Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

LA EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA




Sobre este tema, el maestro Pastor mencionó lo siguiente:


« Para darles una analogía de cómo evoluciona la conciencia, imagínense por un momento como si ustedes fueran una fruta. Pues bien, esta fruta está cubierta con varias capas, y en la última capa, o sea en la corteza más externa, hay un ego, y por lo tanto una conciencia.

Y este ego externo al principio solo es consciente de esta primera capa que es su naturaleza física. Pero a medida que el humano se va desarrollando a través de las experiencias que él va obteniendo, la conciencia de este ego penetra la segunda capa.

Y es así como el humano pudo tomar conciencia de su plan emocional.

Mientras que en la primera etapa de su creación, el hombre no tenía emociones, ni siquiera tenía sensaciones, ni siquiera táctiles. El hombre era tan solo un ente físico, así como una amiba que solo está condicionada instintivamente para perpetuarse. Y de la misma manera en este primer hombre solo existía la preocupación de comer, beber y dormir.

Pero progresivamente el hombre con los ciclos se fue perfeccionado. Su sistema nervioso pudo mejorar porque el cerebro también pudo desarrollarse.

Y es que ustedes deben de saber que el sistema nervioso depende, no tanto de la red nerviosa creada en el propio cuerpo, sino que depende sobretodo del cerebro y de la interpretación que el cerebro hace de su entorno.

Y es por eso que la evolución del hombre está asociada también a la evolución de su cerebro.

¿Por qué?

Porque un cuerpo, tan sofisticado como pueda ser, es inútil si no hay una zona para procesar y memorizar la información recibida. Y es en esa zona (en el cerebro) es donde se encuentra de hecho el primer aspecto, la primera manifestación del alma. Es en esa memorización.

Pero no quiero salirme de tema explicándoles cómo funciona el cerebro, simplemente sepan que el primer aspecto de la conciencia, la primera vez que la conciencia nació en los humanos, fue simplemente por el fenómeno del pensamiento. Pensamiento que solo pudo establecerse gracias a la memorización de experiencias.

Entonces el pensamiento es sobre todo una actividad cerebral. Y esta actividad cerebral en sí misma es posible y generada por la memoria.


Por lo tanto, fue necesario esperar hasta que el cerebro se hubiera desarrollado lo suficiente, para que el alma pudiera instalarse en un cuerpo de materia, y así propiamente la evolución del humano terrestre comenzara.

(Aquí la palabra alma se refiere a la parte del ser humano que se reencarna, lo que la teosofía llama Kama-Manas.)

Antes los cuerpos destinados para los humanos estaban sin ocupantes. No había almas en ellos, y esos cuerpos simplemente eran mantenidos en existencia por el alma general de la naturaleza que los animaba (el Anima Natura).

Pero el humano como alma no había descendido a estos cuerpos, y fue solamente más tarde cuando el cerebro comenzó a funcionar, y que por consiguiente comenzó a existir el lenguaje, y que las almas humanas aceptaron encarnar en esos cuerpos.

Y en ese momento todo el fenómeno del pensamiento pudo tener lugar, porque en ese momento el cuerpo era explotable para ese proceso, ya que podía recopilar datos, extraer experiencias, y poco a poco, por lo tanto, evolucionar.


Y a medida que el humano va evolucionando, él también va accediendo a las diferentes capas que lo componen.

Y es así que el hombre primitivo, aunque todavía era muy salvaje, pero aún así ya se encontraba más avanzado que el hombre primario. El hombre primitivo pudo experimentar las primeras emociones, porque todo su sistema de memoria podía recopilar datos.

Entonces su primer sentimiento fue el de la posesividad; de su territorio, de su cónyuge. De todo lo que representa su mundo. Cualquier cosa que sea posesiva. Pero de esa posesividad nacieron los primeros sentimientos, las primeras emociones, y luego surgió el amor, el afecto, la ternura. Todas estas nociones son aspectos ennoblecidos por ese primer sentimiento de posesión.

Y poco a poco cuando estos aspectos se van ennobleciendo, la conciencia del hombre se va sintonizando con el cuerpo astral. Y al mismo tiempo que su cerebro se desarrolla, sus pensamientos también se desarrollan. Y el cuestionamiento de las cosas puede tener lugar, porque es en el plano astral donde nace la capacidad de imaginar, transponer, crear, concluir, pensar e incluso filosofar.

Y obviamente, al inicio estos procesos se dan a un nivel muy burdo, el cual paulatinamente se va sofisticando cada vez más.

Al grado que en la actualidad, los humanos han conquistado en gran medida esta etapa. Lo cual es bueno para la evolución, pero la evolución no se detiene allí, porque incluso si ustedes ya pueden dialogar, incluso si ustedes ya pueden crear, que sea científicamente, artísticamente o de otras maneras. Incluso si ustedes ya pueden filosofar, y sentir totalmente las emociones, tanto las más altas como las más bajas.

Esto aún no es el verdadero aspecto de la vida del alma. Y es por eso que hay insatisfacción en vuestro interior.

Por lo tanto, ahora ustedes deben conquistar otro cuerpo y es precisamente el pasaje que le estamos proponiendo actualmente a la humanidad. Es la próxima iniciación que se les ofrece a los humanos en general. Y este pasaje tiene lugar en el cuerpo llamado mental.


La mayoría de los humanos ya tienen un pie en este cuerpo, porque son capaces por ejemplo, de impulsar muy lejos su reflexión, incluso con infiltraciones de inspiraciones, de intuiciones y de aspectos visionarios.

Y a medida que ustedes desarrollan el pensamiento, también desarrollan el cuerpo mental, que de hecho es el cuerpo de la ideación. El cuerpo donde el alma tiene su propio pensamiento.

Mientras que el alma no tiene su propio pensamiento es solo un pensamiento cerebral, porque el pensamiento cerebral solo está relacionado con las experiencias en la tierra. Pero estas solo están ahí para hacer una especie de pincel, para revelar.

En cambio el alma tiene su propio campo de pensamiento, el cual es más bien de ideación, porque el alma no piensa en la forma en que piensa el cerebro.

(Aquí la palabra alma se refiere a la parte espiritual del ser humano que permanece en los planos superiores, lo que la teosofía llama Bhuddi-Manas.)

El alma simplemente tiene en ella ciertas nociones, y es por eso que el cuerpo mental yo lo llamo el cuerpo de la ideación, y no "el cuerpo donde el alma piensa".

Pero cuando ustedes ingresan en el cuerpo mental (así como lo hicieron anteriormente con el cuerpo astral), ustedes gradualmente se dan cuenta de los diferentes aspectos que componen al alma, y es así como ustedes hacen contacto con las ideas del alma.

Y estas ideas son precisamente todo lo que ustedes conocen como: fraternidad, amor universal, bondad, caridad. Todos estos son aspectos, flujos de la energía del alma, y por lo tanto, son las ideas mismas del alma, las sustancias manifestadas del alma.

Entonces, poco a poco, ustedes tienen que salir de cada uno de los diferentes cuerpos para entrar cada vez más en un cuerpo superior que les acerca más y más a la integridad absoluta del alma.

Y cada vez que ustedes pasan por uno de estos cuerpos, ustedes lo encienden. Y es por eso que como Salomé, ustedes desvestís vuestro ser, hasta que un día finalmente se encuentran frente al infinito.


Este fenómeno parece muy complicado, pero en realidad es muy simple y ocurre de forma natural desde el principio del mundo y continuará hasta el final. Y es por eso que la evolución no puede acelerarse en una humanidad. Nosotros no podemos, incluso por amor a los humanos, acelerar el proceso.

No

Porque depende, nuevamente les digo, de la capacidad de asimilación de los humanos. Y es por eso que ustedes no deben de soñar que por ejemplo, con el sacrificio de un maestro o de un mesías (como fue el caso de Jesús) se podrá acelerar la evolución de la humanidad.

No

Pero en cambio, un testimonio es útil para crear en un momento dado una conciencia que de hecho se encuentra ya latente y potencial en los humanos, pero que aún no está activada. Y es por eso que en cada cambio de ciclo, un mesías llega para aportar un nuevo tipo de ritual, un mensaje más acorde con los tiempos, pero sobretodo para aportar su testimonio. Y así de esta manera despertar y pone en movimiento lo que es potencial en los humanos, pero aún dormido.

El mesías no crea un nuevo estado de conciencia en los hombres, porque eso es imposible. Pero en cambio si acciona (por decirlo así) el botón que ilumina a los humanos, y donde de hecho ya se encuentra la "electricidad". El mesías no crea una red eléctrica, sino que opera lo que ya es potencialmente utilizable e instalado en humanos.



La pregunta que me hacen sobre el alma es enorme, porque ahí se encuentra justamente todo el problema de la humanidad, y yo podría hablarles al respecto durante horas y horas, e incluso durante años enteros, y repetir cien veces las mismas palabras, porque ese es justamente todo el meollo de vuestra evolución. Es el objetivo que los humanos tienen precisamente que alcanzar. Tomar conciencia cada vez más de vuestra alma.

Y esta toma de conciencia es toda una alquimia, pero que no se puede lograr con la simple buena voluntad. Porque sea cual sea vuestra buena voluntad, sea cual sea vuestra aspiración profunda, esa alquimia depende principalmente del nivel de conciencia que ustedes ya hayan alcanzado, y de vuestra capacidad de comprender y de actuar.

Lo que no significa que ustedes se encuentren atorados, ya que siempre pueden sobrepasar vuestras limitaciones actuales, pero para lograr eso deben usar el método correcto.

¿Y cuál es el método correcto?

Es por medio de la observación

»

(Conferencia de 8.11.86)








LAS MÁSCARAS DE LA PERSONALIDAD




Sobre este tema, el maestro Pastor explicó lo siguiente:


« Para liberarte de estas máscaras y acelerar tu evolución, tienes que obsérvate a ti mismo. Y al decirte esto, no quiero decir que te vuelvas infernal contigo mismo examinándote hasta en el más mínimo detalle. No, no se trata de eso. No seas restrictivo, sino que por el contrario, sé flexible. Pero obsérvate.

Observa de qué maneras actúas, observa qué es lo que deberías de haber hecho en ciertas circunstancias. Y también observa cuáles son tus traumas, cuáles son tus debilidades, y cómo podrías mejorarte, etc.

Y también instrúyete, aprende. Construye tu templo, construye tu ser. Y de esta manera irás rompiendo los límites que tienes actualmente. Y así ya no estarás sujeto al plan que has alcanzado hasta ahora, sino que por el contrario, estarás constantemente creando un nuevo plan que superarás continuamente.

Pero para hacer todo esto, tienes que poner de tu buena voluntad y también esmerarte en hacerlo.

Ningún humano está limitado excepto por sí mismo, por su mala actitud, por su pereza y por su ignorancia. Pero si los humanos eliminan todo eso, entonces sin importar cual sea su nivel, pueden convertirse en iniciados. Y obviamente no será de la noche a la mañana. Pero en una vida pueden conquistar niveles que habrían requerido de varias vidas si no hubieran hecho el esfuerzo que les estoy diciendo.

Pero esto requiere un mínimo de observación diario, un mínimo de estudio diario, un mínimo de dedicación diario. Sin que por ello, ustedes se sofoquen la existencia, pero si requiere de un mínimo de disciplina. Y si lo hacen con alegría, lo harán con mucha mayor facilidad.



Y es cierto que en el camino, hay restricciones.

¿Pero cuáles son estas restricciones?

Por ejemplo, el humano imagina que para llegar a ser perfecto, él debe dejar de conocer el amor, o debe dejar de vestirse de cierta manera, o debe abandonar ciertos placeres, etc. Las personas imaginan que deben de convertirse en monjes muy serios, en un asceta. Y dedicarse únicamente a la meditación y no pensar en otras cosas.

Pero todo tiene su momento y no se le puede pedir a un niño que ya actúe como un adulto, y tampoco se le puede pedir a un humano que ya actúe como un santo inmaculado.

Pero además pónganse a pensar:


¿Por qué el hombre ve estas restricciones con dolor?


Y la respuesta es simple. Si el hombre las ve de esa manera, es porque él no ha entendido todavía qué es lo que lo mantiene apegado a ellas y qué es lo que lo hace desear esas cosas.

Porque tan pronto como entiendes cuál es el proceso que te hace desear esto o aquello, que te apega a esto o aquello (y es por eso que les estoy hablando de la importancia de la observación). Tan pronto como entiendes ese proceso, entonces si la cosa es de un plano inferior, del plano de las ilusiones, entonces automáticamente te desapegas de esa cosa.

No hay necesidad de obligarse, ni de hacer grandes esfuerzos, ni de sufrir y sentirse frustrado por fracasar una y otra vez.

Si ustedes comprenden la energía que los impulsa a hacer o a estar apegado a eso. Entonces automáticamente el apego se disipa. Pero es porque actúan de manera ignorante hacia estos apegos, que ustedes permanecen atados a lo fenoménico.

Por ejemplo, tomen a alguien que ignora las fuentes y las raíces de su ira. Pues bien, aunque seguido él sentirá la ira, en realidad él no la comprende y sigue siendo esclavo de su ira.

Mientras que si ese individuo decide observar su ira. Entonces él se dirá:

« Bueno, aquí dentro de mí, hay una sensación que no conozco bien y que se llama ira. Es una emoción que a menudo surge en mí y golpea las paredes, y realmente ya comienza a molestarme. Así es que analicemos su naturaleza. »


Y si el individuo profundiza en su ira. Diagnostica qué es lo que lo lleva a sentir esa ira. Cuál es el disparador que la enciende. Cómo se extiende por su ser. Cómo lidia él con esa ira. Cómo la alivia. Etc.

Entonces la persona termina por liberarse de esa ira.

Pero primero ustedes deben conocer la raíz para poder arrancarla, porque de lo contrario no tiene sentido reprocharse por ser esto o por ser aquello, o por culpar a los demás por tener este o aquel defecto. Lo que ustedes deben de hacer es sanarse a ustedes mismos y ayudar a la otra persona a salir de su problema, tomando conciencia de las raíces de su problema.



Tomen a alguien que parece muy orgulloso, o si ustedes mismos se culpan por ser muy orgullosos, lo que para nosotros [los maestros] nos hace sonreír profundamente, porque para nosotros no hay orgullo. Simplemente es el hombre quien se sonroja cuando piensa en él porque no se conoce realmente.

De hecho, ¿qué es una persona orgullosa?

Bueno, una persona orgullosa es alguien que tiene muchos complejos de inferioridad en su interior, en su memoria. Muchas nociones de no ser.

Y como él no sabe quien es, pues entonces él se crea una imagen para sí mismo. Una imagen que por supuesto es artificial, ya que es creación de su persona. Pero como él está apegado a esa imagen porque solo tiene eso como reflejo. Entonces él se la impone a los otros. Pero para imponerla, bueno, tienes que mostrarla. Y así es el orgulloso: apegado a esa imagen artificial que él exhibe continuamente a los demás.

Y esa imagen le importa mucho porque el orgulloso considera que es lo único que él tiene, ya que sin esa imagen siente que deja de existir. Y es por eso que los orgullosos también son muy susceptibles, porque si los demás dejan de creen en su imagen, entonces los orgullosos sienten que pueden ser destruidos. Y por eso el orgulloso se enfurece cuando alguien cuestiona su imagen, y se enoja quiere impone su imagen aún más fuertemente.

Si tienen la disposición, recen por los orgullosos porque en el fondo son seres muy infelices. Son personas que en su interior se sienten muy vacías y por eso buscan darle un sentido a su existencia para que los demás no los vean gritando de angustia. Y cuanto más están angustiados, más orgullosos son.



Siempre que el hombre siente en su interior “el no ser” (es decir, que no tiene una existencia real) él se crea una imagen, se pone una máscara y quiere imponerla a los demás. Y el otro debe participar, pero si el otro le da otra máscara. Entonces el hombre en cuestión ya no está de acuerdo y sufre.

Ustedes tienen que comprender que la vida psicológica entre los seres humanos es un juego de intercambio de máscaras. Y que mientras la vida permanezca en ese punto, necesariamente existe la creación de clanes, preferencias, aislamiento, frustración, delirio, depresión e incluso suicidio.

Porque todo depende del poder que dispongas para hacer que tu máscara sea aceptada por los demás o no. Y si los otros no la aceptan, entonces quieres desaparecer del mundo, y es así que hay quienes van hasta el suicidio.

Pero todo este drama depende solamente de la importancia de que tú le pones a esa máscara que te haces a ti mismo.

Y es por eso que tienes absolutamente que salir del mundo de la ilusión, y que absolutamente debes vivir como un ser auténtico. Incluso si no crees que seas mucho siendo tú mismo. Pero como sea. Se saludable y equilibrado, y entonces ya serás más que los demás. Porque los otros están tan profundamente acomplejados, tan profundamente perturbados, tan profundamente enmascarados, que a pesar de tu sencillez, ellos sentirán la integridad en ti.

Y en ese momento, tú, incluso si te consideras un ser pequeño, por el contrario te conviertes en la referencia para los demás. Y ellos acudirán a ti en busca de consejo, y te apreciarán porque tú irradias una fuerza.


¿Y qué es esa fuerza?


No es la fuerza del poder, ni la fuerza de la ilusión, ni la fuerza de la seducción, sino que es la fuerza de la realidad, la verdad y la autenticidad.

Tú te vuelves como un oasis en medio del desierto, y todos los nómadas van al oasis, porque alguien que es auténtico representa una fuente de liberación. Un oasis para las miles de personas enmascaradas que tienen sed de autenticidad detrás de sus máscaras.

Pero para eliminar todas estas máscaras, primero debes aprender a ser auténtico, a ser fiel a ti mismo. La autenticidad es lo que más debería entrar en la mente de las personas cuando quieren evolucionar. Más que el deseo de volverse espirituales, más que el deseo de convertirse en un iniciado.

Tienes que comenzar con el trabajo primordial, ¿y cuál es la base para conquistar la realidad?

Es tener tus ojos perfectamente limpios, porque no puedes ver el cielo a través de lentes ahumados, borrosos y rayados. Esa es la máscara. Así que quítate esa máscara y mira las cosas con su aspecto real.

Elimina de tu subconsciente a todos esos fantasmas que están ahí y mira al mundo con mirada limpia.


Y esto de acuerdo que necesitas de los recuerdos, eso es un hecho. Pero es por eso que el mundo y la evolución aparecen como un viaje paradójico, porque lo que te permite avanzar hasta un cierto punto, después de un tiempo se convierte en un obstáculo y en un límite.

Y el ser humano debe comprender que debe deshacerse de ese límite, para tomar otro camino que, un día también se convertirá en un límite. Pero eso era absolutamente necesario para subir la escalera, porque sin esos pasos intermediarios no se puede llegar a la meta.

Por lo tanto, no entren en conflicto con el hecho de que ustedes están formados por un consciente y un subconsciente, por recuerdos y por deseos. Estas nociones son absolutamente necesarias para la evolución del hombre, y también para la evolución de la civilización.

Lo que en cambio ustedes deben de cuidar es que esos instrumentos que les han sido muy útiles hasta entonces, no se conviertan ahora en obstáculos, sino lo que necesitan saber es cómo hacerlos mejores, para así asegurar que vuestro cuerpo y vuestro pensamiento cerebral, se conviertan en instrumentos más sutiles, más adecuados y más eficientes. »


(Conferencia de 8.11.86)







LAS FOTOGRAFÍAS DE ARNOLD KRUMM-HELLER






El retrato más antiguo que yo conozco de Krumm-Heller es este que apareció en la portada de su libro “No Fornicaras” publicado por 1908.





Y el mismo retrato también apareció en un anuncio que se publicó el 8 de abril de 1909 en el periódico El Diario del Hogar (p.2) publicitando su libro “Conferencias Esotéricas”.







Y probablemente esta foto que estaba en posesión de su hijo Arnoldo Krumm Mejia haya sido tomada en esa época, ya que es muy parecida.







La siguiente foto fue tomada por Aurelio Escobar Castellanos en septiembre de 1914 (durante la revolución mexicana) en donde aparece Emiliano Zapata en el centro y algunos dicen que Arnold Krumm-Heller sería el quien se encuentra a la derecha.




Personalmente me da la impresión que no es Krumm-Heller y que en realidad es otra persona. Y abajo les pongo un acercamiento para que ustedes lo evalúen.








La siguiente foto apareció en un libro escrito en alemán por Krumm-Heller, que se titula “Por la libertad y la justicia: mis experiencias de la Guerra Civil Mexicana”, y el cual se publicó en 1916.




Abajo está escrito: "el autor en uniforme de servicio". Sin embargo, hay que precisar que no se trata de un uniforme militar mexicano y probablemente se trate de un uniforme militar alemán ya que en ese año Krumm-Heller residía en Berlín.




Y probablemente esta foto de perfil haya sido tomada por esas mismas fechas debido a su similitud:







Y debido a que en este otro retrato Krumm-Heller ya aparece más calvo, yo sospecho que esta foto ha de haber sido tomada tiempo después.







Y aquí Krumm-Heller aparece con su vestimenta ritualista:







Y en esta otra foto, el rostro de Krumm-Heller se ve más envejecido.









La siguiente foto que es una de las más conocidas, yo sospecho que fue tomada alrededor de 1930, cuando Krumm-Heller tenía 54 años:






Y la razón por la que pienso eso, es porque en una foto similar, Krumm-Heller aparece junto con su hijo Parsifal, el cual nació en 1925, y ahí el niño parece tener alrededor de cinco años.







En las dos fotos siguientes, Krumm-Heller posa con amigos y familiares, y estas fotos han de haber sido tomadas por esa misma época, ya que él aparece con el mismo traje, solo que en esta ocasión usa un sombrero blanco. Y también aparece su hijo Parcifal.












Y en las tres siguientes fotos, Krumm-Heller ya aparece mucho más anciano y seguramente fueron tomadas al final de su vida.











Y esta última foto fue tomada en 1949 cuando Krumm-Heller falleció a los 73 años.