Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

LOS VISITANTES DE LA PENUMBRA




(Observación: el siguiente texto es la traducción del artículo elaborado por David Pratt, cuya versión original en inglés la pueden leer aquí.  Y le doy un inmenso agradecimiento a Nicolás por habernos hecho el favor de traducir un escrito tan largo, pero a la vez tan interesante de leer.)



   ÍNDICE

 Primera Parte

       1.  Introducción
       2.  Materializaciones de espíritus
       3.  Apariciones de "ángeles"
       4.  Atacantes fantasmales
       5.  Ataques sexuales de fantasmas
       6.  Fantasmas viajeros

 Segunda parte

       7.  Monstruos
       8.  Bípedos peludos
       9.  Alienígenas
     10.  Hombres de negro
     11.  El mundo astral





1 -  INTRODUCCIÓN

A través de la historia, se ha informado acerca de extraños encuentros entre humanos y una amplia variedad de entidades sobrenaturales que incluyen "dioses", ángeles, fantasmas, demonios, hadas, gnomos, monstruos, alienígenas, etc. Y tales encuentros abarcan desde los benignos y esperanzadores hasta los hostiles y perjudiciales.

Algunos pueden implicar visiones o alucinaciones, pero como muestran muchos de los casos presentados, otros parecen tener lugar en nuestra realidad física, y en estos últimos, dichas presencias son físicamente visibles y a veces tangibles, aunque su extraño comportamiento sugiere que son entes paranormales que se manifiestan brevemente antes de esfumarse de nuevo en "la zona de las penumbras".





2 -  MATERIALIZACIONES DE ESPÍRITUS


Desde el resurgimiento del espiritismo, en la segunda mitad del siglo XIX, se han reportado muchas materializaciones de "espíritus".

A.R. Wallace (codesarrollador con Darwin de la teoría de la selección natural) describió a estas manifestaciones como sigue:

« Pueden ser apariciones luminosas, chispas, estrellas, globos de luz, nubes luminosas, etc., o caras, manos y figuras humanas completas, generalmente cubiertas con un “cortinaje” fluyente, con excepción de una porción del rostro y las manos. A menudo, las formas humanas tienen la capacidad de mover objetos sólidos, y ambos tipos son visibles y tangibles para todos los presentes. »

Wallace creía que tales fenómenos encarnaban "verdades de la más vital importancia para el progreso humano" [1].

En presencia del célebre médium Daniel Dunglas Home, las manos materializadas podían tocarse y fueron vistas levantando y llevando objetos. Un editor de un periódico estrechó su mano con otra materializada que terminaba en la cintura, describiéndola como "tolerable y simétricamente bien hecha, aunque no perfecta, suave y ligeramente cálida".

En otro caso, una mano desencarnada llevó una campana a un periodista, pero cuando intentó sujetar la formación, ésta se derritió, dejando sólo el instrumento.

En una sesión con la médium Kate Fox, una mano luminosa vino desde la parte superior de la habitación, y después de merodear cerca del prominente científico William Crookes durante unos segundos, tomó el lápiz que empuñaba para escribir en un papel, depositó el bolígrafo y entonces se alzó por el aire, desvaneciéndose gradualmente en la oscuridad.

Durante una demostración con Charles Williams en 1873, se materializó una gran mano que el psíquico e investigador Frederic Myers midió y sostuvo en la suya. La sintió disminuir en tamaño hasta que no era más grande que la de un bebé, antes que se esfumara [2].

Helena P. Blavatsky argumentaba que la "mano espiritual" o fantasmal era a menudo una extrusión del cuerpo astral del médium, lo que a menudo sucedía de forma inconsciente cuando el canalizador se hallaba en trance [3].


Katie King

La materialización completa más famosa fue una figura descalza de vestido y velo blanco que se llamaba a sí misma "Katie King".

Un vez que la médium Florence Cook, quien vestía de negro y había sido firmemente atada en una "cabina" (un nicho con una cortina en frente de ésta) y estando en trance, Katie emergió de la cabina y caminó por la habitación, platicando con los presentes.

La formación se sentía cálida al tacto, y era como una persona de carne y hueso. Pero inmediatamente después de una aparición, Florence aún permanecía atada y con los nudos de las cuerdas sellados.

En 1874, un científico condujo una prueba en el que amarró cables a Florence aplicando corriente eléctrica de baja intensidad en su cuerpo, de forma que incluso un movimiento de sus manos quedaría registrado en el galvanómetro, pero la corriente no se interrumpió a lo largo de la sesión, en la cual Katie se materializó y se trasladó por la habitación.

William Crookes fue otro científico que investigó este fenómeno y concluyó que era genuino. Tomó 44 fotografías de Katie y vio a la formación y la médium juntas en varias ocasiones. Sin embargo, Crookes ya estaba convencido de que Katie no era Florence disfrazada, ya que aquélla era 15 cm más alta, sus orejas no llevaban aros (en contraste con las de Florence) y sus dedos eran más largos y su cara más grande [4].


Una vez en trance, Florence Cook se desploma en el brazo de una silla. La forma ectoplásmica que se alza tras ella comienza a comprimirse en la materialización de Katie King.



Katie King, completamente materializada [5].


En diciembre de 1873, un hombre intentó medir a Katie durante una sesión, a lo que siguió una refriega en la que perdió parte de su barba. Para escapar de él, Katie se desmaterializó parcialmente, escabulléndose al interior de la cabina. Cuando las cortinas se abrieron, Florence todavía estaba amarrada con los nudos sellados y no se encontró ningún material blanco que pudiera haber sido empleado.

La única instancia probada de fraude ocurrió en enero de 1880 cuando la materialización fue medida y realmente se trataba de Florence. Sin embargo, la persona responsable de atar a la médium admitió que se había concertado con otros para no atarla correctamente, mientras que los defensores de Florence argumentaron que este era un caso de fraude inconsciente [6].

Lo anterior ciertamente sucedió con la canalizadora italiana Eusapia Palladino, cuando se supo que en estado de trance engañaba cada vez que podía, haciendo "levitar" burdamente las mesas con los pies, pero sus destacados fenómenos continuaron manifestándose incluso bajo rigurosas condiciones de prueba, asombrando a docenas de eminentes científicos europeos durante un periodo de 20 años.


La cabaña de los Eddy

Horatio y William Eddy, dos médiums que vivían en el pueblo de Chittenden, Vermont, también produjeron impresionantes materializaciones. Por ejemplo, desde la cabina emergía una forma espectral tras otra, y cada una era "diferente en sexo, andar, ropaje, complexión, largo y arreglo de cabello, peso y anchura de cuerpo, y edad aparente". Al cabo de una hora aproximadamente, la sesión terminaba y el médium reaparecía "ojeroso y parecía muy exhausto".

Estas manifestaciones fueron investigadas en 1874 por Henry S. Olcott, quien ayudó a fundar la Sociedad Teosófica al año siguiente y había servido como oficial de campo por la Unión en la Guerra de Secesión.

Gracias a su reputación por integridad, le fue otorgado el rango de coronel y se le asignó la tarea de desarraigar el fraude y la corrupción en el Ejército y la Marina. De esta forma, Olcott fue testigo de unas 300 ó 400 formas de "espíritus" durante su estadía con los médiums Eddy y no pudo hallar evidencia de fraude.

Afirmó que, al tocarlas, las apariciones eran tan sustanciales como cualquier ser humano real, pero que sus temperaturas eran invariablemente menor que la suya, y que sus pieles estaban cubiertas con un sudor frío [7].

El doctor George Beard de Nueva York estaba convencido de que las manifestaciones eran simplemente el resultado de uno de los hermanos Eddy que estaba disfrazado, y simulando ser un "espiritista de mente simple", por lo que fue a Chittenden secretamente con la intención de desmascararlos. Sin embargo, durante la sesión de Horatio Eddy y mientras los asistentes estaban sosteniendo las manos del médium, una guitarra canallesca golpeó a Beard repetidamente en la cabeza, causándole tanto dolor que se sobresaltó y desgarró las cortinas.

Después que se reanudó la sesión, fueron arrojados toda clase de instrumentos musicales contra Beard a través de la cortina, incluyendo una campana que lo golpeó en la cara con cierta violencia. Después de lo cual el doctor decidió volver a Nueva York. Beard había llevado consigo una poderosa batería, cuya corriente ningún mortal habría sido capaz de soportar, y Olcott conectó el aparato a la forma materializada de una muchacha hindú, llamada Honto, pero esto parecía sólo divertirla.

Beard, no obstante, procedió a denunciar todas las materializaciones como "estupendos fraudes", y declaró que no se podía dar crédito al testimonio de Olcott por haber estado inmerso en las "patrañas" por demasiado tiempo, ¡y porque también usaba anteojos! [8].


Francis Monck

Francis Monck había sido el primer médium que no sólo produjo formas materializadas, sino que también permanecía en completa vista ante los presentes.

Las formas espirituales emergían por uno de sus costados, y al comienzo solo eran las caras pero luego se volvían figuras totalmente materializadas. Nebulosas al principio, pero adquiriendo solidez a medida que emanaban de Monck, hasta que finalmente lo dejaban y aparecían como personas separadas a un medio metro de distancia y unidas a él por una débil conexión de "telarañas".

Monck fue puesto a prueba varias veces con buenos resultados, pero como con ciertos médiums cuyos poderes no estaban completamente controlados, recurrió al engaño deliberado en al menos una ocasión, en la que fueron encontrados los mecanismos de los confabulados en su posesión y los escépticos calificaron todas sus materializaciones iniciales como fraudulentas [9].


Marthe Béraud

Durante las primeras décadas del siglo XX, Marthe Béraud ("Eva C.") produjo materializaciones ante la completa vista de los investigadores y después de ingresar en trance hipnótico. Entonces una sustancia suave y elástica llamada "ectoplasma" emanaba de varias partes de su cuerpo, especialmente de la boca, los oídos, la vagina y los pezones.

El ectoplasma se organizaba rápidamente en la forma de una mano o cabeza, sobre la que podía aparecer una cara (a veces en miniatura). Luego se solidificaba en una especie de pasta seca al tacto, antes de retrotraerse al cuerpo de la médium o simplemente desaparecer. Y a veces las manifestaciones parecían imágenes planas, pero en otros casos eran perfectas.

Charles Richet, un fisiólogo francés (más tarde ganador del Premio Nobel) e investigador psíquico, describió cómo una forma completa se levantaba del piso:

« Al comienzo era sólo una mancha blanca y opaca como un pañuelo en el piso ante la cortina, y luego asumió rápidamente la forma de una cabeza humana a nivel del suelo. Unos pocos momentos después se alzó en línea recta, convirtiéndose en un hombre pequeño envuelto en una especie de albornoz blanco [un manto largo y circular con capucha], quien dio dos o tres pasos deteniéndose en frente de la cortina; entonces se hundió en el suelo y desapareció como si pasara a través de una trampilla, pero no había tal cosa en el suelo. »

Como los escépticos sugirieron que Marthe podría estar ingiriendo muselina y vomitándola, su cabello, axilas, nariz, boca y rodillas fueron examinadas previamente a una sesión, y a veces también su vagina y recto, administrándosele un emético e incluso jarabe de arándanos, y aún así las formas que emanaban de su boca eran totalmente blancas.

Durante un periodo de 20 años, la médium nunca fue sorprendida en algún intento de engaño [10].


Eva C. produciendo ectoplasma, 13 de marzo de 1911. Su mano izquierda está siendo sostenida por el doctor Charles Richet y su diestra por el profesor Schrenck-Notzing.  El reciente libro “Phenomena of Materialisation” contiene unas 225 fotografías de materializaciones ectoplásmicas, todas llevadas a cabo bajo estrictas condiciones de prueba.



Una cara ectoplásmica emanando de la nuca de Eva C., 30 de diciembre de 1911 [11].


Carlos Mirabelli

A mediados de la década de 1920 los poderes de Eva comenzaban a abandonarla, pero en esta época un psíquico brasileño, Carlos Mirabelli, generaba manifestaciones incluso más espectaculares.

Las materializaciones completas de Mirabelli eran de individuos muertos conocidos por los testigos, y esto es algo que había sido reportado ya con frecuencia en las sesiones espiritistas, pero comúnmente era en habitaciones oscuras o débilmente iluminadas. Mientras que las de Mirabelli, los espectros aparecían a plena luz y en condiciones de prueba, antes numerosos investigadores que se apuntaban para examinar las afirmaciones.

En el transcurso de más de cien demostraciones y productivas sobre el 50%, Mirabelli trabajaba en una habitación cerrada y sellada, amarrado a una silla, y entre los fallecidos que Mirabelli materializó, se encontraba la hija de uno de los investigadores (vestida con su ropa mortuoria), y a un obispo que se había ahogado en un naufragio.

Y no aparecieron meramente y se desvanecieron, sino que fueron capaces de conversar con los investigadores y de tocar y de ser tocados, e inclusive un médico presente fue capaz de sentir el pulso cardíaco de la "niña".

Estas materializaciones fueron atestiguadas por legiones de académicos, prominentes políticos, doctores y otros. Y ninguno de ellos pudo ofrecer alguna otra explicación a parte de su carácter genuino, y tampoco ningún escéptico desde entonces ha sido capaz de descubrir alguna evidencia de los muchos testigos aún vivos que sugiera que Mirabelli estaba involucrado en lo que habría sido el truco de conjuración más espectacular alguna vez concebido [12].


La mirada de alarma del doctor Carlos de Castro (a la derecha) se explica por el hecho de que un poeta muerto (ubicado en el centro) acababa de materializarse entre él y Mirabelli, el cual se encuentra en trance (y a la izquierda), durante una sesión de prueba en la Academia de Estudios Psíquicos Cesare Lombroso [13].


En la actualidad

Actualmente y en ocasiones todavía se informa de materializaciones en semanarios espiritistas, pero ya no constituyen objeto de investigación seria pues muchos parapsicólogos encuentran el tema demasiado polémico.


Explicación de este fenómeno

William Q. Judge, uno de los miembros fundadores de la Sociedad Teosófica, menciona tres explicaciones posibles para las materializaciones de "espíritus":

 1) El cuerpo astral del médium es exudado, y reúne gradualmente partículas extraídas del aire y los cuerpos de aquéllos presentes en la sesión hasta que llega a ser visible, pudiendo asemejarse al médium o asumir la apariencia de una persona muerta cuya imagen está presente en el plano astral.

 2) El "cascarón astral" de la persona fallecida (o sea la forma etérica decadente que servía como vehículo de su mente inferior) y que está desprovisto de consciencia y de las más altas facultades intelectuales y espirituales, se hace visible e incluso palpable cuando las condiciones del aire y del éter son tales que alteran la vibración de sus moléculas al grado necesario.

 3) Y el último caso es cuando se recolecta una masa invisible de materia magnética, eléctrica y química de la atmósfera, del médium u otras personas presentes, y se refleja una imagen de cualquier persona deseada (viva o muerta) en y fuera de la luz astral. Generalmente tales manifestaciones prefieren la penumbra porque una luz brillante perturba la sustancia astral y hace la proyección más difícil [14].


En las materializaciones y otros fenómenos de salón, el médium y otros testigos frecuentemente son "vampirizados" en alguna medida por las entidades astrales involucradas, ya que los elementos necesarios para la materialización son extraídos de sus cuerpos y así su vitalidad se reduce.

Y es por eso que Helena P. Blavatsky llama a la mediumnidad "una de las enfermedades nerviosas más peligrosas", y la contrasta con el Adeptado, lo que significa control voluntario total sobre los poderes y fuerzas psíquicas [15].



Referencias

  1. Michael Gomes, “The Dawning of the Theosophical Movement”, Wheaton, IL: Quest, 1987, p. 25.
  2. Brian Inglis, “Natural and Supernatural: A history of the paranormal”, Bridport, Dorset: Prism, 1992 (1977), p. 226, 264, 318.
  3. H.P. Blavatsky, “Isis Sin Velo II”, Pasadena, CA: Theosophical University Press (TUP), 1972 (1877), p. 594-596.
  4. Natural and Supernatural”, p. 267-169, 273-275.  William Crookes, “Researches in the Phenomena of Spiritualism”, Pomeroy, WA: Health Research, sin fecha (1874), p. 102-112.
  5. International Survivalist Society, www.survivalafterdeath.info/photographs.htm.
  6. The mediumship of Florence Cook”, www.ieja.org/ingles/e_florencecook.htm.
  7. The Dawning of the Theosophical Movement”, p. 27-32.
  8. Ibid., p. 38-39 y 42-43.
  9. Natural and Supernatural”, p. 297-298.
  10. Ibid., p. 433-435.  Brian Inglis, “Science and Parascience: A history of the paranormal”, 1914-1939, London: Hodder and Stoughton, 1984, p. 27, 34, 95-105, 240-242.
  11. International Survivalist Society, www.survivalafterdeath.info/photographs.htm.
  12. Brian Inglis, “The Paranormal: An encyclopedia of psychic phenomena”, London: Paladin, 1985, p. 157-158.  Ver también “Science and Parascience”, p. 221-227.  The mediumship of Carlos Mirabelli", www.ieja.org/ingles/e_carlosmirabelli.htm.
  13. Science and Parascience”, p. 225.
  14. W.Q. Judge, “The Ocean of Theosophy”, TUP, 1973 (1893), p. 48-49, 1689.  W.Q. Judge, “Echoes of the Orient”, San Diego, CA: Point Loma Publications, 1975-87, 1:183-6, 384-8.  G. de Purucker (editor jefe), “Materializations”, Encyclopedic Theosophical Glossary, www.theosociety.org.
  15. H.P. Blavatsky “Collected Writings”, Wheaton, IL: Theosophical Publishing House (TPH), 1950-91, 12:372.






3 -  APARICIONES “CELESTIALES”



Muchas manifestaciones registradas provienen más de la dimensión de los vivos que la de los muertos. Aunque sólo una minoría de ellas son visuales, y en muchos casos se percibe una presencia y se escuchan golpes, quejidos y otros ruidos extraños, además de olerse aromas inexplicables.

Con frecuencia, estas apariciones son vistas sólo por una vez, pero algunas se producen reiteradamente y frecuentando la misma localización. R.E. Guiley escribe:

« Ciertas manifestaciones parecen reales y corpóreas, con forma y rasgos definibles y vestimenta si son humanas. Otras son nebulosas, luminosas, transparentes, escasas y mal definidas. Algunas son pequeñas y se asemejan a manchas, masas informes o a trazos de luz.

Las apariciones surgen y desaparecen repentinamente y en ocasiones sólo se desvanecen. En ambos casos pasan a través de paredes y objetos y caminan alrededor de ellos. Pueden proyectar sombras y reflejarse en espejos

Algunas están acompañadas por sonidos, olores, sensaciones de frío y movimientos de objetos reales en el entorno del perceptor.

En otros casos, los testigos tratan de tocar las apariciones, pero muchos comprueban que sus manos pasan a través de ellas, aunque a veces han hecho contacto con una sustancia que se siente como un ropaje ligero. » [1].

Algunas manifestaciones se comunican verbalmente y parecen poseer cierto grado de inteligencia, mientras que otras no responden a los intentos de comunicación y sólo muestran un rango limitado de gestos y movimientos. Por ejemplo: pueden llamar la atención del observador a una herida fatal en el "cuerpo" del fantasma. Pero a veces no existe interacción y el perceptor sólo produce una reiteración etérica de los eventos que anteriormente tuvieron lugar en el sitio.

Existen informes sobre fantasmas de animales, y también se han divisado apariciones de objetos inanimados, tales como barcos espectrales y resplandecientes en el mar (como en el caso del "Holandés Errante"), y además se han visto ejércitos fantasmales batallando en el cielo. Por ejemplo, en la víspera de Navidad de 1642, dos meses después de la batalla de Edge Hill durante la guerra civil en Inglaterra, se observó una especie de repetición de la batalla en el aire sobre el campo de combate, complementada con efectos de sonido.

La reconstitución se repitió en varias ocasiones seguidas y variaba en cada una de ellas, al grado que el rey convocó a una comisión para que examinara el caso, y los investigadores presenciaron el espectáculo por sí mismos. Las repeticiones etéricas del combate tendían a desvanecerse con el tiempo, aunque muchas continuaron por varios siglos [2].

Más del 80% de estas manifestaciones parece producirse con un propósito.

Las personas que se aparecen pueden comunicar su propia crisis usualmente a sus seres queridos u otros con quienes tengan vínculos emocionales (por ejemplo: que están muriendo o acaban de fallecer).

Los "fantasmas en crisis" suelen hacerse visibles a los testigos durante el sueño y la vigilia, y muchos espectros de muertos se presentan para aliviar la tristeza o comunicar información sobre el estado de asuntos no terminados de los difuntos. Por ejemplo, luego de su muerte, Dante se apareció a su hijo y lo guió a donde había escondido los últimos cantos de la Divina Comedia.

Las apariciones de muertos también pueden producirse varios años después a sus seres queridos en tiempos de crisis.

A veces, los moribundos dicen ver seres angélicos, figuras religiosas, luminosidades y familiares o amigos fallecidos brevemente antes de su deceso, y comúnmente dichas apariciones muestran vínculos emocionales al lugar en cuestión, quizás como resultado de una muerte violenta o repentina.

Muchas luminosidades inexplicables en lugares encantados han sido capturadas en película [3], y en ocasiones las cámaras fallan en registrar lo que ven los testigos, sugiriendo que el fantasma no fue percibido por la visión normal, lo cual también se demuestra por el hecho de que en ocasiones una persona ve un espectro mientras que otra no.

Y hay también casos en que las cámaras registran un fantasma incluso si el fotógrafo no estaba consciente de ello cuando se tomó la imagen.


Esta famosa foto fue tomada por dos turistas canadienses el 19 de junio de 1966 en el Queen's House sobre el Támesis. Aunque al principio no vieron nada, se pueden apreciar dos figuras fantasmales encapuchadas en la imagen (las dos figuras visibles en el pasamanos de la escalera son las manos izquierdas).


Se han detectado campos magnéticos muy fuertes y notoriamente fluctuantes en los lugares donde la gente ve fantasmas, los que tienden a trasladarse de lugar en lugar y varían en tamaño, desde una pelota de básquet a una de béisbol.

El componente eléctrico de estos campos es comúnmente uno de tipo CC (corriente continua), como el emitido por organismos vivos, en vez del típico campo CA (corriente alterna) de un circuito eléctrico. También se han medido descensos repentinos de temperatura (llamados "cold spots" en inglés), junto con elevados niveles de radiactividad [4].

Los escépticos han sugerido que las personas que ven fantasmas pueden estar sufriendo alucinaciones inducidas por fenómenos electromagnéticos especiales, pero incluso si ciertas experiencias fantasmales son alucinatorias, no es posible que un campo electromagnético común induzca alucinaciones similares al azar en personas diferentes y en distintas ocasiones, como tendría que suceder en los lugares aparentemente frecuentados por el mismo espectro.

William Q. Judge divide las apariciones en dos clases generales:

1)   Los cascarones astrales de los muertos o imágenes astrales que (ya sean verdaderamente visibles o como el resultado de una vibración interna), son proyectados al ojo y así la persona piensa que ve una forma física.
y

2)   La forma astral-mental de personas vivas (mayavi-rupa o cuerpo de pensamiento), la cual a menudo es proyectada en forma espontánea y parcialmente consciente [5].

Y cuando las condiciones son adecuadas, cualquier imagen astral o forma de pensamiento de la imaginación colectiva puede hacerse visible e incluso palpable a través de la injerencia de elementales y otras entidades etéreas.

Es por ello que las apariciones de personas moribundas o que acaban de fallecer son muy recurrentes. Por ejemplo, en una carta a Camille Flammarion, (el famoso astrónomo e investigador psíquico francés del siglo XIX), la princesa de Montarcy contaba que su abuela le había dicho siempre que le haría saber cuando ella se muriera si no estaban juntas.

Y una noche a las nueve en punto, el perro de la princesa saltó sobre su cama, "aullando como si lo estuvieran matando", y a los pies de la litera la princesa vio la aparición de su abuela, quien le dirigió un beso y desapareció. A la mañana siguiente, un telegrama le informaba que la anciana había fallecido entre las 8 y las 9 de la noche anterior [6].

En otro caso del siglo XIX, la figura de un joven soldado en traje de hospital se manifestó ante el capitán de su compañía, y solicitó que el salario fuera entregado a su madre, cuya dirección entonces le dio, y el capitán elaboró una nota de solicitud, tras lo cual el fantasma visitante se desvaneció. Luego de hacer las averiguaciones, el capitán supo que el soldado había muerto el día anterior.

Helena P. Blavatsky sostiene que el intenso pensamiento y ansiedad experimentados por el militar en sus momentos de muerte podrían crear fácilmente una forma astral para alcanzar un determinado objetivo. El cuerpo astral es el retrato etéreo exacto del cuerpo, aunque no de sus vestimentas temporales, pero seguramente el soldado habría imaginado dialogar vestido y no desnudo con su capitán, y así su deseo reprodujo fielmente la escena planeada con antelación [7].

En agosto de 1864, May Clerke estaba leyendo en Barbados mientras una niñera nativa llevaba a su pequeña hija en un coche. Cuando Clerke se incorporó para ir a casa, la niñera le preguntó quién era el hombre que le había estado hablando momentos antes, y su patrona replicó que nadie había estado con ella.

La niñera era persistente y afirmaba que el hombre era alto y se veía muy pálido. Clerke entonces se molestó cuando su asistente le dijo que había sido descortés al ignorar al sujeto y quien parecía muy ansioso de llamar su atención. Algunos días más tarde, Clerke supo que su hermano había muerto en Tobago en el momento de la aparición [8].


En general, la Teosofía rechaza la idea de que los espíritus reales de los muertos puedan manifestarse luego de la muerte, porque el alma humana superior (o alma reencarnante) usualmente se separa del alma humana inferior o alma astral después del óbito.

Entonces, la primera entra en un estado de consciencia parecido a un sueño pacífico en los ámbitos más altos de la dimensión astral, dejando atrás un cuerpo etérico decadente o cascarón (kama-rupa o "cuerpo del deseo") el cual está esencialmente desprovisto de razón, y cascaron astral es el que los médiums frecuentemente confunden con los "espíritus" de los fallecidos.

Sin embargo, el alma-espíritu puede realmente estar presente antes o después de la muerte física, y en particular si el fallecimiento ocurrió en forma repentina.

Los encuentros con "ángeles" (del griego angelos, "mensajero") continúan hasta el día de hoy. Gottfried de Purucker afirma que las visiones de ángeles están conectadas a menudo con el propio ego superior o espiritual del testigo y son una exteriorización de sus pensamientos.

Algunas exteriorizaciones implican la aparición de humanos altamente avanzados tales como los Maestros y sus discípulos, que pueden viajar a voluntad en su cuerpo sutil y hacerse visibles cuando sea apropiado.

En raros casos pueden emerger nirmanakayas (esto es, humanos espiritualmente avanzados pertenecientes a la Hermandad de los Adeptos) que eligen vivir en la atmósfera áurica de la Tierra sin un cuerpo físico.

Y en casos extremadamente raros, ciertos seres espirituales y etéreos de planos más sublimes que están íntimamente conectados con la raza humana pueden aparecerse a personas en un estado inusual de consciencia, y de esta forma la imaginación del testigo puede revestirlos con "alas" o vestimentas extrañas [9].


Usualmente los ángeles son percibidos o escuchados por clariaudiencia, pero ocasionalmente se presentan con "vestidos blancos brillantes" o en la forma de bolas luminosas blancas, e incluso como personas reales, lo cual les ha valido la denominación popular de "extraños misteriosos".

Estas manifestaciones ocurren cuando una persona está en un dilema y necesita acción rápida, y entonces una "persona misteriosa" aparece repentinamente de la nada y provee una solución.

Los "extraños misteriosos" pueden ser individuos de cualquier raza y de ambos sexos, y más a manudo, son hombres de aspecto muy juvenil y pulcro, invariablemente bien vestidos, corteses y conocedores de la crisis por la que pasa el testigo. Son tranquilos aunque enérgicos, y saben precisamente lo que deben hacer y cuando hablan, lo hacen con moderación.

Estos extraños misteriosos parecen tan reales como los humanos de carne y hueso. Pero una vez que el problema se ha solucionado, los misteriosos ayudantes se desvanecen abruptamente, y es esta característica precisa lo que hace que los testigos se pregunten si fueron asistidos por mortales o por "ángeles" [10].

Benvenuto Cellini, el escultor italiano del siglo XVI, por ejemplo, estaba a punto de ahorcarse en prisión cuando un ángel luminoso y joven apareció y lo arrojó al suelo [11].

En la década de 1950, una mujer alemana que escalaba sola en los Alpes Bávaros se vio en peligro, pues estaba oscureciendo y se había desviado del camino. Repentinamente vio una gran bola de luz que se transformó en un hombre alto y de aspecto "chino".

En ese momento, la aparición no la asombró porque parecía ser muy natural, ya que el sujeto saludó con una reverencia, la tranquilizó con algunas palabras y la condujo nuevamente al camino turístico, luego de lo cual la presencia se convirtió otra vez en una bola luminosa y se desvaneció. De esta forma, vemos que actuó como un "ángel guardián", o quizás una manifestación del propio ego superior de la mujer [12]. Y este es uno de tantos casos en que una figura se materializa a partir de una pequeña fuente luminosa.


Bola de luz y hombre "oriental" encontrado en los Alpes Bávaros [13].


La siguiente "manifestación en crisis" plantea inquietantes preguntas sobre la realidad física e identidad de algunas figuras fantasmales.


El viaje de Joshua Slocum

En el verano de 1895, el marinero y capitán veterano Joshua Slocum completaba el primer tramo del viaje que le concedió un lugar en la historia como la primera persona en navegar sola alrededor del mundo.

Pero su aventura pudo terminar mal, ya que entre las Azores y Gibraltar, su robusta y pequeña embarcación "Spray" entró en una zona de borrascas, y al mismo tiempo, Slocum sufría de severos cólicos estomacales que lo desmoralizaron tanto que bajó de cubierta sin ajustar las velas como debía, dejándose caer agónico en el piso de la cabina, y sus delirios febriles le hicieron perder la noción del tiempo.

Cuando Slocum despertó, se dio cuenta de que su barco había ingresado en un área de difícil manejo. Buscando la escalerilla, para su asombro vio a un hombre alto en el timón. Su mano rígida agarraba los radios del timón y los sostenía como un tornillo. Estaba vestido como un marino extranjero, con un gran gorro rojo sobre el lado izquierdo de la cabeza, y tenía barbas negras y desgreñadas.

Slocum se preguntó si este alarmante personaje (que era parecía todo un pirata) había abordado su barco y planeaba matarlo, pero el marino pareció leer sus pensamientos, ya que se quitó el gorro saludando a Slocum, diciendo, con una sonrisa fantasmagórica:

« Señor, no he venido a hacerle daño. Soy un miembro de la tripulación de Colón, el piloto de la “Pinta”, y vine para ayudarlo. Descanse, señor capitán, y yo guiaré su barco esta noche. Usted tiene una calentura [fiebre], pero ya estará mejor mañana. Su problema se debe a que no debió mezclar queso con ciruelas. »

Al día siguiente, Slocum comprobó que el "Spray" todavía iba a la deriva como si lo hubiera abandonado, y pensó que "el propio Colón no podría haberlo conducido más acertadamente en su trayectoria". Y esa noche, Slocum recibió una segunda visita del marino español, pero esta vez en un sueño, y dijo que le gustaría navegar con Slocum en su viaje, sólo por amor a la aventura, y entonces, quitándose la gorra, desapareció tan misteriosamente como había llegado.

Slocum se despertó con el sentimiento de que había estado en presencia de un amigo y un hombre de mar con vasta experiencia. Y aunque reconoció su segundo encuentro como un sueño, también se dio cuenta que el primero había sido algo totalmente diferente.

Además,

¿Qué clase de sueño podría sostener un timón viajando a través del mar violento? [14].


Fantasma encontrado en el mar, julio de 1895 [15].



La Virgen María

A lo largo de los siglos se han registrado numerosas visiones de la Virgen María, siendo la más famosa la de 1531 en Guadalupe (México), donde "María" se apareció cinco veces a Juan Diego, quien era un indígena de edad mediana convertido al catolicismo.

Se menciona que en una ocasión, la santa presencia le encomendó a Juan Diego recolectar flores, y aunque era un periodo frío del año, él encontró un jardín de rosas en un lugar donde ninguna flor había crecido antes, e incluso esas flores eran de una especie que no se conocía en México en esa época.

Entonces la Virgen le dijo a Juan Diego que envolviera las flores en su capa y se las llevara al obispo. Así lo hizo Juan Diego y cuando desenvolvió su capa, había en su interior estampado en la capa una hermosa imagen de la Inmaculada Concepción, mostrando un estilo ajeno a la tradición maya-tolteca-azteca.

El tejido estaba hecho con una tela tosca de fibra de cactus y tenía una duración máxima de 30 años, pero tanto la capa como la “pintura” han perdurado hasta el día de hoy y se exhiben en el templo de la iglesia construida según los requerimientos de la Virgen [16].


La aparición de María parece variar de acuerdo con los trasfondos culturales y étnicos de los testigos. Por ejemplo, el dibujo de la Virgen de Guadalupe en la capa claramente se parece a una amerindia y no a una muchacha judía.

Michael Grosso sugiere que las visiones de María pueden ser "expresiones de la imagen de la Diosa, un patrón arquetípico de enorme antigüedad y poder psicológico", y que "el culto a María provee un vehículo psíquico familiar a través del cual funciona la imaginación colectiva" [17].

Y es curioso notar que el cerro donde Juan Diego vio a María estaba anteriormente consagrado a la diosa azteca Teotenantzin, o la "Madre de Dios".



La Virgen de Fátima

En Fátima, Portugal, María se apareció varias veces en 1917 a tres niños (de 7, 9 y 10 años) y nuevamente en un lugar de culto antiguo a una diosa (esta vez de Isis) [18].

Las dos niñas divisaron a una mujer joven y la oyeron hablar, mientras que el niño la vio pero no la escuchó. Asimismo, sostuvieron que la "señora" estaba vestida de blanco y se hallaba de pie sobre un pequeño árbol. Y antes de sus encuentros con María, los niños también tuvieron visiones de un "ángel".

En la fecha del primer encuentro, los niños estaban ocupándose de sus ovejas en una loma rocosa no muy lejos de su casa cuando escucharon un ruido atronador parecido al de un viento poderoso (para la anécdota, un viento poderoso es informado con frecuencia durante encuentros con Ovnis) y vieron un globo de luz deslumbrante que se movía lentamente hacia ellos desde el valle.

Y a medida que se aproximaba, el globo de luz se convirtió paulatinamente en un hombre joven de gran resplandor que parecía tener unos 14 años y se identificó como "el ángel de la paz". Y luego de pedirles recitar una oración, se desvaneció.

Los encuentros con María ocurrieron todos los días 13, por 6 meses consecutivos, como la Virgen había prometido en el primer encuentro, y los niños experimentaban parálisis durante las manifestaciones (como también sucede en algunos avistamientos de Ovnis).

Los tres pastores recibieron revelaciones en presencia de una gran multitud de espectadores que se incrementaban enormemente todos los meses. Pero las visiones reales de María eran apreciadas sólo por los tres niños. Sin embargo, durante las revelaciones ocurrían fenómenos relacionados que fueron presenciados por un gran número de personas, incluyendo la aparición de un objeto brillante en forma de globo y una lluvia de pétalos de rosas que se desvanecían al tocar el suelo.

(Cabe señalar que a menudo las lluvias de pétalos son mencionadas en los registros védicos cuando se dan visitas celestiales.)

Uno de los niños le pidió a María hacer un milagro para el grueso del público y ella prometió que lo haría para el 13 de octubre y en esa fecha se congregaron unas 70’000 personas para presenciarlo.

El día estaba nublado y lluvioso, y la multitud se aglomeraba bajo paraguas en medio de un mar de fango. Repentinamente las nubes se dividieron y comenzó a desarrollarse un asombroso espectáculo: el disco del sol giró como una rueda loca, adoptando todos los colores del arcoíris y entonces pareció precipitarse hacia la tierra, emitiendo calor y moviéndose en zigzag (como se reporta muchas veces en el caso de los Ovnis).

Algunas personas en la multitud temieron que era una señal del fin del mundo y entraron en pánico, pero luego el miedo dio paso al recogimiento a medida que el sol retornaba a su posición normal en el cielo. El "milagro del sol" fue atestiguado por un gran número de asistentes en un área que abarcaba unos 32 por 48 km, y duró aproximadamente 10 minutos.

Muchos testigos más tarde comprobaron que sus ropas mojadas estaban completamente secas, y los fotógrafos que estaban en el evento documentaron el inusual y rápido cambio de clima húmedo a seco, pero no el fenómeno del sol rotatorio.

Esta clase de ilusión colectiva recuerda la forma en que los fakires indios pueden hacer que aparezcan tigres y elefantes ante una multitud de espectadores, pero lo que ven no tiene lugar en nuestra realidad física y está probado por la fotografía. Y se puede ilustrar con una representación del famoso truco indio de la cuerda que fue capturado en película.

Dos psicólogos junto con cientos de personas vieron a un fakir arrojar un manojo de cuerda en el aire y a un niño pequeño que trepaba por ella y desaparecía. Los observadores describen cómo partes desmembradas del niño caían horriblemente al suelo y el fakir las juntaba en una canasta, trepando él mismo en la cuerda para luego bajar sonriente con el niño intacto.

Se dice que otros asistentes en la multitud estuvieron de acuerdo con muchos de los detalles de lo que pasó, pero un registro fílmico que comienza con la cuerda arrojada al aire muestra sólo al fakir y su ayudante estando inmóviles tras ella durante el resto de la representación. La cuerda no se mantuvo en el aire y el niño nunca la trepó, y de esta forma parece ser que la multitud fue parte de un engaño colectivo [19].

Lo que implica que aparentemente el fakir fue capaz de proyectar sus propias imágenes mentales en los pensamientos de la audiencia.

Durante las apariciones de Fátima, María reveló que su propósito era inculcar en la gente la necesidad de orar, del arrepentimiento y de la mortificación. Y como resultado de ello, se salvarían muchas almas, Rusia se convertiría de nuevo y la tercera guerra mundial se podría evitar.

Si, claramente y por una parte, las manifestaciones marianas servían para fortalecer la fe católica, por otra parte también desafiaron al patriarcado de la Iglesia.

Las manifestaciones podrían ser producidas por una fusión de imaginería arquetípica de la diosa con las poderosas formas de pensamiento asociadas con el culto a la Virgen María. Sin embargo, los eventos no parecen ser puramente espontáneos, pues el hecho de que "María" predijera sus presentaciones sucesivas en Fátima y que miles de personas vieran el evento solar en la fecha acordada, apunta a la injerencia de una fuerza directriz.

Y dada la naturaleza retrógrada de las enseñanzas católicas clave, desde el pecado original al perdón de las faltas mediante la creencia en Cristo, es más probable que el fenómeno en cuestión provenga de una entidad inferior aunque poderosa.



Referencias

  1. Rosemary Ellen Guiley, “The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, New York: Checkmark Books, segunda edición, 2000, p. 17.
  2. Ibid., p. 38-39, 118-119.
  3. Hilary Evans and Patrick Huyghe, “The Field Guide to Ghosts and Other Apparitions”, New York: Quill, 2000, p. 11-12, 52, 80, 82.
  4. Ibid., p. 12-44, 68, 74.
  5. Judge, “The Ocean of Theosophy”, p. 162-163.
  6. Inglis, “The Paranormal”, p. 191.
  7. H.P. Blavatsky “Collected Writings”, 3:282-284, 4:243-250.
  8. The Field Guide to Ghosts and Other Apparitions”, p. 144.
  9. G. de Purucker, “The Esoteric Tradition”, TUP, segunda edición, 1973, p. 1039-1041.
  10. The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, p. 11.
  11. Michael Grosso, “Frontiers of the Soul: Exploring psychic evolution”, Wheaton, IL: Quest, 1992, p. 222.
  12. The Field Guide to Ghosts and Other Apparitions”, p. 96-97.
  13. Ibid., p. 97 (illustration by Harry Trumbore).
  14. Ibid., p. 90.
  15. Ibid., p. 91 (ilustración de Harry Trumbore).
  16. The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, p. 240.
  17. Frontiers of the Soul”, p. 198-199.
  18. The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, p. 241.  Jacques Vallee, “Dimensions: A casebook of alien contact”, New York: Ballantine Books, 1989, p. 173-182.  Richard L. Thompson, “Alien Identities: Ancient insights into modern UFO phenomena”, Alachua, FL: Govardhan Hill Publishing, segunda edición, 1995, p. 293-301.
  19. Lyall Watson, “Supernature II: A new natural history of the supernatural”, London: Sceptre, 1987, p. 158-159.






4 -  ATACANTES FANTASMALES



Durante el verano de 1692 en la ciudad de Cape Ann, en Massachusetts, el señor Ebenezer Babson volvía a su casa ya tarde una noche cuando de repénte vio a dos hombres saliendo de su propiedad y que huían hacia un campo de maíz, pero su esposa e hijos insistieron en que ellos no vieron a ningún intruso.

Babson tomó su arma, fue al exterior y vigiló a los dos hombres, y al escapar hacia una marisma cercana oyó a uno diciendo al otro:

-        El hombre de la casa acaba de llegar; si no podríamos haberla tomado.”

Posteriormente, Babson tuvo más encuentros con los misteriosos hombres, de quienes sospechaba que debían de ser exploradores francocanadienses en alianza con los indígenas hostiles.

El 14 de julio, toda la guarnición de la localidad vio a una media docena de esos individuos, y así, un grupo de persecución (comandado por Babson) decidió salir de "cacería", disparando a tres de los forajidos que cayeron al suelo para luego levantarse sin señales aparentes de herida.

Cuando huyeron, uno de los forajidos se voltió para disparar contra Babson, y aunque la bala no le dio, sí se alojó en un árbol, desde donde el oficial posteriormente la recuperó.

Unos minutos después los milicianos cercaron a uno de los extraños. Babson le disparó y el hombre cayó, pero cuando el comandante y sus compañeros corrieron al lugar donde había caído el cuerpo, no había nadie.

Varios días después dos exploradores de la guarnición observaron a once de los extraños hombres realizando lo que parecían ser ritos de brujería. Entonces Richard Dolliver les disparó causando que esos hombres se dispersaran.

Pronto toda la localidad estallaba en alboroto, y 60 hombres armados llegaron del distrito de Ipswich en Inglaterra para reforzar la guarnición. Pero en vista de que los avistamientos continuaban, se acusó a los extraños de causar golpes en graneros, arrojar piedras y de otros actos.

Babson experimentó uno de los últimos encuentros cuando divisó a tres de los extraños y se escondió tras un arbusto para emboscarlos, sólo para comprobar que su arma falló, después de lo cual los forajidos le dieron una mirada despectiva y se fueron [1].

Poco tiempo más tarde los misteriosos individuos nunca más fueron vistos, y los lugareños habían comenzado a sospechar que podrían ser "demonios".


Esto es aun antiguo acontecimiento, pero hay muchos testimonios de personas que afirman haber sido atacadas por entidades paranormales (algunas de las cuales permanecieron invisibles durante la agresión). Y a continuación, les menciono algunos casos:


A) El 20 de mayo de 1950, una mujer caminaba a lo largo de un sendero cerca del río Loire en la Francia central, cuando repentinamente se encontró con una luz brillante y cegadora y se sintió paralizada. Fue entonces cuando vio dos manos negras y grandes frente a ella y con los dedos temblorosos.

Su cabeza fue violentamente oprimida por las frías manos y la empujaron hacia atrás contra un pecho muy duro, que percibió metálico, y escuchó reír a su agresor quien la hirió con un golpe en la espalda, como si fuera de un objeto también metálico.

La víctima fue arrastrada por los arbustos hacia un pequeño prado, donde la entidad la dejó ir.

Al cabo de un rato, la mujer recuperó las fuerzas para incorporarse, y en ese momento vio y escuchó las zarzas que arañaban el aire, y el pasto se hundía como si estuviera bajo los pies de algún ser invisible.

La mujer corrió otra vez hacia el camino, pero sus piernas fueron laceradas por las zarzas haciéndolas sangrar, y la mujer también percibió una extraña sensación de agotamiento nervioso como si hubiera sido electrocutada, y tuvo un sabor nauseabundo, metálico y amargo en la boca, y sus músculos no la obedecían. Y al mismo tiempo sintió algo parecido a una barra sobre sus hombros y un doloroso ardor en la espalda.

El ataque había durado entre 15 y 20 minutos y la víctima declaró tener la impresión de entrar "en un mundo irreal".

De pronto escuchó un gran ruido y vio que los árboles se doblaban como si estuvieran bajo una repentina tormenta, siendo arrojada a las cercanías. Había una luz blanca cegadora y tuvo la sensación de que algo volaba muy rápido, pero no vio nada.

Finalmente alcanzó la casa de un operador de esclusa, cuyos residentes afirmaron haber visto una luz desde el inmueble. Y los residentes también aseguraron que al prestar atención a los arañazos que tenía la mujer, encontraron largas trazas rojas en su rostro donde habían estado los dedos del atacante.

Una investigación oficial por la policía local corroboró también las trazas físicas en el suelo.

La mujer había presenciado un fenómeno inusual la noche anterior al ataque, diciendo que observó una "especie de estrella fugaz" que se detuvo abruptamente, y entonces pareció ascenderse y permaneció entre las estrellas por un rato. Después aumentó de tamaño y comenzó una especie de balanceo, mientras se encendía y apagaba, hasta que repentinamente se fue en una trayectoria curvada y alcanzó el horizonte a muy alta velocidad [2].


B) En agosto de 1975, cerca de 20 personas en Gilroy (California) y sus alrededores divisaron inexplicables luces blancas y rojas en el cielo por varias noches.

El 10 de agosto, un objeto luminoso siguió y asustó seriamente a Imelda Víctor de 12 años y a una mujer cuando conducían a la casa de la niña. Y la madre de la niña menciona que también vio el objeto, el cual tenía "cuatro grandes trenes de aterrizaje parecidos a ruedas dentadas que salían de él".

La noche del 15 de septiembre la señora Víctor (que era doctora) se despertó y encontró dos seres en trajes plateados que estaban en la habitación.

Los visitantes le pidieron telepáticamente que fuera con ellos, y luego la mujer se hallaba flotando en un OVNI que merodeaba en las proximidades, y en cuyo interior tuvo una sensación de intensa belleza y una luz blanca la enceguecía. Y al cabo de un rato volvió a despertarse en la cama.

El 15 de mayo de 1978 la señora Víctor se hallaba en casa de uno de sus pacientes cuando de súbito fue arrojada al suelo y golpeada violentamente por una entidad invisible durante varios minutos (mientras el paciente veía cómo giraba y se volteaba en el suelo y botando obstáculos en su camino).

La doctora sufrió hematomas múltiples, perforación de una vena por una astilla de madera y fractura de una pierna, por lo que permaneció seis días en el hospital [3].


C) Esto también sucede seguido con los religiosos, ya que como puntualiza Jacques Vallée:

« La literatura de milagros religiosos y las vidas de los místicos están repletas de relatos bien documentados sobre manifestaciones físicas, incluyendo golpes, que usualmente son clasificados como fenómenos de posesión o manifestaciones de los tan llamados poderes malignos, aunque generalmente no causan daños permanentes en la persona. » [4].

Por ejemplo, Marie-Thérèse Noblet, una monja francesa y misionera que vivió a comienzos del siglo XX, desarrolló estigmas clásicos en un estado de éxtasis religioso. También fue golpeada por agentes invisibles y sufrió hematomas, y algunos de los incidentes fueron presenciados incluso por autoridades de su iglesia.


D) El padre Pío da Pietrelcina (1887-1968), quien fue canonizado en 2002, tuvo una vida llena de sucesos paranormales, incluyendo estigmas, curaciones mágicas, bilocaciones y encuentros con madonas, ángeles guardianes y apariciones diabólicas metamorfoseantes.

Las últimas se manifestaron como grandes gatos negros, mujeres desnudas bailando lascivamente, un ente invisible que escupía en su cara torturándolo con ruidos ensordecedores y un "verdugo" que le daba latigazos.

Después de una noche entera batallando con demonios, los monjes hallaron al padre inconsciente en el piso y detrás de su cama, cubierto de arañazos y hematomas.

Posterior a otro ataque, fue encontrado en el suelo sangrando de la cabeza y no pudo aparecer en público por cinco días; e incluso en una ocasión sus brazos y piernas quedaron fracturados [5].


El padre Pío era un imán de los fenómenos ocultos.


E) A comienzos de la década de 1960, una mujer que vivía con dos niños en una granja cerca de Gallipolis, Ohio, fue a la policía a alertar sobre "hombres altos en guardapolvos blancos" que mataban su ganado y removían el cerebro y otros órganos de los animales, pero nunca se encontraba sangre.

La mujer había divisado a los seres corriendo a lo lejos y saltando sobre altas cercas, y también avistó esferas luminosas a nivel de las copas de los árboles en torno a su casa.

La señora también vio raras figuras en la casa y escuchó pasos pesados y otros sonidos inexplicables y su teléfono mostró comportamiento anómalo. Y en la misma área y por varias décadas se vieron extrañas luces como linternas que se movían adelante y atrás [7].


F) El 12 de octubre de 1963, y justo antes del alba, Eugenio Douglas conducía su camión entre Monte Maíz e Isla Verde en Argentina. Cuando repentinamente y delante de él vio una luminosidad cegadora en el camino, por lo que se detuvo en un costado de la ruta y bajó, pero la luz ya había desaparecido.

Luego de unos instantes y a través de la lluvia pudo ver un aparato metálico circular con una altura de 10 m. Entonces se hizo visible una abertura en la nave que generó otra área de luz menos intensa, y ahí aparecieron tres figuras que se asemejaban a hombres, pero que vestían extraños "tocados" con aparatos parecidos a antenas, y tenían más de 3.7 m de alto.

Tan pronto como las figuras lo vieron, un rayo de luz roja se proyectó al lugar donde estaba Eugenio y lo quemó. Pero tomando el revólver que llevaba, Eugenio disparó contra las entidades y escapó hacia Monte Maíz. Sin embargo, la quemante luz roja lo siguió hasta la misma villa, donde interfirió con las luces de la calle, volviéndolas violetas y verdes.

Eugenio podía oler un gas irritante mientras corría a la casa más próxima para pedir ayuda.

El propietario de la vivienda había muerto la noche anterior, pero su familia, reunida en torno al féretro, afirmó que a la vez que escuchaban el llamado de Douglas, las velas en la habitación y las luces eléctricas en la casa se tornaron verdes, y que percibieron el mismo olor.

Cuando abrieron la puerta constataron que las luces de la calle habían cambiado de color, y Douglas fue llevado a la estación de policía, donde se comprobaron claramente las quemaduras en su cara y manos, y más tarde un doctor estableció que las lesiones podrían haber sido causadas por radiación ultravioleta.

La policía había recibido varias llamadas sobre el cambio de color en las luces, y cuando los pobladores fueron al sitio donde el camión aún estaba estacionado, encontraron grandes huellas de cerca de 30 cm de largo [8].



Piedras que caen

Una gran variedad de ataques fantasmales incluyen lanzamientos o caídas de piedras por algunos asaltantes invisibles. Por ejemplo, y durante un periodo de tres semanas en marzo de 1922, esporádicamente caían rocas sobre el techo de un almacén de grano en Chico, California, y a pesar de las masivas búsquedas de voluntarios y de la policía, nunca se vio a nadie lanzando piedras.

Este tipo de fenómenos data desde épocas muy antiguas, ya que hacia el año 530 d. de C., se decía que el médico del rey ostrogodo Teodorico fue víctima de una infestación diabólica, pues lluvias de piedras caían constantemente en el techo de su vivienda.

Y otro caso se menciona en el año de 1934 en las Indias Occidentales, en donde un residente de la morada sobre la que se precipitaban rocas escribió: "Las piedras continuaron cayendo por más de un mes, día y noche, y a veces dentro de la casa incluso si esta se encontraba cerrada".

En muchos casos se afirma que las piedras caen con una lentitud que desafía la ley de gravedad, y que se sienten cálidas al tacto si se recogían tan pronto cesaba el fenómeno.

En un incidente nocturno que ocurrió a comienzos del siglo pasado, un viajero danés en Sumatra fue testigo de una caída prolongada de pequeñas piedras negras dentro de una cabaña, y que llovían con lentitud anormal aún cuando golpeaban el suelo estrepitosamente como si hubieran descendido a gran velocidad.

El testigo intentó atraparlas, pero sin conseguirlo, ya que increíblemente cambiaron de dirección en medio del vuelo. Las piedras parecían descender en línea recta a través del techo de paja aunque sin dejar ningún orificio [9].



Los perros fantasmas

Las historias de encuentros con canes espectrales grandes, peludos y con ojos de fuego abundan en Inglaterra y Gales, y a menudo son descritos de color negro, blanco, gris o amarillo. Las criaturas tienen ojos destellantes, y a veces aparecen de la nada y se desvanecen abruptamente.

Según el folklore local, los viajeros pueden encontrarlos en un camino oscuro y en algunas ocasiones guían a la gente en su viaje, pero en otras la amenazan, e incluso su aparición puede presagiar la muerte del testigo.

Y a continuación les menciono algunos relatos:


A) Entre 1904 y 1905 hubo una renovación religiosa en Gales del Norte durante la cual ocurrieron muchos incidentes paranormales que fueron asociados con Mary Jones, esposa de un granjero cuya prédica era un rasgo clave del movimiento.

Frecuentemente las manifestaciones tomaban la forma de luces merodeando sobre las capillas donde ella predicaba y fueron consideradas como señales divinas. No obstante, una noche Mary tuvo una experiencia más siniestra, porque cuando volvía a casa de una de sus reuniones evangélicas, su chofer la dejó al inicio de una carretera angosta que conducía hacia su granja, debido a que su hermano siempre iba a buscarla cuando regresaba tarde, y a lo lejos se percibía la figura de un hombre débilmente iluminado que se aproximaba al camino.

Pero cuando el auto partió, ella se dio cuenta de que no era su hermano, y nerviosa, comenzó a cantar suavemente uno de sus himnos religiosos. Repentinamente el hombre se detuvo, y dirigiéndose hacia Mary, se transformó en un enorme perro negro que corrió de una orilla a la otra a través del camino y frente a ella como tratando de impedir su avance.

La testigo pensó que era el mismo demonio "enojado por invadir su reino", y al ponerse a rezar, la criatura huyó gruñendo hacia un montículo sólido. Algunas semanas después, se informó de un incidente de similares características en un pueblo minero vecino [10].


B) A comienzos de la década de 1920, un hombre joven de Wisconsin vio una criatura con ojos resplandecientes y la cara de un perro, y en la oscuridad pensó que podía reconocer vagamente un cuerpo negro y oscuro.

Cuando lo vio otra vez una semana más tarde en la misma localidad cerca de su casa, lo pateó y constató que su pie quedó dentro del hocico como si el "animal" hubiera anticipando la acción. Entonces el joven gritó y la criatura se desvaneció.


C) El 25 de octubre de 1969, un ente similar a un gran danés se paró frente a un auto en movimiento en Okehampton, Inglaterra, y antes de que el conductor pudiera detenerse, el auto pasó a través del animal que finalmente desapareció [11].


D) En 1972 un granjero golpeó con un atizador de hierro a un perro negro que invadía su casa en Dartmoor (Inglaterra) una noche de invierno. Hubo una explosión de luz y un estruendo de vidrios rotos, después de lo cual el fantasma se esfumó.

El testigo posteriormente comprobó una falla eléctrica general en la casa (como en muchos encuentros cercanos con Ovnis). Todas las ventanas de la casa estaban rotas, el techo de la casa también estaba roto y construcciones anexas se encontraban seriamente dañadas [12].


E) La literatura OVNI contiene un pequeño número de casos en que se vincula a "perros negros" directa o circunstancialmente con platillos voladores, como lo atestiguaron varios jóvenes que afirmaban haber divisado 10 cánidos negros, grandes y peludos salir corriendo de un OVNI el cual se encontraba posado en un cementerio de Savannah, Georgia.



Felinos fantasmales

También se ha informado de gatos gigantes o pumas por toda Gran Bretaña, EEUU y en otras partes de Europa occidental. La Bestia de Exmoor, por ejemplo, es descrita a menudo como un gato grande, de color negro azabache, y con 2.4 m de largo de la nariz a la cola.

Aproximadamente uno de cada cinco testigos dice avistar una criatura parecida a un puma de color bronceado o amarillento, y nadie hasta ahora ha conseguido dispararle a un felino anormal.

Sus huellas son descritas comúnmente como las de un gato, excepto que muestran las garras (lo cual es un rasgo curioso porque las panteras reales tienen garras retráctiles que no se imprimen en las marcas de sus huellas).

A veces se hallan ciervos, ovejas y ganado muertos en las mismas áreas de los encuentros, con grandes marcas de garras en sus costados. E inclusive, una mujer aseguró que un "puma" la golpeó en la cara con sus patas delanteras cuando caminaba por un área boscosa en Hampshire.

Los intentos para explicar semejantes avistamientos como identificaciones erróneas, engaños y fraudes no han sido exitosos. Jerome Clark menciona la teoría de que son "proyecciones psíquicas materializadas o intrusos de mundos paralelos", pero subraya que, contrariamente a los encuentros con perros negros, los elementos paranormales que se muestran a plena vista de los testigos están virtualmente ausentes de las apariciones de "felinos etéricos" [13].



Referencias

  1. Jerome Clark, “Unexplained! 347 strange sightings, incredible occurrences, and puzzling physical phenomena”, Detroit, MI: Visible Ink, 1993, p. 304-305.
  2. Vallee, “Dimensions, p. 108-110.
  3. Jacques Vallée, “Confrontations: A scientist’s search for alien contact”, London: Souvenir Press, 1990, p. 93-95.
  4. Ibid., p. 94.
  5. Grosso, “Frontiers of the Soul”, p. 146-167.
  6. Ibid., p. 212.
  7. John A. Keel, “The Mothman Prophecies”, London: Hodder & Stoughton, 2002 (1975), p. 172-173.
  8. Dimensions”, p. 120-121.
  9. Unexplained!”, p. 311-312. Ver “Stone-showers”, www.davidpratt.info.
  10. Evans and Huyghe, “The Field Guide to Ghosts and Other Apparitions”, p. 36-37.
  11. Unexplained!”, p. 40.
  12. Stuart Gordon, “The Paranormal: An illustrated encyclopedia”, London: Headline, 1992, p. 82-83.






5 -  ATAQUES SEXUALES DE FANTASMAS



En todas las culturas y épocas se encuentran historias de atacantes sexuales paranormales y "demonios amantes". En nuestra moderna era, muchas personas dicen haber sido abducidas y abusadas sexualmente por "alienígenas", pero hace más sentido considerar más el "espacio interno" en lugar del "espacio exterior" para explicar el origen de las entidades implicadas [1].

En la antigua tradición de hadas, duendes y el folklore en general, hubo varios relatos de vínculos sexuales con entidades extrañas, y en la Edad Media hubo numerosos casos de posesión demoníaca y abusos sexuales por parte de "demonios" masculinos y femeninos (y a los cuales se les denominaba respectivamente: íncubos y súcubos).

Y aunque la interacción sexual con tales seres tiende a ser usualmente bajo la forma de un ataque, también a veces los humanos lo buscan deliberadamente, como en los ejemplos de algunos médiums espiritistas que han alardeado de tener amantes provenientes del Más Allá.

Y a continuación les narro algunos testimonios:

A) En 1967, una viuda de 39 años y sus tres hijos se mudaron a una casa en Pretoria, Sudáfrica, e inmediatamente percibieron una atmósfera espeluznante, ya que encontraron misteriosas cruces trazadas con tiza en las puertas y una pieza de carne porcina que colgaba de un clavo en el dormitorio principal.

Un día la viuda volvía a casa y se encontró con un hombre vestido de gris sentado en el pórtico frontal, y cuando ella le preguntó qué quería, el visitante se incorporó y entró en la casa a través de la puerta cerrada. Esa misma noche ese ser se materializó en su dormitorio, y la mujer lo describió como cubierto de cabello largo y con uñas extensas y curvas.

El monstruo intentó sacar los cobertores de la cama con intención de tener sexo con ella, pero la víctima se resistió. El fantasma implacablemente continuó sus insinuaciones perversas durante las semanas siguientes, hasta que la mujer no pudo tolerar más otra noche en ese lugar.

Sus dos hijos no habían visto nada, pero la niña de tres años le dijo:

-        Mamá, estoy asustada... ¡me va a morder!

Y así la madre intentó mantener las luces encendidas en la noche, pero esto no persuadió al atacante fantasma; incluso éste en una ocasión apagó las luminarias y le susurró:

-        Ten cuidado, porque voy a matarte.”

En respuesta a sus pedidos por ayuda, el municipio de la ciudad le encontró un nuevo hogar, luego de lo cual los acosos etéreos cesaron [2].


B) En 1969, una mujer de Wisconsin estaba quedándose dormida una noche cuando sintió que algo tiraba de sus ropas y piernas, y al despertar vio una criatura espantosa y peluda, sonriendo con lujuria y que la empujaba lentamente por la cama.

La mujer se sintió paralizada y era incapaz de gritar, y entonces pensó para sí misma muy intensamente "¡Dios, sálvame!", tras lo cual hubo un brillante flash de luz en el cielo raso y la criatura desapareció.


C) Otra mujer joven afirmó que una noche dormitaba con un libro en la mano cuando percibió una presencia que entraba al dormitorio, que de improviso la levantó y lanzó en el aire de manera que cayó en el otro lado de la cama. La puerta del baño se cerró de un portazo y la víctima permaneció en la cama aterrorizada y extenuada física y emocionalmente hasta que recuperó suficientemente la fuerza para levantarse [3].


D) Una joven mujer de Oklahoma describió cómo una noche estaba acostada desnuda boca abajo en su cama pintándose las uñas, cuando algo invisible pero muy fuerte la agarró por los tobillos, volteándola sobre su espalda e intentó forzar sus piernas, y luego de varios minutos de forcejeo, la presión cesó.

Después los pies del colchón se hundieron como si alguien se sentara en él, y entonces la presencia invisible se levantó y hubo un sonido de pasos que se acercaban a la cabeza de la litera.

La mujer se volteó para ver la figura horrible de un hombre erguido y con rostro similar al de un zombi que sonrió y extendió una mano como intentando tocarla.

Finalmente ella se sintió capaz de hablar nuevamente y le gritó que se fuera de la habitación, por lo que el ser desapareció y nunca volvió [4].


E) También varios testigos cuerdos y sobrios de OVNIs han recibido extrañas visitas a su dormitorio inmediatamente después (o a veces inmediatamente antes) de un avistamiento [5].

Por ejemplo, una mujer joven que divisó un objeto no identificado a corta distancia estaba quedándose dormida en su cama una noche cuando escuchó pasos que subían por las escaleras.

La testigo se mantuvo allí con miedo a medida que las pisadas se acercaban más y más, pasando después por detrás de la litera y cuando sus ropas fueron arrancadas quiso gritar, pero fue incapaz de hacerlo y se quedó paralizada en el momento en que la entidad levantó su vestido de noche y consumó el acto.


F) Otra mujer dijo que después de ver un OVNI estableció contacto mental con uno de los tripulantes a bordo, y más tarde el "astronauta" comenzó a materializarse en su dormitorio en la madrugada y le hacía el amor, dejándola a menudo con marcas redondas de quemaduras en muslos y tórax [6].


G) John Stuart, autor neozelandés, relató un ataque sexual contra Bárbara, su joven asistente de investigación, después de que ellos avistaran una entidad grotesca y deforme mientras habían ido a un terreno para analizaban un caso OVNI.

Cuando Bárbara volvió a casa, inmediatamente notó un olor fétido, y mientras se duchaba tenía la impresión de estar siendo observada. Estaba a punto de ponerse el pijama cuando una entidad invisible la tocó en el hombro, haciendo que fuera incapaz de moverse y por espacio de dos horas y media la entidad invisible pero sólida la acosó sexualmente.

Al día siguiente ella amaneció cubierta de rasguños por el contacto con la criatura de piel áspera, y sus costillas mostraban dos pequeñas marcas café, tras lo cual Bárbara perdió su entusiasmo por la investigación de los OVNIs y se mudó a otra ciudad.

Algunas semanas más tarde, el propio John Stuart se enfrentó cara a cara con la criatura, cuyo cuerpo era vagamente humano y de color grisáceo, con una piel pestilente que colgaba. Su boca flácida salivaba y cuando sus labios se movieron no hubo sonido. La criatura le dijo telepáticamente que 13 de ellos habían rodeado a Bárbara la noche en que fue atacada, pero sólo tres habían tomado parte en la violación [7].


H) Michael Grosso relata que una mujer con memoria fotográfica le describió cómo en una ocasión un cerco de llamas azules formaron un círculo alrededor de su cama mientras era atacada sexualmente por un personaje diabólico.

Grosso sostiene que los fenómenos demoníacos claramente son reales en algún sentido, pero que no está seguro de "si son variaciones de fenómenos poltergeist, emanaciones del lado oscuro de nosotros mismos (la "Sombra" en términos junguianos) o posiblemente derivados de fuentes externas" [6].


I) Ahora bien, no siempre los encuentros con fantasmas lujuriosos se describen como experiencias negativas. Y así por ejemplo, una médium relató que ella había tenido un "espíritu" amante cuando era mucho más joven, pero que ahora se arrepentía de ello porque sus experiencias sexuales con la entidad habían sido tan sublimes que ningún hombre mortal era capaz de satisfacerla, incluyendo a su actual esposo.


J) En otro caso, un hombre autoproclamado brujo dijo que mediante encantamiento y ritual tuvo éxito en conjurar un hermoso súcubo, pero cuando instaló espejos en toda la habitación descubrió que realmente era una espantosa criatura reptiliana, y que tuvo gran dificultad en liberarse de ella [8].



Explicación teosófica

De acuerdo a Helena P. Blavatsky y sus Maestros Adeptos, a menudo los súcubos e íncubos son los cuerpos astrales o cascarones de humanos desencarnados [9].

Las almas astrales de las personas con una naturaleza particularmente lujuriosa o malévola (conocidas como "elementarios") pueden estar conscientes después de la muerte, en especial si sus vidas han terminado de manera abrupta, y ampliamente desprovistos de la inteligencia superior, siguen sus instintos animales y tratan de aferrarse a la vida material vampirizando a los vivos.

Tales "demonios" pueden llegar a ser palpables y visibles al atraer materia de la atmósfera circundante, desde el cuerpo de la víctima si ésta es un médium, o también puede ser cualquier otra persona en quien haya una leve conexión con los elementos más bajos, y también a veces, como resultado de enfermedades.

 Algunos atacantes etéreos podrían ser generados por la propia imaginación intensa de la víctima, o pueden ser hechiceros o magos negros, esto es personas que han adquirido poderes ocultos tales como la habilidad de proyectar sus formas astrales, pero que usan tales capacidades para fines malignos [10].

Franz Hartmann relata un caso en el cual un hombre joven se suicidó después de que una mujer casada había rechazado sus insinuaciones apasionadas. Luego de la muerte, ella atrajo de alguna manera la forma astral de este joven, y como era de un temperamento mediúmnico, el occiso fue capaz de materializarse parcialmente. La mujer necesitó de un prolongado esfuerzo de voluntad y de un tratamiento antes que finalmente consiguiera deshacerse del íncubo [11].

Mientras que algunos ataques de fantasmas parecen involucrar a entidades astrales parcialmente materializadas, otras pueden tener lugar completamente a nivel astral o mental y aún así dejar marcas físicas en los cuerpos de las víctimas.

Y esto se debe porque las experiencias "alucinatorias", que en particular son susceptibles de ocurrir en un estado de consciencia entre el sueño y la vigilia, no son necesaria ni totalmente subjetivas o generadas por nuestros propios cerebros y mentes inconscientes.

Y en el caso de los ataques de dormitorio, las entidades etéricas en ocasiones pueden ser atraídas por los intensos deseos sexuales o anhelos frustrados de las víctimas, y así alimentarse de su energía emocional y psíquica.



Referencias

  1. Ver UFOs: the psychic dimension, secciones 8 y 9, www.davidpratt.info.
  2. Brad Steiger, “Otherworldly Affairs: Haunted lovers, phantom spouses, and sexual molesters from the shadow world”, San Antonio, TX: Anomalist Books, 2008 (1971), p. 116-117.
  3. Ibid., p. 117-118.
  4. Ibid., p. 119-120.
  5. John A. Keel, “Strange Creatures from Time and Space”, London: Sphere, 1979, p. 177-178, 195-197.
  6. Otherworldly Affairs”, p. 130, 132-133.
  7. Ibid., p. 131-132.
  8. Ibid., p. 122-123, 125-127.
  9. H.P. Blavatsky “Collected Writings”, 12:712-713.  The Mahatma Letters to A.P. Sinnett”, TUP, segunda edición, 1975, p. 109-110 / TPH, edición cronológica, 1993, p. 198.
  10. Franz Hartmann, “The Life of Paracelsus and the Substance of his Teachings”, San Diego, CA: Wizards Bookshelf, 1985 (1887), p. 29, 35, 40, 86-94.  Franz Hartmann, “Magic White & Black or The Science of Finite and Infinite Life”, Bellaire, OH: Tat Foundation, cuarte edición, 1980 (1886), p. 196.
  11. The Life of Paracelsus”, p. 87-88 (pie de página).






6 -  FANTASMAS VIAJEROS



Los "fantasmas viajeros" son espectros de humanos y animales que frecuentan rutas de viaje, estaciones y vehículos, y son universales en el folklore y las leyendas. Algunos de estos fantasmas parecen reales mientras que otras apariciones consisten solamente en sonidos, luces, sensaciones y olores.

A) En un caso, el coronel Ewart se procuró un compartimiento en el tren de Carlisle a Londres. Se quedó dormido y más tarde despertó agarrotado y extraño, notando que una mujer de negro estaba sentada en la fila opuesta. Su cara estaba cubierta por un velo negro, y parecía estar mirando a algo en su regazo, aunque no se veía nada, y Ewart le habló sin recibir respuesta y comenzó a mecerse atrás y adelante cantando un dulce arrullo, pero no había ningún niño con ella.

Repentinamente el tren frenó con estrépito chocando contra algo y Ewart quedó inconsciente al ser golpeado por una maleta. Cuando despertó, bajó del tren y supo que el accidente no era serio, y entonces recordó a la mujer de negro y volvió al interior del vagón, pero no la encontró en ninguna parte, e incluso el personal de a bordo le dijo que nadie más había entrado a su compartimiento después de él.

Meses después, un oficial ferroviario le dijo a Ewart que la mujer era un fantasma que se aparecía en la línea.

De acuerdo a la leyenda, ella y su novio viajaban en el tren, cuando él asomó su cabeza por la ventana siendo decapitado por un cable, y el cuerpo cayó sobre el regazo de la joven. Cuando el tren llegó a Londres, la hallaron sentada en el compartimiento, sosteniendo el cuerpo y cantándole un arrullo y nunca pudo recuperar su salud mental, falleciendo varios meses más tarde.


B) Otras manifestaciones y leyendas de fantasmas viajeros se centran alrededor de líneas férreas, estaciones de metro y aeropuertos. Por ejemplo, en la estación ferroviaria de Darlington en Durham, Inglaterra, se han visto los fantasmas de un hombre y un perro retriever negro en el sótano del portero.

Se dice que el fantasma es de un individuo que era dueño de un can con esos rasgos y cometió suicidio arrojándose en frente de un tren. Y según consta, el perro fantasma mordió a un ex-trabajador, pero no dejó marcas de las lesiones.


C) También existen varios casos de fantasmas viajeros en el aeropuerto de Heathrow. Uno de ellos es un hombre en traje oscuro y sombrero tipo hongo que ha frecuentado las instalaciones desde 1948 cuando un avión se estrelló al aterrizar durante una espesa niebla, falleciendo los 22 pasajeros que se encontraban a bordo del avión.

Y mientras los equipos de rescate hurgaban en los restos, fueron interrumpidos por dicho personaje, que apareció súbitamente fuera de la niebla y dijo:

-        Discúlpenme, ¿han visto mi equipaje?

Y desde entonces y en numerosas ocasiones, el fantasma ha sido visto en el lugar caminando a lo largo de la pista donde ocurrió el estrellamiento, y de esta forma se piensa que el individuo fue una de las víctimas de la tragedia [1].


D) Se dice que la vecindad de Elmore, Ohio, está frecuentada por un motociclista sin cabeza que aparece cada año durante el aniversario de su fatal accidente, que ocurrió justo después que término la Primera Guerra Mundial.

El conductor perdió el control del vehículo en una curva antes de llegar a un puente y cayó a un barranco, muriendo decapitado y desprendiéndose el foco delantero de su moto.

Su fantasma aparece sólo como un foco de luz a gran velocidad que echa carrera por el camino y se desvanece a mitad de trayecto sobre el puente.

La leyenda sostiene que el espectro puede ser invocado en la conmemoración de la muerte al hacer parpadear las luces de los autos y tocando la bocina cada tres veces.

En 1968, dos hombres intentaron grabar el fenómeno en película y en cinta de audio, llamando dos veces al fantasma. Y para la tercera evocación, uno de ellos se paró en mitad del puente.

Poco después su amigo lo encontró golpeado y tendido en una zanja, aunque el afectado dijo que no tenía recuerdo de lo que había sucedido. En la película no había ninguna imagen, pero se registró una extraña luz en la instantánea del filme y también la cinta de audio grabó algunos sonidos extraños y agudos [2].


E) Los espectros que hacen dedo son otro tipo común de fantasma viajero.

El 31 de marzo de 1978 un cabo del ejército sudafricano detuvo su motocicleta cerca del pueblo de Uniondale para llevar a una atractiva joven que pedía aventón.

Él le dio un casco y unos audífonos para que ella pudiera escuchar la radio. Sin embargo, unas pocas millas más adelante, el cabo notó que su pasajera faltaba y se regresó para buscarla, pero no la halló por ninguna parte. Más aún, el casco que usó su acompañante estaba en el lugar de siempre y el audífono que compartió con ella estaba en sus propios oídos.

Más tarde supo que la mujer de 22 años que creyó haber recogido, había falleció en un accidente de automóvil 10 años antes en el sector, y su experiencia fue corroborada por otros testigos en el área, ya que incluso en un caso la mujer fantasmal desapareció repentinamente del asiento trasero en un automóvil [3].

Sólo podemos especular sobre el grado en el que eventos como el anterior tienen lugar en nuestra realidad física, y en qué medida se producen en los planos astral o mental. En el caso recién expuesto,

¿Habría grabado un equipo de video al hombre deteniendo su motocicleta y hablándole a la mujer?

¿Habría registrado una cámara montada en su moto a la mujer desapareciendo repentinamente, al audífono reinsertándose en el oído del conductor y al casco que se depositaba en su lugar?

Parece más probable que esta experiencia particular fuera una alucinación, aunque una que pudo haber sido inducida por el alma astral de la mujer fallecida que aún se aferraba al mundo terrenal.


F) El siguiente caso de un fantasma que hacía dedo ocurrió en Palavas-des-Flots, Francia, el 20 de mayo de 1980, y el autoestopista parece haber sido físicamente tangible, al menos por un tiempo.

Justo antes de la medianoche, dos parejas volvían de un día en la playa en su Renault, cuando el conductor divisó a una mujer parada a un costado del camino. Se detuvo para recogerla y ella se sentó atrás cómodamente entre las dos mujeres.

El conductor avisó a la pasajera a qué lugar conducían, pero no dijo nada y simplemente asintió con la cabeza. El auto continuó su viaje, y entonces justo cuando se aproximaban a una pronunciada curva, la desconocida gritó:

-        ¡Ten cuidado con la vuelta, estás arriesgando tu vida!

El conductor desaceleró y recorrió la curva sin problemas, y repentinamente escuchó gritos viniendo del asiento trasero, con lo cual la misteriosa mujer desapareció.

Una investigación posterior en la escena del incidente no reveló nada, pero como señalan Evans y Huyghe: "Uno se pregunta si la aparición, en efecto, habrá salvado a ambas parejas de tener un accidente" [4].


G) Los fantasmas viajeros de a pie pueden aparecer repentina e imprudentemente en mitad de la ruta, y los automovilistas realizan bruscos virajes para evitar atropellarlos, a veces causando un accidente o pensando que han arrollado al peatón, pero cuando se detienen e inspeccionan el área, no hay rastro de nadie o de algún daño al vehículo.

Hacia la medianoche del 8 de noviembre de 1992, Ian Sharpe conducía en una carretera de Kent, Inglaterra, cuando de súbito una mujer joven al frente corrió hacia su auto. Sharpe no tuvo tiempo para evitarla, y los ojos de ella "chocaron" con los suyos cuando el auto la arrolló.

El hombre se detuvo y salió, temblando de terror, mas no había ningún cuerpo y el coche no mostraba signos de daños. Ian reportó el incidente a la estación de policía más cercana y supo así de la leyenda de un fantasma que frecuenta ese tramo del camino, y exactamente dos semanas después le ocurrió el mismo evento a otro conductor.

Sin embargo, otros incidentes en el área dan cuenta de que las apariciones han tenido otras dinámicas, pues en un accidente de 1974 se divisó a una niña de diez años, mientras que los avistamientos en 1993 tuvieron como protagonista al fantasma de una mujer anciana [5].


H) Otro fenómeno es el de los vehículos fantasmas que aparecen de improviso en el camino, que parecen ser reales y a menudo viajan a gran velocidad, y los conductores de otros vehículos en vías colindantes maniobran bruscamente para evitar una colisión, pero a veces chocan con algo más, lo que ha resultado en heridas o muerte.

Algunos vehículos espectrales están asociados con sitios donde han ocurrido asesinatos o incidentes trágicos, o con lugares que tienen fama de estar encantados.

En la noche del 15 de junio de 1934, un hombre joven que conducía su vehículo en al área de North Kensington, Londres, repentinamente se vio en curso de colisión con un bus. El automovilista maniobró, pero terminó estrellándose con otro auto y falleció.

Supuestamente el bus era un vehículo fantasma que continúa viéndose con el paso de los años y ha causado otros accidentes, ya que otros conductores han tenido episodios menores intentando evitar al transporte de ultratumba, y sobre el cual al menos un testigo afirma que iba sin chofer.


I) En el cementerio de Bachelor's Groove, que se ubica cerca de la reserva forestal Rubio Foods en las inmediaciones de Chicago, y donde se han reportado numerosas apariciones, los autos fantasmagóricos han desconcertado y aterrorizado a varios testigos en el crepúsculo y a horas de la noche, y asimismo se ha informado de coches espectrales y camiones que desaparecen inesperadamente en (o cerca) de Midlothian Turnpike, que se extiende más allá del cementerio de la localidad.

Los conductores constatan que sus vehículos han sido golpeados por transportes espectrales a gran velocidad, los cuales aparecen de ninguna parte.

Algunos incluso escuchan sonidos de vidrio quebrado y de metal abollándose, pero cuando salen a inspeccionar los daños, no hay señales de impacto y tampoco del otro vehículo. Y curiosamente, no existen leyendas de accidentes o tragedias que ayuden a explicar las manifestaciones en este lugar [6].



Referencias

  1. Guiley, “The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, p. 284.
  2. Ibid., págs. 284-185.
  3. Evans and Huyghe, “The Field Guide to Ghosts and Other Apparitions”, p. 56-57.
  4. Ibid., p. 104-105.
  5. Ibid., p. 70-71.
  6. The Encyclopedia of Ghosts and Spirits”, p. 285.



(Nota: la segunda parte la pueden leer aquí)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada