Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

EL FUTURO DE LA HUMANIDAD ES LA UNIVERSALIDAD



Pregunta: ¿Cómo trabajar para la venida de la religión y la ciencia universal en la Tierra? ¿Cómo se va a manifestar y qué tan pronto?

Crear la universalidad en un planeta, no significa volver uniforme el pensamiento y la conducta de las gentes. La universalidad NO es uniformidad. La universalidad es al contrario una gran diversidad. Eso parece completamente contradictorio y sin embargo la universalidad es la diversidad.

¿Pero de qué diversidad estamos hablando y para lograrla, qué cambios se necesitan hacer?

Porque la diversidad ya existe actualmente en la Tierra, basta con ver la variedad de etnias, culturas, naturalezas que existen en los seres humanos. La universalidad a la que me refiero es la capacidad de los humanos de asumirse como seres cósmicos, de volverse responsables de ello y de vivir planamente su especificidad.

Cada individuo tiene la suya. No fue creado en el universo un molde y normas para que los humanos sean todos parecidos, se comporten y piensen de la misma manera. Cuando les son dados a los hombres las iglesias religiosas o las escuelas esotéricas NO es para hacerlos similares, sino para desarrollar en ellos la luminosidad y que en sus respectivas diferencias, sean capaces de ser amor, poder, luz en los demás.

¿Qué es la universalidad?

Esta es una gran palabra que significa todo y nada. Y para nuestros propósitos sería mejor remplazarla por la palabra fraternidad, porque los humanos le dan un falso sentido al concepto. En la universalidad NO hay uniformidad, es simplemente un retorno a la verdad universal. Y ahí radica todo el problema de la llegada de la universalidad, porque es una aceptación y un retorno a la verdad universal.

¿Qué es la verdad universal?

Es comprender, es sentir, es vivir cada instante la luz que hay dentro de ustedes, experimentarla, sublimarla e ir cada vez más lejos. La verdad universal es sentir su alma latir adentro de ustedes, latir al mismo ritmo que el ritmo cósmico y llenos de dicha de ser parte de esa increíble aventura, hacer todas las cosas por la belleza y el amor.

¿Cómo llegar a esta universalidad?

Es un trabajo muy lento y muy duro que comenzó desde el día en que el hombre se originó, desde el día en que el hombre salió de su cueva. Desde ese día, los Maestros, los guías y todos aquellos que están conectados con la Luz, trabajan para la venida de la universalidad. Desde el primer día en que el hombre nació, el objetivo de la vida ha sido llegar a la universalidad, que los humanos vivan la verdad universal.

¿Cuánto tiempo más falta para que esa universalidad llegue?

Tanto tiempo como se requiera y eso solo depende de los hombres. No importa cuántos mensajeros, profetas y emisarios enviemos a la Tierra para despertar a los humanos. Si estos no quieren escuchar, entonces el planeta seguirá siendo lo que es. En cambio, con un solo mensajero que los hombres están dispuestos a escuchar realmente y a aplicar los principios que les enseña, desde mañana ya puede ser la universalidad. Todo reposa por lo tanto en la buena voluntad de los humanos.

¿Qué planes existen hoy para tratar de construir esta universalidad?

Sobre todo, son energías las que son enviadas. Deben saber que nada puede vivir, nada puede concretarse sin el apoyo de la energía, ya que la energía es la matriz de todo lo que se manifiesta. Ningún plan puede existir y manifestarse sin primero una proyección de energía, una proyección de pensamiento puro. (ver ¿Cómo la Jerarquía guía a la humanidad?)

Es por eso que cada vez que hablo, intento hacer comprender a las personas que para que algo se logre, tienen que actuar, proyectando su energía, proyectando su pensamiento, proyectando su intención para que ese algo se concretice. En nuestro caso, no pueden esperar la llegada de la universalidad con los brazos cruzados, así puede que nunca se realice. Si quieren que el nuevo mundo llegue, deben ustedes mismo comenzar a comportarse como seres del nuevo mundo, comenzar a brillar en los demás (aunque sea en pequeño, aunque sea a vuestro nivel) para que su luz influencie a otros también que a su vez comenzaran a brillar, y cuando haya suficientes seres viviendo la verdad universal, entonces la humanidad en su conjunto basculará en la universalidad.

Tener un comportamiento del nuevo mundo es de cierta forma ser ya un discípulo. Pero cuando digo esa palabra, las personas se tensan porque lo asocian con falsos conceptos. Piensan en obediencia, piensan en imposición, en sumisión, en reclusión, ahora que es todo lo contrario. Ir a la verdad es ir a la libertad, al renacimiento, a la felicidad, al infinito. Un verdadero discípulo NO es aquel que obedece ciegamente al Maestro, sino aquel que ama al mundo, a sus hermanos y quiere hacer todo lo posible para que la verdad universal aparezca en este mundo y en el corazón de sus hermanos. Ese es un discípulo. No se trata de convertirse en un robot, no se trata de hacer a un lado su criterio, sino de vivir plenamente la realidad del mundo y conociendo muy bien esa realidad, hacer su esfuerzo para sublimarla para que esa realidad se vuelva cada vez más luminosa.

¿Cómo crear la universalidad?

Como les decía, desde el nacimiento de la Tierra, estamos trabajando en ello. Desde el nacimiento del ser humano estamos trabajando para hacer de él un ser cósmico. Se trata de un trabajo diario que nunca terminará, porque cuando una humanidad ha crecido, se ha vuelto divina, detrás de ella hay otras humanidades que están naciendo y habrá que recomenzar todo de nuevo. (ver el espacio-tiempo de Einstein al esoterismo)

Es por ello que no se debe esperar el paraíso en la Tierra como algunos movimientos religiosos lo preconizan, debido a que los planetas son escuelas. La Tierra nunca será un mundo perfecto. No porque esté condenada, sino porque los planetas son lugares en donde los seres encarnan para evolucionar. Entonces, el objetivo no es hacer de la Tierra un paraíso. El objetivo es volver a los seres humanos divinos. Así que no deben aferrarse a las formas, sino a la esencia de las cosas.

En este sentido, quiero decir que no hay que centrarse en querer encontrar la religión, la escuela o el templo perfecto. Mientras que los hombres busquen de esa manera, se equivocan. En cambio busquen la esencia que hay detrás de esas estructuras y encontrarán el camino hacia la universalidad. Dios no decidió que después de tantas iglesias religiosas y escuelas esotéricas, un día para recompensar enviaría por fin la religión universal o la escuela universal. Eso es falso. No existe. Ninguna religión o escuela es universal. Como universal solo existe la verdad. Y las religiones y escuelas solo sirven para encaminar hacia ella. Pero el mejor camino es el trabajo interno.

Entonces, dejen de gastar sus energías buscando crear nuevos centros, nuevas iglesias, nuevas estructuras que reposan en los hombres y que por consiguiente son inestables y corruptibles. Si quieren ayudar, simplemente transmitan la verdad y verán que el mundo se iluminará mucho más rápido que con miles de templos, porque es un concepto que es más a transmitir que a construir. Busquen a iluminar a las personas fuera de toda religión, escuela o templo, simplemente hablándoles de la verdad universal. Transmitir la verdad dando el ejemplo es lo que va a crear la perfección en la mente y el corazón de los hombres, y eso a su vez es lo que creará la universalidad.

Pastor (maestro de sabiduría, 04-10-85)


Para facilitar la compresión, una buena analogía es el cuerpo humano. Nuestro cuerpo está compuesto de una infinidad de células muy diversas. Las células musculares son muy diferentes de los glóbulos rojos y estos a su vez son muy diferentes de las neuronas, etc. Cada tipo de célula tiene su especificidad y es justamente esa diversidad la que permite al cuerpo trabajar en armonía. Si todas las células fueran homogéneas, el cuerpo no podría funcionar. Es igual con los seres humanos que son las células de un ser cósmico llamado Humanidad.

Cada ser humano tiene su especificidad, algunos son más inclinados a dirigir, otros están más impulsadas por la inspiración artística, otros su tendencia es más científica, o religiosa, o esotérica, etc. La universalidad no consiste en volverlos uniformes, sino en despertarlos a la conciencia cósmica para que ejerzan plenamente su especificidad de manera luminosa y la humanidad pueda desarrollarse de forma armoniosa.

Desafortunadamente, en el nivel actual de la evolución, los seres humanos viven su especificidad de manera baja, por ejemplo, muchos de los que están inclinados a dirigir quieren el poder para sí mismos y así aparecen las dictaduras, muchos de los que tienen una vocación religiosa tienden al fanatismo, etc. Se podrían comparar a células parasitarias que no funcionan adecuadamente, lo que provoca que la humanidad en la actualidad esté enferma y aquejada.

A medida que los humanos evolucionan, van desarrollando su conciencia cada vez más hasta despertar a la realidad cósmica, en donde sienten en lo más profundo de su ser las verdades trascendentales del Universo: que TODO es LUZ, que el AMOR es la primera calidad de la Creación, que todos los SERES ESTÁN UNIDOS en su esencia. Entonces, conscientes de la verdad universal, van ejercer su especificidad de manera divina, para el bien de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada