Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

¿CÓMO DIOS CREA LAS JERARQUÍAS DIVINAS?



Dios en su aspecto más profundo es lo ABSOLUTO y al mismo tiempo la NADA, es un concepto un tanto difícil de entender para la mente occidental, que los vedantines hindús llaman PARABRAHMA o última realidad (lo explico en ¿Quién creó el Universo?)

En su primer acto de exteriorización, Dios va a crear lo que podrían imaginar cómo inmensas “Flamas Divinas” pero cuando digo esto, no piensen que esas “Flamas” son entidades diferenciadas del Creador, o formas perteneciendo a la creación. No. Cuando digo que Dios va a crear esas “Flamas Divinas” quiero decir con eso que va a proyectar parcelas de su Espíritu, y es así que en un primer impulso divino se forman lo que en el esoterismo se suele llamar: Los Logos  (las manifestaciones de Dios) quienes van a tener la tarea de predeterminar la creación, de dirigirla y de hacerla evolucionar.

Estos inmensos Seres Cósmicos que son los “primeros nacidos del Espíritu” (para emplear una frase conocida por ustedes), al mismo tiempo que son un reflejo de Dios, también están ligeramente diferenciados de Dios y pueden por lo tanto ser nombrados de manera diferente a Dios, lo cual por cierto es muy interesante para hombre, porque si estos Seres no pudieran ser nombrados, y sobre todo ser nombrados diferentemente de Dios, el hombre no tendría jamás la posibilidad de entrar en contacto con ellos, y esperar algún día trabajar con ellos, en el transcurso de su evolución. (Ver relación: discípulo - ángeles - magia - chakras)

(Ya que propiamente a Dios no se le puede nombrar, porque no tiene nombre, ÉL es lo ABSOLUTO, lo INFINITO. ÉL designa un nombre a todos los seres, pero ÉL está más allá de lo que puede ser nombrado, y es por eso que a Dios también se le llama con el término del “INNOMBRABLE”)

Esos Logos son entonces reflejos de Dios, diferenciados ligeramente de Dios, pero no son seres definidos y determinados como ustedes lo son. Por ejemplo, cuando se miran en el espejo, saben quiénes ustedes son, saben que son Pedro, Juan o Ana, saben que en vuestro cuerpo sólo hay una sola persona. En cambio con estos inmensos Seres cósmicos no sucede lo mismo:

  • En su primer reflejo ¡son absolutamente el Espíritu de Dios! 
  • En su segundo reflejo, estos Seres van a generar a las grandes Jerarquías divinas.

Estas jerarquías divinas están constituidas por toda una serie de entidades. De seres que van a ir desde el punto más cercano del  Espíritu del Logos, hasta el punto más denso del Logos (hasta los elementos del mundo físico). Y todas esas entidades tomadas desde el punto más bajo hasta el punto más alto, constituyen de hecho toda la naturaleza de ese inmenso Ser cósmico y componen la vida del Logos.



Para dar un ejemplo más concreto, imaginemos al Logos Solar.

En su primer reflejo el Logos Solar es el Espíritu de Dios a nivel solar. Por así decirlo, es la manifestación de Dios a nivel de un sistema solar.


En su segundo reflejo, el Logos Solar van dar lugar a toda una serie de seres que van a constituir la Jerarquía solar:

-        Sus representantes más altos y más cercanos del espíritu del Logos Solar, trabajan con los representantes más altos de las otras Jerarquías para diseñar, crear, animar, guiar y supervisar el sistema solar.

-        Sus representantes intermedios (los ángeles) son los más próximos a la humanidad. Compañeros y guías hacia una conciencia cada vez mayor.

-        Sus representantes más pequeños se asemejan a los espíritus de la naturaleza, pero a nivel solar. Son los que transportan las energías que emanan del sol (luz, prâna, etc.) hacia el aura de los planetas.

-        Y sospecho que los elementales o espíritus del fuego (las salamandras) son las formas más bajas de la Jerarquía solar.


Aunque no estoy seguro, porque las salamandras pertenecen a la jerarquía de los espíritus de la naturaleza, pero tal vez sean el aspecto solar de dicha jerarquía. Hay mucho misterio al respecto, así que esto tómenlo como una aproximación para intentarles hacer concebir que todos esos seres componen la naturaleza y vida del Logos Solar.

Lo que no quiere decir que la pequeña entidad que va a manifestarse en el plano físico de algún mundo (en nuestro ejemplo sería el pequeño espíritu del fuego) será capaz de irradiar el entero de la entidad que está en el Cielo y de la cual obtiene la vida (supongamos que sea el serafín ya que en la teología católica, son la orden más poderosa y elevada, la cual rodea el trono de Dios).

No. Por el contrario, la pequeña entidad será terriblemente diferenciada, ella tendrá mucho menos poder, mucho menos energía, mucho menos discernimiento, mucho menos conciencia, y por lo tanto podrá ser dominada y controlada por el hombre. Algo que para nada puede ser la entidad primordial. Sin embargo, esa pequeña entidad que está en la Tierra (la salamandra) es una célula de la gran entidad que se encuentra en el Cielo (el Serafín).

Por lo tanto el Logos va (a través de la manifestación de una jerarquía de seres) desde el punto más cercano a Dios, hasta el punto más alejado de Dios (o sea el plano físico) y todo eso es exactamente la misma energía de ese inmenso Ser cósmico, sólo que individualizada en diferentes entidades y en diferentes grados de intensidad.

Para los Logos, por lo tanto no se trata de crear como lo hizo Dios, a través de su acto de emanación. Ni tampoco de crear como pueden hacerlo otras entidades situadas más abajo (por ejemplo los humanos, quienes utilizando la substancia mental y astral pueden crear en el plano físico). Para esas entidades, crear se vuelve simplemente un descenso.

Los Logos no tienen la capacidad, porque ocupando un cierto nivel, y ese nivel requiriendo de ciertas leyes y ciertas reacciones hacia esas leyes. Esos inmensos Seres no tienen la capacidad de crear algo, alguien o una energía que sean diferentes de ellos mismos.

Para que lo comprendan mejor, esquematicemos el proceso de la creación.

Inicialmente no hay nada, pero lo que se dice nada de nada. No hay ninguna substancia, ninguna energía con la cual poder crear.


Luego surge Dios en un plano de existencia muy elevado que podemos visualizarlo como una Luz Divina inmensa en otra dimensión, en la más elevada dimensión que podamos concebir.


Dios va proyectar parcelas de su Espíritu en un plano de existencia un poco más bajo que son los Logos de la Creación.


Estos Logos tienen por tarea de de predeterminar la creación, pero como no tienen nada con qué hacerlo, para lograrlo van a utilizar su propia esencia densificándola y generando así toda una jerarquía de seres.


Estos seres divinos van a generar las diferentes fuerzas, energías y demás requerimientos (como por ejemplo los planos de existencia inferiores) que van a servir de base para la elaboración de la creación, de la cual sólo vemos el plano más denso que es el universo físico.


Esos Logos en el inicio de la creación, cuando se encuentran lo más cerca posible de la emanación divina y de su periferia, uno se da cuenta de que todos esos inmensos Seres cósmicos actúan de un mismo instinto creador que Dios, y no crean seres diferentes, sino que se infiltran en formas que enmascaran. Esas formas o esos seres están constituidos de la misma substancia que la entidad que los creó. Por lo tanto se puede decir que el Logos vive (desde su plano divino de existencia) un verdadero descenso hacía la materia.

Así, en las primeras etapas de la creación (de la emanación más exactamente) la creación no se produce como lo haría un alfarero que toma un trozo de arcilla y comienza a hacer una cerámica. No, la creación se lleva a cabo por la contracción de un Logos que acepta de densificarse para que justamente pueda haber una creación.


¿De qué manera lo hacen?

De una manera sencilla de describir, pero no necesariamente fácil de entender. Imaginen el Espíritu de ese inmenso Ser como una conciencia que emite una gran radiación. Todo el mundo es capaz de imaginar un poco lo que puede ser la conciencia. Imaginen que por instinto cósmico u orden divina, una creación debe tener lugar. A ese momento, esos Logos tienen el deber de contraer su propia radiación que emiten y en la que existen, lo que va dar lugar a una jerarquía de seres.

Para facilitar la comprensión, visualícenlo como si fueran ese Logos.


Vuestro espíritu va a contraer una parte de su radiación para formar toda una jerarquía de pequeños seres que van a constituir vuestra “creación personal”, así a un nivel de densificación la radiación de vuestro espíritu va a crear las partículas mentales que van a formar vuestro cuerpo mental, y a un nivel más denso, va a crear las partículas astrales que van a formar vuestro cuerpo astral, y así hasta llegar al nivel más denso en donde esa radiación va a crear las células que van a formar vuestro cuerpo físico.

Igual con los Logos, sólo que a una escala ¡mucho mayor!


La jerarquía de seres creados a partir del Logos, por la magnificencia de la creación, van a volverse independientes del Logo. Y cuando digo independientes no me refiero a que van a poder hacer no importa qué, sino que a partir de ese momento, van a estar dotados de una auto-conciencia. Pero no son independientes en el sentido de que van a poder hacer no importa qué, porque habiendo sido creados a partir de la contracción de esa entidad cósmica y ella misma siendo un reflejo de Dios, esos seres van a tener por principio de obedecer ante todo a la Ley Divina. Lo que hace que todas esas jerarquías divinas tienen un solo propósito, que es obedecer a la Ley y operar la Ley, para que el gran engranaje que es la creación pueda funcionar y que el Universo pueda tener una historia.


¿Qué hay del acto creativo de esos seres que constituyen las Jerarquías divinas?

De la misma manera que todo se proyecta desde lo infinitamente grande a lo infinitamente pequeño (lo que da lugar al principio: “como es arriba, es abajo”) a su vez esos seres van a tener el deber de contraer una parte de su radiación para emanar energía, fuerzas o simplemente un círculo de entidades más pequeñas.

Esas jerarquías divinas están construidas bajo una estructura piramidal.


El Logos par densificación de una parte de su radiación forma seres un poco más pequeños y densos que él (supongamos los serafines), quienes a su vez por densificación de una parte de su radiación forman seres un poco más pequeños y densos que ellos (supongamos los querubines) y así progresivamente. Y no todos van a crear un grupo “inferior” de seres. Algunos como por ejemplo los ángeles van a crear las energías que van a permitir que la creación funcione.

Si el ser creado, a su vez va a crear energías, eso significa que ese ser va a tener el control de esas energías, y es por eso que a los magos y a los ocultistas en general, les interesa enormemente entrar en contacto con los ángeles, porque es entrar en contacto con el Poder Divino, ya que quien logra hacerse el amigo de esos manipuladores del Fuego Cósmico, tiene a través de ellos acceso a la red de fuerzas de la Creación (Lo detallo en el pasado hubo colaboración entre los ángeles y los hombres)

Nota: puse en morado y entre paréntesis mis comentarios.


Pastor (maestro de sabiduría, 22-10-88)


OBSERVACIONES

Bajo el principio ya enunciado (“como es arriba, es abajo”) este procedimiento de la creación se produce a diferentes escalas del universo. Así por ejemplo, cuando por precepto divino se considera que hay que construir un sistema solar en algún lugar de la galaxia. Para que se pueda efectuar esa creación, un gran Ser Cósmico que ha alcanzado ese nivel de evolución va aceptar de densificar su radiación para hacer la función de Logos solar, y lo mismo a nivel planetario: un gran Ser Cósmico (aunque con un nivel de evolución menor al del Logos Solar) va aceptar de densificar su radiación para hacer la función de Logos planetario, etc. (Y de hecho el Logos planetario forma parte de la jerarquía de seres que constituyen al Logos Solar).

A un nivel más profundo de la enseñanza se explica que un Logos es triple en su naturaleza y corresponde a lo que el cristianismo llama la Divina Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu-Santo) que esotéricamente se nombran: Primer Logos, Segundo Logos y Tercer Logos, siendo cada uno la emanación del anterior. Posteriormente lo explicaré, pero necesito que tengan bien captado este capítulo para que lo comprendan mejor.

El plural correcto de Logos es Logoi pero preferí omitirlo para no confundir.

7 comentarios: