ENCUENTRO DE LA HERMANA DE BLAVATSKY CON EL MAESTRO MORYA




Debido a que Blavatsky se encontraba muy delicada de salud, los doctores le recomendaron que se alejara por un tiempo del clima canicular de la India, y es por eso que ella acompañó al coronel Olcott en su gira por Europa, y cuando Blavatsky se hallaba en Paris, su hermana aprovechó para visitarla y ella narra que en esa ocasión ella percibió al Maestro Morya durante unos instantes.

Al respecto dijo lo siguiente:


« Cuando a mediados de mayo de 1884, mi tía y yo llegamos a París para entrevernos con mi hermana Blavatsky, la encontramos rodeada de la elite de la Sociedad Teosófica, cuyos miembros habían acudido desde Alemania, Rusia y los Estados Unidos, para verla al cabo de los cinco años de su ausencia por estar en la India.

Y también había allí una pléyade de curiosos que enterados de su fama taumatúrgica, anhelaban presenciar los efectos de sus facultades ocultas, aunque ella repugnaba satisfacer esa curiosidad, pues siempre había mirado con desdén los fenómenos paranormales y era enemiga de malgastar inútilmente sus facultades. Y además estaba a la sazón muy enferma y cada fenómeno operado por su voluntad le costaba invariablemente algunos días de malestar.

Y preciso por su voluntad, porque los fenómenos producidos sin que ella lo quisiera, abundaban más que los voluntarios, y estos fenómenos involuntarios no la dañaban en modo alguno, y estos fenómenos ella se los atribuía al misterioso ser a quien ella llama su “Maestro”.

Por ejemplo cada vez que resonaba en los aires un sonido parecido a un acorde o arpegio de cuerdas invisibles, sin importar donde estuviese y por apremiante que fuese su ocupación, ella se retiraba presurosa a su aposento de donde salía con alguna nueva orden o una nueva noticia.

Y la mayoría de los secretarios de la Sociedad Teosófica recibían muy a menudo también tales órdenes independientemente de ella.
. . .
Citaré un ejemplo de ello:

En una ocasión nos hallábamos a eso de las once de la noche en la sala de la casa situada en Rue Nôtre-Dame des Champs 46, mi tía, yo, Blavatsky y el famoso escritor ruso Vsevolod Solovioff.

Estábamos tomando el té, y todos le solicitamos a Blavatsky que nos refiriese algo acerca de su Maestro y de cómo había recibido de él sus ocultas facultades. Y mientras nos contaba muchas cosas, ella nos quiso enseñar un retrato del Maestro que ella guardaba en un medallón colgante de una cadenilla puesta en el cuello. Ella abrió el medallón y lo pasó de mano en mano y todos vimos el hermoso rostro de un hombre pintado en India.

Cuando de repente todos nos sentimos conmovidos por algo muy extraño por una emoción difícil de escribir. Era como si el aire se hubiese enrarecido de pronto y el ambiente fuera sofocante, de modo que apenas podíamos respirar.

Entonces Blavatsky se tapó los ojos con las manos y murmuró:

-       “¡Atención!... Siento que algo va a ocurrir... Algún fenómeno... Siento la presencia de mi Maestro.”

Y en aquel momento el señor Solovioff fijó la vista en un ángulo de la sala y dijo que veía algo parecido a un óvalo de fuego, como si fuera un resplandeciente huevo de color oro y azul...

Y apenas había acabado de pronunciar estas palabras cuando del extremo del corredor llegó a nosotros un prolongado y melodioso sonido, como si alguien pulsara las cuerdas de un arpa, mucho más embelesadora y definida que los sonidos musicales hasta entonces escuchados. De nuevo volvieron a resonar las claras notas hasta extinguirse, y luego regresó el silencio en la sala.

Me levanté para escudriñar el corredor que estaba iluminado por una lámpara, aunque inútil es decir que no había nadie ni se oía rumor alguno. Y al volver a la sala vi a Blavatsky tranquilamente sentada entre mi tía y el señor Solovioff, tal como antes. Pero al mismo tiempo vi distintamente sin alucinación posible la figura grisácea de un hombre de pié junto a mi hermana, y que al notar mi presencia se apartó de ella desvaneciéndose hasta desaparecer por la pared opuesta.

Este hombre (o tal vez su forma astral) era de complexión delgada, de estatura media alta, envuelto en una especie de capa y con un turbante blanco en la cabeza. La visión duró solo unos cuantos segundos, pero tuve tiempo suficiente para examinarla, y decirles a todos que lo había visto distintamente, aunque tan pronto como desapareció me sentí terriblemente asustada y nerviosa...

Apenas recobré el equilibrio de los sentidos, cuando me sorprendió otra maravilla, pero esta vez objetiva y tangible. La señora Blavatsky abrió de pronto su medallón y además del retrato del Maestro también había el retrato de ella en frente de él. »

(Este testimonio fue mencionado por el periodista Alfred Sinnett en su libro “Incidentes de la vida de la Sra. Blavatsky”, capítulo 10, p.264-269)





5 comentarios:

  1. Hola cid que piensas de los avances de la robótica tu crees que seremos inmortales por medio de la ciencia Y si fuera así ya no importaría el karma no evolucionar que piensas al respecto.
    Si puedes fíjate del robot Sofía tiene inteligencia artificial que en resumen sería como alma propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que avance la ciencia no podremos ser inmortales debido que para que el alma humana pueda mantenerse existiendo necesita de la energía que le procura el cuerpo de vitalidad y este también es mortal.

      Eliminar
  2. Es asombroso pensar que existan personas con una capacidad tan fuera de lo común, con la habilidad de conectar con la realidad trasladando la percepción lejana espacio/temporal a su consciencia despierta voluntariamente. Provocando alteraciones a veces perceptibles con los presentes del foco de su atención. Son gente fascinante y que tienen mucho que contar, demasiado, porque una persona "normal" vive encasillado en condiciones bastante más limitadas y sencillas. Poseer esas capacidades requieren una formación desde la prímera y última célula de nuestro cuerpo. Benditos maestros de sabiduría.

    ResponderEliminar
  3. CID ayúdeme siento mucho odio en mi corazón y para rematarle tengo ciertas habilidades mágicas y siento la enorme tentación de ser un mago negro perverso dígame qué hacer para no arrepentirme después ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aplica la técnica que menciono en este otro capítulo:

      http://esoterismo-guia.blogspot.com/2018/09/como-eliminar-defectos.html

      Eliminar