Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

¿CÓMO LOS DIFERENTES MIEMBROS DE LA JERARQUÍA AYUDAN A LA HUMANIDAD?



« La discusión que tuvimos en días pasados referente al descenso y ascenso a la Tierra de Seres divinos trajo a mi mente el tema de los ciclos. Pareció seguro que las leyes cíclicas gobernaban tal descenso y ascenso, por lo tanto procedían según períodos regulares. Es interesante considerar algunas frases del libro de Sinesio La Sabiduría de los Egipcios.

[Se refiere a Sinesio de Cirene (370-414 d.C.) quien fue un filósofo neoplatónico y clérigo griego. Su obra actualmente se titula El cuento Egipcio o el Bienestar sobre Egipto, que relata el enfrentamiento entre Osiris y su hermano Seth (Tifón).

Los Seres divinos que descienden a la Tierra en el hinduismo se les llaman Avatares. Se dice por ejemplo que Krisna fue el octavo Avatar del dios Visnú y en el Bhagavad Gita dice:

“Al degradarse la justicia o Bharata. Cuando la Maldad es fuerte, aparezco de edad en edad y asumiendo una forma visible, me muevo como un hombre entre los hombres, ayudando al bien, empujando hacia atrás el mal y colocando nuevamente a la virtud en su lugar”.

En el contexto cristiano el Cristo descendió a través de Jesús. Lo explico más en detalle en Avatares]

“Después de que Osiris fue iniciado por su padre en los misterios reales, las divinidades le informaron. . .sobre la existencia de una fuerte tribu de seres malignos y envidiosos [los hermanos de la oscuridad] que protegían a Tifón, su aliado, al que proyectaron en la luz a fin de poderlo emplear como instrumento del mal para que dañara a la humanidad, pues las calamidades son el banquete de los diabólicos demonios.”

“Aún así, no debes de pensar que los dioses son indiferentes o al contrario que descienden perpetuamente a esta Tierra. Ellos solo pueden descender de acuerdo con ordenados períodos de tiempo [basados en la ley de los ciclos] a fin de impartir un impulso benéfico a las civilizaciones humanas. Pero esto sucede cuando entran en armonía con un reino y envían a la Tierra almas aliadas para ese propósito [los Avatares]. Dado que esta providencia es divina y muy amplia, hace que con frecuencia, aún empleando a un solo ser, éste influencia a numerosas multitudes.”

 “Desde luego, en la Tierra existe en verdad la sagrada tribu de héroes que dedican su atención a la humanidad y la asisten aún en las necesidades más pequeñas [la logia de los Maestros o Shambala] … Esta heroica tribu es comparable a una colonia de seres semi-divinos establecida aquí con el fin de no dejar desprovista a la morada terrestre de una naturaleza mejor. Pero cuando la materia [jalada por las fuerzas de involución] impulsa a sus propios brotes a combatir contra el alma, la resistencia impartida por estas heroicas tribus es pequeña cuando los dioses están ausentes, ya que todo es fuerte solo en su lugar apropiado y en el tiempo propicio
. . .
Pero cuando la armonía establecida al principio por los dioses en la Tierra empieza a degradarse [debido al desgaste efectuado por las fuerzas de involución], los dioses descienden nuevamente a la Tierra para restablecer la armonía, impartirle energía y revigorizarla cuando la virtud parecía estar expirando … Aún cuando todo el orden de las cosas terrestres, desde las más pequeñas hasta las más grandes, está corrompido, es necesario que los dioses desciendan para impartir otra distribución ordenada de las cosas.”

[El texto está escrito en el contexto politeísta del Antiguo Egipto. Para un contexto más moderno simplemente cambien el término “dioses” por “Dios” o “la divinidad”. Y aunque les parezca increíble las fuerzas de involución son también creadas por Dios, ya que son necesarias para la existencia de la Creación. Ver:
. . .
Para nuestro propósito inmediato, llamaremos este ciclo El Ciclo de las Influencias Celestiales Descendientes, pues quiero decir que descienden sobre nosotros. En la mención al principio, Osiris muy probablemente representa el lado positivo de la Naturaleza, mientras su hermano Tifón, el negativo. Ambos deben aparecer juntos. A veces, algunos libros egipcios llaman Tifón el opositor, mientras nuestra civilización lo considera como el diablo.
. . .
Las divinidades mientras instruían a Osiris, después de la iniciación, previeron el desconcierto que surgiría en él (y también en nosotros) de que si los dioses están vivos y no se mezclan con los seres humanos para beneficiarlos y guiarlos, es porque deben de ser ociosos. La misma acusación se expresa contra los seres que según la tradición arcaica viven en la cordillera del Himalaya [los Maestros] y son los poseedores de un poder y de una infinidad de conocimientos. Según la opinión pública, si ellos tienen un saber tan profundo, ¿por qué no vienen entre nosotros? Si no se mezclan con los seres humanos es porque deben estar también de ocio, pensando constantemente en nada.

El instructor anticipándose contestó a esta pregunta mostrando como estos seres muy elevados llamados “dioses”, gobernaban a la humanidad mediante eficientes causas que descendían gradualmente [la Jerarquía Blanca]. Los dioses en su esfera se interesan perpetuamente con las cosas concernientes a ellos y a su turno inducen otras causas que producen los efectos apropiados sobre la Tierra, viniendo directamente en contacto con las relaciones terrestres sólo cuando es necesario, durante algunos “períodos precisos”, al desaparecer la armonía, hecho que causaría la destrucción del globo si no fuese restablecida. Entonces, los mismos dioses descienden, después de la revolución de muchos ciclos menores.



Nirmanakâyas, los protectores de la humanidad

Pero muy a menudo, durante los ciclos menores, es necesario como dice el libro La Sabiduría de los Egipcios “impartir un impulso benéfico extra en las civilizaciones humanas”. Esto es alcanzable usando menos poder que sería disipado, si un Ser divino debiera descender a la Tierra. Por lo tanto, en el esquema egipcio, la doctrina de la influencia que los Nirmanakâyas y los Gnânis ejercen sobre nosotros los humanos, se hace del modo siguiente:

-        “Desde luego, en la Tierra existe en verdad la sagrada tribu de héroes que dedican su atención a la humanidad y la asisten aún en las necesidades más pequeñas. Esta heroica tribu es comparable a una colonia de seres semi-divinos establecida aquí con el fin de no dejar desprovista a la morada terrestre de una naturaleza mejor.”

Estos “héroes” son los Nirmanakâyas, los Adeptos del Manvantara [periodo de manifestación] actual o de los anteriores, que se quedan aquí en condiciones y estados diferentes. Algunos no usan cuerpo en absoluto, pero mantienen la espiritualidad viva entre la humanidad en todas partes del mundo, mientras que otros emplean verdaderamente un cuerpo. No estoy en la posición de poder decir quiénes son estos últimos y aún si lo supiera, no sería justo divulgar su identidad.


Adeptos adormecidos

Entre esta “sagrada tribu de héroes” debemos incluir otros Adeptos que aún habitan en los cuerpos físicos y se mueven entre la humanidad. Ellos han pasado por muchas iniciaciones ocultas en vidas previas, pero ahora se encuentran en la pena de vivir en circunstancias y en cuerpos que los oprimen y los hacen olvidar por un tiempo su glorioso pasado. Pero a cambio, su influencia se percibe constantemente, aunque ellos no se percaten de esto, pues su naturaleza superior siendo en realidad más desarrollada que aquella de los demás seres humanos, afectará a esas otras naturalezas humanas durante la noche o durante las horas diarias cuando todo es favorable.

El hecho de que estos Adeptos adormecidos no se den cuenta de quienes verdaderamente son, depende simplemente de su memoria del pasado, por lo tanto no recordar sus iniciaciones no implica no haberlas tenido. En la historia existen múltiples casos de estos Adeptos, por ejemplo: Thomas Vaughan, Raymond Lully, Thomas More, Jacob Boehme, Paracelso y otros más, incluso algunos de los santos católicos romanos.

Estas almas fueron como testigos de la Verdad, dejando a través de los siglos, en sus propias naciones, las evidencias para aquellos que los siguieron, y sugerencias para mantener brillando la espiritualidad.


Personas de buena voluntad

Similarmente a estos personajes históricos, existe una cantidad infinita de individuos vivos, que han pasado por ciertas iniciaciones durante su vida anterior y que producen muchos efectos en distintas direcciones aunque ellos lo ignoren. En realidad son amigos antiguos de “sagrada tribu de héroes” y por lo tanto se les pueden emplear más fácilmente para derramar las influencias y ejecutar los efectos necesarios al fin de preservar la espiritualidad en época oscuras.

En nuestra experiencia actual, encontramos una correspondencia parecida al olvidar las iniciaciones previas. Casi cada uno de nosotros ha experimentado, en los primeros años de vida, circunstancias que ahora ha olvidado, pero desde entonces, continúan afectando sensiblemente nuestros pensamientos y nuestra existencia. Por lo tanto, el único punto sobre el cual podemos dudar es el de la reencarnación. Si creemos en tal doctrina, es simple admitir que muchos entre nosotros, han sido parcialmente iniciados, pero se han temporalmente olvidado de ello. »
(William Judge, revista teosófica Path, Diciembre 1889)

_  _  _

Según muchas personas, el período actual es un momento de preparación para los más adelantados de la “sagrada tribu de héroes” por un nuevo ciclo durante el cual la humanidad podrá beneficiarse de la asistencia de una cantidad mayor de almas desarrolladas provenientes de otras esferas.


Ver también:
Los Maestros crean un escudo que protege a la humanidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada