Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

KARMA: CAUSA Y EFECTO por David Pratt



(Observación: este artículo fue elaborado por el investigador David Pratt, quien se dio a la tarea de hacer una síntesis de lo qué es el Karma, recopilando para ello las explicaciones que él consideró más relevantes y que fueron hechas por varios instructores teosóficos. Y le agradezco mucho a Carlos por haberlo traducido y cuya versión original en inglés la puede leer aquí.)


« La palabra Karma proviene de la palabra sanscrita “karman”, la cual a su vez deriva del termino raíz “kri” que significa “hacer” o “realizar”.  Por lo tanto karma significa literalmente “haciendo” o “creando” y se refiere a un estado de acción.

Pero en un sentido más filosófico karma tiene un significado más profundo, el cual tiene que ver con lo que en español entenderíamos más acertadamente como “Consecuencia”.

Y la idea que hay detrás de esto es que cuando una entidad actúa, ella actúa generando un gasto de energía, y este gasto de energía que irradia el ser (dependiendo de su naturaleza e impacto que provoca sobre su medioambiente) trae posteriormente una reacción o rebote de esa acción.

Por consiguiente, la naturaleza reacciona con el impacto de la acción, y la combinación de estos dos (de la energía actuando sobre la naturaleza y de la naturaleza reaccionando con el impacto de esa energía) es lo que llamamos karma
. . .
Karma es por lo tanto la esencia de una cadena de causas extendiéndose desde el pasado para luego destinarse al futuro.
. . .
Pero no por eso karma debe de ser considerado como “fatalismo”, ni tampoco debe de ser considerado como “suerte”. Porque en esencia karma es simplemente el aprendizaje de la responsabilidad del libre albedrio, debido a que la entidad que hace una acción (ya sea espiritual, mental, psicológica, física u otra) es responsable de las consecuencias y efectos que surgen de esa acción y las cuales tarde o temprano regresan a su creador.

Y como todo está entrelazado, interconectado y unido con todo lo demás, otras entidades se encuentran afectadas necesariamente (en mayor o menor medida) por las causas o movimientos iniciados por una entidad individual.
. . .
Algunos ejemplos de esto son:

-      el karma familiar el cual afecta a los diferentes miembros de una familia,
-      el karma nacional que es la serie de consecuencias pertenecientes al país en donde se vive,
-      y también está el karma perteneciente a la raza de la cual uno es parte,
-      etc.

Sin embargo karma no puede ser visto ni como un castigo ni como una recompensa en el sentido ordinario de éstos términos. Porque es una acción infaliblemente justa por ser parte de las propias operaciones de la naturaleza, ya que toda acción kármica es trazada desde el corazón cósmico de la armonía la cual es el mismo concepto que la del espíritu consciente.

Por consiguiente la doctrina del karma es extremadamente consoladora y confortante para las mentes humanas porque indica que un hombre puede forjar su propio destino (y por ende indudablemente debe hacerlo).

El hombre puede formar o deformar su destino y cambiarlo tantas veces como él lo desee. Y actuando con las grandes y fundamentales leyes de la naturaleza, el hombre se coloca así mismo en sintonía o armonía con ello y por lo tanto él se convierte en un compañero de trabajo de la naturaleza del mismo modo que lo hacen los dioses. »
(Gottfried de Purucker, Glosario de Ocultismo, p.82-3)



« [Karma es] la suprema ley del universo, la fuente, origen e inicio de todas las otras leyes del universo que existen en la naturaleza. Karma es la infalible ley la cual añade el efecto a la causa en los planos físico, mental y espiritual del ser. Y es que ninguna causa permanece sin su respectivo efecto, desde lo más pequeño hasta lo más grande, desde un pequeño movimiento de tu propia mano, hasta la alteración más grande que se produzca a nivel cósmico.

Karma es por lo tanto esa ley invisible y desconocida, la cual ajusta sabia, inteligente y equitativamente cada efecto a su propia causa, denotando el propio resultado desde su propio inicio.
. . .
Y pese a que no sabemos con detalle cómo funciona karma, en cambio sí sabemos cómo trabaja y por consiguiente podemos definir y describir su modo de operación y de acción con exactitud.

Nosotros solo no conocemos su principal causa, exactamente como los filósofos modernos universales expresan: “la principal causa de todo es desconocida”.
. . .
Nosotros describimos karma como esa ley de reajuste, la cual siempre tiende a restaurar el equilibrio en lo desequilibrado, en lo físico, y la quebrantada armonía en el mudo moral.
. . .
Nuestras vidas actuales y sus circunstancias son el resultado directo de nuestros propios pasos y pensamientos en vidas pasadas. Pero nosotros, quienes no somos adeptos o videntes, no podemos conocer nada acerca de los detalles de karma.
. . .
La creencia en el karma es la mayor razón para la reconciliación con uno mismo en esta vida, y también es el mayor incentivo hacia un nuevo mejor renacimiento. »
(Blavatsky, La Clave de la Teosofía, p.201, 205, 216)



« El único decreto y orden del Karma (un decreto que es eterno e inmutable) es la Armonía absoluta en el mundo de la materia como en el mundo espiritual. No es por lo tanto karma el que recompensa o castiga, sino que somos nosotros mismos quienes nos premiamos o castigamos según actuemos, a través y junto con la naturaleza respetando las leyes de las que depende esa armonía, o bien sea quebrando dicha armonía.

Los caminos del karma no serían inescrutables si los hombres trabajaran en unión y armonía, en lugar de desunión y lucha. Pero debido a nuestra ignorancia de esas vías, una porción de la humanidad llama a los caminos del karma: “la Providencia” misteriosa e intrincada, mientras que una segunda porción de la humanidad ve en ellos la acción del “Fatalismo” ciego, y una tercera porción lo llama simplemente “Suerte” sin dioses ni demonios para guiarlos. Y todas estas ideas erróneas seguramente desaparecerían si atribuyéramos todo esto a su causa correcta.

Porque con el conocimiento correcto, o al menos con una convicción segura de que nuestros vecinos no trabajarán más para hacernos daño de lo que pensaríamos en dañarlos, dos tercios del mal del mundo se desvanecerían en el aire.

Si un hombre no hiciera daño a su hermano, Karma-Némesis no tendría ni motivo para trabajar ni armas para actuar. Ya que no hay un accidente en nuestras vidas, ni un día deformado, ni una desgracia, que no pueda remontarse a nuestras propias acciones en esta o en otra vida.

(En esto no estoy de acuerdo con Blavatsky porque el mal uso del libre albedrío puede también dañar a gente inocente y en esos casos el Maestro Kuthumi explica que karma no solamente va a regresar el daño al responsable sino que también va a recompensar a la victima inocente.)

Si uno rompe las leyes de la Armonía, uno debe estar preparado para caer en el caos que uno mismo ha producido. Por lo tanto, el hombre es él mismo su propio salvador así como su propio destructor y no necesita acusar al Cielo, o a los dioses, los destinos y la Providencia, de la aparente injusticia que reina en medio de la humanidad. »
(Blavatsky, La Doctrina Secreta 1, p.643-4)



« La Ley de Karma está inextricablemente entrelazada con la Reencarnación, y es sólo el conocimiento de los renacimientos constantes de una misma individualidad a lo largo del ciclo vital que nos pueden explicar el misterioso problema del Bien y del Mal y reconciliar al hombre con la terrible y aparente injusticia de la vida.
. . .
La ley del karma no predestina nada ni nadie. Existe desde y en la eternidad, ciertamente, porque es la ETERNIDAD misma. Y como tal, puesto que ningún acto puede ser igual a la eternidad, no se puede decir que actúa, porque es la ACCIÓN misma.

No es la ola que ahoga a un hombre, sino la acción personal del miserable, que va deliberadamente y se coloca bajo la acción impersonal de las leyes que gobiernan el movimiento del Océano.

El karma no crea nada, ni diseña. Es el hombre quien planea y crea causas, y la ley kármica ajusta los efectos. Pero esos ajustes no son un acto, sino una armonía universal, tendiendo siempre a reanudar su posición original, como una rama, que inclinada con demasiada fuerza, rebota con el vigor correspondiente.

Y si sucede que el individuo se disloca el brazo por tratar de doblar la rama de su posición natural, ¿diríamos que es la rama la que le lastimó el brazo, o fue su propia estupidez la que lo ha llevado a ese dolor?
. . .
Karma es una ley absoluta y eterna en el mundo de la manifestación porque el karma es uno con lo Incognoscible, y más precisamente es un aspecto en sus efectos en el mundo fenoménico. »
(Blavatsky, La Doctrina Secreta 2, p.303-6)



« Los que creen en el karma tienen que creer en el destino, el cual desde el nacimiento hasta la muerte, cada hombre se está tejiendo hilo por hilo alrededor de sí mismo como una araña hace su telaraña.

Y este destino es guiado ya sea por la voz celestial del prototipo invisible fuera de nosotros, o por nuestro más íntimo astral o interior (que es demasiado a menudo el genio malvado de la entidad encarnada llamada hombre) y ambos conducen al hombre exterior, pero uno de ellos debe prevalecer.

Y desde el principio de la aflicción invisible la severa e implacable ley de la compensación entra y toma su curso, siguiendo fielmente las fluctuaciones.

Y cuando el último hilo se teje, y el hombre aparentemente se envuelve en la red de su propia obra, entonces se encuentra completamente bajo el imperio de este destino hecho por sí mismo. Entonces se las arregla como la cáscara contra la roca inamovible, o lo lleva como una pluma en un torbellino levantado por sus propias acciones, y esto es - KARMA. »
(Blavatsky, La Doctrina Secreta 1, p.639)



« Incesante en su funcionamiento, el karma se sustenta en planetas, sistemas de planetas, razas, naciones, familias e individuos. Es la doble doctrina de la reencarnación.
. . .
Ninguna mancha o ser en el universo está exenta de la operación del karma, pero todos están bajo su dominio, castigados por el error, pero benéficamente guiados a través de la disciplina, el descanso y la recompensa, hasta las lejanas alturas de la perfección.
. . .
Aplicada a la vida moral del hombre, es la ley de la causalidad ética, la justicia, la recompensa y el castigo. Y es también la principal causa del nacimiento y del renacimiento, pero igualmente es el medio para escapar del ciclo de las reencarnaciones.

Y visto desde otro punto, karma no es más que un efecto que fluye de la causa, la acción y la reacción, resultado exacto de todo pensamiento y acto.
. . .
No es un ser sino una ley, la ley universal de la armonía que restablece sin descanso toda perturbación del equilibrio.
. . .
El karma es una ley benéfica completamente misericordiosa, implacablemente justa, porque la verdadera misericordia no es favor sino justicia imparcial.
. . .
Ningún acto se realiza sin un pensamiento en su raíz, ya sea en el momento de la ejecución o como conducente a ella. Y estos pensamientos están alojados en esa parte del hombre a la que hemos llamado “Manas” (la mente) y permanecen como vínculos sutiles pero poderosos con hilos magnéticos que enredan el sistema solar y por medio de los cuales se sacan varios efectos.
. . .
Karma es de tres clases:

Primero: aquello que no ha empezado a producir ningún efecto en nuestras vidas debido a la operación de otras causas kármicas. Y la persona que tiene un carácter amplio y de gran alcance y mucha fuerza sentirá la operación de una cantidad mayor de karma que una persona más débil.

Segundo: ese karma que ahora estamos haciendo o almacenando por nuestros pensamientos y actos, y que operará en el futuro cuando el cuerpo, la mente y el ambiente apropiados sean absorbidos por el ego encarnado en alguna otra vida, o cuando el karma obstructivo se elimina.
. . .
Tercero: ese karma que ha comenzado a producir resultados. Es el operante ahora en esta vida sobre nosotros por causas establecidas en vidas anteriores en compañía de otros egos. Y está en funcionamiento porque, adaptándose a las existencias de la familia, el cuerpo individual, el cuerpo astral y las tendencias raciales de la encarnación actual, se manifiesta claramente, mientras que el otro karma no pagado espera su turno regular.

Y estas tres clases de karma gobiernan a los hombres, animales, mundos y períodos de evolución.

[Las causas kármicas] operan sobre el hombre en su naturaleza mental e intelectual, en su naturaleza psíquica o de alma, y en su cuerpo y circunstancias. ... Y así como todas estas fases de la ley del karma tienen influencia sobre el hombre individual, así también operan sobre razas, naciones y familias.
. . .
Con la reencarnación, la doctrina del karma explica la miseria y el sufrimiento del mundo, y no queda espacio para acusar a la naturaleza de la injusticia.
. . .
La infelicidad individual en cualquier vida se explica así:
  • Es el castigo por el mal hecho en vidas pasadas (y la felicidad se explica de la misma manera ya que es el resultado de la bondad que manifestaron en vidas anteriores). 
  • O es disciplina asumida por el ego con el propósito de eliminar defectos o adquirir fortaleza y simpatía. ...
Y la base científica para la ética correcta se encuentra en éstas y en ninguna otra doctrina. »
(William Judge, El Océano de la Teosofía, p.100-9)



« Nadie más que un sabio o verdadero vidente puede juzgar el karma de otro. Por lo tanto mientras que cada uno recibe su merecido, las apariencias pueden engañar, y el nacimiento en la pobreza o el ensayo pesado no puede ser castigo para el karma malo, porque los egos encarnan continuamente en alrededores pobres donde experimentan dificultades y pruebas que son para la disciplina del ego y resultan en fuerza, fortaleza y simpatía. »
(William Judge, Ecos del Oriente 1, p.315)



« [Karma] significa acción y en su sentido más amplio es esa gran ley de la naturaleza reconocida por todos como la ley de causa y efecto (y no sólo en el plano físico, sino también en los planos mental y espiritual).
. . .
Todo el color moral del mundo cambiaría si los hombres creyeran en el karma en el ámbito moral tan firmemente como creen en su acción en lo físico.
. . .
El karma es la cosecha de la buena semilla que has sembrado, así como las malas hierbas, y aunque la cosecha (tanto del bien como del mal) puede demorarse mucho en llegar, pueden estar seguros que ese día llegará
. . .
Recordemos que hoy somos la suma de nuestros ayeres. El karma no es más destino que la cosecha de la semilla que hemos sembrado. Aprende a conocer su karma con igualdad de puntos de vista. Aprende de ella las lecciones que enseña y que tanto iluminan como bendicen.
. . .
El yo divino interior puede ejercer diariamente y a cada hora un poder inherente y directo para modificar los resultados del pasado. Podemos elevarnos sobre nuestro pasado, haciendo incluso a nuestros vicios, cuando se colocan bajo nuestros pies, piedras escalonadas a cosas más altas.
. . .
Aquellos que buscan excusarse de ayudar a los necesitados diciendo: "interferiría con su karma" no están viviendo correctamente. No pueden darse cuenta de la verdad de la Hermandad Universal; No pueden creer realmente que todos son parte de un gran todo y que un miembro del cuerpo no puede sufrir sin que los demás miembros también sufran.
. . .
Aunque los errores y las fechorías traen sufrimiento, eso no significa que todo el sufrimiento es causado por el pecado y el error. ... Por ejemplo, los ayudantes de la humanidad sufren "al retener con fuertes manos el pesado Karma del mundo". Pero en ese sufrimiento hay también un gozo triunfante por ayudar a los débiles y necesitados. Porque ayudar y compartir es de hecho la ley básica del universo.
. . .
La religión que solo corresponderá adecuadamente a nuestra naturaleza religiosa innata será un sistema universal de fraternidad humana basado en el conocimiento de que somos esencialmente divinos.  Un sistema que calentará nuestros corazones con el conocimiento de que no hay nada fuera de nosotros que nos pueda salvar o maldecir, y que somos nosotros mismos los únicos que debemos y podemos trabajar nuestra propia salvación. »
(Katherine Tingley, La Sabiduría del Corazón, p.82-4, 79)



« La doctrina del karma no es sino otra forma de expresar las múltiples y diversas actividades de la existencia de la Vida Universal (porque la acción del karma es universal). Tampoco podemos llamar karma consciente o inconsciente. No es ni bueno ni malo, nunca tuvo un principio, nunca tendrá un fin. Su acción en un sentido es puramente automática, pues se encuentra reducida a los principios finales, y no es sino el funcionamiento indirecto de la conciencia en el núcleo del núcleo de cada ser.
. . .
El karma se ha llamado a veces la “ley de la causalidad ética”, y en un aspecto puede de hecho ser así llamado. Pero tal frase trata sólo de una parte de las operaciones de la naturaleza y omite la mención del dominio universal o barrido de la actividad kármica.

El karma “gobierna” al llamado mundo “inanimado” tanto como lo hacen los corazones y las mentes de los hombres, y por supuesto cuando decimos “reglas” empleamos una fraseología popular.

Estrictamente, el karma no gobierna o dirige más que la acción automática del océano, el flujo y el reflujo de las mareas, pues el karma no es un poder originario exterior a la entidad o cosa que actúa. En lo que concierne a los individuos, es la conciencia interior de la entidad que actúa que origina y pone en movimiento la operación del karma.
. . .
La naturaleza es armónica en todas partes. Su corazón es la armonía misma, y una acción de una entidad en las huestes de seres animados que hacen la naturaleza, está sujeta a la reacción del peso circundante del universo sobre ella, moviéndose para restaurar el equilibrio perturbado por tal acción.

Y esta combinación de la acción de una conciencia originadora y una reacción sobre ella es karma. ... Por lo que no hay nada de fatalista en la doctrina del karma debido a que es acción que se origina en el libre albedrío y la conciencia de alguna entidad que induce la reacción de la naturaleza. »
(Purucker, H.P. Blavatsky: El Misterio, p.194-6)



« Todo es un agente del karma. Pero no piense que el karma sea una ley o entidad abstracta fuera de nosotros. Karma es lo que sea. ... Los elementales lo causan. Los seres humanos lo causan. Los dioses lo causan. Es el ajuste entre la acción y la reacción. Acción originada por y en alguna entidad, la reacción que permanece en las vidas circundantes que reaccionan contra el acto. Eso es todo lo que es. No existe tal cosa como el karma existente fuera de las entidades.
. . .
No hay “leyes de la naturaleza” aparte de las entidades que actúan. Es la entidad que actúa que produce u origina karma. El karma por lo tanto es la entidad misma en el último análisis. »
(Diálogos de G. de Purucker 3, p.46-7)



« Karma no es una ley hecha por algo o alguien. ... Es el hábito de la naturaleza universal y eterna, un hábito inveterado y primordial que funciona como un acto si es necesario y el cual es seguido por un resultado ineluctable, una reacción de la naturaleza en la que vivimos. »
(Purucker, Fundamentos de la Filosofía Esotérica, p.537, 158, y véase también p.172-3)



« Nosotros mismos somos nuestro propio karma. Y esto es precisamente lo que el Señor Buda quiso decir cuando dijo que no hay tal cosa como un alma personal o individualizada que sea eterna. Es el karma del hombre el que vive, el hombre mismo, la continuación de la cadena de causalidad que cualquier ser humano es. ... El hombre es su propio creador, su propio redentor. »
(Diálogos de G. de Purucker 1, p.402)



« Hay karma de muchas clases: mental, físico, emocional, vital, astral, físico. Y también hay karma individual o personal, así como karma colectivo. Tenemos que participar del karma del mundo, de nuestra raza, de nuestra familia, de nuestro sistema solar y de nuestro universo, porque nos hemos puesto donde estamos (nadie más lo ha hecho más que nosotros).
. . .
Cuando el hombre ha llegado a la casi-divinidad porque se ha unido a la naturaleza divino-espiritual de su propia jerarquía, ya no está bajo el dominio del campo general de la acción kármica en esa jerarquía. Sino que se ha convertido en maestro de su vida porque es un agente de sus más íntimos impulsos y mandatos. Así es que un hombre puede elevarse por encima de la esfera kármica en la que se encuentra, mientras permanece dentro del karma jerárquico del Ser cósmico. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.413-4)



« Todo es fruto de una causa precedente, y esta causa precedente no puede tocar a ningún individuo a menos que ese individuo sea el productor de esa causa, originalmente o íntimamente relacionada con la producción de esa causa.
. . .
El Karma gobierna todas las cosas con justicia infinita, porque es el establecimiento de la ley de la armonía, y nosotros con nuestro débil entendimiento humano no siempre podemos ver fácilmente cómo el karma lo hace.

Por ejemplo, cuando una cosa está pasada y hecha digamos hace diez millones de años, la armonía puede ser restablecida diez millones de años más tarde. Pero debemos recordar que nuestras concepciones del tiempo son pertinentes a la esfera del tiempo en que vivimos.

(Aquí me da la impresión que Purucker exagera con el plazo que él da para que el equilibrio kármico se restablezca. Sin embargo el Maestro Pastor explicó que seguido el karma negativo se paga en las siguientes vidas porque los ángeles del karma se esperan a que los humanos hayan evolucionado lo suficientemente para que el regreso del karma no solamente sea punitivo sino sobretodo pedagójico.)
. . .
Hay una justicia tan absoluta en este universo que un acto no puede ser cometido, un pensamiento pensado, o una emoción experimentada, sin sus debidas y ordenadas consecuencias.
. . .
Cuando vemos que algo sucede y no lo podemos entender, nosotros decimos que es un accidente, pero eso es simplemente expresar nuestra ignorancia de lo que sucedió en el pasado. Sin embargo no nos podría haber sucedido ese evento, si no hubiéramos efectuado ese otro hecho en el pasado (ya sea en esta vida o en alguna otra vida) creando así las causas que produjeron la fructificación de ese evento presente.
. . .
O es esto, o vivimos en un mundo loco sin ley ni orden, y donde el azar y la casualidad y los accidentes pueden suceder. »
(Purucker, Estudios de Filosofía Oculta, p.296-7)

(Aquí no estoy de acuerdo con Purucker porque el propio Maestro Kuthumi explica que también los accidentes suceden y que han una parte de azar en los acontecimientos. Sin embargo también es cierto que el azar y los accidentes tienen un porcentaje mucho menor en el destino de los humanos de lo que la gente piensa.)



« Karma significa: lo que siembras cosechas. No otra cosa. … Somos el resultado de nuestro pasado. ... No puedes borrar un día o un año o un mes de ese pasado. Y lo que hacemos en nuestra vida presente determinará el estado de conciencia que tendremos después de la muerte y lo que seremos en nuestra próxima vida y vidas sucesivas. ... Por lo tanto todo está presente en ti en tu presente. »
(Purucker, Estudios de Filosofía Oculta, p.350)



« Cuando un pensamiento ha sido proyectado de la mente, es imposible retirar la energía con la cual lo hemos cargado; Pues entonces ya es un ser elemental, comenzando su viaje ascendente. Sin embargo si los pensamientos "neutralizadores" de un carácter opuesto son inmediatamente enviados y los dos se fusionan y los efectos de los malvados se hacen “inofensivos”.
. . .
Por lo tanto generando un pensamiento noble o haciendo una buena acción, después de haber tenido un impulso negativo, aunque no podemos deshacer el mal pensamiento o la acción que tuvimos. En cambio sí podemos hacer menos dañino el mal que nuestro pensamiento o acto negativo provocó. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.35-6)



« Tanto la salud como la enfermedad son kármicamente las consecuencias de los caracteres y tendencias que nosotros mismos hemos impresionado sobre los átomos de vida que componen las diversas envolturas en las que los egos humanos nos vestimos durante la vida terrenal: impresionados por nuestros pensamientos, sentimientos, deseos y hábitos.
. . .
La enfermedad por lo tanto es la elaboración del karma porque todo lo que llega a un hombre es la consecuencia, el florecimiento, de semillas sembradas en el pasado.
. . .
Es esa forma de egoísmo llamada “pasión” la causa fructífera de la enfermedad (y esto sin importar que ese egoísmo sea producido de manera consciente o inconsciente).

La pasión violenta no conquistada, como el odio, la ira, la lujuria, etc. Cualquier pasión, mental o física, Sacude la constitución inferior del hombre. ... Y la enfermedad debe entenderse como un proceso de purificación porque al final será una purificación.
. . .
En realidad, las enfermedades son advertencias para reformar nuestros pensamientos y vivir de acuerdo con las leyes de la naturaleza. »
(Purucker, La Fuente origen del Ocultismo, p.403-6)

(Aquí estoy parcialmente de acuerdo con Purucker porque si bien es cierto que en gran medida las enfermedades que tenemos son causadas por los desequilibrios que nosotros mismos nos creamos, también es cierto qua hay un pequeño porcentaje de enfermedades que se deben por otras causas.)



« Amargos son siempre los frutos de la retribución, porque no hay escapatoria de las consecuencias de un acto ya efectuado, de un pensamiento ya pensado, o de una emoción ya liberada.

Porque exactamente lo que sembráis, vosotros cosecharéis hasta que a través de amargas experiencias se aprenda la lección fundamental de la vida, que es el acercamiento del yo a una armonía cada vez mayor con el Universo. »
(Purucker, La Tradición Esotérica, p.357)



« No permitas que el fruto del buen karma sea tu motivo. Para tu karma, bueno o malo, siendo uno y la propiedad común de toda la humanidad, nada bueno o malo puede sucederte que no sea compartido por muchos otros.  Y de ahí que tu motivo, siendo egoísta, sólo pueda generar un doble efecto, bueno y malo, y anulará tu buena acción, o la convertirá en beneficio de otro humano.
. . .
No hay felicidad para quien siempre está pensando en sí mismo y olvidándose de todos los demás.

El universo gime bajo el peso de tal acción (karma), y nada menos que el karma sacrificado lo libera … (o como los dioses cuando encarnados lo hacen).

Sientan ustedes mismos los vehículos de toda la humanidad, la humanidad como parte de ustedes mismos, y actúen en consecuencia. »
(Escritos Coleccionados de Blavatsky 11, p.168-9, citación de los maestros)



« Tu nueva vida será el resultado exacto de tus obras en tu vida anterior. Nadie puede escapar del castigo de sus pecados, como tampoco puede escapar de la recompensa de sus virtudes. Y eso es la ley del karma. Debes seguir renaciendo hasta llegar al Nirvana. »
(Escritos Coleccionados de Blavatsky 8, p.403)



« Nuestra filosofía tiene una doctrina del castigo tan severa como la del más rígido calvinista, sólo que mucho más filosófica y consistente con la justicia absoluta, ya que ningún acto (ni siquiera un pensamiento negativo) quedará impune. Y este último más severamente incluso que el primero, debido a que un pensamiento es mucho más potencial en la creación de resultados malos que incluso un hecho.

Creemos en una ley infalible de retribución, llamada Karma, que se afirma en una concatenación natural de causas y sus resultados inevitables. ... Y también creemos que Karma es una justicia estricta e imparcial.

Nuestra idea de la Deidad Universal (representada por el karma) es que es un poder que no puede fallar, y por lo tanto no puede tener ni ira ni misericordia, sólo la equidad absoluta, que deja cada causa, grande o pequeña, en efectos inevitables.
. . .
Un hombre que, creyendo en el karma y a pesar de ello se venga y se niega a perdonar toda herida (haciendo así el mal) es un criminal y sólo se lastima a sí mismo.

Y como el karma está seguro de castigar a aquel que hizo el daño primero, ese hombre que tratando de infligir un castigo adicional a su enemigo, él que en lugar de dejar ese castigo a la gran Ley le agrega su propio acto, sólo engendra una causa para el futuro, la cual será una recompensa para su propio enemigo y un castigo futuro para sí mismo. »
(Blavatsky, La Clave de la Teosofía, p.140, 199-200)



« Compare nuestras visiones teosóficas sobre el karma, la ley de la retribución, y diga si no son más filosóficas y justas que el dogma cruel y tonto que hace de “Dios” un demonio insensato. La afirmación injusta que sólo los "elegidos" serán salvos, y los demás condenados a la perdición eterna.
. . .
La doctrina de la expiación es un dogma peligroso que le hace creer a la gente que no importa cuán enormes sean sus crímenes contra las leyes de Dios y del hombre, sólo se tiene que aceptar el sacrificio de Jesús por la Salvación de la humanidad y su sangre los lavará de toda mancha.
. . .
¡Vean cómo está el equilibrio de la justicia cristiana!

Los asesinos matan a sus víctimas y en la mayoría de los casos, sin ni siquiera darles tiempo para invocar a Jesús. Y estos tal vez murieron pecadores, y de acuerdo con la lógica teológica, están condenados. Pero en cambio el asesino es encarcelado y al pronunciar las palabras “encantadas” de conversión, ya se vuelve un hijo redimido de Jesús!!!
. . .
Si seguimos el razonamiento de la Iglesia Católica, casi podríamos decir de manera absurda que ese hombre hizo bien en asesinar por así obtuvo la felicidad eterna. »
(Blavatsky, La Clave de la Teosofía, p.215, 223, 225-6)



« Si podemos hacer el bien a nuestros semejantes, ese es su buen karma y el nuestro también. En cambio si tenemos la oportunidad de conceder beneficios a otros y nos rehusamos a hacerlo, entonces ese es nuestro mal karma porque descuidamos la oportunidad de ayudar a otros.

Los Maestros escribieron una vez que no debemos pensar en nuestro karma bueno o malo, sino que debemos hacer nuestro deber en cada mano y en cada oportunidad, sin tener en cuenta lo que pueda beneficiarnos para nosotros.
. . .
Y es porque estamos unidos en una sola bobina de karma y debemos esforzarnos siempre por buenos actos, buenos pensamientos y altas aspiraciones, para levantar un poco del pesado karma del mundo (y del cual el nuestro es parte).

De hecho, ningún hombre tiene ningún karma suyo propio que no sea compartido por otros y compartimos cada uno en el karma común y cuanto antes lo percibamos y actuemos en consecuencia, mejor será para nosotros y para el mundo. »
(William Judge, Ecos del Oriente 2, p.232)



« La unidad indisoluble de la raza exige que nosotros debamos considerar los problemas de cada hombre como parte de nosotros mismos, porque siempre hemos sido unidades en la humanidad y colaborando en mayor o menor medida a crear las condiciones que causan el sufrimiento. »
(William Judge, Ecos del Oriente 2, p.294)



« Karma no debe ser mal interpretado que debemos permanecer siempre pasivos o sin compasión cuando otros sufren o están en peligro, en la súplica totalmente falaz que:

"Oh, es solamente su karma..."

Karma expondrá cada átomo de retribución por la actitud pasiva de aquel que permanece ocioso cuando otro necesita ayuda. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.420)



« No hay momento en que un ser humano no sea un agente de karma, porque en cada acto y pensamiento estamos llevando a cabo karma, ya sea haciendo karma nuevo, o experimentado karma antiguo, o recibiendo los efectos del karma de otras personas.
. . .
Y si asumes administrar el castigo considerándote un agente kármico, es más que posible que simplemente estés satisfaciendo algún viejo enojo o malestar ... Por lo tanto, es más caritativo, más sabio, más amable y más teosófico seguir las palabras de Jesús, Buda, y las huestes de otros Maestros que nos remiten a perdonar a nuestro hermano “setenta veces en siete ocasiones”.

Lo que nos dice que la caridad cubre una multitud de pecados y que nos advierte contra la auto-justicia que podría inducirnos a presumir que hemos sido levantados desde la fundación del mundo para corregir los abusos en las acciones de otros hombres en lugar de atender a nuestro propio deber. »
(William Judge, Ecos del Oriente 2, p.310-11)



« No hay suerte ni fortuidad en el universo, y si algo nos pudiera suceder a nosotros mismos de que no estábamos de alguna manera, cerca o lejos, preocupados o que no nos originamos, entonces habría una injusticia grave, una crueldad fortuita, y terreno para la desesperación.

Hacemos nuestras vidas grandes o malas, por lo que pensamos, sentimos, deseamos y por lo tanto hacemos. Sólo el hombre físico con su alma humana sufre una retribución karmica "inmerecida" por lo que el ego reencarnante hizo en otras vidas. Pero para este sufrimiento "inmerecido", la naturaleza ha proporcionado una amplia recompensa en los interludios devachánicos especiales entre vidas. »
(Purucker, La Tradición Esotérica, p.246, véase 265-78)



« Es imposible que cualquier persona sufra o disfrute de cualquier cosa excepto por medio del karma, y si estamos en familias, naciones o razas, y por lo tanto sufrimos y disfrutamos por causas generales, todavía es debido a nuestro propio karma que nos lleva a ese lugar.

En sucesivas encarnaciones somos recompensados ​​o castigados según el mérito o demérito de las vidas precedentes, y dondequiera que se declare en los libros teóricos que la gente es "recompensada por el sufrimiento inmerecido" siempre se refiere al hecho de que una persona no lo hace a sí misma percibir cualquier conexión entre el sufrimiento o la recompensa y su propio acto.

Consecuentemente en el Devachan, él se hace por sí mismo lo que considera una recompensa completa por cualquier supuesto sufrimiento inmerecido, pero en su vida sobre la Tierra recibe sólo aquello que merece, ya sea felicidad o lo contrario. »
(William Judge, Ecos del Oriente 2, p.316)



« Si [una persona] estuviera plenamente iluminada, por supuesto vería que todo lo que le ha sucedido es justo, y no existiría ningún sufrimiento inmerecido en ese caso. »
(William Judge, Ecos del Oriente 2, p.320)



« Si es injusto ser castigado por hechos que no recordamos, entonces también es injusto ser recompensado por otros actos que han sido olvidados. »
(William Judge, El Océano de la Teosofía, p.84-5)



« En realidad no hay karma inmerecido, pero hay sufrimiento inmerecido en varias partes de nuestra constitución. Y para ilustrarlo: consideremos el libre albedrío.

Supongamos que yo entamo un nuevo camino en la vida porque recibo una inspiración y por consiguiente cambio todo mi curso de conducta.

¿Puedo hacer esto sin recibir reacciones?

Por supuesto no, debido a que muchos de esos efectos no son planeados deliberadamente por mí, y en este sentido el cuerpo recibe un sufrimiento inmerecido. E incluso la mente puede recibir sufrimiento que ella, como el vehículo de la mente, no merece. Y visto de esta manera siempre estamos recibiendo un sufrimiento inmerecido. Pero de todo lo que aprendemos, eso nos hacemos más fuertes y evolucionamos más rápidamente.
. . .
No hay tal cosa como karma inmerecido si queremos decir incausado en algún momento en el pasado por el individuo a quien se le produce. ... Sin embargo, hay una aparente injusticia en el sufrimiento que sin duda experimenta cada personalidad, en el sentido de que debe enfrentarse a los resultados de las malas acciones de su yo predecesor que no hizo su yo actual.
. . .
Incluso el sufrimiento de los animales, ya sea debido a la crueldad o negligencia humana, o a otras causas tales como ser atacado por otros animales, es karma.
 . . .
Su karma es en gran medida aparentemente injusto porque no han ganado, moralmente hablando, el sufrimiento que soportan. ... Pero las bestias no están totalmente libres de la responsabilidad kármica, pues toda mónada psico-astral -el centro en torno al cual se construye el cuerpo-bestia- es el reflejo de una mónada espiritual que sale de eternidades pasadas de manvantaras en las que esa mónada espiritual se hizo karma no agotado cuando esos manvantaras terminaron.

Y por consiguiente, estas mónadas han entrado en el presente manvantara con estas distantes manchas kármicas impresas en el tejido mismo de su ser.  Y la misma observación se aplica a la planta ya los reinos minerales.
. . .
Los sufrimientos inmerecidos de los animales se pueden atribuir a dos causas:

-      en primer lugar, las acciones realizadas por ellos en esta o en alguna vida anterior,
-      y segundo, las cosas que hicieron en un anterior manvantara solar.

Pues incluso los animales han sido entidades autoconscientes en un antiguo manvantara, que debía ser menos evolucionado que éste. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.416-9)

(Aquí no estoy de acuerdo con Purucker y concuerdo más con el Maestro Pastor quien dice que los animales generan muy poco karma porque ellos son guiados por lo que les dicta la naturaleza y no por una conciencia capaz de distinguir entre lo que es correcto y lo que es incorrecto, como es el caso en los humanos.)



« Cuando [un ego] está listo para reencarnar, se dibuja psicomagnéticamente, instintivamente si se quiere, a la familia, al útero, más simpático a su ritmo vibratorio.
. . .
Por consiguiente no son los padres quienes dan los rasgos al niño, sino es el niño el portador de estos rasgos dentro de sí mismo, y que es atraído por la simpatía de las tasas de vibración a los padres que le darán un cuerpo mejor equipado para expresar el carácter que ya posee en potencia.

(Yo considero que los padres también influyen pero en mucho menor medida de lo que se piensa usualmente.)
. . .
¿Cómo es que los hijos nacidos de los mismos padres a veces difieren no sólo en pequeño grado, sino incluso en grados muy notable?
. . .
A veces sucede (y esto es una paradoja) que antipatías fuertes realmente se atraen entre sí.
. . .
Cuando un hombre muere, lleva consigo a los mundos invisibles la esencia de ese carácter que había estado construyendo para sí en la vida que acaba de terminar y en otras vidas antes de eso. Y estos atributos son llamados sus skandhas.
. . .
Y la entidad reencarnadora los atrae de nuevo a ella a medida que desciende de nuevo a través de los portales del nacimiento, y a medida que el niño crece gradualmente se manifiestan como su personalidad.
. . .
En el último análisis vemos que el hombre hereda de sí mismo. La herencia es el carácter y el carácter es la herencia. E incluso en el caso de la herencia puramente física, se puede decir que el hombre hace su propio cuerpo, los padres simplemente proveen el taller y en cierta medida los materiales con los que se construye.

Por consiguiente, la entidad encarnadora es el poder directivo detrás de las escenas, mientras que el medio ambiente es simplemente el campo magnético que hemos elegido en el que mejor podemos resolver los aspectos de carácter que son los "dominantes" para esa encarnación particular.
. . .
El hombre tiene libre albedrío. ... Él está construyendo ahora cuál será su personaje en su próxima encarnación. ... Él es así su propia herencia, su propio carácter y su propio karma. »
(Purucker, El Hombre en Evolución, p.227-30)



« Todo ser humano tiene más que una mera herencia física, ya que también tiene una herencia astral, psíquica, intelectual, espiritual y en verdad, divina. Siendo hijo de sí mismo y siendo en la actualidad el padre de lo que será en el futuro, su herencia es simplemente la resultante de la cadena de causación que fluye de lo que él era antes en cualquier plano. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.395)



« Hay un órgano en el cerebro a través del cual actúan las energías elementales kármicas instando a un individuo en este o aquel camino de acción y pensamiento y emoción. Esto se ha llamado el "tercer ojo", o el "ojo de Shiva", y físicamente es la glándula pineal (ver la Doctrina Secreta 2:302).
. . .
No somos más que una expresión de nosotros mismos, de nuestro karma en todos los planos, tallamos nuestro propio futuro como tenemos nuestro presente y pasado. Lo hacemos por voluntad, por elección, por discriminación (todos pertenecientes a la parte superior de nosotros que funciona de la mejor manera posible a través de su propio órgano: la glándula pineal).

Y esto, como se ha dicho, está tan indisolublemente conectado con el karma como lo está con cada uno de nosotros, registrando pasos sucesivos en la elección y la discriminación, o la falta de éstos. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p.411-2)



« La palabra lipikas significa los "escribas ". Y místicamente, ellos son los grabadores celestiales, y están íntimamente conectados con el funcionamiento del karma, del cual ellos son los agentes.

Los eres de esta jerarquía divina son los grabadores kármicos o analizadores, que imprimen en nosotros (invisibles) tabletas invisibles de la luz astral ("la gran galería de imágenes de la eternidad"), un registro fiel de todo acto, e incluso pensamiento, del hombre y de hecho De todas las otras cosas y entidades de todo lo que fue, es o será siempre, en el universo fenoménico (ver la Doctrina Secreta 1:104).

Su acción, aunque gobernada estrictamente por la conciencia cósmica, es sin embargo, rígidamente automática porque su trabajo es tan automático como lo es la acción del mismo karma. ... Y es por ello que en cierto sentido tal vez sea mejor llamarlo las energías cósmicas. »
(Purucker, Glosario de Ocultismo p.91, y ver también: La Fuente Origen del Ocultismo, p.216-9)



« [Narada] es el misterioso poder inteligente que guía, impulsa y regula el ímpetu de los ciclos, kalpas y eventos universales. Él es el ajustador visible del karma en una escala general. Él es el inspirador y el líder de los más grandes héroes de este manvantara. »
(Blavatsky, la Doctrina Secreta 2, p.48)



« A veces eclipsa a los hombres del propio temperamento psicológico, espiritual, intelectual e incluso físico y trabaja a través de ellos. Estos son hombres de destino.

Ellos no pueden ser en sí mismos hombres buenos, sino que son usados como instrumentos y herramientas para llevar a cabo ciertas cosas que están en el vientre del tiempo y deben salir.

Y debe haber una guía espiritual para poder ver que la realización de estos acontecimientos tendrá lugar sin el naufragio completo de la humanidad.

Esta es la obra de Narada: un protector de la humanidad y también un vengador.
...
Narada es simplemente el agente del destino kármico que provoca, por ejemplo, la ruptura de viejas condiciones cristalizadas que se están convirtiendo en un opiáceo espiritual para la humanidad, o detener las cosas que amenazan con dañar a la humanidad.
. . .
En otras palabras, Narada es una especie de Shiva, destructor y regenerador, pero sus destrucciones son siempre beneficiosas, y siempre está del lado de la libertad, de la justicia absoluta y del progreso.
. . .
Él es un arcángel del destino, o un Dhyan-Chohan guiando los pasos de la humanidad a través de la tribulación y sufriendo de su propia locura, hacia la libertad, la sabiduría y el amor. »
(Purucker, La Fuente Origen del Ocultismo, p. 690-5)


« Chafe no en el karma, ni en las leyes inmutables de la naturaleza. Pero luchar sólo con lo personal, lo transitorio, lo evanescente y lo perecedero. Ayudar a la naturaleza y trabajar con ella. Y la naturaleza te considerará como uno de sus creadores y hará reverencia.
. . .
Siembra actos bondadosos y cosecharás sus frutos. La inacción en un acto de misericordia se convierte en una acción de un pecado mortal.
. . .
¿Deberías abstenerte de la acción?

No así ganará tu alma su libertad. Para alcanzar el Nirvana uno debe alcanzar el conocimiento de sí mismo, y el auto-conocimiento es de las acciones amorosas del niño.
. . .
Si quisieras cosechar paz y descanso dulces, discípulo, siembra con las semillas de merecer los campos de futuras cosechas.
. . .
Aprendan que ningún esfuerzo, ni el más pequeño, ya sea en la dirección correcta o errónea, puede desaparecer del mundo de las causas. En el humo perdido no queda sin trazos.

"Una palabra dura pronunciada en vidas pasadas, no se destruye, pero siempre vuelve otra vez".

La planta de pimienta no dará a luz rosas, ni la estrella de plata dulce de jazmín a la espina o cardo.

Puedes crear este día tus posibilidades para tu mañana. Y en el “Gran Viaje”, las causas sembradas cada hora llevan cada cosecha de efectos, porque la justicia rígida gobierna al mundo. Con el poderoso barrido de la acción jamás errante, trae a las vidas de los mortales, la progenie kármica de todos nuestros pensamientos y hechos anteriores.

 Tómate pues, tanto como te merece el mérito, oh tú de corazón paciente. Estén de buen humor y descansen contentos con el destino. Tal es tu karma, el karma del ciclo de tus nacimientos.
. . .
 El devoto egoísta vive sin propósito. El hombre que no pasa por su trabajo designado en la vida - ha vivido en vano. Sigue la rueda de la vida. Seguir la rueda del deber de la raza y del parentesco, el amigo y el enemigo, y cerrar la mente a placeres como a dolor. Escape de la ley de la retribución kármica. Gana siddhis para tu futuro nacimiento. »
(Blavatsky, La Voz del silencio, p.14, 31-2, 34-6)



« Si la acción de uno reacciona en la vida de todos, entonces es sólo por todos los hombres que se convierten en hermanos y todas las mujeres en hermanas y por todos practicando en su cotidianidad la verdadera hermandad, que se encuentra en la raíz de la elevación de la raza, esto siempre se puede alcanzar.

Es esta acción e interacción, esta verdadera fraternidad y hermandad, en la que cada uno vivirá para todos y para todos, uno de los principios teosóficos fundamentales que todo teósofo debe estar obligado no sólo a enseñar sino a llevar a cabo en su vida diaria.
. . .
En todos los casos concebibles, él mismo debe ser un centro de acción espiritual, y de él y su propia vida individual diaria deben irradiar aquellas fuerzas espirituales superiores que solo pueden regenerar a sus semejantes.
. . .
El individuo no puede separarse de la raza, ni la raza del individuo. La ley del karma se aplica igualmente a todos, aunque todos no están igualmente desarrollados. Al ayudar en el desarrollo de otros, el teósofo cree que no sólo les está ayudando a cumplir su karma, sino que también está, en el sentido más estricto, cumpliendo con lo suyo.

Es el desarrollo de la humanidad, de la cual tanto él como ellos son partes integrantes, que siempre ha tenido en cuenta, y sabe que cualquier fracaso de su parte para responder a lo más elevado dentro de él, retrasa no sólo a sí mismo sino a todos en su progresiva marcha.
. . .
Cada acción mezquina y egoísta nos envía hacia atrás y no hacia delante, mientras que cada pensamiento noble y cada acto desinteresado son escalones para los planos superiores y más gloriosos del ser.

Si esta vida fuera toda, entonces en muchos aspectos sería realmente pobre y mezquina. Pero considerada como una preparación para la siguiente esfera de la existencia, puede ser usada como la puerta de oro a través de la cual podemos pasar, no egoístamente y solo, sino en compañía de nuestros semejantes, a los palacios que están más allá. »
(Blavatsky, La Clave de la Teosofía, p.234, 236-7)



(Nota: en lo personal siento que los instructores teosóficos explican de una manera muy complicada, pero aún así vale la pena leerlos porque al haber sido instruidos más directamente por parte de los maestros de sabiduría, ellos tienen las explicaciones más genuinas. Y posteriormente voy a escribir un capítulo resumiendo, simplificando e ilustrando todo lo que dijeron sobre el karma.)



Bibliografía

·        Dialogos of G. de Purucker, TUP, 1948
·        Echoes of the Orient, W.Q. Judge, PLP, 1975-87
·        Fountain-Source of Occultism, G. de Purucker, TUP, 1974
·        Fundamentals of the Esoteric Philosophy, G. de Purucker, TUP, 2nd ed., 1979
·        H.P. Blavatsky: The Mystery, G. de Purucker, PLP, 1974
·        Man in Evolution, G. de Purucker, TUP, 2nd ed., 1977
·        Occult Glossary, G. de Purucker, TUP, 2nd ed., 1996
·        Studies in Occult Philosophy, G. de Purucker, TUP, 1945
·        The Esoteric Tradition, G. de Purucker, TUP, 3rd ed., 2011
·        The Key to Theosophy, H.P. Blavatsky, TUP, 1972 (1889)
·        The Ocean of Theosophy, W.Q. Judge, TUP, 1973 (1893)
·        The Secret Doctrine, H.P. Blavatsky, TUP, 1977 (1888)
·        The Voice of the Silence, H.P. Blavatsky, TUP, 1976 (1889)
·        The Wisdom of the Heart, Katherine Tingley, PLP, 1978

Abreviación de las casas editoriales:

-      TUP: Theosophical University Press
-      PLP: Point Loma Pubns




17 comentarios:

  1. Muchas Gracias.Cid! El concepto del Karma que me hiciste conocer en este blog . Me hizo mucho conocer,comprender y consolar las duras experiencias que he vivido durante mi infancia ,niñez y adolescencia . Y tengo que agradecerle mucho por su labor .Ya que hoy en día en este presente he podido estar en Paz y prácticamente todos los problemas del pasado los he ido solucionando y que ahora en estos momentos estoy "pasando la pagina ". Un Saludo Cid desde Perú :) !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucho gusto que mi trabajo te haya servido :)

      Eliminar
  2. Leyendo lo de las enfermedades causadas por el karma, me vino a la cabeza la calvicie, ¿podría ocasionarse por el karma?, se que me responderás que quizá se deba a la alimentación, los productos químicos, etc, pero en la antigüedad también había calvicie, además ¿por que sólo afecta a una parte concreta de la cabeza?, es muy curioso, no afecta al resto del pelo del cuerpo, parece como una especie de castigo para restar belleza a los hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco si la calvicie tiene causas ocultas (aunque lo más probable es que si las tenga). Pero lo que explica el esoterismo es que generalmente una enfermedad puede ser producida por varias causas y entre ellas usualmente también se encuentra el karma, aunque no siempre se deba a ello.

      Eliminar
  3. Hola sid, Creo que la filosofía de sidharta es muy sutil y vasta aún todavía; y hay que tener en cuenta que no solo era un gran filósofo sino un gran adepto, y por lo tanto cuando habla del atman, muchos creen que niega que el atman exista, cuando en realidad en los sutras el no lo niega ni lo afirma (ya que en la antigüedad el hinduismo ortodoxo creía en una entidad pura diferente del ser y autoxistente) y concibiendo al Ser como un complejo multifactorial de principios/causas interrelacionadas entre si no podría decirse que el atman (la naturaleza más sutil,el espíritu, la esencia) sea diferente de si mismo,aparte de que el negaba las perspectivas nihilistas o fatalista absolutas ya que ambas son perspectivas de la conciencia/mente y por lo tanto limitadas para expresar la verdadera naturaleza del Ser. Excelente blog, saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu precisión e igualmente cordiales saludos.

      Eliminar
  4. ¡Que artículo tan interesante! David pratt hace siempre unas labores de investigación y recopilación magníficas, y sin duda, este articulo ha ayudado a aumentar mi comprensión sobre el karma. En occidente el tema del karma se ha vuelto algo muy popular, y la mayoría de gente que sabe algo sobre el tema, creen que karma es que haces cosas malas y te suceden cosas malas o haces cosas buenas y te suceden cosas buenas, sin embargo, karma es algo mucho más profundo y misterioso, y ni siquiera los maestros alcanzan a su total comprensión.

    También veo ,sin embargo, que David pratt cita mucho G de purucker, y yo no lo consideraría una fuente fiable, pues se inventó muchas cosas que están en contra de la T. Original, y ya es no es fácil saber que es falso y que no en sus escritos.

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Una pregunta, ¿que clase de karma produce el acoso escolar? Ya sea para victimarios o uno que tuvieran las victimas, si es que hubiera.

    ¿tu que opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acuérdate de lo que dijo Jesús:

      - “Aquel que mata por la espada, morirá por la espada.”

      Y esto significa que el karma se te regresa de manera parecida a las acciones que lo generan. Por lo tanto podemos intuir que aquel que abusa de los demás, en el futuro él mismo sufrirá un abuso parecido (proveniente por ejemplo de su jefe o de alguien más fuerte que él).

      Eliminar
  6. Y el chaval que ha sufrido el acoso escolar ¿también habría abusado de alguien en otras vidas?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesariamente, e incluso yo sospecho que la mayoría de los abusos escolares que suceden actualmente, no se deben porque las victimas hayan abusado en sus vidas pasadas, sino simplemente porque vivimos en una sociedad muy egoísta en donde muchos individuos aprovechan para agredir a otros cuando tiene la posibilidad de hacerlo.

      Y esto crea nuevas cadenas kármicas que no existían antes.

      Y el Maestro Kuthumi dice que cuando una victima es inocente, karma la recompensará en el futuro para que así el equilibrio y la justicia se restablezcan de nuevo.

      Eliminar
  7. Sobre el karma intuí siempre que era algo más bien "natural" del universo y no tan "castigo divino" como suele creerse. Sin embargo una simple intuición deja muchas preguntas igualmente, y este blog me ha esclarecido muchas, pero aún tengo una que me ha dado vueltas en la cabeza por mucho tiempo, y es... ¿existen formas alternativas de generar karma? Las maneras clásicas son las de donar a la monja, ayudar al chico pobre, invitar a alguien solitario a comer pavo en navidad (ok, muy de película eso último). Pero si alguien no puede o no quiere realizar esas acciones, ¿como puede generar su karma?

    Personalmente tengo dos problemas. Primero, por ciertas razones no puedo salir mucho de mi casa, o mejor dicho... nunca (dejando de lado ciertas excepciones muy poco frecuentes) - no te preocupes, no es nada grave -, así que me es difícil interactuar ya que debo estar aquí y me ha llevado a pensar... el karma no debe basarse totalmente en interacciones humanas, porque sino personas como yo, u otros en situación similar como cautivos, hermitaños, paraplejicos, presos, las personas que viven en el desierto de Utah, y demás... no se generarían ningún karma al no interactuar, pero eso es imposible naturalmente. Karma es causa-efecto, debe estar siempre ahí.

    Y en segundo lugar, el otro problema es... que no tengo ese deseo de ayudar a las personas, y mira que lo he intentado, pero simplemente no lo tengo, incluso podría decir que no me gusta ayudar a los demás, casi que me da náuseas la idea.

    Entonces, la pregunta a nivel personal sería "¿cómo genero karma (buen karma principalmente) en una situación así?". He pensado que visualizarme haciendo cosas positivas o cosas que me agradan es un medio para generarme buen karma, pero no lo sé, tu dime. En su momento leí que Pastor o uno de ellos dijo que lo que contaba era la intención y la vibración interna para generar karma, ahora... si mis buenas intenciones las enfoco en una visualización propia (me imagino salvando a un gatito, o ayudando a mi hermana o a un personaje random de mi mente, por ejemplo), ¿me generará buen karma?

    Espero respuesta, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una forma muy eficiente y práctica para generarse karma positivo es efectuar meditaciones en donde canalizas la “Luz Divina” a partes del mundo, o a personas, o a zonas habitadas por animales y vegetales que la necesitan.

      (Y ahí tienes mucho de donde escoger porque prácticamente en todas partes hay necesidad de ayuda.)

      Y trabajar de esa forma tiene muchas ventajas porque:

      • No necesitas salir de tu casa.
      • No arriesgas ser lastimado por la maldad de los demás.
      • Puedes hacerlo cuando quieras y cuantas veces quieras.
      • Esa energía divina al circular por ti también te beneficia.
      • Y estás desarrollando tu capacidad de concentrarte y de crear por medio de tu imaginación, lo cual también luego te puede servir para propósitos más personales.

      Checa este capítulo:

      • VISUALIZACIÓN CREATIVA, ASPECTOS POCO CONOCIDOS

      http://esoterismo-guia.blogspot.com/2014/09/visualizacion-creativa-detalles.html


      Ahora bien, no creas que todo es miel sobre hojuelas porque si no estás acostumbrado a visualizar, esa actividad al principio te va a cansar mucho la cabeza. Y es por ello que yo te recomiendo que lo vayas haciendo muy progresivamente.

      Y también para que el trabajo sea más efectivo es recomendado disciplinarse a hacerlo en fechas ya determinadas para que así los Seres de luz ya estén preparados para asistirte. Por ejemplo que les digas que lo vas a hacer cada ciertos días de la semana y a tal hora.

      Y pues uno no siempre está con el animo para lleva a cabo esa actividad con disciplina.

      Pero de cualquier forma todo esfuerzo por ayudar siempre es muy bienvenido y como decía Pastor:

      - “Aprendan a ayudar también proyectando vibraciones y no solo asistiendo a la gente materialmente, ya que pueden lograr mucho si desarrollan su poder mental.”

      Y es que Pastor explicaba que si ya muchos humanos de buena voluntad tuvieran desarrollado su poder mental, ellos podrían incluso detener guerras, proyectando de manera conjunta y masiva sus buenas vibraciones hacia esas regiones que están en conflicto.

      Pero como todavía falta mucho para llegar a ese nivel, en la actualidad aunque sea las pequeñas vibraciones aisladas que manden algunos humanos caritativos es mejor que nada.

      Así es que aunque lo hagas una vez a la semana o una vez al mes, por medio de ese trabajo mental estás ayudando a la humanidad.

      Y en este otro capítulo explico el protocolo que se recomienda llevar a cabo para que tu trabajo de canalización sea más eficiente:

      • MEDITACIÓN PARA COLABORAR CON LA LOGIA BLANCA

      http://esoterismo-guia.blogspot.com/2012/10/meditacion-colaborar-logia-blanca.html

      Y aunque al principio no vas a sentir nada de particular, con la práctica vas a sentir cada vez más la energía circular en tu interior.

      Eliminar
  8. Lo siento, te escribí esta misma pregunta en una columna fuera de contexto, asumo que no se publicara, por lo que la reescribo aquí.

    Se entiende que nuestra encarnación actual corresponde en todos sus aspectos (físico, espiritual, y sobre todo hago énfasis en mi curiosidad sobre lo karmico) con una vida pasada, por ejemplo, yo habitante de Chile en el postmodernismo haber sido un soldado de la guerra mundial. ¿Que sucede con las vidas pasadas históricas de mi nación y árbol genealógico, por ejemplo, padres, abuelos, descendiente de un mestizaje indígena, español, etc, si mi anterior vida corresponde a un soldado de la guerra mundial?, dejo la respuesta abierta a cualquier tipo de interpretación que te nazca, de ante mano, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la publiqué y esto es lo que te contesté, aunque no estoy muy seguro de haber bien comprendido tu pregunta:

      "Así como tú eres el resultado de tus acciones pasadas. De la misma manera cada grupo de gente (que sea una familia, una nación, una raza, etc.) son el resultado del conjunto de los miembros que forman a ese grupo. Por lo tanto, tus acciones no solamente influyen en tu destino, sino también en el destino de los grupos a los que perteneces."

      Eliminar