Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

MI MADRE NOS ABANDONÓ PARA IRSE CON OSHO




Patti Safian es la hija de Satya Franklin, y en una entrevista que le hicieron, ella narró su historia que a continuación se las traduzco:


Cuando yo era una pequeña niña, a fines de los años sesenta y principios de los setenta, pensaba que vivía en una familia muy normal y muy unida. Mi madre, Jill Franklin, y su hermana Lois se casaron con dos hermanos: mi padre, Ken, y su hermano Chet.

Papá había sido jugador de fútbol y mamá animadora. Mi madre tuvo tres bebés, y luego mi tía también tuvo tres, cada hermana dando a luz una tras otra. Tres niños y tres niñas con el mismo conjunto de abuelos. Éramos más como hermanos y hermanas. Idílico, ¿verdad?

Pues bien, cuando tenía seis años, todos estaban divorciados.

Primero le eché la culpa al libro “El Misticismo Femenino” de Betty Friedan que mi papá le regaló a mi mamá, pero luego concluí que se debía a la época, ya que eran los años donde llegó a su apogeo el movimiento feminista y la libertad sexual. Y por lo tanto en muchos sentidos, que una familia tradicional se destruyera era algo normal.

En 1970, mi madre, yo y mis hermanos nos mudamos de nuestra perfecta casa roja en Eastchester, Nueva York, a un departamento en la sección de Riverdale situada en el Bronx. Nuestro espacio de juegos era ahora nuestro balcón con techo de alquitrán. Y a pesar que el lugar era mucho más pequeño, me encantó vivir allí.

Y todavía veíamos a papá los miércoles por la noche e íbamos a los Berkshires con nuestros tíos y primos todos los fines de semana. A pesar del divorcio, todavía mi vida tenía una apariencia de continuidad y seguridad…

Pero a finales de los años sesenta, un líder espiritual llamado Bhagwan Shree Rajneesh (Osho) se estaba convirtiendo en un conferenciante popular en la India, y los occidentales comenzaron a viajar hasta ese país para aprender más sobre él y su enseñanza espiritualidad, la cual era muy particular ya que combinaba riqueza, sexo e iluminación.

¡Todo a la vez!

Y en los años setenta, Bhagwan creó un ashram (una comunidad espiritual) en la ciudad de Pune, en India.





Después de que mis padres se divorciaron, comencé a soñar que mi hermana, Nancy, y yo conducíamos juntos el Volvo azul de nuestra familia. Nancy dirigía el volante, mientras que yo me encontraba abajo y apretaba el acelerador con las manos. En mi sueño siempre estábamos tratando de controlar el vehículo, pero cada vez podíamos hacerlo menos y se éste se estaba desviando más y más de la ruta.

Pienso que ese sueño fue premonitorio y era una metáfora adecuada para nuestra vida, que estaba a punto de cambiar.

En Riverdale, la vida de nuestra familia estaba menos estructurada. Cuando hacía mucho frío afuera, mamá calentaba el departamento abriendo las puertas del horno mientras nosotros nos vestíamos para la escuela.

Recuerdo que un día del tercer grado volví a casa y tomé el viejo ascensor de cuatro personas hasta nuestro apartamento en el último piso. Abrí las grandes puertas de madera y llamé diciendo "¡Mami!" mientras me dirigía por el pasillo largo y arqueado.

La encontré arrodillada en el baño frente a una tina de agua llena de tinte naranja. Más tarde descubrí que los Rajneeshis usan vestimentas naranja, o rosa y magenta, porque se decía que los colores representaban la felicidad, la alegría y las risas. Y también porque corresponden al color del sol y del chakra de la energía sexual.

Mi mamá se volteó y me contestó:

-      "Hola cariño, hoy tomé Sannyasin", eso es un ritual donde toman un nuevo nombre y aceptan a Bhagwan como su guía espiritual. "Mi nuevo nombre es Ma Satya Bharti y significa la divina madre de la verdad. ¿No es hermoso?"


Mamá comenzó a vestirse de naranja y llevaba un collar de cuentas con una foto de su gurú alrededor del cuello. Un día me preguntó si no me importaría si ella practicaba lo que ellos llamaban "meditación dinámica".

Dije que no, y entonces asomándome por debajo de una almohada, la vi comenzar a respirar rítmicamente con las fosas nasales dilatadas. Ella giraba y lanzaba sus brazos en un montón de direcciones. Y su cuerpo se movía y se sacudía cada vez más, y comenzó a gritar: "¡Hoo! ¡Hoo! ¡Hoo! ¡Hoo!" hasta que finalmente se derrumbó en el suelo, toda hiperventilada.

Cuando abrió los ojos, solo miró las imágenes de Bhagwan, las cuales estaban en todo nuestro apartamento. Parecía que ese hombre se había mudado a nuestra casa, y el amor y el enfoque de nuestra madre ya no estaban hacia nosotros, sino completamente hacia su gurú.



Cuando estaba en quinto grado, nuestro hogar se había convertido en un centro de meditación. Pronto había personas naranjas que se cubrían unas con otras en mi habitación, y más personas naranjas que estaban haciendo la meditación dinámica en nuestra sala.

Mis hermanos y yo nos mudamos con papá al Upper East Side de Manhattan durante lo que se suponía que sería solo un verano. Y ahí comencé a ir a una escuela conservadora donde usaba zapatos de sillín, una falda gris y una camisa blanca abotonada.

Quería ser normal, como todos los demás, pero cuando mi maestra pensó que sería una buena idea llevar a toda mi clase de quinto grado al centro de meditación en el departamento de mi madre, y que todos estábamos gritando "¡Hoo! ¡Hoo! ¡Hoo! ¡Hoo!" y que Penny Shawn, una de mis mejores amigas, se desmayó después de la parte hiperventiladora. Digamos que la experiencia no me hizo sentir normal.



Las cosas solo empeoraron cuando mamá regresó más tarde ese año de la India y ella nos dijo que se iba a marcharse por "mucho tiempo". Ella habló de quería llevarnos con ella, pero que papá le respondió "sobre mi cadáver".

Después de eso, yo y mis hermanos nos mudamos con nuestro padre a Scarsdale, en Nueva York, y nunca más volvimos a vivir con nuestra madre.

El dolor que sentí por la ausencia de mi madre durante ese período fue indescriptible. Durante los siguientes 13 años, ella flotaría dentro y fuera de nuestras vidas como un fantasma, algo similar a sus cartas azules enviadas por avión que de vez en cuando nos llegaban desde la India.

Yo esperaba ansiosamente esas cartas, en donde a menudo ella me ponía las palabras de “sabiduría” que Bhagwan que éste le compartía, como por ejemplo, en una ocasión me escribió: "Mira las estrellas, el cielo y la luna, y yo, tu madre, sé que estoy mirando los mismos cuerpos celestes que tú".

Pero mirar las estrellas, el cielo y la luna no me sirvió cuando tuve mi período por primera vez y no sabía lo qué me estaba sucediendo, o cuando mi primer novio me abandonó y yo no sabía qué hacer, o cuando mis amigas de séptimo grado me despreciaron porque me alisé el cabello, que normalmente lo tengo rizado, y por eso no quería ir a nadar ese día con ellas.

Pensé:

-      "Esas palabras son pura basura. ¿Qué sabe Bhagwan sobre el vínculo especial que existe entre una madre y su hija?  O al menos que existía…"



En Scarsdale la gente me preguntaba: "¿Dónde está tu mamá?". Y les respondía que estaba con su gurú. Entonces las señoras me decían: "Pobrecita, una madre no debería dejar abandonada a un niña adorable como tú".

Y cuando mi madre aparecía, volviendo del ashram de la India, y más tarde del rancho de Rajneeshpuram en Oregón, ella vestida toda de naranja, eso me alegraba pero también me mortificaba.

Afortunadamente también hubo una señora linda, la mamá de mi mejor amiga Robin, quien a menudo me ayudó y seguido me compraba ropa, y al momento de pagar, ella  me susurraba al oído: "Una niña necesita también tener algunas cosas bonitas".




En 1986, después de los escándalos, el rancho de Rajneeshpuram quedó abandonado y la comuna se disolvió. Bhagwan fue arrestado y se declaró culpable de cargos de fraude migratorio. Luego fue deportado a la India donde pasó sus días restantes y murió de una enfermedad cardíaca en Pune, en 1990.

Hoy estoy muy cerca de mi madre, quien desde entonces dejó a los Rajneesh. Pero las secuelas siguen abiertas, por ejemplo, esperé hasta los 37 años para tener a mi primer hijo, porque no creía que supiera ser una buena madre. Y ahora que soy madre de dos hijos, todavía no comprendo completamente cómo una madre puede abandonar a sus hijos.

Pasé por la adolescencia con mi madre cuando ya era un adulto. Desde los 25 hasta los 40 años. Le colgaba el teléfono cada vez que me molestaba, para probarla, para asegurarme de que no me iba a dejar de nuevo. Y a veces todavía me molesta si ella se involucra demasiado con mis hijos o me da consejos sobre cómo atenderlos.

Parcialmente estoy molesta porque creo que ella no tiene derecho, ya que ella no estuvo cerca cuando yo estaba creciendo. Pero también, por primera vez siento que tenemos esa típica relación de madre-hija, lo que en realidad se siente muy bien.


Mi madre cometió un error que alteró nuestras vidas para siempre, y sin embargo, lo entiendo de alguna manera, ya que todos estamos tratando de descubrir la razón por la que nos encontramos en este mundo.

En su libro “La Promesa del Paraíso”, ella escribió que algo que ella creía que infundiría sentido a su vida, se convirtió en un culto lleno de engaño, drogas, terrorismo y armas. Y para ser honesta, las "personas naranjas" que conocí cuando era niña, eran diferentes de las otras personas que aparecieron después.

Me acuerdo que los primeros Rajneeshis eran como hippies felices, divertidos y asoleados que buscaban la "iluminación" (lo que sea que eso signifique). Y su lema era simple, ya que consistía en liberar nuestras vidas de las formas habituales y negativas del precondicionamiento que genera la sociedad. Y debo confesar que a veces incluso tenía fantasías sexuales sobre los Rajneeshis, debido a que el sexo libre parece ser muy atractivo.


~ * ~

He perdonado a mi madre, aunque las cicatrices son profundas. Sé que ella estaba buscando un sentido a su vida, lo cual lo entiendo. Y ella también regresó a nuestras vidas llena de arrepentimiento, disculpas y atención.

Ella me ha enseñado que a veces tienes que tener un colapso antes de poder tener un gran avance. Y a veces tienes que perderte antes de poder encontrar el camino de regreso a ti mismo.







(Source: www.glamour.com/story/my-mom-left-me-to-join-wild-wild-country-cult)










5 comentarios:

  1. Hola tengo una pregunta que realmente ni tiene relación con este tema y es la siguiente. Según se dice la Jerarquía Planetaria Terrestre cuida y protege a los humanos de peligros a los que ellos realmente no tienen forma como afrontar no se si me explico bien, pero continuó que dicen los Maestros sobre las abducciones ovnis, de personas que han sido raptada y de seguro que es posible, puedem haber algunos que mientan y exageren pero nada de esos podemos saberlo. ¿Qué dicen los Maestros al respecto de esos ataques de esos seres?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La jerarquía planetaria cuida a la humanidad de los peligros externos, pero ellos también deben de respetar el libre albedrío que disponen los humanos, y si hay individuos que quieren hacer contacto con entidades oscuras (que sean terrestres o extraterrestres) los maestros deben de respetar esa decisión, pero también esas personas no se deben de quejar si después tienen problemas por haberse relacionado con esas entidades oscuras.

      Eliminar
    2. Pero hablemos del caso de un humilde granjero que nada sabe de esoterismo ni nada por el estilo y a sido de alguna manera abducido o rapatado por una entidad que está fuera de su comprensión y poder de defensa. ¿Dónde están los Maestros ahí para protegerlo? Es obvio que su alguien hace ese tipo de contacto a consciencia pues su es claro que él debe afrontar su mala decisión pero una persona que nada sabe del asunto ¿dónde queda él?

      Eliminar
    3. El maestro Pastor explicó que la mayoría de las subducciones que son verdaderas, simplemente son científicos extraterrestres que vienen a investigar como se formó la vida en la Tierra. Entonces lo que hacen estos científicos es toman a un humano o a un animal, lo examinan, lo analizan, y luego lo vuelven a dejar en su lugar.

      Y en los casos en donde hay un contacto con entidades negativas, tú no sabes que hizo esa persona en sus vidas pasadas. Puede que en esta vida solo sea un humilde granjero, pero pudo haber sido un individuo muy maligno en su vida anterior.

      Eliminar
    4. Gracias ya entiendo

      Eliminar