Novedad: pueden descargar todo el blog hasta 2018 (aquí)

RESPUESTA A UN DEFENSOR DE ALICE BAILEY




(El siguiente escrito es la respuesta que Richard Robb, quien es el fundador de la librería teosófica más importante del mundo “The Wizards Bookshelf”, le dio a un seguidor de Alice Bailey, y cuyo texto original en ingles lo pueden leer aquí.)



Hola Dick,

Te escribo porque quiero comentar sobre la carta del señor Stan Treloar en donde él dice:

-           Todavía no veo una razón válida y ni siquiera una razón inteligente por la que Alice Bailey deba de ser desprestigiada por los ultra conservadores y fundamentalistas teósofos.”

Es poco probable que el señor Treloar alguna vez acepte alguna razón dado el tono tan sectario con el que escribe, pero aún así permíteme demostrar a tus lectores por qué los escritos Alice Bailey NO son teosofía.

Al etiquetar a los adherentes de las enseñanzas originales como “ultraconservadores y fundamentalistas” vemos el patrón familiar del revisionista que altera los hechos para adecuarlo a su provecho, ya que si bien hay gente ortodoxa en todas partes, el verdadero problema es la afirmación que hizo Alice Bailey de que sus enseñanzas son una continuación de lo que transmitieron los Maestros transhimaláyicos y sus discípulos (siendo los principales Blavatsky y William Judge).

Pero la realidad es que los escritos de Alice Bailey están tan sesgados hacia la Iglesia, debido a que es casi imposible encontrar una página en su obra en donde no se encuentren los matices de la doctrina católica.

Y para empeorar el asunto, sus escritos también están plagados de todas las falsedades y deformaciones que inventó el “Obispo” Charles Leadbeater.

Además, el guía de Alice Bailey que se hacía llamar “el tibetano” y que finge ser Djwal Khul no es diferente del espectro que engañó al señor Sinnett después de que este hipnotizó a Laura Holloway.



¿PERO CUÁL ES LA POSICIÓN DE LA TEOSOFÍA HACIA LA RELIGIÓN?


Sobre ese tema Blavatsky escribió lo siguiente:

« El cristianismo puede ser la religión oficial de las razas dominantes, y su profesión el camino fácil hacia la respetabilidad y la fortuna. Pero no tiene recompensas que nosotros cortejemos, y la Sociedad Teosófica quiere ser una plataforma de verdadera Hermandad, un vínculo de tolerancia amistosa, un punto de apoyo por el cual la palanca del progreso puede liberar a la masa humana de la ignorancia.

La teosofía no tiene propagación religiosa y no hay un credo que endosar: es sólo la verdad, y nada puede hacer que nos desviemos de esto que consideramos el camino de nuestro deber y por el cual hemos sacrificado todo.

Nuestro lema permanecerá para siempre:

“No hay religión más alta que la verdad”
»
(Revista Theosophist, vol. 4, suplemento al N º11, agosto de 1883, p.2)



El éxito de Alice Bailey (una médium desventurada) y su mentor Leadbeater (un psíquico embustero) se debe a la credulidad de la gente inclinada históricamente hacia la doctrina religiosa, al aluvión de afirmaciones glamorosas que hicieron, a sus pronunciamientos grandiosos y a la disponibilidad de una vasta literatura pseudo-esotérica para jugar.

Por lo tanto, sus escritos espurios han equivocado el público durante más de 100 años en cuanto a lo que realmente es la teosofía.

Ellos son los inventores de la “teosofía eclesiástica” que es en sí misma una contradicción de términos y no tiene nada que ver ni con las verdaderas enseñanzas del maestro Jehoshua de Pantera ni con la antigua sabiduría del Oriente.

Ahora bien, los defensores de Leadbeater y de Bailey son libres de creer lo que ellos quieran. Pero cuando ellos afirman que los escritos de esos dos individuos es Teosofía, ellos ejercen un consumado engaño y una falsedad nociva que una simple comparación lo demostrará.


Y los siguientes pasajes ayudarán a indicar la posición que tiene la Teosofía original hacia la religión:

Ya vimos lo que dijo Blavatsky al respecto. Ahora veamos lo que dice el Maestro Kuthumi sobre ese mismo tema:


« Desapruebo la aparición impresa de nuestra filosofía tal como la expresa el señor Hume. Leí sus tres ensayos sobre “Dios”, la cosmogonía y vislumbres del origen de las cosas en general, y tuve que tacharlo casi todo.

¡Él hace de nosotros unos agnósticos!

Él dice que si no creemos en Dios es porque hasta ahora no tenemos pruebas, etc.

Esto es absurdamente ridículo y si él publica lo que yo leí, haré que Blavatsky o Djwal Khul lo nieguen todo, ya que no puedo permitir que nuestra sagrada filosofía sea desfigurada a tal grado.

Él dice que la gente no aceptará toda la verdad, a menos que les demos gusto a los creyentes con la esperanza de que pueda haber un “Padre amoroso en el Cielo creador de todo” tal como lo profesan la mayoría de las religiones, porque de lo contrario nuestra filosofía será rechazada.

En tal caso, cuanto menos oigan esa gente de nuestras enseñanzas, mejor será para ambos. Si ellos no quieren toda la verdad y nada más que la verdad, es su libre albedrío. Pero nunca nos encontrarán haciendo compromisos con los prejuicios públicos y satisfaciendo a la ignorancia humana. »
(Carta Mahatma 54, p.304-305)


Y es porque de hecho, el principal propósito de la Teosofía es de liberar la mente de los humanos de la superstición y de los conceptos religiosos dogmáticos con sus creencias distorsionadas en donde degradan a la Divinidad Universal convirtiéndola en un dios personal antropomórfico que interfiere en todos los aspectos de la vida.

Y también la Teosofía busca liberar a los humanos del ritualismo de la letra muerta, de la fe ciega, de la falsa creencia de “la próxima venida del Cristo”, de la remisión de los pecados (y por lo tanto de la falta de responsabilidad personal), y de todo lo demás que tiende a obstruir la luz que se encuentra dentro de la propia conciencia humana.


Y es por eso que el maestro Kuthumi también escribió:

« Y ahora, teniendo debidamente en cuenta aquellos males que son naturales y que no se pueden evitar (y que son tan pocos que reto a toda la hueste de los metafísicos occidentales a probar que provienen directamente de una causa independiente). Señalaré la causa más grande y principal de casi dos tercios de los males que afligen a la humanidad desde que esa causa se convirtió en un poder.

Y esta es la religión, bajo cualquier forma y en cualquier nación.

Es en la casta sacerdotal, el clero y las iglesias; es en esas ilusiones que los hombres consideran como sagradas, en donde tienen que buscar el origen de esa multitud de males que son la gran maldición que agobia al género humano.

La ignorancia creó a los Dioses y la astucia se aprovechó de la oportunidad.

Y es la impostura religiosa la que hizo a estos Dioses tan terribles para los hombres. Es el fanatismo religioso el que transforma al hombre en un individuo egoísta e intolerante que odia a toda la humanidad que está fuera de su propia secta.

Es la creencia en un Dios o Dioses la que convierte a dos tercios de la humanidad en esclavos de un grupo de cleros que los engañan bajo la falsa promesa de salvarlos.

Por lo tanto estén conscientes que la suma de la miseria humana nunca se reducirá hasta aquel día en que la mejor parte de la humanidad, y en nombre de la verdad, la moral y la caridad universal, destruyan la ignorancia que les da todo ese poder a esos falsos salvadores. »
(Carta Mahatma 10, p.58)



Y Blavatsky hace una declaración inequívoca con respecto a “improvisar” para acomodar a las masas, y revisiones diseñadas para ser “populares” y que la Teosofía nunca puede ser:

« Estamos listos para dar nuestra vida en cualquier momento para la gran causa de la Hermandad Universal por la que vivimos y respiramos, y estamos dispuestos a proteger, si es necesario, a todo verdadero teósofo con nuestro propio cuerpo.

Todavía denunciamos tan abiertamente y virulentamente la distorsión de las líneas originales sobre las que se construyó la Sociedad Teosófica, y el gradual aflojamiento y socavamiento del sistema original por el sofisma de muchos de sus más altos oficiales.

El sabio horticultor arranca las hierbas parásitas, y difícilmente perderá tiempo en usar sus tijeras de jardín para cortar las cabezas de las hierbas venenosas. »
(¿Es la denuncia un deber? Revista Lucif, Vol. III, Dic. 1888; B.C.W., Vol. X, p.198-199.)



En otras palabras, hay que denunciar las ideas equivocadas, no a las personas. Y la “nueva dispensación” que pretende estar en sintonía con los tiempos modernos es precisamente eso.

Los defensores de Leadbeater y de Bailey dicen que sus guías han superado a la “teosofía fundamentalista anticuada” con un sistema moderno iluminado. Pero de hecho, esa nueva ola de pseudo-teosofía se enfoca en el psiquismo en vez de la espiritualidad, ya que acepta el hatha y el kundalini yoga (radicalmente desequilibrando hacia el físico) con su énfasis en los chakras del cuerpo, el hipnotismo, la supervivencia de la personalidad después de la muerte (haciendo que la reencarnación se vuelva absurda), recuerdos de vidas pasadas y terminologías prestadas en gran medida del púlpito de la iglesia.

En resumen, todo lo que se opone directamente a la Sabiduría Antigua. Y en cambio ellos hacen poco hincapié en el altruismo, la fraternidad y la filosofía budista.

Sólo el encanto hueco de los intereses psíquicos, la permisividad y las observancias externas se encuentran en sintonía con estos tiempos, al igual que la tecnología física se ejecuta rampante y desprovista de filosofía.

Y así el ego psíquico e intelectual se sacia ad infinitum, mientras que el espíritu se deja morir de hambre.

Pero NO

La teosofía no cambia ni un ápice con los ciclos del tiempo, ni las modas que surgen dentro de las sociedades.


La primera Ley de la Naturaleza es el equilibrio. . . Equilibrio. . . equidad. Y a eso se le llama Karma.

Por lo tanto, el camino del medio no es un sofisma sino un espejo de la Naturaleza, requisito para la armonización.

La discreción, el altruismo y el aprendizaje a través de las correspondencias y del razonamiento deductivo (de lo universal hacia lo particular) son las medidas de la Teosofía real.

En cambio las revelaciones y afirmaciones de la pseudo-teosofía no conducen a ninguna parte.




Y para más información, les recomiendo que lean:

  1. El Hermano Mayor [The Elder Brother] por Gregory Tillett, RKP, Londres, 1983, en donde hace un análisis muy detallado de todas las supercherías que efectuó Leadbeater a lo largo de su vida.
  2. Teosofía versus Neo-Teosofía, por Margaret Thomas, 1990. Isis Books, M-793, Road 7, Napoleon, Ohio.
  3. El Pseudo-Ocultismo de la señora A. Bailey, por Cleather & Crump, Manila, 1929; 1980.
  4. Ideas mayavicas engañosas: la neo-teosofía de C.W. Leadbeater y Annie Besant, por Ray Morgan, Tucson, AZ 1976.
  5. Un estudio de la Escuela Arcana de Alice Bailey, por Victor Endersby. Theosophical Notes, 1963.






1 comentario: