Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

ANNIE BESANT DESFIGURÓ LA DOCTRINA SECRETA



Poca gente lo sabe, pero después que Blavatsky murió, Annie Besant hizo muchos cambios injustificados y no autorizados en los libros de su antigua maestra, ver obras alteradas de Blavatsky. Donde no se midió en esa labor de alteración fue en la obra mayor de Blavatsky, la Doctrina Secreta, la cual se publicó por primera vez en 1888 en dos tomos.


LA EDICIÓN REVISADA DE LA DOCTRINA SECRETA

En 1893, Besant publicó la “Tercera edición Revisada”. La razón para ‘revisarla’ ella la explicó en el prefacio, en donde puso:

« Los editores [Annie Besant y George Mead] se han esforzado por corregir puntos menores de detalle en la forma literaria, sin tocar para nada los aspectos más importantes. . . Ellos también corrigieron las frases torpemente estructuradas debido a un imperfecto conocimiento del inglés [de Blavatsky]. »

Lo cual es una vil mentira, ya que Blavatsky tenía un gran conocimiento del inglés. La propia Besant se contradice, ya que ella afirmó lo contrario en su biografía:

« En 1889 tuve que ir a París para atender, junto con Herbert Borrows, el gran Congreso Laboral que allí se celebró del 15 al 20 de julio, y pasé un día o dos en Fontainebleau con Blavatsky, a donde se había ido a descansar por algunas semanas. Allí la encontré traduciendo los hermosos fragmentos del “Libro de los Preceptos de Oro”, ahora tan ampliamente conocidos bajo el nombre de La Voz del Silencio.

Ella escribía velozmente, sin ninguna copia material frente a ella, y en la noche me hizo que leyera el manuscrito en voz alta, para ver si el “inglés era decente”. Estaban allí Herbert Borrows, y la Sra. Candler, una fiel Teósofa americana, y estábamos sentados alrededor de Blavatsky mientras que yo leía.

La traducción estaba en un inglés perfecto y bello, fluido y musical; no encontramos más que una o dos palabras que había que modificar, mientras que ella nos miraba como una niña pasmada, sorprendida por nuestras alabanzas – alabanzas que cualquiera con un sentido literario le otorgaría si leyera ese exquisito poema. »
(Annie Besant, An Autobiography, Londres, 1893, p352. / en Boris de Zirkoff, How the Voice of the Silence was Written, Quest Books, Wheaton, 1992, p22a)


Blavaysky fue ayudada por los Keightley


Bertram y su sobrino Archibald Keightley fueron dos alumnos cercanos de Blavatsky. Fueron ellos quienes la convencieron y la llevaron a Londres el 1º de mayo de 1887, cuando Blavatsky residía en Ostende Bélgica. Fueron ellos quienes le consiguieron dónde vivir, primero en la pequeña casa de Mabel Collins en Maycot, en los suburbios de Londres, donde el 19 de mayo se formó la Logia Blavatsky, siendo Bertram uno de sus fundadores. Luego en septiembre Blavatsky y su Logia se mudaron a una casa más amplia y céntrica situada en Lansdowne Road17, la cual fue rentada por los Keightley.

Vemos que eran colaboradores muy entusiastas.

Bertram Keightley nos narra que “dos horas después de haber llegado, Blavatsky ya estaba escribiendo nuevamente”.

« Uno o dos días después de haber llegado, Blavatsky colocó el manuscrito de la Doctrina Secreta en manos de los dos Keightley, dándoles instrucciones para que “lo leyeran, corrigieran la puntuación, el inglés, y que lo trataran, como si fuese de ellos”, cosa que – dice Bertram Keightley – “esto último no hicimos, teniendo una opinión muy elevada de su conocimiento, para que tomáramos tales libertades con una obra tan importante. Sino que ambos leímos todo el manuscrito (un montón de más de tres pies de altura) con mucho cuidado y atención, corrigiendo la puntuación y el inglés, sólo en donde era absolutamente indispensable.”
. . .
Finalmente le presentamos un plan a Blavatky y éste fue debidamente sancionado por ella. El siguiente paso fue. . .reordenar los temas según perteneciesen a la Cosmogénesis o a la Antropogénesis, los cuales debían formar los dos primeros volúmenes de la obra. Cuando esto fue completado, y Blavatsky debidamente consultada, y habíamos obtenido su aprobación de lo que debía hacerse. Todo el manuscrito, ordenado así, fue mecanografiado por manos profesionales, luego releído, corregido, comparado con el manuscrito original, insertando nosotros todas las citas en griego, hebreo y sanskrito. »
(Reminiscencias de la Doctrina Secreta, Keightley, p. 91-92)

Hay que señalar que ambos Keightley eran ciudadanos británicos egresados de la Universidad de Cambridge, o sea que tenían excelentes conocimientos del inglés, y no dejaron pasar frases que estuviesen mal expresadas en su idioma natal. Además la obra pasó por tres o cuatro manos en imprenta quienes de acuerdo a Archibald Keightley, eran expertos ingleses en la materia. Y en todo este proceso, Blavatsky participó y sancionó cada paso. Por lo tanto al publicarse la Doctrina Secreta en 1888, la obra era un producto terminado. Como toda obra humana, no obstante las muchas revisiones, sin duda aún se ‘colaron’ algunas erratas. Sin embargo, es seguro que Blavatsky reviso y re-revisó el texto ya imprimido, y si hubiera querido corregir algo, tuvo todavía tres años para hacerlo (murió en 1891).

Esta larga digresión es necesaria para demostrar que la edición original de 1888 de la Doctrina Secreta está escrita en perfecto inglés, culto, e incluso por momentos poético.


ANNIE BESANT ESTROPEA LA DOCTRINA SECRETA


La Tercera Edición Revisada de la Doctrina Secreta de 1893, efectuada por Annie Besant y George R. S. Mead, constituye el caso más colosal de corrupción de un texto original que pueda encontrarse en la historia. Un grupo de estudiantes está comparando la edición original con la ‘tercera edición revisada’ y he sido informado por aquellos que están haciendo la comparación que el número efectivo de cambios será de más de veinte mil.

Muchos de esos cambios son triviales, y uno no deja de asombrarse por la impertinencia y fatuidad que los inspiró. Pero otros cambios sólo pueden explicarse como supresiones deliberadas e intencionales, y como corrupciones del texto original. Y esto en una obra en la que el Maestro Kuthumi escribió: “Todo error o noción errónea, que ella ha corregido y explicado de las obras de otros teósofos, fue corregido por mí, o bajo mi instrucción.”

Es casi imposible de comprender el colosal engreimiento y el ilimitado desprecio por la más mínima decencia literaria que pudo haber inspirado un semejante acto de vandalismo, por no mencionar la falta de respeto hacia los Maestros. Y todo esto se presenta como si fuese la obra de la misma Blavatsky, con la mera apología en el prefacio de que “Si H.P. Blavatsky hubiese vivido para publicar esta nueva edición, sin duda ella la hubiese corregido y aumentado en un grado considerable”. ¡Vaya falacia!
(O.E. Critic, Dr. Stokes, escrito en 1921, extractos)

Habría que contrastar el espíritu de modestia y de respeto hacia la autora que mostraron los Keightley, con la verdadera mutilación que hicieron Besant y Mead, porque:
  • Los cambios que se hicieron en el lenguaje, en la puntuación, en las letras mayúsculas e itálicas son innumerables a través de todo el texto, afectando frecuentemente el significado de las frases.
  • Muchos de los pies de página de la edición original fueron incorporados en el texto, alterando la paginación de manera considerable.
  • Uno de los hechos más lamentables es que las diversas referencias de Blavatsky a un Tercer y Cuarto Volúmenes de su obra fueron eliminadas sin excepción.


Testimonio de Alice L. Cleather


Quien fue una alumna cercana de Blavatsky, y publicó un libro expresando su indignación, en donde sobre la deformación de la Doctrina Secreta dice:

« Otro de los que ayudaron a Blavatsky en la preparación para la imprenta de la Doctrina Secreta fue el señor E. Douglas Fawcett, el bien conocido autor de El Enigma del Universo, del que los dos Keightley hablan con gran encomio. Su profundo conocimiento de la ciencia, la filosofía y la metafísica fue invaluable. Él proporcionó muchas de las citas de obras científicas, al igual que muchas confirmaciones de las doctrinas ocultas derivadas de fuentes similares. Y esta obra monumental, producida con un cuidado tan meticuloso y con tantas precauciones en contra de los errores ¡ha sido sometida a cerca de treinta mil correcciones [de acuerdo a la Logia Unida de Teósofos 40 mil] por sus “editores” posteriores!

En todos mis estudios de la edición original nunca me he encontrado más que con errores de poca importancia, en su mayoría tipográficos y muy obvios para cualquier persona de inteligencia media. Lo que maravilla es que haya tan pocos en una obra de tal magnitud y envergadura. ... Esperemos que cuando la gran obra de Blavatsky sea comprendida, y que seriamente se haya aceptado su verdadero valor, la posteridad indignada enjuicie esta acción como uno de los peores ejemplos de vandalismo literario del siglo XIX. »
(H. P. Blavatsky a Great Betrayal, Calcuta, 1922)

Para colmo, no obstante los 30 mil a 40 mil cambios y alteraciones efectuados por Annie Besant, George Mead y su equipo de colaboradores, ellos fueron incapaces de ver casi al inicio de la obra, en la página 6 del primer volumen, que en vez de Mandukya Upanishad debía de decir Mundaka. Dos Upanishads completamente diferentes. Hubo que esperar hasta 1978 para que Boris de Zirkoff hiciese la debida corrección.


EL FALSO TERCER VOLUMEN DE LA DOCTRINA SECRETA


No contenta con semejante ultraje, en 1897, nuevamente con la ayuda de George Mead (aunque esta vez ya no colaboró como editor) añadió un espurio tercer volumen a la obra.

La preparación de este falso tercer volumen se había estado llevando a cabo durante varios años anteriores, así en la Revista Lucifer de enero de 1894 (Vol. XIII, p. 354) se afirma que “el tercer volumen de la Doctrina Secreta está siendo mecanografiado a partir del manuscrito”. Las primeras páginas de ese volumen se fueron a la imprenta alrededor del mes de junio de 1895 (Lucifer, Vol. XVI, Junio, 1895, p. 271), y el volumen parece haber sido completado en septiembre de 1896, aunque su publicación efectiva tuvo que esperar hasta que la edición Americana, pudiese estar lista también, “la cual se retrasó por la. . . ley de derechos de autor”. (Lucifer, Vol. XIX, Septiembre, 1896, p. 21)


¿Qué contiene ese falso tercer volumen?

-        material perteneciente al primer borrador de la Doctrina Secreta,
-        artículos independientes, algunos acabados, otros no, que Blavatsky dejó en su escritorio al morir, y
-        parte de las Instrucciones de la Sección Esotérica y Grupo Interno.

Nada de eso forma parte de la obra original.


Testimonio de George Mead


« Cuando Annie Besant había utilizado todo trozo de papel que quedaba, todo el material solo hacia un tomo muy delgado. Por lo tanto, yo la persuadí que agregara las así llamadas “Instrucciones” de lo que es conocido como la Sección Esotérica o Escuela Oriental, cuyos documentos habían sido hasta ahora secretos. Mi argumento era que esas enseñanzas ocultas tal como eran consideradas por los fieles, estaban ahora en manos de cientos, esparcidas por todo el mundo, algunos de los cuales no eran de ninguna manera confiables, y que era muy probable que algún día las viéramos impresas públicamente por algún individuo sin escrúpulos o circulada privadamente de manera ilegítima. Afortunadamente la señora Besant estuvo de acuerdo, y las Instrucciones se incluyeron en el volumen III, salvo ciertos asuntos relacionados con el sexo. »
(The Occult Review , mayo de 1927, citado en Collected Writings, XIV, p. xl)


Prólogo del falso tercer volumen

Besant sigue mintiendo descaradamente:

« La tarea de preparar este volumen para la impresión ha resultado ardua y difícil y es necesario exponer claramente cómo ha sido llevada a cabo. Los papeles que me dio Blavatsky estaban completamente desorganizados, en consecuencia dispuse cada apunte como una Sección separada y los arreglé tan ordenadamente cómo fue posible. Con la excepción de errores gramaticales y la eliminación de modismos patentemente extraños al inglés, los apuntes están tal como los dejó Blavatsky, salvo cuando está indicado.

(Besant quiere hacernos creer que Blavatsky le dejó esos documentos “desordenados” para formar el tercer volumen de la Doctrina Secreta, pero eso es falso como lo demuestro en los Volúmenes desaparecidos de la Doctrina Secreta)
. . .
Es, sin embargo, con gran hesitación que he incluido estas Secciones en la Doctrina Secreta, porque a la par de sugestivos pensamientos, ellas contienen numerosos errores de hecho, y muchas afirmaciones basadas en escritos exotéricos, pero no en conocimientos esotéricos. Mas como las recibí con encargo de publicarlas como parte del tercer volumen de la Doctrina Secreta, no creí justo interponerme entre el autor y el lector, alterando las afirmaciones para conformarlas con los hechos, ni consideré lícita la supresión de dichas Secciones.

Como la autora previene que obra por su propia autoridad, comprenderá fácilmente el lector docto, que tal vez hizo con deliberado propósito determinadas afirmaciones ininteligibles por lo confusas y que otras son – quizá por inadvertencia erróneas interpretaciones eXotéricas de verdades eSotéricas. Tanto en estos como en cualesquiera otros puntos, el lector debe guiarse por su propio criterio; pero como estoy obligada a publicar las referidas Secciones, no quiero darlas al público sin advertir que indudablemente hay muchos errores en ellas.

(Qué hipócrita es Besant, ahora resulta que sabe más que su antigua maestra, pero Blavatsky no escribió sola, ella fue supervisada por los Maestros Kuthumi y Morya, así que si hay errores, estos son mínimos. En cambio Besant con Leadbeater crearon una “Neo-Teosofía” que si está plagada de grandes errores, desviaciones y falsedades, ver Leadbeater y Annie Besant dañaron mucho la Sociedad Teosófica)
. . . »


¿POR QUÉ LO HIZO?


Para comprenderlo deben saber que a pesar de sus grandes dotes intelectuales, así como su capacidad de hablar y entusiasmar al público, que hicieron que muchos la consideraran como la sucesora de Blavatsky, Annie Besant era muy insegura. Inicialmente se acercó a William Judge quien fue el colaborador más cercano de Blavatsky, pero en 1893, quedó completamente fascinada por un brahmán hindú del cual se volvió su discípula, obedeciéndolo ciegamente. (ver Chakravarti - gurú de Annie Besant)


Chakravarti pertenecía a un grupo de brahmanes ortodoxos que se habían jurado destruir la reputación y la obra de Blavatsky, porque sentían que era una gran traición que ella hubiera transmitido enseñanzas ocultas a los occidentales, que consideraban reservadas para ellos. Es así que Chakravarti manipuló a Annie Besant para hacerle creer que el “Maestro” le ordenaba acusar a William Judge de ser un impostor, cuando en realidad era el único dirigente de la Sociedad Teosófica que seguía siendo fiel a Blavatsky y a los Maestros.


Para darles una idea de las presiones a las que estuvo sometida Blavatsky para no publicar la Doctrina Secreta, el 19 de enero de 1888, teósofos americanos encabezados por William Judge, le enviaron una carta pidiéndole que no cediera:

« Respetada Jefa:

Acabamos de enterarnos de que se le ha pedido que no publique la Doctrina Secreta. Esta extraordinaria petición emana, según se nos dice, de miembros de la Sociedad Teosófica, que dicen que si el libro sale a la luz será atacado y ridiculizado por algunos pandits indo Orientales, y que no es prudente antagonizar a estos caballeros indos. Nosotros, de la manera más urgente le pedimos que no les haga caso a sus deseos, sino que publique la Doctrina Secreta lo antes posible.
. . .
Es bien sabido de todos, que es del Occidente de donde proviene la fuerza principal de la Sociedad Teosófica, aunque su conocimiento e inspiración provengan del Oriente, estamos además ansiosos de que usted, que ha dedicado su vida a esta causa y que hasta ahora nos ha otorgado la gran dádiva que se encuentra en Isis Develada, no se detenga ahora que está a punto de darnos la Doctrina Secreta, sino que prosiga con ella, para que podamos ver cumplida su promesa y colocar así otra piedra importante en el edificio Teosófico.
. . .
Creemos que aunque los indos Orientales cuentan con una gran herencia que sus ancestros les han heredado, ellos no la han aprovechado, ni tampoco la han dado en estos últimos años a sus congéneres que viven más allá de los límites de la India. . .debido a su creencia de que los pueblos Occidentales son gente de casta inferior, y que no pueden recibir el Conocimiento Sangrado.
. . .
Por último, sabiendo que la gran rueda del tiempo ha girado una vez más, y que los Poderes que están por arriba ven que ha llegado la hora en que se les dé a todos los pueblos, del oriente así como del occidente, el verdadero conocimiento, ya sea Vedântico o de otra clase, nosotros creemos que los Maestros que están por detrás de la Sociedad Teosófica y a los cuales usted sirve, desean que se escriban libros como el de la Doctrina Secreta. [Lo que es cierto, ya que el Maestro Kuthumi dijo: “La Doctrina Secreta explicará muchas cosas y pondrá en orden a más de un estudiante perplejo.” (CM63, p357) ] »
(The Path, Vol. II, febrero 1888, p. 354-55. Rebirth of the Occult Tradition, Boris de Zirkoff, p. 45-46)

Sospecho que también la manipularon para que deformara la obra de Blavatsky, y si no fuera principalmente por la lucha que hizo William Judge por preservar la Teosofía Original, actualmente no tendríamos acceso a ella, y habría sido completamente reemplazada por la falsa enseñanza que posteriormente Besant y Leadbeater difundieron.

9 comentarios:

  1. ¿Entonces si yo ahora buscase en la web la doctrina secreta de Elena Blavatsky, me encontraría con las ediciones “corruptas”? no se mucho de esto pero leí los temas que publicaste con respecto a este libro y sus autores , y como que quiero leer el auténtico, es posible? Por ejemplo yo acá tengo la Tercera Edición Argentina cotejada con
    la 4ª Edición Inglesa; que edición me recomiendas?.

    bueno desde ya, muchas gracias.
    Tu info me sirve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inmensa mayoría de las ediciones que encuentras actualmente de la Doctrina Secreta (ya sea en la web o impresas) corresponden a la versión alterada. Sin embargo la Sociedad Teosófica (de Pasadena) puso on-line, la versión original e incluso la puedes descargar:

      http://www.theosociety.org/pasadena/ts/tup-onl.htm

      El detalle es que se encuentra en inglés.

      En español, todas las publicaciones corresponden a la traducción que hicieron de la versión alterada. La Fundación Blavatsky tiene como uno de sus objetivos, traducir la versión original al español, pero no sé cuándo lo harán.

      Un gran saludo.

      Eliminar
  2. El susurro de las gallinas soñolientas.

    Es el sonido más sublime que he escuchado, es una verdadera delicia. Es mi ofrenda hacia tu persona, porque estoy harto de las “gracias”, a cambio te doy esta información por la tuya que de utilidad me fue. Hace con esto lo que quieras, da igual, de cualquier forma nunca confié en las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ‘Merci’ por tu información. La próxima vez que encuentre gallinas soñolientas, voy a prestar atención.

      :)

      Eliminar
  3. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
  4. Hola Cid, una pregunta ¿Se puede confiar en las versiones en castellano de Isis sin Velo? ¿Cuál es la mejor?

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente no sabría decirte, pero lo que dice la Fundación Blavatsky al respecto es:

      « La obra “Isis Develada” existe en castellano en cuatro volúmenes sin índice bajo el titulo impreciso de “Isis sin Velo”. La traducción no es fiel al original inglés y se trata más bien de una interpretación parafraseada por el autor. »

      No sabría decirte si es la única traducción que se ha hecho al español o si se han hecho otras traducciones desde entonces.

      Ahora bien, en lo personal, pienso que es mejor leer la obra aunque esta se encuentre parafraseada, a no leerla bajo el pretexto de que esta no es una traducción exacta.

      Si sabes inglés aquí está la versión original:

      www.theosociety.org/pasadena/iu-ascii/iu.zip

      Eliminar
  5. Una cuestión acerca de Annie Besant...

    A ver, se tiene en conocimiento de la última carta de Koot Humi en el año 1900 a Annie Besant, ¿no es así?
    En la versión original de esa carta, Koot Humi le reprocha algunas cosas a Annie Besant, cuestiones sobretodo personales y del giro que podría coger y ha cogido la ST.
    Bien, habiéndole hecho esos reproches... ¿porque no le recriminó este hecho "criminal" como el alterar la enseñanza original dada por ellos mismos, siendo algo que iba a generar una alteración tan profunda para el futuro?
    Porque lo que para mí es raro... es que le recrimine cuestiones (digámoslo así...) sin importancia, y las verdaderamente importantes (alterar la enseñanza original...), no sea capaz de decirle ni siquiera: "Oye qué estas haciendo, que estás alterando lo que yo dije!!!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El detalle es que el Mahatma Kuthumi en ese momento ya no tenía mucha energía a su disposición para poder precipitar mensajes.

      Y es que debes de saber que los Maestros solo pueden utilizar el poder personal energético que han ido acumulando, que para asuntos verdaderamente importantes. Y tienen prohibido utilizar ese poder para aspectos más irrelevantes.

      Los Mahatmas pudieron mantener una amplia correspondencia con los ingleses Sinnett y Hume, porque su discípula Blavatsky (quien no estaba sometida a esa ley) les brindó la energía necesaria para lograr la materialización de las cartas. Pero en una ocasión el Mahatma Kuthumi le explicó a Sinnett que si ella moría, ellos ya no podrían precipitar más que uno o a lo mucho dos mensajes más.

      Y me imagino que esa poca energía que le quedaba a su disposición (ya que Blavatsky murió en 1891), Kuthumi la guardó para utilizarla para lo que más pudiera servir, en el ultimo lapso permitido para ello.

      Y es que debes de saber que los Maestros también sólo tenían permitido mantener ese tipo de correspondencia hasta el final del siglo porque deben de respetar la ley de ciclos.

      Esto lo explico en este capítulo:

      • AL FINAL DE CADA SIGLO LOS MAESTROS IMPULSAN EL PROGRESO ESPIRITUAL DE LA HUMANIDAD

      http://esoterismo-guia.blogspot.com/2012/09/maestros-ayudan-evolucion-humanidad.html

      Entonces, ponte un momento en la situación de Kuthumi. Solo le queda la posibilidad de precipitar un último mensaje y no muy largo.

      Él va a buscar que sea lo más útil posible, y consideró que lo más útil sería aconsejar a Annie Besant quien en ese momento era un miembro clave del futuro de la Sociedad Teosófica.

      Y aunque estoy seguro que no estaba muy contento por las deformaciones que Annie Besant había hecho, el Mahatma no quiso desperdiciar las pocas palabras que le podía enviar en discusiones sobre lo que ella ya había hecho y prefirió mejor tratar de guiarla en lo que estaba por venir.

      Y pues desafortunadamente este último esfuerzo de comunicación no funcionó ya que Annie Besant no siguió los consejos que le dio el Maestro.

      Eliminar