Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

¿POR QUÉ EL SACRIFICIO DEL CRISTO?



Cuando uno se cuestiona sobre la naturaleza del Cristo, su función, el motivo de su trabajo, uno está obligado al mismo tiempo de considerar la naturaleza de la Vida.

No se puede separar el Cristo de la vida. Es un poco como si a nivel cósmico, se requiriera a un Ser de una tal magnitud, que gracias a esa envergadura se volvería el receptáculo de la vida. Exactamente como la sangre en el interior del cuerpo es el receptáculo de la vida en el ser humano.

Es gracias a la sangre que la vida circula en el hombre. Es a través de la sangre que las informaciones son transportadas en el hombre y en su inteligencia. Es también gracias a la sangre que existe una sensibilidad nerviosa, una sensibilidad emocional; porque la sangre tiene un rango de oscilación vibratoria sumamente amplio. La sangre oscila en armonía perfecta con el ritmo vibratorio de la materia, lo que le permite impregnar a las células y aportar la vida a las células. Y al mismo tiempo en su aspecto sutil, diría gaseosos, la sangre es capaz de vibrar de manera relativamente emocional, lo que le da una directa incidencia sobre el sistema nervioso.

Es por esa razón que hay siempre una gran relación en el místico, entre el símbolo que representa la sangre (durante la misa, por ejemplo) y su elevación durante la oración, porque la sangre es lo que representa el sistema de circulación del alma en el mundo físico.

Hablo de la sangre para llegar a una imagen muy simple, que es la del sacrificio del Cristo. Sin embargo, cuando se habla del sacrificio del Cristo, no necesariamente se debe siempre recordar a la Cruz. Los sacrificios físicos no significan nada para un Gran Iniciado. Entonces,


¿Qué quiero decir por sacrificio, si no me refiero a la Cruz?

Hablo de un sacrificio mucho más grande, un sacrificio que es de nivel cósmico. Así lo llamarían si vuestra conciencia lo contemplara.

Cuando hay Creación, se requiere que las almas vengan de alguna parte. No se puede crear las almas así nada más por pedido, por configuración de las energías o emisión de sonidos. Todo el mundo se imagina que el hombre apareció un día, porque Dios pronunció un sonido. El sonido salió de ÉL y al otro lado del sonido se creó un pequeño hombre, quien desde entonces trata de volver a encontrar el sonido primordial.

Eso no funciona exactamente de esa manera en el Cosmos. Si hay vida, si se da el fenómeno de la vida, es porque esta vida fue extraída de otra vida, es porque pertenece a una vida más grande que ella, la cual se subdivide para constituir las pequeñas diferentes vidas.

Imaginen una mujer embarazada. Si ella cumpliera la labor creadora como Dios, esa mujer no sólo estaría formando un cuerpo, dando de todas las sustancias que componen su cuerpo. Ella tendría además que dar esa cosa sutil e indescriptible que se llama su alma. Lo qué significa que al momento de dar a luz, una parte de de su alma le sería tomada para poder animar a ese cuerpo.

Ese es el sacrificio del Cristo. Es por eso que se dice que el Cristo está al interior de todos ustedes. Y como tal, presente en la Tierra en todo momento, a través de cada ser. 
Así, a nivel cósmico, la sustancia del Cristo es el elemento base de la vida, como la sangre es la cristalización la más densa del alma. 

Cuando se comprende que la esencia del Cristo es la esencia de toda vida 
en el Universo, es más fácil entender cuál es la verdadera naturaleza humana. Ustedes deben ser entonces capaces de concebir sobre que tienen que trabajar, cómo deben trabajar, cuál es su verdadero deber. 

Si saben de qué están constituidos, si conocen vuestra esencia, ello les da toda una línea de acción a seguir, ello les da todas las intuiciones favorables para poder edificar vuestro propio camino, sin necesidad de tener que mirar en el camino de los otros.

Es lo que debe hacerles al mismo tiempo comprender que la humanidad en realidad es un solo Ser. Y que no es simplemente por simpatía, por fraternidad, por idealismo, que los hombres deben considerarse hermanos, sino porque realmente lo son. Si los seres humanos se imaginan estar separados los unos de los otros, la fraternidad solo se da a un nivel intelectual, pero esta se vuelve tangible si se sabe que los humanos están unidos en su esencia.

Pastor (maestro de sabiduría, 21-10-89)


Observación

En el esoterismo, el Cristo no es el nombre de un ser en particular, sino el título que se le da a las Entidades Cósmicas que realizan ese sacrificio necesario para ser el receptáculo de la vida de todo un sistema. En ese sentido, existen diferentes niveles. Por ejemplo, el Cristo Planetario va a dar parte de su alma a los seres de la Tierra para que puedan existir. Y a su vez, el Cristo Planetario recibe su alma de una parte del alma del Cristo Solar, y así sucesivamente hasta llegar al Cristo Universal.

Esas Entidades Cósmicas son de naturaleza tripartita y se les conoce en el cristianismo como la santísima trinidad: Dios-Padre, Dios-Hijo y Dios-Espíritu Santo. Por esta razón, comúnmente también se designa por el Cristo a alguno de sus tres aspectos. Usualmente es a Dios-Hijo, pero en este caso es a Dios-Padre.

3 comentarios:

  1. ACLOARAME UNA DUDA YO TENGO ENTENDIDO K JESUS NO MURIO EN LA CRUZ LO ENSEÑA BLAVATSKY ( GLOSARIO TEOSOFICO) Y K EL K MURIO CRUCIFICADO REALMENTE FUE KRISHNA YA K LO COPIAN EN HISTORIAS Y LE DAN TAL VIDA A JESUS PERO REALMENTE JESUS FUE CRUCIFICADO?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí si no sabría decirte porque hay tantas cosas que se dicen sobre Jesús, que necesito primero estudiar bien el tema antes de poder pronunciarme. En un futuro pienso hacerlo.

      Eliminar
  2. Jesús.- Llamado también Cristo o Jesu-Cristo. Hay que establecer una distinción entre el Jesús histórico y el Jesús mítico. El primero era esenio y nazareno y fue mensajero de la Gran Fraternidad para predicar las antiguas enseñanzas divinas que debían ser la base de una nueva civilización. Por espacio de tres años fue Maestro divino de los hombres y recorrió la Palestina llevando una vida ejemplarísima por su pureza, compasión y amor a la humanidad. Obró multitud de prodigios resucitando muertos, sanando enfermos, volviendo la vista a los ciegos, haciendo andar a los paralíticos y realizando muchos otros actos que, por su carácter extraordinario, se han calificado de “milagros”. La sublimidad de sus doctrinas resalta sobre todo en su célebre Sermón de la Montaña. Como Iniciado que era, enseñó también doctrinas esotéricas, pero éstas las reservaba únicamente para “los pocos”, esto es, para sus discípulos elegidos. Al Jesús histórico se le han atribuído no pocos hechos legendarios que le han convertido en otro personaje puramente mítico, una verdadera copia del dios Krichna, tan venerado en la India. Para probar claramente tal aserto, no hay más que fijarse un poco en el paralelo que entre Jesús y Krichna presenta la autora de Isis sin velo (II, 537-539 de la edición inglesa), y del cual entresacamos las siguientes comparaciones: 1) Jesús es perseguido por Herodes, rey de Judea, pero huye a Egipto, guiado por un ángel; para asegurar su muerte, Herodes ordena el degüello de 40.000 inocentes. –Krichna es perseguido por Kanza, tirano de Mathurâ, pero escapa de una manera milagrosa; esperando matar al niño, el rey hace dar muerte a miles de niños varones. 2) La madre de Jesús era Mariam o Miriam; se casó continuando virgen, pero tuvo varios hijos después del primogénito Jesús. (Véase: Mateo, XIII, 55, 56; Marcos, III, 32-35; VI, 3; Lucas, VIII, 19, 20; y Juan, II, 12; VII, 5-10). –La madre de Krichna era Devakî, una virgen inmaculada (pero había dado a luz ocho hijos antes de Krichna). 3) Jesús obra milagros, echa los demonios del cuerpo, lava los pies de los discípulos, muere, desciende al infierno y sube al cielo después de librar a los muertos. –Krichna hace otro tanto, con la sola diferencia de que lavó los pies a los brahmanes y subió al paraíso Vaikuntha o paraíso de Vichnú. 4) Uno y otro divulgan los secretos del santuario y mueren, Cristo clavado en una cruz (un árbol), y Krichna clavado a un árbol, atravesado el cuerpo con una flecha. –Véase: Devakî, Krichna, etc. (G.T. H.P.B.).

    ResponderEliminar