Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

FRANZ HARTMANN - FAMOSO ESCRITOR ESOTÉRICO



Celebre escritor esotérico (1838-1912) de origen alemán, ejerció la medicina con gran éxito, pero su espíritu aventurero lo hizo viajar a América donde pasó por muchas aventuras.


Se interesa en el esoterismo

Aunque al principio estuvo opuesto al espiritismo, su curiosidad lo llevó a adentrarse en el mundo de los médiums por veinte años, por lo que se irritó mucho cuando leyó El Mundo Oculto de Sinnett, lo que lo llevó a escribirle a Olcott, este le mandó un ejemplar de la revista The Theosophist que contenía la constitución septenaria del hombre. Fue una revelación para Hartmann. Surgió entre ellos una correspondencia y después Olcott lo invitó para que fuera a colaborar a Adyar.

En su camino pasó por San Francisco donde se enamoró apasionadamente de una mujer, después de una lucha interna, se embarcó llegando a Adyar el 4 de diciembre de 1883.


Correspondencia entre Hartmann y el Maestro Morya

Apenas una semana después de su llegada a Adyar, viendo que otros hacían lo mismo, Hartmann envió una nota a través del Relicario”. Esta decía:

« ¡Venerable Maestro! El que firma le ofrece sus servicios. Desea que por favor examine sus capacidades mentales y si fuese deseable le dé instrucciones adicionales. Respetuosamente suyo. »

Dos semanas después (el 25 de diciembre) recibió la contestación:

« ¡Mis bendiciones! Si tuviésemos que emplear en nuestro servicio a un hombre sin inteligencia, tendríamos que señalarle, como ustedes dicen en el occidente, el capítulo y el versículo, es decir, tendríamos que darle encargos especiales y órdenes definidas; pero una mente como la tuya, con una historia de tanta experiencia, puede encontrar el camino por sí sola, cuando se le da una sugerencia respecto a la dirección que conduce a la meta. Hazte una clara imagen de lo que es un hombre, en qué relación se encuentra esta vida particular respecto a la suma total de sus existencias previas, y que su futuro está completamente dentro de su propio poder, y ya no tendrás duda respecto a lo que debes hacer. . . .

Cometiste un acto de gran imprudencia mientras te encontrabas en San Francisco (aquí el Maestro dio detalles acerca de ese asunto tan privado y delicado que Hartmann no reveló al público).
Yo puse en la cabeza de H. S. Olcott la idea de sugerirte venir aquí. Permanece en Asia. Toma parte en el trabajo de la Sociedad Teosófica. Haz que se conozcan sin reservas los principios de la filosofía que hable más fuerte a tu propio corazón. Ayuda a otros, para que así puedas ser ayudado tu mismo. . . . Vive de acuerdo a los Ideales más elevados de la Humanidad. Piensa y trabaja. En esto se encuentran las condiciones de satisfacción para ti y para otros. . . . M. »

Aunque quedo impactado que alguien supiera algo tan privado, de lo que pasó en otro continente, aún abrigaba ciertas dudas, estas desaparecieron cuando percibió al Mahatma Morya

« Una mañana [5-feb-1884] . . . se me ocurrió preguntarle su opinión respecto a un tema en el que había estado pensando. La Señora Blavatsky me aconsejó hacerle la pregunta mentalmente al propio Maestro, y que con seguridad él mismo la contestaría. Unos minutos después me dijo que sentía su presencia, y que lo veía escribiendo. Debo decir que yo también sentí su influencia y me pareció ver su cara, aunque desde luego esta circunstancia no puede convencer a nadie más que a mi mismo. Justo en ese instante y para mi gran disgusto, entró otra dama [la señora Coulomb] pidiendo unas pinzas que necesitaba para hacer algo; y recordando que yo tenía unas en el cajón de mi escritorio, bajé a mi cuarto por ellas . . . tomé las pinzas y estaba a punto de cerrar el cajón, cuando vi que en el cajón estaba un gran sobre, dirigido a mí en la bien conocida escritura del Maestro y sellado con el sello que lleva sus iníciales en caracteres tibetanos. . . Junto con la carta dentro del sobre venía una foto de la cabeza del Maestro con una dedicatoria para mí en el anverso. Yo sé que en mi cajón no había ninguna carta cuando lo abrí, y que no había nadie visible en mi cuarto en ese momento.

La carta, dando una respuesta detallada a mi pregunta, debió haber sido escrita, sellada y puesta en el cajón en menos de cuatro minutos, mientras que a mí me llevó exactamente cuarenta minutos para copiarla al día siguiente; y finalmente, que ella trataba de un problema muy difícil en una manera tan elaborada y sin embargo concisa, que sólo una inteligencia del orden más elevado pudo haber hecho lo mismo. »
(The Mahâtmas and their Letters, Geoffrey Barborka, TPH, p293)


Bajo la influencia de magos negros

Durante su estancia en Adyar, Hartmann estuvo sujeto a las influencias negativas de los Dugpas que intentaban apoderarse de la sede de Adyar. Al respecto dice:

«…sin embargo, puedo verdaderamente decir que una noche vi a un mago negro en mi cuarto. Él estaba allí en su cuerpo astral, de pie en medio del aire alrededor de dos pies del suelo y estaba haciendo pases magnéticos sobre mí, una clase que nunca había visto antes y que en vez de parecer que comunicaran alguna influencia hacia mí, parecían estar sacando algo de mí. No era de ninguna manera repulsivo, sino que más bien parecía una especie de persona agradable, vestido con una larga túnica colorida. Mientras que yo estudiaba sus facciones vi tres formas vestidas de blanco en mi cuarto, una de las cuales reconocí como la forma astral de un Chela. Algo me dijo, que me levantara y tomara cierto amuleto, que estaba sobre la mesa, y que había recibido del Maestro.

Esto hice y la influencia se fue, pero en ocasiones subsecuentes lo sentí de nuevo; aparecía de repente y sin provocación, y me tentaba para que dijera e hiciera cosas que iban en contra de mi mejor juicio; pero creo que excepto en casos menores e insignificantes siempre fui capaz de vencerlas. »
(Reporte de Observaciones, 1884)


Fiel a la Causa Teosófica

Esta siniestra influencia puede detectarse en varias de sus acciones que provocaron incluso que Blavatsky desconfiara de él. Sin embargo cuando los dos partieron a Europa en 1885, gradualmente la amistad regresó, al grado que se volvió su más grande defensor y difusor de sus enseñanzas en Europa.

Apoyó a William Judge cuando la facción liderada por Annie Besant y Olcott lo acusaron de impostor (ver historia), después lo representó en Alemania cuando la Sociedad Teosófica se escindió en dos (ver historia logias). Sin embargo, inconforme con los cambios que efectuó Catherine Tingley (quien remplazó a Judge a la presidencia cuando este murió) se separó y fundó la Internationale Theosophische Verbrüderung [Fraternidad Teosófica Internacional] (3-sep-1897), más en línea con lo indicado por Blavatsky. En 1899 encontró un valioso amigo y aliado en Hugo Vollrath, juntos publicaron en alemán el Bhagavad-Gîtâ, varias obras de Blavatsky y difundieron la Teosofía en Alemania y Austria.

Paralelamente se interesó en los antiguos escritores y diferentes corrientes esotéricas de Europa.


Obra

Enorme, entre libros, panfletos y artículos, más de 500 obras. Las principales son:
- Magia Blanca y Negra (1886)
- La Vida de Paracelso y la Sustancia de sus Enseñanzas (1887)
- Una Aventura entre los Rosacruces (1887)
- Cosmología o Ciencia Universal (1888)
- La Vida de Jehoshua, el Profeta de Nazaret (1889)
- Los Principios de la Geomancia Astrológica (1889)
- En el Pronaos del Templo de la Sabiduría (1890)
- La Vida y Doctrinas de Jacob Böhme (1891)
- La Ciencia Oculta en la Medicina (1893)

También edito la revista teosófica Lotusblüthen (1893-1900) y Neue Lotusblüthen (1908-1912).

Obra espuria
El libro Verdad y Ficción se le ha atribuido falsamente a Hartmann, varios detalles muestran que no es de él:
  • se contradice todo el texto, por ejemplo en un párrafo exalta la memoria de Blavatsky y en otro la denigra considerándola autora de fraudes. 
  • se ataca a William Judge, cuando como vimos Hartmann lo defendió: “¡No renuncies!” le escribió.
  • tiene muchas inexactitudes que difícilmente pudo haber cometido Hartmann, por ejemplo describe el Cuarto Oculto con datos completamente contradictorios a los que el propio Hartmann publicó en su Reporte de Observaciones.
  • se sospecha que Arthur Weber lo escribió a partir de una carta genuina de Hartmann para hacer creer que Blavatsky fue la autora de las cartas que publicaron los misioneros y que Olcott fue quien mandó construir los hoyos en el muro del “Cuarto Oculto” (lo que demuestro que es falso en misioneros y los coulomb)

Su biografía detallada en este link .

7 comentarios:

  1. Para mi es uno de mis mejores escritores lei MAGI BLANCA Y NEGRA , LOS ELEMENTALES , Y ME PARECE UN MAESTRASO POR SUS ENSEÑANZAS Y CUANDO SUPE QUE BLAVATSKY ERA SU MAESTRA ME ASOMBRE MUCHO Y NO ME IMAGINO ELNIVEL DE PUREZA Y DIVINIDAD DE LOS MAESTROS KUTHUMI Y MORYA WOW!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo completamente contigo William, de los mejores escritores esotéricos que ha habido. Gracias de recordármelo para añadirlo a la lista que estoy elaborando de los autores más recomendados a estudiar.

      Eliminar
  2. He leido que Hartmann colaboro con la O.T.O. (disculpa, no tengo acentos)
    ¿Sabes si es cierto?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que por O.T.O. te refieres a “La Ordo Templi Orientis”.

      No sabría decirte. Le di un vistazo rápido a la biografía que tengo de Hartmann y no encontré nada. Pero aunque no aparezca información al respecto, no me extrañaría que en cierto grado Franz Hartmann haya colaborado con dicha Orden, ya que era un ocultista que investigaba en todas partes donde podía.

      Aunque también debes de saber que la calidad de la O.T.O. ha variado mucho en el transcurso de su historia.

      Eliminar
  3. Lei uno de sus libros una aventura en la mansion de los adeptos

    ResponderEliminar
  4. Hola Cid, gracias de nuevo por el trabajo que haces dia a dia en este blog.

    Te escribo por que veo con preocupación que se ponga muy en alto el nombre de Franz Hartmann al punto de recomendarlo para leer.

    Y lo digo porque acabo de leer la versión en español de las cartas que Blavatsky escribió a Judge y no vi ni un apice de admiración o algo parecido de parte de HPB hacia Hartmann

    Todo lo contrario Blavatsky acerca de Hartmann dice cosas como:

    “no le importa un comino la Causa, la S.T. o incluso los Maestros, y como él es celoso de todo el mundo, no tiene ninguna relación o la atención de Ellos (los maestros), lo único que
    anhela es extraer de mí todo el conocimiento que puede, y está decidido a convertirse en un Ocultista y un literato Oculto a mi costa.”

    “El hombre es más inteligente o más bien intelectual,
    astuto, hábil, y no tiene sentimientos por nadie, ni nada y es cien veces más peligroso que los Coulomb. Tiene todo lo necesario para hacer un mago negro en él. Por eso me niego a iluminarle o darle información.”

    “No hay confianza para ser depositada sobre él. Hoy en día él parece amigable, pero una hora más tarde, fríamente condena con una de sus astutas mentiras infernales. Él es, o un medium
    sensible irresponsable o –el más peligroso, canalla sin corazón que uno puede encontrarse.
    Prefiero la primera conclusión, pues de otro modo el Maestro nunca le habría escrito a él, nunca se pronunció satisfecho con algunas de sus obras. Pero el hecho sigue siendo el mismo: nadie debe confiar en él.”

    Todo esto se encuentra en la carta numero 1 de las “Cartas entre HPB y Judge”

    En ingles se encuentran en esta pagina http://www.helenablavatsky.org/p/letters-between-helena-blavatsky-and-wq.html

    Pasame un email y te envio el libro en español con todas las cartas traducidas al español.


    En conclusión teniendo como base todo lo escrito por HPB acerca de Franz Hartmann creo que no es recomendable leer a este hombre…


    Espero saber que piensas al respecto. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franz Hartmann así se comportó cuando estuvo en Adyar, pero después recapacitó y se volvió un aliado de Blavatsky al grado que fue de los pocos miembros europeos que defendió a William Judge cuando Annie Besant y el Coronel Olcott quisieron expulsarlo de la Sociedad Teosófica.

      Las cartas ya las tengo pero gracias por el ofrecimiento.

      Eliminar