Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES EN PALABRAS DE BLAVATSKY



« El genuino AMOR desinteresado y combinado con la VOLUNTAD, es en sí mismo un “PODER”, y aquéllos que aman a los animales debieran de mostrar ese afecto de una manera más eficiente que cubrir a sus mascotas con adornos y enviarlas a aullar y hacer el espectáculo en las exhibiciones y concursos comerciales. »

Helena Blavatsky  (“¿Por qué sufren los animales?”) 

En términos generales, la Teosofía explica que comer carne es nocivo para los humanos de varias maneras, sin mencionar que también es algo innecesario y un profundo acto de abuso hacia nuestros hermanos menores del reino animal.

Sin embargo, en su extenso artículo “¿Tienen alma los animales?”, Madame Blavatsky fue más lejos en sus explicaciones que las que dio en su libro “La Clave de la Teosofía” y este capítulo vamos a resumir y explicar dicho artículo, el cual se publicó originalmente en la revista The Theosophist en 1886.

Ella precisa que:

« Aunque este escrito es un débil intento (pues uno más elaborado requeriría de varios volúmenes) el presente ensayo pretende convencer a la gente de la gran criminalidad que cometen los hombres al quitarle la vida a los animales y particularmente cuando lo hacen por diversión y en la vivisección. »

Porque para Madame Blavatsky en realidad es un gran crimen privar de la vida a los animales, y más aún si se hace para los propósitos del así llamado “entretenimiento de ir de casería” o “el deporte de cazar”.

El artículo comienza diciendo que:

« Son muchas las “supersticiones religiosas orientales que a menudo las naciones occidentales las tildan de anticuadas” y las desprecian como si se tratara de estupideces. Pero ninguna ha sido tan objeto de burla y prácticamente considerada una provocación como es el gran respeto que los Orientales muestran por la vida animal (y es que aquéllos individuos que comen carne no pueden simpatizar con los que se abstienen totalmente de consumirla).

Los europeos constituimos naciones de bárbaros civilizados, y son pocos los milenios que nos separan de nuestros ancestros cavernícolas que succionaban la sangre y la médula de los huesos crudos. Por lo tanto es natural que aquéllos que arrebatan vidas humanas tan a menudo y frívolamente en sus guerras perversas, menosprecien por completo las agonías mortales de los animales y sacrifiquen diariamente millones de vidas inocentes e inofensivas. Y aún cuando somos demasiado epicúreos para devorar filetes de tigre o chuletas de cocodrilo, sí nos deleitamos con corderos tiernos y faisanes de plumas doradas.

(…) Y tampoco es un asunto de gran preocupación que el rudo europeo se mofe del gentil hindú, el cual se horroriza al mínimo pensamiento de matar a una vaca, y que el europeo también se rehúse simpatizar con los budistas o los jainistas en su respeto que tienen por la vida de cada criatura sintiente (desde el elefante hasta el mosquito). »

Sin embargo Blavatsky reconoce (aunque no se esté de acuerdo o se condene el acto) la queja que muchos occidentales hacen cuando dicen que:

« Comer carne se ha convertido en una necesidad vital para su constitución física y salud, a pesar del hecho de que eso signifique miríadas de víctimas en cada ciudad, municipio o pueblo del mundo civilizado que se sacrifican diariamente en templos dedicados a la deidad, como lo denunció San Pablo y reverenciados por personas “cuyo dios es su barriga”. »

Pero a esto Blavatsky objeta:

“¿Y quién puede echar mano de la misma excusa para los deportes?”

« La pesca y la cacería, las cuales son consideradas por muchos occidentales como las más fascinantes actividades de entretenimiento de la vida civilizada, en cambio son consideradas entre las más objetables desde el punto de vista de la filosofía oculta y las más pecaminosas para los ojos de los seguidores de esos sistemas religiosos que son la herencia directa de la Doctrina Esotérica, me refiero al hinduismo y el budismo.

Con todo eso, ¿no hay acaso alguna buena razón para que los adherentes de estas dos religiones (que son las más antiguas del mundo) vean a los animales –del más grande cuadrúpedo al insecto infinitesimalmente más pequeño– como sus hermanos menores, sin importar cuán estúpida parezca esa idea para un europeo? »

En un artículo posterior titulado “¿Por qué sufren los animales?”, Helena Blavatsky escrib:

« Puede ser útil aunque desagradable para algunos religiosos, si se les dijera que la culpa de este sufrimiento universal [de los animales en manos humanas] recae completamente sobre nuestra religión occidental y la educación temprana.

Todos los sistemas filosóficos orientales desde la antigüedad (brahmánicos, egipcios, chinos y finalmente el budismo que es el más puro y noble de todos los sistemas éticos existentes) inculcan la gentileza y la protección hacia cada criatura viviente, desde las terrestres hasta las aves, incluyendo a las más raras y a los reptiles.

En cambio nuestra religión occidental se mantiene en su aislamiento, como un mausoleo hacia el egoísmo más gigantesco concebido alguna vez por el cerebro humano, ya que no menciona ni una sola palabra a favor o por la protección de los animales.

Todo lo contrario.

La teología católica destaca una frase en el capítulo de la Creación y la interpreta como si fuera una prueba de que los animales (como todo el resto) fueron creados para servir al hombre. Ergo, la matanza deportiva se ha convertido para los occidentales en una de las diversiones más populares.

Y bajo ese pretexto tenemos a millones de pobres e inocentes pájaros heridos, torturados y asesinados cada otoño en todos los países cristianos para la recreación humana.

Y de ese concepto yace también seguido la crueldad que tienen los hombres hacia el potro y hacia el novillo, como lo muestra la ingratitud con la que los hombres tratan a estos animales después de años de trabajo duro y la indiferencia brutal de su destino cuando su edad ya no les permite seguirlos explotando.

(En la época de Blavatsky todavía no se había inventado el coche a combustión y por lo tanto los humanos seguían utilizando mucho a los caballos para desplazarse.)

En cualquier país occidental el en el que estuve, percibí el asesinato de animales por diversión y su inútil aniquilación. »


(Es cierto que en el Oriente también se caza a los pobres animales por entretenimiento, pero es indudable que el respeto que promulgan las religiones orientales hacia nuestros hermanos menores han limitado mucho esas actividades.)


En su artículo “¿Tienen alma los animales?”, Helena Blavatsky continúa informando al lector que:

« En la antigua Esparta (aquélla cuyos serios ciudadanos nunca fueron menos sensibles a los delicados sentimientos del corazón humano) cuando alguien era acusado de torturar a un animal por diversión, era ejecutado de la misma manera como aquél cuya naturaleza era tan villana que no se le podía permitir continuar viviendo. Pero en el Occidente “civilizado” que progresa rápidamente en todo salvo en las virtudes cristianas, el poder (hasta hoy) permanece como sinónimo de derecho.

La práctica cruel y completamente inútil de disparar a aves y animales por mero deporte, en ninguna otra parte se lleva a cabo con más fervor como en la Inglaterra protestante, donde las piadosas enseñanzas de Cristo difícilmente han suavizado los corazones desde la época de Nimrod (quien era el cazador poderoso que se presentaba ante el Señor).

Para su conveniencia, la ética cristiana se ha convertido en silogismos tan paradójicos como aquéllos de los “paganos”. Y así por ejemplo, en una ocasión un cazador me contó que dado que “ningún gorrión cae al suelo si no es con la voluntad del Padre”, él que mataba unos cien gorriones por deporte, estaba llevando a cabo cien veces la voluntad del Padre Divino !!! »

(No veo por qué te ofuscas Blavy. La historia nos ha mostrado que los hombres siempre tergiversan las enseñanzas espirituales para satisfacer sus bajos instintos, porque cualquier persona con la conciencia despierta sabe que un verdadero cristiano no debe de matar a los animales por puro placer.)

Y como teósofos, sentimos decir que casi toda forma de cristiandad (o espiritualidad basada en el cristianismo) recurre en mayor o menor medida a ese tipo de grandes sofismas para defender la práctica de matar animales y comer sus cuerpos.

Para dar sólo dos ejemplos: el ismo del Nuevo Pensamiento cristiano (del cual las dos ramas principales son “la Escuela de Unidad del Cristianismo Práctico” y “la Ciencia Religiosa” o “Ciencia de la Mente”) así como el libro conocido como “Curso de Milagros”, tienen a la Unidad y la Divinidad de toda vida como su enseñanza central y lo enfatizan constantemente (junto con destacar la importancia de la compasión, la paz, el amor, etc.).

Las personas adscritas al Nuevo Pensamiento enseñan que la Biblia debe de ser interpretada simbólicamente más que de manera literal, y que Dios no es una entidad antropomorfa o un Ser Personal, sino más bien un Principio Divino impersonal y universal, y seguido mencionan frases cautivantes como “Dios es todo lo que es”, “no hay nada más que Dios” y que “sólo Dios existe”.

Hasta ahí todo bien, pero muy a pesar de estas aparentes convicciones, la gran mayoría de los adherentes a estas filosofías son entusiastas consumidores de carne y ven el vegetarianismo como un despropósito y algo innecesario. E incluso hemos sabido de miembros de la escuela de la unidad que tienen un deleite particular al hablar de su “gran apetito” por la carne y de otros que (a pesar de su ostensible simpatía hacia los conceptos ya delineados) dan como excusa para comer carne que:

-       “Dios no me ha dicho de ser vegetariano y obviamente no es Su Voluntad que yo lo haga, ya que la Biblia nos dice que Jesús multiplicó los peces para alimentar a miles y en Génesis se dice que Dios nos dio dominio sobre todos los animales.”

Lo que muestra la rapidez y facilidad con la cual estas personas pueden retrotraerse a las aproximaciones tradicionales, literarias y antropomorfas de la religión cuando les conviene...


La estructura dental del hombre

Otro argumento comúnmente utilizado por los occidentales es que “los dientes humanos no tendrían su actual configuración si los humanos no fueran aptos para comer carne”.  Y es interesante conocer la respuesta de un gran maestro espiritual indio sobre este asunto.

Helena Blavatsky discutió este punto con él, como ella cuenta en su fascinante y entretenido libro “Desde las cuevas y junglas del Indostán” en donde narra que:

« El sabio indio me replicó citando capítulos casi completos del libro “El origen de las especies por medio de la selección natural” de Charles Darwin, y al final explicó que:

- “No es verdad que los primeros humanos nacieron con dientes caninos. Eso fue sólo al pasar el tiempo, con la degradación de la humanidad y cuando los hombres desarrollaron apetito por la carne. Fue entonces que las mandíbulas comenzaron a cambiar gradualmente bajo la influencia de la necesidad, hasta que al final se alteró completamente su forma original.” »

(Yo sospecho que ese sabio hindú ha de haber sido algún Adepto de la Fraternidad de los Maestros.)

Sin embargo, entre los millones de seguidores del cristianismo fundamentalista o evangélico, encontramos a muchos que son muy contrarios al vegetarianismo y quienes tanto privada como públicamente critican y ridiculizan a aquéllos que eligen abstenerse de comer carne o que objetan matar o cazar animales por deporte.

Sobre este asunto Blavatsky continúa argumentando en su artículo:

« El consumidor de carne, el cazador deportista e incluso aquellos que practican la vivisección, generalmente para justificar sus actos citan ese versículo del Génesis, en el que Dios le da al Adán dual: “el  dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve en la Tierra.” (1:28).  Y de ahí deriva – como el cristiano lo entiende –  el poder divino que le otorga Dios al hombre sobre la vida y la muerte de todo animal en el mundo.

Y es totalmente cierto que Dios le dio al Adán dual, o al “macho y hembra” del capítulo I del Génesis (que tiene poco que ver con nuestro antepasado poltrón del capítulo II) “dominio sobre toda criatura viva”. Pero en NINGUNA parte encontramos que “el Señor Dios” mandó a Adán (o a otro humano) a devorar la creación animal o a destruirla por simple diversión.

Todo lo contrario

Dios designando al mundo vegetal y a “todo árbol en que hay fruto y que da semilla”. Dios dice muy claro: “os serán para comer”.  »


Para una mejor comprensión de lo que quiso decir Blavatsky, citemos íntegramente ese versículo (Génesis 1:29):

-       “Y Dios dijo: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer”.

Pueden constatar que en ninguna parte de la historia de la Creación se dice que Dios le dio al hombre el derecho de matar animales para alimentarse, y para aquellos que tienen todavía duda sería suficiente recordarles aquél de los Diez Mandamientos que señala inequívocamente y sin ninguna distinción: “No matarás”.

Pero si pensamos así, estamos subestimando el poder y la extraña naturaleza de la mentalidad fundamentalista.

Blavatsky también cita en su artículo las palabras escritas en el libro de Eclesiastés, el cual es un escrito atribuido por los cristianos al “rey Salomón quien es decididamente una autoridad y es reconocido por todos los eruditos por haber sido el más notorio de los sabios bíblicos”.

Pues bien, en Eclesiastés (3:19) encontramos a Salomón declarando:

-       “Porque lo que le sucede a los hijos de los hombres y lo que le sucede a los animales, es un mismo suceso; y así como mueren los unos, así mueren los otros. Todos tiene un mismo aliento de vida y el hombre no tiene ventaja sobre los animales, porque todo es vanidad.”

Por lo tanto y basándonos en el libro que los cristianos consideran como “la palabra sagrada e infalible de Dios” (la Biblia) el hombre y el animal tienen “un mismo aliento de vida” y “el hombre no tiene ventaja sobre los animales”.

Tal es la naturaleza cuestionable y el tono frecuentemente ambiguo de la Biblia que hace que cada quien la haga hablar a su gusto, y sin duda hay muchos que conocen este versículo del libro de Eclesiastés y han tratado de interpretarlo bajo una luz diferente o explicarlo sobre otras bases. Sin embargo Blavatsky precisa que:

« Tan entusiasta era la percepción de esta verdad entre los primeros cristianos que durante muchos siglos nunca tocaron la carne. En su libro “Octavio”, el padre de la iglesia Tertuliano escribe a Minutius Felix:

- “No se nos permite ser ni testigos, ni tampoco escuchar (novere) sobre un homicidio, a nosotros como cristianos, que rehusamos probar platos en que se pudo haber mezclado sangre animal.” »

Luego Blavatsky explica que según la enseñanza teosófica:

« La evolución comienza a moldear las futuras humanidades dentro de las más bajas escalas del ser. De esta forma, al matar a un animal, o incluso a un insecto, frustramos el progreso de una entidad hacia su meta final en la naturaleza que es el SER HUMANO. Por lo tanto esto no sólo retarda la evolución de esa entidad, sino que también detiene aquélla de la próxima raza humana más perfecta por venir. »

Por consiguiente:

Matar animales no sólo dificulta el progreso del reino animal, sino además el progreso evolutivo del reino humano.


¿Cómo pueden esperar razonablemente las almas humanas continuar evolucionando, expandiéndose y ascendiendo cada vez más hacia lo espiritual y hacia lo divino, si continúan justificando el quitarle la vida preciosa a otros seres vivos, y especialmente de aquéllos que no tienen la capacidad de defenderse?

En uno de sus mensajes a la Convención de Teósofos Estadounidenses (ver el folleto “Cinco mensajes de H.P. Blavatsky a los Teósofos Estadounidenses”), la autora citó las palabras de uno de los Maestros, quien amonestó a los teósofos llamándolos “occidentales que juegan a ser los salvadores de la humanidad, pero no dudan en matar a un animal”.

Como miembros de la Creación, no tenemos escrúpulos para privar de su vida a los integrantes del reino animal (que se encuentra por debajo nuestro reino). pero actuando así deberíamos considerarnos afortunados que los seres del reino espiritual que están sobre nosotros no nos traten de la misma forma. Y aquí reside una importante lección: aquellos seres celestiales y divinos (a quienes la Teosofía los llama “Los Dhyani-Chohanes”) jamás podrían haber llegado a su nivel actual si no hubieran superado completamente el comportamiento sádico y agresivo que tristemente caracteriza a los humanos actuales.

Por último Blavatsky hace otra declaración definitiva e importante en “¿Tienen alma los animales?” cuando dice que “matar a cualquier ser viviente es un pecado contra el trabajo de la naturaleza y su progreso”.

Sin embargo, es importante reiterar lo que se dijo en el artículo “El punto de vista teosófico sobre la carne y el alcohol” (el cual lo pueden leer  aquí en inglés) y en donde se precisa que la Teosofía no juzga o condena a los individuos por sus elecciones y acciones, ya que la Teosofía cree firmemente y enseña que aquéllos que juzgan a otras personas también serán juzgados (como necesidad bajo la Ley del Karma). Por lo tanto es erróneo tomar sólo la aproximación segura, pasiva e impersonal, y en lugar de eso, los teósofos desafían y luchan contra todas las ideas, conceptos, creencias y modos de pensamiento y acción perjudiciales.

Concluyendo su artículo (el cual  en tiempos recientes ha sido muy elogiado por activistas de los derechos animales) Helena Blavatsky escribe:

« Realmente cuando el mundo se convenza (y no se puede evitar que un día llegue a tal convicción) de que los animales son criaturas sensibles como nosotros, la vivisección y otras torturas diariamente infligidas a esas pobres criaturas, bajo la presión pública y amenazas de la sociedad en general, forzará a todos los gobiernos a poner fin a esas prácticas barbáricas y vergonzosas.

Pero en el intervalo, la autora no es tan ingenua como para imaginar que todo un seo colmado de registros contra la dieta carnívora tendría el efecto de refrenar a las naciones civilizadas de seguir con sus mataderos, o de que los humanos renuncien a su bistec y al pavo de Navidad.

¿Pero a qué se debe esta necedad por matar?

Se debe al pernicioso sistema teológico, a los largos siglos de teocracia y al egoísmo feroz y cada vez más creciente de los hombres.

¿Qué podemos hacer?

Concientizar a las personas
»

(Nota: este texto es la traducción del artículo elaborado por la Logia Unida de Teósofos de Inglaterra [link] y le agradezco mucho a Nicolás por haberlo traducido.)




MI OPINIÓN AL RESPECTO

Hay que tener en cuenta que Blavatsky escribió esto a finales del siglo XIX, en una época en donde la preocupación por los derechos de los animales todavía no se había desarrollado en Occidente, por lo que se puede decir que ella fue una pionera en la materia, y aunque actualmente las personas están más concientizadas, todavía falta mucho por hacer.

Sobre evitar matar a los animales por puro placer, afortunadamente cada vez hay más humanos que están de acuerdo con ello y me da mucho gusto ver como se ha vuelto una actividad muy mal vista por la gente en general, y como las voces se levantan cuando un famoso va de cacería.

Algunos ejemplos de ello son:

Los hijos de Donald Trump


Quienes fueron masivamente fustigados en el internet.


El rey Juan Carlos de España


A quien la lluvia de críticas le hicieron bajar enormemente su popularidad, lo cual a su vez fue un factor para que renunciara a su cargo y cediera el trono a su hijo.


La cantante Lucero


A quien su sesión de caza provocó que una compañía de champú rescindiera su publicidad con ella y también tuviera que cancelar su participación en el festival de Viña del Mar.


Y para aquellos que hacen apología de la caza, simplemente les diré que Dios nos dio el libre albedrío y por lo tanto podemos hacer lo que queramos. Pero luego no se quejen cuando el Karma les regrese el mismo acto que ustedes hacen.

_  _  _

En cuanto a evitar matar a los animales para alimentarse, si bien a un nivel espiritual es algo que se concibe como lógico y aconsejable, a un nivel práctico sigue habiendo mucha discusión sobre ese tema. Y lo que pienso hacer en el blog es irles poniendo la opinión de varios instructores esotéricos que valoro, para al final hacer un capítulo en donde resuma la discusión que se ha hecho sobre ese asunto.

En este capítulo tienen la opinión de Blavatsky y pueden constatar que ella está completamente a favor del vegetarianismo.



27 comentarios:

  1. Muchas gracias por este capítulo Cid. Espero que hagas cuanto antes el resumen de las opiniones de los instructores.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cid por esta nueva entrada; al respecto, ¿como deberia uno actuar ante la presencia de insectos como el zancudo, la pulga, entre otros? Por ejemplo las arañas sin importar que tan peligrosa o venenosa sea, o las hormigas, grillos, abejas, etc, ciertamente no hacen daño directamente a los humanos, puede que si en defensa o como consecuencia de sus actividades segun la perspectiva, pero el zancudo, la pulga, el tabano, etc, ademas de poder generar posiblemente una pequeña molestia con su picadura, pueden llegar a contagiar enfermedades, con posibilidad en que estas deriven en muerte o repercutan gravemente en las actividades humanas (por ejemplo el zancudo que pique y no permita dormir pacificamente a una persona podria afectar su desarrollo laboral, para un estudiante, su desarrollo academico, y la lista sigue), se que existen metodos como los repelentes, o el cerrar toda posible entrada a estos insectos, asi como situaciones donde estos no funcionen, entonces, ¿es justificable el asesinar a estos insectos? para una persona sin el desarrollo suficiente como para "pedirle" al insecto que a uno lo deje en paz, agregando, que segun la ciencia, estos insectos necesitan picar a los mamiferos para completar su ciclo de vida, y la duracion de su vida es pequeña en comparacion a la de otros insectos, considerando ademas que en su ciclo, la etapa de larva puede durar semanas o meses mientras que la adulta unos dias, etapa donde este es capaz de picar.
    Aparte de lo anterior, segun otra entrada, recuerdo haber leido (perdon si no es asi, o fue en otro blog) pero en esencia, en que las enfermedades son causadas por falta de equilibrio, asi como una casa que esta plagada es por la falta de higiene de esta, si yo quiero retomar este equilibrio, por ejemplo consumiendo un antibiotico, un viricida, un antiparacitario, etc, si quiero desparacitar a un perro o un gato, o quitar una plaga en el jardin ¿Es un crimen para el desarrollo de estan formas de vida paracita el aplicar estos metodos para desplazarlos o matarlos?
    De nuevo gracias y saludos.
    J.H.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el Maestro Pastor quien explica que muchas de las enfermedades son causadas por los desequilibrios energéticos que provocan los hombres.

      Su explicación la puse en este capítulo:

      • ¿POR QUÉ EXISTEN LAS ENFERMEDADES?

      http://esoterismo-guia.blogspot.com/2014/08/por-que-existen-las-enfermedades.html

      Y aunque estas enfermedades se producen principalmente a través de formas microbiológicas, podemos darnos cuenta que indirectamente la afectación también se produce por formas de vida más grandes.

      Y así por ejemplo, no es propiamente el mosquito quien mata a los humanos, sino los gérmenes que el mosquito introduce en el organismo con su picadura. Por consiguiente, el día que los humanos dejen de generar todas esas vibraciones negativas, la picadura del mosquito dejará de ser letal (aunque seguirá siendo molesta).

      Ahora bien, la pregunta que surge es de saber si las formas de vida que actúan de una manera parasitaria (como pueden ser el zancudo, la pulga, las lombrices intestinales y seres más microbiológicos). Si esas formas de vida actúan de esa manera a consecuencia de las malas vibraciones que generan los humanos o es que su actitud parasitaria forma parte de la manera como se desenvuelve la Naturaleza.

      No sabría decirte.

      Como tampoco sabría decirte cuál es la manera correcta de lidiar con esas formas de vida parasitarias.

      En lo personal, busco tratar de dañar lo menos posible a los demás seres vivos, pero también me defiendo cuando estos buscan dañarme y por lo tanto no dudo en utilizar antibióticos, viricidas y desparacitarios cuando se requiere.

      ¿Será o no será lo correcto? No lo sé, pero es lo que me parece más adecuado y por consiguiente lo aplico.

      Y el día que encuentre una solución más armoniosa, con gusto la aplicaré, pero mientras tanto hay que lidiar con la situación en la que nos encontramos.

      Pero curiosamente he logrado llegar a un acuerdo con ciertas formas de vida consideradas por los hombres como nocivas. Me explico:

      Durante varios años viví en regiones muy calientes donde habitan arañas ponzoñosas y escorpiones venenosos. Pero en vez de darme miedo, mentalmente les dije:

      - “Miren hermanitos, si ustedes no me hacen daño, yo me comprometo a tampoco dañarlos.”

      Y cada vez que uno de esos insectos se aparecía en mi casa, en vez de matarlo, lo atrapaba y lo liberaba en un jardín cercano. Y no sé si fue casualidad o realmente me escucharon, pero desde que apliqué ese pacto no me han picado.

      Desafortunadamente no he logrado aplicar un pacto parecido con los seres parasitarios.

      Eliminar
    2. Gracias Cid por responder, tienes razon con lo de los zancudos, ciertamente son los germenes y no el zancudo mismo el que podria causar daño.
      Con lo ultimo, precisamente hago lo mismo con arañas, polillas, y cualquier otro insecto no parasitario, utilizo un matraz para atraparlos y liberarlos en otros lugares; curiosamente, siempre he podido tocar hormigones sin que estos me piquen, o he podido tocar las alas de las moscas sin que estas huyan (en especial las plateadas), pero con el zancudo en contadas ocaciones los he podido atrapar, y la verdad es un trabajo agotador, ya que estos huyen con mayor facilidad y a veces terminan volviendo igual. Por mientras solo quedaria usar metodos repelentes o acostumbrase, como lo hacen los campesinos, aunque igual posiblemente terminaran picando a alguien mas, que segun la ciencia esta en su naturaleza, lamentablemente.
      Algo que se me ocurre con estas formas de vida parasitas, es intentar pedirles que dejen de reproducirse en determinado ser, y esperar que evolucionen en otro ser no parasitario, ahora a ¿que alcance estara esta posibilidad?, no lo se.

      Eliminar
  3. Hola Cid.
    Verdaderamente este es un tema muy controvertido. Me gustaría saber si hay opiniones de los Mahatmas al respecto. El dios de la Biblia le hace una relación a Adán de los animales que puede o no comer y me pregunto del por qué. También exige sacrificios de animales así como la quema de sus entrañas. Va a ser lo que muchas teorías actuales comentan, que el tal dios era un ser o seres de otras esferas que necesitaba succionar la energía producida por estas muertes para mantenerse vivo en esta (esfera). Posiblemente ciertos animales proporcionaban óptimas energías con respecto a otros y por ello este dios relacionó cuáles había que comer porque como a su vez succionaba las del ser humano,le interesaba que fueran de acuerdo a sus gustos indicados. Simbiosis de energía humana y animal. Ya por otro lado decirte que nos movemos en un mundo de gran hipocresía donde protegemos y adoptamos a perros y gatos pero luego sacrificamos al toro o al caballo corredor que se ha roto una pata y ya no nos sirve para conseguir el gran premio de la hípica y en Navidad con nuestro perro al lado, nos sentamos a la mesa a degustar un gran asado de cordero, a ser posible lechal. Todo esto es un comentario tonto, pero si nos matamos unos a otros cómo vamos a respetar la vida, también sagrada, de un animal. Recibe un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Mahatmas también se muestran completamente a favor del vegetarianismo y repudian comer carne.

      (Pero ten en cuenta que son de origen indio).

      Que entidades bajas se nutren energéticamente de la matanza que se hace de los animales, lo he leído pero no sabría decirte más al respecto por el momento.

      Y en efecto, a pesar de los progresos que se han hecho, todavía los humanos siguen siendo muy abusivos e insensibles con los animales.

      Eliminar
  4. Sabemos que los animales sienten y padecen en conjunto ya nos están tranmitiendo que también poseen de un "Ánima".

    ResponderEliminar
  5. y las plantas y las células también sentiran dolor???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pastor dice que las plantas también sienten dolor y las células me imagino que a su nivel de conciencia microbiológico también pueden sentir dolor.

      Eliminar
    2. todas estas cosas me hacen sentir culpable, pero mientra me dices que comer carne es malo se me antoja un azado de carne. quisiera dejar de comer carne pero es tan rica. ahora cual va a ser mi consecuercia karmica por sentirme culpable y comer igual?? igual no importa que me quemen en el infierno cristiano si quieren pero no voy a porder dejar la carne, quisas en otra vida en algun pais vegetariano

      Eliminar
    3. y ahora al respecto de que si las plantas tambien sienten dolor, si muerdo un limon no estare tambien lastimando al hermano limon menor? jajaja.. y otra pregunta porque la naturaleza hace seres carnivoros y luego con la evolución devén volverse vegetarianos?? por ejemplo nosotros no somos los únicos carnívoros por ejemplo un león come carne, con esto no quiero justificar, pero tampoco quiero que me tiren toda la culpa como si fuese un diablo, pero no se para mi lo unico que esta mal es divertirse viendo dolor ajeno en este caso el de un animal. pero creo que tiene que ver con la ignorancia y poca enpatia.

      Eliminar
    4. Las frutas fueron creadas especialmente para ser comidas y es el servicio que dan los arboles a cambio de que sus semillas sean esparcidas. Sin embargo, el Maestro Pastor dice que lo idóneo sería que la fruta se recolectara justo cuando ya está madura para no lastimar al espíritu de la naturaleza que a nivel sutil la produce.

      Sobre tu otra pregunta, hasta ahora la única respuesta que he encontrado para explicar por qué existen animales carnívoros, es porque el Creador así lo dispuso para evitar que las especies animales se multiplicaran de manera descomunal. Por lo tanto el ciclo de la vida sirve también para equilibrar las poblaciones.

      Sin embargo, los humanos son seres que están destinado a salir del mundo animal para entrar en el mundo divino y mientras más evolucionen, más deben de dejar de tener un comportamiento bestial para adoptar un comportamiento espiritual, siendo uno de sus pilares el respeto hacia los demás.

      Eliminar
  6. con razón los aborigenes antes de arrancarles las ramas a un árbol o entrar en un bosque,abrazan a uno...o le piden permiso a sus deidades para cazar animales...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un ejemplo de respeto. Los antiguos pueblos le pedían perdón al árbol antes de talarlo y al animal antes de comerlo, y con ese acto ayudaban a que el espíritu de ese árbol o de ese animal pudiera superar ese evento sin tanto sufrimiento.

      Eliminar
  7. y pregunta del millón que ?#"/&%)?*+!!! comemos entonces???
    tengo una solución:tomar pildoras o pipetas con proteínas y nutrientes y comer frutas...pero no sé si todos los humanos estaran deacuerdo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pastor explica que cuando se come a un vegetal, el “espíritu” que anima a ese vegetal simplemente se vuelve a incorporar dentro de la Conciencia Cósmica porque todavía no es un ser individualizado. Es simplemente la conciencia divina en una de sus formas más dormidas que temporalmente “reencarna” como vegetal para luego volverse a reintegrar dentro de su fuente original. Por lo tanto no estás asesinando a un ser consciente, ya que es la conciencia divina que todavía no se encuentra individualizada.

      Pero en cambio, cuando el ser vivo ya dispone de un sistema sanguíneo, significa que ya se volvió un ser individualizado. Y es por eso que no es lo mismo comer a un vegetal que comer a un animal.

      Y en otra conferencia explicó que los Maestros más evolucionados ya no necesitan comer vegetales, porque simplemente comiendo frutas pueden obtener los nutrientes que necesitan para alimentarse, y en niveles más evolucionados ya ni siquiera necesitan comer porque con simplemente absorber la energía pueden nutrir a su cuerpo físico.

      Pero ya estamos hablando de niveles muy avanzados de desarrollo.

      Para los humanos actuales, Pastor dice que lo idóneo es ser vegetariano, pero si no pueden dejar de comer la carne, tampoco se atormenten con eso y mejor concéntrense en evolucionar y así paulatinamente su apetito carnívoro ira disminuyendo.

      Eliminar
  8. Cid, ¿tu comes carne y pescado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya deje de comer la carne roja aunque todavía sigo comiendo la carne blanca, pero espero algun día también poderla dejar.

      Eliminar
  9. Ya me imaginaba que no era menos importante el sufrimiento animal. Porque no sólo se trata de matar y comer, sino del sufrimiento y el abuso hacia su integridad. Muchos opinan que los animales no sienten como nosotros, y hasta ven divertido su dolor, como aquellos que asisten a las corridas de toros o los fanáticos del coleo. Además de la manera, muchas veces cruel, con la que se les quita la vida en los mataderos.

    ResponderEliminar
  10. Yo me pregunto: porque los hinduistas y budistas indostánicos siendo vegetarianos tienen tan mal karma? Viven en medio de la inmundicia, con calles llenas de excrementos,moscas,leprosos y gentes convulsionando, presas de terremotos,guerras tribales,plagas,inundaciones,etc?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso más que un asunto karmico es un problema cultural y de infraestructura. Y la inmundicia no es exclusividad de los orientales. Si supieras en que asquerosidad vivían los europeos en los siglos pasados, quedarías asqueado. Los historiadores mencionan que los ríos y las calles de las grandes ciudades apestaban tanto que no se podía respirar…

      Eliminar
    2. Los Indues son algo paradójico tienen unas creencias que podría calificarse como avanzadas y sin embargo su organización social es muy atrasada ya que todavía usan el sistema castas y eso explicaría en buena medida por que muchos viven en condiciones casi infrahumanas.

      Eliminar
  11. ¿Cuál es tu opinión acerca de comer carne?
    Yo creo que cazar animales y matarlos así porque sí me parece inecesario... Pero si por ejemplo es para sobrevivir ¿Sería igualmente malo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo depende de las circunstancias y el desarrollo en el que se encuentren los humanos.

      De manera general se puede decir que comer carne no es bueno, pero tampoco el karma te va a castigar si lo haces, y sobre todo si lo haces para sobrevivir. En cambio matar con crueldad (aunque sea para sobrevivir) eso sí te va a generar karma negativo. Pero también depende del desarrollo de la persona.

      Por ejemplo un hombre salvaje que mata a inocentes animales (incluso por puro placer) no se va a generar un karma negativo con su acto, porque no es su culpa que todavía no tenga desarrollada la conciencia interior que le indique que hacer eso es incorrecto.

      Ese hombre apenas está saliendo de la bestialidad y por lo tanto se le tiene mucha tolerancia. En cambio, el mismo acto sí va a generar un karma severo en el hombre que ya se encuentra más civilizado.


      Sobre comer o no comer carne, lo que yo les aconsejo es que traten de comer lo menos de carne que puedan, pero tampoco se martiricen si no pueden dejar de comerla. Concéntrense sobretodo en evolucionar y progresivamente el apetito que tienen hacia la carne ira disminuyendo de forma natural.

      Eliminar
  12. ¿Hay karma si le pegas a los animales?

    ResponderEliminar