Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

¿QUIÉNES FUERON LOS PRIMEROS POBLADORES DE AMÉRICA?



(Observación: esta es la xx parte de la investigación de David Pratt sobre el continente americano y cuyo inicio lo pueden encontrar aquí, y le agradezco enormemente a Nicolás por haber traducido un artículo tan grande pero a la vez tan cautivante de leer.)


  ÍNDICE

    1.  El derrumbe de la teoría del poblamiento tardío
    2.  Los Solutrenses
    3.  Esqueletos muy antiguos
    4.  Sitios arqueológicos muy antiguos




1 - EL DERRUMBE DE LA TEORÍA DEL POBLAMIENTO TARDÍO


La teoría del poblamiento tardío de América (tambipén llamada la "teoría de Clovis") ganó aceptación a mediados del siglo XX y esta teoría postula que los primeros habitantes de América fueron miembros asociados con la cultura Clovis de Nuevo México (y de ahí su nombre).

Según esta teoría, los primeros humanos que habitaron América habrían llegado hace unos 14’000 años atrás por medio del puente de Beringia, el cual cruzaron desde Siberia hacia Alaska, y el cual se encontraba emergido en ese entonces gracias a que la nueva era glacial había hecho bajar el nivel del mar.

Y posteriormente estos humanos avanzaron hacia el sur por un pasadizo libre de hielo que se encontraba al este de las Montañas Rocallosas a medida que los glaciares se retiraban, y terminaron por esparcirse rápidamente a todas partes del continente.

El puente de tierra de Beringia durante la última edad del hielo.


Antes de la Segunda Guerra Mundial, los principales antropólogos insistían que los primeros humanos que ingresaron a América lo hicieron sólo hace 4’000 años, y cualquiera que afirmara otra tesis era tratado con hostilidad.

Pero una vez que fue ampliamente aceptada la evidencia de que el pueblo Clovis habitó en Norteamericana en periodos tan antiguos como el 12’000 a. de C., entonces la nueva generación de antropólogos procedió a tratar con el mismo prejuicio a cualquier profesional que pretendiera tener pruebas de que hubo presencia humana incluso más antigua en América.

Pero para su infortunio el paradigma de Clovis se hizo cada vez más insostenible a medida que aumentaba la evidencia confiable de que hubo un poblamiento humano en América aún más remoto.

Y es así que los hallazgos de Monte Verde en Chile trajeron el golpe final al modelo de Clovis en el mundo académico, ya que en 1997 (y luego de casi dos décadas de debate) un panel de doce arqueólogos estadounidenses concluyó que el sitio había sido ocupado en el 12’700 a. de C., o sea más de 1000 años antes que la cultura Clovis.

Monte Verde se sitúa a 14’400 km al sur de Beringia, y muchos antropólogos consideran que serían necesarios unos 7’000 años para que los colonizadores del norte llegaran a esa localidad tan lejana.

E irónicamente el día en que el comité hizo su anuncio sobre Monte Verde, se descubrió allí una capa más profunda de artefactos, datados de hace unos 31’000 años atrás, pero esta evidencia aún no ha sido generalmente aceptada.

Así, mientras que la demolición de la "barrera de Clovis" estimuló a muchos arqueólogos para volver a sitios previamente explorados y excavar en estratos más profundos, lo que a menudo ha resultado en el descubrimiento de indicios de ocupación humana más remotos.

En cambio los arqueólogos ortodoxos todavía siguen con sus preconcepciones ideológicas para determinar qué datos son "aceptables" y cuales no.

Pero el hecho es que ya muchos investigadores ponen en duda que los americanos nativos tuvieran un solo origen cultural, puesto que los antiguos pueblos hablaban una increíble variedad de dialectos, tenían un gran conjunto diverso de creencias, así como de costumbres religiosas, y practicaban muchos estilos de vida diferentes y a menudo contrastantes.

Por lo que se ha estimado que tomaría al menos de 20’000 a 30’000 años para desarrollar las más de 140 lenguas utilizadas por los pueblos nativos de América.

Y el parecido de algunos aborígenes americanos modernos con los pueblos mongoloides de Asia fue reconocido desde ya hace largo tiempo (y ciertamente han tenido lugar migraciones desde esa región).

No obstante, Beringia formaba un puente de tierra libre de glaciación sólo en épocas específicas y existía un pasadizo sin hielos hacia el corazón de Norteamérica, siendo ésta una de las razones de por qué la posibilidad de un desplazamiento costero o marítimo es ampliamente consensuada, aunque la obsesión en las migraciones a través del Estrecho de Behring no tiene motivo.

Además hay que remarcar que los sitios arqueológicos más antiguos no se encuentran en Beringia oriental y tampoco se hacen progresivamente más recientes a medida que se avanza al sur por América, y sólo un pequeño porcentaje de todos los indígenas de este continente posee rasgos mongoloides.

Y es por eso que Helena P. Blavatsky citaba a un científico que en 1878 escribió:

"¿Debemos seguir por el viejo surco y no suponer otro medio de poblamiento del hemisferio occidental excepto la vía del Estrecho de Behring?" (1).

Por su parte, Gottfried de Purucker sostuvo que había existido un cierto "goteo" de migrantes que iban y venían a lo largo de este puente durante mucho tiempo, pero que también otros colonizadores habían llegado de varias partes del mundo, tanto a través del Atlántico como del Pacífico (2).

Algunos sitios arqueológicos en América del Norte y del Sur y posibles rutas de migración (3).





2 - LOS SOLUTRENSES

De ninguna manera se puede asegurar que los migrantes asiáticos fueran los creadores originales de la cultura Clovis, ya que este pueblo practicaba la caza mayor y dejó diversas puntas de lanza que fueron encontradas en gran parte de América del Norte y Central a comienzos del siglo XX (principalmente en el suroeste de EEUU) y nada similar se ha localizado en el este de Asia, Siberia o Beringia.

Pero en cambio estos vestigios Clovis sí se parecen a las puntas de lanza pertenecientes a la cultura solutrense de Cromañón, que fue dominante en las actuales Francia y España desde hace unos 21’000 ó 17’000 años atrás.

Y es significativo constatar que las herramientas de Clovis más antiguas están siendo halladas en las regiones orientales y surorientales de Norteamérica (o sea las regiones ha donde hubieran llegado los humanos provenientes de Europa), y poco se han encontrado en el sector noroccidental en donde se esperaría hallarlas con más abundancia si dicho pueblo proviniera de Siberia y Alaska.

Y es por eso que algunos arqueólogos han propuesto que los grupos asociados con la cultura solutrense migraron de Europa a Norteamérica alrededor de los años 20’000 ó 15’000 AP [que significa "A Presente"], posiblemente siguiendo el borde de la placa de hielo que se extendía desde la costa atlántica de Francia hasta Norteamérica.

Y su tecnología de herramientas líticas más tarde influenció el desarrollo de las correspondientes a la cultura Clovis americana.

Por ejemplo, los artefactos de piedra encontrados en Cactus Hill (Virginia) datados del 17’000 al 15’000 AP parecen representar un estilo transicional entre las culturas solutrense y Clovis, y otros sitios similares incluyen a Page-Ladson en Florida, con huesos animales y artefactos humanos que se remontan al 14’500 ó 12’500 AP, y el abrigo rocoso de Meadowcroft en el suroeste de Pennsylvania, con evidencia de ocupación fechada en el 19’000 o el 16’000 AP (1).

Puntas de Clovis (izquierda) y solutrenses (derecha)

Estas puntas (a menudo hechas de pedernal) comparten ciertas características, ya que las dos son esbeltas, acanaladas y bifaciales, y sus filos anchos y planos fueron producidos mediante la técnica de laminado por "rebasamiento" (outre passé) que es un complicado procedimiento que remueve hojuelas a lo largo de toda la herramienta (2).






3 - ESQUELETOS MUY ANTIGUOS

Varios esqueletos datados hacia el 9’000 AP o más antiguos muestran rasgos que los diferencian de los mongoloides que migraron desde Asia.

Por ejemplo:

1) El cráneo del Hombre de Kennewick, fechado en torno al 9’300 AP y que fue encontrado cerca del río Columbia (estado de Washington) en 1996, tiene características similares a aquéllos de los Cro-Magnon europeos (1), mientras que otros investigadores afirman que las medidas del cráneo sugieren una ancestralidad polinésica (64%) o ainu (24%) (2).

Los ainus son indígenas del norte de Japón y de la isla Sakhalin, y se diferencian de los japoneses generales porque son mucho más altos y tienen rasgos faciales caucasoides y barba crecida en el caso de los hombres (los polinesios también son clasificados como caucásicos).

Los huesos recuperados en el sitio de Kennewick formaban un esqueleto mucho más alto y delgado que los aborígenes antiguos. Su pecho había sido aplastado y una punta de proyectil estaba clavada en su cadera. Además, los indígenas menomini de Wisconsin tienen tradiciones de una tribu guerrera que en un pasado lejano apresó y diezmó a un pueblo de piel clara (3).

Cráneo del Hombre de Kennewick y una reconstrucción de su rostro.


2) La Mujer de Penyon III es el nombre dado al cráneo de una caucásica que murió en México entre el 12’700 y el 13’000 AP.


3) El Hombre de Browns Valley, varios miles de años más joven que el hallazgo mexicano, es el caucásico más antiguo recuperado hasta ahora en los EEUU (4).


4) La momia más vieja conocida en Norteamérica es la de Spirit Cave, la cual se localiza en Nevada y que fue fechada en el 9’400 AP. Ésta exhibe características caucasoides que la apartan de cualquier tribu estadounidense existente, y es más similar a los nórdicos o quizás a los ainus japoneses.

Esta momia llevaba una especie de bata con mocasines y yacía sobre una cobija de piel con esteras gemelas cosidas alrededor de la cabeza y pies del cuerpo, y dichas esteras exhibían un entretejido altamente sofisticado en forma de diamantes trenzados (5).

Los indios paiute han tomado acciones legales para impedir que se efectúe cualquier test de ADN en los restos, y es interesante constatar que los paiute tienen una leyenda acerca de los "Si-Te-Cah", una raza de gigantes de cabellos y barbas cobrizos o rubios que fueron eventualmente eliminados luego que sus propios ancestros llegaran al área.

Cráneo del Hombre de Spirit Cave y una reconstrucción (se desconoce el color real de los ojos) (6).


5) La Mujer de Gordon Creek era una caucásica cuyos restos de 9’700 años fueron extraídos de una vía fluvial en Colorado durante 1965 y ella tenía un rostro más pequeño y estrecho que el de los indígenas. Sus huesos y los artefactos de la tumba habían sido esparcidos con hematita en la época del entierro.


El pigmento rojo-sangre (rojo ocre) fue usado también para propósitos funerarios por la Cultura Arcaica Marítima (también conocida como “Red Paint People”), cuyos miembros en un periodo aproximado tan remoto como el 9’000 AP viajaban al norte y al sur del litoral este de Norteamérica (o sea el norte de Nueva Inglaterra, Nueva Escocia y Labrador) (7).

Las trazas de esta cultura también se encuentran en el oeste de Escandinavia y el noroeste de Europa, ya que en ambos lados del Atlántico Norte estos grupos operaban barcos de madera oceánicos y utilizaban aparatos similares para cazar peces espada y mamíferos marinos.

Y también fabricaban herramientas bifaciales intrincadamente elaboradas que pueden representar una progresión natural entre las tecnologías solutrense y Clovis de Norteamérica.

Muchos sitios solutrenses europeos también están relacionados a escondites de tumbas con rojo ocre, casi indistinguibles de aquéllos de las gentes arcaicas marítimas, y así, para algunos es imposible afirmar si estas poblaciones marítimas eran o no caucasoides, aunque algunas evidencias apuntan en esa dirección.

Esta cultura experimentó un periodo de florecimiento hace unos 4’000 años, cuando un importante avance en la tecnología de herramientas ocurrió casi simultáneamente en Escandinavia y el noreste estadounidense (8).


6) "Lucía" es el nombre dado al cráneo de una mujer de unos 20 años y 1.5 m de estatura hallado en la década de 1970 al interior de una caverna en la región llamada Lagoa Santa en el este brasileño, y ha sido fechado entre el 10’500 y el 9’500 a. de C.

Sus medidas son muy diferentes a aquéllas de los individuos posteriores que descendieron de los migrantes siberianos y se asemejan más a los aborígenes australianos, melanesios y negritos.

Este hallazgo ha sido confirmado por los restos de otros 70 individuos con características similares descubiertos en la misma zona, y un antropólogo ha propuesto que estas gentes de rostro alargado pueden haber sido los primeros americanos que viajaron desde Australia o el sudeste de Asia a través de Japón y luego llegaron por barcos hasta el litoral pacífico de EEUU, probablemente hace más de 20’000 años (9).





4 - SITIOS ARQUEOLÓGICOS MUY ANTIGUOS

Mientras muchos arqueólogos todavía se oponen a cualquier fecha más antigua al 15’000 AP para el caso de sitios arqueológicos en América, un creciente número de especialistas (y particularmente de Sudamérica) están cada vez más aceptando la evidencia que indica migraciones mucho más antiguas y las cuales fueron efectuadas hacia el 20’000 al 30’000 AP o incluso más atrás en el tiempo.

Y algunos ejemplos de los sitios sudamericanos más remotos son:

1) Cueva del Pendejo, justo al sur de Orogrande, Nuevo México, que comprende más de diez zonas estratificadas por debajo del nivel donde fueron encontrados los artefactos de Clovis. Y se piensa que las herramientas de piedra más antiguas tienen al menos 40’000 años (1).


2) Toca do Boqueirão da Pedra Furada en el noreste de Brasil, donde se han encontrado pinturas rupestres y herramientas de piedra, y las dataciones de carbono y estratigráficas indican que el sitio fue ocupado desde el 5’000 al 50’000 AP (2).

Y también se han hallado sitios que proporcionan fechas incluso más remotas que éstas, pero los arqueólogos que cuestionan su autenticidad corren un serio riesgo de dañar sus carreras profesionales y perder acceso a fuentes de financiamiento. Por lo que usualmente, cualquier hallazgo de herramientas líticas en bruto es descartado por ser considerado geofacto (es decir producido por la naturaleza) si su edad es "inaceptablemente" ancestral.


3) Y un ejemplo de ello fue en Hueyatlaco, cerca de Valsequillo, México, la capa que contiene sofisticadas herramientas de piedra (incluyendo puntas de proyectil bien elaboradas, raspadores y herramientas para trabajar cuero) fue fechada en el 250’000 AP usando cuatro métodos diferentes.

Pero al final esa datación fue rechazada porque en el dogma antropológico actual se considera que los humanos capaces de fabricar tales herramientas no evolucionaron hasta hace unos 100’000 años en África.

Y la geóloga Virginia Steen-McIntyre sufrió acosos, falta de financiamiento, pérdida de su trabajo, y daños a su reputación como resultados de su investigación en dicho sitio (3).

Virginia Steen-McIntyre


Herramientas de piedra encontradas en Hueyatlaco.



4) En la Cueva Sandía, Nuevo México (EEUU), se encontraron herramientas líticas bajo una capa de estalagmita con una antigüedad estimada de 250’000 años. Sin embargo, los arqueólogos atribuyeron la presencia de esas herramientas en esa capa a la actividad de los roedores (4).


5) En Toca da Esperança (Cueva de la Esperanza) en el centro de Brasil, se localizaron herramientas de piedra toscas en asociación con mamíferos del Pleistoceno. Los huesos dieron fechas de uranio-torio que variaban del 204’000 al 295’000 AP (5).


6) En el sitio de Calico Hills en el desierto de Mojave, California, los artefactos primitivos arrojaron una edad de 135’000 años AP mediante datación de termoluminiscencia y 200’000 AP por el método de uranio-torio.

Pero los arqueólogos las descartan como productos de la naturaleza, aún cuando se aceptan artilugios similares hallados en la garganta del Olduvai en África (6). 


7) En un sitio cercano a Frederick en el suroeste de Oklahoma, se extrajeron herramientas de piedra bien elaboradas y de apariencia moderna desde una profundidad de entre 3 a 7 m, en gravas del Pleistoceno y en donde también se encuentran huesos de animales extintos con una edad de 750’000 años (7).


8) En 1870, un objeto de cobre similar a una moneda fue recuperado desde un pozo situado cerca de Lawn Ridge, Illinois, a una profundidad de 35 m, en estratos del Pleistoceno de 200’000 a 400’000 años de antigüedad, y tiene figuras retratadas toscamente e inscripciones en un lenguaje desconocido sobre ambas caras.

Los investigadores concluyeron que la moneda, dado su espesor uniforme, debe haber pasado a través de un laminador y posteriormente fue cortada con podaderas o un cincel y los afilados bordes sometidos a limado.

Pero esta datación ha sido descartada porque por lo general los antropólogos consideran que los humanos solamente fueron capaces de fabricar y usar monedas a partir de hace unos 100’000 años, y se cree que las monedas metálicas fueron empleadas primero en Asia Menor por el siglo VIII a. de C. (8).

Moneda hallada cerca de Lawn Ridge, Illinois.


9) Helena P. Blavatsky menciona el descubrimiento de ídolos líticos, potes de agua y vasijas áureas bajo acumulaciones de guano (estiércol de aves) de hasta 19 m en las islas Chincha, Guanape y Macabi de Perú. Y dependiendo de la tasa asumida para los depósitos guaneros, el más antiguo de estos artefactos podría tener de unos 864’000 años hasta una fecha más conservadora de 72’000 años (9).

10) Además, se han encontrado artefactos fechados de entre 200’000 y 300’000 años AP en sitios cercanos a los ríos Lena y Yenisei de Siberia. Y otro yacimiento de esta zona puede remontarse incluso hasta 3 millones de años, un tiempo para el que no se suponía la existencia de homínidos primitivos y fabricantes de herramientas (10).

Pero en la sección nueve de esta investigación les presentaré evidencia de que los humanos también estaban presentes en América hace ya millones de años atrás.




Referencias

El derrumbe de la teoría del poblamiento tardío
  1. H.P. Blavatsky Collected Writings, Wheaton, IL: Theosophical Publishing House, 1950-91, 2:313.
  2. G. de Purucker, Studies in Occult Philosophy, Pasadena, CA: Theosophical University Press (TUP), 1973, págs. 443-4.
  3. www.archaeology.org/9911/etc/thumbnails/map2.gif.

Los Solutrenses
  1. George Weber, "Clovis people (New Mexico, USA) and Minnesota Woman (Minnesota, USA)", 2008, www.andaman.org; http://en.wikipedia.org/wiki/Solutrean_hypothesis; http://en.wikipedia.org/wiki/Clovis_culture.
  2. www.andaman.org/BOOK/chapter54/text-Clovis/text-Clovis.htm.

Esqueletos muy antiguos
  1. R. Cedric Leonard, "Atlanteans in America: Paleolithic Cro-Magnons in America", 2008, www.atlantisquest.com.
  2. George Weber, "Kennewick Man (Washington State, USA)", 2006, www.andaman.org.
  3. Frank Joseph, "Who were the first Americans?", en Frank Joseph (editor), Unearthing Ancient America: The lost sagas of conquerors, castaways, and scoundrels, Franklin Lakes, NJ: New Page Books, 2008, págs. 265-70.
  4. "Who were the first Americans?", págs. 265-6.
  5. P. Barker et al., "Determination of cultural affiliation of ancient human remains from Spirit Cave", Nevada, 2000, www.nv.blm.gov.
  6. www.andaman.org/BOOK/chapter54/text-usa/text-nagpra.htm.
  7. "Who were the first Americans?", pág. 266; http://en.wikipedia.org/wiki/Maritime_Archaic.
  8. Patrick Huyghe, Columbus Was Last: From 200,000 B.C. to 1492; a heretical history of who was first, San Antonio, TX: Anomalist Books, 1992, págs. 46-56.
  9. Deborah Smith, "Wandering the world", 2004, www.smh.com.au; http://en.wikipedia.org/wiki/PreSiberian_American_Aborigines.

Sitios arqueológicos muy antiguos
  1. Columbus Was Last, págs. 20-1.
  2. W.R. Corliss (compilación), Archeological Anomalies: Small artifacts, Glen Arm, MD: Sourcebook Project, 2003, págs. 170-4.
  3. Michael A. Cremo y Richard L. Thompson, Forbidden Archeology, San Diego: CA: Bhaktivedanta Institute, 1993, págs. 354-66; Michael A. Cremo y Richard L. Thompson, The Hidden History of the Human Race, Badger, CA: Govardhan Hill Publishing, 1994, págs. 91-3; Archeological Anomalies: Small artifacts, págs. 163-7.
  4. Forbidden Archeology, págs. 366-7; The Hidden History of the Human Race, págs. 93-4.
  5. Forbidden Archeology, págs. 206-7; The Hidden History of the Human Race, págs. 47-8; Archeological Anomalies: Small artifacts, ágp. 174.
  6. Forbidden Archeology, págs. 203-6; The Hidden History of the Human Race, págs. 46-7; Archeological Anomalies: Small artifacts, págs. 144-7.
  7. Archeological Anomalies: Small artifacts, págs. 158-9.
  8. Forbidden Archeology, págs. 801-2; The Hidden History of the Human Race, págs. 109-10.
  9. Blavatsky Collected Writings, 2:310.
  10. Columbus Was Last, págs. 25-6.





4 comentarios:

  1. Entonces la llegada de los Vikingos a Norteamérica (antes de Colón) podría suponer esas trazas de cultura Escandinava, me imagino.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa, he frecuentando este blog hace algún tiempo y quiero hacerte una pregunta fuera de contexto del tema que me inquieta a estas horas de la noche.

    Se entiende que nuestra encarnación actual corresponde en todos sus aspectos (físico, espiritual, y sobre todo hago énfasis en mi curiosidad sobre lo karmico) con una vida pasada, por ejemplo, yo habitante de Chile en el postmodernismo haber sido un soldado de la guerra mundial. ¿Que sucede con las vidas pasadas históricas de mi nación y árbol genealógico, por ejemplo, padres, abuelos, descendiente de un mestizaje indígena, español, etc, si mi anterior vida corresponde a un soldado de la guerra mundial?, dejo la respuesta habierta a cualquier tipo de interpretación que te nazca, de ante mano, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así como tú eres el resultado de tus acciones pasadas. De la misma manera cada grupo de gente (que sea una familia, una nación, una raza, etc.) son el resultado del conjunto de los miembros que forman a ese grupo. Por lo tanto, tus acciones no solamente influyen en tu destino, sino también en el destino de los grupos a los que perteneces.

      Eliminar