Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

EL KARMA DE LOS MAESTROS




La gente suele considerar el karma como el castigo divino por haber hecho algo malo, y a su manera así es, ya que karma es la ley de acción y reacción, de causa y efecto. Lo que haces, se te regresa. Haz algo bueno, y la vida te recompensará con algo bueno. Haz algo malo, y la vida te castigará con algo malo.

Pero si bien es cierto, también es cierto que es una explicación muy simplista de lo que es karma. En realidad, karma es tan profundo y misterioso, que incluso los grandes Adeptos no logran percibirlo en su totalidad.

En el blog voy a tratar de profundizar más sobre los aspectos ocultos del karma. Uno de ellos es lo que podríamos llamar el “Karma de los Maestros”. Y sé que el título va a intrigarlos, ya que se subentiende que los Maestros son seres muy evolucionados que han saldado su karma. Lo cual es cierto. Sin embargo, como les dije, karma tiene varios niveles.

Al respecto, el Maestro Pastor explica que:

« Cuando ustedes me escuchan hablar de todas las glorias y cosas fantásticas que les espera cuando estén más avanzados en el sendero de la evolución, no sean impacientes y estén dispuestos a dejarlo todo, su vida, su trabajo, su familia, para querer convertirse en discípulos avanzados. Esa es una muy mala estrategia. Escuchen, absorban el conocimiento, pero también prosigan con su vida.

(Saben, yo diría que incluso el primer paso real en el Sendero de la evolución, el primer acto verdadero que lo vuelve a uno un discípulo, es continuar con su vida, pero responsabilizándose, y dejándose de quejar ante Dios y ante los demás de sus infortunios.)

Si ustedes tienen un karma que conllevar, no le pidan ni a mí, ni a nadie más, de quitárselos, con el pretexto de que eso les impide volverse un discípulo. Es precisamente ahí, su primera prueba iniciática, su primera prueba a realizar para ser un discípulo, asumir su karma y trabajar para que sea removido lo más pronto posible.

Lo que no quiere decir que para llegar a ser un Adepto, haya que volverse un ser sin karma, porque cuando nos libramos del karma individual, entramos en un karma que puede llamarse el karma colectivo “superior”, que es un karma diferente del karma colectivo común.

Para nosotros, está por un lado el karma colectivo de la masa, que es un karma que circula entre los seres humanos, debido a que aún no están lo suficientemente conscientes, lo suficientemente despiertos a la realidad cósmica, y por lo tanto se encuentran sometidos a la influencia de la masa. (ver karma y las enfermedades)

Y luego está lo que podríamos llamar el karma colectivo superior, el “karma de los Maestros” que no se produce más porque forman parte de la masa, sino simplemente porque habiendo adquirido suficiente desarrollo, ustedes pueden dar a la humanidad para ayudarla a evolucionar, el sacrificio de Jesús es un ejemplo.


Jesús no podía hacer de otra manera que subir a la cruz. Estaba escrito en su destino, y eso está escrito en el destino de todo verdadero iniciado, aunque el símbolo no sea vivido siempre tan trágicamente.

¿Por qué esa necesidad?

Porque cuando se asciende en las posiciones de la Jerarquía espiritual, si puedo expresarme así, llega un momento en el que aquel que quiere realmente liberarse de la materia, debe dar algo a cambio a la materia y sobre todo a aquellos que siguen sumergidos en la materia.

Cuando un ser llega al umbral de la verdadera iniciación cósmica, o sea cuando se va a liberar de la obligación de tener que seguir encarnando para evolucionar (liberarse del Samsara como dicen los hinduistas) cuando se libera a ese punto de la carne, el Maestro debe darle tributo a la carne. Y para que esto sea útil, no lo dará directamente a la Tierra, sino que dará este tributo a los hombres que continúan siendo el cuerpo (buddhico) de la tierra.

Es en ese sentido que nosotros hablamos del karma colectivo de los Maestros, ya que a un momento dado, el verdadero Iniciado no puede hacer otra cosa que sacrificarse. De lo contrario, si no ha cortado todos sus lazos con la tierra y dado su tributo a la tierra, no puede esperar seguir evolucionando y alcanzar la Sexta iniciación mayor.

Es una gran alquimia. Aquel que quiere retirarse del mundo de los hombres debe sacrificarse por los hombres, sin importar cuál sea el grandor y el esplendor de su posición. Toda gran iniciación implica al mismo tiempo un sacrificio. Pero como lo he dicho mil veces, el sacrificio no es vivido como una pena o un dolor.

En el espíritu de un gran Iniciado, en el espíritu de un Maestro, el sacrificio, cuando es una necesidad, cuando hace parte de la alquimia del universo y de la evolución, es un acto natural. Lo hace con gran amor, aun más sabiendo que es una gran necesidad.

Es por eso que si quieren realmente imitar al Maestro para convertirse en su discípulo, deben al mismo tiempo, comprender estos aspectos, para que en vuestra vida, no estén malhumorados, llorones y quejándose cuando tengan que hacer un pequeño esfuerzo, un pequeño sacrificio. Piensen a todos los esfuerzos y sacrificios que hacen los Maestros para ayudarlos a evolucionar sin pedirles nada a cambio. (ver entrada a nirvana: Buddha egoísta vs Buddha de compasión)

Entonces, ustedes que el final de la cadena reciben el beneficio de ese sacrificio, sean un poco más compresivos y generosos cuando ustedes tienen que efectuar pequeños sacrificios, y más que son para su propio beneficio.

(Como por ejemplo, evitar las bebidas alcohólicas o los alimentos nocivos para irnos purificando, o sacrificar una parte de nuestro tiempo para dedicarlo a la meditación, al estudio, etc. Todos esos son pequeños sacrificios personales que nos ayudan al progreso de nuestra propia evolución, y aun así a muchos les cuesta mucho efectuarlos. Ya ni hablemos de sacrificarse por los demás para imitar a los Maestros…)

Si ustedes entienden eso, lograrán realizar los actos de desapego con mayor facilidad, sin ningún sentido de privación y sacrificio. Y así podrán llegar a ser cada vez más un discípulo, es decir, un punto de emanación de Energía y de Luz. » (Conferencia del 17-10-87)


Es muy interesante ver como lo que dice Pastor concuerda con lo que dice el Ángel en el libro La Respuesta del Ángel:

« La Tierra no es ni sal, ni hierba, ni caballo, ni aquel que piensa [refiriéndose a los cuatro reinos que la componen: mineral, vegetal, animal y humano].

La Tierra es la que forma el traje que transforma, que protege la Luz, que la envuelve. Así, la Enseñanza-Luz se hace soportable para aquellos que todavía no ven [la realidad divina, o sea para el común de la humanidad].

El CORAZÓN DIVINO late en el cuerpo del Hombre [cósmico]. El Corazón Divino es Fuego, es Luz. Él se transforma.

El primer Hombre: Jesús. El Maestro.
El primer Maestro sobre el cuerpo.
El cuerpo fue crucificado.
El Acto ha sido libremente aceptado.
Sacrificio, victoria sobre la materia, sobre la muerte.

[Pero no crean que incluso para un ser tan elevado sea fácil, ya que anteriormente el Ángel había precisado]

Él, quien caminaba sobre el mar, sin embargo un jardín lo vio llorar. »
(Conversaciones 78 et 50)


Mientras que el karma para el hombre común puede ser considerado como una guía que le indica el sendero de la evolución, el karma a niveles superiores es una retribución voluntaria y amorosa, porque necesaria. Así en el caso del Maestro que se libera de la materia, es para pagar su deuda con la Tierra por haberlo ayudado a evolucionar. Y ese pago se hace por medio del servicio, sacrificando su última reencarnación para ayudar a la humanidad.

Eso simboliza la crucifixión, pero como lo señala Pastor, muchos otros Guías se sacrifican de una manera menos dramática, pero aun así dedicando toda su vida, y por lo tanto sacrificando su tiempo, para ayudar a los demás, para instruirlos y aportar Luz en la mente de los humanos.

(Y ese es el “sacrificio” adecuado cuando se quiere imitar a los Maestros. Incluso no tienen que hacerlo a tiempo completo. Pueden dedicar el tiempo que ustedes quieran. Y es que veo muchas personas de buena voluntad que se martirizan pensando que su sufrimiento va ayudar a los demás, incluso se crucifican de verdad, pensando así seguir los pasos de Jesús, pero no teniendo el mismo nivel de evolución, su martirio es inútil, así es que si decidieron “sacrificarse” háganlo con sabiduría y discernimiento. El objetivo es ayudar a la humanidad a evolucionar, NO de sufrir estúpidamente.)

Deben de comprender, que es una necesidad, porque el Universo no funciona así, por “arte de magia”, solo porque Dios lo decretó. Cierto en el libro Sagrado se dice que en el principio Dios creó los cielos y la tierra (Génesis 1:1).  Pero después para que esos cielos y esa tierra puedan seguir funcionando, hay una multitud de seres tanto visibles como invisibles que trabajan incesantemente para regenerarla. Las plantas regeneran el oxigeno, los insectos regeneran la tierra, los “espíritus de la naturaleza y de los elementos” lo hacen también a nivel sutil, etc. Sin ellos, el mundo se volvería estéril y muerto.

Lo mismo sucede a niveles superiores. Para que el Universo funcione, todo mundo, desde el más pequeño ángel hasta el más grande Logos, todos tienen que hacer su parte de trabajo, participar con su “sacrificio”.

Los hombres no lo hacen porque actualmente son unos niños malcriados y berrinchudos que están evolucionando, pero más adelante, cuando estén más desarrollados se les pedirá que también contribuyan con el esfuerzo colectivo universal.


Ver también:

2 comentarios:

  1. Hola. Me gusta tu pagina toca temas muy interesantes, pero la cuestión de sacrificio me deja muchas dudas, el hacer algo por obligación es decir a fuerzas, no cabe en la enseñanza, sino por el deseo hacerlo y eso me gusta, no me lastima, me eleva, no en relación a los demás, sino a mi mismo y me impulsa continuar creciendo para saber mas y así poder compartirlo. Lo que tienes que hacer, simplemente lo haces por que es una demanda de tu ser y eso te gratifica y te ayuda a crecer. No creo que la jerarquía se sienta sacrificada en su servicio a la humanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido, ese es el objetivo. Compartir con ustedes toda la información esotérica interesante que he encontrado, sintetizándola.

      En efecto, el término “sacrificio” tiene una connotación muy negativa entre los humanos porque está asociado con ejecución, privación, dolor, etc. Pero hay diferentes tipos de sacrificios, y al que se refiere Pastor, es el que los Maestros hacen, como él dice “con gran amor, aun más sabiendo que es una gran necesidad”.

      Es parecido al sacrificio que hacen los padres para criar a los hijos, porque es un gran sacrificio tener hijos, ya que implica tener que sacrificar una gran parte de nuestro tiempo y de nuestro dinero para ellos. Sin embargo, muchos humanos lo hacen por amor a sus hijos. Y aunque nadie está obligado de traer bebés al mundo, si es una necesidad para que la humanidad se perpetúe.

      Lo mismo sucede a niveles mayores.

      No acentué mucho ese aspecto que mencionas del sacrifico porque pienso hacerlo en otro capítulo donde profundizaré más sobre el tema, sólo que necesito recopilar la información y eso me va a tomar más tiempo.


      Un gran saludo.
      Cid

      Eliminar