Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

EL DESCARRIAMIENTO DE ANNIE BESANT



A continuación transcribo extractos de la carta pública del venerable erudito Baghavan Das por lo esclarecedora que es sobre el deterioro que fue teniendo Annie Besant. Además, Baghavan Das no era cualquier tipo, era uno de los teósofos más respetados en la India y figura pública. Durante muchos años fue un colega cercano de Annie Besant quien tenía una gran admiración hacia él, o sea que sabe de lo que está hablando.


« Desde que murió el coronel Olcott en 1907 [quien fue el primer presidente de la Sociedad Teosófica], la señora Besant bajo otros guías e influencias [se refiere a Chakravarti y Leadbeater, ver lucha de psíquicos para el control de Annie Besant].  Ella ha estado grave e insidiosamente arruinándose a sí misma, creando confusión en su buen trabajo, en tal manera que ha provocado una gran aflicción entre sus antiguos amigos y colegas. Éstos, dice ella ahora, la “odian” y la “persiguen”, simplemente porque ellos se han visto obligados a expresar públicamente su desacuerdo con ella, respecto a sus recientes políticas y la conducción de los asuntos de la Sociedad Teosófica y el Colegio Central Hindú.

(El buen trabajo al que se refiere Bhagavan es el apoyo que dio Besant para la fundación del Colegio Central Hindú en la ciudad de Benarés, siendo una de las escuelas más grandes de la India y brindando educación a toda la sociedad sin importar su religión o casta.

Posteriormente, cuando Besant comenzó a promover su culto de la “Venida del Maitreya-Cristo” en el cuerpo de Krishnamurti, quiso utilizar el Colegio como centro de reclutamiento y se enojó con los dirigentes porque ¡estos no estaban de acuerdo!  O sea, todavía que quiere crear su secta adventista que es contraria a los principios teosóficos, se enoja porque los dirigentes del Colegio no quieren que utilice éste para adoctrinar a los jóvenes con su secta. El Mundo al revés…)

Con la transferencia de la señora Besant de Benarés a Adyar en 1907, cuando tomo la Presidencia de la Sociedad Teosófica, electa bajo circunstancias muy peculiares que presagiaban las políticas que ahora prevalecen, comenzó a producirse un cambio sobre el espíritu de todo su trabajo y todo lo que la rodeaba.


Besant se descarrilla

A pesar de las sugerencias, consejos, súplicas, recomendaciones y advertencias de sus viejos amigos y consejeros que habían hecho posible su trabajo en la India, ella desarrolló más y más, rebasando todos los límites, el germen de la adoración personal que hasta entonces había mantenido bajo control.

Ella comenzó a pretender poseer grandes poderes ocultos y tener experiencias supra-físicas, ser una Iniciada, una Arhat, una Mukta y que se yo; pretendiendo ser capaz de viajar a Marte, a Mercurio y a todo el Sistema Solar, pretendiendo poder ver el pasado, presente y futuro (pero evitando cuidadosamente la prueba más fácil como sería la de leer una cierta página de un libro cerrado), pretensiones de ser la única agente autorizada de “la Gran Hermandad Blanca que guía la evolución de la Tierra” y de estar en comunicación con el “Director Supremo del mundo” y con el “Instructor del Mundo”, etc.

(Esa adoración a su persona ya la tenía cuando entró a la Sociedad Teosófica. Así, Blavatsky, en una nota le escribió:

-        Hija mía, tu soberbia es terrible, eres tan orgullosa como el mismísimo Lucifer.

(Citado en Annie Besant an Autobiography, p311 (1893), p442 (1939), TPH, Adyar. También en The Judge Case, p.36.)


Bajo la influencia de Leadbeater que le hizo creer que estaba desarrollando sus poderes psíquicos, cada vez Besant fue perdiendo más y más el discernimiento, hasta caer en el delirio.)




Se crea un grupo para reclutar adentro del Colegio

En el invierno de 1910-1911, o un poco antes, se formó un pequeño grupo privado, que consistía en su mayoría de empleados y estudiantes del Colegio Central Hindú que habían jurado devoción, lealtad, obediencia y servicio hacia la señora Besant.

Poco tiempo después, en enero de 1911, el entonces director del Colegio Central Hindú [George Arundale quien estaba bien inmiscuido con la nueva secta, ver los doce Apóstoles de Krishnamurti] comenzó públicamente, como jefe del “Grupo”, una ‘Orden’ denominada La Orden del Sol Naciente con la idea declarada de “preparar la Venida del Instructor del Mundo” la cual era su idea central, además del credo de que el muchacho Krishnamurti sería el “Vehículo del Cristo por Venir”.

Siendo el deber del grupo interno esparcir este culto entre los estudiantes, lograron que se afiliaran con ellos 170 miembros del Colegio Central Hindú (empleados y estudiantes).


Fue así como comenzaron las fricciones entre esta Orden y el resto de la escuela.

En abril de 1911, debido a las protestas de los miembros más antiguos del Comité dirigente, la señora Besant, desbandó la Orden del Sol Naciente, aunque esto solo fue una mera exhibición. Cuando se anunció el desmantelamiento de esta Orden, ya estaba arreglado que sería reemplazada por una organización a gran escala denominada La Orden de la Estrella en el Oriente, con el Director de la escuela, el Director de enseñanza, y varios Profesores del Colegio Central Hindú, como secretarios particulares, y otros secretarios del muchacho Krishnamurti que se encuentra a la cabeza de la Orden, y la señora Besant como su Protectora.

(Besant pretendió disolver la ‘Orden’ pero solo la cambió por una más grande y con escala internacional)

En el verano de 1911, junto con sus actividades públicas, la señora Besant comenzó dentro de la Sección Esotérica un juramento escrito de obediencia absoluta hacia ella sin cavilación o demora. (Lo detallo en Annie Besant ordena jurar obediencia hacia ella)

Esto que en aquel entonces era “privado y confidencial”, ahora es propiedad pública debido a la demanda jurídica de Madrás. En agosto de 1911 los Fideicomisarios del Colegio Central Hindú, para calmar las aprehensiones que existían en la mente del público, de que el Colegio Central Hindú había sido desviado de su hinduismo constitucional amplio y liberal, a un extraño y enfermizo culto personal y a un fanático Segundo Adventismo, aprobó una resolución formal en el sentido de que la Institución no tenía nada que ver con Órdenes como la del Sol Naciente o la de la Estrella en el Oriente.

Poco después del 24 de diciembre de 1911, para evitar más desviaciones, los fideicomisarios del Colegio Central Hindú tomaron la resolución de que el Colegio formaría parte de la Universidad Hindú. Sin embargo, la propaganda neo-teosófica dentro y fuera del Colegio continuó, incluso después de la resolución anterior, por medio de una gran cantidad de subterfugios y formas ilusorias.


Besant aprovechaba para generar también adoración hacia ella

Grupos internos de personas formalmente juramentadas para obedecer a la señora Besant, que se multiplicaron, reemplazándose unos a otros como hongos en la época de lluvias. Una verdadera fiebre de sonido inquietante y de movimiento sin substancia ni propósito, y la señora Besant, con una o dos personas más, “en el umbral de la divinidad”, adoradas con flores, incienso, etc.

En 1912 el Comité directivo de la revista del Colegio le pidió a la señora Besant que dejara de introducir al “Instructor del Mundo” en sus páginas. La señora Besant llegó a admitir que la Orden de la Estrella en el Oriente era el embrión de una Nueva Religión.

En una carta impresa por la Vasanta Press, Adyar con fecha del 20 de octubre de 1912, se hacen una serie de afirmaciones respecto a la señora Besant de lo más fantásticas y extravagantes. Repetidamente se dice que “ella llegará a ser uno de los más grandes Gobernantes del Mundo y de los Dioses y hombres”. Se les recuerda a los miembros del Grupo que “han jurado en sus corazones que se esforzarán para llegar a ser sus siervos fieles y leales”, que “han tomado la determinación de seguirla y apoyarla con todas sus fuerzas, y sin importar lo mucho que ella pueda ser desacreditada, incluso por aquellos que se encuentran más cerca de ella , ellos al menos, permanecerán fieles a ella, tratando solamente de comprenderla y de ayudarla a llevar a cabo su plan, sin importar cual sea éste”.

Todo este adoctrinamiento solo puede ser considerado como alta traición a la Constitución y a los ideales del Colegio Central Hindú.

(Y a la Teosofía de la que Besant pretendía ser la representante)



Los seguidores de Besant amenazan, o se va Bhagavan Das (quien es la cabeza de los que se oponen a ese adoctrinamiento en el Colegio) o se van ellos

Después de que la señora Besant perdiera su caso el 15 de abril de 1913, en la Corte Civil de Madrás, y con su previa aprobación, un total de alrededor de setenta miembros empleados en el Colegio Central Hindú, y alrededor de veinte de la Escuela de Niñas anexa (todos miembros juramentados del “Grupo de seguidores”) presentaron un ultimátum el 27 de abril de 1913 a los Fideicomisarios y Dirigentes en el sentido de que, si el que firma el presente artículo [Bhagavan Das] no era “condenado públicamente de manera inequívoca y sin reservas”, ellos renunciarían al Colegio.

Es muy probable que al lanzar esta condena, la idea era que el que firma este artículo, y varios de los otros miembros más antiguos del Colegio Central Hindú, que se oponían a la propagación de la neo-teosofía, en sus diferentes formas dentro de una institución fundada para otros propósitos, renunciarían naturalmente y se retirarían; y entonces el Colegio y la Escuela (llena de cerca de mil jóvenes y niños impresionables, y unas cien niñas) se convertiría en el feliz coto de caza, y reserva para el reclutamiento de los propagandistas de Besant

Y si no pudiesen lograr su condenación, ellos podrían retirarse bajo el abrigo del grito de “persecución deshonrosa”, etc., de un lugar en donde sus indebidas acciones estaban comenzando a ser puestas en tela de juicio públicamente.

Los Fideicomisarios no vieron razón alguna para condenar al que firma este artículo; y cuando los renunciantes se rehusaron a reconsiderar sus condiciones, los Directores se vieron obligados a aceptar su renuncia y a buscar personal para que los reemplazara.

En verdad grande es el cambio que ha ocurrido en la mente de la señora Besant. De una vehemente democracia de sus primeros años, a través de un periodo de mesura, ahora ella ha pasado a una exageración grotesca y a una declarada jerarquía autocrática. (Ver The Herald of the Star, de julio 1912).


Ella dice: “El Honorable Pandit [Bhagavan Das] abiertamente declara que la Teosofía no será aceptada en la Universidad del Indostán”. Sin embargo no es la Teosofía la que se objeta; ya que la Teosofía es más antigua que la señora Besant, y en verdad no es otra cosa que “Âtma Vidyâ”, la eterna ciencia del Espíritu, el mismísimo corazón del hinduismo y de todas las religiones. Lo que se objeta es la neo-teosofía de la señora Besant. Por lo menos siete de los Fideicomisarios y Directores del Colegio Central Hindú que desaprueban las políticas y la manera de actuar en la controversia reciente, son miembros mucho más antiguos de la Sociedad Teosófica que la señora Besant. »

(The Central Hindu College and Mrs. Besant, The Rise of the Alcyone Cult, por Bhagavan Das, anteriormente Secretario General de la Sección Inda de la S.T., Benarés, 1913.)

(Reproducción facsímile por Edmonton Theosophical Society, Canadá; también por Wizards Bookshelf, San Diego California.)


Ver también:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada