Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de marzo.

EL MISTERIO DE LOS AGROGLIFOS (Crop Circles)



Milk-Hill, Wiltshire, 12 de agosto de 2001. El mayor agroglifo de la historia, con 267 metros de extensión y consta de 409 círculos.


ÍNDICE



  1.   Introducción
  2.   La broma de Doug y David
  3.   La evolución de los agroglifos
  4.   Características
  5.   Investigación científica
  6.   Informes de testigos
  7.   Efectos anómalos
  8.   Geometría
  9.   Falsificadores y detractores
10.   Interacción humana
11.    Significados
12.    Las explicaciones
13.     Conclusión
14.     Fuentes y créditos
15.     Mi opinión al respecto




1. INTRODUCCIÓN

Cada año aparecen entre 150 a 300 patrones de vegetales aplastados en los campos de cultivo alrededor del mundo. Se ha informado de ellos en todos los continentes y en más de 50 países (aunque la mayoría de ellos han aparecido en el sur de Inglaterra).

Desde comienzos de los '90, los primeros agroglifos simples evolucionaron hacia patrones geométricos cada vez más sublimes y complicados además de presentar una asombrosa precisión y belleza. Muchos de ellos aparecen en el trigo, la cebada y la canola, aunque también han surgido en campos de centeno, avena, lino, maíz, caña de azúcar, porotos, papas, maravilla, pasto, frutos de huerta, en terrazas arroceras, e incluso nieve y hielo.

Con los años, estas formaciones se han atribuido a una variedad de causas triviales: bromistas que utilizan cuerdas y tablas, granjeros locos, estudiantes de arte frustrados, periodistas sin empleo, exceso de aplicación de fertilizantes, interferencias con teléfonos móviles, peleas de pájaros, vacas con conocimientos de geometría y erizos libidinosos.

Y aunque el público en general, los medios de comunicación y la comunidad científica tienden a menospreciar este fenómeno, argumentando que simplemente son la obra de gente bromista, existe evidencia substancial (como a continuación se los voy a demostrar) que indica la probable intervención de fuerzas e inteligencias desconocidas.





2. LA BROMA DE DOUG y DAVID

El 9 de septiembre de 1991, el tabloide británico "Today" publicó una portada que decía: “Los hombres que engañaron al mundo”.  La historia del diario contaba que todos los agroglifos de Inglaterra eran el trabajo de dos jubilados, Doug Bower y David Chorley, de 67 y 62 años respectivamente.


Sus herramientas incluían una tabla de madera de 1,22 metros de largo y una bola de cuerda, junto con una pieza de cable que colgaba de una gorra de béisbol y que servía como instrumento de vigilancia, lo que les permitió construir líneas perfectamente rectas focalizándose en un objeto distante.

¡Y en medio de la noche!

Para aplanar el cultivo en áreas donde no se traslapaban las huellas dejadas por los tractores al fumigar las plantas, los hombres dijeron que se habían situado en una de esas marcas y saltaron a modo de “caballete” dentro del cultivo. Pero esto implicaría realizar dichos saltos a una distancia de 10,7 metros.  (¡Toda una marca olímpica!)  Confesaron que tuvieron la idea de elaborar agroglifos durante una aburrida tarde de 1978 en un pub y que su único motivo era “divertirse”. Y no sólo nunca habían sido sorprendidos en el hecho, sino que además sus esposas tampoco se percataron de su ausencia nocturna.


Fig. 2.1. Doug y Dave demostraron sus habilidades en 1991 con esta formación, luego de una jarra de cerveza suficiente para ver alucinaciones.

Ellos demostraron que podían crear diseños circulares toscos a la luz del día, pero que no tenían la precisión geométrica, la complejidad y las hermosas capas de vegetal que se hallaron en las formaciones más elaboradas (porque en ese periodo las figuras ya habían evolucionado a complejos pictogramas).  Pero Doug y Dave no podían explicar convincentemente cómo habían efectuado aquellos últimos diseños que habían aparecido y tampoco pudieron duplicar en un dibujo el diseño de una cruz celta que ellos decían haber formado.

Confrontados con la evidencia de que no tenían nada que ver con ciertas formaciones, comenzaron a retractarse. E incluso si fuesen ciertas sus exageradas declaraciones de haber elaborado 250 figuras en Inglaterra desde 1978, aún quedaban 1’750 formaciones en ese país (y en otros países más) así como también muchas figuras anteriores a 1978.

Sin embargo, esto persuadió al público que todos los agroglifos eran hechos por humanos, ya que mucha gente consideraba que eso era más factible que la posibilidad de misterios no resueltos cerniéndose sobre los campos.

Y así fue como Doug y Dave ciertamente “engañaron al mundo”.  ¡Claro que no en la manera en que lo cree mucha gente!  Y a pesar de su “retiro”, las figuras en los campos fueron tan comunes como en 1992, pero no atrajeron el mismo interés de los medios.





3. LA EVOLUCIÓN DE LOS AGROGLIFOS

Cuando Doug y Dave declararon haber inventado como chiste el fenómeno de los “círculos en los maizales” en 1978, ellos no estaban conscientes de que casi 300 formaciones documentadas más competían con su mediática broma. E incluso ha habido varios reportes esporádicos de agroglifos hallados en Inglaterra durante el siglo XX, pero con las investigaciones recientes se han encontrado también informes de varios siglos atrás.


Los agroglifos en los siglos pasados

Así por ejemplo, en los cuentos folclóricos de los siglos XVI y XVII, encontramos relatos en donde se menciona que “hadas y elfos fueron vistos danzando en los campos y que dejaron círculos de pasto pisoteado”.

La representación más antigua de un agroglifo aparece en una xilografía de 1678, la cual muestra al “Demonio Segador” cosechando un campo de avena dentro de un círculo plano. (Fig. 3.1)


La historia tras bambalinas es la de un granjero que rehusó pagar el dinero solicitado por un cosechador particular y echando a andar el rumor de que había encargado ese trabajo al demonio. Durante la noche se escucharon y vieron extraños sonidos y luces, y a la mañana siguiente el granjero encontró parte de su plantación convertida en círculos planos.

Otros agroglifos antiguos los menciona el científico británico Robert Plot quien en 1686 publicó un libro titulado “Historia Natural de Staffordshire” en donde indica registros de áreas geométricas en plantaciones aplastadas y descubiertas en tierras arables y de pastoreo. Y el autor no sólo describe círculos, sino también espirales y cuadrados dentro de anillos de hasta 46 metros de extensión.

Robert Plot cuenta que el suelo bajo ellos estaba mucho más suelto y seco de lo normal, y que a veces en las plantas había una sustancia blanquecina y musgosa, parecida a la escarcha (“como el de un pan enmohecido” señala él en su libro). Avanzó la teoría de que los diseños eran creados por relámpagos que explotaban desde las nubes.


Fig. 3.2. Una de las ilustraciones de Robert Plot que muestra el diseño de un agroglifo.

Otros ejemplo de agroglifos antiguos los encontramos en la revista científica "Nature", la cual en julio de 1880 publicó la carta de un científico que describía haber encontrado múltiples áreas circulares de trigo aplanado en una granja al sur de Inglaterra, y el científico sugirió que eran el resultado de “alguna acción ciclónica del viento”.

Y también hay informes esporádicos de agroglifos simples en el Reino Unido durante la primera mitad del siglo XIX, especialmente en el sur de Inglaterra, y a menudo la tradición rural los consideraba como malos augurios y obra de espíritus diabólicos.


Los agroglifos en la década de los ’70 y ‘80

En las décadas anteriores, las formaciones eran muy esporádicas, pero desde los últimos años de la década de los '70, el número de figuras se ha incrementado substancialmente (sobre todo al sur de Inglaterra en Wiltshire y Hampshire) y junto a la cantidad también se ha aunado una mayor elaboración en los diseños.

Las formaciones de un solo círculo arremolinado dieron paso a círculos múltiples, a veces dispuestos de una forma no azarosa. El primer quíntuplo (un círculo rodeado por 4 más pequeños y “satélites” espaciados de manera par) apareció en 1978, y después, surgieron quíntuplos con anillos que unían sus satélites externos, creando “cruces celtas”. Y de igual forma, comenzaron a surgir círculos con múltiples anillos concéntricos a su alrededor.


Fig. 3.3. Quíntuplo, Beckhampton, Wiltshire, 3 de agosto de 1988.



Los agroglifos desde la década de los ‘90


Fig. 3.4. Anillo triple, Warminster, Wiltshire, julio de 1990. Nótense los mini-círculos aparentemente puestos al azar o “racimos”, lo cual era un rasgo común en los primeros casos.

El año 1990 fue testigo de los primeros pictogramas, que consistían en largas cadenas de círculos, anillos, rectángulos, líneas rectas, tridentes, “llaves” y “garras”.  Al año siguiente, comenzaron a aparecer formas de ballenas y delfines e insectogramas.

Los agroglifos de 1994 incluían “globos de diálogo”, los cuales al incorporarles “lunas crecientes” se transformaban en dibujos que asemejaban a arañas y escorpiones. Y en ese año también se presenciaron los primeros glifos relacionados con la astronomía, que incluían galaxias, cinturones de asteroides y órbitas planetarias.

Desde fines de la década de los '90, las formaciones se han vuelto diseños geométricos espectaculares e increíblemente complejos, a modo de mandalas. La geometría heptagonal apareció primero en 1998, la eneagonal en 1999, la endecagonal en 2000, y la tridecagonal en 2003.  Y desde 1999, varias formaciones en los campos han creado la ilusión de ser tridimensionales.


Fig. 3.5. Alton Barnes, Wiltshire, 11 de julio de 1990. Este gran pictograma obtuvo publicidad mundial y atrajo a miles de visitantes.



Estadísticas

En total se han documentado cerca de 10’000 agroglifos alrededor del mundo, de los que más de 700 aparecieron en 1991. Y de las 229 formaciones reportadas mundialmente en 2004, el 34% surgió en Inglaterra, donde los glifos tienden a concentrarse alrededor de sitios megalíticos sagrados como los de Stonehenge, Avebury y Silbury Hill.

Otros países con agroglifos incluyen Alemania (13,2%), EEUU (9,2%), la República Checa (8.4%) e Italia (8.4%).



Algunos ejemplos de agroglifos


Fig. 3.6. El “Tetraedro”, Barbury Castle, Wiltshire, 17 de julio de 1991.

Al día siguiente de su aparición, un periódico británico publicó una foto de este diseño con el titular: “¡Ahora expliquen éste!”.  El área del círculo central es igual a la suma de las áreas de las tres formas circulares más pequeñas en los puntos del triángulo: 9’656 metros cuadrados.




Fig. 3.7. El “Escorpión”, Bishops Cannings, Wiltshire, 15 de julio de 1994.




Fig. 3.8. Diseño de galaxia, West Stowell, Wiltshire, 23 de julio de 1994. Se ha especulado que muestra una conjunción de planetas en la constelación Cetus ocurrida en abril del año 2000.




Fig. 3.9. La “Telaraña”, Avebury, Wiltshire, 11 al 12 de agosto de 1994. El efecto de brillantez se crea por el cultivo que está recostado en direcciones opuestas.




Fig. 3.10. Glifo del sistema solar, Longwood Warren, Hampshire, 22 de junio de 1995.

Muestra al Sol, Mercurio, Venus, la órbita de la Tierra, Marte y la órbita de Júpiter. Según Gerald Hawkins, representa una alineación planetaria acontecida el 6 de noviembre de 1903, cuando los hermanos Wright probaron que el hombre podía volar, y el 11 de julio de 1971, durante la misión de la sonda espacial Mariner 9 a Marte.




Fig 3.11. El “Grupo Julia”, Stonehenge, Wiltshire, 7 de julio de 1996.

Esta espiral de 151 círculos, que mide 279 metros de extensión en su eje central, apareció a plena luz del día y al lado de una ruta transitada, justo al lado opuesto del sitio arqueológico Stonehenge y en un lapso de 15 segundos (según el testimonio de pilotos, un granjero, un guardia de seguridad y automovilistas que llamaban a la policía). Un ingeniero supervisor profesional dijo que la realización del diseño tomaría alrededor de dos días.




Fig. 3.12. “Fractal Koch”, Milk Hill, Wiltshire, 8 de agosto de 1997.

Dos empresas de ingeniería estimaron que previamente al aplastamiento del trigo, la colocación de los 346 puntos requeridos para construir el diseño de 71 metros de extensión llevaría de 6½ a 7½ días si se hiciera en completa oscuridad. Aún así, la formación apareció de la noche a la mañana.




Fig. 3.13. La “Flor” y la "Malla cuadrada” aparecieron la misma noche en Etchilhampton, Wiltshire, el 1 de agosto de 1997. El cuadrado interior del círculo está dividido en 28 por 25 canales estrechos y hechos a regla.




Fig. 3.14. Hackpen Hill, Wiltshire, 4 de julio de 1999.




Fig. 3.15. Cinta 3-D, Beckhampton, Wiltshire, 28 de julio de 1999.




Fig. 3.16. Estrella de 14 puntas, Roundway, Wiltshire, 31 de julio de 1999.




Fig. 3.17. Los “Campos magnéticos”, Avebury Trusloe, Wiltshire, 22 de julio de 2000.




Fig. 3.18. El “Ángel”, Great Shelford, Cambridgeshire, 25 de julio de 2001.

Las líneas radiantes que componen el "vestido" tienen un ancho aproximado de 15 centímetros. Las líneas sucesivas se extienden alternativamente al exterior y al interior, cubriendo un largo total de 1’219 metros.




Fig. 3.19. Diseño ornamental de 240 metros de ancho, Stonehenge, Wiltshire, 4 de julio de 2002.




Fig. 3.20. Diseño de pétalo, West Overton, 21 de mayo de 2003.

Las plantas en este agroglifo fueron suavemente cepilladas en una posición casi vertical, de manera que desde el aire la formación es apenas visible. A medida que las plantas indemnes y rosas recuperaban su posición recta y normal, lo hicieron en bultos alternados, produciendo un patrón rizado de onda estable.




Fig. 3.21. Hackpen Hill, Wiltshire, 20 de julio de 2003.




Fig. 3.22. Huish, Wiltshire, 20 de julio de 2003.




Fig. 3.23. North Down, Wiltshire, 10 de agosto de 2003.




Fig. 3.24. Formación de 61 metros de largo, East Field, Alton Barnes, Wiltshire, 19 de junio de 2004.




Fig. 3.25. La “Rueda del sol” de 91 metros de extensión, Silbury Hill, 3 al 4 de agosto de 2004.

Esta formación apareció como “bosquejo” la primera noche, y fue completada en la siguiente. Algunos investigadores piensan que debió de ser hecha por manos humanas, pero no hay evidencia concluyente.




Fig. 3.26. El “Ojo”, Silbury Hill, Wiltshire, 9 de julio de 2005.




Fig. 3.27. Woolstone Hill, Oxfordshire, 13 de agosto de 2005.




Fig. 3.28. Las “Torres”, Waylands Smithy, Oxfordshire, 8 de julio de 2006.




Fig. 3.29. Uffington Castle, Oxfordshire, 8 de julio de 2006.




Fig. 3.30. Sugar Hill, Aldbourne, Wiltshire, 1 de agosto de 2007.




Fig. 3.31. West Woods, Wiltshire, 9 de agosto de 2007.




Fig. 3.32. West Woods, cerca de Lockeridge, Wiltshire, 17 de julio de 2008.




Fig. 3.33. Granja Hillside, West Woods, Wiltshire, 20 de julio de 2008.




Fig. 3.34. Cherhill, Wiltshire, 7 de agosto de 2008.




Fig. 3.35. Kingston Coombes, cerca de Waylands Smithy, Oxfordshire, 29 de mayo de 2009.




Fig. 3.36. Diseño heptagonal, Milk Hill, Wiltshire, 2 de junio de 2009.




Fig. 3.37. Silbury Hill, Wiltshire, 5 de julio de 2009.




Fig. 3.38. Morgan Hill, cerca de Devizes, Wiltshire, 2 de agosto de 2009.





4. CARACTERÍSTICAS


Características de los agroglifos

En los mejores y auténticos agroglifos, los vegetales aplastados tienden a permanecer ampliamente indemnes (hasta que llegan los curiosos) y continúan creciendo, mientras que en los círculos falsos los tallos generalmente están quebrados, machacados y a menudo muertos.

Los tallos de la vegetación aplastada, en las formaciones genuinas, se doblan en ángulos mayores a 90° y están recostados para producir un asombroso, bello e intrincado entretejido.

Los componentes circulares de un agroglifo se arremolinan frecuentemente en sentido o contrasentido horario, y a partir de un punto central hacia el exterior. Sin embargo, en vez de que el remolino gire centrífugamente en una espiral estrecha (como tiende a ser el caso de las formaciones hechas por humanos), habitualmente fluye con amplitud hacia el exterior y a veces en una distintiva forma de S.


Fig. 4.1. Capa de cultivo semejante a un remolino de agua, típico de los agroglifos grandes y complejos. Nótese cómo el cultivo está recostado elegantemente en delgados bultos. Roundway, 1999.


Las espirales están hechas de filamentos delgados y no en huellas de 1 metro, como cuando se usan tablas o rodillos jardineros. Y en el lugar donde emergen diferentes flores, las plantas tienden a estar sobrepuestas a otras, sugiriendo que todas ellas han colapsado en direcciones opuestas simultáneamente.

Por otra parte, el centro del cultivo arremolinado está demarcado por una leve área de suelo o depresión en medio de tallos en forma de espiral y se contrarresta desde el centro matemático (a veces de varios metros).


Fig. 4.2. Mini-círculo o “nido de pájaro”, formación en Milk Hill, 1997 (fig. 3.12).


En algunas formaciones, los tallos individuales están dispuestos al interior de los bordes externos y detrás del cultivo indemne, lo cual descarta claramente el uso de implementos físicos, ya que nunca se han recreado las capas multi-tejidas y multi-direccionales mediante el uso de pies, tablas, rodillos jardineros o tubos plásticos.


Fig. 4.3. Piso de capas en la formación de galaxia de 1994 (fig. 3.8), lo que muestra la precisión de los creadores de los círculos.




Fig. 4.4. West Overton Hill, Wiltshire, 8 de agosto de 2009. Cada uno de los tres círculos centrales tiene un patrón diferente de capas, incluyendo entretejido y aplastamiento.




Fig. 4.5. La "Libélula", Little London, cerca de Yatesbury, Wiltshire, 3 de junio de 2009. La forma realista de las alas (con todo y arterias) tiene un ancho de 5, 7 y hasta 15 metros.


Aparentemente la fuerza que produce los círculos puede variar dependiendo la madurez de las plantas y a veces (y especialmente en el caso de las menos maduras) se dejan tal cual como están las plantas si estas están en fila o dispersadas a lo largo del área aplastada.

Y también dicha fuerza parece ser capaz de seleccionar entre especies de plantas (como amapolas rojas o cardos que pueden quedar indemnes entre la cebada o el trigo aplastados) con lo cual se descarta el uso de tablas o rodillos jardineros.

La injerencia es tan precisa que en ocasiones, todo lo que separa un círculo del otro son cortinas de trigo del ancho de un tallo.



Características de las plantas

El biofísico William Levengood y otros investigadores han descubierto que con frecuencia las plantas aplanadas tienen nódulos alargados (los pequeños nudillos a lo largo de los tallos en plantas similares al maíz) y a veces tienen “cavidades en expulsión” en las mismas áreas, donde la humedad parece haber explotado.


Fig. 4.6. Nódulo descolorido y doblado en un ángulo de 90°.


Los experimentos de germinación de semillas han demostrado que cuando ocurre un agroglifo en un cultivo inmaduro, usualmente no se desarrollan vegetales de semillero, o su crecimiento disminuye severamente, pero en cambio si surge un agroglifo en un cultivo más maduro, entonces las semillas crecen hasta en 5 veces su tasa normal.

El 60% de los círculos aparecen en noches lluviosas, y aún así, tanto granjeros como investigadores notan con frecuencia que no hay barro en el cultivo intervenido. Lo cual sucedería si éste hubiera sido aplastado por humanos usando instrumentos mecánicos. Además, por debajo de los vegetales aplastados, a veces se encuentran bolas de caliza intactas y muy frágiles. Y cuando surge una formación en el suelo que contenga rocas pequeñas y filosas (como el sílex) los tallos permanecen sobre las rocas sin dejar marcas, lo cual indica que no se ejerce ningún peso sobre ellos.



Características del suelo

Comúnmente, el suelo del interior de los agroglifos presenta diferencias con el suelo del exterior. Por ejemplo, en una formación de Canadá, el suelo se había recocido como cemento, mientras que el resto del campo estaba húmedo y barroso. Y también llegan informes de otros países como Rusia, que se refieren al suelo recalentado bajo vegetales aplastados en las formaciones.

En el 50% de los agroglifos el suelo interno es notablemente más seco que el del exterior (como se indicó en la sección 3 y también fue observado por Robert Plot en 1686), y muchos de los efectos sobre los vegetales y el suelo son consistentes con la teoría de que se generó un intenso calor durante la formación de los círculos.

En las plantas y el suelo que se hallan dentro de los pictogramas, en ocasiones se encuentran extrañas sustancias como depósitos gelatinosos o polvorientos. Estos últimos se han identificado como dióxido de silicona de alta pureza, óxido de magnesio y magnetita (o hierro magnético) y este último puede consistir en polvo de meteoros, el cual se precipita a la Tierra constantemente. Pero su concentración en los agroglifos es de hasta 600 veces mayor que lo normal, indicando la presencia de fuertes campos magnéticos alrededor de los pictogramas.

Cerca del 90% de las formaciones en Reino Unido aparecen sobre acuíferos, caliza o arenisca verde (un tipo de arena verde-oliva) y a menudo están alineados con antiguos sitios sagrados y con líneas de energía terrestre, como se ha detectado mediante la radiestesia.



Posición de los agroglifos

La posición de los agroglifos también es a veces contraria al azar. por ejemplo: tres pictogramas idénticos con forma de ballena que aparecieron en 1991 formaban un triángulo isósceles perfecto a lo largo de varias millas cuando se unían sus líneas en un mapa.

Por otra parte, algunas formaciones parecen usar las huellas de los tractores como guía, pero otras no lo hacen. Y así por ejemplo, muchos agroglifos han aparecido en Canadá, y eso a pesar que los campos de ese país son fumigados por aviones, por lo que no hay senderos que provean a los bromistas de un acceso fácil a los campos.

En el Reino Unido, los pictogramas suelen estar rodeados a menudo por docenas de mini-círculos (o “racimos”) cuyo diámetro por lo general es de casi dos metros y se encuentran localizados en lugares que no pueden alcanzarse a pie sin dejar huellas obvias (y en ese sentido, los saltos de valla de Doug y Dave ya son una leyenda en la comedia).

En un pequeño porcentaje de casos (tanto de diseños complejos como simples) hay clara evidencia visual de la figura aparecida el verano anterior en el campo recientemente plantado. Las plantas nuevas en el área donde se situaba el glifo previo pueden ser más cortas o más largas que el glifo circundante, o presentar ligeras diferencias en el color, y usualmente este efecto no dura más de dos años transcurridos desde la formación original.



Animales muertos hallados en los agroglifos

Raramente se hallan animales silvestres muertos en las figuras, pero hay algunas pocas excepciones.

Pájaros

Por ejemplo, algunos pájaros aparentemente quedaron atrapados en la formación de un agroglifo que apareció en 1993, siendo estos derribados y desintegrados por la misteriosa fuerza que lo formó.

Esto se deduce porque dentro del agroglifo se encontraron pequeños pedazos de carne mezclados con sangre y plumas (pero extrañamente no se hallaron huesos u otra parte reconocible) y las pruebas de laboratorio que se hicieron confirmaron que esos restos pertenecían a “pájaros que explotaron”.


Puercoespines

También se encontraron dos puercoespines muertos en dos agroglifos canadienses diferentes. Uno de ellos casi se desintegró en partes chamuscadas y el otro había sido aplastado como una torta. Las marcas de rasguño y una fila de púas rotas remanentes indicaron que el último animal había sido llevado desde el perímetro hasta el centro de la formación.

Y curiosamente, el patrón de púas aplastadas en su cuerpo se dio en la misma dirección que la capa del cultivo caído, mientras que el análisis del otro puercoespín evidenció que el color negro de los restos no se debió a una quemazón.

La explicación de ello es que muchos animales probablemente sienten que algo va a pasar y escapan, pero los puercoespines responden al peligro simplemente levantando sus púas y quedándose rígidos.


Moscas

En una formación de cultivo, se encontraron numerosas moscas muertas y pegadas con sus lenguas a la parte superior de la semilla, con sus patas y alas ampliamente extendidas, como si hubieran sufrido un espasmo.

Aparentemente algunas habían explotado y otras moscas aún se hallaban en perfectas condiciones, ya que algunos insectos todavía estaban con vida pero atolondrados, y volaron luego de ser liberados de las plantas.

En este caso F. Grassi argumenta que la presencia de un hongo (Entomophtora muscae) es la explicación más posible, en lugar de un mecanismo misterioso que forme los agroglifos.





5. INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

El trabajo de investigación del grupo B.L.T. (conformado por John Burke, William Levengood y Nancy Talbott) ha posicionado la investigación de los agroglifos en una sólida base científica y ellos descubrieron que de las cerca de 300 formaciones de cultivo examinadas desde 1990, más del 90% presentó efectos anómalos en tejidos de los vegetales o en el suelo.

Durante este periodo, se publicaron tres informes científicos en ediciones de revisión por pares*, estableciéndose que la creación de varias formaciones involucran algo mucho más intrigante que simples humanos bromistas con tablas o paneles.

 * 1) W.C.Levengood, “Anatomical anomalies in crop formation plants”, Physiologia Plantarum, vol. 92, 1994, pág. 356-363.   2) W.C. Levengood, “Semi-molten meteoric iron associated with a crop formation”, Journal Of Scientific Exploration, vol. 9. 1995, pág. 191-199.  3) W.C. Levengood y Nancy A. Talbott, “Dispersion of energies in worldwide crop formations”, Physiologia Plantarum, vol. 105, pág. 615-624.

Los escépticos han objetado que mucho del trabajo del B.L.T. no se llevó a cabo en un modo de doble ciego (por lo que las ideas preconcebidas del experimentador podrían haber influido en los resultados). Pero los detractores no han sido capaces de demostrar que los efectos anómalos en cuestión puedan deberse al aplastamiento del cultivo por medios mecánicos.

Y es que como ya se mencionó, las fuerzas implicadas en la creación de estas formaciones (cuando no son efectuadas por humanos) pueden alterar físicamente el tejido de los vegetales aplastados de varias formas no usuales y a veces incluso también a las plantas que permanecieron intactas y que se encuentran al interior de los agroglifos. Y lo más resaltante son los tallos que se doblan hasta en 90° sin fracturarse (particularmente en los nódulos) como si el tejido de la planta se suavizara ostensiblemente al momento en que es aplastado. Y lo anterior es válido incluso en el caso de la canola, que normalmente es tan rígida y quebradiza como el apio, y se fractura al curvarse más de 40°.

Cuando las plantas jóvenes y fuertes se aplastaran mecánicamente, el doblamiento del nódulo siempre ocurre fuera de tiempo debido al fototropismo (que es la tendencia natural de una planta a reorientarse hacia la luz solar) y también al gravitropismo (que es la tendencia natural de la planta a reorientarse según el campo gravitacional terrestre). Por lo que estas fuerzas naturales deben descartarse antes de concluir que el doblamiento nodular en los agroglifos es significativo.

Además posteriormente al aplastamiento mecánico (incluso del trigo joven y en fuerte crecimiento) le lleva cerca de cinco días producir un doblamiento significativo en los nódulos, mientras que en algunos agroglifos se observa una curvatura de 40° o más dentro de las siguientes 48 horas (bltresearch.com).


Fig. 5.1. Doblamiento pronunciado en la base de plantas de canola.

Los tallos de cultivo aplastado usualmente son alargados y estrechos (como si hubieran sido calentados desde por dentro) y a veces este efecto es tan potente que los nódulos literalmente explotan, creando agujeros en las paredes nodulares y expulsando savia del tallo. En particular, la elongación de la punta nodular (ápice) es estadísticamente significativa con respecto a muestras de control en varios cientos de formaciones investigadas (aunque no es impresionante a la vista).

Se conocen mecanismos (como el gravitropismo) que explican un incremento en el largo nodular luego del aplastamiento de un cultivo, pero algunos estudios sugieren que este proceso no puede dar cuenta del aumento en el largo nodular en más de un 20%, mientras que se han medido incrementos de más de un 200% en los agroglifos. Y la expansión del nódulo no siempre se limita totalmente a los vegetales dentro del área aplastada del cultivo, como si hubiera ocurrido un efecto spillover de la energía involucrada.


Fig. 5.2. Comparación de nódulos dentro de una formación de cultivo (izquierda) y los que estaban 23 metros al exterior (derecha).

Se han inducido en el laboratorio elongaciones nodulares y expulsión de cavidades al colocar muestras de esos cultivos en un horno de microondas por 20 a 30 segundos. Lo que provoca que la radiación caliente la humedad dentro del tallo, el cual:

-      se expande a medida que el agua que contiene se convierte en vapor,
-      o bien se estiran las fibras más elásticas bajo la inflorescencia,
-      o bien produce agujeros en los nódulos inferiores más fuertes del tallo debido a la presión que produce el vapor que se encuentra al interior.


Fig. 5.3. Cavidades en expulsión en el trigo.


Teoría del calor

Todo esto ha llevado a Levengood y a Talbott a suponer que los agroglifos son creados por vórtices de plasma que emiten radiación de microondas y por ende producen calor.

En 2001, Eltjo Haselhoff escribió un comentario señalando un par de errores serios y argumentando que los agroglifos se formaban por una especie de punto o fuente esférica de radiación, más que por un vórtice plasmático.*

 * E.H. Haselhoff, “Dispersion of energies in worldwide crop formations” (opiniones y comentarios), Physiologia Plantarum, vol. 111, 2001, págs. 123-124, Haselhoff, 2001, pág. 77-81.

Haselhoff también reportó un estudio de muestras vegetales de dos formaciones en Holanda, que aparecieron luego de verse luces sobre el campo. Las muestras se tomaron a lo largo de tres diámetros, y el mayor alargamiento nodular se midió en el centro de la formación y declinó hacia el borde.

El investigador concluyó que esto era consistente con el calor inducido por una pequeña fuente electromagnética a 4.1 metros sobre el campo. Y un hallazgo curioso e inexplicado fueron los cambios del alargamiento nodular a lo largo de cada diámetro examinado, y a cada lado del centro de la figura (que precisamente se reflejaban entre sí) pero las transformaciones en el alargamiento nodular del diámetro diferían de aquellos encontrados a lo largo de los otros dos.


Escépticos

F. Grassi et al. han intentado desprestigiar los artículos de Levengood, Talbott y Haselhoff y su teoría de que la radiación electromagnética está involucrada en la generación de los agroglifos. En particular los acusa a los tres investigadores de basarse en muestras determinadas, seleccionar los datos y efectuar procedimientos analíticos defectuosos. Grassi et al. también sostienen que el calor por sí sólo no podría producir las elongaciones nodulares medidas, y en este sentido, Haselhoff ha publicado una contra-respuesta a algunas de esas críticas.*

 * F. Grassi, C. Cocheo y P. Russo, "Balls of light: the questionable science of crop circles", Journal of Scientific Exploration, vol. 19, 2005, pág. 159-170; www.cicap.org/crops/en. Respuesta por Haselhoff y réplica posterior de Grassi et al., Journal of Scientific Exploration, vol. 21, 2007, pág. 576-582.


Germinación

Las pruebas de germinación muestran enormes diferencias en el desarrollo de semillas de vegetales tanto aplanados como intactos. Si una formación de cultivo ocurre antes del florecimiento de la planta y del desarrollo de la semilla, entonces el tejido somático (no reproductivo) del vegetal continúa desarrollándose normalmente, pero el crecimiento de la semilla cesa o se daña.

En cambio si un pictograma se forma en una fase de crecimiento ligeramente posterior en el cultivo joven y en el que las semillas todavía se están formando, entonces estas son más pequeñas y se ven atrofiadas, evidenciando germinación reducida o suprimida. Y en las plantas más maduras, las semillas están notablemente atrofiadas, pero los efectos en la reproducción varían. Mientras que en vegetales maduros con semillas totalmente formadas, estas a menudo exhiben un incremento masivo en su vigor y una tasa de crecimiento cinco veces mayor que las semillas de control.


Tallos electrizados

Las medidas que se tomaron en dos agroglifos pocas horas después de que se habían formado, revelaron que los tallos de las plantas aplanadas permanecían con una superficie de carga eléctrica. Y también se descubrió que el grado en el que se doblaron los tallos era proporcional al grado de carga eléctrica presente en ellos.

Los estudios mostraron que las marcas en la pared celular del tejido de las hojas que rodean al trigo (las brácteas) tienen un largo anormal y que dicho tejido muestra una elevada conductividad eléctrica, consistente con la exposición a una carga de ese tipo.


Partículas

Se han encontrado partículas microscópicas inusuales de hierro puro (supuestamente polvo de los meteoros) en dos tercios de 32 formaciones en las que se hicieron un análisis del suelo. Y a veces se descubren grupos de estas partículas muy pequeñas, esféricas y magnéticas, y otras veces se encuentran esferas más grandes que se adhieren a los trozos de la tierra y se encuentran cubiertas o entremezcladas con una capa parcialmente derretida del mismo material.

Comúnmente las partículas se encuentran agrupadas alrededor de los perímetros de las formaciones circulares o solamente al exterior (como si la fuerza centrifuga de un vórtice arremolinado distribuyera este material a los bordes). No obstante, a veces las partículas se concentran en el suelo central de los círculos, en cantidades que caen hacia los perímetros, mientras que en otros casos el material se deposita linealmente y en cantidades que se incrementan hacia los perímetros.

Se teoriza que si las formaciones de cultivo son producidas por sistemas de plasma, esto explicaría la atracción magnética de las partículas de polvo, dado que un plasma girando en espiral alrededor de las líneas del campo geomagnético crearía su propio campo magnético. Sin embargo, los diferentes patrones de distribución del polvo magnético son desconcertantes.

Un estudio de difracción de rayos X en minerales de arcilla efectuado en los suelos de los agroglifos y dirigido por el equipo B.L.T. (de 1999 a 2001) y con la asistencia de científicos independientes, reveló que ciertos minerales de arcilla específicos (ilitas/esmectitas) exhibían un pequeño pero significativo aumento en el grado de cristalización (o sea un mayor ordenamiento de sus átomos) y nunca antes se informó en algún reporte de este aumento de la cristalización en superficies de suelos. Solamente se ha visto en roca sedimentaria sometida a la presión de toneladas de roca excesiva y al calor del interior de la tierra durante cientos o miles de años.

Pero evidentemente, si hubiese habido presión geológica, las plantas de la formación de cultivo se habrían destruido. Y ese cambio cristalino también podría producirse por un calor intenso (de al menos 600 a 800 °C en un periodo de varias horas) pero esto habría incinerado las plantas.


Una energía desconocida sería la causa

Las plantas de las figuras mostradas arriba evidenciaron las observaciones bien documentadas (nódulos alargados, cavidades en expulsión) que se hallaron con regularidad en los agroglifos no creados por aplastamiento mecánico.

Los cambios en los vegetales y el aumento en la cristalización ocurrieron en los mismos sectores del muestreo, sugiriendo que lo que haya transformado los cultivos también provocó los cambios en el suelo. Aún así, la intensa energía que se necesita para producir los efectos edafológicos habría destruido conjuntamente a las plantas. Por lo que un mineralogista que participó en el estudio concluyó que una energía actualmente desconocida para la ciencia puede estar implicada en el fenómeno.


Fig. 5.4. Figura geométrica y no geométrica en el mismo campo.

Las áreas de cultivos de cereal aplastados al azar (llamados lodgings “refugios” por los granjeros) surgen comúnmente alrededor del mundo, y se les atribuyen a la sobrefertilización o al daño climático, y frecuentemente las fotos aéreas revelan áreas de cultivos aplastados irregularmente en los mismos campos, al igual que la presencia de patrones geométricos de aplanamiento.

Un hallazgo muy significativo del equipo B.L.T. es que el cultivo no geométrico muestra la misma curvatura y elongación nodular que se encuentran en los agroglifos, lo cual sugiere la participación de las mismas fuerzas formativas, pero que a veces actúan caóticamente en lugar de hacerlo en una manera ordenada. Y las mismas anomalías también se encuentran en mechones de plantas indemnes al interior de las formaciones de cultivo, lo que a todas luces NO es resultado de un aplanamiento mecánico.





6. INFORMES DE TESTIGOS

Hay muchos reportes que hablan de esferas, discos o columnas de luz observados sobre los campos en los que posteriormente se descubren agroglifos. Y también se avistan a menudo bolas de luz alrededor de los agroglifos ya presentes, las cuales son comúnmente del tamaño de un huevo o de un balón de fútbol y a veces se mueven hacia adelante y hacia atrás como si inspeccionaran la formación.

En un video captado a la luz del día, se ve cómo un halcón se abalanza sobre una débil y opaca esfera luminosa, pero sólo para desviarse bruscamente en el último momento al percatarse que el objeto no es comestible.

Se han visto también aviones militares y helicópteros tratando de interceptar dichas luces, las cuales se ponen a “jugar” con sus persecutores, y en ocasiones parpadeando y reapareciendo tras la nave que le da seguimiento.

También hay varias docenas de informes acerca de un sonido vibratorio que se escucha antes de la formación de un agroglifo, y otros relatos mencionan la ausencia repentina de los coros de insectos y pájaros al amanecer. En julio de 1989, un equipo de la BBC grabó un sonido vibratorio con una frecuencia de 5,2 kHz en un agroglifo. Y otros ruidos que se perciben al interior de ellos incluyen zumbidos, canturreos, silbidos, chiflidos y otros sonidos de alta frecuencia.

Con el pasar de los años, cerca de 70 personas declararon haber presenciado la formación de un agroglifo. Usualmente lo ven a primeras horas de la mañana o en la tarde, y en casi todos los casos sólo han visto la formación de un sólo círculo. Prácticamente nadie ha atestiguado la aparición de un agroglifo altamente sofisticado. Sin embargo, la mayoría de los testigos habla de una fuerza muy potente y localizada, como un viento que golpea el campo y hace girar el cultivo muy rápidamente, provocando que en unos 10 a 20 segundos el círculo esté formado.


Algunos ejemplos de esos testimonios

1) En 1931, un niño y un granjero de Essex, Reino Unido, vieron un agroglifo formarse en cuestión de segundos. El campesino lo atribuyó al “remolino del demonio”, el cual es un tipo de viento al que se responsabiliza otros tipos de manifestaciones similares en el área desde el año 1830 (Silva, 2002, pág. 4).

2) En julio de 1934, una mujer observaba un campo de maíz cuando escuchó un crepitar como llamas de fuego, y vio un remolino de viento en el centro del campo, haciendo girar tallos torcidos, semillas y polvo en el aire hasta a una altura de 30 metros.

La testigo encontró un círculo perfecto de maíz aplastado, caliente al tacto, y los tallos de las plantas habían sido intercalados o incluso trenzados. El mismo remolino de viento creó un segundo círculo de unos cuatro metros de diámetro en el extremo del mismo campo. Y dicho aplastamiento o entrelazado de la vegetación también se observa en formaciones contemporáneas de agroglifos (Corliss, 1994, pág. 270).

3) Una tarde de julio de 1981, Ray Barnes vio una “ola” que se movía a través de la superficie de un campo de cereal en Wiltshire, y luego de viajar por la granja describiendo un arco, la “ola” cayó al suelo y describió radialmente un círculo de 23 metros en sentido horario, en un sólo barrido y en un tiempo de 4 segundos, acompañado por un sonido silbante. El cultivo se recostó tan ordenadamente como si hubiera sido cortado por un gran cuchillo, y las plantas no mostraron recuperación en absoluto (Corliss, pág. 268 y Pringle, 1999, pág. 6).

4) En el verano de 1983, Melvyn Bell, de Wiltshire, montaba a caballo en el borde norte de Salisbury Plain cuando notó una actividad frenética en un campo de trigo a 55 metros frente a él, y fue entonces cuando vio un círculo de 9 metros siendo aplastado en su presencia, sin escuchar ningún ruido, pero apreció polvo y restos sucios y brillantes que revoloteaban en el aire. Posteriormente, Bell describió la causa del círculo como un "viento estático que se arremolinaba" (Collins, 2009, pág. 116).

5) En junio de 1989, un testigo observó una gran esfera de luz anaranjada que tenía entre 9 a 12 metros en diámetro, la cual descendió a una plantación de trigo en Inglaterra. El fondo se aplastó cuando el objeto tocó el campo y el suelo, y desapareció unos pocos segundos después luego de un fogonazo. A la mañana siguiente se encontró un agroglifo anillado en el mismo sitio (Haselhoff, 2000, pág. 20).

6) Gary y Vivienne Tomlinson vieron la aparición de un agroglifo en Hambledon, Surrey, en mayo de 1990. Una tarde caminaban por un campo de trigo cuando surgió un viento arremolinado que se asemejaba a una niebla brillante y provocaba un gran ruido. Entonces una fuerte ráfaga de viento los empujó por encima hacia un lado y ambos sintieron hormigueos y el cabello erizado.

De pronto el viento los llevó al interior del campo y se formó un círculo de unos 2 metros en diámetro alrededor de ellos en un par de segundos, propagándose hacia el exterior desde el centro en una espiral contrarreloj.

El remolino de viento entonces se dividió en dos: el primero zigzagueó a la distancia sobre la parte superior del trigo, mientras que el otro formaba un segundo círculo en la cercanía, adoptando la apariencia de un tubo brillante y transparente que se alargaba infinitamente hacia el cielo.

Y mientras tanto, habían surgido remolinos de viento en miniatura (como vórtices relucientes a una distancia de 10 cms.) al interior del agroglifo en el que permanecían los testigos. Los remolinos más pequeños giraron alrededor del cultivo en pequeños grupos hacia el perímetro, aplastando suavemente el trigo y alargando el círculo.

El episodio completo duró cerca de siete minutos y una semana más tarde la pareja sufrió letargia y náuseas, y en el caso de Vivienne, ella tuvo perforación de tímpano (Pringle, 1999, págs. 3-5).

7) En 1991, Martin Sohl-Rethel y su familia, cuando paseaban en un acantilado cerca de Ilford en East Sussex, fueron prácticamente eyectados por una fuerza invisible, la que se trasladó hacia el campo adyacente y dibujó un círculo perfecto en no más de 5 a 10 segundos.


Fig. 6.1. Dos formaciones en West Overton, Wiltshire, julio de 1993.

Primero apareció el gran anillo que rodea la juntura en T y posteriormente surgió el pictograma más grande, al que se le sumó otro círculo la noche siguiente. Los testigos que observaban el campo cerca de las 2 a.m. (la noche anterior a la aparición del círculo extra) vieron una niebla blanca que se movía lentamente por el campo.

Al día siguiente los testigos volvieron al campo y constataron que se había agregado un nuevo círculo (parte superior de la foto), el cual tenía un centro de tallos de trigo sin intervenir, pero, mientras ellos examinaban la nueva figura, las plantas en el centro repentinamente giraron sobre sí mismas y se recostaron. No se escuchó ni se vio nada que indicara qué fue lo que lo causó. (Thomas, 2002, pág. 29).

8) En la noche del 7 de junio de 1999, un joven holandés notó una pequeña luz blanco-violeta en el cielo que se movía. En sólo unos pocos segundos, esa luz adoptó una forma elíptica y merodeó cerca de tres metros sobre el suelo, y mientras la luz brillaba sobre el campo, el aire circundante se percibía agitado como si estuviera caliente y entonces la luz lentamente se apagó y desapareció.

El testigo corrió a la plantación y descubrió un círculo recién hecho de cultivo aplastado, notando que los vegetales, el suelo y el aire estaban calientes. Menos de una semana después, apareció una segunda formación no muy lejos de la primera. Y esta vez el testigo vio un breve resplandor lumínico brillante de color blanco azulado, que pareció emerger de un punto único sobre el campo. Posteriormente en una cuidadosa revisión se encontró otro círculo que también se percibía caliente (Haselhoff, pág. 72).

9) Dos mujeres vieron luminosidades girando en espiral sobre el campo donde se encontró esta formación la mañana siguiente. Y cuatro testigos independientes, desde distintos lugares observaron una luz que se dividió en tres y estas merodearon alrededor del campo, y bajo la luz de la luna ellos pudieron observar como surgía este agroglifo en la plantación (Thomas, pág. 71).


Fig. 6.2. Tawsmead Copse, Alton Priors, Wiltshire, 9 de agosto de 1998.


10) En abril de 1991 un hombre escuchó un silbido de alta frecuencia y vio una “nave” estática plateada y con forma de mancuerna que proyectaba un vórtice espiral de luz parecido a una “nube” sobre una plantación, y esta generó una figura de 8,8 metros. El evento ocurrió a plena luz del día y en pocos segundos.

11) En junio de 1996, intrigado por un sonido zumbante, una pareja salió de su casa cerca de la medianoche y notó luces de colores revoloteando cerca de East Field (Alton Barnes). La oscuridad era total y veinte minutos después las luces se condensaron en un solo objeto del que descendió un rayo de luz blanca sobre el cultivo. Cinco horas después se descubría el agroglifo “ADN” (Silva, pág. 140).


Fig. 6.3. La formación “ADN” de 198 metros de largo, Alton Barnes, Wiltshire, 17 de junio de 1996.


12) En 1966, no muy lejos de los acantilados de Dover, un testigo observó un “tubo de vidrio translúcido” que descendía del cielo. Con la lluvia reflejándose visiblemente en su superficie y el ganado cercano que parecía paralizado por los altos silbidos. El tubo creó un círculo en el pasto.

13) En 1990, un granjero que atendía su campo de cebada se encontró a 3 metros de un tubo perpendicular rotatorio de 1 metro de grosor cuya parte inferior se detuvo a poca distancia del suelo, mientras que el otro extremo se alzaba hacia un punto fuera de su vista. El tubo permaneció estático, al tiempo que se manifestaba un movimiento arremolinador en el cultivo.

14) En agosto de 2001, Nancy Talbott y Robert van den Broeke avistaron una serie de tres tubos lumínicos blanco-brillantes de 20 a 30 centímetros de diámetro, que bajaron destellando al suelo en cerca de seis segundos, y que dejaron una elipse vaporosa con una extremidad en forma de T sobre un cultivo danés de habichuelas (Silva, págs. 138-139).

15) El 11 de agosto de 1996, un hombre se presentó con un video que decía haber filmado esa mañana durante la formación de un agroglifo cerca de Oliver's Castle, una fortificación ubicada en Wiltshire.

El material mostraba un diseño "copo de nieve" que se formaba mientras circulaban esferas de luz por encima. La filmación provocó una tremenda controversia entre los investigadores del fenómeno, y mientras que un grupo insiste en que la formación está hecha por manos humanas y que el video es falso, asegurando haber obtenido una confesión de la persona que lo realizó, otros todavía piensan que ambas fuentes son genuinas. Y cualquiera que sea la conclusión verdadera, por lo menos el video es una buena representación de lo que han descrito muchos testigos. (Andrews, 2003, págs. 139-43 y Thomas, págs. 60-61).





7. EFECTOS ANÓMALOS

Hay numerosas constataciones de equipos electrónicos y mecánicos que presentan problemas al interior de los agroglifos. Por ejemplo, una segadora-trilladora sufrió un cortocircuito al atravesar el fractal de Milk-Hill (fig. 3.12).

Frecuentemente las cámaras presentan un mal funcionamiento e incluso cuando trabajan, los resultados pueden ser: sobre-exposición, manchas o velado completo de la película.

El equipo de video es también muy vulnerable y a menudo experimenta serias interferencias. Y también es común que las baterías se desgasten, e incluso las nuevas tampoco funcionan.

Los celulares y los aparatos eléctricos fallan frecuentemente dentro de una formación, pero vuelven a funcionar perfectamente si se emplean en el exterior. Por ejemplo en Warminster, el sistema eléctrico completo de un tractor falló al momento de cruzar el perímetro de un círculo, pero volvió a la normalidad cuando se situó fuera de la formación.

Otro ejemplo de ello sucedió con la “Rueda Beltane” (fig. 9.2). A la mañana siguiente de aparecer esa figura, la BBC estaba conduciendo una entrevista radial dentro del agroglifo, pero la cinta de grabación se aceleró tanto que se detuvo, y cuando la entrevista continuó a 45 metros fuera de la formación, el equipo volvió a funcionar normalmente.

El experimento entonces se repitió al interior del agroglifo, pero los problemas técnicos volvieron a surgir y al finalizar el día llegó un equipo de la cadena televisiva ITV1, pero su sistema de audio se vio tan interrumpido que buena parte de la grabación no se pudo transmitir aquella noche.

En otro incidente, un tractor fue afectado por “descargas estáticas que brillaron como chispas sobre la cobertura del vehículo”. Y al día siguiente apareció un círculo en el mismo lugar del campo.

Los granjeros también han informado sobre la descomposición de ruedas especialmente fabricadas para actividades pesadas cuando las hacen rodar dentro de los agroglifos y con frecuencia las brújulas magnéticas se comportan de manera errática tanto dentro de las formaciones como al sobrevolarlas directamente.

Los testigos también a veces reportan interferencias con aparatos de TV, celulares, alarmas de humo y equipos de seguridad o un mal funcionamiento durante las noches en que un agroglifo aparece en las proximidades.

Un ejemplo de ello fue la noche anterior a la formación del tetraedro de Barbury Castle en 1991 (fig. 3.6). Esa noche los residentes del pueblo cercano de Broughton experimentaron un apagón energético y muchos de ellos dicen haber visto esferas de luz coloreadas volando sobre el campo donde más tarde se manifestó la figura, y todo esto acompañado de un sonido retumbante bajo.

Los relojes de pulsera o pared pueden acelerarse o atrasarse en las formaciones de cultivo, y algunos autores lo ven como evidencia de que el tiempo se ha detenido o acelerado, relacionando los agroglifos a: “deformaciones en el tiempo y el espacio, como también ciertas distorsiones fotográficas que han sido atribuidas a las mismas causas.

Ahora bien, es posible que las energías anómalas y las condiciones atmosféricas puedan afectar el comportamiento de relojes, cámaras y también de la luz, pero los conceptos distorsionados como las “curvaturas” en el espacio-tiempo son simplemente abstracciones matemáticas y no explican nada. Aunque existe el caso intrigante de un péndulo que osciló de 15 a 20 grados fuera de su vertical al encontrarse en el centro de un agroglifo y probablemente debido por la acción de alguna fuerza desconocida.


Efectos en los humanos

Los efectos de los agroglifos en los humanos varían ampliamente. Mucha gente experimenta elevación de conciencia, entusiasmo y un sentido de paz y bienestar al permanecer dentro de las figuras, e incluso hay algunos testimonios de curaciones.

Y en otros agroglifos algunas personas experimentaron lo opuesto: náuseas, dolores de cabeza, mareos, desorientación, flujo menopáusico anormal, falta de claridad mental y fatiga excesiva.

Pero efectos positivos y negativos también se han experimentado en los agroglifos elaborados por los humanos, y en ese aspecto no es un asunto fácil poder distinguir los factores subjetivos y psicosomáticos, de posibles factores objetivos que van desde los residuos de pesticidas hasta energías inusuales.

Y dado que pueden estar implicadas energías más sutiles y etéreas en la formación de los agroglifos, cabe señalar que la energía orgón descubierta por William Reich en general se considera beneficiosa para la salud, pero tiene efectos adversos en concentraciones excesivas (Collins, 2009). Ya que el orgón es una forma sutil de energía eléctrica y en frecuencias muy altas se convierte en lo que Reich llamó “orgón negativo o muerto” (encyclopedianomadica.org).


Efectos en los animales

Los animales (de forma distinta a los humanos) no son muy susceptibles a la sugestión, pero hay muchos casos en que se han comportado extrañamente dentro o cerca de los agroglifos.

Los perros a veces se rehúsan a entrar en los agroglifos, otros se intimidan y se ponen nerviosos o se descontrolan cuando se encuentran al interior de ellos, y algunos enferman poco tiempo más tarde, mientras que otros perros no muestran ningún efecto adverso.

Y antes de la manifestación de un agroglifo en las cercanías, se ha sabido que los canes ladran incesantemente a primeras horas de la mañana, y en un caso un pastor ovejero trató de morder un agujero que se formaba en una puerta de madera.

A veces las ovejas tratan de alejarse tanto como sea posible de una plantación donde más tarde aparece una figura. Los caballos pueden rehusarse a cruzar el perímetro de los agroglifos o ponerse nerviosos en sus proximidades, y se ha visto que los ciervos evitan las figuras que bloquean senderos naturales.

En cuanto a las aves, los pájaros tienden a mantenerse alejados de las figuras genuinas, inclusive si los vegetales aplanados ofrecen fácil acceso a las semillas, y se ha observado que las bandas de gansos rompen formación en el exterior de los agroglifos.





8. GEOMETRÍA

A comienzos de la década de los '90, el astrónomo Gerald Hawkins (fallecido en 2004) descubrió que los índices entre las áreas o diámetros de los elementos que componen los patrones de los agroglifos se concentraban alrededor de ciertos números enteros: 2, 4, 5, 7, 9, 11 y 12. Y resulta que estos dígitos se usan para producir las proporciones diatónicas que definen la frecuencia relativa de las siete notas en un teclado de piano.*

Basándose en el análisis de los ratios ejemplificados en 25 agroglifos, Hawkins calculó que había posibilidad de 1 en 400’000 posibilidades para que esto surgiera por simple azar. Y es que aparte de los cantos de las aves y los cantos de las ballenas, las proporciones diatónicas no se dan en la naturaleza. Por lo que Hawkins concluyó que los diseños en los cultivos demostraban la gran habilidad matemática de sus creadores. Él les escribió a los bromistas Doug y Dave para preguntarles por qué habían usado los ratios diatónicos. ¡Pero nunca recibió respuesta!

(Para más detalles lean a Haselhoff, 2000, págs. 57-61, 139-140 y Silva, 2002, págs. 193-200).

 * Comenzando con C medio en el piano, la frecuencia de cada nota sucesiva en la escala musical se incrementa según los siguientes ratios: C1, D 9/8, E 5/4, F 4/3, G 3/2, A 5/3, B 15/8, C' 2.  La proporción es r=2n/12, donde n es un número entre 0 y 12.  Los índices diatónicos de las siete notas ocurren cuando n es 0, 2, 4, 5, 7, 9, 11 y 12, mientras que los números 1, 3, 6, 8 y 10 generan los índices diatónicos de las notas intermedias.

Hawkins descubrió que las diversas proporciones podían expresarse en la forma de cuatro teoremas matemáticos basados en los principios de la geometría euclidiana (aunque ellos no se encuentran en el trabajo de Euclides).

El astrónomo también descubrió un quinto teorema más general a partir del cual podían derivarse los otros cuatro. Y le planteó el desafío a los lectores de las revistas científicas "Science News" y "The Mathematics Teacher" para encargarse de su teoría (la cual todavía no había publicado) dando sólo las cuatro variantes. Pero nadie logró dar con la respuesta.

Sin embargo en julio de 1995 apareció una versión de dicho teorema, descifrado en el agroglifo “Torque” de Litchfield. El quinto postulado incluye círculos concéntricos que tocan los lados de un triángulo y cuando éste cambia de forma, genera los ratios geométricos particulares de las formaciones.

Fig. 8.1 con los cinco teoremas de Hawkins:

1.   Teorema de tangente.
2.   Teorema de triángulos.
3.   Teorema de cuadrados.
4.   Teorema de hexágono.
5.   Teorema general en los que la expansión y la contracción de los círculos concéntricos producen todos los índices diatónicos.


Es difícil hacer figuras en el cultivo y en plena oscuridad que obedezcan a los teoremas, pero los creadores de los auténticos agroglifos consiguen trabajar con una tolerancia de 1% de desviación. El trabajo de Hawkins fue publicado durante la fase temprana del fenómeno, pero más tarde encontró que los diseños más elaborados aún incluían los ratios diatónicos.


Fig. 8.2. Las posiciones y los lados de todos los elementos de esta formación (Oud-Beijerland, Holanda, 1998) se relacionan armoniosamente los unos con los otros o con las líneas de huella ("tramlines") de acuerdo a los teoremas de Hawkins. El cultivo intervenido está coloreado en amarillo. (Janssen, 2004, págs. 83-84; Haselhoff, págs. 61-63).



Las siguientes reconstrucciones ilustran la geometría altamente compleja representada en muchas formaciones modernas.



Fig. 8.3. "La Red" de 1994 (fig. 3.9) está basada en una geometría pentagonal. Los dos pentagramas calzan perfectamente dentro de la formación (Janssen, pág. 77-80).




Fig. 8.4. Melick, Holanda, 18 de julio de 1997. Las geometrías trigonal, tetragonal, pentagonal y hexagonal se esconden entre el círculo central y sus tres anillos sucesivos (Janseen, págs. 22-23 y Haselhoff, págs. 64-67).




Fig. 8.5. La "Flor del Sol", Woodborough Hill, Wiltshire, 13 de agosto de 2000, compuesta por 308 triángulos de cultivo sin intervenir.

Esta figura es una espiral que es difícil de dibujar (incluso en papel) mientras que aquí tiene un ancho de 73 metros y está conformada de 44 espirales basadas en el número áureo phi (ratio 1:1,618) el cual es un una proporción que se encuentra en los reinos animal y vegetal (Silva, pág. 111).



Si se examina de cerca la capa de las plantas intervenidas en una formación, se encuentran a menudo senderos de cultivo de unos 30 cm de ancho por debajo de la capa general, lo que tiende a presentar un flujo direccional diferente y asemeja a “líneas de construcción”.

Claramente las líneas deben de haber sido proyectadas por alguna inteligencia, pero esto no significa necesariamente que los patrones fueron hechos por humanos usando implementos mecánicos. Y es interesante notar que las líneas guía requeridas para reconstruir los agroglifos en papel pasan por áreas que en las plantaciones, serían de cultivo indemne. Además que estas secciones de las líneas de construcción pueden borrarse en el plano, pero no en los vegetales.


Fig. 8.6. Uno de los primeros agroglifos basados en la geometría septenaria apareció en Tawsmead Copse, cerca de Alton Barnes, Wiltshire, el 9 de agosto de 1998 (fig. 6.2).

Los trazos blancos en el diagrama de la izquierda muestran las líneas de construcción que se hallaron en la formación real. El diagrama de la derecha exhibe la misma formación pero con todos los heptagramas y heptágonos requeridos para construirla. En otras palabras, sólo dos de los muchos heptagramas y heptágonos estaban presentes en el diseño final (Janssen, págs. 66-72).




Fig. 8.7. "Los delfines", Barbury Castle, Wiltshire, 23 de julio de 1999.


Fig. 8.7b. Estado final en la reconstrucción de Bert Janssen de este agroglifo (págs. 47-49).

Dos triángulos son absolutamente necesarios para alinear y construir las crecientes, pero ambos no están en el diseño final.




Fig. 8.8. East Field, cerca de Alton Barnes, Wiltshire, 3 de junio de 2007.


Fig. 8.8b. Milk Hill, cerca de Alton Barnes, 7 de junio de 2007.

En un análisis detallado, Bert Janssen demuestra que estas dos formaciones pueden ser perfectamente superpuestas y que el diseño resultante representa todo desde la geometría trigonal a la eneagonal, junto con la cuadratura del círculo (sección 12).

A continuación pongo para que puedan apreciarlos los diagramas de la geometría trigonal, heptagonal y eneagonal.






9. FALSIFICADORES Y DETRACTORES

En su conjunto, los medios de comunicación han investigado inapropiadamente el fenómeno de los agroglifos y han desinformado al público con un periodismo prejuiciado y negativo poniendo énfasis en historias dramáticas de falsificaciones más que en la investigación seria que se ha llevado a cabo.

Los investigadores de las formaciones a veces han sido persuadidos para visitar círculos falsos y cuando algunos cayeron en la trampa de dictaminar rápidamente que la formación era auténtica, el engaño se utilizó para ridiculizar al fenómeno completo. Esto equivale a insinuar que, como algunas personas han sido engañadas con perlas de imitación, por lo tanto las genuinas no existen.


Un ejemplo de manipulación de los medios

El investigador Eltjo Haselhoff fue una vez entrevistado al interior de un agroglifo y parte de la entrevista se llevó a cabo como a continuación la transcribo:
  • Periodista: ¿Piensa usted que éste es un fenómeno natural simple? 
  • Haselhoff: Probablemente no. El diseño es demasiado complejo y no se parece a algo que veamos en estado natural. 
  • Periodista: ¿Podría ser hecho por humanos? 
  • Haselhoff: Por supuesto.

Como podemos ver, cuidadosamente Haselhoff evitó referirse a algo definitivo sobre la autenticidad de la formación. Y al terminar la entrevista, se presentaron los tres hombres que habían hecho la figura en colaboración con el propietario de la granja y Haselhoff los felicitó por sus esfuerzos. Pero este no era el escenario que los productores del programa tenían en mente, por lo que la entrevista se editó antes de que el documental fuera transmitido, y entonces en la entrevista que se mostró al público, Haselhoff apareció diciendo exactamente lo opuesto a lo que en realidad dijo:

  • Periodista: ¿Podría ser hecho por humanos? 
  • Haselhoff: Probablemente no. El diseño es demasiado complejo y no se parece a algo que veamos en estado natural.


Incluso algunos detractores de los agroglifos a veces han recurrido al sabotaje

Por ejemplo en un incidente se esparció limadura de hierro en los tallos aplanados dentro de un pictograma y luego se ridiculizaron los análisis químicos que se efectuaron en las plantas y en el suelo. Y quizás tales tácticas desesperadas e inescrupulosas sean una señal de cuán inseguros se sienten algunos oponentes.

También hay casos en que vándalos han agregado excavaciones en las figuras que probablemente eran auténticas para así hacerlas parecer hechas por humanos.

Incluso hasta el ejercito se ha metido en esas maniobras desleales, ya que en julio de 1990, cerca de Bratton Castle (lugar donde aparecieron muchos pictogramas) se llevó a cabo una operación de vigilancia de agroglifos, llamada "Blackbird" y organizada por Colin Andrews y Pat Delgado. El terreno donde se vigiló siendo propiedad del Ministerio de la Defensa británico, asistieron a la operación dos oficiales del ejército con cámaras de alta tecnología.

En la segunda noche, Andrews recibió una llamada informándole de la aparición de un agroglifo complejo y que había sido filmado. Pero Andrews cometió el error de anunciar imprudentemente a los medios que la figura era auténtica antes de haberla examinado. Y resultó en la inspección que era un engaño malamente realizado, ya que se trataba de un tablero de horóscopo para juego y una cruz de madera se había dejado en medio del círculo principal.

Sin embargo, más tarde surgió evidencia de que el Ministerio de la Defensa había ordenado la creación de un patrón falso en un esfuerzo por desacreditar el fenómeno y a sus investigadores. Pero diez días después de que se produjera la formación falsa, un pictograma real apareció en una plantación cercana a Bratton Castle por un movimiento arremolinador que duró menos de 15 segundos, y aunque se pudo filmar el evento, después la cinta de video fue sustraída por desconocidos de una gaveta cerrada (Andrews, 2003, págs. 131-136).

Como consecuencia inmediata de la broma de Doug y Dave en 1991, la cantidad de bromistas aumentó drásticamente. Y en los dos años siguientes se apreciaron numerosas y pálidas imitaciones de los diseños genuinos, que incluían caras sonrientes, palabras obscenas, dibujos infantiles y hasta un pene eyaculando.

Desde entonces, varios grupos de falsificadores han desarrollado habilidades más impresionantes para hacer agroglifos, pero incluso los mejores esfuerzos humanos carecen de la complejidad de las capas, la capacidad de sobreposición y el flujo observados en las mejores formaciones genuinas.

Las falsificaciones pueden ser prolijas, pero usualmente adolecen de las armoniosas proporciones geométricas, y es porque los falsificadores tienden a menospreciar la geometría sagrada contenida en muchos agroglifos, considerándolas insignificantes y como meras coincidencias.

Los falsificadores también son incapaces de reproducir las anomalías biofísicas halladas en las formaciones genuinas, tales como los tallos sin quebrar con nódulos alargados y cavidades en expulsión. Un ejemplo de ello es el experimento con agroglifos efectuado en 2002 por tres estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts quienes fallaron al reproducir algunas de las anomalías en las plantas y el suelo identificadas por el equipo B.L.T. (bltresearch.com).

Además todas las formaciones hechas por los humanos evidencian que se ejerció peso en algún grado sobre el cultivo, haciendo con esto que las plantas se dañen y se quiebren. Mientras que en una formación auténtica, las semillas generalmente no se encuentran arrancadas en la inflorescencia y los vegetales parecen continuar creciendo normalmente.


El tiempo es un factor importante

Otro gran problema es la cantidad de tiempo disponible para realizar los agroglifos, ya que incluso sólo dibujar algunos de los diseños más complejos en el papel requiere gran tiempo y esfuerzo. Por lo tanto producirlos en las  plantaciones necesitaría extensos cálculos y los investigadores determinaron que se requeriría de varios días para elaborar los patrones más sofisticados. Sin embargo las formaciones de cultivo normalmente aparecen de un día para otro, y los agroglifos a medio terminar o abandonados son relativamente pocos en número, incluso si los campos del sur inglés se vigilan diariamente desde el aire durante la época en que aparecen las figuras.

Por ejemplo, el complejo agroglifo Julia de Stonehenge (fig. 3.11) apareció a plena luz del día en un tiempo de 15 minutos. Y los testigos informaron ver diseños simples que se creaban en menos de 20 segundos, y puede ser que el proceso de aplanamiento en pictogramas complejos y auténticos requiera el mismo lapso, aunque no se sabe cuánto tiempo toma prepararlos y mediante qué medios. Lo que sí se sabe es que han surgido algunos agroglifos grandes (a veces casi idénticos) sobre áreas bastante amplias en la misma noche.


Fig. 9.1. Conjunto Triple Julia, Avebury Trusloe, Wiltshire, 29 de julio de 1996.

Ciento noventa y seis círculos perfectamente graduados forman una espiral desde el centro y se extienden por un diámetro de más de 304 metros. La unión de los centros de los círculos correspondientes (en cada uno de los tres brazos) con las tres líneas genera una serie de triángulos equiláteros, girando en espiral, volteando y propagándose desde el centro al exterior con asombrosa precisión. Una compañía de inspección estadounidense declaró que demarcar el Conjunto Triple Julia a este grado de exactitud tomaría de 3 a 5 días, agregando dos jornadas para el tiempo de cálculo y otras tres si se trabajara de noche.



Fig. 9.2. Rueda Beltane, cultivo de canola, Silbury Hill, Wiltshire, 14 de mayo de 1998. Este diseño de 33 flamas apareció entre las 3 y las 5 a.m. Su centro permanece en 6 metros de cultivo no intervenido.


Declarar haber hecho un agroglifo es algo más fácil que realmente fabricar uno. Los falsificadores se han atribuido formaciones altamente complejas con las que no tienen nada que ver. Por ejemplo, tres bromistas autoproclamados "El equipo Satán-Fabricantes de Formaciones" dicen haber realizado el Conjunto Julia de Stonehenge. Pero los falsificadores rara vez proveen alguna evidencia de sus supuestas hazañas, y a veces desacreditan sus declaraciones exponiendo su ignorancia sobre ciertos rasgos de las formaciones que ellos dicen haber construido.


Fig. 9.3. "Flor de la vida" falsificada, Alton Priors, 1997. Los errores en la medición produjeron un total desorden.

Algunos falsificadores reconocen que junto con su imitación, existe un fenómeno paranormal genuino que produce los agroglifos, e incluso declaran estar inspirados por esas fuerzas misteriosas que provocan las formaciones reales.

Y también algunos han escuchado sonidos anómalos y visto luces en los campos:

-      En una ocasión, un equipo que volvía para revisar un agroglifo que había hecho previamente, descubrió un nuevo círculo en el mismo campo y vieron una bola de luz anaranjada que emanaba de él.
-      Otro grupo menciona que había comenzado recién a hacer un agroglifo cuando aparecieron dos esferas de luz que los persiguió por el campo.

Y curiosamente los agregados auténticos hechos a las formaciones falsas a veces hacen que los detractores cumplan con las proporciones de geometría sagrada incluida en formaciones reales.

En el verano de 1991, Terence Meaden y un equipo de científicos japoneses tenían un campo bajo vigilancia con equipos electrónicos que incluían radares, magnetómetros, videos de visión nocturna y sensores de movimiento. Pero obscurecidos por la niebla apareció una pequeña formación en forma de mancuerna y aún así ninguno de los sensores registró algún intruso.

En cierta ocasión, un oficial del ejército que se encontraba en los suelos de entrenamiento de Salibsury Plain se encontró con un agroglifo en un campo minado activo.

En 1995, apareció una estrella de cinco pétalos en la residencia campestre del compositor Andrew Lloyd Webber en Kingsclere y eso a pesar de que la propiedad estaba siendo vigilada las 24 horas del día por un equipo de seguridad.

Rastreando las extensas tierras con sensores y micrófonos, un equipo de investigación que buscaba el pictograma fue detenido a los pocos minutos de su llegada, pero nadie había sido sorprendido haciendo la figura. Webber estaba de vacaciones en ese tiempo y su personal de seguridad lo llamó para contarle lo que pasaba. Convencido de que todos los agroglifos eran falsos, se puso furioso y quiso saber cómo los falsificadores entraron a su propiedad. Pero cuando se le dijo que al parecer no había intrusos falsificadores, entró en llanto.


Fig. 9.4. La hermosa formación de cultivo que hizo llorar a Andrew Lloyd Webber... incluso cuando ni siquiera se molestó en mirarla.




Fig. 9.5. Diseño complejo de lunas crecientes basado en geometría octogonal, Ogbourne St. George, Wiltshire Downs, 15 de junio de 2003.

Aquí como en el caso del agroglifo de West Overton (fig. 3.20), las plantas estaban inusualmente recostadas: en el círculo del medio, un desplazamiento central en forma de espiral giró hacia el exterior en ocho movimientos, con los tallos apenas tocando el suelo, y entremedio, las plantas indemnes parecen haber sido suavemente cepilladas a aproximadamente 20 grados de la vertical. Fue como si alguien simplemente hubiese acariciado el trigo joven. Y a medida que las plantas se recuperaban, lo hicieron en segmentos alternativos a lo largo de los diversos nódulos, produciendo un efecto triple que parece ser infalsificable.


Es curioso que haya relativamente pocos casos de falsificadores sorprendidos en acción porque comúnmente nunca se genera una evidencia satisfactoria de falsificación para justificar un procesamiento.

Sólo una vez un hombre fue formalizado por construir un agroglifo. El sujeto en cuestión fue multado con 140 libras en el 2001 y esto luego de cometer el error de faxear una copia de su diseño a un conductor de un programa radial de los estados Unidos antes de haberlo realizado.

Algunos falsificadores obtienen el permiso de los granjeros para hacer de antemano su “arte” en el cultivo y les pagan una suma de dinero.


Fig. 9.6. En 1994, el escritor de ciencia-ficción Arthur C. Clarke contrató cinco artistas para hacer este diseño de 10 pétalos florales de 27 metros, para un documental que ridiculizaba los agroglifos.  Se hizo a la luz del día y la realización de la figura requirió de dos días, dejando cada planta rota y docenas de agujeros marcando el suelo de arcilla.

La reconstrucción efectuada por Freddy Silva (2002, pág. 194) revela las discrepancias entre la geometría del suelo (en blanco) y la requerida para el diseño pentagonal (en negro).




Fig. 9.7. En 1998, la NBC (National Broadcasting Company) contrató al "Equipo Satán" para elaborar un agroglifo en Nueva Zelanda.

El resultado final se vio impresionante desde el aire, pero la formación fue cosechada tan pronto como terminó la filmación, y a ningún investigador se le permitió inspeccionar la capa de cultivo. Las fotografías terrestres mostraron un desorden de tallos rotos y machacados. Estos fueron tan reveladores que rápidamente se sacaron de internet. La foto superior muestra cómo falla el diseño completo al calzar con la geometría triangular y hexagonal (Silva, pág. 92).

El documental de la NBC falló al mostrar y mencionar que los falsificadores habían usado luz artificial suspendida de dos grúas de 40 toneladas. Pero en cambio la NBC no mencionó que el diseño completo se marcó con estacas y cuerdas antes de la filmación. Y aún en esas condiciones tan favorables, les llevó cerca de cinco horas a los falsificadores para hacerlo, lo cual es mucho más tiempo que la cantidad de horas de oscuridad que hay en el verano.


El nivel de falsificaciones fluctúa considerablemente y en los años recientes aparentemente se ha registrado un incremento, debido en particular por la publicación en 2002 de varias películas y documentales sobre los agroglifos.

Las estimaciones realizadas por diversos investigadores sobre cual porcentaje de las formaciones de cada época son falsificaciones puede variar enormemente: desde sólo una leve cantidad de diseños falsos hasta un cierto porcentaje de agroglifos genuinos.

Usualmente las formaciones que los falsificadores declaran haber construido, conforman cerca del 10% en una temporada de formaciones, pero a menudo el porcentaje de los agroglifos que pueden probarse como realizados por humanos en base a hechos concretos es mucho menor.

Se sabe por algunas fuentes que para 2004, el 14% de las formaciones mundiales habían sido hechas por personas.

Hay que destacar que Levengood y su equipo han encontrado anomalías biofísicas que no se pueden explicar por el aplastamiento mecánico en el 90% de las casi 300 formaciones que examinaron, las que incluyen agroglifos complejos como también círculos simples.

Pero desafortunadamente es imposible tomar muestras de cada formación de cultivo para revisar tales anomalías, porque es un proceso extremadamente caro y absorbente que necesita ser conducido de acuerdo a estrictos protocolos científicos.


Fig. 9.8. West Kennett Long Barrow, Wiltshire, 10 de agosto de 2004.

El canal de televisión National Geographic contrató al Equipo Satán para fabricar esta formación para otro documental que ridiculizaba los agroglifos, y a los tres hombres les llevó cinco horas realizarlo a plena luz del día. Pero el documental dio la impresión equivocada de que el equipo lo hizo durante la noche, ya que además incluyó rodaje nocturno (hecho bajo grandes reflectores) en el que se pretendía mostrar cómo se aplastaba el cultivo en un agroglifo ya existente (bltresearch.com).





10. INTERACCIÓN HUMANA

En varias instancias, los agroglifos parecen haber surgido en respuesta directa a los deseos de individuos, o a grupos de personas, o a comentarios hechos por ellos. Por lo que las fuerzas o inteligencias detrás del fenómeno parecen estar conscientes (o ser influenciadas) por lo que ciertas personas dicen o piensan.


Fig. 10.1. Una noche de 1988, Colin Andrews pidió en silencio que apareciese una cruz celta tan cerca de su casa como fuera posible, en el sur de Inglaterra. Y la formación exacta que había visualizado se manifestó al día siguiente en el campo más cercano sin cosechar, a seis u ocho kilómetros de donde él vivía (Andrews, 2003, págs. 32-33).

El 24 de julio de 1992, dieciocho miembros del grupo estadounidense CSETI, que investiga contactos con alienígenas, condujo un experimento al aire libre en el que visualizaban el logo del grupo apareciendo en el cielo y en un campo. El logo consistía en tres círculos en un patrón rectangular unido con líneas. Pues bien, el mismo símbolo se manifestó en una plantación de trigo en Oliver's Castle al día siguiente.

El 28 de junio de 1995, un experimento de meditación en la cima del cerro Wolstonbury, en West Sussex y dirigido por miembros del grupo Southern Circular Research, fue seguido por el surgimiento esa misma noche de una formación que tenía la forma que ellos proyectaron. El agroglifo surgió en Felbridge, en el mismo condado, pero no exactamente donde se había predicho (Thomas, 2002, págs. 44, 151-152).

Cuando el cineasta William Gazecki llegó a Inglaterra para realizar su documental "Crop Circles: quest for truth" (2002), pidió que se apareciera un pictograma y uno apareció justo fuera de la ventana de su habitación esa noche.

En otra ocasión, el inventor e ingeniero Mike Curry terminaba una operación de vigilancia en Blackland, Wiltshire, y después de ver una formación de cultivo con silueta de mancuerna en un terreno completamente monitoreado y protegido por cámaras y rayos infrarrojos. El agroglifo apareció en un pequeño banco de niebla sin que se detectara ningún intruso. Curry dejó el sitio preguntándose si esto podía pasar en cualquier lugar y en cualquier momento, y al día siguiente encontró el diseño de formación idéntico en el campo cerca de la ventana de su habitación.

Un día volando sobre el sur de Inglaterra, el piloto Busty Taylor comentó a Colin Andrews que le encantaría encontrar alguna vez todos los diseños previos de agroglifos englobados en una sola formación impresionante. Tal figura apareció al día siguiente, justo debajo del aeroplano en donde Taylor expresó su deseo (Andrews, pág. 162).





11. SIGNIFICADOS

Mucha gente cree que los agroglifos conllevan un mensaje simbólico encriptado. Y al igual que en el caso de la mitología, el simbolismo apela a nuestra imaginación y está abierto a diferentes interpretaciones, pero muchos investigadores concuerdan en considerar que las formaciones son “mandalas de esperanza” para nuestro conflictivo mundo.

El elemento básico de los agroglifos es el círculo, el cual puede simbolizar la unidad (o espacio ilimitado) y el espíritu creativo universal (o fuerza divina).

En ocasiones los agroglifos con anillos o círculos más pequeños a su alrededor, se asemejan a los diagramas de los elementos químicos con sus electrones orbitando alrededor. Por ejemplo, un círculo central orbitado por cuatro satélites simboliza al átomo de carbono con sus cuatro electrones exteriores, como también puede recordar la forma de una cruz celta.

Y cuando hay dos círculos de diferentes lados unidos por un trazo, eso puede significar comunicación entre el mundo físico y el mundo espiritual, mientras que la ausencia de una línea de unión puede representar una conexión rota.

Un círculo sólido a veces simboliza el principio masculino, y un anillo solo (o un círculo con un anillo) simboliza el principio femenino. Y si están unidos por una línea, se convierten en símbolos del matrimonio sagrado. Por lo tanto puede que las posiciones de los círculos, anillos, barras, líneas y “garras” encontrados en los complejos pictogramas de comienzos de los años '90 representen un lenguaje simbólico preciso, aunque nadie haya conseguido descifrarlo. Y es importante señalar que algunos de los diseños de esas figuras también aparecen en los petroglifos antiguos. (Silva, 2002, pág. 146)


Fig. 11.1. Símbolo de la diosa de la tierra (2000 AC) y pictograma de Chilcomb, 1990 (Silva, pág. 151).



Fig. 11.2. Petroglifos prehistóricos de una roca enterrada en Cochno, cerca de Bearsden, Escocia (Collins, 2009, pág. 95).

Y es que deben de saber que los diseños básicos de agroglifos tales como anillos concéntricos unidos con líneas son comunes en el arte megalítico.


La geometría sagrada

La geometría sagrada ha llegado a tener un papel importante en los agroglifos con diseños cada vez más complicados que han aparecido desde los inicios de la década de los '90. Por ejemplo, dos círculos unidos producen la Vesica Piscis:


La cual es el emblema de la conjunción del espíritu y la materia y está asociada con la Era de Piscis, y muchos glifos encriptan el cuadrado en el círculo, significando la fusión de espíritu y materia.


Fig. 11.3. Variación de pentagrama, Dadford, Buckinghamshire, 4 de julio de 1998.

En las formaciones de cultivo se encuentran también: espirales, triángulos, pentágonos, pentagramas, hexágonos, heptágonos, octágonos, etc. Cada uno de ellos con sus propias connotaciones simbólicas. Por ejemplo: un triángulo equilátero puede representar completitud, y si es tridimensional se convierte en un tetraedro (pirámide de cuatro lados) el cual es un símbolo importante en la enseñanza hermética y un patrón importante de vinculación con la materia. Y una de sus representaciones mejor conocidas es el agroglifo tetraédrico de 1991 en Barbury Castle (fig. 3.6).


En la antigua alquimia, los círculos en las puntas de un triángulo tetraédrico significaban los tres elementos alquímicos primordiales que son: sal, azufre y mercurio.  La estrella de cinco puntas o pentagrama (que al igual que el pentágono muestra también la proporción del número áureo) simboliza al ser humano como una figura con sus extremidades extendidas y que calza dentro de ella. Y la estrella de seis puntas o triángulos entrelazados (también conocida como el sello de Salomón o el signo de Vishnu) representa el espíritu universal y la materia.



Fig. 11.4. El símbolo pitagórico del bienestar, Bishops Cannings, Wiltshire, 12 al 13 de julio de 1997.




Fig. 11.5. Formación de nueve lados con un vórtice de seis lunas crecientes, Cherhill, Wiltshire, 18 de julio de 1999.


El agroglifo de Stonehenge con forma de espiral (fig. 3.11) puede representar varias cosas: el fractal generado por computadora conocido como el Conjunto Julia, o el símbolo clave usado en la notación musical, o la forma espiral hallada en la concha del nautilus y otras muchas formas naturales, así como un esqueleto de mamífero con el número correcto de vértebras.

Algunos han vinculado el motivo espiral engranado del Conjunto Triple Julia (fig. 9.1) al símbolo budista tibetano llamado la rueda de la alegría” (o gakyil) que simboliza la energía primordial y también a los tres estados de la iluminación mencionados en las enseñanzas Dzogchen.


Fig. 11.6. La rueda tibetana de la alegría y su contraparte en agroglifo (Silva, pág. 162).




Fig. 11.7. Etchilhampton Hill, Wiltshire, 15 de agosto de 2008. La cruz es un símbolo universal que representa el descenso del espíritu (vertical) en la materia (horizontal).




Fig. 11.8. Hermosa espiral dentada, Barbury Castle, Wiltshire, 1 de junio de 2008.

Como se muestra abajo, el diseño encripta el valor de pi (3,1415...) y el círculo se divide en 10 sectores de 36°.

Comenzando por el círculo central, el primer segmento de la espiral pasa a través de los tres sectores, significando el número 3 y al final de este hay un pequeño círculo que representa un punto decimal.

Los siguientes segmentos de la espiral simbolizan los números 1, 4, 1, 5, 9, 2, 6, 5, 4 (el décimo dígito de pi en realidad es 3, pero está aproximado a 4 porque el siguiente número es 5). Y la espiral termina con una serie de tres pequeños anillos, que representan una elipsis, indicando que phi es un número irracional que continúa infinitamente (Glickman, 2009, cap. 12).


La línea de color café corre a través del lado derecho del diseño y marca la posición de un borde del cuadrado (que se muestra en azul) y cuyo perímetro es igual a la circunferencia del círculo exterior. Y ya que un círculo denota el espíritu y el cuadrado la materia, la cuadratura del círculo (o la circunferencia de la cuadratura) puede simbolizar la integración armónica de lo espiritual y lo material.




Fig. 11.9. Crooked Solely, Berkshire, 27 de agosto de 2002.

Se dice que el diseño de este agroglifo representa el ADN mitocondrial, el cual como lo muestra el diagrama de Allan Brown, consiste en 1’296 elementos posibles (en forma de diamante) de los cuales 792 están recostados y 504 están indemnes.


La proporción entre estos dos números es de 11:7 y el ratio de la circunferencia de un círculo a su diámetro es de 22:7, el cual se vuelve 11:7 en el caso de un semicírculo. Por otra parte 504 es 7x72, mientras que 792 es 11x72. Y ambas series de dígitos tienen muchas y fascinantes permutaciones y aplicaciones. Por ejemplo 5’040 millas (8’109 km) es igual al radio de la Tierra más el radio de la Luna y 7’920 millas (12'743 km) equivalen al diámetro de la Tierra.

Además es interesante destacar que las dimensiones relativas de la Tierra y la Luna encuadran al círculo, ya que el perímetro del cuadrado que incluye a la Tierra es de 31’680 millas (50’973 km) y esta distancia corresponde también a la circunferencia de un círculo cuyo diámetro es igual al de la Tierra más el de la Luna (usando 22/7 como el valor aproximado de pi).




Fig. 11.10. Triple ying-yang, Grey Wethers, Marlborough Downs, Wiltshire, 14 de julio de 2009.

El símbolo Ying-Yang representa el balance de los opuestos: la dualidad se funde en la unidad. Como se muestra abajo y también encripta la cuadratura (azul) del círculo (rojo) (cropcirclesandmore.com).







12. LAS TEORÍAS DADAS PARA EXPLICAR EL FENÓMENO


La teoría de Terence Meaden

En los años 80, el meteorólogo Terence Meaden sugirió que los responsables de los agroglifos eran unos pequeños remolinos de viento de aire ionizado, o vórtices de plasma que eran creados por un clima anormal. Sin embargo, a medida que comenzaron a aparecer múltiples círculos anillados (a menudo dispuestos simétricamente y con sus lados relativos mostrando proporciones diatónicas) la teoría de Meaden  comenzó a parecer cada vez menos probable.

El especialista sostenía que los vórtices giratorios se formarían en un clima seco y tranquilo y sólo al lado del sotavento de los cerros, pero pronto nuevas formaciones de cultivo contradijeron la teoría al aparecer estas en todas las condiciones topográficas y climatológicas.

Y las capas intrincadas de cultivo presentaron problemas posteriores:

Por ejemplo, en un círculo con un diámetro de 16.45 metros, las plantas estaban arremolinadas en un movimiento horario estándar, pero esta vez recostadas hacia el centro, con una delgada banda alrededor del perímetro arremolinado en sentido contrario a las manecillas del reloj y extendiéndose desde el centro.

Además cuando los tallos fueron levantados, se encontró una segunda capa por debajo y aplastada contra la superior. Meaden entonces echó mano de la explicación climática argumentando que el remolino de viento cambió abruptamente su dirección de giro. Pero los misteriosos fabricantes de agroglifos replicaron más tarde creando una formación con dos anillos alrededor de un círculo y cada elemento rotando en sentido contrarío del siguiente.


Fig. 12.1. Diseño de “Esvástica”, Winterbourne Stoke, Wiltshire, 12 de agosto de 1989.

Esta figura estaba dispuesta en cuatro cuartos y cada segmento se "barrió" hacia fuera en una dirección diferente, y sobrepuesto al centro había un remolino de un diámetro de 2,7 metros cuyas plantas abruptamente cambiaron de dirección tres veces antes de alcanzar los cuadrantes.

Alrededor del perímetro, yacía parcialmente debajo de los cuadrantes una franja de un metro en sentido horario, dando este efecto de entretejido, y el camino circular de las plantas estaba aparentemente sincronizado para colapsar simultáneamente. Por lo que esta formación dio otro golpe severo a la teoría de Meaden.

Por otra parte, a comienzos de la década de los '90, un círculo de 91 metros de diámetro orbitado por 3 anillos (cada uno de ellos de 15,24 centímetros) desarrolló un cuarto anillo varios días después, creando un patrón que tenía un ancho de 304 metros. Y es altamente improbable que un vórtice de plasma descendiente pueda haber vuelto a agregar un rasgo geométricamente perfecto y localizado en un diseño formado una semana antes.

La llegada de los pictogramas en 1990, que comprendían líneas rectas, cajas rectangulares, semicírculos y “garras”, plantearon desafíos mayores a la teoría de Meaden. Y hacia la época del tetraedro de Barbury Castle en 1991 (fig. 3.6) estaba prácticamente muerta la hipótesis de que todos los agroglifos eran producidos por vórtices naturales y simples, sin ninguna guía inteligente. Pero en vez de admitirlo, Meaden prefirió pasar por alto cualquier formación que su teoría no pudiera explicar considerándolas como puras falsificaciones.



La teoría del equipo de investigación B.L.T.

Su teoría sobre la manera en que se producen los patrones de los agroglifos concuerda con la de Meaden en varios aspectos, ya que proponen que los diseños se forman por vórtices de plasma iónicos auto-organizados. Pero estos son sistemas de plasma no meteorológicos que se originan en la ionósfera, una zona donde la energía de plasma débil se genera a unos 64 km sobre nuestra atmósfera.

Y es que se creyó por mucho tiempo que la ionósfera y la superficie de la Tierra estaban completamente desconectadas, pero ahora se sabe que los fogonazos eléctricos ocurren comúnmente entre las nubes llamadas "yunques cumuliformes" (a una altura de 12 km) y la ionósfera.

El equipo B.L.T. sugiere que dichos plasmoides a veces pueden alcanzar el suelo (especialmente en las horas previas al amanecer) y cuando descienden, el efecto de la inflexión magnética causa que se reduzcan en tamaño y roten más rápido.

Asimismo, el grupo plantea que el mismo agente causante es responsable de la creación de agroglifos no geométricos, donde se encuentra el mismo doblamiento y elongación nodular de las plantas que en los agroglifos genuinos. y es que aunque el plasma se organiza espontáneamente en un vórtice, si el nivel de energía se eleva mucho, entonces el patrón del vórtice se rompe y las fuerzas se descargan en forma inestable y caótica.

El equipo B.L.T. argumenta que ciertas capas de cultivo pueden explicarse como resultado de la interacción de dos vórtices de plasma con rotación opuesta, pero:

¿Qué hay de las numerosas e intrincadas capas multi-escalonadas?

No es seguro si los estallidos muy breves de microondas intensas emitidas por sistemas de plasma pueden explicar completamente las elongaciones nodulares y las cavidades en expulsión, y ciertamente ellas no dan cuenta del grado de cristalización aumentada de los minerales de arcilla en los suelos de los agroglifos.

Sin embargo, la correlación entre estos dos fenómenos sugiere con mucha probabilidad que cualquiera que sea la causa del incremento en la cristalografía de los minerales de arcilla, esa causa también fue la responsable de las anormalidades en los vegetales. Y más aún, las microondas pueden hacer que el suelo y las plantas queden estériles, pero esto raramente se constata en los agroglifos.



La teoría de Freddy Silva

Freddy Silva ha sugerido que el ultrasonido y el infrasonido pueden estar involucrados en la elaboración de los agroglifos, ya que dichas ondas podrían liberar cavidades de vapor dentro de los tallos de las plantas, creando así incrementos de temperatura local de hasta 4’726°C en una fracción de segundo.

Silva argumenta que esto puede doblar los tallos, especialmente alrededor de la base donde la concentración de agua es mayor.

Y aunque esta hipótesis aún no ha sido comprobada, la clara evolución de los diseños en los agroglifos durante las décadas pasadas no puede explicarse por un simple fenómeno puramente natural y azaroso, ya que incluso los diseños más sencillos muestran ratios geométricos que no pueden ser completamente coincidentes, y es muy difícil que un sistema de energía puramente espontánea agregue rasgos geométricos que complementan un diseño previo.

Comúnmente el plasma se organiza en una espiral, y el siguiente patrón más corriente es un disco arremolinado que tiene anillos concéntricos a su alrededor, pero como lo reconoce el equipo B.L.T.:

-       Es un desafío a la imaginación pensar cómo algunos de los patrones más elaborados puedan aparecer a partir de un simple fenómeno plásmico.”



La teoría de los militares

Algunas personas creen que muchas formaciones son producidas por los militares usando una tecnología secreta de rayos láser. Y auqnue los militares han mostrado interés en los agroglifos y las misteriosas esferas de luz (y ovnis en general) no hay razón para pensar que ellos tengan un entendimiento mayor de tales fenómenos que el público en general.



La teoría de los extraterrestres

Ciertas personas han sugerido que los agroglifos son comunicaciones de extraterrestres y hubo un tiempo en que el aplastamiento del cultivo se le atribuyó al aterrizaje de platillos voladores. Y cuando se notó que los vegetales estaban arremolinados en vez de machacados, ese efecto se le atribuyó a los campos giratorios de energía de los sistemas de conducción de las naves, y para cuando las formaciones se hicieron más complejas, se sugirió que los alienígenas podrían estar usando rayos de energía para crearlos, o que los estaban elaborando enviando sondas bajo la forma de esferas de luz.


Y ciertamente el fenómeno de los ovnis  tiene paralelos con el fenómeno de los agroglifos, siendo el ejemplo más obvio la presencia de esferas luminosas aéreas que seguido se observan antes, durante y después de las formaciones, pero también hay otras coincidencias:

Como el hecho de que en ciertos agroglifos se ha encontrado un suelo altamente compacto al igual que sucede en localizaciones donde se piensa que han aterrizado los ovnis (y también se ha propuesto que los estallidos intensos de microondas sea un candidato potencial para explicar las energías en juego).

Tanto los ovnis como los agroglifos pueden causar problemas de funcionamiento en los aparatos eléctricos, y los animales a menudo reaccionan extrañamente en (o cerca) del lugar donde hubo encuentros con ovnis, al igual como sucede en el caso de los agroglifos.

Y tanto las manifestaciones de ovnis como los pictogramas tienden a concentrarse en ciertas locaciones, por ejemplo cerca de líneas de falla geológica y fuentes de agua.

Y también resulta que una gran proporción de avistamientos de ovnis ocurre cerca de las tierras de caliza y los acuíferos que se encuentran en el triángulo de Wessex al sur de Inglaterra, y que también es el principal lugar en donde aparecen agroglifos.

(Según los radiestesistas, los agroglifos tienden a localizarse en áreas en donde las líneas de energía terrestre son muy fuertes porque estos lugares parecen facilitar la manifestación de las figuras.)

Pero a pesar de todos esos paralelismos, hay razones para pensar que el fenómeno ovni tiene que ver más con la interacción entre nuestro nivel físico de realidad y las fuerzas y entidades del astral o ámbitos etéricos que rodean e interpenetran nuestra Tierra, que con la visita de criaturas de otros planetas.



La teoría esotérica

Una línea de investigación más prometedora (la cual está siendo seguida por muchos investigadores) es de considerar las energías terrestres no comunes, así como las fuerzas etéricas y psíquicas, y las grandes inteligencias capaces de interactuar con nuestras mentes, pero siendo estas inteligencias de un tipo más terrenal y del espacio interior y no tanto del espacio exterior (que son los extraterrestres).

La inteligencia involucrada podría ser humana (si se manifiesta o no en forma física), pero las entidades involucradas en cualquier caso deben de ser capaces de ejercer poderes paranormales y controlar las fuerzas naturales más sutiles (que son los elementales o espíritus de la naturaleza) con la mayor precisión.

Y a su vez estas energías sutiles pueden generar efectos eléctricos y magnéticos medibles en nuestro nivel de existencia más denso y físico. Y el hecho de que los nódulos vegetales expandidos y deformados se encuentren a veces en un cultivo indemne (tanto dentro de los agroglifos como fuera de ellos, mientras que los bordes de una formación tienden a ser definidos y precisos) indica que la creación de un pictograma podría constar de dos fases:

1)   Primero el cultivo es “preparado” o “programado” para recostarse en una dirección particular,
2)   Y luego las energías se desatan para causar que las plantas colapsen.

Pero dichas energías pueden desbordar los límites reales del cultivo doblado.



Observaciones

De cualquier forma, los reportes de testigos que han visto la formación de agroglifos, junto con los varios efectos que estas formaciones generan en los humanos, los animales y las máquinas. Todo esto sugiere que no todas las figuras son creadas exactamente por el mismo proceso:

  • A veces el cultivo es aplastado por el movimiento violento del aire y se aprecian túneles o tubos de luz bajando del cielo. 
  • En otras ocasiones se ven luces en ausencia de cualquier viento arremolinador. 
  • Y en otras se ve colapsar el cultivo sin ninguna pista que indique la participación de fuerzas naturales.

Y el hecho de que los tejidos de las plantas parecen volverse elásticos al momento del aplastamiento y que los minerales de arcilla se someten a un aumento de cristalización, eso indica que ciertas energías no convencionales toman parte en ese fenómeno.

Los vórtices de plasma espontáneo podrían ser responsables de los diseños no geométricos y de algunos de los círculos simples sin decoraciones. Pero en los otros casos esto parece ser obra de alguna inteligencia involucrada en el plan y en la ejecución de los diseños complejos.

Y en el caso de las bolas de luz que se ven a menudo alrededor de los agroglifos, aún permanece la duda de si ellas los producen (guiadas quizás por alguna inteligencia superior), o si simplemente los están explorando, o si utilizan su energía. No lo sabemos.

Algunas formas lumínicas actúan como criaturas inquisitivas o bíoformas, y en el caso de los tubos de luz, esto puede indicar que los patrones de los diseños son proyectados al suelo desde las alturas.

Otras formaciones aparecen sin que se observe ninguna luminosidad extraña, pero tengamos en mente que los psíquicos también atestiguan ver luces invisibles para nuestros sentidos físicos.







13. CONCLUSIÓN

Como dice Michael Glickman (2009, págs. xvi-vii) nuestra visión consensuada del mundo físico no puede acomodarse a las formaciones de cultivo, ya que los agroglifos son un desafío a nuestra visión del mundo.

Y es por eso que el asunto es ignorado asiduamente por científicos avergonzados quienes, mientras admiten una falta total de conocimiento, se aferran con intransigencia a sus clichés vacíos y certezas artificiales. Mientras que los medios por su parte, producen noticias superficiales en masa que a menudo terminan en malos chistes sobre los “hombrecitos verdes”...

Pero,

¿Cómo podría alguien con un mínimo de discernimiento asociar estos nobles y enigmáticos emblemas con las declaraciones de una tropa escuálida de fraudes y engañadores?

A pesar de la gran oposición a la postura que considera a los agroglifos como algo más que bromas hechas por humanos, las figuras han dejado una marca indeleble en nuestra cultura. Su asombrosa gracia geométrica, simbolismo multicultural, belleza y orígenes misteriosos parecen tener el propósito de intrigarnos, encantarnos e inspirarnos.

Parece haber una inteligencia creativa tras la mayoría de las formaciones, pero es una inteligencia que prefiere quedar anónima, y mejor dejar que alguien que les esté prestando atención saque sus propias conclusiones, como si fuera una especie de test de inteligencia o intuición.

A los agroglifos se les han llamado “Templos Temporales” porque es correcto que evidencian una afinidad hacia lugares que por milenios han sido centros de culto y lugares de espiritualidad. En Sudáfrica, los agroglifos son llamados “Grandes círculos de los dioses” y cuando aparece una figura, la gente erige un cerco a su alrededor y realizan bailes y otros rituales sagrados honrando a la Madre Tierra y los dioses estelares.

Colin Andrews ha señalado que:

« Los agroglifos nos están dando un empujoncito espiritual. Es un estímulo hacia las aspiraciones más altas de paz e iluminación. Y estamos siendo desafiados a aprender y las herramientas de nuestra instrucción son los símbolos espirituales antiguos, los mandalas y otros patrones innatos y naturales. Se nos está dando una llamada para despertar y es nuestra responsabilidad reconocer el mensaje y actuar. »
(2003, págs. 164-5, extractos)



¿Continuarán evolucionando?

No se sabe por cuánto tiempo más las formaciones de cultivo continuarán manifestándose en tales cantidades y formas diversas. Cada año la gente se pregunta cuánta complejidad seguirán mostrando las nuevas formaciones, y todos los años los hacedores invisibles de agroglifos continúan dándonos sorpresas con su genio creador.

Sin embargo es probable que en algún momento cuando su propósito se haya cumplido (o el estímulo se acabe) los agroglifos probablemente terminarán de manera gradual y habrán cada vez más raras apariciones.

Andy Thomas escribe:

« Disfrutemos de estas figuras mientras las tengamos y valoremos su significado, simplemente por el hecho de que son maravillosas de contemplar, al hacer muy felices a tantos y habernos modelado un poco y más sabiamente por las preguntas y asuntos que han planteado. Pero si hay una cosa en la que todos están de acuerdo (incluso los escépticos más duros) es que vengan de donde vengan, los agroglifos son arte del más alto nivel y si la gracia y la belleza son todo lo que los agroglifos nos han traído a nuestro mundo, tenemos razón suficiente para estar agradecidos. »
(2002, pág. 174, extractos)


Fig. 13.1. Flor con seis pétalos sin abrir, Golden Ball Hill, Wiltshire, 14 de julio de 2000.





14. FUENTES Y CRÉDITOS

Libros

·        Colin Andrews y Stephen J. Spignesi, Crop Circles: Signs of contact, Franklin Lakes, NJ: New Page Books, 2003.
·        Jerome Clark, Unexplained! 347 strange sightings, incredible occurrences, and puzzling physical phenomena, Detroit, MI: Visible Ink, 1993.
·        Andrew Collins, The New Circlemakers: Insights into the crop circle mystery, Virginia Beach, VA: 4th Dimension Press, segunda edición, 2009.
·        William R. Corliss (compilación), Science Frontiers: Some anomalies and curiosities of nature, Glen Arm, MD: Sourcebook Project, 1994.
·        Michael Glickman, Crop Circles, Glastonbury, Somerset: Wooden Books, 2005.
·        Michael Glickman, Crop Circles: The bones of God, Berkeley, CA: Frog Books, 2009.
·        Eltjo H. Haselhoff, The Deepening Complexity of Crop Circles: Scientific research & urban legends, Berkeley, CA: Frog Ltd, 2000.
·        Bert Janssen, The Hypnotic Power of Crop Circles, Enkhuizen: Frontier Publishing, 2004.
·        Lucy Pringle, Crop Circles: The greatest mystery of modern times, London: Thorsons, 1999.
·        Lucy Pringle, Crop Circles: Art in the landscape, London: Frances Lincoln Ltd., 2010.
·        Andy Thomas, Vital Signs: A complete guide to the crop circle mystery and why it is not a hoax, Seaford, East Sussex: SB Publications, segunda edición, 2002.
·        Freddy Silva, Secrets in the Fields: The science and mysticism of crop circles, Carlottesville, VA: Hampton Roads Publishing Company, 2002.


Videos

·        Michael Glickman y Patricia Murray, The Crop Circles: History & geometry, Crop Circle Radius, 1997.
·        Bert Janssen, Crop Circles: The research, Bert Janssen Productions, 2001.

Sitios web

·        Temporary Temples, www.temporarytemples.co.uk
·        BLT Research Team, www.bltresearch.com
·        UK Crop Circles, ukcropcircles.co.uk
·        Crop Circle Connector, www.cropcircleconnector.com
·        Janet Ossebaard, www.circularsite.com
·        Bert Janssen, www.cropcirclesandmore
·        Frank Laumen, www.visiblesigns.de
·        Silent Circle, www.silentcircle.co.uk
·        Colin Andrews, www.colinandrews.net
·        Freddy Silva, www.cropcirclesecrets.org
·        Swirled News, www.swirlednews.com
·        Lucy Pringle, www.lucypringle.co.uk
·        Crop Circle Research, www.cropcircleresearch.com


Créditos fotográficos

Steve Alexander: 0.1, 3.7-3.9, 3.11-3.13, 3.18a, 3.24, 3.25, 3.27-3.37, 4.4, 4.5, 6.3, 12.3, 12.7-12.10; Equipo BLT: 3.2, 5.1-5.4; Freddy Silva: 4.1, 4.6, 8.5, 9.5, 12.4; Frank Laumen: 3.16, 6.2, 9.8, 12.5; Bert Janssen: 3.21-3.23, 3.26; Colin Andrews: 2.1, 3.10, 9.1, 10.1; Janet Ossebaard: 3.14, 3.19, 12.11; Andrew King: 6.1, 9.2; Andreas Müller: 3.17, 3.18b; Lucy Pringle: 3.20; Werner Anderhub: 3.15; Chad Deetkin: 4.3; John Haddington: 3.4; Jason Hawkes: 3.5; Terence Meaden: 3.3; Ron Russell: 4.2; Busty Taylor: 12.1; Richard Wintle: 3.6; Secret Circle: 3.38.


Autoría

Este texto es una traducción del artículo elaborado por David Pratt (ver link) y le doy un enorme agradecimiento a Nicolás por haber traducido un escrito tan extenso, pero también tan interesante sobre este tema.





15. MI OPINIÓN AL RESPECTO

Después de haber analizado cuidadosamente el artículo de David Pratt, así como las averiguaciones efectuadas por numerosos otros investigadores sobre los Crop Circles, he llegado a esta conclusión:



(Bromeo)
‘*(^_^)*’

Bueno ya seriamente, por el momento todavía estoy indeciso y es por eso que prefiero no opinar hasta que haya estudiado más a fondo este enigma.

De que muchos de los agroglifos son realizados por los humanos, eso es obvio. Pero también hay agroglifos que no está nada claro el asunto. Y aunque varios de los argumentos que da David Pratt son muy impactantes (como por ejemplo la investigación científica efectuada por el grupo B.L.T.) necesitaría estudiar esos argumentos con más profundidad antes de poderlos aceptar o rechazar con más seguridad.

De cualquier forma es indudable que David Pratt hizo una formidable investigación y es por ello que Nicolás y yo se las compartimos para que ustedes mismos la puedan analizar.




22 comentarios:

  1. Lo complejo no está en los agroglifos, está en nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Interesante CID gracias por tocar el tema de manera seria ya que la UFOLOGIA y Hollywood prácticamente han hecho suyo este fenómeno lo cual ha contribuido a darle poca seriedad a este asunto, yo en lo personal pienso es que si están ahí (los considerados verdaderos) con esas características es por que van dirigidas a algo o alguien que tenga la capacidad de comprenderías, no imagino que alguien que tenga conocimientos de Geometría Euclidiana lo haga con el propósito que lo vean aves desde el cielo, rostizar moscas y erizos o sencillamente por que no tienen nada mejor que hacer y se ven bonitas, es como si un profesor de matemáticas llene un salón de cabras y se disponga darle clases de Geometría sinceramente no pienso que vaya por ahí el asunto, me queda claro que tienen un objetivo y deben tener una causa que por el momento estas respuestas están en el campo de la especulación. una abrazo CID y gracias por tomarte el tiempo de investigar y sobre todo compartir toda esta informacion

    ResponderEliminar
  3. Cid, si no es ningún inconveniente sería muy interesante que nos dieras tu opinión sobre lo que opinas o sabes sobre las hadas y los elfos, he visto que dentro de este tema hay un pequeño párrafo que habla sobre ellos. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sé de las hadas y los elfos es que son criaturas de la mitología de la Europa antigua.

      En la actualidad la gente usualmente cree que son simplemente producto de la imaginación de esos antiguos pueblos. Pero el esoterismo explica que en realidad sí existen seres sutiles encargados de cuidad los bosques y la naturaleza en general.

      Pero desafortunadamente con el tiempo, esa enseñanza esotérica se fue transformando en leyendas y mitos. Y además los escritores le han ido añadiendo múltiples inventos haciendo que a medida que ha ido pasando el tiempo, las historias que se cuentan sobre las hadas y los elfos tengan cada vez menos que ver con la realidad.

      Eliminar
  4. ¿Pero realmente los elementales de la naturaleza tienen la forma con que se caracterizan en el folklore popular, de pequeños seres antropoforfos?, y si es así ¿como pueden tener forma antropomórfica si nunca han encarnado, si ni siquiera han llegado al reino animal?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La forma como se representan en el folklore popular a los espíritus de la naturaleza es producto:

      Primero, de la manera como la mente de aquellos humanos que tuvieron su clarividencia un poco despierta los percibieron. Y así por ejemplo: las Sílfides (que son los espíritus del aire) dicen que se ven como pequeñas lucecitas de las cuales surgen pequeños rayos de luz.

      Alguien que ve eso, lo va a interpretar como “un pequeño ser luminoso con alas”.

      Y luego si le añades esa manía que tienen los humanos de todo antropomorfisar, la Sílfide la transforman en una pequeña hada como la “Campanita” de Peter Pan.

      Eliminar
    2. como son los gnomos,las ondinas y las salamandras en vista de un clarividente?
      ya que no creo que se vean como enanos o hadas de colores...

      Eliminar
    3. Dependiendo del desarrollo que tenga el clarividente (y de sus ideas preconcebidas) su percepción va a variar.

      Eliminar
    4. mas o menos que forma tendrían? espero no molestar...

      Eliminar
    5. Los clarividentes que yo conozco dicen que los espíritus de la naturaleza se parecen un poco a la imagen popular que se les da, pero en vez de atropomorfisarlos imagina que son energías.

      Eliminar
    6. lo digo porque como describiste a las silfides me imagine que conocias algo del os otros elementales.
      igual no importa.saludos.

      Eliminar
  5. Entiendo, ¿y como sería con los elementales del inframundo?, con estos creo que hay mas evidencias de que tienen forma de pequeños demonios antropomorficos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede igual.

      Los que tienen un poco despierta su clarividencia describen a las entidades bajas del astral como “sombras oscuras que se mueven”. Luego le añades los estereotipos populares que como creen que el infierno se encuentra bajo la tierra, entonces debe de estar rodeado de lava y por consiguiente todo es rojo.

      Y como a los humanos les encanta antropomorfisar todo aquello que no conocen: les añades dos piernas, dos brazos, una cabeza con ojos, nariz y cuello y también una cola para que se vean más bestiales. ¡Y ya está! Tienes la imagen popular que se hace la gente de los demonios del inframundo.

      Eliminar
    2. y esas sombras oscuras son amorfas? o son siluetas humanas?
      tambien escuche que las larvas astrales tienen forma de insectos(desde una polilla hasta un gusano gigante).

      Eliminar
    3. Algo que usualmente caracteriza a las entidades bajas del astral es que los clarividentes las perciben oscuras y además encuentras todo tipo de seres:

      - las entidades propias del inframundo
      - magos negros desencarnados
      - humanos malos fallecidos antes de tiempo
      - etc.

      Y si a eso le añades que en el astral los seres pueden tomar formas diferentes, entonces comprenderás que vas a ver todo tipo de imágenes.

      Eliminar
  6. Ok, quizá los elementales del inframundo naturales se vean así, pero por ejemplo, según algunos mediums espiritistas, algunas personas desencarnadas un poco traviesas y magos negros si que pueden adoptar la forma de demonio típica para asustar al clarividente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el astral puedes tomar la forma que quieras.

      Eliminar
  7. Hola Cid
    Una persona me dijo que para no reencarnar debia formar el cuerpo del sueño y que este se consigue tomando consciencia en los sueños y viajando por el universo en el plano onirico,que supongo que tiene que ver con el astral.¿Tu que opinas?

    ResponderEliminar
  8. Sabes de un clarividente confiable que pueda ver elementales y sus formas reales? así yo le echo un vistazo para no andar de pregunton como otros usuarios y/o anonimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocí gente que tengo la convicción de que sí son verdaderos clarividentes pero hace mucho que no los he visto.

      Eliminar
    2. muchas gracias y pido disculpas si resulto molesto a veces,yo mismo lo notó.

      Eliminar