Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

LAS SKANDHAS explicadas por Geoffrey Barborka



Aunque el asunto de las Skandhas pueda no ser realmente un tema directamente relacionado con el viaje que recorren los humanos en el Más allá entre dos reencarnaciones (lo que los budistas llaman “el Bardo”).

Aún así existe una estrecha conexión dado que las skandhas indudablemente están relacionadas con la fase del nuevo nacimiento en la Tierra (llevada a cabo al final del Bardo) aunque quizás difícilmente se pueda hacer una separación entre el final de la existencia después de la muerte y el comienzo del “nuevo nacimiento” dado que todo eso es un proceso continuo.

Ya que el proceso de recorporificación continúa incluso después de que ha tenido lugar el nacimiento físico, dado que Manas superior no se vincula plenamente con el niño hasta después de su séptimo año, e incluso más tarde.

Sea como fuere, las skandhas están siempre presentes durante todo el periodo de los estados después de la muerte (como se mostrará a continuación). Y eso a pesar de que hayan sido representadas de manera un tanto dramática al decir que se encuentran el “umbral de Devachan, listas para pegársele a cualquiera que dé un paso a través de la entrada.

(Aquí Geoffrey Barborka está haciendo alusión a una frase que escribió Blavatsky en donde ella explica que:

« Karma, con su ejército de Skandhas, espera en el umbral del Devachan. Y tan pronto como el estado de la recompensa devachánico ha terminado, el humano es de nuevo atado a su karma y a sus skandhas para una nueva reencarnación. »
(Collected Writings, vol. XII, pag. 609-610)

Y con esto Blavatasky quiere decir que la estancia en el Devachan es un periodo de dicha en donde los humanos recolectan lo bueno que generaron durante su vida en la Tierra. Y por consiguiente durante ese periodo, su karma negativo y las características bajas de su personalidad se hacen a un lado, para luego volvérseles a incorporar cuando los humanos terminan de recibir su recompensa y prosiguen su evolución con una nueva encarnación en la Tierra.)



Significado de la palabra “Skandhas”

Desafortunadamente no existe una palabra en castellano equivalente, por lo que generalmente se le ha traducido como “manojos”, “paquetes” o “grupo de atributos”. Sin embargo, esos términos difícilmente transmiten lo que quiere decir esa palabra sanscrita.

Los estudiosos del Oriente estarían tentados a acuñar la palabra “el levantador” o “el resurgidor” dado que el significado literal de la palabra proviene de la raíz verbal skand que en sanscrito significa: levantarse o resurgir, y de hecho eso es lo que ocurre cuando un humano regresa a la vida en la Tierra. Porque las skandhas se “levantan” o “resurgen” para formar una nueva personalidad, y ellas son vivificadas por el nacimiento de un niño.


(Cuando los psicólogos afirman que cada niño ya trae con él gran parte de su carácter, a nivel esotérico, esto se debe por las skandhas. Y a continuación esto lo detalla Geoffrey Barborka.)


Las skandhas forman la personalidad

Para ampliar el significado filosófico de la palabra skandhas, debe hacerse notar que dentro de todo niño que nace, hay potencialidades que surgen cuando se les proporcionan las condiciones adecuadas.

Estas potencialidades están presentes debido a causas que previamente han sido desarrolladas en vidas pasadas. Por consiguiente, estas causas conducen a la formación de atributos que eventualmente se hacen manifiestos como rasgos o características del niño.

Estos grupos de atributos se unen a medida que el niño crece y uniéndose así, llegan a moldear el carácter del individuo. Por lo tanto las skandhas pueden ser definidas como los grupos de atributos que se generaron en las vidas pasadas y que se unen al alma humana en su nueva reencarnación para formar su nueva personalidad.

Otras expresiones que podrían denotar esta idea serían:

-        “depósitos de pensamientos y emociones”,
-        “semillas de tendencias” o
-        “impulsores del carácter”.



¿Pero de dónde vienen las skandhas?

Si se las describe como esperando en el umbral del Devachan, obviamente deben de haber estado formadas antes de que el humano estuviese listo para dejar el Devachan (ya que ahí el humano solo se la pasa dormido y soñando aquello que recolecto durante su vida en la Tierra). Por lo tanto, uno deduce que las skandhas deben de haberse formado antes de que el humano haya entrado a ese estado de bienaventuranza.

Pero además, lo que les sucede a los humanos en el Más allá después de morir, son solamente efectos de las causas producidas durante su vida en la Tierra. Por lo tanto ninguna nueva causa puede ser puesta en movimiento durante la condición post-mortem. Y por consiguiente “los atributos” (las skandhas) para la nueva personalidad que va a reencarnar, ya estaban previamente formados a su entrada en los estados después de la muerte, y por lo tanto concluimos que esos atributos han sido formados durante la reencarnación que acaba de pasar.

Lo que nos vuelve a traer a colación el adagio que dice:

« Eso que los humanos anhelan, eso llegan a ser»

(Y es también por eso que muchos de los deseos que tienen los humanos durante su vida terrestre, pero que por diversas razones no llegan a cumplir, esos deseos suelen realizarse en sus siguientes reencarnaciones.)



La formación de las skandhas

Las skandhas son el resultado de todos los pensamientos, deseos, emociones, planes, esperanzas y aspiraciones que tiene un humano durante su vida en la Tierra, todos esos impulsos son implantados (por él mismo) en el tejido interno de su ser.

Por lo que a medida que el ser humano piensa, siente y actúa, él mismo va moldeando su vida y su destino. Y esa corriente de energía fluye de día en día, convirtiéndose en una parte intima de su él mismo.

Los humanos están continuamente añadiendo nuevos pensamientos a su corriente de pensamiento, y estas vibraciones son guardadas como depósitos de pensamientos.

Estos depósitos de pensamientos se incrustan en el aura que rodea a la persona durante su vida, ayudando con ello a la formación de su ser, y a medida que el proceso continúa a través de una vida, el humano se va convirtiendo en lo que más anhela.

Y además de la persona que está formando en su vida presente, el humano también está formando los atributos para su siguiente encarnación en la Tierra. Estos atributos permanecen latentes durante los estados por los que pasa después de la muerte, pero brotan de nuevo a la vida cuando tiene lugar el nuevo nacimiento físico.



Las diferentes características de las skandhas


La filosofía budista enumera de la siguiente manera cinco tipos de skandhas:

    1.          Rûpa: son los atributos de la forma, el aspecto, la figura, ya que la palabra rûpa viene de la raíz verbal rûp que significa: formar, representar. De aquí que sean los atributos de la forma y más precisamente con aquello que tiene que ver con los atributos materiales que integran la forma. Me refiero primariamente a las tendencias físicas, ya que estas son los factores predominantes en la composición de la forma o rûpa.

    2.          Vedanâ: son los atributos de las sensaciones, los cuales están íntimamente conectados con las rûpa-skandhas (los atributos de la forma), ya que debe de estar claro que las sensaciones corporales dejan su huella sobre los átomos de vida junto con las tendencias físicas y tienen una afinidad tan fuerte como el primer grupo.

    3.          Sañjñâ (Sannâ en Pâli): son los atributos de la percepción, los cuales en relación con las skandhas, generalmente se traducen como las ideas abstractas.  La palabra significa literalmente: comprensión mutua o conocimiento, ya que proviene de la raíz verbal sañj que significa: concordar o ponerse de acuerdo.

    4.          Samskâra (Sankhâra en Pâli): son los atributos de las impresiones mentales y en relación con las skandhas; son las tendencias que adquiere la persona.  La palabra es un compuesto de sam y kâra, la cual proviene de la palabra kri (que es la misma raíz de la que deriva la palabra karma) significando con ello cuando se junatn las dos palabras: juntar o acumular. Y esas tendencias cumulativas se aplican tanto a lo físico como a lo mental.

    5.          Vijñâna (Vinnâna en Pâli): son los atributos de la conciencia o la facultad de reflexionar, ya que deriva de la raíz verbal vijñâ que literalmente significa: distinguir, discernir, comprender.  La quinta skandha es una ampliación adicional de la cuarta correspondiendo a los atributos mentales y morales.


Ahora bien, sería un error pensar que sólo hay cinco skandhas responsables de la construcción de la personalidad. Estas cinco representan la clasificación principal por grupos. Sin embargo, cada una de ellas puede dividirse en más categorías, en las que se podría hacer una lista tan larga como se desee de los atributos individualizados.



Ejemplo de clasificación de las skandhas en los sentidos físicos

Es así por ejemplo como se puede clasificar una lista las skandhas a partir de los sentidos físicos.

Y en el caso de las rûpa-skandhas, serían datos de los sentidos que surgirían de los órganos de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto (representando el funcionamiento de los sentidos en relación con el cuerpo).

Mientras que a las vedanâ-skandhas les serían aplicables las sensaciones de los órganos de cada uno de los cinco sentidos (ya sea que la sensación sea agradable o dolorosa). Y para llevar el pensamiento aún más lejos, también se considerarían las sensaciones que no son ni agradables ni dolorosas (y esto para cada uno de los cinco sentidos).

En cuanto a las sañjñâ-skandhas, se haría una lista de las ideas abstractas proporcionadas por los sentidos, incluyendo las ideas de color, sonido, olor, sabor y contacto. Y adicionalmente a esto, estarían las ideas de conceptos de cada uno de los tipos de skandhas que se acaban de enumerar.

Luego con las samskâra-skandhas se podría hacer una lista de toda tendencia imaginable ya sea para bien o para mal.

(Nota: Geoffrey Barborka no mencionó a las vijñâna-skandhas en su ejemplo, pero podemos suponer que son todas esas tomas de conciencia que obtendríamos a partir de los sentidos físicos. Por ejemplo a partir del beso que le diéramos a nuestra pareja, una vijñâna-skandha sería descubrir que también estamos enamorados de ella, etc.)


Todos estos atributos afectan el moldeado de la personalidad. Y hasta aquí llega la exposición filosófica budista, sin embargo el tema no termina aquí, ya que es continuado por la filosofía esotérica, la cual afirma que en realidad hay siete skandhas (en concordancia con la ley septenaria).

Las cinco skandhas que hemos tratado hasta aquí son las que están relacionadas con la existencia objetiva, y por existencia objetiva se entiende aquí a los cinco principios inferiores de la constitución septenaria.


Estas cinco skandhas atañen directamente a la vida física en la Tierra. Mientras que las otras dos skandhas superiores que corresponden a la parte divina del hombre, no está afectada por la muerte.

(Como tampoco lo está la parte buena del quinto principio Manas que se asocia con los dos principios divinos: Atma-Buddhi)

Y de hecho, la parte involucrada en la existencia subjetiva del hombre no está afectada por la vida terrestre, sino que le conciernen directamente los estados después de la muerte.

Me explico:

En la vida ordinaria en la Tierra, uno no es consciente de las potencialidades espirituales y divinas del hombre. Estamos solamente preocupados con la existencia objetiva. Sin embargo, aunque estas potencialidades están actualmente dormidas, esperando a ser desplegadas y manifestarse cuando la humanidad haya alcanzado un alto grado de evolución. A pesar de ello hay algo que la persona puede hacer para acelerar la preparación de su desarrollo.

Varias veces lo he enfatizado (y no estaría de más reiterarlo aquí) que para tener una vida consciente durante los estados después de la muerte, uno tiene que creer en la existencia de esa vida en el Más allá durante la vida terrestre. Y no se debe de olvidar esta afirmación al estudiar los estados después de la muerte.

Y a partir de lo que se ha dicho precedentemente, ya debe de ser claro que una persona puede dirigir el curso de sus skandhas subjetivas, lo mismo que dirige el curso de sus skandhas objetivas.

(Y ese deseo de acercarse a lo divino es lo que provoca que la evolución de ciertos humanos se acelere enormemente, permitiéndoles que adquieran niveles de desarrollo muy elevados que todavía les falta mucho al resto de la humanidad para poderlos alcanzar.)

Volviendo al tema de las skandhas objetivas (que es de suma importancia para comprender la razón de la enseñanza) deben de  considerar por un momento los procesos que entrañan a la vida cotidiana.

Primero está el mantenimiento del cuerpo al máximo de su capacidad y el sentido común nos dice que debemos cuidarlo de la mejor manera  posible. Por lo tanto, sólo es natural que sigamos los consejos sabios dados para tener salud, los cuales entre otras cosas nos aconsejan observar una dieta balanceada que contenga la debida cantidad de vitaminas, proteínas y minerales.

Y si seguimos esos consejos, uno impulsa patrones constructivos de salud en nuestra corriente de pensamientos, lo que tiende a vencer los procesos de decadencia, especialmente en el ámbito de las “semillas de tendencias” que es en donde son más efectivos. Y si uno descuida este aspecto, entonces el cuerpo físico sufre tarde o temprano, afectando adversamente nuestra salud.

Esto es especialmente el caso cuando la suma de los años comienza a dejar huellas en el organismo, y no sólo los rasgos mostrarán restos de este deterioro, sino que llegaran a afectarse también los órganos vitales. Y con el descuido prolongado, el flujo sanguíneo se hará pesado y eventualmente el cerebro sufrirá también.

Esto es conocimiento común y no hace falta que hagamos más hincapié sobre ello.

Por otro lado, el descuido establece patrones que serán difíciles de contra atacar cuando de una u otra forma nos demos cuenta de que debemos hacer un cambio de hábitos. Pero muy frecuentemente nos damos cuenta de eso demasiado tarde y tiene que sufrirse entonces alguna enfermedad física.



El punto principal a considerar de lo que se ha dicho precedentemente, es que se han implantado tendencias en el aspecto físico de nuestra constitución, tendencias que serán grabadas por las rûpa-skandhas. Y luego cuando lleguen a adherirse a un nuevo cuerpo físico (en la siguiente reencarnación) se habrán implantado en la nueva personalidad, esas características nocivas y perjudiciales, al igual que las tendencias hacia una u otra enfermedad.

(Y es que uno no cae presa de la enfermedad simplemente por casualidad o por contagio.

Porque de hecho si la predisposición a cierta enfermedad no hubiese estado implantada en el sistema biológico previamente al momento de nacer, la enfermedad no llegaría a ser fatal.

Y la siguiente cita del Maestro Kuthumi es muy relevante al respecto:

“En cuanto a aquellos humanos que fueron derribados por la cólera, la plaga o el paludismo, ellos no hubiesen podido sucumbir si no hubiesen tenido en su interior desde el nacimiento, la predisposición para el desarrollo de tales enfermedades. CM 20C, p.133)


Junto con el suministro de alimentos para el cuerpo físico, están también las sensaciones corporales. Y no hace falta que las detallemos aquí, ya que todo el mundo está familiarizado con ellas. No obstante estas también tienen sus atributos característicos y llegan a hacerse más pronunciadas cuando uno se entrega a ellas con exceso. Y de esta manera las vedanâ-skandhas dejan su huella como “semillas de tendencias” conforme a los atributos de la sensación corporal.

Y junto con los atributos de forma y de sensación pertenecientes al cuerpo, surgen también las ideas abstractas relacionadas con los cinco órganos de sensaciones (y estos fueron suficientemente tratados al referirnos a las sañjñâ-skandhas).

El campo principal de actividad en relación a las samskâra-skandhas es el mundo mental. Y las vijñâna-skandhas también están estrechamente conectadas con el grupo samskâra dado que ellas también están relacionadas con los poderes mentales teniendo por resultado la conciencia, ya que lo que ocurre a medida que uno vive la vida de día en día, es la creación continua de imágenes mentales, dado que una de las características fundamentales de la facultad mental es la actividad incesante (junto con el poder de imaginar cosas).

El hombre es esencialmente un pensador, y él tiene el poder del pensamiento creador. Y adicionalmente a estas habilidades, también tiene el poder de controlar las imágenes mentales (la cuales si se les permite, ellas pueden imprimirse sobre las skandhas). Y naturalmente aquellas que tengan más intensidad, esas imágenes mentales dejarán una huella más profunda en las skandhas que las imágenes más débiles.

Cuando estas imágenes son acogidas por un tiempo lo suficientemente largo, ellas pueden resultar en acción. Y una acción produce resultados, es decir: Karma.

Y a media que este proceso continua de día en día, estas impresiones llegan a incrustarse en el modo de ser, resultando con ello en rasgos y en inclinaciones definidas que ayudan a la formación del carácter. Y al crear este carácter, el hombre está construyendo de hecho su propio modelo futuro, lo mismo que estableciendo su personalidad actual. Y cada uno de esos rasgos que forma, se vinculan con una “semilla de impulsos” o skandha.

(En resumen que todo aquello que pensamos diariamente va formando nuestra personalidad y también nuestro destino, y no solamente de esta vida sino también de la siguiente vida. Y es por eso que el maestro Kuthumi dice:

“Es con celoso cuidado que debemos de proteger nuestra mente de todas las influencias adversas que diariamente surgen en nuestro paso a través de la vida terrestre.” CM 11, p.64)



Además todo acto es registrado por los Lipikas.

« Quienes son los Registradores Divinos que graban en las tabletas invisibles de la Luz Astral: “la gran galería de imágenes de la eternidad”. La cual es un registro fiel de todo acto e incluso pensamiento que han tenido los humanos. Y también de todo lo que fue, es y será en el Universo. Y este lienzo divino e invisible es el “LIBRO de la VIDA”. »
(La Doctrina Secreta I, p. 104)

Cada quien puede añadir algo a su propio “Libro de la Vida”. Y de hecho, todo el mundo lo está haciendo, sin importar que estén conscientes o no de ello. Y ese registro se preserva tanto en la parte subjetiva de su ser, como en su parte objetiva por medio de las skandhas.



Las skandhas influyen en todos los planos de existencia

Ahora bien, al decirles esto, algunos pensarían que las skandhas sólo pertenecen a los planos físico y astral, pero en realidad ellas se aplican a todos los siete planos de existencia.



Estos planos y la relación entre las skandhas y la Luz Astral  son traídos a colación en la siguiente cita:

« Las skandhas son los gérmenes de vida en todos los siete planos del ser y forman la totalidad del hombre subjetivo y objetivo.

Toda vibración que hayamos generado es un skandha.

Las skandhas están íntimamente unidas a las imágenes de la Luz Astral (la cual es un medio de las impresiones) y las skandhas conectadas con el hombre subjetivo y objetivo, son los vínculos que vuelven a atraer hacia el hombre, los gérmenes kármicos y de atributos dejados atrás cuando este fue al Devachan, y los cuales tienen que ser recogidos de nuevo y agotados por una nueva personalidad en una nueva encarnación en la Tierra.

Las skandhas exotéricas tienen que ver con los átomos y las vibraciones físicas (o sea con el hombre objetivo). Mientras que la skandhas esotéricas tienen que ver con el hombre interno y subjetivo. »
(Las enseñanzas de Blavatsky al grupo interno, p.83)

A continuación les esclarezco esta aseveración de Blavatsky:

Dado que las skandhas son responsables de la construcción de la nueva entidad que va a renacer en la Tierra, se dice que ellas serán “agotadas por la nueva personalidad”, puesto que el nuevo vehículo kama-manasico extinguirá sin lugar a dudas la efectividad de las viejas skandhas debido a que nuevas “semillas de tendencias” serán criadas diariamente al vivir.

(Lo cual es bueno, porque si no fuera así, los humanos no cambiarían y por consiguiente no evolucionarían.)

Y las skandhas son descritas como “gérmenes de vida” para transmitir la idea de que ellas funcionan con el “aspecto de la vida” en la Tierra más que con el “aspecto de la muerte” durante su viaje en el Más allá. Y estos dos polos (la existencia en la Tierra y la existencia desps de la muerte) representan por así decirlo: “los polos opuestos del ser”.



Las skandhas no son destruidas, sino que permanecen incrustadas dentro del huevo áurico

Se dice que las skandhas son “dejadas atrás” cuando el humano entra en el estado de Devachan debido a que permanecen dormidas e inactivas durante ese periodo. Pero en realidad toda skandha llega a incrustarse en la parte imperecedera de la constitución del hombre, o sea dentro de la envoltura resplandeciente que rodea a una entidad, tanto durante la vida en la Tierra como en los estados después de la muerte.


La cual se le conoce como el aura o huevo áurico

Y esto está muy claramente expresado en el Ritual egipcio de los Muertos, en donde se dice que:

« El difunto resplandece en su huevo cuando cruza hacia la tierra del misterio. »
(Libro egipcio de los Muertos, capitulo XXII, renglón 1)

Esta envoltura radiante es el Hiranyagarbha (que literalmente significa: “el Huevo de Oro”) y el cual puede ser asemejado a una emanación o extrusión de la Esencia Mónadica misma.

El huevo áurico no es afectado durante el paso del humano por los estados desps de la muerte, permaneciendo resplandeciente en “la tierra de los misterios”. Y de manera similar el huevo áurico tampoco es afectado durante la estancia del humano en la Tierra. Por consiguiente, desps de morir, las skandhas no son destruidas sino que permanecen latentes donde fueron implantadas (y esto es dentro del Hiranyagarbha o “la Envoltura Radiante”) listas para volver a brotar a la vida cuando sean vivificadas.

(Texto traducido de su libro El Plan Divino, capitulo X)


2 comentarios:

  1. Hola Cid, entonces podríamos decir que generamos Skandhas positivos y negativos, unos nos permitirían seguir evolucionando y en su caso contrario nos van atrasando al final creo que la meta es superar ese dualismo, gracias interesante como siempre.

    ResponderEliminar