Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

LA ENSEÑANZA ESPIRITUAL SE ADAPTA EN FUNCIÓN DE LA EVOLUCIÓN DE LOS HUMANOS



Deben de saber que los conceptos que tienen sobre la Creación como son: la Jerarquía, el karma, las leyes cósmicas, etcétera, no existen de la forma como ustedes los consideran. Así por ejemplo, la Jerarquía existe como tal mientras que el hombre necesite ser dirigido para salir de su ignorancia y de su maldad.

(De la misma manera que un sistema judicial es necesario mientras que los humanos sean violentos, pero si mañana, los humanos se hacen responsables, entonces ya no habrá necesidad de policías y de prisiones.)

Es la estructura que la humanidad obliga a sus hermanos mayores a tomar. Es la humanidad la que genera una jerarquía, es la humanidad la que genera a los maestros, porque es la humanidad la que genera la violencia y la respuesta del karma. Verán, la humanidad, por su comportamiento y la ley de causa y efecto, proyecta energías que al llegan al mundo divino, hacen que sus hermanos mayores se digan:

¡Hay que hacer algo!

Y ese algo que van a hacer, va a ser la respuesta en correspondencia a las vibraciones que emite la humanidad (que en este caso es la instalación de una jerarquía). Pero si mañana la humanidad comienza a emitir vibraciones completamente diferentes a las que emite actualmente, comienza a emitir vibraciones fraternales, vibraciones luminosas, entonces ya no habrá más necesidad de una jerarquía, en su lugar ustedes simplemente tendrán amigos celestes.

(Bueno, de hecho, se requerirá que siga habiendo una estructura jerárquica para transmitir la energía, pero esta ya no tendrá que ser directiva como lo es ahora.)

Kuthumi ya no será un ser superior a quien hay que obedecer. Kuthumi será vuestro hermano a quien invitarán a su mesa. Y él vendrá. Y podrá hacerse visible, comer de vuestro pan, beber de vuestra agua, charlar con ustedes y les contará sobre las últimas noticias que hay en el Universo. Pero mientras que ustedes no sean lo suficientemente maduros, lo suficientemente responsables. Entonces Kuthumi como hermano mayor tiene que venir a dirigirlos, y aquí me refiero a Kuthumi, pero podría decir lo mismo de todos los demás Maestros.

Maestro Kuthumi, ¡eups, perdón, es la costumbre!  Quiero decir Hermano Kuthumi, para la cena de esta noche que se te antoja más, ¿arroz o espagueti?
Ah y a propósito, les puedes decir al Chuy y al Mori que también están cordialmente invitados y que pueden venir si así lo desean.

Es vuestro infantilismo el que crea la situación. No son los Padres espirituales quienes se crean ellos mismos, porque no está en el principio mismo de la vida del Universo. Y así como no existen los Maestros como ustedes lo entienden (seres superiores que dirigen a la humanidad). Tampoco existe en realidad una Ley divina como ustedes lo entienden (reglas que Dios manda para obedecer).

¿Sorprendidos, verdad?

¿Huy, entonces qué he estado cargando todo este tiempo?

Todo mundo ha escuchado de Moisés y las Tablas de la Ley, incluso me han escuchado seguido emplear esos términos. Pero la realidad es que ese principio tal como lo conciben los hombres no existe:

“Las Leyes de Dios”

Este concepto le fue dado al hombre, porque los humanos vivían completamente fuera de la armonía divina. Entonces, cuando la armonía divina está de un lado y ustedes están del otro lado,

¿Qué sucede?

« Hay, hay, hay. No para de surgirnos problemas, desdichas y catástrofes en la vida.  ¿Por qué será?  El Maestro nos dice que es porque hay leyes divinas que hay que respetar, y si no obedecemos a esas leyes, entonces Dios nos castiga. »

Pero en realidad no hay ley.  ¡Ninguna ley se los aseguro!  Y si les digo esto ahora, es porque quiero hacer de ustedes seres libres, para que ya no tengan la impresión de estar bajo el yugo de una ley, aunque esta sea cósmica, porque en realidad las leyes divinas no existen como órdenes que haya que obedecer. Lo que existe es simplemente un equilibrio en la creación, un estado de las cosas (la armonía cósmica).

Quisiera tanto lograr poder hacérselos entender, para que ya no tengan siquiera el comportamiento del buen discípulo que tienen algunos. Un gran discípulo que se dice: “voy a obedecer a todas las leyes, voy a obedecer a tal iglesia, voy a obedecer a tal maestro”, y muy obedientemente sigue las leyes divinas hasta el final de su vida, y cuando llega al cielo, el Maestro le dice:


« Haz hecho un gran esfuerzo, hijo mío, cumpliste con la ley, todo obedeciste, seguiste todos los preceptos. Todo eso está muy bien. Eres un alumno maravilloso y te tengo en gran estima. Pero va a ser necesario que regreses. »

Y entonces el discípulo todo desconcertado le pregunta:

-        ¿Pero Maestro, por qué, si cumplí a pie de la letra todo lo que se me ordenó que hiciera?

El Maestro lo mira, le sonríe, y con mucha pena en el corazón le responde:

« Si, obedeciste a las leyes divinas, cumpliste con todo lo que estaba escrito. Pero lo hiciste de manera ciega, sin reflexionar, sin comprender las razones por las cuales fueron dictadas.

¿Qué has hecho por ti mismo, que no sea obedecer?  ¿Qué misión podría confiarte hoy, que la comprendieras y supieras cómo llevarla? 

Si no has hecho nada por ti mismo, nada entendido por ti mismo, nada cumplido por ti mismo. En tu estado actual, tendría que estarte llevando de la mano para que efectuaras esa misión. Todavía no has madurado lo suficiente. Todavía no tienes el discernimiento. Por lo tanto, es necesario que regreses. Y esta vez, sé menos obediente, pero mucho más activo. Aprender a caminar con tus propios pasos, sin necesidad de que se tenga que dirigirte. »

(Y esto se debe porque el objetivo de la evolución cósmica es que el ser humano se convierta en un ser que dirija la creación, y no un simple soldado que obedezca órdenes. Así que el desarrollo del hombre no consiste en cumplir obedientemente con las leyes divinas, sino de comprender la razón por la cual esas leyes fueron instauradas. Y cuando la comprensión ha sido asimilada, ha sido integrada, entonces ya no hay más leyes que obedecer, sino simplemente un estado de armonía a vivir.)

Ahora bien, cuando se le habla así al discípulo, el discípulo no comprende, porque desde épocas muy remotas, se le ha enseñado que para acceder al templo había que arrodillarse, había que obedecer. Y con esto, no quiero decir que esos tiempos no fueron necesarios, para justamente enseñarles a los hombres que existían principios que había que respetar (porque la inmadurez de los humanos así lo requería). Que existía algo de primordial con lo que había que saber vivir. Por lo tanto, hubo que imponerles el concepto de ley.

Porque el hombre es así, cuando todavía es inmaduro, si no se le impone algo, entonces va a repudiarlo, a renegarlo, a blasfemarlo. Pero si en cambio se le dice:

-        “¡Cuidado, esto es la ley divina, tienes que obedecer, sino Dios te castigará!”

Entonces, inmediatamente todas sus energías, todo su mental prestan atención e intenta cumplir con la ley.

Es importante que comprendan esto y también que comprendan que NO estoy rechazando los conceptos que fueron dados en el pasado, las leyes que fueron emitidas, los comportamientos que fueron solicitados a los discípulos. Todo esto fue importante y necesario. Lo que quiero hacerles entender es que estas cosas fueron dadas por los Maestros y los seres celestes, en correspondencia con una humanidad naciente y por lo tanto inmadura. Mientras que actualmente, la humanidad está en fase de volverse madura. Entonces, les pregunto:

¿Tienen el mismo comportamiento con un niño, que con un adolescente, que con un adulto?

Por supuesto que no. vuestro tono de voz cambia, vuestro comportamiento cambia.  ¡Todo cambia!  Porque el ser que tienen en frente también cambia. Entonces ustedes adaptan su enseñanza a la capacidad de comprensión de la persona. Más el niño crece, y más pueden revelarle las cosas tal como son realmente. Con la enseñanza espiritual (que sea esotérica o religiosa) que los Maestros aportan a la humanidad es igual.

(Para dar un ejemplo, a un pequeño niño le dices: “hay que lavarse las manos, porque papá lo ordena, y hay que obedecer a la ley de papá, sino papá te castigará”. Luego, cuando ya es un adolescente le dices: “No se te olvide lavarte las manos, no es realmente una ley como te lo hice creer siendo niño, pero si lo haces, evitaras infectarte con los gérmenes. Y cuando es un adulto, ya no tienes que decirle nada. Él ya comprendió, él sabe que lavarse las manos es algo necesario para mantener la armonía en la salud. Lo mismo sucede con las leyes divinas. No hay que matar, no hay que agredir, no hay que hacer todas esas cosas negativas, no porque sea una ley, que si infligimos, Dios nos va a castigar, sino simplemente porque entonces generamos energías destructivas que se nos van a regresar.)

La humanidad estaba naciente, y es por eso que los Maestros adaptaron los aspectos cósmicos a la mentalidad, costumbres y nivel evolutivo de la humanidad. Luego a medida que la humanidad ha ido desarrollándose, la enseñanza ha podido irse interpretando de manera diferente.

(Así por ejemplo, en la época de Moisés, los seres humanos en general eran todavía muy salvajes, mataban sin remordimiento a su vecino para apropiarse de su mujer y de sus bienes. Había que imponer el orden. Así, los hombres recibieron la ley simbolizada por los diez mandamientos para que ya no se comportaran como bestias salvajes y se respetaran. Luego vino Jesús y dio una visión más profunda. Seguir cumpliendo la ley, pero con amor: ámense los unos a los otros, perdonen a sus enemigos. Y eso es lo que vimos. Muchos humanos queriendo ser buenos cristianos, buscaron como ayudar a su prójimo. Ya no sólo se trataba de no agredirlo, sino además de amarlo.  ¿Cuál es el nuevo paso evolutivo?  Es el del discernimiento. Ahora no sólo se trata de respetar y amar al prójimo, sino además de hacerlo con inteligencia y sabiduría, para que ese amor sea constructivo.)

Y así, a medida que la humanidad evoluciona, las cosas han podido interpretarse cada vez mas como verdaderamente son. Si bien que ahora tenemos la oportunidad de arrancar de raíz todos esos conceptos erróneos generados en el pasado, y lo que en un principio podría hacerles creer a algunos que estamos rechazando las palabras que se dijeron, pero ¡No es así!  Nosotros simplemente estamos desmintiendo la manera como nos obligaron a formular la enseñanza a causa del poco entendimiento del cual eran capaces en esas épocas, pero los principios son inmutables.


Si supieran captar lo que realmente está escrito en los libros sagrados, no podrían encontrar otra cosa más que la Verdad, pero la interpretación que han hecho los hombres de la enseñanza, la ha deformado en dogmas y en todo tipo de manipulaciones. Ahora bien, ha llegado el tiempo que todas esas cosas cambien. Y más la humanidad va a madurar, más la sociedad actual va a derrumbarse para que los antiguos conceptos sean borrados y así podamos decirles las cosas como son en realidad. Y así hasta que llegue el día en que se les pueda mostrar la expresión exacta y total de la Verdad, porque ya no estarán más condicionados (o sea que ya no podremos ser influenciados porque habremos adquirido el discernimiento).

Hasta ahora ustedes han sido condicionables. Por eso todo ha sido creado: imágenes, religiones, rituales, etc. Todo eso ha sido creado para que tengamos la oportunidad de pasarles un poco de la Flama divina sin que ustedes la rechacen, y para que puedan irla comprendiendo y controlando.

Entonces al principio, cuando el niño es pequeño, se le da un plato pequeño y una pequeña porción de comida. Luego, a medida que va creciendo, se le va dando progresivamente una porción más grande. Y la comida también va cambiando. Cuando es un bebé que acaba de nacer, toda la comida es líquida. Luego cuando es niño se la da el alimento en trocitos, y cuando es grande, él mismo toma su alimento. Y es esta última etapa la que les propongo. Que ustedes mismos tomen su alimento divino, como seres espirituales, cósmicos y responsables.

Todos los accesos vos son posibles actualmente, porque los tiempos están aquí, porque es el momento, porque la humanidad ha llegado a ese súmmum donde el individuo que crea una abertura con el Cosmos, tiene acceso al Cosmos, y nuestro trabajo no tiene otro fin que ese. Ustedes deben de saberlo. ¿Las preguntas que me hacen? Están muy bien las preguntas, me ayuda a esclarecerles sus dudas. Pero sólo son pretextos para tener acceso a vuestra consciencia y tratar de hacerlos comprender que han llegado a ese nivel de desarrollo en el que deben de crear la abertura con el Cosmos para que ustedes mismos se vuelvan cósmicos.

Ya se los he dicho varias veces. No vine ni para dar una enseñanza, ni para prolongar una enseñanza. La enseñanza ya fue dada y es excelente (por ejemplo la enseñanza que dio Jesús o Buda). En cambio, ahí donde se sitúa mi trabajo es de abrir vuestras mentes para que capten la enseñanza ya dada, porque mientras que vuestra mente no tenga el discernimiento, cientos de Mesías podrán seguir viniendo para decirles la Verdad, una y otra vez, de mil formas posibles, pero ustedes seguirán sin captarla y deformándola (como lo han hecho los humanos hasta ahora).

Así que ya tienen la enseñanza. Lo que necesitan ahora es la abertura de mente para que capten e integren en sus vidas esa enseñanza. Y en ese sentido, yo no tengo nada más que añadir a la enseñanza. Lo que si debo hacer, es desgarrar los falsos velos con los cuales han envuelto esa enseñanza, y para eso pondré todas mis fuerzas, incluso aunque crean que estoy repudiando las palabras de mis Hermanos. Pero no estoy renegando lo que ellos dijeron, sino la incorrecta interpretación que se les ha dado a sus palabras.

Desafortunadamente aquellos que no me habrán comprendido me acusarán de herejía, pero no importa. Desde lo alto de mi cielo no pueden hacerme nada. Y es que, saben, después de lo que nos contó Jesús que le hicieron, ya no estamos muy entusiasmados de ir a la Tierra.

(Risas en la sala)

¿Tienen alguna otra pregunta?

(Quien dirige la conferencia dice)

« Por falta de tiempo, debemos llegar a la conclusión de esta discusión, y le damos las gracias por la enseñanza que nos ha dado. »

(A lo cual Pastor responde)

Para nada quiero que digas que les he enseñado. Por favor, no digas eso. Yo simplemente intento romper el velo en el que se han envuelto. Por lo tanto, no digas que les he enseñado. Di mejor que he limpiado sus mentes, eso sí, pero enseñar no. Los Maestros que vinieron lo hicieron porque tal era su misión, porque tal era la necesidad de la humanidad, y también porque esa era su naturaleza. Y todos aquellos que vinieron a enseñarles volverán. Todos ellos regresarán, para re-explicarles lo que les dijeron, no para que comprendan y sepan interpretar la enseñanza que dieron, sino para que sepan VIVIRLA.


Todos ellos regresarán de nuevo, porque cuando alguien ha comenzado un trabajo, y sobre todo un trabajo que necesita ser interpretado, ese ser está obligado a volver a venir. Y no es a causa de la ley del karma como podrían imaginarlo, sino es simplemente un asunto de responsabilidad, ya que cada uno de esos grandes Iniciados tiene un profundo sentido de la responsabilidad. Que la vuestra se despierte con nosotros.

Los saludo.

Igualmente lo saludamos y le agradecemos.

Pastor (maestro de sabiduría, 27-06-85)

(Nota: seguido hablo de “la enseñanza de Pastor” porque es fácil de entender y porque al final de cuantas sí enseñó mucho, pero él siempre insistió en que no vino a enseñar, sino a abrir las consciencias, y de hecho, cuando se le estudia, tiene ese efecto.)

5 comentarios:

  1. Eliphas Levi decía algo parecido cuando dijo que si a los judíos no se les hubiera dado todos los preceptos relacionados con la pureza y la higiene serían el pueblo más leproso del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo dijo, medio antisemita el Eliphas, porque lo mismo se pudo aplicar a la mayoría de los antiguos pueblos.

      Y es que eramos muy bestiales (sin importar religión o lugar)...

      Eliminar
  2. Perdón, lo que dijo es que si Moisés les hubiera explicado sabiamennte la importancia de la higiene hubieran sido un pueblo lleno de leprosos (La última vez que cito de memoria por escrito xD)

    ResponderEliminar
  3. Yo no veo el antisemitismo por ninguna parte, si lo aplicó a los judíos fue porque el cristianismo viene de allí y quería explicarles que sus dogmas estaban obsoletos

    ResponderEliminar