Estoy respondiendo a los comentarios que me hicieron durante mi ausencia.

Les pido paciencia porque son muchos.

LAS RONDAS EXPLICADAS POR DAVID PRATT



Pienso que les he dado una explicación muy completa sobre este tema, pero para enriquecer más la enseñanza, también les transcribo las explicaciones que dieron otros investigadores y a continuación les traduzco los dos capítulos que publicó David Pratt en su blog y cuyo texto original en inglés lo pueden leer aquí.

Pero para que puedan comprender mejor sus explicaciones, les recomiendo que lean este artículo cuando ya tengan bien asimilada la explicación que les puse en el blog.




RONDAS y MANVANTARAS: síntesis de la enseñanza. [1]



1. Hay diez reinos (también llamados: “oleadas de vida” o “clases de mónadas”) que son:  tres reinos elementales, el reino mineral, el reino vegetal, el reino animal, el reino humano y tres reinos dhyani-chohanicos. [2]

(Esto lo mencionó originalmente el Maestro Kuthumi en las Cartas Mahatma y lo detallaré más adelante.)




2. Una cadena planetaria está compuesta de 12 globos. Existen siete globos inferiores o manifestados (globos de A á G) en los cuatro planos inferiores del sistema solar, y cinco globos superiores ubicados en los tres planos superiores del sistema solar. [3]

(Los siete globos inferiores fueron inicialmente enseñados por Blavatsky y los cinco globos superiores fueron después mencionados por G. de Purucker, alegando que esa nueva información le fue dada por los Maestros.

Muchos teósofos no confían en G. de Purucker. Particularmente los miembros de la Logia Unida de Teósofos. En lo personal, varias de las cosas que dice, les encuentro mucha coherencia. De ahí que considero que tal vez pudieran ser ciertas. Aunque me mantengo cauto.)

Representación esquemática de los doce globos de una cadena planetaria.



3. Una ronda planetaria [4] es el paso de la oleada de vida del globo de A al globo G, y dura en promedio 616’896’000 años. [5]

(Aquí David Pratt dividió por siete la suma total que Blavatsky dice que duran las siete rondas, pero el asunto es más complicado, porque ella también mencionó que:

  - la 2º ronda dura lo doble que la primera.
  - la 3º ronda dura lo triple que la primera.
  - la 4º ronda dura lo cuádruple que la primera.
  - la 5º ronda dura lo quíntuple que la primera.
  - la 6º ronda dura lo séxtuple que la primera.
  - la 7º ronda dura lo séptuple que la primera.

Entonces como lo pueden ver, el promedio es engañoso.)

En cada globo, la oleada de vida pasa a través de siete etapas de desarrollo conocidas como “las siete razas raíces”. Y a esto se le denomina “una globo-ronda” [6].  Por lo tanto, una ronda planetaria consiste en siete globo-rondas.

(La “globo-ronda” se define como la “ronda menor” que efectúan las mónadas al recorrer las siete razas raíces. Pero en lo personal evito utilizar ese término para evitar que la gente lo confunda con la ronda planetaria.)



4. Cuando la oleada de vida sale de un globo, los seres entran en un período de descanso temporal (lo que podríamos llamar un estado de “nirvana inferior”) antes de entrar en el siguiente globo. Y la duración del período de ese descanso es igual a una décima parte del tiempo de lo que duró la actividad en ese globo que acabaron de dejar. El globo abandonado entra en un periodo de oscurecimiento o de reposo, hasta que la oleada de vida lo vuelva a habitar en la siguiente ronda planetaria. [7]

(A mi no me gusta la palabra “oscurecimiento” la cual la inventó Sinnett para designar ese periodo de reposo en donde la vida se va del planeta y prefiero utilizas la palabra “adormecimiento” porque refleja más lo que sucede.)



5. Siete rondas planetarias = un manvantara planetario (también llamado “un kalpa” o “un día de Brahma”) [8] y dura 4’320’000’000 de años (redondeado). Este periodo de actividad es seguido por un pralaya planetario (periodo de descanso también llamado “una noche de Brahma” o “período paranirvanico”) el cual dura la misma longitud de tiempo que duró el manvantara planetario. Y durante el pralaya planetario, los principios inferiores de cada globo de la cadena planetaria se desintegran. Hasta que en los albores del siguiente manvantara planetario, nuevos globos son reconstruidos.

(Vemos que sucede lo mismo que pasa con los humanos, nada más que a una escala mayor, manifestando con esto la ley de correspondencia que dice que “como es abajo, es arriba”.)



6. El manvantara planetario de la actual cadena terrestre comenzó aproximadamente hace unos 2’000 millones de años atrás. [9]
La cuarta ronda en el globo D comenzó hace unos 320 millones de años atrás. [10]
Y el punto medio de las siete rondas se alcanzó en el medio de la cuarta sub-raza de la cuarta raza raíz, hace unos 4,5 millones de años atrás. [11]

(Por “punto medio” David Pratt no se refiere a la mitad del recorrido, ya que como vimos las rondas – y también las razas raíces – son cada vez más extensas, sino que se refiere al final del arco descendiente en donde el planeta alcanzó su máxima densificación, para luego iniciar el arco ascendente en donde los reinos que habitan la Tierra van a sublimarse cada vez más.)



7. Siete manvantaras planetarios con sus pralayas (es decir, siete materializaciones planetarias) = un manvantara (menor) solar (también llamado “kalpa solar” o “la semana de Brahma”). Y el cual es seguido por un pralaya (menor) solar.

(Si nos basamos en la ley de correspondencias, durante el pralaya menor solar, la estrella debería de irse a “dormir” para luego volver a despertar. Y durante el pralaya mayor solar, la estrella muere para luego volver a formarse en una estrella más evolucionada.)




8. Durante un manvantara solar, los globos de una cadena planetaria, se manifiestan sucesivamente en formas cada vez más densas durante las cuatro primeras apariciones, para luego manifestarse sucesivamente en formas cada vez más sutiles durante las tres últimas manifestaciones.

Y después de esas siete apariciones, una cadena planetaria entra en un nuevo plano cósmico.

Durante cada aparición planetaria, los globos se densifican en las primeras tres rondas y media, para luego volverse a sublimar en las siguientes tres rondas y media. Produciendo de esta manera: primero un descenso y luego un ascenso a través de los siete sub-planos de existencia. [12]

(Para facilitar la comprensión, consideremos sólo la Tierra. En las 3.5 primeras rondas, los reinos que la componen se van a ir materializando cada vez más. Mientras que en las 3.5 rondas siguientes, los reinos que la componen van a volverse a sublimar cada vez más, dejando en el plano físico, sólo el “esqueleto” del planeta.


Aquí un ejemplo ilustrativo de cómo se efectúa ese proceso con el reino mineral y el reino humano.

Y este proceso de densificación y sublimación también se efectúa en los globos superiores de la cadena planetaria. Y también se efectúa en escalas cósmicas más grandes.)



9. La cadena lunar es la manifestación anterior de la cadena terrestre. La cadena lunar fue la cuarta y la más densa aparición de nuestra cadena planetaria durante el manvantara solar actual. Y la actual cadena terrestre es su quinta aparición. [13]

(Para dar una analogía, imaginen que la Luna es el “esqueleto” de la antigua “encarnación” del Logos de la Tierra.)


La cadena terrestre se materializó en un sub-plano más alto que la cadena lunar y por lo tanto el astro que vemos no es el antiguo mundo físico (globo D) de la cadena lunar, sino el cascaron astral o kama-rupa de su globo D. [14]

(En esto último no estoy de acuerdo, porque si la Luna fuera un cascarón astral NO podríamos percibirla con nuestros sentidos físicos. Además que las exploraciones lunares han demostrado que nuestro satélite está formado por materia física.

Yo pienso más bien que con las primeras apariciones de la cadena planetaria durante un manvantara solar, el planeta se manifiesta de maneras cada vez más densas hasta alcanzar su máximo de materialidad posible en su cuarta aparición. Mientras que en las tres siguientes apariciones, el planeta se va a manifestar en formas cada vez más sutiles.

Por ejemplo, puede que cuando la luna estaba viva, la mayor parte de la materia que la constituía se encontraba en estado sólido, mientras que sólo una pequeña porción se encontraba en estado líquido y una porción aún más pequeña se encontraba en estado gaseoso.

Mientras que en el caso de la Tierra, la porción solida ha disminuido, a favor de una mayor proporción liquida y gaseosa. Y en la siguiente aparición de nuestra cadena planetaria, el globo D se encontrará todavía más “eterizado”.

Y así por ejemplo, yo sospecho que los planetas gaseosos son los globos D de cadenas planetarias que se encuentran: o al inicio de su ciclo de siete apariciones, o al final de ese ciclo.)




10. Las mónadas que se encuentran en cada reino, requieren de un manvantara planetario para pasar al siguiente reino (o sea que requieren evolucionar en ese reino durante las siete rondas planetarias, para poder pasar al reino superior en la aparición planetaria siguiente).

Por ejemplo, las mónadas animales en la anterior aparición de nuestra cadena planetaria (la aparición lunar), se convirtieron en las mónadas humanas en la actual cadena terrestre (es decir que nosotros evolucionamos en el reino animal durante la aparición lunar) .

Mientras que las mónadas humanas que evolucionaron durante la antigua cadena lunar, se convirtieron en la clase más baja de las mónadas dhyani-chohanic de la actual cadena de la Tierra.

(O sea en las inteligencias superiores que dirigen y administran la vida en la Tierra y que juntas conforman al Logos terrestre.)


Por lo tanto, se requiere de siete o diez apariciones planetarias (según la clasificación que utilicen) para que una chispa divina inconsciente de sí misma, evolucione hasta volverse un ser divino consciente y activo. [15]

(Esta es una explicación simplificada que les facilitará comprender cómo procede la evolución cósmica. Pero se encuentra incompleta y por ello les añado lo siguiente:

Cuando el señor Sinnett le pregunto a Kuthumi:

-        ¿Cuántos reinos hay por debajo del nuestro?

El Maestro le contestó:

-        “Por debajo del reino humano hay tres en la región objetiva y tres en la región subjetiva, que con el hombre hacen un septenario. Dos de los tres primeros, nadie salvo un iniciado podría correctamente concebirlos. Mientras que el tercero es “el reino inferior” que se encuentra bajo la corteza terrestre (nada más que en el plano astral) y el cual podríamos nombrar, pero nos sentiríamos embarazados en describir. Y estos siete reinos están seguidos y precedidos por otras etapas y combinaciones septenarias.” (CM14, p.79)

Entonces podemos suponer que las chispas divinas pasan por cada uno de esos reinos en las siete apariciones que efectúa una cadena planetaria:



·      1º aparición planetaria, la chisma divina evolucionó como un elemental de un grado superior.

·      2º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como un elemental planetario (que son los espíritus de la naturaleza).
·      3º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como una entidad del “reino inferior” (que son los seres del inframundo).
·      4º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como un mineral.
·      5º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como un vegetal.
·      6º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como un animal.
·      7º aparición planetaria, la chisma divina evoluciona como un humano.

Y este humano se vuelve un ser divino plenamente desarrollado en la septima ronda.


Y en el siguiente ciclo cósmico planetario, los humanos que hayan alcanzado ese nivel, ya no van a ser las creaciones de un planeta, sino que ellos a su vez se van a volver los creadores de un nuevo planeta. Y podemos suponer que:

·      En la 8º aparición planetaria, la chisma divina va evolucionar como un Dhyani-Chohan de la clase más baja.
·      En la 9º aparición planetaria, la chisma divina va evolucionar como un Dhyani-Chohan de una clase más alta.
·      En la 10º aparición planetaria, la chisma divina va evolucionar como un Dhyani-Chohan de una clase todavía más alta.

Y así las chispas divinas van a seguir evolucionando, pero cuando hayan alcanzado el máximo nivel que les permite un planeta, proseguirán con su evolución, pero esta vez a nivel solar.


Lo que se conoce en el cristianismo como las jerarquías angélicas, arcangélicas, etc.  Este asunto lo detallo más en: ¿Por qué Dios creó el Universo?)



11. Un maha-manvantara o manvantara universal [16] también es llamado “la vida de Brahma” y dura 100 años divinos. Y un año divino es igual a 360 días y noches de Brahma. Por lo tanto, el periodo de actividad del universo comprende 36’000 apariciones planetarias y tiene una duración de (36’000 x 8’640’000’000) 311’040’000’000’000 años.

Y un maha-manvantara es seguido por un maha-pralaya.

La cadena lunar fue la 18’000º aparición planetaria de nuestra cadena planetaria y marcó el final de la primera mitad del maha-manvantara. [17]

(Las duraciones mencionadas tómenlas como una aproximación, ya que Blavatsky precisó que los números exactos no pueden ser todavía mencionados de manera pública, porque darían las claves de cómo funciona la creación y esas claves podrían ser utilizadas de manera negativa.

En cuanto a la cantidad de apariciones que ha efectuado nuestra cadena planetaria, tengo mis dudas porque así como las chispas divinas van desarrollándose en reinos cada vez más evolucionados. Pienso que también los Logos planetarios van evolucionando en estructuras cósmicas cada vez más elevadas. Y sospecho que llegará un momento en que ya no evolucionen como planetas, sino como estrellas.


O en términos más esotéricos, esos Dhyani-Chohanes ya no van a evolucionar como jerarquías planetarias, sino como jerarquías solares.)




12. Las rondas internas son el paso evolutivo de las doce oleadas de vida (también llamadas “las doce familias de mónadas” o “los doce reinos de la creación”) a través de los doce globos de una cadena planetaria.

Mientras que las rondas externas son el recorrido que cumplen las oleadas de vida de una cadena planetaria a otra cadena planetaria, o de un sistema solar a otro sistema solar, etc.

Las rondas internas y externas son de dos tipos: mayores y menores. Las rondas mayores (tanto internas como externas) son efectuadas por oleadas de vida colectiva. Mientras que las rondas menores (tanto internas como externas) son efectuadas por las mónadas de manera individual, y mientras que ellas duermen, o después de la muerte, o durante una iniciación. [18]

(Hay mucha discusión sobre las rondas externas. Más adelante lo detallaré.)




APUNTES

  1. Las referencias generales: Glosario de Ocultismo de G. de Purucker (2nd ed.) [Occult Glossary - OG] 20-21, 52-53, 76, 101-102, 120-121, 133-334, 151-152.   Fundamentos de la Filosofía Esotérica de G. de Purucker (2nd ed.) [Fundamentals of the Esoteric Philosophy - FEP] 111-116, 145, 295-296, 510.   Estudios de la Filosofía Esotérica [Studies in Occult Philosophy - SOP] 160-166, 357-36.   El Origen de la Enseñanza Oculta de G. de Purucker [Fountain-Source of Occultism - FSO] 159-162.   La Doctrina Secreta de Blavatsky [Secret Doctrine - SD] 1:158-160, 2:68-70, 307-310.   Las Cartas Mahatma (2nd ed.) [Mahatma Letters - ML] 80, 93-99. 
  2. OG 89-90; SOP 161, 184, 194, 340-1; FSO 352-3, 615-6. Hay dos oleadas de vida adicionales, haciendo un total de 12. Véase SOP 170 y Dialogos de G. de Purucker [Dia] 3:167-8. 
  3. OG 129-31; FEP 533-5. 
  4. La ronda planetaria también se le suele llamar “la ronda de la cadena planetaria”, “el manvantara de la ronda” o “el manvantara de la ronda planetaria”. 
  5. SOP 160-1; SD 2:69. 
  6. El globo-ronda también se le suele llamar “el manvantara de un globo” 
  7. FSO 350, 361-8; FEP 112, 163, 171-2; OG 118-9. Desde otro punto de vista, una ronda comienza y termina desde el globo más elevado de la cadena de 10 globos (FSO 197, 248, 361; Dia 3:440). 
  8. El manvantara planetario también se le suele llamar “el manvantara de la ronda planetaria” y a veces se le ha llamado un maha-manvantara [menor] (OG 20, 76, 102; FEP 115), o un manvantara solar [menor] (FSO 160).   Una ronda planetaria a veces se le ha llamado un manvantara menor (OG 118; FEP 172; Dia 3:409). Pero hay que estar consciente que el término de “manvantara menor” a veces se ha utilizado para referirse a un globo-ronda, y el término de “manvantara mayor” a veces se ha utilizado para referirse a una ronda planetaria. (SD 2:308-9). Mientras que la palabra “oscurecimiento” a veces se ha utilizado para referirse a un plalaya menor. (SD 1:12fn, 18, 172n; Transactions of the Blavatsky Lodge, 42).   Los términos de “manvantara menor” y “pralaya menor” también han sido utilizados para referirse a los manvantaras y pralayas planetarios (ML 88, 93-4, 97-8).   Nota: en realidad hay 12 rondas (FEP 111; Dia 2:260, 3:169, 281, 441-2; SD 2:257).
  9. SD 2:68; Isis Desvelada de Blavatsky [Isis Unveiled] 1:32. 
  10. SD 2:710, 715fn; La Tradición esotérica de de G. de Purucker [The Esoteric Tradition - ET], 323; SOP 360; FSO 161. 
  11. SOP 20-1, 638-40; ET 1046; SD 1:439fn, 2:147fn. La mitad de la cuarta raza, en algunos textos se dice que ocurrió hace 8 o 9 millones de años atrás (ET 326fn; SOP 20-1, 97, 161, 422; El hombre en Evolución [Man in Evolution] 152).
  12. FSO 246-7; SOP 391; ET 447-8fn; FEP 512-4. 
  13. Ecos del Oriente de William Judge [Echoes of the Orient] 2:405-6; FEP 184, 468; Dia 1:17-8. 
  14. FEP 548-50; FSO 342; Dia 2:139; SD 2:45, 115, 611. 
  15. Dia 2:306, 3:167-8; SOP 167-92, 592; ML 76. 
  16. Un maha-manvantara o manvantara universal algunas veces también es llamado “un maha-kalpa cósmico” o “un manvantara solar [mayor]”. Pero un manvantara solar también puede significar “un día de Brahma” (ver apunte 5) o “una semana de Brahma” (ver apunte 7) o “una vida de Brahma” (FSO 160, 235fn). Y un “maha-manvantara” también se ha utilizado para designar “un día de Brahma” (ver apunte 8) o “una semana de Brahma” o “una vida de Brahma” (Dia 2:305). 
  17. OG 20-1; SOP 358; FEP 145, 184, 468; SD 1:368, 2:179. 
  18. ET 839-78; OG 152; FEP 532-3; FSO 350-60, 599-603, 627-36; Dia 1:21, 72, 244-6, 3:275-85.


(Como se habrán dado cuenta, hay un verdadero revoltijo con el uso de los términos: manvantara, pralaya, etc. En donde cada instructor los usa de diferentes maneras. Y por consiguiente, si no quieren terminar completamente confundidos, deben de saber interpretar a qué se está refiriendo cada instructor en su escrito.)






LAS RONDAS INTERNAS Y EXTERNAS

(Luego lo publico)

F

Ff »

LAS RONDAS EXPLICADAS POR LA LOGIA UNIDA DE TEÓSOFOS



Pienso que les he dado una explicación muy completa sobre este tema, pero para enriquecer más la enseñanza, también les transcribo las explicaciones que dieron otros investigadores y a continuación les traduzco el capítulo que publicó la Logia Unida de Teósofos de Inglaterra y cuya versión original en inglés la pueden leer aquí.

Pero para que puedan comprender mejor sus explicaciones, les recomiendo que lean este artículo cuando ya tengan bien asimilada la explicación que les puse en el blog.




CADENAS, GLOBOS, RONDAS Y RAZAS RAÍCES


Nuestro planeta Tierra es parte de una cadena de siete globos, conocida como “la Cadena de la Tierra”.

Y esto significa que este planeta en donde vivimos, tiene seis globos que lo acompañan aunque nosotros no los podamos ver, debido al hecho de que estos globos se encuentran en tres grandes planos de existencia diferentes al nuestro.


(Este gráfico es una simplificación del diagrama que puso Blavatsky en La Doctrina Secreta y corresponde a los cuatro enormes planos de existencia inferiores del Sistema Solar.)



Como lo hemos expresado en otro artículo (ver link) esta es la enseñanza teosófica fundamental que se sabe sobre los planetas como son: la Tierra, Marte, Mercurio, Venus, Saturno, Júpiter, etc.

Y es el hecho de que forman sistemas compuestos de siete globos, y solo uno de esos globos (el más denso) se encuentra a nivel del universo físico en cada caso.


En otras palabras: cada planeta que ven en el espacio, tiene seis globos no físicos asociados a ese planeta, en una relación estrecha e inseparable con su destino y evolución.

Nuestro planeta se encuentra en el plano solar más denso, mientras que los otros seis globos se encuentran en los tres planos solares más elevados al nuestro. Y estos cuatro planos son llamados: “los cuatro planos inferiores de la Conciencia cósmica solar”.

El cosmos local en su totalidad (o sea el sistema solar) consta de siete planos: estos cuatro más densos y también tres planos más elevados.


O sea un cuaternario inferior y una tríada superior.


Al igual que como sucede con los siete principios que conforman la constitución humana, en donde hay cuatro principios inferiores (y mortales) y una trinidad inmortal de los principios espirituales superiores.


(Y yo sospecho que al igual que como sucede con los humanos, la triada superior del sistema solar ha de perdurar a lo largo de la existencia del universo, mientras que su cuaternario inferior se ha de renovar con cada nueva aparición que efectúa el Logos solar a lo largo de su evolución cósmica.)



En el diagrama de hasta arriba vemos las correspondencias entre los siete globos de nuestra cadena terrestre y los cuatro planos inferiores de la conciencia cósmica solar.

Esta enseñanza y el conocimiento sobre las cadenas, los globos, rondas, etc., fueron considerados muy importantes y útiles por los Maestros de la Hermandad transhimalayica y es por ello que fueron enseñados con cuidado y precisión por el Maestro Kuthumi, el Maestro Morya y su discípula Blavatsky durante los primeros días del Movimiento Teosófico.

Y hasta ese entonces, ese conocimiento había sido mantenido totalmente secreto y reservado exclusivamente para los chelas (los discípulos aceptados) y para los iniciados, y nunca antes había sido dado de manera pública al mundo.

Desafortunadamente después de la muerte de la señora Blavatsky, algunos líderes de la Sociedad Teosófica de Adyar como C.W. Leadbeater y Annie Besant comenzaron a enseñar y popularizar la noción equivocada promovida por el señor Sinnett que el tercer globo de nuestra cadena planetaria es el planeta Marte y que el quinto globo es el planeta Mercurio.


Esta explicación ilógica ha causado mucha confusión y malos entendimientos. Es astronómicamente y astrológicamente ridícula. Y además está en contradicción directa con lo que enseñaron los propios Maestros, Blavatsky y lo que se encuentra escrito en La Doctrina Secreta, porque si esos dos planetas fueran parte de nuestra cadena planetaria, entonces NO seriamos capaces de verlos, ni de saber nada de ellos, ya que como lo mencionamos anteriormente: los globos 3 y 5 se encuentran en un plano de existencia solar enteramente por encima de las percepciones del nuestro.

Pero percibimos muy bien a Marte y a Mercurio y sabemos mucho de ellos. Y por lo tanto es innegable que el planeta Marte y planeta Mercurio son sin lugar a dudas globos del plano físico y por lo consiguiente cada uno de ellos pertenece a una cadena planetaria independiente y separada de la cadena terrestre, ya que acuérdense que una cadena planetaria sólo puede tener un mundo material físico en ella (al igual que el ser humano sólo tiene un cuerpo físico).


La ley de analogía y de correspondencia se ejecuta como un hermoso hilo a lo largo de toda la verdadera enseñanza esotérica, pero es notoriamente distorsionada en las imitaciones baratas.

_ _ _

Toda la explicación de las cadenas, globos, rondas y razas raíces dada en la enseñanza teosófica puede parecer bastante confusa y difícil de entender. Sin embargo, los Maestros que estuvieron detrás del surgimiento del Movimiento Teosófico consideraron importante que nosotros lo comprendiéramos con claridad y precisión, porque en ello no sólo se revela la naturaleza, origen y el futuro de nuestro planeta, sino que también proporciona las claves simbólicas importantes para el desbloqueo de mayores misterios a través de esta ley de la analogía y correspondencia.

(Pues si tanto les importaba que la gente lo aprendiera, ellos podrían haberlo enseñado con mayor claridad, porque ¡hay cómo sufrí para entender las explicaciones que dieron!  Y si además de eso, le añaden las deformaciones e inventos falsos que incorporaron Leadbeater y Besant, el asunto se vuelve extremadamente escabroso.

Tardé meses para ir por fin comprendiendo cómo funciona el asunto, y para ahorrarles ese tiempo, les puse en el blog mi explicación sobre ese tema.)

Pero a pesar de lo complejo, se espera que la siguiente información resumida pueda proporcionar una explicación bastante clara de los conceptos básicos de esta enseñanza:



*  La evolución de nuestra Tierra consiste en numerosas cadenas sucesivas, cada una de las cuales se compone de siete globos como se muestra en el diagrama de arriba.

(O sea que así como los humanos evolucionan reencarnando en la Tierra, también el Logos planetario evoluciona materializándose cíclicamente en el universo y más precisamente en el sistema solar.  Y en los dos casos: el humano y el planeta, los dos tienen una estructura septenaria.)



*  La cadena de su evolución actual de la Tierra (y que llamamos también “la Cadena Terrestre”) ha tenido cadenas que le han precedido, las cuales ya han seguido su curso, han completado su ciclo evolutivo y han dejado de ser. Mientras que las futuras cadenas aún no han llegado a existir, pero lo harán en el futuro y sucesivamente, ya que cada cadena es el producto de su predecesor.

(Hagan la analogía con los antiguos cuerpos que tuvieron en sus vidas pasadas y lo mismo sucede con la Tierra, nada más que a una escala planetaria.)


*  La cadena anterior se conoce como “la Cadena Lunar” o “la Cadena de la Luna”, porque el astro muerto llamado Luna (que es el satélite de nuestro planeta) fue el cuarto globo de esa cadena anterior. En otras palabras, la esfera que es ahora nuestra luna fue en un ciclo cósmico planetario anterior, la forma viva del “planeta Tierra” y en donde nosotros mismos nos estuvimos desarrollando en los reinos inferiores de la naturaleza. Y esto fue por supuesto, hace incontables miles de millones de años atrás y es prácticamente incomprensible para nosotros.

(Para dar una analogía, la cadena lunar fue la “reencarnación” anterior de la cadena terrestre y lo que vemos actualmente en el cielo, es el “esqueleto” de esa vida anterior de la Tierra.)



*  La “ola de vida evolutiva” pasa a través de cada uno de los siete globos que componen a la cadena planetaria, y esto lo hace siete veces (lo que se conoce como las siete rondas).

Cada ronda ve a la humanidad alcanzar un nivel significativamente más avanzado de evolución, tanto hacia el interior como hacia el exterior, pero el interior es el más importante.

Una ronda comienza en el primer globo de la cadena planetaria y hace que el globo se convierta en activo y vivo.

Siete grandes épocas de la civilización se producen durante cada uno de los globos en cada ronda y en la Teosofía a estas siete grandes épocas se les llaman las “Siete Razas Raíz”, ya que en cada una de esas épocas, un nuevo tipo de la humanidad aparece en la Tierra.

(A mi no me gusta el termino de “raza raíz” porque la gente piensa que se está hablando de razas étnicas, cuando en realidad se está hablando de grandes periodos evolutivos de la humanidad en su conjunto.

Y así estuvo la etapa evolutiva conocida como la civilización lemuriana, y luego estuvo la etapa evolutiva conocida como la civilización atlante, etc.)


*  Una vez que la humanidad ha recorrido su ciclo evolutivo a través de las siete razas raíces en el primer globo, entonces la ola de vida pasa al segundo globo, y así sucesivamente hasta llegar al séptimo globo y en cada uno de esos globos la humanidad evoluciona a través de siete razas raíces.

Cuando la ola evolutiva de la vida deja uno de los globos de la cadena y pasa al siguiente globo, el globo que deja entra en un período de inactividad, manteniendo sólo una mínima expresión de la vida en él (la cual no es humana)...hasta que la corriente de vida finalmente vuelva a llega de nuevo a ese mundo particular en la siguiente ronda.

(Y es interesante ver como lo que dicen los Maestros coincide con lo que ha descubierto la ciencia, la cual explica que la vida en la Tierra varias veces casi ha desaparecido y esas grandes extinciones corresponden con esos periodos de inactividad del planeta.)


*  Actualmente la vida en nuestra cadena planetaria se encuentra en la cuarta ronda y en el cuarto globo.

Y este período actual de nuestra civilización se encuentra en su quinta etapa evolutiva de esta ronda (denominada la quinta raza raíz).
  • La primera raza raíz en nuestro planeta durante esta cuarta ronda se le conoce en la enseñanza teosófica como la civilización polar. 
  • La segunda raza raíz se le conoce como la civilización hiperbórea. 
  • La tercera raza raíz se le conoce como la civilización lemuria. 
  • La cuarta raza raíz se le conoce como la civilización atlante. 
  • Y la quinta raza raíz se le conoce como la civilización arya o indo-caucásica.
(Ya que han sido los pueblos indo-caucásicos europeos los que más protagonismo han tenido en la evolución de la humanidad en estos últimos milenios. Así como los pueblos atlantes fueron los protagónicos en su época y los pueblos lemurianos en la suya, etc.

Y vemos por consiguiente que los nazis deformaron la palabra “aria” al corresponderla únicamente con “la raza blanca germana”.)


*  Cada raza raíz consiste en siete sub-razas. La sexta sub-raza de la actual quinta raza raíz puede comenzar muy gradualmente a aparecer para llegar a plenamente manifestarse dentro de los próximos cientos de años, pero la sexta raza raíz está aún muy lejos de surgir.

(Tampoco me gusta el término de “sub-raza” porque tiene una connotación muy racista, cuando en realidad se está hablando de un conjunto de civilizaciones.

Realmente el vocabulario que utilizaron los instructores teósofos en este asunto es inadecuado y si fuera por mí, yo cambiaría completamente ese vocabulario para que ya no siga generando tanta confusión.)


*  La mayoría de nosotros que evolucionamos actualmente como humanos en la Tierra, evolucionábamos como animales cuando la cadena lunar estaba activa. Y los que actualmente son animales en la Tierra, evolucionarán como humanos en la cadena planetaria siguiente, ya que cada mónada (o sea cada “chispa divina” que ha sido enviada desde el Absoluto) evoluciona de forma progresiva y poco a poco a través del reino mineral, el reino vegetal, el reino animal, el reino humano y más allá.

La vida nunca puede ser estática, sino que siempre está en desarrollo, avance y evolución. Siempre hacia adelante y cuando surja la siguiente cadena planetaria, nosotros los humanos actuales, para ese entonces entraremos en un estado mucho más elevado de existencia.

(O sea que los seres de un reino pasan a evolucionar en el reino superior en el siguiente ciclo cósmico planetario.)


*  En el gran esquema evolutivo, en cada ronda (y también en menor medida en cada raza raíz de cada ronda) se desarrolla más particularmente uno de los siete principios de la constitución humana hasta que estos principios alcancen la perfección al final del recorrido de las siete rondas.


Pero si no sabemos bien lo que son los siete principios del hombre, entonces no vamos a entender las correspondencias de esos principios con las rondas, lo que va a provocar que terminemos por abandonar la enseñanza que dieron los Maestros a favor de las enseñanzas pseudo-teosóficas que da gente como Leadbeater, Annie Besant, Alice Bailey, etc.  Y entonces no vamos a ser capaces de comprender la verdadera naturaleza de la forma en que las cosas proceden.

(Completamente de acuerdo y es por eso que les digo a los estudiantes que aunque la pseudo-teosofía tiene cosas buenas, no les va a permitir comprender como funciona la evolución, porque son una deformación de las verdaderas enseñanzas aportadas por los Maestros transhimalayicos y sus discípulos.)


*  En el punto medio exacto de la quinta ronda vendrá por así decirlo “el momento de la elección”. Lo que se conoce en el cristianismo como “el Día del Juicio” en donde se separará a aquellos que quieren seguir moviéndose hacia adelante y hacia lo divino en su evolución interior, de aquellos que no lo quieren hacer.

Y estos últimos serán sacados del ciclo de la encarnación hasta la siguiente cadena. Su desarrollo y progreso se retrasarán por una increíble cantidad de tiempo, y todo ello como resultado de su egoísmo, de su pereza mental y de la negatividad de su comportamiento.

Y la razón de que esto suceda es con el fin de que la humanidad pueda seguir avanzando como debe ser, en lugar de ser frenada por aquellas almas que se niegan a evolucionar.

(Algo por el estilo he leído en otras enseñanzas. Ahora bien, los criterios de admisión son muy amplios y realmente el individuo tuvo que haber sido alguien muy malo y rehusarse a cambiar por más oportunidades que se le dieron, para que repruebe y se posponga su evolución hasta la siguiente cadena planetaria.)


*  Cada evolución planetaria en el sistema solar está confinado en su manifestación a estos “cuatro planos inferiores de la Conciencia cósmica solar”.

Y la ley de la evolución cíclica (implicando los globos, las cadenas, las rondas, las razas raíces, etc.) se aplica a todos los planetas de nuestro sistema solar.

Blavatsky y los Maestros enseñan que casi todas las cadenas planetarias de nuestro sistema solar (así como aquellas que se encuentran más allá) están habitadas. Lo que no significa que los planetas físicos que podemos ver en el espacio (Marte, Venus, Saturno, Júpiter, etc.) estén habitados. Sino que la oleada de vida se encuentra actualmente en alguno de los seis globos superiores de esas cadenas planetarias.


Y sobre ese tema, el Maestro Kuthumi escribió que el mundo físico de Marte se encuentra actualmente en un estado de total inactividad debido a que la oleada de vida se encuentra en un globo sutil. Mientras que la oleada de vida de Mercurio apenas va a comenzar una nueva ronda.

(Pastor menciona que cuando la vida física tiene que aparecer en un sistema estelar, sólo aparece en un planeta a la vez. Y aquellos que se pregunten cómo la vida podría volver a surgir en un planeta tan cercano al sol como lo es Mercurio, es porque Mercurio va a comenzar su séptima y última ronda. En donde la vida ya ha trascendido la materia y cuando la ola de vida llegue al cuarto globo de la cadena de Mercurio, esta no se va a manifestar en el plano físico, sino en el plano mental del Mercurio.)


*  La cadena de Venus tiene una relación muy estrecha con la cadena de la Tierra. Blavatsky nos dice en La Doctrina Secreta que Venus y la Tierra son referidas en la Ciencia Esotérica como: “las hermanas gemelas”, pero "el Espíritu de la Tierra está bajo la guía del Señor de Venus”. Y continúa diciendo: “Venus es el más oculto, poderoso y misterioso de todos los planetas, y también aquel cuya influencia y relación con la Tierra es más prominente”.

También ha enseñado que Venus es “el Espíritu protector de la Tierra y de los hombres” y que “de acuerdo con la enseñanza oculta, este planeta [Venus] es el primogénito de la Tierra y su prototipo espiritual”.

Se nos dice que todos los cambios que se llevan a cabo en Venus “se sienten y también son reflejados en la Tierra”. Y Blavatsky añade que el planeta Venus “es el portador de la luz a la Tierra, tanto en su sentido físico como místico”.

Por ello, en la antigüedad se denominaba a Venus como “la estrella resplandeciente de la mañana” y la cual es una denominación que fue aplicada también en la Biblia para designar a Lucifer y a Jesús.

Esto podrá parecerles muy extraño, pero lo detallo y esclarezco en los siguientes capítulos:





Algunas personas, después de leer o escuchar lo que la enseñanza teosófica tienen que decir acerca de todos estos asuntos técnicos: globos, cadenas, rondas, razas raíces, la evolución planetaria y solar, etc.

Dicen:

-        “Todo esto suena interesante, aunque un poco complicado, pero no parece tener ningún beneficio o importancia real en la práctica para los seres humanos. Por lo tanto, ¿para qué estudiar y conocer acerca de este tipo de cosas?”

Y la respuesta es que el estudio de lo espiritual, de lo metafísico y de las enseñanzas filosóficas. Ese estudio es en sí mismo un ejercicio espiritual valioso, ya que nos ayuda a elevar nuestra mente y nuestra conciencia sobre las cosas comunes y cotidianas de la materia, lo que nos permite una visión inspiradora (e intuitiva) de una realidad más elevada y espiritual, la cual de otra manera no podríamos percibir. Y esa simple razón es suficiente para alentar el esfuerzo de estudiar y obtener un profundo conocimiento de los aspectos más complejos de la Teosofía.

(Lo humanos no sólo necesitan aprender cosas prácticas sino también trascendentales para alimentar su espíritu. Porque sin la astronomía, la poesía, la filosofía, el esoterismo, la espiritualidad y todo aquello que trasciende la vida practica, entonces solamente seriamos seres materialistas.)



COMENTARIOS


Un primer comentarista pregunta:

¿De cuántos años es aproximadamente una ronda?

¿Podría explicarnos por qué es que no podemos encontrar más rastros de civilizaciones avanzadas que desaparecieron como la que hubo en la Isla de Pascua o la civilización precolombina que floreció en el Machu Pichu?

¿Cómo explica que esas antiguas civilizaciones estaban más avanzadas que nosotros en lo que se trata de obras de ingeniería con la piedra?

¿Y cuándo la civilización comenzó la cuarta ronda?


Respuestas:

Gracias por sus comentarios y preguntas.

Las diversas rondas no son todas de la misma duración y Blavatsky precisó que las cifras exactas no se pueden todavía divulgar de manera pública, por lo que esta es una cuestión que no podemos responder con precisión debido a la falta de conocimiento sobre el asunto.

(Lo que yo he encontrado sobre ese tema, lo publiqué en el capítulo: calendario cósmico)

Pero en lo que respecta a tus otras preguntas y en particular a la última, es probable que encuentres respuestas en el artículo que publicamos con el titulo de:

  - “La evolución humana explicada en La Doctrina Secreta

Y que puedes leer en este link.

(Cuando pueda lo traduzco o hago un capítulo al respecto.)



Un segundo comentarista dice:

Hola. Si no te importa, tengo dos preguntas que necesitan respuesta. En primer lugar, la enseñanza teosófica explica que estamos en constante evolución a través de una cantidad increíble de tiempo y en un estado cada vez mayor de la conciencia. Lo cual es incompatible con la posibilidad de alcanzar una liberación final (Nirvana) aquí en la Tierra en nuestros cuerpos mortales.

Son muchas las historias en la literatura religiosa de gente que alcanzar el Nirvana en la Tierra.  ¿Es solo ficción?  Porque desde mi punto de vista, este artículo hace sentir que la unión con Dios parezca una hazaña inalcanzable.

En cuanto a mi otra pregunta, se dice que hay dos globos en el plano arquetípico, dos globos en el plano intelectual y dos globos en el plano sustancial.

¿Cómo es posible eso?

Y supongamos que comienzo a funcionar en el plano sustancial (¿es el astral?)

¿Voy a ver dos planetas diferentes o voy a ver uno en el astral inferior y el otro en el mismo lugar pero en el astral superior?


Respuestas:

Gracias por tus preguntas.

Para intentar responder a tu primera duda: la enseñanza teosófica no es incompatible con la entrada en el Nirvana, ni tampoco implica que la unión con Dios sea una hazaña inalcanzable.

Para aclarar el asunto, la enseñanza teosófica explica que cualquier humano puede alcanzar el Nirvana en cualquier momento durante este vasto ciclo evolutivo si hace el progreso necesario para ello. Esto depende totalmente de la persona, y si usted o yo tuviéramos ya el nivel requerido, entonces podríamos en la actualidad entrar en el Nirvana.

Para ello tendríamos que ser reabsorbidos dentro del Absoluto y a pesar de eso, el ciclo evolutivo en la Tierra, en el Sistema Solar y en el resto del Universo, seguirían continuando para todos los demás.

En la Teosofía, sin embargo, el motivo para alcanzar la iluminación, no es con el fin de entrar en el Nirvana y dejar el mundo atrás, sino más bien para renunciar a la felicidad que procura el Nirvana con el fin de seguir el camino del Bodhisattva y el camino de los Budas de compasión, quienes prefieren quedarse con la humanidad que sufre, con el fin de instruir, ayudar y guiar a los humanos a evolucionar.

Hay un gran, majestuoso y misterioso propósito en el objetivo de la evolución cósmica y no estamos participando adecuadamente si tratamos de escapar de esa evolución.

Esos grandes instructores de los que hablan los teósofos y a los que denominan “Los Maestros” son Bodhisattvas. Y si ellos quisieran, podrían efectuar los últimos pasos para entrar en el Nirvana, ya que han llegado a ese punto en que pueden hacerlo, pero ellos se niegan a entrar en el Nirvana porque entonces ya no podrían ayudar más a la humanidad. Y ellos dicen que el Señor Buda (que es su jefe) también se negó a entrar en el Nirvana, a pesar que digan lo contrario los budistas ortodoxos de la escuela Theravada.

Blavatsky menciona que existen dos caminos: el camino de la liberación y el camino de la renuncia. Puedes leer más sobre eso (en inglés) en este link.

Este asunto de la entrada en el Nirvana y de los dos caminos lo he detallado en estos dos capítulos:




Referente a tu segunda pregunta, la “distancia” no es un factor en esto. Pero en cambio la enseñanza teosófica explica que uno puede percibir lo que se encuentra en un plano de existencia cuando la conciencia se eleva a ese plano de existencia.

Si lees lo que escribió William Judge sobre ese tema en su libro “El Océano de la Teosofía” más los tres artículos que escribió sobre “la cadena terrestre y los globos” te esclarecerá más ese asunto.

Sobre esta duda, lo primero que hay que comprender es que los globos superiores de una cadena planetaria no se encuentran en los planos sutiles que la gente usualmente conoce, sino en planos todavía más elevados. Y lo segundo que hay que comprender es que la ubicación de los globos es representativa y por consiguiente no hay que tomarla al pie de la letra.

Ese asunto yo lo he esclarecido en estos tres capítulos: