Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

EL CARÁCTER OCULTO DE ANNIE BESANT



A pesar de su gran ímpetu y de sus habilidades oratorias e intelectuales que la hicieron ver ante muchos miembros de la Sociedad, como la sucesora de Blavatsky, e hicieron que la eligieran Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica Adyar, después de la muerte del coronel Olcott. Algunos detalles en su carácter presagiaban que Besant no era apta para dirigir.

TENÍA ARRANQUES SÚBITOS E IRRACIONALES DE FURIA

El Teósofo James M Prise cuenta la siguiente anécdota:

« Un día durante la comida, la señora Besant se enojó mucho debido a que un paquete con material de papelería había sido entregado en una de las puertas laterales en vez de en la puerta posterior, y por lo que ella culpaba al señor Mead. Le expliqué que había sido yo el que había ordenado ese paquete para el señor Mead, y que por lo tanto yo era al que habría que culpar por haberlo entregado en la puerta equivocada. Al decirle esto la señora Besant inmediatamente se calmó, serenándose y adoptando nuevamente una actitud agradable. Pero esa tarde pasó por mi mente el pensamiento de que la señora Besant como sucesora de Blavatsky era demasiado inmadura para que se le pudiese confiar la guía de la Sociedad Teosófica. » (Memorabilia of HPB)

El Teósofo Ferdinand T. Brooks también narra algo parecido:

« Posteriormente supe de primera mano de boca de uno de los Teósofos más importantes de Calcuta que literalmente hizo que la señora Besant saliera de su guarida, al reclamarle haber traicionado (esotéricamente) a la Sociedad Teosófica entregándola en las manos del señor Chakravarti. » (Sin embargo era cierto, ver Lucha de psíquicos para el control de Annie Besant)



BESANT ERA SUMAMENTE ORGULLOSA

Como lo señala Blavatsky en una nota que le escribió en 1891:

-        “Hija mía, tu soberbia es terrible, eres tan orgullosa como el mismísimo Lucifer.”

(Citado en Annie Besant an Autobiography, p311 (1893), p442 (1939), TPH, Adyar. También en The Judge Case, p.36.)

Acontecimientos posteriores demuestran que su sobervia se incrementó con el tiempo.

Ofendida por burla del Westminster Gazette

Cuando en 1894, el complot contra William Judge falló, uno de los cómplices, Walter Old, no estando conforme con el desenlace, llevó todos los documentos (fraudulentos) que tenía en su posesión a su amigo periodista Edmund Garrett, editor del tabloide londinense Westminster Gazette. Fue así como a partir del 12 de noviembre de 1894 comenzó a aparecer la serie Isis Sumamente Develada en la que ninguno de los Teósofos prominentes, ni la Sociedad Teosófica salieron bien librados.

« Su arma principal [de Garrett] era el ridículo, que él vertió con liberalidad sobre todos aquellos que estaban involucrados, incluyendo a la señora Besant. Esto la llenó de asombro e indignación, y especialmente de furia en contra de Judge. ¡Como si Judge hubiese sido el responsable!

La señora Besant se sintió burlada, no por el ataque en contra de Blavatsky o en contra de la Teosofía, sino por el ridículo que hacían de su propia personalidad, y la prueba de esto está en la naturaleza de la respuesta que ella dio en contra de los ataques de Garrett. Su respuesta, que ella intituló “La Sociedad Teosófica y la Westminster Gazette” fue publicada en Londres en el Daily Chronicle, y luego en su propia revista, Lucifer, en donde ocupa diez y media páginas. Pero no contiene ni una sola palabra en defensa de la Teosofía o de la Sociedad Teosófica. Dedica media página en defensa y alabanza de Chakravarti [su gurú en ese entonces] y el resto de las diez páginas a la defensa y vindicación de ella misma. »
(Ernest Hargrove, The Judge Case , Pelletier, Apéndice, D, p. 250-251)

Besant fomentó la adoración hacia ella

Como lo señala el venerable Baghavan Das quien fue un colega cercano de Annie Besant durante muchos años y una de las figuras más respetadas de la Sociedad Teosófica en la India.

« Grupos internos de personas formalmente juramentadas para obedecer a la señora Besant [tenían a] la señora Besant, con una o dos personas más, “en el umbral de la divinidad”, adoradas con flores, incienso, etc.

En una carta impresa por la Vasanta Press, Adyar con fecha del 20 de octubre de 1912, se hacen una serie de afirmaciones respecto a la señora Besant de lo más fantásticas y extravagantes. Repetidamente se dice que “ella llegará a ser uno de los más grandes Gobernantes del Mundo y de los Dioses y hombres”. Se les recuerda a los miembros del Grupo que “han jurado en sus corazones que se esforzarán para llegar a ser sus siervos fieles y leales”, que “han tomado la determinación de seguirla y apoyarla con todas sus fuerzas, y sin importar lo mucho que ella pueda ser desacreditada, incluso por aquellos que se encuentran más cerca de ella , ellos al menos, permanecerán fieles a ella, tratando solamente de comprenderla y de ayudarla a llevar a cabo su plan, sin importar cual sea éste”. » (Lo detallo en el descarriamiento de Besant)



EMOCIONALMENTE ERA BIPOLAR Y EXTREMISTA

Esto lo podemos ver en las cartas que le escribía a Krishnamurti, llenas de adoración y fantasías. Por ejemplo, el 29 de noviembre de 1911, le escribió:

« Estoy enviándote grandes ondas de amor, como esas que entran tumultuosamente a través de la puerta abierta del mar; sólo que ellas no te golpean, sino que envuelven y protegen el precioso cuerpo que el Señor [“Cristo-Maitreya”] habrá de ocupar. Amo a mi querido Krishna, el ego que he amado por tantos años.  ¿Cuántos?  No lo sé.  ¿Desde que éramos animales saltarines y custodiábamos la cabaña de nuestro Maestro?  Quizá desde mucho antes todavía, tal vez desde que éramos plantas y extendíamos zarcillos delicados el uno hacia el otro bajo la luz del sol y en medio de las tormentas. Y es posible que fuéramos minerales.  ¡Oh, hace tantísimo tiempo!­  Que yo fuera un trocito de cristal y tú un pedacito de oro dentro de mí. » (Archivos de la S.T. Adyar, Madrás, Originales K&R Foundation, Ojai, California)

Pero por el otro extremo, podía ser extremadamente agresiva como lo señala William Judge, cuando anunció en agosto de 1895, que se ausentaría del Cuartel General de Nueva York debido a su mala salud. En una carta privada enviada a miembros cercanos, precisó más las razones:

« El estado actual en que me encuentro físicamente se debe a varias causas. He trabajado más de la cuenta por muchos años, día y noche por la causa teosófica ya que había solo unos cuantos para hacer algo. Pero últimamente el número de trabajadores esforzados ha aumentado tanto que ahora siento que es posible tener un completo descanso. Quizás el exceso de trabajo no hubiese resultado tan malo si no se hubiese añadido la terrible tensión producida por los severos ataques [astrales] nada teosóficos que me ha estado haciendo la señora Besant, los cuales ella ha mantenido por más de un año. Los furiosos ataques, han afectado desde luego mi salud insidiosamente, y en un cierto momento estuvieron casi a punto de destruirme. Sin embargo, ahora tenemos un diferente estado de cosas, aunque sin duda los ataques continuarán hasta que la mujer muera o se vuelva loca. » (“Carta de William Judge a la Rama Arya de NY”, 7 de mayo de 1895. Citada en Pelletier, The Judge Case, Apéndice F, p332)

Su “gurú” Chakravarti, le había hecho creer falsamente que “el Maestro le ordenaba acusar a William Judge de impostor(ver Chakravarti - gurú de Annie Besant).  Pero aún así, no era una razón para atacarlo con esa ferocidad, y que es contrario a los principios de los verdaderos Maestros. Así, el Mahatma Moria dice: “Habiendo pronunciado mis votos de Arhat yo no puedo buscar venganza ni ayudar a otro a obtenerla.” (Carta Mahatma 38, p253)



ERA INESTABLE EN SUS DECISIONES

En 1906, cuando Leadbeater tuvo que renunciar a su membrecía en la Sociedad Teosófica debido al escándalo de perversión que estalló sobre él (Lo detallo aquí). Primero lo defendió, el 17 de mayo de 1906 le escribió una carta donde le decía que estaba de acuerdo en que él hubiese dimitido, y sugería que ella también lo haría en protesta. Ella se proponía expeler de la Sección Esotérica a todos aquellos que habían tomado parte en esa acción (según ella) insensata, y cancelar su gira por América.

Luego, cuando estaba de nuevo cayendo bajo la influencia de Chakravarti, lo repudió:

« Permítanme poner por escrito mi opinión, que semejante enseñanza como la que se ha dado a los hombres, no se diga a muchachos inocentes, es digna de la más severa reprobación. Ella distorsiona y pervierte el impulso sexual, implantado en el hombre para la preservación de la raza, degrada la idea del matrimonio, de la paternidad y de la maternidad, ideales de la humanidad de lo más sagrados; ensucia la imaginación contamina las emociones y socava la salud. Y lo peor de todo es que se haya dado bajo el nombre de la Sabiduría divina, siendo esencialmente mundana, sensual, y diabólica. »
(extracto de la Circular que Annie Besant publicó para la Sección Esotérica el 9 de junio de 1906)

Pero Leadbeater supo subyugarla de nuevo y desde entonces ella lo defendió de manera casi idolátrica. Así, 17 años después, cuando estalló un escándalo de pedofilia por parte de varios miembros de la iglesia católica liberal que Leadbeater había fundado en Australia, Annie Besant publicó una serie de artículos en la revista de Adyar (Theosophist) reinterpretando los acontecimientos de 1906. Primero quiso pretender que el “consejo” que Leadbeater le dio a los muchachos había sido “malinterpretado y pervertido”. Luego, en mayo de 1923 ella aseveró que “hay una clara conspiración que se está llevando a cabo en contra de Leadbeater” y concluyó diciendo que “el Obispo Leadbeater está por arriba de todo esto, ya que toda esta rabia no puede tocar su exquisita serenidad. Él es el espíritu de Cristo que oró: Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (The Elder Brother, pp. 207-208)

Lo que es una forma aberrante de utilizar las palabras de Jesús para defender a alguien que se masturbaba con menores para satisfacer sus deseos pederastas.


SEGUIDO MENTÍA PARA SU CONVENIENCIA

  • Sobre las acusaciones hacia William Judge, primero admitió que la “Orden del Maestro” la había recibido a través de Chakravarti y luego se retractó. 
  • Para defender a Leadbeater afirmó que él había sido “uno de los alumnos más cercanos y de más confianza de Blavatsky.” A pesar que eso es falso. 
  • Para alterar la obra de Blavatsky pretextó que ella se lo había autorizado, lo que es una vil mentira. 
  • Primero acusó al coronel Olcott y luego negó haberlo hecho.
  • Encubrió la depravación sexual del Obispo Wedgwood.


ERA EXAGERADAMENTE CRÉDULA

Como vimos, en un primer tiempo Besant estuvo completamente controlada por el brahmán ortodoxo Chakravarti, y es increíble que le haya creído todas sus afirmaciones ególatras: que era un “Maestro encarnado”, que había sido designado por los Mahatmas para encargarse de la Sociedad Teosófica, que su hija era la reencarnación de Blavatsky, que toda su familia pasaban por su última encarnación y que nunca regresarían a la tierra salvo como Avatares, etc.


Posteriormente, cuando conoció a Leadbeater, se alejó paulatinamente de Chakravarti para ahora estar completamente sometida a las fantasías del ex-sacerdote anglicano y psíquico Leadbeater. Le creyó que era un gran clarividente, que le estaba despertando sus poderes ocultos, que tenía contacto con los Maestros, que Krisnamurti sería el próximo Mesías, etc.


En 1914, Leadbeater se fue a vivir a Sídney en Australia porque aborrecía la India, y aunque mantenía un gran control sobre Annie Besant, su alejamiento permitió que nuevos farsantes la manipularan. Así, otros miembros de Adyar: George Arundale, su esposa, James Wedgwood y otros, comenzaron a pretender que también tenían comunicación con los Maestros, que habían recibido iniciaciones colocándolos en los rangos superiores de la jerarquía oculta, etc.  Y una vez más Annie Besant todo se lo creyó, al grado que en 1925, durante la reunión anual del Movimiento de la “Venida del Instructor del Mundo”. Annie Besant públicamente anunció que el Señor Maitreya había seleccionado a sus futuros “Apóstoles” y curiosamente todos eran miembros cercanos (ver Los doce Apóstoles de Krishnamurti)

Arundale                          Wedgwood

Cuando Krishnamurti se rebeló y le dijo que todo eso era una farsa, ella quedó pálida y severamente conmocionada. Posteriormente a esto, Besant estuvo enferma físicamente y a partir de entonces mostró signos de rápido envejecimiento. Sin embargo, a pesar de toda la evidencia, Annie Besant no pudo aceptarlo y siguió con el cuento.

Todos los que estamos en la búsqueda hemos sido en mayor o menor medida engatusados por charlatanes. En lo personal tengo en mi historial, recuerdos de los que no me siento orgulloso, pero Besant es el caso de credulidad más extremo que he conocido. Se creía todo de todos.


BESANT CAE EN EL DELIRIO

Como lo atestigua Bhagavan Das:

« Ella bajo otros guías e influencias, ha estado grave e insidiosamente arruinándose a si misma creando confusión en su buen trabajo . . . ella desarrolló más y más, rebasando todos los limites, el germen de la adoración personal que hasta entonces había mantenido bajo control. Ella comenzó a pretender poseer poderes y experiencias súper físicos, ser una Iniciada, ser una Arhat, una Mukta y que se yo; pretendiendo ser capaz de leer a Marte y Mercurio y a todo el Sistema Solar, pasado, presente y futuro (pero evitando cuidadosamente la prueba más fácil como sería la de leer una cierta pagina de un libro cerrado); pretensiones de ser la única agente autorizada de ‘la Gran Hermandad Blanca que guía la evolución de la Tierra’ y de estar en comunicación con el ‘Director Supremo del Mundo’ y el ‘Instructor del Mundo’, etc. »



CONCLUSIÓN

A pesar que intelectualmente Annie Besant estaba muy desarrollada, emocionalmente tenía serios desequilibrios que aunados con su gran soberbia, terminaron por hacerle perder el discernimiento, haciéndole caer en el delirio de la personalidad.

El Maestro Kuthumi se lo había advertido en su última carta:

« Por algún tiempo has estado bajo influencias engañosas. Evita el orgullo, la vanidad y el amor al poder. No te guíes por la emoción sino aprende a estar sola. Sé precisa y crítica más que crédula. … Tendrás que dejar una gran cantidad de tus emociones y credulidad antes de que te conviertas en una guía segura entre las influencias que comenzarán a operar en el nuevo ciclo. »

Desafortunadamente, Besant no siguió los consejos.


Ver también:
Análisis de la obra de Annie Besant

No hay comentarios:

Publicar un comentario