Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

¿QUÉ ES LA ESCUELA INTERNACIONAL DE FILOSOFÍA INICIÁTICA Y EL PROGRAMA OPI?




La Escuela Internacional de Filosofía Iniciática (EIFI) es una escuela fundada por los organizadores de la Biblioteca Upasika quienes ante la sobredosis informativa y la confusión reinante que hay en el Internet, decidieron crear el Programa de estudios OPI, el cual presenta una síntesis coherente de todas las doctrinas espirituales y corrientes esotéricas de todos los tiempos. Y provee además herramientas prácticas para que el material presentado no se convierta simplemente en una acumulación de datos e información sino que sea un conocimiento vivencial y trascendente.



¿CÓMO SE FORMÓ ESTA ESCUELA?

En el año 2003 fue creada la primera biblioteca de temática espiritual y esotérica en internet, bautizada como “Biblioteca Upasika”, la cual durante 9 años se dedicó a la difusión de la Sabiduría Antigua para los estudiantes de habla hispana, logrando entre otras cosas la digitalización de obras de inestimable valor.

A mediados de 2009 surgió en Perú la inquietud de generar un programa de estudio que pudiera abarcar las diversas materias contenidas en la biblioteca digital, a fin de pasar de la mera información a la formación. Y teniendo en cuenta esto, ese año se reunieron en Lima estudiantes de Perú, Uruguay, Colombia y Venezuela para evaluar la viabilidad de un programa de este tipo.

De esas primeras charlas se fue gestando una idea que fructificó en marzo de 2010 en la forma de una escuela que remitía a una iniciativa de los teósofos españoles Eduardo Alfonso y Mario Roso de Luna titulada “Schola Philosophicae Initiationis”. Y de ahí el nombre de OPI que son las siglas en latín de “Opus Philosophicae Initiationis”, lo cual significa en español: “Obra Filosófica Iniciática”.

Desde esa fecha se fueron generando los contenidos del programa, los cuales fueron estructurados en módulos y presentados en monografías descargables desde la página web. Y a finales del 2010 se dieron cita en Montevideo (Uruguay) estudiantes de 8 países para participar en el primer encuentro mundial de OPI.

Con el programa ya estructurado y funcionando, comenzaron a establecerse grupos locales para su estudio y puesta en práctica. Y a finales de 2013, en el IV Encuentro Mundial realizado en Viña del Mar (Chile), se dispuso de la formación de una Escuela patrocinadora del Programa para brindar un mejor soporte a los requerimientos de los estudiantes.



¿POR QUÉ LES MENCIONO ESTA ESCUELA?

Porque seguido los lectores me piden que les recomiende escuelas esotéricas para estudiar, y esta es una que considero sería y con verdaderos conocimientos esotéricos.

Ahora bien, debo de precisar que yo no estoy relacionado con ellos y que aunque me encantaría cursar sus módulos, yo no he podido hacerlo por falta de tiempo. Y es que mi prioridad es compartir con los demás las enseñanza más elevadas que he encontrado, y eso me absorbe todo mi tiempo libre, impidiéndome poder entamar nuevos estudios.

Pero ante la abundancia de charlatanería y pseudo escuelas esotéricas que proliferan en la actualidad, me parece importante señalarles aquellas que mi investigación me ha mostrado que son buenas, y esta es una de ellas.

Y es por ello que se las menciono y les dejo su link:








Y para los que estén interesados en saber más sobre esta escuela, a continuación les transcribo el artículo que escribió uno de sus fundadores (el investigador Phileas del Montesexto) narrando con más detalle su formación:

« Los Guardianes de Upasika se organizaron por “nodos” que eran básicamente grupos de trabajo locales, aunque éstos nunca llegaron a funcionar del todo bien. Sin embargo, estos nodos fueron la semilla para la gestación del Programa OPI años más tarde.

En el año 2008, en la ciudad de Lima, el Frater Joshua Adonai Calderón pidió autorización para revitalizar el nodo “Atauky Chuko” de Perú, a fin de iniciar un trabajo presencial. Como consecuencia de esto, el 24 de agosto se reunieron en el hermoso Parque de las Aguas los estudiantes Luis Yompián, Joshua Calderón, Eduardo Ciotola y Josué Dávila para comenzar un proceso que culminaría años más tarde con la creación del Programa OPI y la Escuela Internacional de Filosofía Iniciática.

Este pequeño grupo era la cristalización de algo que nos venía inquietando en esos años: habíamos reunido miles de textos por lo cual el objetivo inicial de compilar y difundir los textos ya estaba cumplido, pero tampoco queríamos ser los responsables de un “intelectualismo esotérico” que propiciara “coleccionistas” de textos espirituales como si estos fueran estampillas o monedas.

Para mí, hay un dibujo de Quino que ilustra muy bien esa sensación que teníamos en ese momento: en el centro de una gigantesca biblioteca un viejito se pregunta apenado: “Y ahora que sé tanto… ¿qué?”.




Y del mismo modo, nosotros nos preguntábamos:

Y ahora que hemos reunido tantas obras llenas de sabiduría… ¿qué?


Personalmente creo que en la antigüedad el conocimiento se escondía en la escasez, y con esto quiero decir que era muy difícil acceder a los libros por su costo o simplemente porque no podían encontrarse en nuestras ciudades. Sin embargo a inicios del siglo XXI, el Internet (y la Biblioteca Upasika) contribuyó a la abundancia de información, pero de nuevo el conocimiento se escondió en ésta, ya que se dificultó la distinción de un buen libro de un mal libro, de una enseñanza válida de una espuria.

Antiguamente, quien quería conseguir un libro de Cábala tenía que hurgar por aquí y por allá para conseguir libros medianamente buenos. Hoy, sin embargo, podemos googlear “Cábala” y aparecerán centenares de recursos y decenas de libros, pero…

¿Por cuál empezar? ¿Cuál es bueno? ¿Cuál es malo?

Cuando Biblioteca Upasika había llegado a su pináculo, con 100’000 visitas mensuales, nosotros no estábamos del todo satisfechos y nos empezamos a replantear los objetivos, ya que nuestro propósito no era formar eruditos en esoterismo ni coleccionistas de bytes. Así que la revivificación del Nodo Atauky Chuko nos dio una magnífica oportunidad y concluimos que era necesaria una reunión física para marcar un nuevo rumbo.

Y así fue. Con la ciudad de Lima como marco, el 28 y 29 de junio de 2009 nos reunimos estudiantes de cuatro países: Joshua, Luis y Eduardo de Perú, Elizabeth de Venezuela, Juan Guillermo de Colombia y yo de Uruguay para delinear los nuevos objetivos de la Biblioteca Upasika.

El tema central fue la necesidad de hacer una síntesis, de generar un método de estudio ecléctico y universalista que pudiera orientar a los estudiantes sinceros. Fruto de las reuniones en Miraflores decidimos darle forma a CERES (Círculo de Estudios, Reflexión y Ejercicios de Sabiduría) que pocos meses pasó a llamarse “Programa OPI” (Opus Philosophicae Initiationis) y el cual está basado en una estructura modular que propuse y que trataba de facilitar un estudio sintético fiel a la divisa “Ad Dissipata Colligenda” (Reunir lo disperso).

En enero de 2010 se abrieron las inscripciones del nuevo programa y fue tan abrumadora la respuesta que el 1º de marzo de ese mismo año tuvimos que dar inicio al mismo, con 12 monografías iniciales y la posibilidad de seguir estudiando en niveles avanzados.



LOS COMIENZOS

Los inicios del Programa OPI fueron desordenados, ya que no teníamos un soporte humano para contener la creciente demanda de los estudiantes. Y a medida que fui avanzando en la redacción de las monografías, fui dándome cuenta que la hoja de ruta inicial era bastante difícil de seguir y me dediqué a perfeccionar la estructura de estudios que es el que rige hoy en día, con cuatro niveles de estudio (cuatro años) basados en monografías temáticas estructuradas en módulos y estudios superiores redactados en forma epistolar: las Cartas desde el Camino, desde Lisboa al Monte Sexto.

Fue tan grande el éxito del lanzamiento del Programa que a fines de 2010, fue posible organizar en la Casa Nazaret de Montevideo el Primer Encuentro Mundial del Programa OPI con el título: “Propósito y Proyecto”, donde participaron estudiantes de Uruguay, Brasil, Ecuador, Paraguay, Bolivia, México, España, Colombia y Argentina.

Después del Encuentro Mundial, los coordinadores nacionales nos reunimos en Mariápolis, cerca del aeropuerto de Carrasco, para constituir el Primer Consejo Mundial de OPI, donde se buscó dar un marco formal al Programa. Y es que aunque el Programa estaba consolidado en pocos meses, no existían directivas claras para el trabajo presencial y era usual que se crearan grupos y círculos improvisados que –al no tener pautas claras– terminaban haciendo un trabajo pésimo y desanimaban hasta al más entusiasta.

El Programa siguió creciendo y afianzándose, y en los años siguientes se siguieron realizando los encuentros mundiales:

  2011 “Recorriendo el Laberinto” (Perú)
  2012 – “El Viaje del Héroe” (Colombia)
  2013 – “El Círculo Sagrado” (Chile)
  2014 – “Construyendo el Castillo Interior” (Perú)

Y el 1º de diciembre de 2014 procedimos a re-fundar el Programa OPI en una emotiva ceremonia en Chosica (Perú) donde éste adoptó una nueva forma: la Escuela Internacional de Filosofía Iniciática. »
(Revista Axis Mundi Nº 23, marzo 2015, p.8-11)



Y para los que quieran más información, también les anexo el artículo de un estudiante de esta Escuela narrando su experiencia con el programa OPI.

« El motivo de estas sencillas palabras es contarles a ustedes cómo llegué al programa de estudios de OPI y de qué manera ha influido sobre mi persona.

Después de cambiar mi lugar de trabajo en el ejercicio de la docencia, en el año 2012 surgió de repente una inquietud que me incitó a pensar de manera trascendente sobre el propósito de la vida y los diferentes aspectos no tan evidentes de la naturaleza del ser humano. Y también le transferí esta inquietud a mi hermosa y amada pareja quien hizo suyas también mis inquietudes convirtiéndose así en mi compañera de camino.

Compartimos cada descubrimiento, indagamos sobre diferentes prácticas y puntos de vista de cada organización, secta, corriente, religión, encontrando varios puntos en común en todos ellos:

     -  la conciencia, la unidad, el amor, entre otros.

Comenté mis inquietudes con una compañera de trabajo y a través de ella conocí a Zamir Lemir, quien inició un círculo de estudio de OPI en el cual entramos mi pareja y yo, formando con ellos una amistad fraterna con el propósito de encontrar nuestra verdadera esencia, y así emprendimos este viaje.

El paso que muchos han dado en diferentes escuelas y corrientes esotéricas, nosotros lo dimos en un programa que hoy día está subordinado a la EIFI “Escuela Internacional de Filosofía Iniciática”.

Recuerdo que tuve la oportunidad de asistir al encuentro mundial de Colombia en el 2012, y una vez allí recibimos unos fundamentos de una de persona que nos expuso de manera muy general algunos temas y todos los presentes estaban muy entusiasmados, esta persona era Phileas del Montesexto; y a pesar de que no entendí cuáles eran los propósitos de sus exposiciones supe que me hacía falta realizar algún estudio que me permitiera llegar a comprenderlos.

El año 2013 fue un año de estudio, las lecturas eran muy agradables, los temas propuestos en el plan de estudios del programa y la manera como se desarrollaban las clases propiciaban un ambiente muy adecuado para asimilar las enseñanzas de la Filosofía Perenne, con el tiempo uno se va dando cuenta de que todo tiene una explicación, todo tiene un orden, y también que existen diversas maneras de abordar el conocimiento.

En la medida que seguí explorando el programa y tras investigar la forma como otras corrientes espirituales presentan el conocimiento me fui identificando más con la obra, pues a través de ella logré comprender que “todos somos uno” y que es una buena alternativa para llevar las enseñanzas de la tradición primordial a otras personas de una manera sencilla y lo más evidentemente posible.

Este año se cerró con broche de oro participando del encuentro internacional en Chile, allí pude compartir con todos los que hacen posible que se estructure este programa de estudios.

El año 2014 se presentaron cambios profundos en nuestro círculo de estudio, algunos compañeros tomaron decisiones en sus vidas que los apartaron del programa, pero continuamos, experiencia que nos condujo el fin de año al encuentro internacional realizado en Lima-Perú.

Los encuentros mundiales se han convertido en una excelente oportunidad para viajar, aprender y conocer y espero seguirlo haciendo en cuando las condiciones laborales, económicas y familiares me lo permitan, por lo que se los recomiendo.

A través del estudio de las monografías, el encuentro con los hermanos de la obra y el compartir el conocimiento en un círculo de estudio de manera fraternal, encontré la coherencia entre la filosofía y la vida, cuya práctica realizo a diario a través de las tareas cotidianas; gracias a esto ahora estoy dispuesto a hacer los ajustes necesarios en mi vida para recorrer el sendero sin renunciar a ella, por el contrario, dándole más valor a todo aquello que antes no podía ver con profundidad.

Ahora con entusiasmo veo la oportunidad de avanzar en mi vida buscando la plenitud perdida en las banalidades, inconformismos y prejuicios que aquietan el crecimiento espiritual, y a pesar de mis limitaciones y la falta de experiencia voy adquiriendo buenos hábitos, con una actitud proactiva y buscando una verdadera actitud de servicio que me permita ser de utilidad para impactar positivamente en la comunidad a la que pertenezco y poner mi granito de arena en la construcción de un mundo nuevo y mejor. »
(Revista Axis Mundi Nº 23, marzo 2015, p.18-19)




9 comentarios:

  1. Hola Cid :) lo malo que soy pobre y para acceder a la informacion cobran $ 60 :'( mejor me quedo con su recopilacion de enseñanzas :)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te diré que es un precio barato comparado a lo que cobran usualmente las escuelas. Pero no te preocupes que hay algunos como yo que buscamos compartir toda la enseñanza que podamos de manera gratuita, nada más que sí me está tomando bastante tiempo recopilarla, traducirla y transcribirla.

      Eliminar
    2. Sr. Cid, no pertenezco a OPI, pero les puedo garantizar a tus lectores que no teman adentrare en sus enseñanzas, en lo personal lo sigo desde el 2014 hasta el día de hoy no me a defraudado.
      Actualmente soy Masón, pero eso no me a impedido ser un seguidor fiel a Phlieas, por el contrario, muchos de sus artículos y consejos me han ayudado en mis trabajos en Logia, asi como en los momentos de reflexión.
      Te mando un abrazo fraterno

      Eliminar
  2. Mi opinión es que siempre queremos acceder al conocimiento gratis, hay que darle el verdadero valor a las cosas... Estoy segura que esos $60 hay gente que los gasta en cosas menos importantes y no se dan cuenta.
    He estudiado con OPI mucho tiempo y vale la pena...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cid donde se puede encontrar un curso para estudiar la Doctrina Secreta me leído 2 veces los tres primeros módulos pero es muy densa y Rica en su aprendizaje , sabes algo de esto y hablo en sentido general ya sea con la Sociedad Teosofica en Palo Alto o algún otro país ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente no conozco un curso así. Sorry.

      Eliminar
  4. ¡Hola cid! Tres nuevas entradas en apenas dos dias!! Estas que que te sales:) felicides continua así pues estas haciendo una gran labor y una dudita ¿tu sabes exactamente que enseñan en la opi? pues chekando en su pagina apenas me aclaro, es teosofía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Phileas dice que es una sintesis de las mejores enseñanzas que han recolectado en la Biblioteca Upasika.

      Eliminar
  5. Estupendo. Cuando el existe un querer verdadero, entonces, el camino aparece o se hace. Encontrar un buena escuela de trabajo interior, marca un devenir cualitativamente enriquecido, que apunta al amor universal.

    Gracias

    Adalberto

    ResponderEliminar