EL SUICIDIO NO TE LIBERA DEL SUFRIMIENTO



En este capítulo hice una síntesis de toda la información relevante que he encontrado sobre el suicidio:


Pero para enriquecer más el blog, también les voy a poner los artículos que escribieron grandes instructores y a continuación les traduzco el artículo que escribió William Judge sobre ese tema.

William Judge fue uno de los fundadores de la Sociedad Teosófica y también fue discípulo del Maestro Morya y el principal colaborador de Blavatsky, y por lo tanto es alguien que tiene mucho conocimiento oculto, y sobre lo que les pasa a los suicidas, él escribió un artículo titulado:


EL SUICIDIO NO ES MUERTE

« Como estudiante de esoterismo y de la naturaleza humana, he estado interesado en la discusión del tema del suicidio, y en la actualidad, esencialmente se ven dos posturas: la de los materialistas y la de los religiosos. Y ninguno de estos puntos de vista es satisfactorio.



EL PUNTO DE VISTA MATERIALISTA

Si se aprobara el suicidio, esto sólo podría hacerse fundamentándose en la idea errónea de que el hombre sólo fuese un cuerpo (y el cual siendo solo un trozo de materia) entonces se le podría sacar de esta manera al hombre de sus sufrimientos.

Y a partir de este concepto, se volvería un paso fácil el justificar matar a otros hombres que pudiesen estorbarnos o que estuviesen viejos, o locos, o decrépitos, o que fuesen depravados.

Porque si todo lo que somos fuera solamente la “masa de barro” que llamamos cuerpo, y si el hombre no fuera un espíritu innato e inmutable en esencia, entonces la gente se preguntaría:

¿Qué mal podría haber en destruirlo, si es nuestro, y sólo somos ese cuerpo?

Y siguiendo ese razonamiento, qué tan fácil sería el encontrar buenas y suficientes razones para deshacerse también del cuerpo de las demás personas siguiendo una reflexión similar.



EL PUNTO DE VISTA RELIGIOSO

Y por el lado religioso, el sacerdote condena el suicidio, pero uno puede ser Cristiano y sin embargo mantener una opinión de que una rápida liberación de la Tierra, hace posible ir al Cielo varios años antes.

Y es que en realidad, ninguna de las razones que haya presentado esta religión, disuade verdaderamente al Cristiano de cometer suicidio salvo su propio temor.

La muerte, ya sea natural o forzada, se ha convertido en un pánico para le agente y es por eso que se le suele llamar “La reina del Terror”. Y esto ocurre porque, aunque las religiones ofrecen un vago paraíso al otro lado de la existencia, la vida y la muerte son tan mal comprendidas que la gente prefiere aguantar los males que ya conoce, que volar a otros lugares que son temidos por ignorancia de lo que puedan ser.



EL PUNTO DE VISTA ESOTÉRICO

El suicidio (como cualquier otro asesinato) es un pecado porque es una súbita perturbación de la armonía del mundo. Y es por eso que el suicidio es un delito, porque frustra a la naturaleza.

La naturaleza existe en razón del alma y por ninguna otra razón, y la naturaleza tiene por así decirlo, el proyecto de darle al alma, la experiencia y la conciencia de sí misma.  Y esto sólo puede tenerse por medio de un cuerpo a través del cual el alma pueda estar en contacto con la naturaleza.

Por lo que separar violentamente la conexión de ese cuerpo con el alma antes del tiempo previsto, eso frustra la meta de la naturaleza, compeliéndola por medio de sus propios lentos procesos a restaurar la tarea que quedó inconclusa. Y como esos procesos deben de continuar a través del alma que cometió el asesinato de su cuerpo, su secuela aporta más dolor y sufrimiento.

Perturbar la armonía general es un pecado más grande de lo que piensan los individuos. Ellos lo hacen porque se consideran como si estuviesen solos, pero en realidad ellos están conectados energéticamente con todo el mundo, con las otras mentes y las otras almas.

Y es que en verdad un lazo sutil pero poderoso y real nos los liga a todos, y en el instante en que una de las fibras de ese lazo disturba la conexión, todo el sistema lo resiente por reacción a través del alma y la mente, y solo puede regresar al estado normal a través de un ajuste doloroso.

Este ajuste se realiza en los planos invisibles de la existencia, y los cuales son de suma importancia ya que en ellos existe el verdadero ser. Y es así como todo asesino de sí mismo o de otro, impone una carga injustificada sobre toda la humanidad.

Por lo tanto él no puede escapar de esta injusticia, debido a que la muerte de su cuerpo físico no lo separa del resto de la humanidad, sino que sólo lo priva del instrumento que la naturaleza le procuró para interactuar con el plano físico, y en cambio su acto lo coloca en la vorágine de las Leyes que son poderosas e implacables, y que son incesantes en su operación y obligatorias en su demandas.

Y es por eso que el suicidio es una enorme locura, debido a que coloca al que lo comete en una posición infinitamente peor de la que se encontraba antes y de la que ingenuamente esperaba escapar.

Y es que el suicidio no es verdaderamente muerte, sino tan sólo el abandono de una casa bien conocida [el plano físico] con unos alrededores que le son familiares, para ir a un nuevo sitio en donde sólo tiene lugar el terror y la desesperación [que es el plano astral cuando se entra ahí en un estado de depresión].

El suicidio es tan sólo una muerte preliminar cometida sobre el instrumento de materia que es el cuerpo físico, y el cual es puesto bajo el “frio abrazo de la muerte”, dejando al hombre despojado de su instrumento para interactuar en la Tierra, pero todavía su ser sigue vivo en los planos sutiles de existencia, y solamente se encuentra fuera de la vida física del planeta.


El esoterista sabe que el hombre es un ser complejo lleno de fuerzas y de facultades todavía desconocidas por la ciencia, y que su cuerpo físico es tan solo una de sus vestimentas.

El hombre es un ser triple de cuerpo, alma y espíritu. Y esta trinidad puede dividirse a su vez en sus siete vestimentas:


Y tal como el hombre es trino, también lo es la naturaleza que tiene una parte material, una parte intermedia y una parte divina:

(Y las tres partes estando ligadas en un TODO.)

La parte material del hombre gobierna al cuerpo, la psíquica afecta al alma humana y el espíritu vive en la parte divina (y también en el hombre estando todo ligado como un todo).

Por lo que si solo fuésemos cuerpos, podríamos entonces muy bien entregarlos a la naturaleza material y a la tumba, pero si salimos con precipitación de lo material, podemos proyectarnos en lo psíquico o astral. Y como toda la naturaleza procede con regularidad bajo el gobierno de la ley, sabemos que cada combinación tiene su propio término de vida antes de que pueda producirse en él una separación fácil y natural.

Un árbol o un mineral o un hombre es una combinación de elementos o partes, y cada una de esas partes debe de tener su termino de vida proyectado. Y si nosotros nos separamos de forma violenta y prematuramente, ciertas consecuencias deberán sobrevenir.

Porque cada elemento requiere de su propio tiempo para disolverse, y siendo el suicidio una violenta destrucción del elemento más denso (o sea el cuerpo) los otros dos elementos que componen al hombre (o sea el alma y el espíritu) se quedan sin su instrumento natural.

El hombre está entonces muerto a medias y se encuentra constreñido por la ley de su propio ser a esperar en el astral hasta que se alcance el termino natural de lo que habría sido su vida en la Tierra.



La suerte del suicida es horrible en general. Él se ha separado de su cuerpo físico aniquilándolo, pero que no aniquilan a su conciencia y por consiguiente él sigue sintiendo todo el dolor que sentía antes de quitarse la vida física.

(Y yo diría que incluso es peor porque el cuerpo ayudaba a absorber gran parte de ese dolor actuando como una esponja.)

Y allí, en esa zona intermedia, la Ley (que actúa realmente por su bien) lo compele a esperar hasta que pueda morir en debida forma.

El hombre debe por lo tanto esperar medio muerto, los meses o años que, en el orden de la naturaleza, hubiesen transcurrido para él, antes de que el cuerpo, el alma y el espíritu se pudiesen separar de manera correcta.

Y mientras tanto, el hombre se convierte en un fantasma errante. Él existe completamente en el reino astral, carcomido por sus propios tormentos, y repitiendo continuamente con sus pensamientos intensos, el acto por el cual trató de detener el peregrinaje de su vida.


Y al mismo tiempo ve a la gente y el lugar que dejó, pero no es capaz de comunicarse con nadie, excepto aquí y allá con alguna persona sensitiva, quien frecuentemente se aterroriza por su visita.

Y para empeorar las cosa, el suicida frecuentemente llena las mentes de los vivos que estén deprimidos, con sus pensamientos de quitarse la vida, conduciéndolos ocasionalmente a que cometan el mismo acto [lo que le genera un karma muy pesado al individuo que se suicidó].

Y debido a que el suicida se separó, por un lado del cuerpo y la vida que le eran necesarios para su experiencia en la Tierra, y por consiguiente para su evolución como ser cósmico.  Y por el otro, la perturbación que provocó con su acto lo separó de su naturaleza divina,

El suicida se encuentra ahora esencialmente compuesto de su cuerpo emocional (Kama), el cual tiene gran resistencia a la tensión y animado por sus pasiones y deseos. Pero una parte de su mente (Manas inferior) está todavía con él, y por lo tanto el suicida en el Más allá puede pensar y percibir.

Desafortunadamente, ignorante de cómo usar las fuerzas de ese reino, él es arrastrado aquí y allá, incapaz de guiarse él mismo, y toda su naturaleza está angustiada.

Y así continua con su tormento, hasta que las fuerzas que lo mantienen anclado al astral terminan y es cuando verdaderamente comienza a morir. Entonces cae en un sueño para un periodo de descanso en el Devachan (“el Paraiso”) antes de comenzar una vez más una vida en la Tierra.

Y en su siguiente reencarnación podrá, si así lo ve conveniente, reparar o compensar o sufrir de nuevo otra vez, ya que:

¡No hay escapatoria a la responsabilidad!

Y es por eso que es mejor aceptar valientemente lo inevitable, ya que nuestra situación en la Tierra suele deberse a nuestros errores cometidos en nuestras reencarnaciones pasadas, y por lo tanto hay que confrontar esas situaciones en esta vida y no posponerlas para la siguiente reencarnación empeorándolas aún más.



CONCLUSIÓN

El enseñar suicidio es un pecado, porque incita a algunos a cometerlo. Y el prohibirlo sin razón es inútil, ya que nuestras mentes deben de tener razones para hacer algo o no. Y si interpretamos simplistamente y de manera literal las palabras de la Biblia, entonces encontramos allí dicho que el único lugar del suicida es el infierno. Lo que satisface a muy pocos en esta época de investigación científica y de análisis. Pero denle a los seres humanos la llave de sus propias naturalezas, y muéstrenles cómo hay leyes que gobiernan tanto aquí como en el Más allá, y su buen sentido hará el resto. »

* * *

O sea que el conocimiento esotérico ayuda a comprender las razones por las que verdaderamente no conviene suicidarse, y Williams Judge tiene razón porque el estudio que he llevado a cabo de la enseñanza esotérica, me ha hecho concluir que efectivamente el suicidio no te libera del sufrimientos, sino que al contrario te lo empeora y también te empeora la situación en la que te encontrarás en tus futuras reencarnaciones.

Entonces es mejor buscar resolver nuestra existencia mientras que estamos vivos en el plano físico para así podernos liberar para siempre de ese estado que nos atormenta, y de esta manera poder acceder a niveles de vida cada vez más esplendidos.

Y es que las pruebas por las que están pasando en esta vida, si no logras superarlas, entonces las van a tener que volver a pasar en tu siguiente vida, y así repetir la misma situación hasta que por fin logres superarla. Entonces mejor de una vez trabajar para superarla en esta vida y de esta forma no tener que lidiar más con ello.



(Fuente: este artículo fue originalmente publicado en el periódico The New-York World del 15 de agosto de 1894, y luego fue publicado en la revista The Lamp de septiembre de 1894 en Toronto, Canadá. Y luego fue copilado en el libro “Ecos del Oriente, los escritos de William Judge”, vol. 3, p.219-221, Editorial Point Loma Publications, San Diego, California, 1947. Y el texto original en inglés lo pueden leer aquí)




7 comentarios:

  1. cid cid que pasa con los accidentes, deportes extremos, drogas ,que causan muerte por imprudentes .

    .-Los deseos de suicidio ES UN KARMA?

    .-Los señores del karma tienen en cuenta su decepción?
    un ejemplo en argentina, el prestigioso cardiocirujano (creador del bypass) René Favaloro se suicidaba hace 17 años al dispararse en el corazón, agobiado por la crisis que atravesaba su fundación y decepcionado ante la falta de respuestas por parte de las autoridades y de los empresarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La manera como van a experimentar los estado post-mortem las personas que mueren antes del tiempo requerido va a depender mucho del carácter que tengan así como del conocimiento que al respecto hayan aquerido.

      Todas las vibraciones que proyectas (ya sea en pensamientos, emoción o acciones) se te regresan, y por lo tanto el deseo de suicidio también es un karma.

      Pero a nivel humano el karma no es solamente acción y reacción sino que también es didáctico y es por eso que en asuntos karmicos, el Maestro Kuthumi explicó que el motivo (así como el estado de conciencia en el que se encuentra el individuo) influyen inmensamente.

      Y por lo tanto no va a tener las mismas consecuencias alguien que se suicida intencionalmente para hacerle daño a otra persona, que alguien que se suicida para salvar a otra persona, que alguien que lo hace conscientemente, que alguien que lo hace porque en ese momento se encuentra perturbado por la depresión, etc.

      Eliminar
  2. Gracias por tu aporte Cid.
    Me ha puesto a pensar el hecho de "estar conectado energéticamente con el resto de seres humanos".
    A veces, yo realmente siento una gran empatía hacia los que me rodean, pero cuando veo sus rechazos, me decepciono y vuelvo a sentirme frío (algo común de mí mismo que odio).
    A pesar de ello, reconozco que siempre debe amar a mi prójimo, independientemente de lo que este me responda.
    Por cierto, ¿sabes algo sobre corregir la lentitud en procesos mecánicos? En mi taller soy popular por ser lento en todo, me gustaría saber cómo ser un poco más rápido (exceptuando el hecho de no darme por vencido, practicar más y pensar positivamente).
    Gracias y bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba diferentes métodos hasta ver cuál te sirve mejor para volverte más rápido:

      - Visualización creativa
      - Decreto positivo
      - Técnicas de acecho enseñadas por Don Juan Matus,
      - Etc.

      Eliminar
  3. Interesante este tema del suicidio, lo que tambien me parece una injusticia para los suicidas. Digo el universo debe reconsiderar tambien conlo que contaba la persona sea herramientas como familia, amigos, momentos felices de su vida, etc... y si no tiene nada de eso pues tienes la autoestima por los suelos

    Y entonces los niños, adolescentes pero especialmente los niños que se suicidaron debido al bullying tambien tendran que pasar por todo eso? Para un niño su mundo abarca completamente la escuela y con todo ese sufrimiento atormentado por la escuela ni cuenta con las herramientas psicologicas suficientes ni dimension para comprender su accion de suicidio. QUE SE JODA EL UNIVERSO.

    ¿Que opinas sobre eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que desafortunadamente la sociedad actual todavía es muy cruel, pero es a nosotros de cambiarla en algo mejor.

      Eliminar
    2. Ups, entonces ni tienen ese perdon. Lamentable.
      Podrias hablar sobre universos paralelos. Bajo los efectos de una sustancia quiero creer que vi uno y no fue una mera visuslizacion mia porque no lo senti asi. Si tienes material sobre el tema ponlo por favor

      Eliminar