dañinos porque comienzan a destruir las paredes orgánicas.

Pues bien, lo mismo sucede con las creaturas del inframundo. Propiamente esos seres no son las entidades maléficas de la creencia popular, pero ustedes deben de comprender que al haber caído en un estado vibratorio tan bajo, el entendimiento de esos seres es muy limitado y oscuro, por ser justamente demasiado denso.

Ustedes perciben muy bien la diferencia que hay cuando se comunican con alguien muy materialista y de muy poco entendimiento, y cuando lo hacen con alguien muy espiritual y una gran conciencia. Pues bien, esas criaturas son más materialistas que el más materialista de los humanos. Aun así, si se les dejara en paz en su mundo, esas criaturas estarían tranquilas cumpliendo su función en el bajo astral.


El problema es que los humanos a través de sus emociones, actos y pensamientos negativos se sintonizan con ellas. Y peor todavía con tanta magia negra y rituales oscuros que hacen muchos grupos, para invocar sus servicios. Y todo eso termina por atraer a esas entidades hacia nuestro mundo.

¿Y qué es lo que sucede cuando se dejan sueltos a depredadores en la ciudad?

Comienzan a devorar a la gente. Así que no les extrañe que esos demonios comiencen a vampirizar energéticamente y mal influenciar a los humanos.


Pero la culpa no es de ellos, sino de los humanos que los atraen. Y el día que la humanidad deje de hacer el mal, estas entidades dejarán de molestar. Entonces simplemente harán su trabajo tranquilas en el interior de la Tierra. Y en el siguiente ciclo cósmico, pasarán al reino mineral para comenzar esta vez su desarrollo en el arco ascendente.

(Y como seguramente se van a preguntar: ¿por qué tienen que hacer ese recorrido a través del arco descendente para luego pasar al arco ascendente?  La explicación la daré en el capítulo: ¿Por qué Dios hizo la Creación?)



(Luego terminaré el capítulo)

EL MAL EXPLICADO POR LOS ÁNGELES



En el libro La Respuesta del Ángel, los ángeles dan una visión muy interesante y profunda sobre lo que es el mal. A continuación les hago un resumen de lo que dijeron.

Lili se exclama: ¡he estado tan dichosa como nunca antes!

(Gitta explica que Lili habiendo sida una hija no deseada, ha sufrido mucho y el ángel la llena de la felicidad que tanto le ha faltado.)

El ángel le pregunta: ¿qué es lo que te haría aún más feliz?

A lo cual Lili responde sin pensar: ¿Más?  ¡Es imposible!

(Gitta menciona que siente como Lili es sumergida hasta en lo más profundo de su ser, en un estado tan elevado que no se atreve a mirarla de miedo de perturbar ese momento tan sagrado que Lili experimenta con el ángel.)

Hasta que después de una larga pausa, el ángel interrumpe el silencio diciendo:

¡Nada es imposible!  ¡El imposible no existe!  ¡Todo es posible!
Te lo acabo de demostrar elevándote al esplendor, pero existen también tinieblas oscuras indescriptibles.
La causa está en los hombres mismos.
Ellos sufren en una miseria sin fin.

¡Qué prisiones tan terribles!


¡Estar sin Luz es horrible!

Todas las prisiones se abrirán algún día, pero la celda de aquel que es prisionero de sí mismo no se abre. Tinieblas desoladas. Oscuridad eterna.
Por lo tanto ayuda a derribar los muros de esas prisiones. 
Hay una gran necesidad de tu ayuda.
Y si irradias la Luz, el Cielo está en ti y como te lo mostré no hay nada imposible para ti.
¡Así que tienes mucho trabajo por hacer!
¡Qué eso te vuelva infatigable!



Lili pregunta:

¿Por qué el hombre cae tan fácilmente en el mal?

El ángel le responde:

Aquel que cae, deja de caer cuando llega al piso, pero es en ese momento que siente el dolor.  ¿Y por qué?  Porque no es útil.
No es ahora que el hombre comenzó su caída, pero es ahora que ha tocado el fondo.

ÉL envía el pecado para que sus conciencias despierten, ya que la función del mal es poner a prueba. Y es porque una fuerza inusual demanda de una resistencia inusual.
Lo que está sin vida no resiste. En cambio lo que es viviente, ante esa resistencia se transforma… ahí donde se requiere.
¡Exactamente ahí!

¿Lo comprendes ahora?

Lo que derrumba a otros, a ti te vivifica.

La prueba continúa y quien persevera se salva. Y así, el mal se convierte en bien. Y así, la muerte se convierte en vida. Pero mientras que para el fuerte, el pecado es aprendizaje, para el débil es damnación. Y la pesadilla se vuelve cada vez más espesa, si creen en ella.

El peso que sienten en la Tierra, es el Camino.
La liberación eleva el peso y ya no hay más peso.
¡Qué difícil sienten que es elevar el peso!  Pero también es muy necesario, ya que es el corazón mismo de todo su trabajo.

Escucha con atención:

Imagina que estás hecha de cien puntos. Cada punto está enlazado con una cuerda que te jala hacia la Tierra. El hombre sólo siente el peso de esas cuerdas y tontamente quiere liberarse de ellas, sin comprender que ellas le indican el Camino, ya que la línea que parte hacia Dios, es la misma línea de la fuerza que tira hacia abajo, sólo que en el sentido contrario.


El peso te indica de esta manera en qué te falta trabajar. Trata por lo tanto de desarrollar primero en ti, lo que les exiges a los demás: amor, comprensión, paciencia...

Si los cien puntos pesan: está bien. (El ángel hace con la mano un gesto vertical de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba). Uno solo de menos es insuficiente, porque sobre el punto en donde el hombre no aceptó el peso, se cortó de Dios. Y aquellos que están sin peso, están fuera del Camino.

(El ángel agita la mano horizontalmente dando una sensación de estar sin dirección)


Gitta comenta: siento que mi comportamiento en el pasado ha sido indigno.

El ángel le contesta: porque fue hecho con una meta egoísta. No serviste.

Gitta pregunta: ¿cómo podría borrar el pecado?

El ángel a su vez le pregunta: ¿de qué te quieres liberar?

Gitta responde: del peso de mi pasado.

El ángel entonces le replica: ¿qué es el peso?

(Al escuchar esas palabras, Gitta siente un cambio repentino en ella, una inversión de valores. Esa pregunta socava todas las creencias que tenía. De repente toma conciencia que sus errores, sus sufrimientos, las heridas de su pasado, todo lo que detesta y quisiera olvidar. En realidad todo ese peso es su más grande tesoro, porque es el sendero que la lleva a lo divino.)

El peso es el Camino.

Hay todo tipo de pesos, pero solo hay un Camino.
Cada peso tiene su nombre, el Camino no tiene nombre.
Aquel que en la Tierra está sin peso, está sin guía.
La materia que han asumido, es el peso que tienen que elevar y que los guía.

(Gitta piensa en su interior: con esas palabras desaparecen en mí las nociones tradicionales que había recibido del mal y del pecado. Y una felicidad me invade al saber que yo soy la responsable de mi destino. Comprendo entonces que cada uno puede tener la fuerza para vencer al pecado y al mal, pero que muchos no quieren hacer ese esfuerzo porque rehúsan toda responsabilidad.)


Lili intrigada pregunta: pero si sufren por sus malas acciones entonces,

¿Por qué hay tanta venganza y deseo de maldad en los hombres?

El ángel le contesta:

Debido a que son inmaduros, lo que los hace débiles.

El hombre dichoso no es rencoroso, y tampoco se complace con el infortunio de los demás. Mientras que al contrario, el desquiciado repugna al sano, el infeliz detesta al feliz y el ebrio desprecia al sobrio.

El odio que tienen estos hombres débiles, en realidad es generado por el miedo. Miedo activo. Sentimiento de culpa. Y es por eso que en su desequilibrio, quieren desequilibrar a los otros. Para no sentir la vergüenza al ver la dicha en los demás. Y es por eso que el mal se esparce. ¡Pero TÚ prodiga sólo el bien y únicamente el bien!

He ahí nuestra batalla:

NO LUCHAR CONTRA EL MAL, SINO FORTALECER EL BIEN

Lo que no es lo mismo.

Y la razón es porque al fortalecer el bien, este absorbe el mal que hay a su alrededor y lo desvanece. Mientras que si atacan el mal, este volverá a reaparecer, porque no hay bien que lo sublime.


El mal, como una fuerza cósmica malévola, no existe


El Universo es el cuerpo de Dios.  ¿El mal puede existir en ÉL?
En vano huyen del mal.  ¡Pero no hay mal!
¡Eterna pregunta que se hace el hombre!  Y nadie lo sabe.

Yo os lo afirmo:

El mal es el bien en formación, pero todavía no listo. Porque se los reitero: NO HAY MAL, lo que hay en realidad es la tarea que se debe de hacer y que no es reconocida por los hombres. El mal es actividad sólo en apariencia, pero en realidad es ignorancia. Y es por eso que el mal hace daño y destruye, debido a que:



El mal es la energía que no está en su lugar

Para explicarlo, tomen como ejemplo el cuerpo humano:

En tu cuerpo, hay fuego que no destruye (y es el calor que generas y que cuando se altera produce la fiebre). También hay substancias muy agresivas como la bilis, pero que no hacen daño, sino que al contrario, ayudan a mantener la vida (ya que la bilis permite transformar la comida ingerida en nutrientes).

¿Cómo es posible que haya fuego que no destruya, sino que dé calor?
¿Cómo es posible que haya veneno que no maté, sino que dé vida?

¿Cómo es posible que lo malo no haga daño, sino que haga bien?

Compréndalo:

TODO ES BUENO EN EL PLAN IDEADO POR DIOS

¡Escucha con atención!

Lo que es malo aquí abajo en la Tierra...
...es bueno allá arriba en el Cielo.
Todo está ahí.

Las energías no están en su lugar. Es por eso que destruyen.


Y la destrucción cesa si las elevas. Del veneno surge la cura. Del fuego aparece la luz. Del odio surge la alegría.

Aunque te parezca increíble, la fuente de lo que genera Allá arriba la alegría Divina, son justamente todas esas cosas negativas: el odio, la maldad, la ira, etc.

De todo el mal que puedas imaginar, nacerá el Nuevo Mundo.

¿Cómo es posible?

La respuesta a ese misterio está en la transformación.

Y EL HOMBRE ES EL GRAN TRANSFORMADOR

El hombre puede ser la bestia más malvada y sin embargo él es la fuente de la alegría porque puede transformar. Pero la energía no transformada, la energía no utilizada correctamente: destruye, devasta, envenena.

La bilis se vuelve un veneno si se desborda.
Allí, el “mal” inundando lo que no es su lugar, devasta todo.

Ahí donde hay desorden, el mal se genera, y si no tiene una salida, entonces se busca un camino, y lo que es hacia arriba: alegría. Hacia abajo se vuelve: infortunio.

Si elevas las energías que generan el mal, entonces tienes en tus manos la Felicidad eterna, porque el mal ya no existirá.
Asegúrate sólo de hacer eso, y todas las enfermedades, todas las desdichas, todas las desgracias cesarán.

Y mientras que el hombre no cumpla con esa labor:



La materialización del mal en la Tierra sirve para detener su fuerza destructiva


Duras palabras pero la guerra es buena.

(Las conversaciones que tuvieron estos cuatro amigos húngaros con los ángeles se efectuaron en plena Segunda Guerra Mundial.)

¡Estén atentos!
La energía utilizada incorrectamente, genera fuerzas destructivas. Y esas fuerzas destructivas no pararían en su acción devastadora, si no hubiera seres para detenerlas.
Así, la víctima absorbe y apaga los horrores.
El perseguidor encuentra al perseguido y la muerte esta saciada.
Y aunque en el mundo la víctima es considerada débil, en el Cielo es glorificada.

Retomando el ejemplo del cuerpo humano, para ilustrarlo:

Si el cuerpo devora demasiados alimentos, el sistema digestivo envía ácidos corrosivos que destruyen el exceso de comida.
El ácido actúa, el peligro disminuye, pero queda el ácido ciego, y cuando ya no hay más exceso, ataca a la pared orgánica.
Si una parte del cuerpo se destruye, todo el cuerpo está en peligro.
La solución es el bicarbonato de sodio.
El bicarbonato es la víctima que es aniquilada, pero apaga el fuego del ácido y el cuerpo se salva.

(Esto se aplica también en todas las desgracias que le suceden a la humanidad: que sean terremotos, inundaciones, pandemias, etc. Y es que deben de comprender que los humanos, a través de sus emociones, pensamientos y actos negativos, generan energías destructivas en el astral que si no se detuvieran, terminarían por poner en peligro la existencia de toda la humanidad. Por lo tanto, para evitarlo, se va a requerir sacrificar a víctimas, sobre las cuales, la energía negativa va a poder descargar su fuerza destructora y así poder disolverse.

Por eso esas desgracias son “buenas” porque evitan que todo el sistema colapse. Pero depende de los humanos y únicamente de ellos de que dejen de generar esas energías negativas, para que ya no tengan que sufrir esas calamidades.)


Lili pregunta:

¿Podemos hacer algo en contra de los horrores de la guerra?

(A lo cual el ángel la detiene con un gesto fulgurante)

¡NO!  LA GUERRA ES LO HABITUAL.
IMPOSIBLE DE LUCHAR CONTRA EL PASADO.
¡CONCÉNTRENSE EN LO NUEVO, EN LO QUE ESTÁ POR VENIR!

(Gitta piensa en su interior: entiendo que sólo la nueva fuerza que viene con el nuevo mundo, puede transformar el viejo impulso que tienen los hombres de matar.

Y esa es la razón por la que les digo que si bien es noble e importante ayudar a aquellos que sufren de alguna catástrofe tanto natural como social: guerras, tsunamis, etc. Lo más importante es despertar a la gente de su ignorancia y concientizar a las personas de su responsabilidad, porque en el primer caso sólo estamos paliando las consecuencias, mientras que en el segundo estamos atacando las causas.)

La fuerza destructora es damnación, pero el acto malo ya hecho, no se puede enderezar. Es el pasado, tenía que ser así. Ahí ya no puedes servir. Por lo tanto, tu atención debes de dirigirla a lo que está por venir, a lo que será.

La materia no es capaz ni de hacer el bien, ni de hacer el mal, porque su esencia es la inercia.

!Fuiste tú quien creó el mal!
Elige el bien y entonces el mal desaparecerá porque ya no habrá nadie para generarlo. Y si lo que formas ahora, ya no es negativo, entonces la creatura ya no se volteará contra su creador.

Yo no puedo llorar, porque no hay nada por lo cual llorar.
No hay que llorar por las penurias.
Maldad, horror, tinieblas. Todo eso es: carencia.

¡Carencia de Luz!

La persona que se siente impotente llora porque ella no sabe hacer otra cosa. Entonces ella se derrumba, y la desesperación la entierra.
Pero tú, prohibido de abatirte, porque tú eres quien aporta la Luz.
Tú no puedes dejarte derrumbar por la pesadilla, debido a que tú eres aquel que despierta a los demás, no aquel que sueña con los demás.



Para que un nuevo mundo surja, se requiere que primero se derrumbe el viejo mundo


¡No se angustien!
Una transformación maravillosa comienza, pero no siempre se ve buena, porque las antiguas envolturas estallan. Ellas se desgarran y caen en pedazos.
¡No se asusten!
¡No tengan pánico!
Qué no es poco lo que les sucede.

La vasija de arcilla que los hombres formaron en el pasado, está vacía, ya no contiene más fuerza. No tengan miedo de ella.
La apariencia es engañosa.
Afuera todo se derrumba y el amor erra sin patria.
Ustedes miran el exterior y lo que ven es podredumbre.
Y es porque lo antiguo muere y se descompone.
Ahora bien, vuestra labor no es de tratar de enmendar lo antiguo, sino de hacer nacer lo Nuevo.
El Eterno Devenir es vuestra única tarea a cumplir.
Y este no se encuentra afuera, sino adentro de ustedes.

En el exterior, todo se derrumba, en el interior se construye lo Nuevo.
Toda la creación espera, y el precio a pagar es grande, debido a que la nueva Luz que viene reducirá a polvo todo lo que es falso.

No habrá más prisioneros de la materia, sino habitantes de la esfera.
No habrá más maldición, sino bendición.
No habrá más oscuridad, sino luminosidad.
No habrá más tormentos, sino felicidad.
No habrá más guerras, sino paz.
Y no paz como el tiempo intermedio entre dos guerras, sino la verdadera paz. Algo que ustedes todavía no conocen.

Su Reino vendrá, si ustedes lo llaman, él vendrá.

Y TODO ESO ESTÁ EN USTEDES.

Benditos sean entre los seres humanos.




La labor de los colaboradores de Dios es de irradiar la Luz divina en el mundo


NO PARTICIPES EN LAS TINIEBLAS, SINO IRRADIA LA LUZ ¡SIEMPRE Y EN TODAS PARTES!  ENTONCES LAS TINIEBRAS DESAPARECERÁN.

¿Qué es lo que hace que un cuarto esté oscuro?
La lámpara que no ilumina. La lámpara es la responsable.
Cuando aumenta la oscuridad, no es debido a que las tinieblas se incrementan, sino porque la Luz disminuye.
Por lo tanto alumbra a los humanos y no te lamentes por las calamidades que causan las tinieblas, porque esa es tu nueva ley.

¡DECLARO LA LUCHA!

Hasta presente, se habían defendido de la oscuridad.
De ahora en adelante tenéis que atacar.
Sólo el fuego débil tiene que ser protegido del viento.
¡No tengan miedo de entamar la lucha!
¿Quién puede luchar contra las tinieblas?
La Luz.

Tinieblas, bajeza y maldad se desvanecen cuando llega la Luz

Si ustedes quieren el bien, el bien será. 
Si ustedes perdonan, ÉL también borrará todo pecado.
Actualmente, las personas no lo presienten y sin embargo, es la Nueva Fuerza.
¡Todo el bien vendrá a través de ustedes!

El mundo tiene sed, en ustedes está el manantial.
El mundo llora, en ustedes está el bálsamo.
El mundo sufre, en ustedes está la cura.

Por lo tanto, desde la mañana hasta la noche, ¡llamen continuamente a lo Nuevo!
¡Qué sus ojos sólo miren lo Nuevo!
¡Qué sus manos sólo obren para lo Nuevo!
Todos los días invóquenlo. ¡Siempre!
Lo que ustedes llaman, será. Y lo que será, no será más perdido.

¡PERO NO HUYAN DE LA TAREA!

Todo lo que ha sido dicho, créanlo, se cumplirá.
Porque nuestra Palabra es Verdad, y no un simple consuelo diluido y vano.

Sólo necesita del consuelo, aquel cuya alma se oscurece, pero ustedes cuya alma brilla, cuyas palabras y actos están llenos de Luz, sean seres activos. Y si alguno de ustedes se debilita. ¡Ayúdenlo!

Dios dio a los humanos el libre albedrio para que puedan actuar libremente en su planeta.
Mientras que nosotros no podemos actuar en la Tierra.
Ahí nosotros sólo podemos ser palabra silenciosa.
Pero si la palabra y la mano (el humano y el ángel) se unen, entonces cualquier cosa es posible.
Y el Reino anunciado, cuyas fundaciones se establecieron desde el principio de los tiempos, puede por fin venir.


Gitta pregunta: quisiera servir, pero seguido me siento sumergida por el decaimiento y la duda.

¿Cómo puedo luchar contra ese desanimo?

El ángel le contesta:

Brumas espesas y niebla densa aparecen cuando el sol se debilita. Pero si irradias a cada instante, entonces: ¿dónde están las brumas?

Lili comenta: trato de irradiar la Luz, pero siento que algo me falta y no sé ¿qué es?

El ángel le responde:

Es la falta de fe en ti, la falta de fe en mí y la falta de fe en ÉL.
Por lo tanto ten confianza en ti, ten confianza en mí y sobre todo ten confianza en ÉL, ya que es Él quien ayuda a través de ti.
Que el tamaño del obstáculo no los asuste.
El tamaño no es punición, sino confianza.
Confianza en vuestra fuerza.

Si tienen fe, y me refiero la verdadera fe, entonces ustedes podrán caminar incluso sobre el agua como lo hizo él.
Toda debilidad desaparece de ustedes, si es la verdadera fe la que muestran. Y su manifestación no se hace con palabras, sino con acciones. Las palabras son sólo parloteo infantil.
Los apóstoles eran niños. Ustedes ya son adolescentes.
Así que no sean débiles y desarrollen la fe.

(Gitta piensa en su interior: siento que con la palabra fe, el ángel se refiere a una fuerza interior que no tiene nada que ver con un credo religioso.”)

Lili vuelve a comenta: siento a qué punto me desagrada este antiguo mundo que está desapareciendo, pero no logro ver claramente el Nuevo Mundo.

El ángel le responde:

No busques ver el Nuevo Mundo, sino CREE en él.  ¡Basta de pretextos!

¡COMIENCEN A LABORAR!

Pidan constantemente ayuda de arriba, pero abajo dejen de dudar y pónganse a trabajar, a dar, a servir, que vuestra labor es muy necesaria.

La Luz abre grande sus brazos. Ella espera.

¡No la hagan esperar más y llénense de ella!

La Luz divina se vierte a través de ustedes. No la pueden ver. No la pueden tocar. ¡Sólo la pueden dar!

Y es que no la pueden percibir que si la irradian.

Así, el sol no puede ver sus propios rayos, pero sus planetas los reflejan. Sepan que el sol también es sólo un espejo que proyecta SU Luz…

Por lo tanto: ¡sean espejos impecables!
Ya que el espejo opaco o roto es desechado, debido a que no sirve.

Les anuncio que habrá Liberación cuando la Luz haya alcanzado hasta las tinieblas más oscuras. Todos nosotros trabajamos en ello con felicidad y gratitud. ¡Gratitud!

Hagan lo que les digo y la antigua promesa se cumplirá: materia y espíritu, muerte y vida, se volverán UNO.

LA LUZ NO NACE DE LAS TINIEBLAS, SINO QUE LAS TINIEBLAS DESAPARECEN ANTE LA LUZ.

En realidad, ellas nunca existieron.
En cambio, la Luz siempre ha estado y siempre estará.




OBSERVACIONES

Edite y reorganicé las porciones que tomé de las conversaciones para facilitar su lectura.

Es interesante constatar a qué punto lo que enseñan los ángeles difiere de la visión religiosa que nos viene desde la época del dogmatismo oscurantista de la Edad Media. Con una creación dual en donde un diablo malévolo le hace la guerra a un Dios que la iglesia declara ser todopoderoso.

Y ahí las mentes analíticas se preguntan: si Dios es supuestamente omnisciente, omnipotente y omnibenevolente.

¿Cómo es posible entonces que no pueda vencer al diablo y permita que este domine a la humanidad?

Lo cual por cierto, pone en muchos aprietos al clero cada vez que se le cuestiona al respecto.

Y es que cuando se analiza con más cuidado, vemos que la explicación dada por la iglesia, es con fines proselitistas:

-        Según ella, el único que puede salvar a los humanos del mal es Jesús y resulta que casualmente la iglesia es la “única representante valida de Jesús”. Por lo tanto, si los hombres se quieren salvar, tienen que entregarse a la iglesia...

Como ven, siempre hay intereses en las instituciones religiosas para ganar adeptos (y su diezmo con ellos). Pero la explicación de la iglesia tiene la nociva consecuencia de que les quita la responsabilidad a los humanos por todo lo que pasa en el planeta, ya que estos se dicen:

-        “No es culpa nuestra de que haya tanta maldad, sino del diablo quien domina a la humanidad a través del pecado, el vicio y el mal. Qué Jesús regrese para resolver el problema.”

En cambio la explicación que dan los ángeles deja de relegar la responsabilidad del mal a una entidad ajena y pone a los humanos en directa responsabilidad con su planeta:

-        El mal es generado por los propios hombres. Por nadie más. Y como la mayoría de ellos todavía son ignorantes y cerrados. Quienes están más despiertos deben de laborar para iluminar a sus hermanos que se encuentran todavía pasivos. La solución se encuentra en los propios humanos, así que tomen consciencia de su gran responsabilidad.

Es interesante también constatar, que lo que enseñan los ángeles, corresponde totalmente con lo que enseña el esoterismo genuino. Y preciso genuino, porque hay mucho pseudo-esoterismo (tanto antiguo como moderno) que al desconocer la verdadera enseñanza, adoptaron la visión dogmatica de la religión, dando como consecuencia, también una versión distorsionada sobre el mal.

En cambio, los invito a que lean por ejemplo lo que dice Pastor sobre el mal y constatarán que su explicación coincide completamente con lo que dijeron los ángeles.