Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

LA MUERTE SEGÚN EL BUDISMO



Hay que saber que no hay una sola versión, ya que el budismo lleva más de 2’500 años existiendo en prácticamente todos los países de Asia, lo que ha generado múltiples versiones influenciadas por las creencias de las culturas locales.

La tradición de los países budistas del Himalaya, basada en el el Bardo Thödol (el libro tibetano de la muerte) dice que cuando la persona muere, la conciencia entra en un periodo de transición entre dos reencarnaciones, conocido como Bardo. Este periodo duraría 49 días y se compone de tres etapas, cada una dividida en dos fases. La enseñanza y los ejercicios espirituales tienen por objetivo encarar correctamente esas etapas.


EL CHIKHAI BARDO

Sucede al momento de morir y en los instantes que le siguen.

Primera Fase

Se percibe la Luz Clara Primaria que es una luz brillante vinculada con nuestra Naturaleza Divina. Se dice que aquellos que se desarrollaron espiritualmente durante su vida, podrán reconocerla y confrontarla, lo que les permitirá escapar de la rueda de reencarnaciones (Samsara).

Esta Luz se puede también experimentar durante la vida, pero para ello, se requiere permanece en silencio sin ser movido por pensamientos o emociones. Esto generalmente ocurre en un estado profundo de meditación. Experimentar la Luz en plena conciencia permite liberarse de Maya (el mundo de la ilusión).

La mayoría de las personas pasan inconscientemente por esta etapa por muchas causas: impureza de pensamientos y emociones, apego al mundo de la forma y las posesiones, culpa, karma, influencia de las drogas, ignorancia de los estados del bardo y su potencial liberador, etc. De ahí que los movimientos iniciáticos pongan tanto énfasis en la purificación y el desprendimiento.

Segunda Fase

Se percibe una Luz Clara Secundaria. Esta correspondería con la luz que personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte (ECM) aseguran haber visto. Aparentemente es de menor intensidad, pero en realidad es la misma Luz que se redujo para adaptarse a las limitaciones de la persona, ya que la intensidad de la Luz depende de la calidad de la Luz dentro de la conciencia de la propia persona.

Al igual que la primera etapa, la liberación también se ofrece aquí como un don de la Inteligencia Divina, sin embargo sería una liberación incompleta, debido a que en la primera fase, la Luz corresponde a una manifestación de la Conciencia Cósmica, mientras que en la segunda fase corresponde a una manifestación de nuestro Sí Superior u monada que es una expresión de la primera a un nivel más “pequeño”, más individual.  

Para propiciar el logro de la liberación, los budistas practican meditaciones en donde en un estado alterado de conciencia intentan vivir esa experiencia con la Luz, para así estar preparados y reconocerla cuando se encuentren en el Chikai.

Mientras se experimenta la fase de Chikai, los ruidos físicos o lamentos de los familiares y amigos, pueden distraer a la consciencia del moribundo. Es por esa razón que la habitación donde se encuentre debe estar libre de cualquier condición que pueda perturbar su concentración mental.

Si la persona logra reconocer la Luz, debe fusionarse con ella o absorber su radiación. Esto la llevará a mundos superiores. De lo contrario, si no tiene éxito, la conciencia se desvanece por completo durante 3 a 7 días, hasta la etapa siguiente.


EL CHÖNYID BARDO

Primera Fase, cuando la consciencia se despierta, en los siguientes siete días percibe las 42 deidades pacificas. Cada una de estas deidades puede ofrecer al alma, la posibilidad de acceder a los placeres de los dioses, pero estas deidades pueden ser una trampa. Todo es tan hermoso que te puedes perder en tus fantasías.

Segunda Fase, en los siguientes siete días aparecen las 58 deidades iracundas que pueden aterrorizar a aquellos que no entiendan lo que representan. El alma errante puede sentir miedo e huir presa de pánico, arriesgando perderse.

En esta etapa, el contenido subconsciente de la persona se proyecta hacia el exterior como imágenes psíquicas. Estas imágenes pueden tomar la forma de dioses, maestros, ángeles, monstruos, demonios o cualquier cosa que refleje nuestros deseos, como nuestros temores.

Lo importante en esta etapa es no dejarse seducir por las imágenes encantadoras, ni asustarse por las imágenes aterradoras. El objetivo es realizar el “vacío”. Si la persona toma profundamente consciencia que todo ello son solamente creaciones mentales proyectadas al exterior de su ser y por lo tanto son irreales, obtendrá la liberación, ya que de esta manera, transforma su conciencia al darse cuenta de la verdadera base de estas visiones y su integración en su propio ser.

¡Oh bien nacido! No os dejéis seducir por la suave luz de los dioses, es un obstáculo para la liberación.


EL SIDPA BARDO

Primera Fase

Si la persona no logró la liberación en las etapas anteriores, viene la última prueba que es el encuentro con Yama, el Señor de la muerte (Chos-rgyal en tibetano), quien analizará sus obras, amontonando las buenas acciones en forma de guijarros blancos y las malas en forma de guijarros negros.


Una vida de buenas acciones permitirá un renacimiento positivo e incluso la entrada al reino de los dioses, una vida de maldad condenará al alma a renacer como un animal o una vida de tortura en el infierno.

Segunda Fase

Comienza la búsqueda de renacimiento en el mundo físico. Es el momento en que un alma puede escoger a sus padres y ver su próxima reencarnación.

¡Oh bien nacido! Ahora veréis a hombres y mujeres enlazados amorosamente. Meditad fervientemente sobre ellos. En el preciso momento en el que semilla y huevo están a punto de unirse, el alma se llena de gozo.
¡Oh bien nacido! Entrad en la matriz caminad con la cabeza alta y emprender el camino de los hombres.

El viaje termina tal como había comenzado con un largo descenso a través de un túnel oscuro, hacia una luz brillante, pero esta vez el túnel es el útero y lo que brilla al fondo es la primera luz que ve un recién nacido al abrir los ojos.

_  _  _

Para aquellos que están familiarizados con la enseñanza esotérica sobre el tema, verán que hay muchos paralelismos, pero están ocultados por símbolos y alegorías.

Por ejemplo los 49 días que supuestamente dura el Bardo, puede que se dé en casos muy particulares, pero en la mayoría de las personas, según los Mahatmas dura en promedio 1’500 años (ver ¿Cuánto dura Devachan?). El numero tiene más bien que ver con la estructura septenaria con la que está constituida la Creación (49=7x7) y que se refleja también en los estados post-mortem.


EL FUNERAL TIBETANO

Cuando una persona muere o está muriendo, la familia llama a los lamas quienes se colocan al lado del cuerpo para recitar el Bardo Thödol con el objetivo de guiar a la conciencia a través del Bardo. Si los recursos de la familia lo permiten, seguirán recitando durante los siguientes 49 días.

Pasados unos días de su muerte, expertos en el proceso colocan el cadáver en posición fetal, brazos y piernas se atan firmemente, se cubre el cuerpo con telas y se espera que se ponga rígido.

El cadáver es quemado o trasladado a un lugar remoto donde se deposita a modo de ofrenda para que sirva de alimento a los buitres. Esto último puede chocar a los occidentales pero para los tibetanos una vez que se muere, el cuerpo ya no es útil, por lo que como último regalo en esta vida se entrega como alimento para que otros seres puedan seguir viviendo.

12 comentarios:

  1. El Bardo no puede durar 49 dias, pues en las ECMs se ven a familiares que fallecieron años antes. Además desde un punto de vista demográfico seria imposible, porque la población ha crecido. Según los calculos de cuanta gente ha vivido en el planeta a lo largo de su historia, cada persona podria haberse rencarnado unas 17 veces. Eso supone que el periodo de bardo seria tendría que ser de mil años aproximadamente. (Hablamos partiendo de la hipotesis de que la reencarnación sea real)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El detalle es que no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco.

      Para que me comprendas, imagina que un ser de otro planeta preguntara:

      - ¿Cuánto tiempo viven los humanos en la Tierra?

      Los expertos le van a contestar:

      - “Alrededor de 77 años”

      Lo cual es cierto, pero también ese número es sólo una estadística que no muestra toda la variedad que se da en el planeta y es que hay quienes viven sólo unos pocos días y hay quienes viven más de cien años.

      Pues bien, en el Más Allá sucede igual.

      Y los expertos que yo conozco (que son Kuthumi y Morya) dicen que en promedio el Bardo dura unos 1’500 años. Pero una vez más, es solo un promedio, y hay quienes reencarnan muy rápidamente y hay quienes tardan mucho más antes de volver a la Tierra.


      Sobre el tema demográfico, es más complicado el asunto, porque no todos reencarnan al mismo tiempo y hay muchas más almas en el Más Allá que en la Tierra.

      En este capítulo hice una disertación al respecto:

      • REENCARNACIÓN vs SOBREPOBLACIÓN

      http://esoterismo-guia.blogspot.mx/2014/03/reencarnacion-crecimiento-demografico.html


      Y sobre la pregunta muy legítima de:

      • ¿REALMENTE EXISTE LA REENCARNACIÓN?

      1.Muchas de las antiguas religiones la consideran y hay historiadores que indican que el concepto de reencarnación fue eliminado de los textos cristianos por el emperador Justiniano.

      2. Hay el testimonio de personas que hacen considerar que efectivamente vivieron en la Tierra en el pasado.

      3. Los instructores que respeto hablan de la reencarnación como si se tratara de una realidad.

      4. Pero lo que verdaderamente a mí más me convence que la reencarnación muy probablemente sea cierta, es que es el concepto que mejor responde a las dudas que uno se hace sobre la razón de nuestra existencia.

      Eliminar
  2. Por supuesto, yo creo en la reencarnación. He leido los libros de Ian Stvenson, Jim Tucson de la Universidad de Virginia, la reencarnación es probablemente verdad. He dicho "en el caso de que sea real" en el sentido de que no tengo pruebas definitivas, que es simplemente una creencia en mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah okey y gracias por mencionar a esos dos autores que no los conocía.

      Eliminar
  3. Ian Pretyman Stevenson ue un bioquímico, doctor en medicina y profesor universitario de psiquiatría canadiense. Hasta su jubilación en 2002 fue jefe de la División de Estudios de Percepción en la Universidad de Virginia, en la que se investigan fenómenos paranormales.edicó gran parte de su vida al estudio científico de la reencarnación. Durante más de 40 años Stevenson estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar experiencias de otras vidas, documentando lo que decían y cotejando datos con las vidas de las personas que decían haber sido. Te paso un link de la UNIVERSIDAD DE VIRGINIA, donde esta alojado su equipo investigardor "la división de estudios de la personalidad" que estudia los casos de experiencias cercanas a la muerte, y niños que recuerdan vidas pasadas: http://www.medicine.virginia.edu/clinical/departments/psychiatry/sections/cspp/dops/home-page
    Y le recomiendo que lea el libro de Ian Stevenson : "20 casos que sugieren reencarnación", publicado por la prestigiosa Universidad de Virginia. A mi entender, es un libro que demuestra cientificamente la reencarnación.

    ResponderEliminar
  4. Y porqué esos diosecitos egoístas y caprichosos no nos dejan descansar en paz y punto? Muy cómodos ellos ahí en sus tronitos, crean este planeta infernal, te obligan a sufrir en él, y encima te tienes que portar bien y ser obediente para que éstos no te miren por encima del hombro y cometan la crueldad inmesurable de obligarte a reencarnarte. Si existen, los que merecen un infierno eterno son ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los maestros trans-himalayicos explican que en realidad fuimos nosotros quienes quisimos entamar el ciclo de las reencarnaciones y descender a la Tierra para evolucionar (nada más que ya no nos acordamos de ello). Pero a pesar de las dificultades y los desagrados que sabíamos que íbamos a pasar, aún así quisimos hacerlo, porque sabemos también que al final recibiremos una recompensa que vale por mucho el esfuerzo. Y que es la posibilidad de transformarnos en seres divinos.

      En cuanto a los males que afligen a los humanos, también dicen que el 90% de esos males (si no es que más) son los propios hombres quienes se los generan. Y el día que los humanos comiencen a actuar con fraternidad, ese día la Tierra se volverá un Paraíso terrenal.

      Y cuando lo reflexionas, tiene bastante sentido lo que dicen los maestros

      Eliminar
  5. Alguien me ayuda a encontrar la inagen del sidpa bardo gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si alguna de las imágenes que salen en google images sea la que buscas:

      https://www.google.com.mx/search?q=sidpa+bardo&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwj28Jy__vrLAhUP3GMKHWh3Cd4Q_AUIBygB

      Eliminar
  6. Muy interesante el tema, a mi me gustaría saber ¿Que pasa con el alma de los bebés que fallecieron en el útero de la madre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que explica la teosofía original es que esas almas rápidamente vuelven a reencarnar.

      Eliminar