Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

RENACIMIENTO, DESARROLLO Y MUERTE EN EL PARAÍSO (DEVACHAN)



« ¿Quién va a Devachan [“al Paraíso”]?

El Ego personal desde luego, pero beatificado, purificado y santificado.  Todo Ego – la combinación del [quinto], sexto y séptimo principios – [conocida como triada superior, ver características de los cuerpos sutiles], que después del periodo de gestación inconsciente [en el Kama-loka, la región sutil intermedia entre el cielo y la tierra] renace en Devachan, es por necesidad tan inocente y puro como un bebé recién nacido.

El hecho que haya renacido, muestra la preponderancia del bien sobre el mal en su antigua personalidad. Y mientras que el karma malo [que la persona ha generado] se hace a un lado por el momento para seguirlo en su futura reencarnación terrestre, él solo lleva consigo a su Devachan el karma positivo de sus buenas acciones, palabras y pensamientos. »
(Carta Mahatma 16, p100-101)

« El Ego una vez renacido en Devachan, retiene por un cierto tiempo, proporcional a su vida terrena, un recuerdo completo de su “vida espiritual”. » (CM24B, p187) Por su “vida espiritual” el maestro se refiere a los momentos importantes de su vida donde la persona sintió amor, aunque este se haya expresado en diferentes grados y maneras.

« El Amor y el Odio son los únicos sentimientos inmortales, los únicos sobrevivientes del naufragio de Ye-dhamma o mundo fenoménico [el mundo físico]. Imagínate a ti mismo entonces en Devachan, con aquellos que hayas amado con tal amor inmortal; con las escenas familiares intangibles conectadas con ellos como medio circundante, y un vacio perfecto para todo lo demás (relacionado con tu vida interior, social, política, literaria [, etc. que viviste durante tu vida terrenal]).

Y luego, de cara a esa existencia espiritual (puramente cognitiva), de esa felicidad pura, la cual en proporción a la intensidad de los sentimientos que la crearon, dura desde unos cuantos años, hasta varios miles. . . . Te parece ¡Espantosamente monótona! En lo más mínimo, te contesto.

¿Has experimentado monotonía durante digamos ese momento que entonces y ahora consideras como el momento de mayor felicidad que jamás hayas sentido? Desde luego que no. Pues bien, tampoco la experimentarás allí [en Devachan], en ese pasaje a través de la Eternidad en el que un millón de años no es más largo que un segundo.

Allí donde no hay consciencia de un mundo externo, no puede haber el discernimiento que marque las diferencias, de aquí que no haya percepción de los contrastes, de monotonía o de variedad; en resumidas cuentas nada, fuera de ese sentimiento inmortal de amor y de atracción simpatizante cuyas semillas son plantadas en el quinto [principio del hombre, su mental], cuyas plantas florecen exuberantemente en y alrededor del cuarto [principio del hombre, su naturaleza emocional], pero cuyas raíces tienen que penetrar profundamente en el sexto principio [del hombre, su naturaleza superior], para que puedan sobrevivir a los grupos inferiores. »
(Carta Mahatma 20C, p127)

« Y ahora bien, siendo Devachan un estado determinado y producido por su vida terrenal, el Ego no cae precipitadamente, sino que se sume gradualmente y por lentas etapas.

Con el primer albor en Devachan el Ego [personal purificado] vuelve a repasar una vez más la vida que vivió en la Tierra, desde su primer día de consciencia hasta su último. Desde el acontecimiento más importante hasta el más insignificante, todos [esos acontecimientos] se forman ordenadamente ante el ojo espiritual del Ego; solamente que a diferencia de los acontecimientos [que sucedieron] en la vida real, solo quedan de ella aquellos que son escogidos por el nuevo vividor [la misma persona, pero purificada, sin toda la naturaleza baja que tuvo durante su vida terrenal] adhiriéndose a ciertas escenas y actores, las cuales se quedan permanentemente, mientras que todas las otras se desvanecen para desaparecer para siempre [de su memoria] o para regresar a su creador: el cascarón.

Ahora trata de comprender esta ley sumamente importante debido a que es tan altamente justa y retributiva en sus efectos. A partir de la resurrección del pasado, nada permanece, salvo aquello que el Ego haya sentido espiritualmente y que fue desarrollado por y a través de sus facultades espirituales y vivido por ellas, ya sea amor u odio. Todo lo que estoy tratando de describir ahora, es en verdad indescriptible. »
(Carta Mahatma 24B, p187)

Yo lo interpreto así:
  • al morir la persona ve pasar toda su vida,
  • durante el estado de gestación en el Kama-loka, vuelve a repasar su vida, seleccionando los acontecimientos que marcaron a la persona. Todo aquello que en mayor o menor medida amó u odió, desechando el resto que no tuvo incidencia en ella. Ese resto va a la memoria del cascarón, y
  • al comienzo de Devachan, la persona purificada, vuelve a repasar la segunda revisión, seleccionando los momentos u anhelos felices más importantes para ella que servirán de base para su vida en Devachan.

En Devachan, el Ego personal purificado experimentará también un ciclo de juventud, crecimiento y vejez; es decir, el ímpetu ascendente de las energías psíquicas y mentales que lo llevaron a Devachan, la expansión de dichas energías y su gradual agotamiento.

« Cuando el período asignado por las fuerzas del alma ha concluido en Devachan, los hilos magnéticos que atan el alma a la tierra comienzan a ejercer su poder. El Sí se despierta de su sueño, es rápidamente guiado hacia un nuevo cuerpo, y justo antes del nacimiento, él ve por un instante todas las causas que le condujeron a Devachan y de vuelta a la nueva vida terrestre que está a punto comenzar, y sabiendo que todo es justo y que es el resultado de su propia vida pasada; no se queja, sino que de nuevo vuelve a tomar su cruz y otra alma ha vuelto a la tierra. »
(William Judge, El Océano de la Teosofía, cap13, p116) 


Nota: No deben imaginar ese renacimiento y desarrollo en Devachan como sucede en el plano físico, con el cuerpo de un niño que se va haciendo adulto. Es más bien un progresivo despertar de la conciencia a la vida devachánica.

Ver también:

6 comentarios:

  1. Perdon, me olvide de agradecer su lectura y su tiempo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Cid: Tengo 53 años y desde hace 13 años he llevado una vida en familia, rodeado del amor de mis hijos y de mi esposa, tratando de ser mejor persona. En este mismo periodo, me cuestione a mi mismo por todas las cosas que yo considero hice mal, desde mis 16 años hasta los 40. He tomado decisiones erròneas, he lastimado emocionalmente a personas que se habian portado bien conmigo e incluso me avergüenzo de otras malas acciones. No me cabe duda que me espera un juicio por mis malas acciones de las que debere responder, pero al mismo tiempo y a pesar de llevar una vida "sana" sencilla y, en la medida de mis posibilidades, espiritual, siento que, por mucho que haga estoy lejos, ya no de la "santidad", sino de evolucionar espiritualmente.
    ¿Como debo prepararme para cuando deje mi cuerpo, si yo mismo estoy convencido de haber hecho suficiente merito para no progresar espiritualmente?. Gracias por su tiempo y atencion.
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ángel, en el libro “La Respuesta del Ángel” dice que el verdadero arrepentimiento es al mismo tiempo el perdón (conversación 1 con Gitta).

      Esto no te libera del karma acumulado, pero sí te permite saldarlo de una manera constructiva. Y así por ejemplo, Pastor explica que individuos que fueron tiranos en sus vidas pasadas (quemando aldeas, matando gente inocente, etc.). Si entre tiempo tomaron conciencia de las atrocidades que cometieron y están sinceramente arrepentidos de lo que hicieron, pueden entonces transmutar su karma y en vez de reencarnar en su siguiente vida para ser ahora ellos la víctima, pueden en vez de eso, renacer como grandes humanistas que trabajan para impulsar la paz y la fraternidad.

      Esto lo detallo más en este capítulo:

      • ¿ESTÁ EL DESTINO PREDESTINADO?

      http://esoterismo-guia.blogspot.mx/2013/08/destino-futuro-avenir-predestinado.html

      Así es que como lo puedes constatar, uno tiene la posibilidad de cambiar su porvenir, sin importar lo que carguemos del pasado. Y si a esos individuos que hicieron tanto daño se les da la oportunidad de reparar sus acciones de manera positiva, ¿por qué a nosotros no se nos permitiría también saldar nuestras malas acciones de manera igualmente positiva?

      Ahora bien, ¿para qué esperar hasta la siguiente reencarnación?

      Muéstrales a “Allá arriba” tu buena predisposición ayudando de una vez en esta vida. Y no tienes que renunciar a tu dicha para ello. Simplemente apoya ya sea con un poco de tu tiempo o un poco de tu dinero a una asociación humanitaria que veas trabaja de manera sincera para hacer progresar a la humanidad. Y con eso ya les estás demostrando a los Seres de Luz de tu buena disposición. Y al mismo tiempo estás generando las condiciones para ayudarte a desarrollarte espiritualmente.

      Te mando un gran saludo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por tu respuesta. La Teosofia me sigue brindando respuestas que son valederas, tanto a nivel lògico como a nivel espiritual. Gracias por compartir tus conocimientos y mis felicitaciones por el blog, que abarca todas las cuestiones posibles del tema.

    ResponderEliminar
  4. Oye Cid una pregunta: ¿qué explicación da el esoterismo acerca de la conciencia, es decir, qué es la conciencia? Por otra parte, ¿a qué se refieren algunas personas espirituales cuando dicen que los humanos 'somos conciencia'?
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho que decir sobre la conciencia, pero de manera resumida se puede decir que la conciencia es la facultad de percibir (tanto los mundos externos como tu ser interno). Y mientras más vas evolucionando, más tu conciencia se va desarrollando.

      Y en algunas enseñanzas se dice que los humanos son conciencias porque es lo que queda de ellos cuando le quitas todas sus vestiduras (el cuerpo físico, el cuerpo energético, el cuerpo astral, etc.).

      Y es por eso que la Teosofía explica que los humanos en realidad son conciencias que disponen de siete “cuerpos” para interactuar en los diferentes planos de existencia.

      Eliminar