LAS CRISIS SOCIALES QUE ESTÁN POR VENIR



Actualmente hay un grave problema con el uso de las substancias químicas, particularmente en los alimentos, ya que estos productos generan cáncer. Esto en gran medida la ciencia ya lo ha descubierto y con ello ha desencadenado toda una serie de cambios de pensamiento en la población, en donde la gente toma cada vez más conciencia de la importancia de disponer de alimentos libres de productos químicos (que son los pesticidas, los conservadores, los colorante, etc.).

Y esta revolución social todavía no ha terminado y de hecho va a requerir de varias generaciones para terminar de concretizarse, porque hay poderes económicos establecidos en el mundo que no quieren ceder aunque eso implique afectar la salud de los humanos.

El problema es que la creación de esas substancias químicas está en las manos de individuos que se ha generado una riqueza colosal gracias a ello (me refiero a las industrias químicas). Y estas enormes fortunas sirven al mismo tiempo al mantenimiento de varias sociedades (gracias por ejemplo a los impuestos que pagan).

Lo que implica que un gobierno no puede de repente y de un solo golpe, ordenar a toda una cadena industrial, de dejar de producir tal pesticida o tal colorante, aunque sepa que es dañino para la salud, y aunque sepa que este producto se encuentra al interior de vuestra lata de conserva, de vuestro guisado e incluso de vuestro pan. Y así ya no son alimentos nutritivos lo que comen, sino venenos disfrazados de comida.


No quiero arruinarles el apetito la próxima vez que vayan a comer, pero tengo que hacerles tomar conciencia que ustedes son el lugar en donde todo un grupo de hombres ambiciosos toman su riqueza. Y por lo tanto si no quieren seguir siendo sometidos por esos individuos, ustedes mismos tienen que buscar cambiar el estilo de vida que impera en la sociedad (ya que nadie más lo va a hacer).

De lo contrario, el cáncer seguramente va a perdurar todavía durante bastantes generaciones, debido a que ni las empresas, ni los gobiernos están dispuestos a hacer los cambios que se requiere y que consisten en eliminar todo rastro químico de los alimentos.

¿Pero quién es capaz de efectuar tales cambios?

Es muy difícil para los políticos llevar a cabo esas reformas, porque eso significaría no sólo atacar a todo un grupo poderoso de industriales, sino también significaría empobrecer a la sociedad, ya que hay personas que viven de esas industrias, empleados que trabajan en ellas.

¿Y cómo compensar esa pérdida de puestos de trabajo?
¿A dónde poner a esa gente desempleada?
¿Y cómo alimentar a esas familias mientras tanto?

Es un verdadero dolor de cabeza.

Y es por eso que el desarrollo de la humanidad, se efectúa muy paulatinamente.

Seguido nos reclaman de por qué los Maestros no hacemos cambios contundentes para que todo vaya mejor. Pues bien, aquí está la razón: porque la sociedad está estructurada de tal manera que no se pueden efectuar cambios bruscos sin que eso ocasione caos.

A menos que…

A menos que sean ustedes mismos quienes se agrupen y decidan hacer el cambio.

Como lo vimos, los políticos no pueden tomar la decisión. En cambio el pueblo puede decir por ellos.

¿Y de qué manera?

De una manera muy simple. Hagan valer su derecho de consumidor. Y rechacen comprar alimentos en donde haya colorantes, conservadores y todas esas substancias químicas. Y escríbanle a quien los fabrica:

« Estimado fabricante,

Ya no compro más tu salchicha porque tiene colorantes, saborizantes, sodificantes. Y todos esos “antes” NO son buenos para mi salud, y no me importa que me muestres certificados que digan que son inofensivos, porque esas mismas organizaciones que dicen eso, se la pasaron durante más de cincuenta años diciendo lo mismo con el plomo arguyendo que no era dañino (obviamente influenciadas por los consorcios químicos) hasta que finalmente tuvieron que reconocer que el plomo sí es muy nocivo y prohibieran su uso.

Sabes, cuando era mi abuela quien me preparaba la salchicha, de lo único que me preocupaba era de que me fuera a engordar, porque estaba deliciosa, pero le ponía mucha grasa. Pero la tuya, aunque sea “baja en grasas” ya no la quiero más mientras que le sigas poniendo todas esas substancias químicas. Dame una salchicha que sea 100% natural y te la volveré a comprar. Pero tu cosa química disfrazada de salchicha ya no la quiero más. »

Y si así son cientos, miles, millones. Verán que los empresarios serán obligados a cambiar. Y el cambio se efectuará sin grandes desastres de desempleo, porque los industriales químicos van a buscar nuevas zonas para sus actividades, lo que evitará perdidas de trabajo.

Y es que el poder y la gestión de un país y de su avenir, es algo que se encuentra a mitad entre las manos de los políticos y a mitad entre las manos del pueblo (cuando éste se encuentra mentalmente despierto).

Y es así que hay una multitud de decisiones que su presidente, sus ministros, sus industriales, sus banqueros y sus financieros no pueden tomar. Porque aunque sean decisiones buenas para las personas, estas generarían desequilibrios en la sociedad que causarían caos. En cambio, si ustedes mismos como pueblo, como ciudadanos hacen los cambios por ustedes mismos. Entonces la transformación puede efectuarse sin trastorno y a los dirigentes no les quedará más remedio que aceptarlo y seguirlos.

Y eso es lo que se puede verdaderamente llamar:

EL PODER DEL PUEBLO


Verán, lo que más teme un dirigente, frente al futuro, frente a la historia, frente a su pueblo y también frente a su responsabilidad: es la destrucción de la sociedad.

¡Y Dios sabe que la sociedad es fácil de preservar y fácil de destruir!

El verdadero político sabe por lo tanto (porque tiene la visión exacta a causa de su intuición, a causa de su talento político y también a causa del dominio que tiene de esa actividad). Él sabe por lo tanto lo que debe de evitar para preservar el estado de una sociedad. Y por consiguiente, no se atreverá a tomar decisiones aunque estas sean buenas para la salud del pueblo, si eso genera desempleo.

Es tan simple como eso.

Porque una masa de gente que se encuentra sin empleo, es una masa desesperada, es una masa que entra en pánico, es una masa que tiene problemas, es una masa que es cortada de sus medios de creatividad. Y es una sociedad que se va desintegrando paulatinamente, y no solamente por el riesgo de que estallen revueltas, sino principalmente por una pérdida de creatividad en las personas (lo que hace que la gente se rebaje a hacer cosas cada vez más desdeñables). Y en los libros de historia, el político supo muy bien leer entre líneas y comprender que lo que provocó la decadencia de tal o tal civilización, no fue solamente el estado de guerra en el que vivía esa nación constantemente, pero fue sobre todo la falta de productividad que generó a su vez una falta de creatividad en ese pueblo.

Entonces la etapa actual que el mundo conoce (puesto que se habla mucho del desempleo) es una etapa delicada. Oh, tranquilícense, ya que se los aseguro, en este nuevo periodo no hay un riesgo de derrumbe de la sociedad. Sin embargo, hay que saber que debido a este declive de la civilización actual, los niños que van a ser engendrados, de manera general, van a disponer de una vibración física, astral e intelectual menor, ya que ese efecto siempre sucede.

(La razón la explico en reencarnación vs sobrepoblación)

Esto significa que este declive de la sociedad va a atraer a la Tierra a almas más jóvenes, más inmaduras, que producirán más problemas. Ahora bien, si hay suficientes personas maduras para guiarlas, educarlas y mantenerlas supervisadas. El problema puede ser limitado. Pero como nos dirigimos cada vez más hacia menos y menos de altruismo, y al contrario hacia cada vez más y más de egoísmo. Por lo tanto la sociedad se ocupará cada vez menos de los jóvenes, y por consiguiente un estado de crisis será inevitable.

Y en el futuro se generará una especie de crisis moral que vendrá de esta crisis social. No tanto de la filosofía o del esoterismo, sino que será una crisis moral en donde las personas querrán redimensionar su identidad como ciudadanos, y es que las personas ya no saben qué pensar a propósito de su ciudadanía.

Antes las cosas estaban claras y tranquilizaban: Dios estaba en la iglesia, el presidente en su puesto y el ciudadano en su hogar. El ciudadano iba a trabajar, el ciudadano iba a rezar y el mundo giraba normal. Pero he aquí que ahora el presidente ya no es quien dirige a la sociedad debido a que se encuentra superado por fuerzas más poderosas que él, me refiero a los consorcios industriales, a los consorcios comerciales, a los consorcios financieros, y también a los carteles criminales. En resumen, a todas las diversas mafias que imperan en la Tierra.

Así que las personas ya no saben qué pensar de su ciudadanía, ya que si después de todo, hay un presidente que ya no dispone verdaderamente de un poder real (puesto que es sometido por esos grupos de poder y esto es válido para todos los presidentes de la Tierra). Entonces,

¿No sería más adecuado que fuera él mismo, como ciudadano y humano que es, quien debería de poder administrar su ciudad, su nación y su planeta?

Y las próximas décadas van a ser muy delicadas en ese aspecto, y es a causa de ello que habrá zonas de sublevación e incluso algunas revoluciones que no podré calificar de sangrantes, ya que ese no será el deseo de la gente (debido a que no estarán animados por el deseo de matar) pero aún así habrá derramamientos de sangre. Simplemente porque en una multitud que se mueve y está enojada, siempre hay accidentes, siempre hay individuos que van a querer agredir y pelear, pero no será una guerra civil, sino que será un estado de crisis: el hombre frente a los poderes que lo tienen oprimido: el poder industrial, el poder financiero, el poder criminal…

Y poco a poco los humanos van a querer deshacerse de todo eso, para crear una especie de poder del pueblo. Un poco como lo idealizaba el pensamiento comunista, aunque para nada los humanos van a querer regresar a los sistemas comunistas ni revivirlos de sus cenizas.

(Esto debido a que los gobiernos comunistas pretendían ser democracias comunitarias, pero en realidad fueron dictaduras en donde el poder lo detenía, no un solo individuo sino un grupo de personas. Y es que para que haya verdaderamente democracia, se requiere que la mayoría de los ciudadanos se hagan responsables de la administración de su país y no simplemente releguen el asunto a los políticos. Por lo tanto se requiere de seres más maduros que estén dispuestos a asumir los sacrificios de tiempo y esfuerzo que requiere ese compromiso.)

Y así, a medida que sociedad por sociedad, nación por nación, esta crisis será vivida, el verdadero presidente podrá emerger con su función natural. Ya que el pueblo, por su rebelión, podrá derribar a estos poderes de su posición.

(Aunque me temo que antes de que eso ocurra, primero habrá una concentración mayor de esos poderes a través de la globalización y el neoliberalismo.)


La mafia es muy fuerte en el mundo. Y no me refiero solamente a la mafia creada por los maleantes. También existe la otra mafia de cuello blanco, la cual no necesariamente se ejerce utilizando el crimen, pero que comete daños igual de nocivos para la sociedad a través de la corrupción que genera y a través de la especulación abusiva que espolia a los ciudadanos.

Esa mafia se oculta bajo muchos velos y muchas caras. Y por el momento la justicia humana no puede hacer nada contra esos bandidos de cuello blanco, porque las leyes no consideran que esos individuos cometen un acto criminal. Y por consiguiente se requiere de leyes que determinen a partir de qué momento un industrial, un banquero o un financiero se vuelven criminales, cuando toman tal o tal decisión.

¿Pero existen actualmente leyes así?

No o muy pocas y ambiguas.

Porque los empresarios quieren conservar la libertad de comercio y de decisión. Y todo eso es bueno en sí. No se podría considerar que el pueblo a partir de mañana, vaya a dirigir, decidir y controlar absolutamente todo con los industriales, los patrones y los financieros. Eso no es conveniente. Eso sí arruinaría a una sociedad.

(Como sucedió con los países comunistas)

Entonces hay que esperar. Esperar a que los hombres maduren, a que los hombres despierten, a que los hombres evolucionen. Para que puedan entonces destituir a esos poderes, pero sin destruirlos. Sino simplemente cambiando la fórmula para que la ética y la responsabilidad se integren plenamente en la ecuación. Pero es cierto que para lograr eso se necesita de mucho tiempo, y mientras tanto, se genera bastante sufrimiento. Lo reconozco. Sin embargo, los verdaderos creadores en la Tierra:

¡SON LOS PROPIOS HUMANOS!

Ustedes son quienes tienen un contacto directo con la materia y con su planeta. Ustedes son quienes generan esos sistemas y que incluso se vuelven los piones de eso sistemas, por vuestro letargo y por vuestra falta de responsabilidad hacia la sociedad.

Entonces,

¿Quién mejor que ustedes para transformarlos y regenerarlos esos sistemas?

¡Así que dejen de estarle exigiendo al Cielo de resolver ese asunto!

¿Cómo quieren que los ángeles resuelvan problemas que ustedes ocasionan en el plano físico, cuando ellos no pueden descender más allá del plano etérico?



¿Para qué pedirle a un ángel que no sabe lo que es levantarse a las siete de la mañana para ir a trabajar, que no tiene que lidiar con el tráfico y que no comprende por qué es tan difícil abrir una lata de sardinas?

(Risas del público)

¡No es su mundo!

Justamente por eso el reino humano descendió hasta la materia. Porque los humanos son el enlace entre el mundo sutil y el mundo físico. Por lo tanto, tienen que dejar de actuar como niños berrinchudos y asumir vuestra responsabilidad, ya que son ustedes mismos quienes tienen el contacto directo con vuestra materia y vuestro planeta.

El ángel en cambio, como el ser divino que es, les va a proponer un sistema más elevado. Y de hecho eso es lo que hace cada vez que lo invocan. El ángel trata de inspirarlos para que sepan cómo generar ese sistema más armonioso. Pero en cuanto a la acción, eso depende de ustedes.

Y es que como se los digo: el poder de acción en la Tierra depende de los propios humanos. Del hombre y de su madurez. Del hombre y de su valor. Del hombre y del amor que es capaz por los suyos, ya sea simplemente hacia su familia o hacia toda la humanidad y su planeta.


¡El poder de un pueblo es magnífico!

Y yo no quisiera de un pueblo que de repente se enfurece, sale a gritar a las calles y se pone a derribar todo. Se pone a derribar al gobierno, se pone a derribar a los empresarios y se pone a derribar todo lo que encuentra en su camino.

No

Esa no sería la solución

(Ya que la historia nos ha mostrado que el pueblo al comportarse así, solamente hace que cambie la organización que detiene el poder y que los mantiene sometidos.)

En cambio, los animo mucho a que de manera pacífica pero decidida le digan NO a esos poderes.

Y así por ejemplo, en el caso de los consorcios industriales, díganle no al fabricante y escríbanle:

« Me propones una lata de conserva donde hay más productos químicos que nutrientes para digerir. Te digo no y te lo digo. Tú el industrial químico y tú el fabricante: coman ustedes mismos su producto generador de cáncer. »

(Risas)

Y a medida que más y más de ustedes vayan tomando posición y manifiesten su posición. A los industriales no les quedará otra opción que cambiar de actitud.

« Bueno, ya no les complace más mis guisos llenos de productos químicos. Pues entonces ahora les voy a hacer guisos que sean verdaderamente nutritivos. »

Y así habrán cambiado el sistema sin violentar a persona, sin romper ningún poste de señalización o quemado algún coche en las calles. Y he ahí que un buen día comen algo saludable y en un gran estado de armonía.

Aunque por supuesto, en este tipo de transformaciones, no se puede evitar algunos destrozos porque siempre habrá gente bélica que querrá expresar su inconformidad, manifestándose en la calle y peleándose contra los policías que vigilan. E incluso irán a agredir a los políticos. Eso es lo que sucederá.

Ya que los políticos, viendo que cada vez pierden más y más, no tanto su autoridad, sino sus medios de comunicación con el pueblo. Y viendo que ya no logran convencer a las personas, van a tratar de ir más a su encuentro. Actualmente se conocen los congresos, las reuniones públicas y los informes del gobierno, pero buscarán hacer encuentros más cercanos: tendrán conversaciones en las calles, visitaran a los hogares, harán pasajes en las fábricas, y cada vez más los políticos serán agredidos. Y no será raro que un trabajador aproveche la ocasión de tener de cerca a un político para darle de coscorrones.


Mi héroe en esa categoría es Muntazer al Zaidi


Solo que debió de entrenar más su tino antes  :D


Y desde entonces se instauraron nuevas reglas para antes de ir a visitar al presidente:


Favor de dejar sus zapatos antes de entrar en la Casa Blanca

(Bromeo)

Entonces, a medida que un estado de crisis se va a ir instalando, aquellos que todavía estaban en amodorramiento, van a comenzar a despertar su ira por los abusos que también en ese momento los habrán afectado. Pero al mismo tiempo, una masa de gente enojada que desciende a las calles es algo difícil de manejar.

Si ustedes sienten esa ira subir en su interior, vívanla como la quieran experimentar. Yo no voy a dirigirlos ni a juzgarlos. Pero si ustedes no sienten esa ira, entonces no se junten a la masa colerizada, pero tampoco sean pasivos. Manifiesten vuestra inconformidad a vuestra manera. Demuestren que son la parte del pueblo pacifista, pero también la parte del pueblo inconforme que no desiste.

(Y de hecho cuando se une la gente de manera inteligente para decirle NO a los poderes que dominan el mundo, su influencia es mucho más imponente que cuando salen sólo a manifestar. Así por ejemplo, hubo muchas manifestaciones en todo el mundo en contra de la intención de Estados Unidos de atacar a Irak, miles de personas salieron a las calles pero de nada sirvió todo ese tumulto.

En cambio, si los pueblos del mundo hubieran boicoteado a las empresas estadounidenses durante una semana, les puedo asegurar que el Imperio americano habría renunciado a su proyecto de invasión. Sólo que para lograr eso, se requiere que los humanos se unan y sean activos de manera más perspicaz.)

Pero para llegar a ese nivel, tienen que volverse adultos y ya no pensar que hay que relegar las soluciones a los demás y pasársela repitiendo:

« Pero ellos deberían de hacer esto y no eso, y también deberían de hacer aquello, y no deberían de hacerme esto, pero en cambio sí deberían de darme aquello, etc, etc. »

Tienen que entender una vez por todas que cuando se encuentran en la Tierra, inevitablemente hay hombres egoístas que terminan incluso siendo malos, que también hay muchos humanos letárgicos y perezosos, y que aquellos seres que se encuentran más despiertos, por anhelo de armonía y bienestar, deben de ser activos para hacer progresar a todo ese mundo.

Y es que cuando ustedes comprenden que el mal cósmico NO existe, pero que en cambio SÍ existen los hombres malos. Entonces, se vuelven al mismo tiempo mucho más fuertes y capaces para tomar las decisiones correctas. Ya que mientras que ustedes piensen que el mal cósmico existe, entonces se la pasan pidiéndoles a los ángeles y a Dios que resuelvan el asunto. Y mientras tanto no ven la malicia que hay en los hombres.

Así ustedes llegan completamente ingenuos frente al otro y lo reciben con los brazos abiertos pensando que de esa manera son muy cristianos, pero sin observar a ese individuo con más atención. Sólo miran la linda forma en que sonríe, el bello color de su traje y le entregan vuestra confianza aceptando como cierto todo lo que les dice.  Hasta el día en que descubren que fueron traicionados, porque el hombre que estaba en frente de ustedes en realidad era un tipo egoísta que buscó como engatusarlos para dañarlos y todo arrebatarles.

En cambio, si ustedes piensan no en el “mal cósmico” (o sea que Dios tiene que hacerse cargo). Sino que al contrario, comprenden que hay hombres malos, porque estos se vuelven así debido a las elecciones que toman en sus vidas, debido a sus fracasos, y también debido a los sufrimientos que han endurado. Entonces en ese momento, dejan de pasársela suplicando a Dios que venga a salvarlos, y eso los vuelve por consiguiente más despiertos para saber cómo actuar para no ser lastimados.

Y es que es el hombre el quien fracasa, es el hombre el quien termina por volverse ruin y malo. La sociedad es por lo tanto una historia de hombre a hombre y no de hombre a Dios.

Y los humanos que no han comprendido eso se la pasan reclamando:

« Oh Dios, ¿pero por qué no me protegiste de ese hombre que resultó ser un ruin bandido y que se robó todo en mi casa?

Se llevó hasta los juguetes de los niños.

¿Por qué no consideró ese hombre aunque sea a los niños?

¡Es que tú no puedes Dios tan siquiera considerar y proteger aunque sea a los niños! »


Esa no es la forma correcta de pensar, porque el mal no es un problema generado por Dios, sino generado por los hombres. Y la Jerarquía divina no tiene el derecho de ir en contra del libre albedrio del que disponen los humanos.

En cambio lo que sí puede hacer y que de hecho lo hace constantemente sin cesar, es de ofrecerles, ya sea en forma de vibraciones, ya sea en forma de enseñanzas: todas las formas posibles para que se conviertan en seres humanos despiertos, alertas y conscientes. Para que así puedan identificar el mal y derribarlo.

Algo que lograrán por cierto de manera mucho más eficiente y eficaz que cuando se la pasaban rogándole al Cielo suplicándole para que los viniera a salvar del mal que impera en la Tierra.


¡Así que la solución está en ustedes mismos para eliminar ese mal!

(Maestro Pastor, 27-09-92)

LA HISTORIA OCULTA DE LA VIDA EN LA TIERRA




Vemos que en la Tierra existen todo tipo de seres vivos.

¡Y es que la vida no tiene límites!

Ya sea la vida que ustedes pueden percibir, como también la vida que por el momento les es invisible porque es sutil, e incluso la vida que se les escapa de la vista porque es mucho más grande que ustedes (me refiero a la vida de los cuerpos celestes: los planetas, las estrellas, etc.) y que por ese mismo fenómeno se vuelve invisible para ustedes.



LA VIDA ES INFINITA


Veamos entonces cómo fue surgiendo la vida en la Tierra.

(Nota: para comprender lo que sigue, deben de saber que antes de que se efectúe el proceso evolutivo que ustedes ya conocen, en donde los seres se elevan de la materia hacia los planos divinos, el esoterismo explica que primero hay un proceso involutivo en donde los seres recién surgidos del Espíritu divino descienden de dichos planos sutiles hacia la materia.


Habiéndoles explicado eso, entonces prosigamos.)


Al principio, la esencia divina que iba a formar la vida en la Tierra se encontraba en un plano de existencia muy elevado como una gran esfera. Y a medida que fue poco a poco descendiendo a través de los planos de existencia, también se fue diversificando. En particular, los diferentes reinos comenzaron a distinguirse: el reino vegetal, el reino animal, el reino humano y los otros reinos.

Ya no se podían observar como una única gran vida inicial. Para dar una analogía: es como si inicialmente fuera una mano cerrada, que paulatinamente se fuera abriendo, permitiendo con ello discernir cada vez mejor los diferentes dedos de la mano. Y de la misma manera aquí cada reino de la creación comenzó a distinguirse. Aunque obviamente seguían existiendo a un nivel sutil.

Y a medida que una vida microbiológica iba surgiendo en el planeta. El Espíritu colectivo de la humanidad descendía cada vez más hacia la materia.


Y cada partícula divina perteneciente a ese gran Espíritu (llamadas en el esoterismo: las monadas humanas) construía minuciosamente como un artesano, los diferentes cuerpos que iban posteriormente a utilizar. Dándoles paulatinamente estructura a esos cuerpos y predestinándolos para que tuvieran las funciones que requerirían durante el proceso involutivo y evolutivo que viviría la humanidad.

(O sea que las monadas durante su descenso hacia la materia estuvieron construyendo los diferentes cuerpos que las constituirían: el cuerpo emocional, el cuerpo energético, el cuerpo astral, etc.)


Y es que el proceso evolutivo consiste justamente a ir poniendo cada vez más en actividad a esos cuerpos que se construyen previamente durante el proceso involutivo.

Porque deben de saber que algunos de vuestros cuerpos sutiles todavía no funcionan plenamente en su totalidad. Sin embargo, ya han sido moldeados y preparados, de manera a que cuando los utilicen puedan comenzar a hacer algo con ellos.

(Y justamente en cada gran ciclo evolutivo de la humanidad se perfecciona y desarrolla más precisamente uno de los siete cuerpos. Es así que:

-        En la anterior raza-raíz (la atlante) se perfeccionó y desarrolló más precisamente el cuerpo emocional.
-        En la actual quinta raza-raíz se está perfeccionando y desarrollando más precisamente el mental.
-        En la siguiente raza-raíz (la sexta) se perfeccionará y desarrollará más precisamente el alma.
-        Y en la última raza-raíz (la séptima) se perfeccionará y desarrollará más precisamente la conexión de los seis cuerpos con el Espíritu.)


Entonces, la Tierra se iba formando ella misma, guiada para ello por la idea creadora emitida por ese gran Ser cósmico que vamos a llamar “El Rey del Mundo” (llamado en el esoterismo: el Logos de la Tierra). Este gran Ser es quien mantiene el plan divino sobre el planeta y es por eso que emite una idea, un pensamiento, el cual no está articulado con palabras, sino que es una imagen.


Esta imagen, por su geometría, emite sonidos, colores y otras vibraciones. Y estas vibraciones entraron en fusión con la substancia de la humanidad que en ese entonces todavía no era propiamente mental, pero que ya conformaba un pensamiento. Y es así como el Espíritu de la humanidad recibió el plan divino. Y es así como las monadas humanas supieron lo que debían de crear para ellas mismas.

Y preciso para ellas mismas, porque las partes del planeta que no correspondían al reino humano. Esas partes fueron formadas por la naturaleza misma.

Entonces, al mismo tiempo que las monadas humanas laboraban asiduamente para construir sus diferentes cuerpos. La naturaleza también laboraba para construir las diferentes formas de vida que ella pensaba que serían aceptables y adecuadas para existir en la Tierra.

Sin embargo, antes de que esas creaturas comenzaran a desarrollarse en el planeta, primero fueron juzgadas por las monadas humanas (ya que estas tienen el derecho de dar el visto bueno) para asegurarse de que no fueran un peligro para la evolución.

Y es que aunque la Naturaleza está conformada por una Jerarquía muy bien organizada: a la base se encuentran todos esos pequeños seres que ustedes llaman “los espíritus de la naturaleza”, los cuales están supervisados por diversos jefes, los cuales a su vez son dirigidos por jefes superiores, y estos a su vez son guiados por los ángeles creadores, etc.

Pero como en todas las jerarquías, siempre hay algunas iniciativas algo “salvajes”…

Entonces, antes de permitir que esos arquetipos comenzaran a existir en la Tierra, primero las monadas humanas los juzgaron para ver cuales sí convenían y cuales no convenían. Y así hubo una gran selección previa de las formas de animales y plantas que iban a poblar el planeta. Y ustedes no se pueden imaginar la cantidad de propuestas elaboradas por las fuerzas de la naturaleza, que fueron rechazadas porque se consideraron o inadecuadas o muy peligrosas para la vida en la Tierra.


Está impresionante el prototipo que creaste pero
¿No crees que exageraste un poco con su ferocidad?

Puede ser, pero a poco no se ve genial…!!!



¡Snif!  A estos humanos no les gustó mi súper depredador  :(
Ni modo
¡Pero ya sé, mejor se lo voy a proponer a Hollywood!  ;D


(Bromeo, pero es para darles una idea de por qué se descartaron muchas propuestas de formas de vida para la Tierra.)

Lo que hace que todos los animales y plantas que han existido en el pasado, que existen actualmente y que existirán en el futuro. Todos esos seres fueron aceptados por la mayoría de las monadas humanas. Incluso la existencia de creaturas tan peligrosas como se considera hoy en día que son las serpientes y los tiburones. También ellos fueron aceptados.

Y si ustedes (en vuestro aspecto divino) le acordaron la existencia a tal o tal forma, a tal o tal vibración, a tal o tal entidad, para que pudiera aparecer y desarrollarse en la Tierra, es porque le vieron una utilidad para el ecosistema.

Y es que no fue una selección basada en aspectos mundanos como la estética o el servicio que podía darles ese animal o esa planta. Sino un juicio serio y profundo asesorado por sus guías superiores, en donde se consideró el plan divino, el karma y la parte de experiencia que iba a ser asignada a los reinos de la naturaleza, la parte de libertad que iba a ser asignada a los otros seres y no sólo a los humanos, ya que como ustedes lo saben: la humanidad no evoluciona sólo para ella misma, sino también para ayudar a los otros reinos de la creación (o al menos eso será cuando los humanos hayan madurado).
_  _  _

Entonces las monadas humanas y la jerarquía de la naturaleza estuvieron laboriosamente trabajando durante un muy largo periodo de tiempo en esta etapa previa, hasta que un día llegaron al umbral del plano físico y entonces la vida física y tangible comenzó su evolución.



(Maestro Pastor, 27-09-92)


Nota: aquí Pastor lo explica de manera simplificada para que las personas lo comprendan con facilidad. Una explicación mucho más detallada (pero por lo mismo más complicada de entender) la encuentran en la Teosofía Original. Posteriormente la voy a ir poniendo.

Y para aquellos que quieran comprender como procede la Divinidad para llevar a cabo su creación, les recomiendo que lean en el siguiente orden los capítulos:


EL INICIO DE LA REENCARNACIÓN



Cuando la humanidad comenzó su aventura física, hubo al inicio todo un largo período en donde la humanidad permanecía todavía muy etérea y astral. Y con esto quiero decir que los humanos aunque ya tenían constituidos sus cuerpos sutiles inferiores, al comienzo descendían al plano físico y entraban dentro de sus cuerpos físicos, pero sin poder permanecer en ellos el tiempo suficiente para obtener una verdadera experiencia terrenal.

    


(Es como si descendieras bajo el mar, pero no pudieras permanecer mucho tiempo ahí, porque la falta de peso te empujaría hacia a la superficie. Por lo tanto, para que puedas permanecer abajo, se necesita de algo que te permita anclarte por un largo periodo bajo el agua.)


Entonces, he ahí en la Tierra que por fin ya existen cuerpos físicos lo suficientemente desarrollados y sensibles para recibir a las almas humanas, pero esas almas humanas no eran todavía lo suficientemente atraídas a esos cuerpos físicos, simplemente porque las almas humanas no podían aun lo suficientemente descender hacia la materia. Y es por eso que en esa época, toda la humanidad, como un solo ser, dependía exclusivamente de los rayos del sol (y no de la Tierra) para su existencia, puesto que es del sol que las almas humanas han sido originalmente proyectadas hacia la manifestación.




Así es, venimos del sol

Exactamente como un rayo es emitido del sol. Pues bien, de la misma manera (aunque obviamente a un nivel más sutil) grupos de almas son proyectadas por las estrellas en este gran vientre que es el Cosmos.

Y dependiendo de la historia de cada sistema estelar, dependiendo de la labor que tenga que desempeñar ese sistema estelar en el plan diseñado por la Divinidad, y también dependiendo de la juventud o antigüedad de las almas que son emitidas. Uno de los planetas pertenecientes a ese sistema solar será elegido específicamente para recibir una vida de carácter físico.


(En el caso de nuestro sistema solar fue la Tierra)

Entonces en ese tiempo, la humanidad dependía todavía completamente del sol y no llegaba a ser atraída por la Tierra. Y así como ahora les parece tan difícil escapar de la atracción gravitacional terrestre. Pues bien, en ese entonces les pereció igual de difícil descender al planeta. Y les requirió de muchos esfuerzos y de mucha voluntad para encontrar los medios de anclaje.

(Así como ahora nos requiere de muchos esfuerzos y de mucha voluntad para evolucionar.)

Y para lograr permanecer en la Tierra, recurrieron a la ayuda que les ofreció la Naturaleza, la cual tiene toda una serie de leyes físicas que les son propias a ella (pero que no se aplican en los planos superiores de existencia).

Entonces para poder permanecer en el plano físico, ustedes aceptaron consciente y voluntariamente esas leyes de la Naturaleza incorporándolas en vuestros cuerpos sutiles inferiores que son el cuerpo energetico y en el cuerpo astral (el cuerpo físico siendo formado por materia, ya estaba sometido a las leyes que rigen el plano físico).


Y es así que gracias a la ley de gravedad, una vez que el hombre la incorporó en su ser, él tuvo el poder de descender hacía la materia y permanecer en su cuerpo físico hasta el día previsto de su fallecimiento. En donde entonces la Naturaleza ya no ejercería más esa ley atractiva sobre él. Y es por eso que después de morir ustedes pueden ascender de nuevo hacia los planos superiores.


(Se refiere al mundo divino conocido como el Devachan o Paraíso y a una zona intermedia llamada el Kama-Loka)

Porque si la Naturaleza continuara a ejercer su atracción sobre ustedes, entonces no podrían repartir. Ustedes permanecerían como fantasmas al lado de vuestro cuerpo o en vuestras casas, como lo hacen aquellos que están demasiado apegados a la materia. O estarían errando como almas en pena en la contraparte sutil de la Tierra que es el plano astral y que es lo que les sucede a aquellos que mueren antes de tiempo y no tienen el alma tranquila.


Y al no poder ascender a planos más elevados, no podrían volver a reencarnar, debido a que no pueden correctamente reencarnar, que si lo hacen desde un plano de existencia más elevado.

Lo que quiere decir que toda alma desencarnada que se encuentra vagando en el plano astral, debe primero salirse de ese plano, desprenderse de todo lo que la mantiene en ese plano, para recuperar su ligereza. Y así poder repartir a un plano de existencia superior, a fin que desde ese plano más elevado, pueda volver a lanzarse hacia la materia.

Para que comprendan por qué los humanos necesitan ascender a planos superiores de existencia para poder volver a reencarnar, imaginen una piscina y que el plano físico es el fondo de la piscina.


Para poder descender al fondo de la piscina con un solo impulso, no lo pueden hacer simplemente saltando desde el borde de la piscina. Necesitan subir a más altura para así desde un trampolín, al momento de saltar, generar el suficiente impulso que los permita llegar hasta el fondo de la piscina.

Pues bien, con la reencarnación es igual: se requiere “saltar” desde los planos sutiles superiores para generar el suficiente impulso que permita al alma descender hasta el plano físico.



Entonces, para permanecer lo suficientemente en el plano físico para poder llevar a cabo una experiencia en la materia, la Naturaleza les ofreció integrar en ustedes la ley de gravitación. Pero habiendo olvidado ese hecho, ustedes suelen justamente reclamarle a la Naturaleza de esa ley. Le reclaman que la gravedad terrestre es demasiado pesada, demasiado agobiante y quisieran a veces ser ligeros como las aves.

Por supuesto, el efecto de esa ley es incomodo hasta para el alma misma, ya que su acción no es solo física, sino también sutil. Y es por eso que las almas humanas al momento de reencarnar, son atraídas como imanes a contemplar y desear de más en más las cosas materiales y terrenales. Lo que usualmente las perjudica.

Pero también deben de comprender que si la Divinidad hace todo este esfuerzo para que desciendan a la Tierra, es porque esto tiene un propósito muy preciso y muy valioso. Y no pueden con el pretexto de sentir pesadez física, sentir pesadez emocional y sentir pesadez psicológica. No puede hacer su berrinche de rechazar esta pesadez creyendo que con eso ya se van a liberar.

(La razón de por qué es tan importante luego lo explicaré en el capítulo que titularé: ¿Por qué descendemos a la Tierra?)

No es con el rechazo de cumplir vuestra tarea en la Tierra (la razón por la cual descendieron al plano físico) que van a liberarse del ciclo de las reencarnaciones y de la pesadez que conlleva ese proceso.

Es al contrario, en el hecho de asumir vuestro descenso a la materia y a través de la evolución que efectúan por medio de las reencarnaciones, que ustedes van a descubrir y controlar la energía que yace en la materia y que los va a volver todopoderosos, y anular así las leyes de la Naturaleza si así lo desean. Y a partir de ese momento, ya no serán más sometidos contra vuestra voluntad a la ley de gravedad.

Y la levitación efectuada por algunos grandes personajes espirituales deriva y se explica por ese fenómeno.


Estos seres a través de su oración o de su meditación, entraban en un estado tan elevado, que a pesar de estar encarnados en un cuerpo físico, ellos regresaban a su naturaleza solar (como toda alma lo ha sido originalmente). Y aunque todavía no adquieren ese poder que les he mencionado, pero encontrándose en ese momento sintonizados con el Sol y ya no con la Tierra, ellos se desacoplan de las leyes que rigen en el planeta y por consiguiente ya no se encuentran sometidos a la atracción terrestre. Y de ahí la razón por la que se vuelven muy ligeros, al grado que pueden flotar.

_  _  _

Entonces a medida que vayan evolucionando a través de las reencarnaciones, ustedes alcanzarán un grado de desarrollo tan grande que les permitirá conectarse con la sintonía divina del sol. Lo que les permitirá a su vez desacoplarse de las leyes de la Naturaleza que imperan en la Tierra. Y por consiguiente podrán hacer hazañas que les parecerán a los demás hombres como milagrosas. Y así por ejemplo, podrán como Jesús caminar sobre el agua.


(Maestro Pastor, 27-09-92)



OBSERVACIÓN

Esta explicación que da Pastor me permitió comprender por qué las personas que mueren antes de tiempo, deben de permanecer en la Tierra (o más bien dicho en su contraparte sutil que es el plano astral).

Y es porque si bien su cuerpo físico ha fallecido, su cuerpo astral y su cuerpo energético siguen existiendo. Y estos al tener incorporados en ellos la ley de gravedad, por consiguiente siguen jalando el alma hacia el planeta.

Estos cuerpos sutiles tienen un periodo de existencia preestablecido que corresponde a lo que hubiera vivido la persona en la Tierra en las condiciones normales.

Cuando termina ese periodo designado, estos cuerpos sutiles se desintegran y entonces el alma humana puede ascender a los planos superiores habiéndose liberado en ese momento de la atracción de la gravedad terrestre.

Ahora bien, normalmente las personas que mueren antes de tiempo caen en un estado de sueño para evitar los peligros del astral, pero hay casos particulares en donde la persona desencarnada permanece despierta. (Esto lo detallo en el capítulo: ¿Qué sucede después de suicidarte?)