Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN COMPARADAS CON EL ESOTERISMO



A continuación les comparto parte del artículo de Franziska M. Roos titulado “Un Estudiante de Teosofía examina a Don Juan” por lo interesante que es:

« Los libros de Carlos Castaneda son de un interés considerable para nosotros, los estudiantes de Teosofía, ya que en ellos encontramos varios de los conceptos ocultos, los cuales nos son familiares, pero que ahora se nos presentan a través de una cultura antigua del continente Americano.


¿QUIÉN ERA DON JUAN?

Don Juan se consideraba un “brujo” y Castaneda comenta que esta palabra puede traducirse como hechicero, curandero, aunque lo más indicado es como “un hombre de conocimiento”. Don Juan sabía cómo producir con la ayuda de las plantas, estados anormales de consciencia en su aprendiz, pero cuando Castaneda quería una explicación racional de sus extrañas experiencias, el maestro no le podía responder y frecuentemente lo regañaba por su hábito de tratar de entender todo. De acuerdo con Don Juan, éste otro aspecto del mundo (el Nahual) sólo podía experimentarse, pero no reflexionar sobre ello. Don Juan era un hombre de acción, no de pensar.

Por otra parte, era de una personalidad poderosa, de voluntad muy férrea, un asceta en su modo de vida, un estoico consigo mismo y con otros. Para él, sentir dolor o hambre sólo eran sensaciones fáciles de sobrellevar. Pero no era un individuo desprovisto de bondad. En una ocasión bajo la influencia de la hierba del diablo, uno de los alucinógenos, mató a un hombre. Pero esto fue hace muchos años atrás cuando su sangre bullía con calidez en sus venas. Ahora Don Juan andaba en los setentas y había adquirido cierto grado de desapego al mundo y había llegado a la conclusión filosófica de que “lo que nos hace infelices es el desear”. En su trato con las fuerzas invisibles, él confiaba principalmente en una cosa, su poderosa voluntad.

Había desarrollado su voluntad a tal grado, que en una ocasión que estaba a punto de ser atacado por un puma, logró dominar al animal únicamente con ella. Acarició al animal con su voluntad, como dice él, o lo hipnotizó, como diríamos nosotros, y el animal rápidamente se adormiló dándole oportunidad al hechicero para poder escapar.


LOS “ALIADOS” DE DON JUAN SON ELEMENTALES

Don Juan hizo uso de varios alucinógenos para producir un estado anormal de consciencia en su aprendiz. De acuerdo con él, varios poderes se conectan con las diferentes plantas e incluso con las diferentes partes de la misma planta, y cada practicante en este arte utiliza su propia combinación, dependiendo de su temperamento y el objetivo que quiere alcanzar. Él explicaba que las plantas tenían la función de facilitar al hechicero el desprenderse de su cuerpo y facilitar ponerlo en contacto con “aliados”.

Él dice que estos aliados son fuerzas, ni buenas ni malas, solamente fuerzas que un hechicero aprende a usar. Un hechicero consumado puede invocarlos a voluntad y hacer que hagan lo que él quiera. Termina su descripción de ellos diciéndole a su aprendiz que no tienen su propia forma pero toman la apariencia externa de cualquier cosa de su alrededor y que pueden ser moldeados como un animal, un ser humano, una piedra o una montaña (ver libro Una Realidad Aparte, p51-54).


Esto tiene similitud con las características de los elementales (que son usualmente llamados espíritus de la naturaleza o de los elementos) y que obedecen a un Adepto para realizar fenómenos “milagrosos”.

Sobre el poder Proteico de estos seres, Blavatsky dice:

« No sólo existen y pueden vivir en el éter, y pueden manipularlo y dirigirlo para la producción de efectos físicos, tan fácilmente como nosotros podemos comprimir aire o agua en aparatos neumáticos e hidráulicos para los mismos propósitos... Más que esto, pueden condensarlo de tal manera que pueden hacerse para sí mismos cuerpos tangibles, que por sus fuerzas Proteicas pueden asumir o igualar cualquier forma que escojan. »
(Isis Desvelada I, p311)

Sobre la apariencia externa que toman, Blavatsky dice:

« Los [Elementales] más inferiores no tienen forma propia, pero asumen cualquier forma dependiendo de las condiciones de su alrededor. »
(Doctrina Secreta II, p34)

En otro lugar ella nos habla de otra clase de elementales que se aproximan más al estado del hombre y que tienen poder y ciertos conocimientos que el hombre no tiene. Dice que son algunos de estos los que entran en función cuando una persona está hipnotizada o bajo la influencia de drogas.

Al parecer Don Juan logró el control sobre algunos de estos seres y podía gobernarlos por medio de su voluntad. Él mencionó que de unos podía obtener poder y de otros conocimiento.

Otros paralelismos

Blavatsky, en su libro Isis Develada (vI, p469) dice: “los animales poseen por naturaleza la facultad de clarividencia, y aun parece, la habilidad de poder discernir entre espíritus buenos y malos”. Ahora bien, en otras conversaciones con su discípulo sobre la naturaleza de los aliados, Don Juan comenta que los animales pueden ver a estos aliados, y además que un buen cazador. « no pone su trampa dos veces en el mismo sitio, porque si un coyote muere en ese lugar con la trampa, los demás coyotes puede ver esa muerte que permanece en el lugar, y van a evitar el área donde fue puesta. » (Una Realidad Aparte, p55)

Para más información sobre esos seres sutiles lean Sección Elementales.


LA CAPACIDAD DE “VER” DE DON JUAN ES LA CLARIVIDENCIA

Don Juan hace una distinción entre “mirar” y “ver”. Para él ver significa percepción extrasensorial. Un día sorprendió grandemente a su discípulo diciéndole que cuando él ve seres humanos, se parecen a huevos luminosos, y que están rodeados de fibras de luz como telarañas blancas y que sus brazos y piernas son como cerdas luminosas que surgen en todas direcciones.


« Los hechiceros actúan hacia las personas de acuerdo con la manera en que les vean sus tentáculos. Las personas débiles tienen fibras muy cortas, casi invisibles, las personas fuertes las tienen largas y brillantes... De las fibras se puede decir si la persona tiene buena salud, o si está enferma, o si es mala, o bondadosa, o traicionera. También, de las fibras se puede decir si la persona puede “ver” »
(Una Realidad Aparte, p131)

Esta revelación de Don Juan que no tuvo mucho sentido para su aprendiz, es muy clara para el estudiante de Teosofía. Obviamente, Don Juan se refiere aquí a las emanaciones magnéticas o al aura en forma de huevo que circunda a los seres humanos y la declaración que hace de que un hechicero puede leer en este huevo luminoso el carácter de la persona, encuentra una confirmación en los escritos de Blavatsky donde dice que:

« El huevo luminoso (Hiranyagarbha en sankrito) es la esfera magnética invisible en la que cada hombre está envuelto. . .es el espejo donde los sensitivos y clarividentes sienten o perciben al verdadero hombre, y lo ven tal como es, no como él aparenta. »
(E.S. Instruction, No. I p96-104)

El comentario de Don Juan de que los brazos y piernas se ven como cerdas luminosas puede encontrar la explicación en los escritos de Blavatsky donde nos dice que:

« Estas exhalaciones magnéticas son más intensas en las extremidades. »
(Isis Desvelada, p611)


MANIPULACIÓN DE LOS SERES Y LAS COSAS

Don Genaro que era otro brujo perteneciente al clan de Don Juan sabía cómo hechizar las mentes de la gente y Castaneda fue presa fácil de varios de estos hechizos. Uno de estos consistió en hacerle creer que estaba en el centro de un terremoto violento donde todo a su alrededor temblaba, y el retumbar de la tierra y el chasquido de rocas que se desplomaban parecían tan reales que quedó totalmente enervado. En un momento dado tuvo la sensación viva de que una gran roca rodaba en su dirección y al siguiente momento todo estaba de nuevo en perfecta quietud. Este fenómeno para él inexplicable, como había sido el caso de muchos otros durante su entrenamiento, lo dejó en un estado de profunda confusión y aun de desesperación, pero no hubo ningún esfuerzo por parte de sus dos amigos hechiceros por sacarlo de su perplejidad. Ellos o no pudieron o no quisieron explicarle lo que verdaderamente tuvo lugar.

Don Juan le definió la Hechicería como “la aplicación de la fuerza de voluntad en ciertas juntas claves” y para demostrarle este punto le propuso a su estudiante que ambos se sentaran dentro de su automóvil. Él consideraba que las bujías eran una de las juntas claves del carro y que iba a evitar que funcionaran. Él empezó por reírse de una manera muy peculiar que más parecía un cacareo y al mismo tiempo Castaneda sintió que cierto tipo de fuerza lo envolvía. Y a pesar de todo el esfuerzo que hizo por arrancar el automóvil, no lo logró. Después que Don Juan dejó de hacer sus ruidos de cacareo, declaró que ya había liberado al vehículo, y a raíz de esto arrancó de inmediato.

¿Hizo el hechicero que su voluntad actuara sobre el automóvil, como había dicho, o en su alumno, o en ambos?

Un indicativo de cuál pudo haber sido la naturaleza de la fuerza que sintió el aprendiz que le envolvía en esta última ocurrencia, la obtenemos del artículo sobre “Hipnotismo” de Blavatsky. Cuando le preguntan qué cosa es lo que se transmite de una persona a otra en el caso del hipnotismo y el magnetismo animal, ella responde:

« En ocultismo a esta fuerza se le llama “fluido áurico” para distinguirla de la “luz áurica”. El “fluido” es una correlación de átomos en un plano superior y un descenso al plano inferior en la forma de una substancia plástica intangible e invisible, generada y dirigida por el potencial de la voluntad. »


LOS PELIGROS DE ENTRAR EN CONTACTO CON LOS ELEMENTALES

Algunas de las experiencias que tuvo Carlos Castaneda bajo la influencia de las plantas alucinógenas fueron de la siguiente naturaleza:

-        la sensación de cruzar a través de cuerpos sólidos, los muros no eran ningún obstáculo para él,
-        viajar por el aire largas distancias y tan ligero como una pluma,
-        poder ver en plena obscuridad como si fuera el mediodía,
-        ver imágenes de parientes muertos,
-        poder percibir toda clase de formas, colores y seres, algunos de estos con apariencias tenebrosas que no tenían equivalente en este mundo,
-        en una ocasión percibió la cara de su maestro como un objeto luminoso con pulsaciones explosivas emanando de la localidad donde se encontraban los ojos.

Evidentemente Castaneda estaba durante esos incidentes, consciente en un plano de existencia diferente al físico y haciendo uso de otra clase de sentidos. Sin embargo, frecuentemente estas experiencias se acompañaban de sentimientos de miedo o aun de terror. En una ocasión lo cundió una oleada de odio hacia su maestro y sintió deseos de matarlo. En otras sufrió una crisis de llanto o estaba sumergido en largas horas de ensueño. A veces le tomó varios días volver a la normalidad.

Para sacarlo de estos estados, Don Juan utilizaba un canal de riego que corría detrás de su casa. En sus aguas sumergía a su discípulo una y otra vez, a veces por largas horas. En otras ocasiones el discípulo podía dormir por varios días sin interrupción. El maestro indicó que a veces tuvo que utilizar toda su fuerza de voluntad para volver a traer al aprendiz al cuerpo, y aun después de haber regresado y más o menos haber sido restablecido a lo normal, en algunos casos no le permitía que regresara manejando a Los Ángeles o ni siquiera abandonar su casa. Veía riesgos para él porque todavía “no estaba sólido”. Don Juan le explicó a su aprendiz que en este encuentro con los aliados se abre una ranura en el practicante que era riesgosa y tenía que vigilarlo hasta que ésta se cerrara y quedara de nuevo “sólido”.

Este comentario de Don Juan con respecto a la ranura que se abre, nos trae a la memoria un episodio en el relato de Blavatsky titulado “Una Vida Hechizada” (A Bewitched Life). Aquellos que lo han leído podrán recordar la parte donde ese alemán escéptico aceptó ser puesto en una condición de trance por el asceta japonés Yamabooshi, para que éste le concediera la visión que le pudiera mostrar la razón de porqué un pariente suyo en Europa, había dejado de escribirle. Pero al mismo tiempo se le advirtió que tendría que someterse a un proceso de purificación después del trance para que “la entrada a su Sí interno pudiese cerrarse de nuevo” para evitar la peligrosa intrusión de los espíritus elementales. Se le explicó que tenía que ser expuesto a estas entidades por el momento para obtener esa visión. El escéptico, después de la visión, rehusó llevar esta purificación a cabo y las consecuencias trágicas de esta negación las tuvo que acarrear hasta el fin de sus días en forma de visiones involuntarias de horror.


En el caso de Carlos Castaneda también surgieron alucinaciones y otros estados anormales, a pesar del esfuerzo que hizo por ignorarlas, continuaron y se incrementaron. Otros síntomas inquietantes que había experimentado durante este entrenamiento fueron el nerviosismo, un cansancio poco natural y a veces la desagradable sensación de que algo o alguien estaba rondando alrededor de él. Por esto él interrumpió su aprendizaje con Don Juan, y en ese tiempo pensó que sería para siempre. Sin embargo, más tarde, cuando apareció su primer libro, se restableció de nuevo la relación de maestro y alumno.


DIFERENCIAS ENTRE LAS DOS ENSEÑANZAS

Naturalmente, y desde el principio hasta el fin, todo el método de entrenamiento que utilizó es el de un hechicero: violento, poco natural, peligroso, opuesto a todo verdadero desarrollo espiritual. Puso en peligro la salud mental y física de su estudiante. Pero a su vez, Don Juan fue entrenado de la misma manera y este era el único procedimiento que conocía. Él admitió que la brujería no le ayuda al hombre a llevar una vida mejor, solamente una más peligrosa (él decía que la muerte siempre andaba a su lado). Tampoco estaba en contra de sus principios, el hacer uso de artimañas para obligar a su aprendiz continuar en estas prácticas cuando su valentía flaqueaba. Él decía que este método era perfectamente legítimo y que también había sido utilizado en él.

Curiosamente, las palabras del Maestro Kuthumi van en ese sentido:

« A los Adeptos les está prohibido, por nuestras sabias e inviolables leyes, dominar por completo otra voluntad más débil, – la de un hombre nacido libre. Mientras que esta última manera de proceder es la favorita de los “Hermanos de la Sombra”, de los Hechiceros y de los Fantasmas Elementarios. » (Carta Mahatma 9, p40)

Esto es lo que se puede esperar de un sistema de prácticas ocultas donde falta el complemento moral y espiritual. Mientras que un maestro de las Ciencias Espirituales verdaderas (con la mira en el crecimiento interno de su discípulo) le enseña a hacerse responsable de sus acciones, en cambio el hechicero trata de tomar desprevenido a su aprendiz y recurre a la superchería.

Un estudiante de Teosofía tampoco estaría de acuerdo con las ideas de Don Juan sobre la vida. Él consideraba a esta última como si no tuviera ni finalidad ni meta, y era de la opinión de que la vida se disolvía totalmente al momento de la muerte. Frecuentemente y debido a una falta de mayor conocimiento esotérico, no comprendía lo que veía, considerando al mundo un misterio que los humanos jamás podríamos desentrañar. Aunque su visión clarividente le había revelado algunos secretos del mundo, invisibles a la mayoría de los hombres, estaba muy alejado de las verdades ocultas sobre la vida y la muerte.

Yo sospecho que esa limitación en su visión sobre lo que sucedía después de morir se debía a que su clarividencia estaba limitada a los planos sutiles inferiores, impidiéndole ver el panorama en todo su conjunto. Pueden leer la explicación de lo que sucede después de morir:

Por otro lado, había producido un conflicto en la mente del aprendiz, al introducirlo en un plano de existencia más allá de los sentidos físicos, sin haberle explicado la relación con el mundo físico, haciendo que el aprendiz se sintiera completamente perdido. Castaneda encontró tan extrañas las experiencias bajo la influencia de las plantas, que le fue imposible explicarlas en términos de sus experiencias cotidianas. Pero al mismo tiempo, ya no podía considerar al mundo físico como la única realidad y no entendiendo aquella otra que vivió bajo la tutela de su maestro, sintió que había llegado a un callejón sin salida. Ésta es la razón por lo que llamó a su segundo libro “Una Realidad Aparte”.

Uno no puede evitar el reflexionar cuánta luz no hubiese recibido Carlos Castaneda, si hubiera seguido el aprendizaje con un conocimiento aunque fuera superficial de las enseñanzas teosóficas, mientras que un conocimiento más profundo le hubiera advertido del peligro que corría al abrirse a seres elementales que no sabía cómo controlar.


LA ENSEÑANZA DE DON JUAN DERIVA DE UN LINAJE DE CONOCIMIENTO ESOTÉRICO MUY ANTIGUO

Este sistema de prácticas y creencias en las artes ocultas que nos legó Carlos Castaneda, evidentemente consiste en los restos de lo que debió haber sido alguna vez aquí en el continente Americano, un sistema de conocimiento a la vez más completo y más espiritual. No faltan evidencias de ello ya que el Popol Vuh habla sobre las diferencias de la humanidad actual con las razas anteriores, y en el Libro de los Hopis se lee sobre la formación y la destrucción de los continentes anteriores. Pirámides y lo que queda de templos antiguos cuentan su propia historia.

Esto lo señala Don Juan:

« Mucho tiempo antes de que los españoles llegaran a México existían allí extraordinarios videntes toltecas, hombres capaces de actos inconcebibles. Eran el último eslabón en una cadena de conocimiento que se extendió a lo largo de miles de años. » (El Fuego Interno)

Y Blavatsky lo confirma:

« Algunos de los descendientes de los primitivos Nagas (las “Serpientes de la Sabiduría) poblaron la América, cuando su continente surgió en los días florecientes de la gran Atlántida. » (Doctrina Secreta II, p182)

Podemos concluir que Don Juan fue el último custodio de lo que alguna vez fue un conocimiento más puro y que con el tiempo había decaído en una forma de hechicería chamánica.
»

(Nota: edite el artículo para facilitar su lectura en el Blog, el original lo pueden leer aquí.)

_  _  _

Yo al principio en mi búsqueda de encontrar un sendero, me apasioné con la enseñanza de Don Juan y también encontré que había paralelismos con la enseñanza esotérica (ver Carlos Castañeda verdad o fraude). Desafortunadamente, también hay cosas que no son ciertas (ver el lado oscuro de Carlos Castañeda) y el camino que propone Don Juan es muy riesgoso. Así es que al final desistí y seguí con la búsqueda, con muchos tropiezos, hasta que llegué con la Teosofía Original en la cual encontré un camino más seguro y que te lleva mucho más lejos. Como dice el Maestro Kuthumi:

“Te toca a ti decidir qué es lo que deseas: la filosofía más elevada [y el encuentro con lo divino] o simples exhibiciones de poderes ocultos.”
(CM6, p24)

13 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu reflexión final; con respecto a las plantas alucinógenas, éstas son usadas generalmente por ''brujos'' para entrar en trance y esto lo he visto en vivo y en directo ya que en frente de la casa de mi prima hay un ''templo'' de no se que en donde las personas fuman ''algo'' y empiezan a girar descontroladamente y a hablar como si estuvieran poseídos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, el propio Don Juan dijo que “las plantas de poder” no era el método más indicado para desplazar la conciencia, porque terminan teniendo nocivos efectos en uno y que lo mejor es desarrollar la energía interna.

      Eliminar
  2. https://www.youtube.com/watch?v=YruSiMTx6Hw

    ResponderEliminar
  3. que te pareció el documental?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he podido verlo. En este momento me encuentro saturado de trabajo.

      Eliminar
    2. ok, velo cuando puedas, saludos. :)

      Eliminar
    3. Voy a tardar pero espero algun día verlo.

      Eliminar
  4. pero cid, tu has leído todos los libros de carlos castaneda? que opinión me puedes dar de el punto de encaje? el silencio interno que menciona don juan, es un tipo de meditación que funciona bien? --- aca te dejo una teoria de la comparacion del punto de encaje visto desde la fisica moderna: http://www.llegandoalparaiso.com/capitulo_6.html -----es el kundalini el mismo fuego interno? podrá ser cierto que depende donde este ubicado el punto de encaje, dependiendo de esa ubicación se puede percibir de otras maneras? mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me los leí pero hace tanto tiempo que necesitaría releerlos para recordar bien lo que está escrito en cada uno de ellos.

      El punto de encaje, yo pienso que igual y es cierto, ya que sospecho que eso forma parte de la enseñanza verídica que le dio el Nahual Don Juan a Carlos Castañeda. Y que es una forma de describir por medio de la clarividencia, el proceso de alteración de la conciencia.

      El fuego interno podría ser una manifestación del kundalini, pero necesito estudiarlo más para podértelo asegurar.

      El silencio interno es uno de los objetivos que buscan diferentes movimientos esotéricos y religiosos para justamente tener un mejor control de tu ser, por lo tanto con la práctica, sí funciona bien, pero cada escuela tiene sus técnicas, aunque la más utilizada para desarrollar el silencio interno es por medio de la meditación.

      P.D.: gracias por el link, pero está muy largo, cuando tenga tiempo lo leeré con calma.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Muy buen articulo, lo lei entero y creo que fue un muy buen analisis sobre la enseñanza de los maestros y la de don juan.
    Pero, yo creo que Ayahuasca, dicen que es la planta madre de todas.
    O sea, la numero 1.
    Que mediante la ingesta podes aprender muchas cosas, consultar con ella y entrar en ese mundo desconocido y salir sin ser perjudicado por entidades.
    Cuando pruebe te cuento, eso es al menos lo que me comento un antropologo que conozco personalmente y estudia el tema hace 20 años, hizo numerosos viajes a la selva, es amigo de chamanes y realizo muchas ceremonias.

    Ahora bien, ¿Cual es el camino correcto y mas sano que deberiamos seguir siguiendo la enseñanza de Kuthumi y la que vos mencionas?

    Si fuera una vida moderna seria (resumiendo) :
    - Dormir cuando se vaya el sol
    - Alimentarse sanamente
    - Trabajar de forma honrada
    - Ayudar a los demas ( la forma mas comun : donacion )
    - Trabajar constantemente en : pensamiento - emocion - accion
    - Hacer deporte y meditar

    Y simplemente dedicarse a ser un humano comun y corriente?
    Me falto poner la parte mas dura del asunto :
    Al vivir en el cuerpo y no estar viviendo una vida cosmica, tenemos impulsos, necesidades, deseos, frustraciones, etc.

    Si bien uno puede trabajar lo mas que pueda en sublimar la naturaleza bestial, es bastante duro encarnar solo para trabajar y ayudar a los demas, en no tener sexo con alguien que recien conoces porque te contaminaria, en no ir a un recital o disco porque salis con los cuerpos sutiles sucios, es mucho todo una vida asi, no es nada facil aceptar una existencia con menos diversion.

    La verdad, es bastante complicada la existencia, si bien fue un gran invento de dimensiones impresionantes y que funciona tremendamente bien, me atrevo a cuestionar al creador porque... convengamos que nos creo y listo, si bien supuestamente tenemos guias, proteccion, creo que no es suficiente.

    La existencia tendria que ser mejor y mas segura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco la Ayahuasca y por lo tanto no sabría decirte, pero lo que he leído por lo general es que las plantas de poder hay que utilizarlas con moderación y prudencia.

      Sobre el camino más correcto.

      Todos los caminos que ofrecen los diferentes guías espirituales son correctos a su manera. Lo que difiere es la velocidad de desarrollo que conllevan.

      Por ejemplo, el camino que toman los discípulos que ya son aceptados por los Maestros, es un camino muy poderoso para evolucionar, pero también es un camino tremendamente difícil. Y si no estás apto a hacer todos los sacrificios y esfuerzos que requiere. Pues mejor no le entres porque vas a terminar muy perjudicado.

      Entonces, el mejor camino para evolucionar es aquel que puedas llevar durante toda tu vida. Por consiguiente busca un equilibrio entre tu vida profana y tu vida espiritual con el que te sientas a gusto.

      Si no quieres perderte los placeres mundanos de la vida. No tienes por qué hacerlo, ya que nadie te está exigiendo que ya te vuelvas un Maestro. Es lo bueno de la vida, que uno es libre de escoger el ritmo que uno quiera para evolucionar.

      Y concuerdo que la existencia debería de ser mejor y más segura. Pero dado que no es así, es a nosotros a quienes nos corresponde buscar hacerla mejor y más segura (tanto para nosotros como para los demás).

      Eliminar
  6. Hola, tengo actualmente 16 años y estoy totalmente encantada con tu blog así como también tú análisis acerca de los maestros y de Don Juan, en lo personal actualmente me dispongo en saber todo lo que pueda acerca de Don Juan ya que se me hace unos relatos fantásticos dignos de seguir.
    Continúa así.
    Saludos

    ResponderEliminar