Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

EL HIPNOTISMO por William Judge



(En este capítulo publico dos artículos escritos por William Judge sobre el hipnotismo, y cuyos textos originales en inglés los pueden leer aquí.)



LA CIENCIA DA UN PASO

« Las enciclopedias antiguamente clasificaban al mesmerismo como una de las ridículas supersticiones que la gente ignorante creía para el provecho de unos cuantos impostores.

Sin embargo hoy los médicos más eminentes de Europa declaran que Mesmer tenía razón y que el mesmerismo no es una superstición, pero para no manchar sus reputaciones, los científicos han preferido ponerle un nuevo nombre, de modo que el mesmerismo ha sido rebautizado como hipnotismo.

Y de esta manera, aquellos doctores que anteriormente se rieron y se burlaron de esta antigua disciplina, ahora pueden discutir sobre los fenómenos que algunos años atrás ignoraron bajo su viejo nombre.

Y así por ejemplo, en el número de Marzo de la revista científica Scribner, el Dr. William James escribe sobre este tema, y el Foro de Abril admite un artículo del eminente Dr. Charcot sobre "Hipnotismo y Crimen".

Este paso, aunque se toma tarde, va en la dirección correcta, pero los eminentes médicos que hacen este avance no pueden pretender ser los precursores del pueblo en este asunto, ya que estos últimos han sabido por generaciones tanto sobre el tema como sobre sus investigadores, excepto que no usan un nombre que suene alto para llamarlo así.

Es bien sabido por muchos miembros de la Sociedad Teosófica que quizás haya miles de personas en los Estados Unidos que hace cuarenta años siguieron las mismas investigaciones y realizaron experimentos similares a los del Dr. Charcot.

Por ejemplo, en el año 1850, cierto Dr. J.B. Dods dio conferencias y enseñó lo que él llamó la Psicología Eléctrica. Y esto era tan conocido que atrajo la atención de ciertos senadores estadounidenses, entre ellos, Daniel Webster, John P. Hale, Theodore Rush, Sam Houston, Henry Clay y otros, que invitaron al Dr. Dods a dar una conferencia ante ellos en Washington.

El Dr. Dods pronunció su conferencia, continuó con sus experimentos y publicó una serie de artículos sobre el tema. Y en estos se encuentran (junto con otras cosas) las direcciones tan ruidosamente proclamadas y apropiadas ahora por los médicos, que harían ulular al Dr. Dods.

E incluso sobre la necesidad de tener precaución y de mantener el hipnotismo fuera de las manos de personas sin principios, el Dr. Dods también lo mencionó ya que en 1850, dijo en su Introducción que aunque él había enseñado a más de mil individuos, estos se habían comprometido solemnemente a no revelar sus métodos a personas inmorales (pero seguramente algunos eran tan carentes de principios como para violar su promesa).

Ahora el Dr. Charcot, en el Foro de abril, aboga por una legislación que evite que personas tan poco escrupulosas traten estos temas, no solo sobre la base de que delitos puedan cometerse de manera fácil y segura con la ayuda del hipnotismo, sino que las personas sensibles puedan estar protegidas de la recurrencia de histeria o catalepsia que les provoca ser hipnotizadas.

Y si bien estamos totalmente de acuerdo con el Dr. Charcot en cuanto a la necesidad de establecer salvaguardas en torno a esta incipiente ciencia, es a partir de la convicción de que el crimen puede ser ayudado y ocultado por el uso de tal práctica, y que hoy está asistido y escondido.

Pero desearíamos imponer restricciones incluso también a los médicos, y limitar el número de ellos a quienes se les permite usarlo debido a los efectos dañinos que provoca el hipnotismo.

Sin embargo, el valor principal para el teósofo sobre este nuevo acercamiento hacia el mesmerismo-hipnotismo por parte de la ciencia, no es la probabilidad de que se publiquen reglas y métodos, sino que esto pueda ayudar a convencer a la gente materialista de que existe el alma.

En el artículo de marzo de Scribner mencionado anteriormente, tenemos una admisión pública de que los hechos del hipnotismo demuestran que hay un ser oculto dentro de nosotros.

Y el Dr. Charcot no llega tan lejos como esto en su declaración, pero la variedad y el carácter peculiar de numerosos hechos diariamente sacados a la luz por otros investigadores elevarán tal montaña de pruebas que casi nadie podrá negar su peso.

Y una vez que comienzan a admitir la existencia de un ser interno, usando de hecho las mismas palabras adoptadas por muchos teósofos y encontradas constantemente en los antiguos textos sagrados hindús (los Upanishads), esto permite la entrada al espacio de la existencia del alma. »

(Este artículo fue publicado en la revista “Path” de mayo de 1890, con el pseudónimo de Rodríguez Undiano.)







HIPNOTISMO Y TEOSOFÍA

« ¿Es el hipnotismo entendido? ¿Cuál es la actitud de la Sociedad Teosófica hacia el hipnotismo?

Algunos piensan que el magnetismo y el hipnotismo son idénticos, pues muchos han dicho que esta nueva fuerza o poder es sólo la vieja práctica de Mesmer revivida en este siglo y después de muchos años de desprecio, pero ahora etiquetada con un nuevo nombre, lo que permitirá a los médicos tomarla.

Esto no es sin embargo del todo cierto.

El Dr. Charcot de París y sus seguidores pueden ser acreditados con la reactivación del hipnotismo, ya que como consecuencia de sus investigaciones, este ha sido aceptado por la profesión médica.

Y personalmente yo he visto a los destacados médicos de la costa atlántica ir cambiando sus puntos de vista sobre este tema a lo largo de 25 años. Por ejemplo el Dr. Hammond y otros inicialmente se rieron de la credulidad de los que creían en estos fenómenos (ahora tan bien conocidos entre los hipnotizadores) pero hoy escriben artículos y admiten los hechos previamente negados.

Hace muchos años, el Dr. Esdaile, un cirujano del ejército británico, dirigió un hospital de la India, donde realizó muchas operaciones difíciles mediante el uso del magnetismo como anestésico, e incluso instruyó a auxiliares nativos para que ellos usaran ese método con pacientes de sus pueblos.

Su libro, publicado hace ya bastante tiempo, da todos los hechos, y hay muchos testimonios en todos los países sobre la realidad de los estados y poderes magnéticos e hipnóticos.


La gran pregunta que surgió después de las pruebas que se efectuaron sobre el hipnotismo, fue una muy diferente de cualquiera que haya sido presentada anteriormente. Tan pronto como el proceso fue descrito y admitido, los experimentos se avanzaron con rapidez, y el gran tema de la "sugestión" quedó al descubierto.

Se descubrió que la persona hipnotizada podía ser inducida a hacer muchas cosas extrañas después de recuperarse del estado hipnótico, sabiendo que la sugestión le había sido hecha cuando ella se encontraba en ese estado hipnótico.

Por ejemplo, a un sujeto mientras estaba hipnotizado se le dijo que asesinara al Dr. A o B, para robar un libro de bolsillo. Luego fue sacado del estado hipnótico, y a la hora señalada tomaría el arma sugerida (un cuchillo de papel o algo inofensivo) y realizaría todas las acciones inducidas.

Y si este poder puede ser utilizado por un médico en un experimento, se llegó a la conclusión que un asesinato real podría ser planificado y ejecutado a través de una persona hipnotizada. Y por lo tanto era peligroso, ya que un delito puede ser cometido con impunidad para el verdadero culpable.

Dr. Charcot escribió un artículo para una revista importante de Nueva York en el que admitió la posibilidad de sugestión a los pacientes, pero negó que existiera el peligro de crímenes sugeridos por hipnosis, sin embargo también dijo que debería haber leyes contra la hipnotización indiscriminada.

Y en esta última sugerencia, la mayoría de los miembros de la Sociedad Teosófica están totalmente de acuerdo, pero también consideran que hay (y que habrá) el peligro de crímenes sugeridos por medio de la hipnosis.

Y esto es debido a que el hipnotismo todavía no es bien comprendido, ni sus peligros son correctamente evaluados por la profesión médica, y menos aún le dan crédito al público con un conocimiento correcto sobre el tema.

Ya que los mejores hipnotizadores saben muy bien que hay momentos en los que el sujeto hipnotizado escapa de su influencia y continúa en el estado hipnótico, y permanece así bajo una influencia desconocida por el operador y no distinguible por el sujeto.

Y aquí está uno de los peligros del hipnotismo: el peligro de la ignorancia ya que escritores como Braid, Binet y otros son solamente estadísticos. Se limitan a dar datos y métodos, pero todos están igualmente en la oscuridad sobre las causas y posibilidades.

Y una vez más, los hipnotizadores reconocidos también saben (como lo ha precisado el Dr. Charcot) que existe el peligro de que la histeria se desarrolle en personas donde nunca antes existió, y también una larga serie de otros males. Y por eso se solicita la supresión de la operación indiscriminada.


Pero el problema más serio (y el cual bien conocido por los estudiantes de teosofía) es que el proceso que se desarrolla en el hipnotismo es la contracción de las células del cuerpo y del cerebro desde la periferia hacia el centro.

Y este proceso es el fenómeno que se produce en el estado de muerte, y es lo opuesto del efecto mesmérico, y este punto no es conocido por la profesión médica, ni lo será mientras continúen con su actual proceder, porque los exámenes post mortem nunca revelan la acción de una célula viviente.

El magnetismo generado por la influencia humana comienza desde adentro y procede hacia la superficie externa, mostrando así un fenómeno de vida muy diferente al que produce el hipnotismo. Y el uso del magnetismo no es objetable, pero debe ser limitado en la práctica a los miembros competentes de la profesión médica.

Y es por eso que los miembros más estudiosos y cuidadosos de la Sociedad Teosófica están en contra de la utilización de la hipnosis, incluso para fines médicos, porque además en todas sus fases de anestesia la hipnosis puede ser duplicada por el mesmerismo sin ningún efecto perjudicial. Y el Dr. Esdaile ha demostrado abundantemente esto.

Se debe por consiguiente aprobar leyes para limitar las sesiones hipnótica públicas o privadas, y estas leyes también deben cobijar, incluso a los médicos que, bajo el pretexto de la ciencia, ponen personas en posiciones absurdas e indignas, ya que tales prácticas no son necesarias, y están deliberadamente en contra de la aprobación del sujeto. Y sólo muestran el poder del operador y no añaden nada al conocimiento que no pueda ser obtenido de otra manera.

Pero incluso con los casos notables registrados por Binet y otros en Francia, las leyes que rigen la constitución interna del hombre, y que especialmente gobiernan al hombre mientras que este se encuentra hipnotizado, después de un cierto punto, no son percibidas por los escritores eruditos.

Algunos sólo relatan los hechos, y otros como el Dr. James, asumen que hay un yo oculto que hace estos trucos extraños.

Pero los teósofos saben que los extraordinarios cambios que suceden en la mente y el poder mental que se manifiesta, así como la extraña “recurrencia de estados” y la separación aparentemente distinta de la inteligencia en un único ser humano, todo esto solo se explica por la enseñanza oriental antigua que distingue los poderes internos del hombre en siete clases, y en cada una de los cuales el yo interno (el Ego) puede actuar de forma independiente, siendo el cuerpo sólo un instrumento denso para la acción del hombre real.

Esta enseñanza divide al hombre en siete planos de acción, y en cada uno de los cuales el Ego (o “yo interno”) puede tener una conciencia operando de una manera particularmente apropiada para ese plano, y también participar de la conciencia y de la experiencia de los planos por encima de él pero no por debajo.

Y cada uno de estos niveles o ámbitos de la conciencia se divide en otros sub-sectores, en cada uno de los cuales puede haber una acción y experiencia distinta, o todas pueden ser combinadas.


Ahora bien, en los casos examinados por el Dr. James, la peculiaridad que se observó fue que cuando el sujeto actuó como Nº 1, no tenía ningún recuerdo de un estado llamado Nº 2. Ninguna explicación de esto fue ofrecida, solamente ese hecho fue registrado. Y esto se explica por la localización de la conciencia del Ego en uno u otro de los sub-campos de acción de la primera de la gran clase de los siete.

Y la falta de recuerdo de uno a otro se debe por el hecho de que el Ego se vio obligado a entrar en ese campo en particular, y por consiguiente no pudo llevar consigo el recuerdo. Y por lo tanto su acción fue completamente automática en ese plano.

Y este efecto se debió casi enteramente a la acción contráctil específica del proceso hipnótico, que como se dijo antes, es esencialmente una contracción de las células desde el exterior hacia el centro.

Y esto evitará que el Ego se eduque a sí mismo para recordar de un estado a otro estado, las experiencias en cada uno de ellos. Educación que sin embargo sí es posible en el estado hipnótico o magnetizado, y por supuesto en la vida normal de vigilia.


En cuanto a los casos en que el sujeto hipnotizado se escapa del control del operador son explicables en virtud de la misma teoría teosófica, es decir son aquellos casos en los que el Ego se retira del primer plano o campo de la conciencia formado por siete divisiones o sub-campos, hasta el siguiente de la clase completa de los siete, en lugar de entrar en una de las sub-divisiones del primero.

Y como los médicos no conocen ni admiten la realidad de la sub-divisiones superiores internas, ellos no están familiarizados con los medios para alcanzar al Ego cuando se ha escapado de ellos hacia un campo de conciencia del que son ignorantes de sus causas y condiciones, y con esto quiero decir que los hipnotizadores no están estudiando el campo real de operación de la fuerza, sino que están buscando meramente algunos de sus fenómenos.

Y estos fenómenos se manifiestan en el cuerpo o capa exterior mientras que los procesos psico-fisiológicos suceden en el interior, y aunque causando los fenómenos visibles, están ocultos a la vista de los hipnotizadores. »

(Este artículo fue publicado en el Jennes Miller Illustrated Monthly, posiblemente en algún momento de 1893.)





10 comentarios:

  1. Es un tema sumamente interesante. Seria bueno conocer la posición actual de la psicología occidental acerca del hipnotismo para tener una visión mas amplia del tema.

    ResponderEliminar
  2. CID o serapeum estoy algo preocupado como explican lo casos de gente que fue reanimada y dijeron que vieron todo oscuro y que despertaron de repente por un choque eléctrico del desfibrilador díganme cómo explican esos casos que van en contra de la idea de una vida después de la muerte espero su respuesta gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se puede deber a que al detenerse el corazón, pero aun al estar fibrilando, la conciencia no se ha separado del cuerpo por completo, entonces el individuo no puede percibir con sus sentidos físicos pero aun hay un remanente de conciencia, seria algo así como intentar ver con los ojos cerrados.

      Por otro lado no se si es lo mas correcto el concepto de "una vida después de la muerte", creo que seria mejor tenerlos presente como estados de la mente, ya sea esta como kama-manas o como buddhi-manas.

      Eliminar
    2. Tienes alguna anécdota o algo así serapeum que te hizo creer de forma ferviente en la vida después de la muerte gracias ante todo ?

      Eliminar
  3. La verdad es que no, incluso he presenciado la muerte de familiares y no he notado nada extraño al momento de la defuncion ni después. Pero leyendo la investigación de la señora Elizabeth Kübler-Ross, tratados como el libro tibetano de los muertos y las cartas de los mahatmas, que nos hacen ver a la muerte de otra manera, creo en sus afirmaciones que por otro lado no carecen de lógica teniendo en cuenta los testimonios recogidos por los investigadores.

    Pero como le digo, yo no creo en la vida después de la muerte, sino mas bien en una serie de estadios por lo que pasa, en cierta forma, a lo que nosotros llamamos mente. Al reencarnar ya no se puede decir que seamos la misma persona en otro cuerpo, es algo complejo pero muy filosófico, a veces el tema de la reencarnación se banaliza y se simplifica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias es interesante

      Eliminar
    2. Te falta mucho serapeum deja de hacerte el maestro por favor.

      Eliminar
  4. ¿cid cuando vas hacer artículos de lao tse y confucio su filosofía etc?

    ResponderEliminar
  5. Yo me someti a terapia de hipnosis con una psicóloga (verifique que tuviese sus títulos y todo) y es una experiencia bastante curiosa, pero la primera vez quedé con un dolor de cabeza horrible, y ella dijo que era normal porque era como "ir muy profundo en la mente".
    Lo que si quería comentar es que yo en ningún momento perdía la conciencia, yo tomaba las desiciones o podía responder a las preguntas, pero más allá de eso ella no tenía ningún tipo de conocimiento esotérico, teosofico, místico, etc.
    Luego de leer el artículo ya no me dan tantas ganas de tomar ese tipo de terapia.
    Saludos cid

    ResponderEliminar