Por falta de tiempo a veces me tardo mucho en responder a los comentarios

por lo que les pido paciencia y me disculpo si llega a ser su caso.

EL HERMAFRODITISMO


Escultura representando a Hermafrodito quien en la mitología griega fue el hijo del dios Hermes y la diosa Afrodita, y quien tenía la particularidad de tener los dos sexos.


(El siguiente artículo fue elaborado por el investigador David Pratt y el texto original en inglés lo pueden leer aquí.)


  Index

    1.  El sexo puede ser algo relativo
    2.  El hermafroditismo en el reino animal
    3.  El hermafroditismo en el reino humano
    4.  Los verdaderos hermafroditas
    5.  Los pseudohermafroditas
    6.  Un caso famoso moderno de hermafroditismo
    7.  La visión médica sobre el hermafroditismo
    8.  La visión esotérica sobre el hermafroditismo





1.  EL SEXO PUEDE SER ALGO RELATIVO

Entre los animales, y especialmente en los animales de sangre fría, los machos pueden convertirse en hembras al incrementar su alimentación o al cambiar la temperatura. Y en el caso de las criaturas de sangre caliente, seguido se puede lograr eso extrayendo los ovarios para convertir, por ejemplo, a una gallina en un gallo.

En muchas especies, las conversiones sexuales ocurren de manera natural. Por ejemplo la chirla mercenaria (que es un molusco de caparazón duro) nace y crece como macho, pero luego a la mitad de su vida se convierten en hembra. Y otros moluscos  como las conchas de barca y las calyptraeoideas también lo hacen; comienzan cada temporada como machos, pero casi todos pasan más tarde por una fase de ambisexualidad y se convierten en hembras cuando llegan a la edad adulta.

Y sobre este tema Guy Murchie escribe:

« El sexo entre estos animales rudimentarios parece depender en gran medida de los alimentos, ya que los individuos mejor alimentados se vuelven femeninos más pronto, mientras que los pobres flacos se quedan atrás como varones (aunque sucede lo contrario en el caso de las ostras).

Y en algunas especies como es el caso del gusano marino Ophryotrocha, si las jóvenes y corpulentas hembras se encuentran posteriormente subalimentadas, ellas vuelven a ser machos otra vez.

Y de hecho, entre las criaturas más primitivas del mar y prácticamente en todos los insectos, es una regla general que los individuos más pequeños son varones y los más grandes son hembras, y la razón básica de esto es que la función femenina esencial es producir y alimentar a sus crías, mientras que la única importante función del macho a nivel biológico es lanzar alegremente su semen para fertilizar los huevos. » [1]

Los peces son los animales que más rápidamente pueden cambiar de sexo y algunas especies no solo cambian de macho a hembra a medida que crecen, sino que también (como es el caso de los meros y guppies) desarrollan la capacidad de cambiar sexualmente en hembra o de regresar a ser un macho en cuestión de segundos.

Y si dos guppies hembras se encuentran mientras están en periodo de apareamiento, es probable que una se convierta en un macho para poder aparearse con la otra. Y ocasionalmente ambos peces cambian en el mismo momento, lo que generalmente resulta en una pelea furiosa, con el ganador regresándose a ser hembra y obligando al otro pez a permanecer como macho.






2.  EL HERMAFRODITISMO EN EL REINO ANIMAL

Muchas criaturas primitivas (incluidas las plantas) son hermafroditas, o sea que poseen al mismo tiempo órganos sexuales masculinos y femeninos. Y la flexibilidad del pez guppy proviene de poseer tanto testículos como ovarios con algún tipo de mecanismo que le permite activar el uno o el otro.

Pero el verdadero hermafroditismo (que involucra el flujo simultáneo de espermatozoides y óvulos) es completamente normal entre la mayoría de las plantas y muchos animales, desde los caracoles, que hacen el amor con los pies.


Hasta las lombrices que pasan horas ajustándose y alineándose de la cabeza a la cola y de la cola a la cabeza por medio de un moco pegajoso que exudan, de modo que los poros del esperma en el decimoquinto segmento de cada gusano coinciden con los poros del huevo en el décimo segmento del otro gusano.


En tiempos de hambruna o de estrés, y cuando esas especies hermafroditas no encuentran otra pareja para poder efectuar una fertilización cruzada, esas especies tiene la posibilidad de fertilizarse ellas mismas al unir sus propios espermatozoides y con sus propios óvulos.

Y así una dinastía de caracoles de laboratorio se mantuvo en auto-fertilización durante 90 generaciones consecutivas (durante 20 años) sin pérdida notable de vitalidad.

E incluso algunos tipos de gusanos de aguas profundas prefieren la autofecundación y la usan exclusivamente.



Una curiosa criatura hermafrodita es
la liebre de mar.


Que es una especie de caracol sin cáscara y cuyo falo está en el lado derecho de su cabeza, y cuando uno de estos moluscos se aparea efectuando la función de macho, él coloca su cabeza entre los abanicos de las aletas de su compañero que efectúa la función de hembra, y gradualmente exuda su miembro en la abertura genital.

Y al mismo tiempo ese caracol marino que está haciendo el papel de macho va a efectuar la función de hembra para otro caracol que hará lo mismo con él (nada más que del otro lado) y así se han observado hasta 15 caracoles unidos entre ellos como si fueran una cadena.  [2]






3.  EL HERMAFRODITISMO EN EL REINO HUMANO

La mayoría de los humanos nacen con una anatomía sexual claramente definida ya sea femenina o masculina. Sin embargo, aproximadamente una persona de cada mil nace con una anatomía sexual “ambigua”, lo que a menudo provoca desacuerdos entre los “expertos” en cuanto a saber cuál es su “verdadero” sexo. [3]

Y humanos hermafroditas o intersexuales han sido reportados a lo largo de la historia.

Los cuerpos intersexuales presentan una mezcla inusual de los órganos sexuales, y así el pene o el clítoris pueden parecerse al órgano “incorrecto”, o como una mezcla de los dos órganos sexuales, o no particularmente como cualquiera de los dos.

Por ejemplo los genitales pueden parecer del tipo femenino, pero los labios pueden contener testículos. O los genitales pueden verse principalmente masculinos, pero incluyendo una vagina aparente, etc.

Los individuos ambiguos solían clasificarse:

·        como pseudohermafroditas masculinos si solo tenían tejido testicular,
·        como pseudohermafroditas femeninas si solo tenían tejido ovárico, y
·        como verdaderos hermafroditas si tenían tejido ovárico y testicular, ya sea separado o combinado en una ovotestis.





4.  LOS VERDADEROS HERMAFRODITAS

El tejido en cuestión no necesita ser funcional en ningún sentido. Y una asimetría interesante en los verdaderos hermafroditas es que los ovarios generalmente se encuentran en el lado izquierdo y los testículos en el lado derecho. [4]

Los verdaderos hermafroditas son muy raros (alrededor de 1 persona en 83’000) y la gran mayoría de ellos tiene una base cromosómica “XX”, aunque un pequeño porcentaje exhibe cromosomas “XY”.

Y muy pocos tienen algunas celdas que muestran “XX” y otras que muestran “XY”, y en casos extremadamente raros, las células tienen un solo cromosoma “X” (“XO”). Y en cada uno de esos individuos también hay evidencia de material cromosómico Y en uno de los cromosomas “no sexuales” (autosomas).

Estos individuos generalmente tienen genitales externos ambiguos con un falo considerable, por lo que generalmente se crían como machos, pero rara vez producen espermatozoides. Y desarrollan senos durante la pubertad y menstrúan, y en algunos casos incluso han ocurrido embarazos y partos.





5.  LOS PSEUDOHERMAFRODITAS

Las pseudohermafroditas femeninas tienen ovarios y exhiben un patrón cromosómico “XX”, pero los genitales externos parecen masculinizados. Y la causa más común es la hiperplasia suprarrenal congénita que es una afección en la cual las glándulas suprarrenales del feto producen cantidades relativamente grandes de andrógenos (hormonas sexuales masculinas).

Los pseudohermafroditas machos tienen testículos y un patrón cromosómico “XY”, pero nacen con genitales de aspecto femenino. Y hay dos causas principales:

-      el síndrome de feminización testicular o síndrome de insensibilidad a los andrógenos,
-      y la deficiencia de 5-alfa-reductasa.

En este último caso, el cuerpo se desarrolla más de una manera masculinas durante la pubertad y los testículos a menudo descienden a los labios supuestos, y el pene/clítoris crece para verse y actuar más como un pene.

Mientras que en el caso de los humanos con síndrome de insensibilidad androgénica completa, ellos son pseudohermafroditas técnicamente “masculinos” porque tienen testículos internos en lugar de ovarios. Sin embargo esta etiqueta parece inapropiada porque a menudo estos humanos tienen características sexuales primarias y secundarias típicas de las mujeres y sienten que tienen cuerpos externos femeninos normales.


Y los genitales ambiguos también pueden ser el resultado de otras afecciones, como por ejemplo en el síndrome de Klinefelter en donde la presencia de varios cromosomas “X” y un cromosoma “Y” a veces resulta en una ambigüedad sexual.

Además muchos bebés nacen con genitales relativamente inusualmente formados, pero no se clasifican como ambiguos o intersexuales.

Las mujeres a veces nacen con clítoris muy grandes, y una gran cantidad de bebés varones (quizás 1 por cada 100 o 200, nacen con penes hipospádicos, lo que significa que la uretra sale de algún lugar que no sea la punta del glande. Y en esos casos a menudo se realizan operaciones quirúrgicas a muy temprana edad para corregir esos detalles. [5]






6.  UN CASO FAMOSO MODERNO DE HERMAFRODITISMO

La atleta sudafricana Caster Semenya siempre se identificó como mujer, pero durante el Campeonato Africano Juvenil en 2009, su sexo fue cuestionado.

Por lo que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo le pidió que se sometiera a una prueba de género tres horas antes de la final de los 800 metros en el Campeonato Mundial 2009.

Y según informes de prensa, las pruebas mostraron que tenía testículos internos en lugar de ovarios, y no tenía útero. Pero la AIFA decidió que podía continuar compitiendo como mujer porque su condición no le daba una ventaja competitiva injusta. [6]







7.  LA VISIÓN MÉDICA SOBRE EL HERMAFRODITISMO

El término “pseudohermafroditismo” se utilizó por primera vez en 1876, mucho antes del descubrimiento de los cromosomas “X” e “Y”, y el término de “intersexualidad” se introdujo en 1923, pero a la mayoría de las personas intersexuales o hermafroditas se les consideran con uno de los dos géneros normales: niños y hombres o niñas y mujeres.

Y una reunión multidisciplinaria de expertos médicos y no médicos que tuvo lugar en Chicago en 2005 propuso que las afecciones congénitas asociadas con el desarrollo atípico del sexo cromosómico, gonadal o anatómico deberían llamarse trastornos de diferenciación sexual (DSDs por sus siglas en inglés) y que los términos como intersexualidad, hermafroditismo y pseudohermafroditismo deberían de abandonarse. [7]

En la nueva terminología, el pseudohermafroditismo masculino y femenino se conocen respectivamente como “46,XY DSD” y “46,XX DSD”. Sin embargo dado que el “desorden” implica que cualquier diferencia de este tipo es patológica, este término también ha sido desafiado y términos como "condiciones intersexuales" todavía están en uso. [8]

Tradicionalmente los intersexuales han sido vistos como “anomalías” que necesitan una solución médico-tecnológica, pero esta actitud ha sido cada vez más cuestionada en las últimas décadas. [9]

La respuesta médica ortodoxa ha sido crear una anatomía masculina o femenina “creíble” mediante la cirugía plástica y terapia hormonal tan pronto como sea posible después del nacimiento.

Pero si bien en algunos casos ese procedimiento es el adecuado como es el caso de la hiperplasia suprarrenal congénita que es una enfermedad metabólica y ciertamente requiere de un tratamiento, ya que puede salvar la vida y la fertilidad de un niño.

Y del mismo modo la insensibilidad a los andrógenos debe diagnosticarse tan pronto como sea posible para que los testículos de personas insensibles a los andrógenos puedan ser supervisados o si es necesario eliminarlos con cuidado debido a que existe un alto riesgo de cáncer.

En otros casos los genitales ambiguos no están enfermos y la estrecha definición de “normalidad” que tienen los médicos ha resultado en un número extraordinario de cirugías no consentidas voluntariamente y de riesgo en muchos niños. Y las complicaciones incluyen cicatrices, infecciones, pérdida de sentimientos y trauma psicológico. [10]

Hoy en día, tanto los médicos como los defensores intersexuales recomiendan cada vez más no asignar una identidad de género en la infancia y retrasar la cirugía no esencial hasta que la persona en cuestión tenga la edad suficiente para expresar su identidad de género y participar en esas decisiones médicas. [11]

Incluso hoy en día, el 100% de masculinidad o feminidad no existe ya que cada sexo contiene los órganos del sexo opuesto nada más que en un nivel muy pequeño y rudimentario, pero en este sentido, todos somos intersexuales.






8.  LA VISIÓN ESOTÉRICA SOBRE EL HERMAFRODITISMO

En la mayoría de las mitologías de los pueblos antiguos se menciona que los primeros ancestros de la raza humana eran andróginos, lo cual concuerda con la enseñanza teosófica.

Algunos investigadores han argumentado que los hermafroditas representan una reversión atávica a un tipo primordial, y desde un punto de vista teosófico, el hermafroditismo también puede verse como un presagio (aunque todavía muy lejano) de lo que está por venir, o sea una tendencia cada vez mayor de nuevo hacia la androginia.

Es digno de mención que los machos a veces tienen ciclos que se asemejan mucho al ciclo menstrual femenino en longitud y naturaleza. Y en casos raros, los hombres pueden incluso menstruar periódicamente, y la sangre se descarga desde varias partes del cuerpo, generalmente de la nariz o la uretra. [12]

Y también hay casos de hombres con senos tan grandes como los de una mujer y funcionalmente activos, por lo que son capaces de amamantar a su descendencia. [13]

Según la teosofía, la separación de los sexos se efectuó durante la tercera raza raíz y tomó millones de años, y aunque muy poca información los instructores teosóficos dieron al respecto, el escenario general parece haber sido el siguiente. [14]

Al principio de la tercera raza raíz, los humanos no tenían órganos sexuales externos como los que existen ahora, sino que inicialmente expulsaban “células vitales” por todas las partes del cuerpo, las cuales se fusionaban en un enorme óvulo en el que el feto se gestaba durante varios años.

Y más tarde ese procedimiento se perfeccionó poniendo un huevo que se había formado dentro del cuerpo.

Y aunque sé que eso suena muy disparatado para la ciencia moderna, desde un unto de vista esotérico la idea de que la humanidad primitiva (todavía en un estado semi-astral) pusiera huevos no es tan extraña como parece ya que el método moderno de reproducción es esencialmente una versión modificada, interna y microscópica del mismo procedimiento.

Como un punto, la descendencia comenzó a nacer con órganos sexuales externos, e inicialmente estos individuos probablemente fueron verdaderos hermafroditas funcionales o hembras, que se fertilizaron entre sí y podrían desempeñar el papel de macho o hembra.

(Estos antiguos procedimientos de procreación siguen existiendo en algunas especies, y así por ejemplo en los animales más antiguos que son los peces, los reptiles y las aves, esos animales siguen procreando poniendo huevos. Mientras que los mamíferos perfeccionaron el procedimiento haciendo que el huevo se desarrolle dentro del útero de la hembra.)

Poco a poco esta forma de verdadero hermafroditismo dio paso al pseudohermafroditismo y finalmente a la unisexualidad, al grado que en los humanos de hoy, los machos tienen nueve orificios y las hembras 10.

Sin embargo Blavatsky dice que antes de la separación de los sexos, los hermafroditas de la tercera raza tenían 10 orificios, primero potencialmente y luego funcionalmente. [15]


Los términos “hermafrodita” y “partenogenética” a veces se usan indistintamente en la literatura teosófica para describir los modos de reproducción pasados y futuros, mientras que el hermafroditismo normalmente se considera como un modo sexual de reproducción y la partenogénesis como un modo asexual.

Pero esta distinción puede ser algo artificial porque incluso cuando no existe un agente fertilizante físico, algún tipo de potencial “masculino” debe “activar” al huevo, y un organismo en el que reside ese potencial es en cierto sentido hermafrodita.

(El teósofo Geoffrey de Purucker dice que actualmente hay una doble corriente sexual en todos los humanos y animales.)

Y como se mencionó en la sección anterior, cuando la partenogénesis ocurre en los humanos modernos, las vesículas seminales rudimentarias en las mujeres pueden producir espermatozoides, o también la fertilización puede involucrar un agente más sutil, como se postula en la teoría del aura seminalis.

Y en ambos casos, las relaciones sexuales intentadas (pero no procreativas) con un compañero masculino a veces pueden actuar como desencadenantes.

Y los quistes dermoides indican que un potencial débil para la partenogénesis también puede está presente en los hombres.

En un futuro todavía muy lejano, los cuerpos masculinos y femeninos probablemente se parecerán cada vez más, y la incidencia tanto del hermafroditismo aumentará, hasta que los hermafroditas finalmente sean la mayoría y los individuos con un solo sexo comiencen a ser considerados como anormales. Y la fertilización cruzada eventualmente será reemplazada por la autogeneración.




Referencias

  1. Guy Murchie, The Seven Mysteries of Life: An exploration of science and philosophy, Boston, MA: Mariner Books, 1999, p.128
  2. Ibid., p.134-5
  3. Alice D. Dreger, “Hermaphrodites and the Medical Invention of Sex”, Cambridge, MA: Harvard University Press, 2000, p.42
  4. William R. Corliss (comp.), “Biological Anomalies: Humans I”, Glen Arm, MD: Sourcebook Project, 1992, p.41
  5. Hermaphrodites and the Medical Invention of Sex”, p.38-40
  6. en.wikipedia.org/wiki/Caster_Semenya; J. Magnay, ‘Secret of Semenya’s sex stripped bare’, 11 Sep 2009, smh.com.au; Sean Ingle, “Caster Semenya’s comeback puts her on course for Rio gold – and controversy”, 17 April 2016, theguardian.com
  7. Kun Suk Kim and Jongwon Kim, “Disorders of Sex Development”, Korean Journal of Urology, v. 53, no. 1, 2012, pp. 1-8, icurology.org; Disorders of sex development, nhs.uk; Disorders of sex development, emedicine.medscape.com
  8. en.wikipedia.org/wiki/Disorders_of_sex_development
  9. Intersex Society of North America, isna.org; OII Intersex Network, oiiinternational.com; Council of Europe, Human Rights and Intersex People, 2015, wcd.coe.int.
  10. Hermaphrodites and the Medical Invention of Sex”, p.188-201
  11. Marcus Tye, “Sexuality and Our Diversity: Integrating culture with the biopsychosocial”, v. 1.0, 2013, section 4.2, catalog.flatworldknowledge.com
  12. William R. Corliss (comp.), “Biological Anomalies: Humans II”, Sourcebook Project, 1993, p.90-1
  13. F.H. Buzzacott and M.I. Wymore, “Bi-sexual Man or Evolution of the Sexes”, Mokelumne Hill, CA: Health Research, 1966 (1912), p.23-4
  14. H.P. Blavatsky, The Secret Doctrine, Pasadena, CA: Theosophical University Press, 1977 (1888), 2:132, 165-7, 177-8, 197, 777; Evolution in the fourth round, Sex: theosophical quotations, davidpratt.info
  15. H.P. Blavatsky Collected Writings, Wheaton, IL: Theosophical Publishing House, 1950-91, 12:532




LA REPRODUCCIÓN ARTIFICIAL



(El siguiente artículo fue elaborado por el investigador David Pratt y el texto original en inglés lo pueden leer aquí.)


  Index

    1.  La tecnología actual de reproducción asistida
    2.  Los úteros artificiales
    3.  La elaboración artificial de óvulos y esperma
    4.  Los bebes prediseñados






1. LA TECNOLOGÍA ACTUAL DE
REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Una de cada seis parejas alrededor del mundo experimenta algún tipo de problema de infertilidad al menos una vez durante su vida reproductiva. [1]  Y la tecnología de reproducción asistida tiene como objetivo ayudarlos a tener hijos.

El procedimiento más común es la fertilización in vitro en donde el esperma de un hombre y los óvulos de una mujer se juntan en un plato de laboratorio, y el embrión resultante se transfiere al útero de la mujer, la cual es inducida en ovulación por medio de hormonas para estimular sus ovarios y que estos liberen sus óvulos.

La inseminación intrauterina se utiliza para ayudar a los espermatozoides o óvulos de bajo rendimiento.

La inyección intracitoplasmática consiste en inyectar un espermatozoide dentro de un óvulo, y a veces el esperma o el óvulo se obtienen de un donante, y cuando se requiere, el embrión se implanta en el útero de una madre sustituta.



El primer “bebé probeta” nació en 1978, y desde entonces se estima que han nacido unos 5 millones de bebés con la ayuda de la fertilización asistida.

En la actualidad, aproximadamente 1 de cada 50 bebés nacidos en el Reino Unido y 1 de cada 100 bebés nacidos en los Estados Unidos comienza su vida en un laboratorio. Aunque las tasas de éxito son solamente alrededor de un 30% en el mejor de los casos. Y después de los 45 años, la probabilidad de lograr un embarazo por este método es cercana al 0%. [2]



Los riesgos

Para convencer a los ovarios de que liberen sus óvulos, las hormonas se administran en dosis altas y esto puede causar menopausia prematura, cáncer uterino y síndrome de híper estimulación ovárica en donde los ovarios se hinchan y duelen.

Además se puede acumular líquido en la cavidad abdominal y el pecho, y la mujer puede sentirse hinchada, con náuseas y experimentar vómitos o falta de apetito.

Se calcula que hasta el 2% de las mujeres desarrollan estos síntomas de manera grave mostrando un aumento excesivo de peso, acumulación de líquido en el abdomen y en el tórax, anomalías electrolíticas, una sobre concentración de la sangre, y en casos raros también hay desarrollo de coágulos sanguíneos, insuficiencia renal e incluso la muerte. [3]

Por otro lado para recolectar los óvulos, se pasa una aguja larga y delgada a través de la vagina hasta los ovarios la cual se usa para succionar el líquido de los folículos maduros o sacos que contienen los óvulos. Y este procedimiento invasivo implica un riesgo de hemorragia, infección y daño al intestino, la vejiga o los vasos sanguíneos.



Un gran negocio

En consecuencia de la alta demanda, el comercio de óvulos ha crecido exponencialmente al igual que el alquiler de las matrices, lo que da margen para todo tipo de abusos.

Las mujeres de escasos recursos económicos y particularmente en los países del tercer mundo pueden someterse (o ser obligadas) a donaciones sucesivas de óvulos para ganar dinero. Y este fenómeno ha sido llamado "turismo de fertilidad" o en su forma más nefasta "tráfico de óvulos". [4]

Y en algunas ocasiones este procedimiento termina muy mal como fue el caso de una estudiante de Stanford quien había aceptado donar sus óvulos por una suma de 15’000 USD, pero ella experimentó una rara reacción adversa a uno de los medicamentos para la fertilidad que le dieron, lo que provocó que ella sufriera de un intenso derrame cerebral que la dejó en coma durante ocho semanas y con un daño cerebral de largo plazo. [5]


En los Estados Unidos y el Reino Unido, la mayoría de las agencias de adopción prefieren colocar a los niños muy pequeños con parejas de entre 20 a 30 años. Por lo que para las parejas más grandes y las personas mayores solteras, la única opción real es acudir a las oficinas internacionales de adopción, las cuales cobran al menos £ 20’000 a £ 32’000 por sus servicios. Mientras que comprar un huevo o esperma, por otro lado, cuesta 10 veces menos. [6]

Este es un negocio lucrativo en los países pobres como la India, donde a las mujeres se les paga de 6’000 a 10’000 USD lo que equivale a unos 15 años de salario en promedio.

Y las parejas de países ricos como son los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Japón, Australia, etc., hacen uso de estos servicios porque incluso incluyendo los costos del viaje, pagan un tercio de lo que les costaría en sus respectivos países.

Sin embargo ese procedimiento conlleva riesgos y así por ejemplo las mujeres en la India tienen 69 veces más probabilidades de morir debido a problemas relacionados con el parto a causa del acceso inadecuado a buenas instalaciones médicas.

Y para preparar a las madres sustitutas para el embarazo, ellas son bombeadas por completo de hormonas poniéndolas en riesgo de problemas hepáticos a largo plazo. Y también enfrentan los riesgos habituales del embarazo como son la toxemia y las hemorragias.

Pero además una mujer que lleva a término a un niño que no está genéticamente relacionado con ella, y que no ha tenido una exposición previa a los antígenos genéticos del padre, ella se enfrenta al riesgo que su sistema inmunológico considere al embrión como una amenaza y busque atacarlo o deshacerse de él. [7]



Las probabilidades de malformaciones

Un estudio encontró que el 7.2% de los bebés nacidos por medio de la fertilización in vitro tenían un defecto de nacimiento, en comparación con alrededor del 6% de los bebés concebidos de forma natural. Sin embargo la mayor parte del aumento del riesgo de los defectos de nacimiento se debió a factores parentales como la edad de la madre, el tabaquismo y las condiciones durante el embarazo. [8]

En cambio sí existe evidencia de que los niños concebidos por medio de la reproducción asistida tienen una mayor incidencia de anomalías de crecimiento asociadas con la impronta genética (o sea cuando los genes impresos son aportados por un solo padre). [9]

Y las probabilidades de tener un bebé con malformaciones graves cuando se fecunda por medio de la inyección intracitoplasmática es dos veces mayor que en la población general (9% versus 3-4%).

Además todas las tecnologías de reproducción asistida aumentan las posibilidades de tener un parto prematuro, o que el bebé esté bajo de peso al nacer y partos múltiples, con todos los riesgos que eso conlleva. [10]

Y después de los procedimientos efectuados por la reproducción asistida, el aborto ocurre en casi el 15% de las mujeres menores de 35 años, en el 25% de 35 a 40 años, y en el 35% de 40 a 42 años. [11]




Las energías involucradas

Nota: algo que no mencionó David Pratt pero que se los comento porque también forma parte de este tema, es que el esoterismo explica que el embrión no solamente recibe los genes de sus padres, sino que también él recibe unas energías que le son aportadas por sus padres durante el acto sexual. Energías que como ya se imaginarán, no reciben los embriones cuando son fecundados de manera artificial.

Y ahí seguramente la pregunta que se han de hacer es:

¿Qué consecuencias tiene eso en las personas que fueron concebidas por medio de la fertilización asistida?

Y la respuesta pienso que la dio el chaman Don Juan Matus en la obra de Carlos Castañeda ya que él explicó que la mayoría de las personas nacen apáticas y con poco entusiasmo y fuerza debido a que fueron concebidas durante encuentros sexuales aburridos y sin intensidad. Y por consiguiente la energía que los padres generaron fue poca. En cambio aquellos que fueron concebidos durante encuentros sexuales apasionados e intensos suelen ser más vigorosos y llenos de vida.

Pero también Don Juan explicó que esta situación tiene solución y él comentó como uno de sus colegas (Don Genaro) quien había nacido con poca energía pero que gracias a su disciplina y al entrenamiento que había efectuado, se había convertido en un impresionante brujo que disponía de mucha energía.

Y pienso que esto ha de ser cierto ya que vemos algo parecido con los niños que nacen muy frágiles y delgados, pero que cuando se ponen a hacer ejercicio, terminan convirtiéndose en adolescentes atléticos y sanos.




Referencias

  1. ART fact sheet (July 2014), eshre.eu
  2. Ibid.; Aarathi Prasad, “Like a Virgin: How science is redesigning the rules of sex”, Oxford: Oneworld, 2012, p.162, 153, 176
  3. American Society for Reproductive Medicine, “Assisted Reproductive Technology: A guide for patients”, 2015, p.15-6, asrm.org
  4. Like a Virgin, p.232
  5. Ibid., p.235
  6. Ibid., p.231-2
  7. Ibid., p.223-4
  8. Rachael Rettner, “Birth defect risk greater with assisted reproduction”, 5 May 2012, livescience.com
  9. A. Eroglu and L.C. Layman, “Role of ART in imprinting disorders”, Seminars in Reproductive Medicine, v. 30, no. 2, 2012, ncbi.nlm.nih.gov
  10. Like a Virgin, p.157-8.
  11. Assisted Reproductive Technology, p.17







2.  LOS ÚTEROS ARTIFICIALES

Alrededor del 12% de los bebés que nacen en los Estados Unidos y del 5 al 9% de los bebés que nacen en los países en desarrollo, ellos nacen prematuramente. [1]

Y durante más de un siglo, estos bebés que nacen prematuramente han podido sobrevivir colocándolos en incubadoras. Estas les proporcionan el calor y la humedad que necesitan, pero los nutrientes y el oxígeno deben ser administrados a través de tubos insertados en el cuerpo del bebé.

Y por lo general a los bebés se los seda para evitar que tiren de los tubos o para reducir la incomodidad o el dolor. Aunque las infecciones que se pueden generar alrededor de los tubos es un riesgo grave y constante.

Hoy en día, un feto prematuro puede sobrevivir cuando se lo retira de la madre a una edad gestacional de poco menos de 22 semanas, o sea casi la mitad de lo que dura un embarazo normal que son 40 semanas.

Lo cual es un impresionante progreso pero que en el futuro quedará opacado debido a que en las últimas décadas se han alcanzado rápidos avances en dos áreas de la biotecnología que podrían allanar el camino para lograr una ectogénesis completa, es decir el desarrollo de un embrión humano en un útero artificial desde la fecundación hasta el nacimiento.

Una de estas dos tecnologías claves es la creación de un entorno artificial adecuado llenando las futuras incubadoras de un líquido amniótico que se ha ido desarrollándo con modelos animales de laboratorio desde los primeros trabajos que comenzaron con cabras en la década de 1990.

Y la otra tecnología clave es la transferencia de embriones en donde no solamente se podrá transferir el bebé en desarrollo desde el útero de su propia madre hacia un útero artificial, sino que gradualmente los investigadores están reproduciendo el endometrio (que es la capa celular del útero que contiene y nutre el embarazo) por medio de un cultivo celular, o a través de un modelo in vitro.

Y la convergencia de estas dos tecnologías hará posible la transferencia de un embrión humano en desarrollo a un sistema que incluya la placenta y el cordón umbilical y suministre todos los elementos necesarios (oxígeno y alimentos) y al mismo tiempo elimine todos los desechos, directamente a través de la sangre. [2]

Algunos investigadores consideran que un útero humano artificial completamente funcional podría desarrollarse dentro de un par de décadas. Y si bien gran parte de la tecnología para experimentar con el crecimiento artificial de un feto humano ya existe, los ensayos en humanos probablemente se encontrarán todavía por lo menos a una década de distancia debido en gran parte a las nebulosas implicaciones legales y éticas.

En la actualidad, los investigadores no pueden cultivar fetos humanos en el laboratorio por más de 14 días, porque es cuando el feto comienzan a desarrollar un tubo neural (que es el precursor del cerebro y el sistema nervioso). [3]



Discusión al respecto

Un útero artificial desplazaría el proceso del embarazo fuera del cuerpo de las mujeres.

Los defensores dicen que ello podría servir a parejas homosexuales masculinas, a transexuales que se cambiaron de hombre a mujer, a mujeres con el útero dañado o disfuncional, a mujeres mayores y también a mujeres fértiles que desean tener hijos pero que no quieren experimentar los peligros potenciales que conlleva el embarazo.

En cambio los conservadores sociales desaprueban esta idea e incluso algunas feministas ven la ectogénesis con escepticismo declarando que se quitaría a las mujeres la capacidad sagrada de procrear para entregársela a la ciencia. [4]

Pero también un útero artificial permitiría que un feto se desarrollara en un ambiente que no se encuentra influenciado por la presencia de enfermedades, contaminantes ambientales, alcohol, nicotina u otras drogas que una madre pueda tener en su sistema circulatorio.

Otros opositores arguyen que colocar un feto en un útero artificial durante 40 semanas eliminará el vínculo especial entre madre e hijo.

Pero el biólogo Aarathi Prasad comenta que:

« Traer a un bebé nunca ha sido un prerrequisito para amar al bebé o ser capaz de vincularse con él, porque de lo contrario esos mismos problemas serían un argumento en contra de los padres adoptivos, las madres que usan una madre sustituta e incluso de los propios padres. Y de hecho poder observar, a plena vista, el frágil feto a medida que se desarrolla y crece puede alentar un vínculo nuevo y especial. » [5]

Y la vinculación también refleja el grado en que se quiere al niño, y así por ejemplo en el Reino Unido alrededor del 40% de los abortos que son efectuados por motivos médicos tienen como objetivo prevenir el nacimiento de un feto con discapacidades graves, y el 92% de las mujeres que reciben un diagnóstico prenatal del síndrome de Down, eligen interrumpir el embarazo.

El 60% restante de los abortos están relacionados con la salud física o emocional de la madre (o su relación con el padre). Y en el 91% de los casos, el feto se aborta después de no más de 13 semanas de gestación, lo que es demasiado pronto para las incubadoras actuales. [6]  Pero que en un útero artificial permitiría terminar un embarazo sin matar al feto y más tarde ser ofrecido en adopción.



Referencias

  1. Prasad, “Like a Virgin”, p.200
  2. David Warmflash, “Artificial wombs: the coming era of motherless births?”, 12 June 2015, geneticliteracyproject.org
  3. Like a Virgin, p.205
  4. Zoltan Istvan, “Artificial wombs are coming, but the controversy is already here”, 4 Aug 2014, motherboard.vice.com
  5. Like a Virgin, p.217.
  6. Ibid., p.218







3.  LA ELABORACIÓN ARTIFICIAL DE ÓVULOS Y ESPERMA

Las células madres embrionarias se pueden utilizar para producir esperma y óvulos, y sobre ese tema el biólogo Aarathi Prasad explica que:

« En los recién embriones, cada célula tiene el potencial de generar en cualquier cantidad los diferentes tipos de células. Y a medida que el desarrollo del embrión avanza, las células se van especializando y así por ejemplo una célula solo podrá convertirse en una neurona, y otra solo se convertirá en una célula muscular, y así sucesivamente.

Entonces como lo pueden constatar las células madres tienen mucho potencial, pero debido a que la extracción de las células madre embrionarias actualmente requiere de la destrucción de un embrión, la técnica está rodeada de controversia y particularmente en los Estados Unidos. » [1]

Y es por eso que los científicos han buscado obtener esa facultad que tienen las células madres, en otras células, y es por eso que en la última década los investigadores han estado “reprogramando” células adultas (como las células de la piel) para que actúen como células madre embrionarias.

Y estas células manipuladas y a las cuales se les denomina "células madre pluripotentes inducidas" (usualmente abreviadas como células iPS por sus siglas en inglés: "induced Pluripotent Stem") se han usado para desarrollar retinas e intestinos humanos. Pero los investigadores también han creado células iPS que podrían diferenciarse en células germinales primordiales.

Esto ya se ha logrado con roedores, y para el año 2015 las células madre embrionarias y las células iPS de hombres y mujeres se habían utilizado para fabricar precursores de células sexuales con hasta un 40% de eficiencia. [2]

Y lo más sorprendente es que independientemente de la parte del cuerpo de la que se obtienen las células madre, se pueden detectar en ellas las proteínas que actúan como indicadores para desarrollar espermatozoides y óvulos.

Y sobre esto Aarathi Prasad señala que:

« De hecho ya se han elaborado en el laboratorio, óvulos a partir de células madre embrionarias de una mujer e incluso también de un hombre. Y esto último se puede porque las células madre embrionarias masculinas aún no han expresado el gen SRY que es el que desencadena el desarrollo de los testículos y finalmente la generación de esperma.

En cambio las células madre embrionarias femeninas solo pueden transformarse en óvulos.

Entonces sin un cromosoma másculino que se les añadiera, las mujeres solo pueden producir óvulos creados artificiales, mientras que los hombres pueden producir óvulos y espermatozoides creados artificialmente. » [3]


En el 2016, un equipo chino informó que había utilizado células madre de un embrión de ratón para crear espermátidas artificiales (o sea espermatozoides sin desarrollar que carecen de colas y no pueden nadar). Y cuando inyectaron estas espermátidas artificiales en los óvulos de un ratona, estos se convirtieron en embriones viables y bebés sanos y fértiles.

Y este ha sido el experimento más exitoso logrado con ese propósito hasta la fecha, pero por ejemplo en el Reino Unido este procedimiento sería ilegal.

Sin embargo a pesar de los obstáculos, algunos científicos esperan que algún día sea posible extraer células de un hombre infértil, revertirlas a un estado embrionario similar a las células madre y luego manipularlas para convertirlas artificialmente en espermátidas para su uso en la reproducción asistida.

Pero una preocupación que queda es que si las células germinales no formatean correctamente su ADN, esto afectaría no solo al individuo resultante sino también a la siguiente generación. [4]

Y sobre este tema Aarathi Prasad tiene la siguiente perspectiva:

« Si existiera la opción de que un hombre pueda procrear a un hijo sin la necesidad de una mujer, transformando sus células madre en un óvulo y fecundándolo con sus propios espermatozoides (o creando artificialmente espermátidas si es un hombre estéril).

Y que una mujer pueda procrear a un hijo sin la necesidad de un hombre, utilizando sus propias células madre más un cromosoma Y artificial, para de esta manera producir óvulos y esperma.

Ella podría por ejemplo usar dos de sus propios óvulos para crear un hijo, convirtiendo un óvulo en un pseudo-esperma para fertilizarse como ya lo han hecho los científicos con los ratones.

Y luego, si el útero artificial se hiciera realidad, ella podría evitar el embarazo, permitiendo que un médico establezca las condiciones ideales para el desarrollo del feto. E incluso podría seguir trabajando como lo hacen los hombres hasta el momento en que nazca el bebé.

Todo esto revolucionaría el ecualizador biológico y social que existe en la actualidad y se requeriría una nueva forma de pensar sobre el sexo, y la pregunta no es si esto sucederá, sino cuándo sucederá. » [5]



Referencias

  1. Prasad, Like a Virgin, p.245
  2. Janet Fang, ‘Artificial sperm and egg cells created from skin cells’, 24 Dec 2014, iflscience.com.
  3. Like a Virgin, p.250
  4. Q. Zhou et al., “Complete meiosis from embryonic stem cell-derived germ cells in vitro”, Cell Stem Cell, v. 18, no. 3, 2016, pp. 330-40, sciencedirect.com; John von Radowitz, “Scientists claim they can create babies without men by injecting eggs with artificial sperm”, 26 Feb 2016, mirror.co.uk; Bec Crew, “Scientists have made the best artificial sperm yet, and they’re breeding mice with it”, 26 Feb 2016, sciencealert.com; Steve Connor, “Infertile men ‘could grow new sperm from skin cells”’, 25 Feb 2016, independent.co.uk.
  5. Like a Virgin, p.256







4.  LOS BEBES PREDISEÑADOS


El diagnóstico genético preimplantacional (usualmente abreviado como PGD por sus siglas en inglés: "Preimplantation genetic diagnosis") tiene como objetivo identificar los defectos genéticos que tengan los embriones creados mediante fertilización in vitro antes de que se implanten en el útero, por lo que la pareja afectada decide si continuar con el embarazo o destruir el embrión

Y también se ha utilizado con el propósito de seleccionar el sexo del bebé. Pero actualmente ya es posible modificar genéticamente los embriones, no solo para eliminar enfermedades genéticas sino también, en teoría, para “perfeccionarlos”, por ejemplo haciéndolos más bellos, más fuertes, más inmunes a las enfermedades, etc.

Los primeros bebés genéticamente seleccionados nacieron en 1990.



Discusión sobre este asunto

Los humanos ya han modificado cultivos y animales genéticamente, y en los cientos de miles de ensayos que fallaron, el cultivo o animal no deseado simplemente fue descartado.

Pero siempre existe el riesgo de que la modificación genética pueda interrumpir la función de otros genes y tener efectos involuntarios. Además todo este asunto plantea el fantasma de la eugenesia que es el esfuerzo por mejorar la raza humana a través de la cría selectiva.

La terapia génica implica el reemplazo o la alteración de los genes defectuosos para prevenir enfermedades hereditarias. Y es particularmente adecuada para el tratamiento de enfermedades genéticas como la fibrosis quística, la enfermedad de células falciformes y la enfermedad de Huntington, que son causadas por mutaciones en lugares específicos de genes con los que los científicos están muy familiarizados.

Por ejemplo, la enfermedad de células falciformes es causada por un error en una sola letra del código genético y el genetista Nicholas Staropoli dice que:

« La eliminación de este tipo de mutaciones simplemente sería coherente con lo que los médicos e investigadores han estado haciendo durante siglos que es buscar curar las enfermedades. » [1]


La terapia génica se centra actualmente en realizar cambios en los genes en las células somáticas de un adulto, y por lo tanto estos cambios genéticos no se transmiten a su descendencia.

La terapia génica también podría aplicarse a bebés recién nacidos o incluso a embriones. Sin embargo existe una oposición generalizada a esto. Pero la ventaja es que un embrión recién formado solo consiste en relativamente unas pocas células, mientras que la terapia genética en adultos tiene que apuntar a miles o incluso millones de células y reemplazar un gen defectuoso en todas ellas.

Lo más controvertido de todo esto es la edición de células germinales (óvulos y espermatozoides) ya que esto modificaría permanentemente el conjunto de genes humanos, y si algo salía mal, sería difícil revertirlo. Y es por eso que en el Reino Unido, este procedimiento es actualmente ilegal, aunque en muchos otros países, la ley es ambigua. [2]


Sin embargo la idea de utilizar la modificación genética para diseñar a un niño que tendrá talentos, habilidades o virtudes específicas pertenece actualmente al ámbito de la ciencia ficción, porque los científicos se han dado cuenta que:

« Los genes indudablemente desempeñan un papel importante en los rasgos que tenemos, pero nuestra individualidad es el resultado de múltiples genes que interactúan entre sí, y todos ellos interactúan con el medio ambiente. » [3]

Como dice el bioético Paul Root Wolpe:

« En este punto de nuestra comprensión de la dinámica del desarrollo humano, podemos enviar uno o un pequeño número de genes para corregir o modificar rasgos individuales. Pero nuestra comprensión de la genética de rasgos complejos como la inteligencia, la habilidad musical o el atletismo es aún rudimentaria, y nadie sabría cómo crear un niño más inteligente. » [4]

Y es que más se investiga y más se descubre la complejidad del asunto porque por ejemplo se solía pensar que un único gen determinaba un rasgo simple como el color de los ojos. Pero hasta ahora se han descubierto 15 genes que han sido asociados con la herencia del color de los ojos. [5]


Y gracias a las investigaciones que se han efectuado en el campo de la epigenética, los científicos actualmente aceptan que nuestros pensamientos, hechos y estilo de vida pueden alterar nuestros genes para bien o para mal.

(Los Maestros de sabiduría han dicho esto desde hace siglos, y cuando se lo comento a la gente materialista, ellos lo consideran como una burrada pero vemos que la ciencia está comprobando que en realidad esa es una afirmación verídica.)

Se han descubierto varias “etiquetas” que modifican la expresión de los genes, y las dos principales incluyen a los grupos metilo (hechos de carbono e hidrógeno) que activan o desactivan genes, y a las histonas (que son un tipo de proteína) que regulan la actividad de los genes en intensidad. Y se cree que tenemos cuatro millones de estos interruptores, que se desencadenan por el estilo de vida y los factores ambientales. [6]



La explicación esotérica

Los científicos que siguen la fe materialista todavía están obsesionados principalmente con la genética, y pasan por completo y por alto el ingrediente más esencial en los seres humanos que es el alma reencarnante.

Pero la sabiduría intemporal enseña que si nace un bebé (sea cual sea el método reproductivo y las modificaciones genéticas), es porque un alma se ha unido a este cuerpo físico en crecimiento.

Y esto significa que ese cuerpo en cuestión y las circunstancias familiares y sociales generalmente son lo que esa alma necesita para su desarrollo en la Tierra.

Cualquier cambio, genético o no, al cuerpo físico, ya sea antes o después del nacimiento, no altera las características intrínsecas del alma, solo su capacidad para expresarse a través de su vehículo físico.

Y todos los eventos en nuestras vidas son el producto kármico de nuestra conducta en nuestras encarnación presentes y/o en nuestras vidas anteriores, ya que cada alma finalmente cosecha lo que ha sembrado.



Referencias

  1. Nicholas Staropoli, “With global gene editing slow down, what’s the future of designer babies?’, 7 March 2016, geneticliteracyproject.org
  2. James Gallagher, “Designer babies” debate should start, scientists say’, 19 Jan 2015, bbc.com; Claire Maldarelli, “Are we ready for designer babies?”, 21 March 2016, popsci.com
  3. Nicholas Agar, “Designer babies: ethical considerations”, April 2006, actionbioscience.org
  4. Quoted in “With global gene editing slow down, what’s the future of designer babies?
  5. en.wikipedia.org/wiki/Eye_color
  6. Deane Alban, “Epigenetics: how you can change your genes and change your life”, 18 Feb 2016, reset.me; Chris Bell, “Epigenetics: how to alter your genes”, 16 Oct 2013, telegraph.co.uk