Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

LOS ELEMENTALES EXPLICADOS POR WILLIAM JUDGE



En este capítulo voy a ir poniendo toda la información que dio William Judge sobre los elementales o espíritus de la naturaleza, y para quienes están interesados sobre este tema, la enseñanza que dio William Judge al respecto es de particular relevancia debido a que él fue un discípulo directo del Maestro Morya y por lo tanto tuvo información muy profunda de primera mano.

~ * ~

Clasificación de la enseñanza de William Judge sobre los elementales

En 1893, William Judge escribió un libro titulado “El Océano de la Teosofía” en donde resumió la enseñanza teosófica que había sido permitida ser difundida en el siglo XIX, y en la primera sección de abajo les puse los textos relacionados con los elementales que aparecen en ese libro.

En 1887, William Judge publicó un artículo dividido en dos partes en su revista Path titulado: “Los elementales y los espíritus elementarios” el cual pueden leerlo en inglés (aquí).

En 1888, William Judge publicó tres artículos más en su revista Path tratando sobre los elementales y los cuales amablemente Alexander me los tradujo al español, y estos artículos los puse abajo en las secciones 2, 3 y 4.

Y posteriormente, la investigadora teósofa Dara Eklund hizo una recopilación de todos los artículos que escribió William Judge y los publicó en una colección de cuatro libros conocidos como: “Ecos del Oriente: los textos de William Quan Judge” y los cuales los pueden leer en inglés (aquí)

Y en la sección 5 les traduje el índice de esa colección en lo que concierne los elementales.

Y algún día que tenga el tiempo, pienso hacer un resumen de toda la información que dio William Judge sobre los elementales.


SECCIONES


 1.  Libro: El Océano de la Teosofía
 2.  Artículo: Elementales y Elementarios
 3.  Artículo: Las Leyes que Gobiernan a los Elementales
 4.  Artículo: Los Elementales y el Karma
 5.  Colección Ecos del Oriente: los textos de William Quan Judge





1 - EL OCÉANO DE LA TEOSOFÍA


« Los Maestros transhimaláyicos (por medio de miembros de su hermandad psíquicamente entrenados) han efectuado minuciosas observaciones en los reinos invisibles de la naturaleza y de la mente, y estas observaciones han sido inscritas y preservadas en registros.

Y Los Maestros también han dominado los misterios del sonido y del color, solamente a través de los cuales es posible comunicarse con los elementales que están por detrás del velo de la materia, y así como estos grandes Adeptos pueden explicar la razón oculta de  por qué cae la lluvia en cierto lugar y con qué objeto cae. Y también saben si la tierra es hueca o no. Qué es lo que hace soplar al viento y brillar la luz.

Y una proeza aun mayor que todas (y la cual requiere del conocimiento de los mismos cimientos  de la naturaleza), ellos saben cuales son las divisiones finales del tiempo y cuales son el significado y la duración de los ciclos. »
(Capítulo 1: la Teosofía y los Maestros, p.4)


« El elementario es el “fantasma” de las sesiones espiritistas, en donde se le induce a aparentar ser el verdadero espíritu de éste o aquel individuo.

El elementario es atraído por los pensamientos del médium y de los asistentes de la sesión espiritista, vagamente revolotea donde éstos se encuentran reunidos, y es entonces galvanizado con vida artificial a través de una multitud de fuerzas elementales y con la ayuda del cuerpo astral activo del médium que dirige la sesión, o de cualquier otro médium que se encuentre en la audiencia. »
(Capítulo 5: Cuerpo físico y Cuerpo astral, p.42)


« Los cascarones o envolturas astrales [los elementarlos] junto con el viviente cuerpo astral del médium, y ayudados por ciertas fuerzas de la naturaleza que los teósofos denominan "elementales", producen casi todos los fenómenos del espiritismo que no es fraudulento. »
(Capítulo 6: Cuerpo Kama-Deseo, p.48)


« En el cuerpo kámico [el cuerpo de las pasiones y los deseos] se encuentran los skandas realmente activos e importantes, los que controlan los renacimientos y conducen a todas las variedades de vida y circunstancias de cada reencarnación.

Estos skandas están siendo producidos de día en día, de acuerdo con la ley de que cada pensamiento se combina instantáneamente con una de las fuerzas elementales de la naturaleza, convirtiéndose hasta cierto punto en una entidad que perdurará tanto como haya sido la intensidad del pensamiento al momento de partir del cerebro.

Y todas estas entidades quedan irremisiblemente conectadas con el ser que las creó. No hay ningún medio de escape. Por lo tanto lo único que podemos hacer es generar pensamientos de buena índole, porque ni aún los más elevados Maestros están exentos de esa Ley, sólo que ellos "pueblan su corriente en el espacio" con poderosas entidades capaces únicamente del bien. »
(Capítulo 12: Kama-Loka, p.102)


« También en el Kama-Loka existen los elementos o fuerzas de la naturaleza (como también existen en todas partes del globo y del sistema solar).

Estas entidades son innumerables y sus subdivisiones son casi infinitas, ya que en cierto sentido ellas son los “nervios del cuerpo” que es la naturaleza.

Cada clase tiene su propia función o labor, tal como lo tiene todo elemento o aspecto de la naturaleza. Y así como el fuego quema y el agua corre hacia abajo y no hacia arriba de acuerdo con las leyes de la física, de la misma manera los elementales actúan y funcionan bajo ley, pero como ellos se encuentran más arriba en la escala que el fuego y del agua de nuestro ambiente, la acción de esos elementales parece guiada por la mente.

Algunos de ellos tienen una especial relación con las actividades mentales y con el funcionamiento de los órganos astrales (ya sea que estos se encuentren o no unidos con el cuerpo físico en ese momento).

Y cuando un médium forma el canal vibratorio con un elementario (y también en el caso de otro tipo de coordinaciones naturales), estos elementales establecen una conexión artificial con el cascarón astral de una persona fallecida, y con la ayuda del fluido nervioso del médium y de las otras personas que están cerca, el cascarón se galvaniza y adquiere una vida artificial. »
(Capítulo 12: Kama-Loka, p.104-105)


« Entre los fenómenos que merecen mención, se encuentran aquellos que consisten en el movimiento de objetos sin ningún contacto físico. Y esto puede lograrse de distintas maneras.

1) La primera consiste en proyectar fuera del cuerpo físico la mano y el brazo astrales, y con estos tomar el objeto que se desee mover. Este método puede lograrse hasta una distancia aproximada de tres metros de la persona. Y el propósito aquí no es entamar una discusión sobre este tema, sino simplemente mencionar las peculiaridades de la substancia y miembros astrales.

Y esto podrá servir para explicar algunos de los fenómenos producidos por médiums, ya que en casi todos los casos de tales aportes (y cuando los fenómenos son genuinos), la hazaña se realiza con la ayuda de la mano astral, invisible pero real.

2) Mientras que el segundo método consiste en hacer uso de los elementales (o espíritus de los elementos) y de los cuales ya les he hablado. Y estos elementales, cuando son dirigidos por el hombre interior, tienen la facultad de transportar los objetos cambiándoles la polaridad, y en tales casos vemos como los faquires de la India y algunos médiums en América, son capaces de mover objetos pequeños moviéndose sin aparente ningún apoyo.

Estas entidades elementales se emplean cuando los objetos se transportan a distancias mayores que la extensión a la que pueden ser alargadas los miembros del cuerpo astral. Y no es un argumento valido el hecho de que los médiums desconozcan como funciona este fenómeno, pues rara vez ellos conocen la forma como ellos mismos efectúan esas proezas.

Pero su ignorancia de las leyes ocultas no es prueba de que estas no existan y aquellos estudiantes que internamente han observado el funcionamiento de estas facultades, no necesitarán mayor argumento para demostrarlas. »
(Capítulo 16: Leyes psíquicas Fuerzas y Fenómenos, p.141)


« Existen dentro de la Luz Astral entidades que no usan cuerpos físicos como los nuestros, pero que tampoco son humanos en su naturaleza aunque poseen ciertos poderes, facultades y una especie de conciencia propia.

Estas entidades incluyen a las fuerzas elementales o los espíritus de la naturaleza, que se subdividen en un gran número de tipos y grados, y los cuales toman parte en todas las operaciones de la Naturaleza y en todas las actividades de la mente del hombre.
Y en las sesiones espiritistas, estos elementales actúan automáticamente dentro de sus respectivos campos, y así por ejemplo: unos proyectan imágenes, mientras que otros producen sonidos, y otros más despolarizando objetos con el fin de efectuar moverlos.

Y los hombres sin alma que se encuentran en el plano astral pueden actuar en combinación con los elementales y producir diversos fenómenos, entre los cuales está el fenómeno conocido como la "voz independiente" que siempre suena como una voz dentro de un tonel, por la simple razón de que es producida en un vacío atmosférico, lo que es absolutamente necesario para una entidad tan alejada del Espíritu.

Y el timbre peculiar de ese tipo de voz no ha sido considerado importante por los espiritistas, pero ello es sumamente significativo desde el punto de vista del esotérico.

Para comprender los fenómenos psíquicos hay que admitir la existencia y el funcionamiento de leyes y fuerzas ocultas en la naturaleza, que pueden emplearse para producir resultados fenoménicos en el plano físico, y que estas leyes y estas fuerzas pueden ser operadas por el hombre subconsciente y por los elementales ya sea conscientemente o inconscientemente, y que muchos de estos procesos ocultos son automáticos, en la misma forma que lo es la congelación del agua bajo el frío o el derretimiento del hielo bajo el calor. »
(Capítulo 17: Fenómenos psíquicos y el Espiritismo, p.150-151)







2 - ELEMENTALES Y ELEMENTARIOS

(Nota: antiguamente en el esoterismo se utilizaba la palabra “elementarios” para designar a todas las entidades que no tenían un cuerpo físico y lo cual generaba mucha confusión.

Y es por eso que William Judge inventó la palabra “elementales” para designar a las entidades que pertenecen a los reinos sutiles de la naturaleza. Mientras que la palabra “elementarios” se guardó para designar al cascarón astral que queda lentamente desintegrándose en el Kama-Loka cuando la persona ya ascendió al Devachan.

E inicialmente también se utilizaba la palabra “elementarios” para designar a las personas desencarnadas que permanecen despiertas durante su estancia en el astral como suele ser el caso de los suicidas, o gente que murió muy violentamente, o gente muy perversa, etc. Pero posteriormente se evitó para no generar confusión.)



Estudiante: Si le entiendo a usted bien, un elemental es un centro de fuerza, sin inteligencia, sin carácter o tendencias morales, pero sus movimientos son capaces de ser dirigidos por los pensamientos humanos, que pueden, conscientemente o no, darle alguna forma, y hasta cierto punto, inteligencia.

En su forma más simple, es visible como una perturbación en un medio transparente, tal como sería producido por un «pez de cristal, tan transparente como invisible, nadando en el aire de la habitación», y dejando tras de sí un resplandor, igual que el aire caliente cuando sube de una estufa.

Además, los elementales, atraídos y vitalizados por ciertos pensamientos, pueden producir un alojamiento en el sistema humano (del cual luego comparten gobierno junto con el ego) y es muy difícil que se vayan.


Sabio: En general, es correcto, excepto en cuanto a su «efecto de alojamiento». Algunas clases de elementales, sin embargo, tienen una inteligencia propia y un carácter, pero están mucho más allá de nuestra comprensión y quizás deban tener algún otro nombre.

La clase que más tiene que ver con nosotros corresponde con la descripción anterior. Son centros de fuerza o energía que son guiados por nosotros al pensar y al hacer otros movimientos corporales.

Y también actuamos sobre ellos y les damos forma mediante una especie de pensamiento del que no tenemos registro. Ya que una persona podría dar forma a un elemental para que pareciera un insecto, y no podría decir si él hubo pensado tal cosa o no. Porque hay una vasta región desconocida en cada ser humano que él mismo no entiende hasta que lo ha intentado, y sólo después de muchas iniciaciones.

Que los elementales... “pueden producir un alojamiento en el sistema humano, del cual luego comparten gobierno y es muy difícil que se vayan” es totalmente incorrecto. Es sólo en ciertos casos que uno o más elementales son atraídos y “encuentran alojamiento en el sistema humano”. Y en tales casos se aplican reglas especiales. Pero aquí no estamos considerando estos casos.

Por regla general, el mundo elemental interpenetra el sistema humano, y por lo tanto está eternamente presente en él.

Y como el mundo elemental es automático, todos los átomos que llegan y salen continuamente del “sistema humano” están constantemente asumiendo la impresión transmitida por los actos y pensamientos de esa persona (como una placa fotográfica).

Y por consiguiente si tal persona lanza una fuerte corriente de pensamiento, atrae en mayor número a los elementales, y todos ellos toman una tendencia o color predominante, de modo que todos los recién llegados encuentran un color homogéneo o una imagen que asumen instantáneamente.

Por otra parte, un humano que tiene mucha diversidad de pensamiento y de reflexión no es homogéneo, sino que por así decirlo, es multicolor, y así los elementales pueden alojarse en esa parte que es diferente del resto de su aura y desaparecer en condiciones similares.

En el primer caso es una masa de elementales similarmente vibrante o electrificada y coloreada, y en ese sentido puede ser llamada un elemental, de la misma manera que conocemos a un hombre como Jones, aunque durante años haya estado desprendiendo y tomando nuevos átomos de materia bruta.


Estudiante: Si ellos son atraídos y repelidos por los pensamientos, ¿se mueven a la velocidad del pensamiento, digamos desde aquí al planeta Neptuno?


Sabio: Se mueven a la velocidad del pensamiento, y en su mundo no hay espacio ni tiempo como nosotros los entendemos. Si Neptuno está dentro de la esfera astral de este mundo, entonces ellos van allí a esa velocidad, de lo contrario no; pero esa “duda” que tienes no necesita ser resuelta ahora. 


Estudiante: ¿Qué determina sus movimientos además del pensamiento, por ejemplo, cuando están flotando alrededor de la habitación?


Sabio: Las otras clases de pensamientos antes mencionadas; ciertas exhalaciones de seres; diferentes ritmos y frecuencias de vibración entre los seres; diferentes cambios de magnetismo producidos por causas presentes o por la luna y el año; polaridades diferentes; cambios de sonido; cambios de influencias de otras mentes a distancia.


Estudiante: Cuando están flotando, ¿pueden ser vistos por cualquiera, o sólo por aquellas personas que son clarividentes?


Sabio: Clarividencia es una palabra pobre. Pueden ser vistos por gente parcialmente clarividente. Por todos aquellos que pueden ver así; quizás por más personas de las que son conscientes del hecho.


Estudiante: ¿Pueden ser fotografiados, como el aire que sube de la estufa caliente?


Sabio: Aún no lo sé. Sin embargo, no es imposible.


Estudiante: ¿Son ellos las luces que son vistos flotando alrededor de una oscura sala de espiritismo por la gente clarividente?


Sabio: En la mayoría de los casos esas luces son producidas por ellos.


Estudiante: ¿Cuál es exactamente su relación con la luz, la cual hace necesaria la realización de las sesiones espiritistas en la oscuridad?


Sabio: No es su relación con la luz lo que hace necesaria a la oscuridad, sino el hecho de que la luz provoca constante agitación y alteración en el magnetismo de la habitación. Sin embargo, todas estas cosas se pueden hacer también a la luz del día.

Si yo fuera capaz de aclararte “exactamente cuál es su relación con la luz”, entonces sabrías lo que durante mucho tiempo se ha mantenido en secreto y que es la clave del mundo elemental. Esta se mantiene vigilada porque es un secreto peligroso. Y no importa cuán virtuoso seas, pues no podrías (una vez que supieras el secreto) evitar que el conocimiento se metiera en la mente de otros quienes no dudarían en usarlo para malos propósitos.


Estudiante: He notado que la atención frecuentemente interviene con ciertos fenómenos paranormales y así por ejemplo: un lápiz en esas condiciones no escribirá cuando es observado, pero escribe inmediatamente cuando está tapado; o una pregunta mental no puede ser contestada hasta que la mente la haya olvidado y esté ocupada en otra cosa. ¿A qué se debe esto?


Sabio: Este tipo de atención crea confusión. En estas cosas usamos el deseo, la voluntad y el conocimiento. El deseo está presente, pero el conocimiento está ausente. Cuando el deseo está bien formado y la atención se retira, el fenómeno es hecho a menudo; pero cuando nuestra atención se continúa, sólo interrumpimos, porque sólo disponemos de la mitad de la atención.

Para utilizar la atención, debe ser de ese tipo que puede atenerse a la punta de una aguja por un período de tiempo indefinido.


Estudiante: Me han dicho que pocas personas pueden ir a una sesión espiritista sin peligro para ellos, ya sea alguna contaminación espiritual o astral, o tener agotada su vitalidad en beneficio de los fantasmas, quienes chupan la fuerza vital fuera del círculo a través del médium, como si los primeros fueran un vaso de limonada y el último una pajita. ¿Cómo es esto?


Sabio: En general esto sucede y es llamado por los hindús el “Culto a los Bhutas” [a los fantasmas].


Estudiante: ¿Por qué los que visitan una sesión espiritista están extremadamente cansados al día siguiente?


Sabio: Entre otras razones, porque los médiums absorben la vitalidad para el uso de los “fantasmas”, y a menudo están presentes los infames vampiros elementarios.


Estudiante: ¿Cuáles son algunos de los peligros de las sesiones espiritistas?


Sabio: Las escenas vistas (en el astral) en las sesiones espiritistas son horribles, en la medida en que estos “espíritus” (Bhutas) se precipitan por igual sobre los médiums y los humanos fáciles de penetrar que se encuentran a lado de ellos; y como no hay sesiones espiritistas sin estar presentes algunos o muchos elementarios malos (que son desechos humanos del Kama-Loka que han sido revitalizados) pues el lógico que haya hay mucho vampirismo energético por parte de estas entidades.

Estas cosas caen sobre la gente como un nubarrón o un pulpo gigante, y desaparecen dentro de ellos como si fueran absorbidos por una esponja, y esa es una de las razones por las que en general no es bueno asistir a las sesiones espiritistas.

Todos los elementarios no son malos, pero, en un sentido general tampoco no son buenos. Son cascarones astrales, de eso no hay duda. Y bueno, tienen mucha acción automática y aparentemente inteligente si son los elementarios de aquellas personas fuertemente materiales que murieron apegadas a las cosas de la vida.

En cambio si son los cascarones de las personas de carácter opuesto, no son tan fuertes. Y luego hay una clase que en realidad no está muerta, como los suicidas, las muertes repentinas y las personas muy perversas.

Pueden llegar a ser poderosos porque los elementales entran en todos ellos, y así obtienen una personalidad ficticia y una inteligencia que son totalmente propiedad del cascarón.

Los elementales excitan a los elementarios para que actúen, y por sus medios pueden ver y oír como lo hacemos nosotros, y en esos casos (cuando los elementarios han sido reactivados por medio de los elementales) ellos actúan como un cuerpo humano noctámbulo, y ellos mostrarán, a través del hábito, el avance que obtuvieron cuando estaban encarnados.

Sin embargo debes de saber que algunas personas no imparten a sus moléculas corporales el hábito de sus mentes en tan gran medida como otras personas lo hacen. Y es por eso que vemos por qué las declaraciones hechas por estos llamados “espíritus” nunca van por delante del punto más alto de progreso alcanzado por los seres humanos vivientes, y por qué toman las ideas elaboradas día a día por sus devotos.

Y esta adoración a las sesiones de espiritismo es lo que en la Antigua India se le llamó adoración de los Pretas, Bhutas, Pisachas y Gandharvas.

No creo que ningún elementario haya tenido un motivo que no sea malo; el resto no son nada, no tienen ningún motivo y son sólo las sombras a las que Caronte negó el paso.


Estudiante: ¿Cuál es la relación entre la fuerza sexual y los fenómenos?


Sabio: Es fundamental. Esta fuerza es vital, creativa y una especie de depósito. Puede perderse tanto por la acción mental como por la acción física. De hecho, su parte más fina es disipada por las fantasías mentales, mientras que los actos físicos sólo extraen la parte bruta, que es la portadora (Upadhi) de la más fina.


Estudiante: ¿Por qué tantos médiums estafan, incluso cuando pueden producir fenómenos reales?


Sabio: Es el efecto del uso de lo que en sí mismo es la estafa sublimada, la cual, actuando sobre una mente irresponsable, produce el tipo más bajo de estafa, de la cual, el más elevado tipo es alguna forma ilusoria cualquiera. Además, un médium está necesariamente desequilibrado en alguna parte.

Ellos tratan con estas fuerzas por dinero, y eso es suficiente como para traerles toda la maldad de la época. Usan las clases realmente brutas de materia, las cuales causan la inflamación de las correspondientes porciones del carácter moral, y por lo tanto, divagaciones del camino de la honestidad. Es una gran tentación. Y también hay que considerar la ferocidad que hay en aquellos que “han pagado” por una sesión y desean “que merezca la pena gastar su dinero”.


Estudiante: Cuando un clarividente, al igual que hizo aquí un hombre hace un año, me dice que “ve una fuerte pandilla de espíritus alrededor de mí”, y entre ellos un anciano que dice ser un personaje eminente, ¿qué es lo que ve realmente?  ¿Cáscaras vacías e inconscientes?  Y si es así, ¿qué las trajo allí?  ¿O son elementales que han obtenido su forma de mi mente o de la suya?


Sabio: Creo que cáscaras, y pensamientos, y viejas imágenes astrales. Si por ejemplo, una vez viste a esa persona eminente y te formaste un gran respeto o temor por él, de modo que su imagen fue grabada en tu esfera astral en líneas más profundas que otras imágenes, esta imagen sería vista durante toda tu vida por los videntes, quienes si no estuvieran entrenados (como todos los que están aquí) no sabrían si sería una imagen o una realidad, y por tanto cada observación es una revivificación de la imagen.

Además, no todos verían lo mismo. Por ejemplo, si caes y esto hiere a tu cuerpo, ese suceso pondrá ante el ojo del vidente a todos los acontecimientos similares y a las viejas cosas olvidadas.

Todo el mundo astral es una masa de ilusión. La gente observa en el mundo astral y luego, a través de la novedad de la cosa y la exclusividad del poder, están desconcertados al pensar que realmente ven cosas verdaderas, mientras que sólo han quitado una fina corteza de tierra.


Estudiante: Acepte usted mi agradecimiento por su instrucción.


Sabio: Que alcances el escalón de la iluminación.


William Q. Judge
Path, Mayo de 1888

Texto original en inglés aquí: www.blavatsky.net/index.php/elementals-and-elementaries







3 - LAS LEYES QUE GOBIERNAN A LOS ELEMENTALES


Estudiante: Un materialista me dijo su opinión de que todo lo que se dice sobre los mantras es una mera teoría sentimental, y que aunque puede ser cierto que ciertas palabras afecten a la gente, la única razón es que ellos [los mantras] expresan ideas desagradables o agradables a los oyentes, pero que los meros sonidos, como tales, no tienen efecto alguno, y él negó totalmente todo en cuanto a las palabras o sonidos que afectan a los animales.

Y por supuesto este materialista no tendría en cuenta a los elementales, ya que su existencia es inconcebible para él.


Sabio: Esta opinión es bastante natural en estos días. Ha habido tanta materialización del pensamiento, y la verdadera actitud científica de las mentes destacadas de diferentes ramas de la investigación ha sido tan mal entendida por aquellos que piensan seguir el ejemplo de los científicos, que la mayoría de las personas en Occidente tienen miedo de admitir cualquier cosa más allá de lo que puede ser percibido por los cinco sentidos físicos.

El hombre de quien hablas es uno de esa clase siempre numerosa que acepta como fijas e inalterables las leyes establecidas de tiempo en tiempo por sabios bien conocidos, olvidando que estos últimos cambian constantemente y avanzan de punto a punto.


Estudiante: ¿Piensa usted entonces que el mundo científico admitirá algún día mucho de lo que es conocido por los Ocultistas?


Sabio: Sí. Porque el verdadero Científico siempre estará en tal actitud que le permita admitir cosas demostradas. Puede parecerte que a menudo es obstinado y ciego, pero de hecho él está moviéndose lentamente hacia la verdad. Quizás demasiado lentamente para ti, pero él no está en la posición de saberlo todo.

Es en cambio aquel que aparenta ser científico y quien jura por los resultados publicados del trabajo de los hombres principales, que estos son la última palabra, mientras que en el mismo instante en que lo hace, su autoridad puede que haya hecho observaciones o que haya preparado nuevas teorías que tienden a ampliar y avanzar mucho el último enunciado. Es ese “científico” quien muestra tanto fanatismo material el que no podrá avanzar más hacia la verdad.

En el pasado temíamos cuando el dogmatismo de un sacerdote respaldado por la “ley divina” declaraba que un descubrimiento se oponía a la palabra revelada de su dios.

Afortunadamente esos eventos se han ido por mucho tiempo, y no necesitamos más escenas como aquella en la que Galileo tomó parte. Pero entre las mentes materialistas a las que te referiste, queda mucho de ese viejo espíritu. Sólo que la “palabra revelada por Dios” se ha convertido en las declaraciones de nuestros líderes materialistas científicos.


Estudiante: He observado eso incluso en el último cuarto de siglo. Hace unos diez años, muchos hombres bien conocidos se reían para desdeñar a cualquiera que admitiera los hechos de la experiencia de todo mesmerizador, mientras que ahora, bajo el término “hipnotismo”, casi todos son admitidos.

Y cuando estas luces de nuestro tiempo lo negaban todo, los médicos franceses estaban recopilando los resultados de una larga serie de experimentos.

Parece como si la invención de un nuevo vocablo a favor de uno viejo y muy maltratado proporcionara una excusa para aceptar todo lo que anteriormente se había negado.

Pero, ¿tiene usted algo que decir sobre esos investigadores materialistas?  ¿No están gobernados por alguna ley poderosa, aunque no percibida?


Sabio: Lo están. Ellos están en el primer plano del temporal progreso mental, pero no espiritual, y están impulsados por fuerzas de las cuales no saben nada.

Los Maestros de la Sabiduría oculta les ayudan muy a menudo, y sin olvidar nada constantemente se ocupan de que estos hombres hagan progresos en las líneas más aptas para ellos, así como tú eres ayudado no sólo en tu vida espiritual, sino también en tu vida mental.

Y por lo tanto, estos hombres seguirán admitiendo hechos y hallando nuevas leyes o nuevos nombres para las leyes viejas, para explicarlas. No pueden evitarlo.


Estudiante: Entonces, ¿cuál debe ser nuestro deber como estudiantes de la verdad? ¿Debemos ser reformadores de la ciencia, o qué?


Sabio: No debes tomar el papel de reformador de escuelas y de sus instructores, porque el éxito no acompañaría al esfuerzo. La ciencia es competente para cuidar de sí misma, y sólo estarías lanzando perlas delante de ellos para ser pisoteadas bajo sus pies.

Por el momento, quédate satisfecho de que todo lo que esté al alcance de su comprensión será descubierto y admitido de momento a momento, porque el intento de obligarlos a admitir lo que tú crees que es tan simple se debe casi exclusivamente a tu vanidad y a tu deseo de elogio.

No es posible forzarlos, como tampoco debo yo forzarte a ti a admitir ciertas leyes incomprensibles, y no creerías sabio o justo desvelar cosas ante ti, hacerte entender que no tienes el desarrollo necesario, y luego forzarte a admitir su verdad.

O si por reverencia, debieras decir: “estas cosas son ciertas”, mientras que no comprendieras nada y no avanzaras, te hubieras inclinado ante una fuerza superior.


Estudiante: Pero, ¿no quiere usted decir que deberíamos permanecer ignorantes de la ciencia y dedicarnos sólo a la ética?


Sabio: De ningún modo. Conoce todo lo que puedas. Estate versado en todo lo que las escuelas han declarado y examínalo, y haz tanto por tu cuenta como sea posible, pero al mismo tiempo enseña, predica y practica una vida basada en una verdadera comprensión de la fraternidad.

Este es el verdadero camino. La gente común, los que no saben de ciencia, son los más numerosos. Se les debe enseñar que los descubrimientos de la ciencia, aunque no estén iluminados por el Espíritu, no necesariamente pueden convertirse en “Magia Negra”.


Estudiante: En nuestra última conversación usted tocó el tema de la custodia del tesoro enterrado por los elementales. Me gustaría escuchar un poco más acerca de eso. No sobre cómo controlarlos o cómo obtener el tesoro, sino sobre el tema en general.


Sabio: Las leyes que rigen la ocultación del tesoro enterrado son las mismas que las que se relacionan con los objetos perdidos. Cada persona tiene encima un fluido, o un plano, o una esfera, o energía, comoquiera que lo llames, en el que hay constantemente elementales que participan de la naturaleza de la persona. Es decir que están teñidos con su color e influenciados por su carácter.

Hay numerosas clases de estos. Algunos humanos tienen muchos de una clase o de todas, o muchos de alguna clase y pocos de otras clases. Y cualquier cosa que lleves puesta está conectada con tus elementales. Por ejemplo, tú llevas ropa hecha de lana o de lino, y pequeños objetos hechos de madera, hueso, latón, oro, plata y otras sustancias.

Pues bien, cada uno de estos objetos tiene ciertas relaciones magnéticas características de sí mismo, y todos ellos están empapados, en mayor o menor medida, tanto por tu magnetismo como por tu fluido nervioso.

Algunos de ellos, debido a su sustancia, no conservan este fluido durante mucho tiempo, mientras que otros sí. Y los elementales están conectados (cada clase según su sustancia) con esos objetos por medio del fluido magnético. Y ellos actúan sobre la mente y los deseos en mayor medida de lo que tú sabes, y de una manera que no puede ser expresada en Inglés.

Tus deseos tienen un poderoso control, por así decirlo, sobre ciertas cosas, y sobre otras tiene un agarre más débil. Y cuando uno de estos objetos es abandonado de repente, está invariablemente seguido por elementales. Ellos son atraídos hacia el objeto, y se puede decir que se van con él a causa de la atracción en lugar de por la vista.

En muchos casos envuelven completamente la cosa, de modo que, aunque esté cerca, no puede ser vista por el ojo. Pero después de un tiempo el magnetismo desaparece, y su poder de envolver el objeto se debilita, con lo cual se hace visible.

Esto no sucede en todos los casos. Pero es una ocurrencia diaria, y es suficientemente obvia para muchas personas como para estar lejos del terreno fabuloso.

En verdad, pienso que uno de tus literatos ha escrito un ensayo sobre esta misma experiencia, en el cual, aunque tratadas con una vena cómica, son contadas muchas verdades inconscientemente. Su título era, si no me equivoco, «Sobre la Perversidad Innata de los Objetos Inanimados».

Hay un equilibrio tan fino de fuerzas en estos casos, que debes tener cuidado con tus generalizaciones. Puedes preguntarte por ejemplo: ¿por qué cuando se abandona un abrigo, rara vez desaparece de la vista?

(Bueno, hay casos en los que incluso un objeto tan grande está oculto, pero no son muy comunes.)

Pues bien la respuesta es porque tu abrigo está lleno de tu magnetismo, y los elementales pueden sentir tanto de ti en él como cuando lo llevas en tu espalda. Puede que para ellos no haya ninguna alteración de las relaciones, magnéticas y de otro tipo. Y a menudo, en el caso de un objeto pequeño no invisible, el equilibrio de fuerzas, debido a muchas causas que tienen que ver con tu condición en el momento, impide la ocultación.

Para resolver algún caso en particular, habría que observar la esfera en la que se oculta la operación de estas leyes, y calcular todas las fuerzas, para decir por qué sucedió de una manera y no de otra.


Estudiante: Pero tome el caso de un hombre que, estando en posesión del tesoro, lo esconde en la tierra y se marcha y muere, y el tesoro no se encuentra. En ese caso, los elementales no lo ocultaron. O también cuando un avaro entierra su oro o sus joyas. ¿Qué pasa en tales casos?


Sabio: En todos los casos en que un hombre entierra oro, joyas, dinero o cosas preciosas, sus deseos están apegados a lo que esconde. Muchos de sus elementales se apegan al objeto, y además, otras clases de ellos (quienes no tuvieron nada que ver con él) se reúnen alrededor y lo mantienen oculto.

En el caso del capitán de un barco que contiene tesoros, las influencias son muy poderosas, porque allí se reúnen los elementales de todas las personas relacionadas con el tesoro, y el propio funcionario está lleno de ansiedad por lo que se compromete con su cargo.

También debes recordar que el oro, la plata y los metales, tienen relaciones con elementales que son de un carácter fuerte y peculiar. No trabajan para la ley humana, y la ley natural no asigna ninguna propiedad en los metales para el hombre, ni reconoce en él ningún derecho propio o trascendente de retener lo que ha cavado de la tierra o adquirido para sí mismo. Y por lo tanto no encontramos a los elementales ansiosos por devolverle el oro o la plata que había perdido.

Si asumiéramos que se ocupaban de atender los deseos de los humanos, o de establecer lo que llamamos nuestros derechos de propiedad, podríamos inmediatamente admitir la existencia de una Providencia caprichosa e irresponsable.

Ellos proceden únicamente de acuerdo con la ley de su ser y, como no tienen el poder de juzgar, no cometen errores y no son movidos por consideraciones basadas en nuestros derechos adquiridos o nuestros deseos insatisfechos. Y por consiguiente los espíritus que se relacionan con los metales, invariablemente actúan como mandan las leyes de su naturaleza, y una manera de hacerlo es oscurecer los metales de nuestra visión.


Estudiante: ¿Puede poner usted alguna aplicación de todo esto al campo de la ética?


Sabio: Hay una cosa muy importante que no debes pasar por alto. Cada vez que criticas duramente y sin piedad los defectos de otro, produces una atracción hacia ti mismo de ciertas cantidades de elementales de esa persona. Ellos se pegan a ti y se esfuerzan por encontrar en ti un estado o mancha o defecto similares que ellos han dejado en la otra persona. Es como si le hubieran abandonado para ocuparse de ti a sueldos más altos, por así decirlo.

Esto es a lo que me referí en una conversación anterior, acerca del efecto de nuestros actos y pensamientos, no sólo en la porción de la luz astral (con sus elementales) que pertenece a cada uno de nosotros, sino a todo el mundo astral. Si los hombres vieran las terribles imágenes allí impresas y que constantemente nos arrojan sus insinuaciones para repetir los mismos actos y pensamientos,  podría acercarse pronto un nuevo milenio.

La luz astral es, en este sentido, lo mismo que la placa negativa de un fotógrafo, y nosotros somos el papel sensible de abajo, en el que se está imprimiendo la imagen. Podemos ver dos tipos de imágenes para cada acto.

Uno es el propio acto, y el otro es el cuadro de pensamientos y sentimientos que animan a aquellos que participan en él. Por lo tanto, puedes ver que puedes ser responsable de muchas más imágenes terribles de lo que habías supuesto. Puesto que, muy a menudo, las acciones que tienen una apariencia exterior inocente tienen tras ellas al peor de los pensamientos o deseos.


Estudiante: ¿Tienen estas imágenes de la luz astral algo que ver con nosotros al reencarnarse en las posteriores vidas terrestres?


Sabio: En verdad tienen mucho que ver. Somos influenciados por ellos durante largos períodos de tiempo, y en esto quizás puedas encontrar pistas acerca de muchas operaciones de la ley Kármica activa, las cuales estás buscando.


Estudiante: ¿No hay también algún efecto sobre los animales, y por medio de ellos sobre nosotros, y viceversa?


Sabio: Sí. El reino animal es afectado por nosotros a través de la luz astral. Hemos imprimido sobre estas imágenes de crueldad, dominio y matanza. Todo el mundo Cristiano admite que el ser humano puede matar indiscriminadamente a los animales, en base a la teoría de que los animales no tienen alma, elaboradamente expresada por los sacerdotes en los primeros tiempos. Incluso los niños pequeños aprenden esto y muy temprano comienzan a matar insectos, pájaros y animales, no para protección, sino por perversidad.

A medida que crecen el hábito continúa, y en Inglaterra vemos que disparar un gran número de pájaros más allá de las necesidades de la mesa, es una peculiaridad nacional, o, como yo diría, un vicio.

A esto se le puede llamar una ilustración suave. Si estas personas pudieran atrapar a los elementales con la misma facilidad con la que se lo hacen a los animales, los matarían para divertirse cuando no se quisieran aprovechar de ellos; y si los elementales se negaran a obedecer, como castigo vendría su muerte.

Todo esto es percibido por el mundo elemental, sin conciencia, por supuesto; pero, bajo las leyes de acción y reacción, recibimos de él exactamente lo que damos.


Estudiante: Antes de dejar el asunto me gustaría volver a hacer referencia a la cuestión de los metales y a la relación del hombre con los elementales vinculados al mundo mineral. Vemos a algunas personas que siempre parecen ser capaces de encontrar metales con facilidad -o, como dicen, que tienen suerte en ese sentido.

¿Cómo puedo reconciliar esto con la tendencia natural de los elementales a esconderlos? ¿Es debido a que hay una guerra o una discordia, por así decirlo, entre las diferentes clases de elementales pertenecientes a una sola persona?


Sabio: Esa es una parte de la explicación. Como ya he dicho, algunas personas tienen más de una clase que de otra. Una persona afortunada con los metales, digamos de oro y plata, tiene a su alrededor más elementales vinculados con, o pertenecientes a, los reinos de esos metales, que otra gente, y por lo tanto hay menos conflictos entre los elementales.

El predominio de los espíritus metálicos hace a la persona más homogénea con sus reinos, y existe una atracción natural entre el oro o la plata perdidos o enterrados y esa persona, más que en el caso de otras personas.


Estudiante: ¿Qué determina esto? ¿Se debe a un anhelo de oro y plata, o es innato?


Sabio: Es innato. Las combinaciones en cualquier individuo son tan intrincadas y debidas a tantas causas que no podrías calcularlas. Llegan desde muchas generaciones anteriores, y dependen de las peculiaridades del suelo, el clima, la nación, la familia y la raza. Estas peculiaridades son, como puedes ver, enormemente variadas, y junto con los materiales ahora a tu disposición, más allá de tu alcance. El mero deseo de oro y plata no lo hará.


Estudiante: También opino que intentar conseguir a esos elementales pensando fuertemente tampoco cumplirá ese resultado.


Sabio: No, no lo hará, ya que sus pensamientos no los alcanzan. No te oyen ni te ven, y, como las personas no instruidas influyen en ellos es sólo por medio de la concentración accidental de fuerzas, estos accidentes sólo son posibles en la medida en que poseas la inclinación natural al particular reino cuyos elementales has influido.


Estudiante: Le doy las gracias por la enseñanza.


Sabio: ¡Que seas guiado al sendero que conduce a la luz!


William Q. Judge
Path, Septiembre de 1888

Texto original en inglés aquí: www.blavatsky.net/index.php/laws-governing-elementals







4 - LOS ELEMENTALES Y EL KARMA


Estudiante: Permítame usted preguntarle de nuevo, ¿los elementales son seres?


Sabio: No es fácil transmitirte una idea de la constitución de los elementales; estrictamente hablando, no lo son, porque la palabra elementales ha sido usada en referencia a una clase de ellos que no tienen ser como los mortales. Sería mejor adoptar los términos utilizados en los libros indios, como Gandharvas, Bhutas, Pisachas, Devas, etc. Muchas cosas bien conocidas sobre ellos no pueden ser expresadas en el lenguaje corriente.


Estudiante: ¿Se refiere a que son capaces de actuar en la cuarta dimensión del espacio?


Sabio: Sí, en cierta medida. Atar una cuerda interminable con muchos nudos -una cosa que se hace a menudo en las sesiones espiritistas- es posible para quien conoce más de tres dimensiones del espacio. Ningún ser tridimensional puede hacer esto; y de la manera que tú entiendes la «materia», es imposible que puedas concebir cómo se puede atar tal nudo o cómo un anillo sólido puede atravesar la materia de otro sólido. Estas cosas pueden ser hechas por elementales.


Estudiante: ¿No son todos ellos de una clase?


Sabio: No. Hay diferentes clases para cada plano de la naturaleza, y para cada división del plano.  Muchos nunca pueden ser reconocidos por los hombres. Y los que pertenecen a un plano no actúan en otro. También debes recordar que estos «planos» de los que estamos hablando se interpenetran entre sí.


Estudiante: ¿Debo entender que un clarividente o un clariaudiente tienen que ver con o son afectados por, una cierta clase especial o clases de elementales?


Sabio: Sí. Un clarividente sólo puede ver las visiones que pertenecen completamente a los planos que su desarrollo alcanza o que ha abierto. Y los elementales de esos planos muestran al clarividente sólo aquellas imágenes que pertenecen a su plano. Otras partes de la idea o la cosa representada pueden ser conservadas en planos aún no abiertos para el vidente. Por esta razón pocos clarividentes conocen toda la verdad.


Estudiante: ¿No hay alguna relación entre el Karma del ser humano y los elementales?


Sabio: Una muy importante. El mundo elemental se ha convertido en un factor fuerte en el Karma de la raza humana. Siendo inconsciente, automático y fotográfico, asume la apariencia de la propia familia humana.

En las edades más tempranas, cuando podemos postular que el hombre no había comenzado todavía a realizar mal Karma, el mundo elemental era más amistoso con el hombre porque no había recibido impresiones desagradables.

Pero tan pronto como el hombre comenzó a ser ignorante, hostil a sí mismo y al resto de la creación, el mundo elemental comenzó a asumir exactamente la misma apariencia y devolver a la humanidad el pago exacto, por así decirlo, debido a sus acciones.

O como un burro que, cuando se le empuja, te empujará. O como un ser humano, cuando se le enfada o insulta, se siente inclinado a devolver lo mismo. Así que el mundo elemental, siendo fuerza inconsciente, refleja o reacciona sobre la humanidad exactamente como la humanidad actuó hacia él, aunque las acciones de los hombres fueron hechas o no con conocimiento de estas leyes.

Así que en estos tiempos, lo que ocurre es que el mundo elemental tiene la apariencia y la acción que es el resultado exacto de todas las acciones, pensamientos y deseos de los humanos desde los primeros tiempos.

Y como es inconsciente y actúa sólo de acuerdo con las leyes naturales de su ser, el mundo elemental es un poderoso factor en el funcionamiento del Karma. Y mientras la humanidad no cultive el sentimiento fraternal y la caridad hacia toda la creación, los elementales no tendrán el impulso de actuar para nuestro beneficio.

Pero tan pronto y dondequiera que el ser o los seres humanos comiencen a cultivar sentimientos y amor fraternales por toda la creación, allí y entonces los elementales empezarán a asumir la nueva condición.


Estudiante: Entonces, ¿qué hay acerca de la realización de fenómenos por parte de los adeptos?


Sabio: La realización de fenómenos no es posible sin la ayuda o la perturbación de elementales. Todo fenómeno conlleva el gasto de gran fuerza, y también provoca una gran perturbación en el mundo elemental, la cual está más allá del límite natural de la vida humana ordinaria. Entonces resulta que, tan pronto como el fenómeno es completado, la perturbación ocasionada empieza a ser compensada.

Los elementales están en movimiento muy agitado y se precipitan en varias direcciones. Ellos no son capaces de afectar a quienes están protegidos. Pero son capaces, o más bien, es posible para ellos, entrar en la esfera de las personas desprotegidas, y especialmente aquellas personas que se dedican al estudio del ocultismo.

Y luego se convierten en agentes para la concentración del karma de esas personas, produciendo a menudo problemas y desastres, u otras dificultades que de otro modo podrían haberse repartido en un período de tiempo con la finalidad de no ser tenidas en cuenta más que las vicisitudes ordinarias de la vida.

Esto explicará el significado de la afirmación de que un Adepto no realizará un fenómeno a menos que vea el deseo en la mente do otro Adepto o estudiante, inferior o superior; pues entonces hay una relación de simpatía y también una aceptación tácita de las consecuencias que pueden derivarse.

También ayudará a comprender la frecuente peculiar renuncia de algunas personas que pueden realizar fenómenos, a realizarlos en casos en que podamos pensar que su realización sería beneficiosa; y también por qué nunca se realizan para conseguir fines mundanos, como es natural para la gente mundana suponer, -tal como la adquisición de dinero, la transmisión de objeto, la influencia en las mentes, y así sucesivamente.


Estudiante: Acepte mis agradecimientos por su instrucción.


Sabio: ¡Qué alcances el escalón de la iluminación!


William Q. Judge
Path, Junio de 1888

Texto original en inglés aquí: www.blavatsky.net/index.php/elementals-karma







5 - ECOS DEL ORIENTE


  Índice sobre los elementales:

·        Los adeptos pueden utilizar conscientemente a los elementales, II 312
·        Los elementales del reino “aéreo”, II 93-4
·        Todos los elementales pueden ser dañinos, II 353
·        Los restos astrales y los elementales, III 45
·        Minerales y elementales son futuros hombres, III 400
·        Obediencia automática del elemental, I 560
·        Pactos de los elementales con los humanos, II 94
·        El control de los elementales no provechoso, I 4
·        Los elementales sólo pueden copiar lo que existe, I 512
·        Peligro de abrir la puerta a los elementales, II 340-1, 353, 403-4
·        El papiro egipcio y los elementales, I 535-6
·        Existen elementales en todas partes, II 432
·        Existen elementales en luz astral, II 72
·        Existen elementales en plano astral, II 353
·        Existen elementales en las fuerzas de la naturaleza, II 228
·        Elementales pronostican lugares para ser civilizados, I 109, 301-2
·        Elementales generado por otros seres, II 228
·        Alucinaciones provocadas por los elementales, I 22
·        Blavatsky no era controlada por los elementales, I 512
·        Los elementales eran incorporados en las reliquias de los muertos, II 404
·        Los elementales carecen de conciencia, I 289; III 61
·        Los elementales son instrumentos para Karma, II 72, 297
·        El espiritismo atrae a los elementales, I 453, 455
·        Los hombres son médiums para los elementales, I 52
·        Funcionamiento y formas de los elementales, I 535-6
·        Movimientos de los elementales, I 109
·        Los espíritus de naturaleza, II 237, 404
·        Los elementales son como los nervios de la naturaleza, I 353
·        Los elementales obedecen leyes peculiares a, II 432
·        Capacidad de precipitar de los elementales, III 61
·        Protección de los elementales, II 392
·        Saptaishis son avanzados, II 250
·        Limpiadores de registro astral, I 555-7
·        Los elementales en las sesiones espiritistas, I 200
·        Aparentemente son "seres inteligentes", II 340-1
·        La piel de la Tierra y los elementales, I 559-60
·        Algunos son amistosos y otros nono, I 289
·        Sujetos a karma, II 235
·        Como súcubos, II 94
·        Símbolos para las diferentes clases de elementales, II 413
·        Los pensamientos se unen con los elementales, III 61
·        La transformación de los elementales, II 297
·        Objetos transportados por los elementales, I 356
·        Los vicios atraen hordas de elementales, I 76-7
·        Los elementales del agua pueden ser peligrosos, II 237
·        Cuáles son los elementales, II 235
·        No todos los elementales alcanzar el estado del hombre en este Manvantara, III 400





4 comentarios:

  1. se pueden confundir los elementales con las jerarquias superiores?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los elementales más elevados pueden ser confundidos por ángeles.

      Eliminar
  2. Cid muy bueno lo que publicaste, ojala, muchos gnósticos puedan leer este sitio y sacar sus propias conclusiones. TENGO QUE VOLVER A LEER. Ahora abordo los temas con otra perspectiva.

    Hoy la ciencia niega rotundamente la existencia otros seres, o sea, si se quiere ovni. Es igual con los elementales, Ángeles y por que no Dios. Hoy los esotéricos profundizan, estudian dichos temas. Pero también están los que deforman lo que se sabe públicamente, ejemplo la doctrina secreta, manipulada por diferentes escuelas. Es acá donde comprendo tu interés por difundir con seriedad, lo que alguna vez será una verdad verificable.

    Me aclaras acerca de la hipnosis (en un principio no se la conocía con ese nombre)?
    Recibir ropa usada, o cualquier otro objeto es perjudicial?
    Los tarotistas están relacionados con los elementales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1) El problema con la ciencia en la actualidad es que está muy anclada con el materialismo.

      2) Los Maestros no recomiendan dejarse hipnotizar porque dicen que te baja tus defensas internas.

      3) Cuando tocas la ropa o los objetos de otra persona, te impregnas de la vibración que dejó esa persona en esas cosas. Pero de todas maneras te impregnas de la vibración del otro con simplemente saludarlo de la mano. Y si vives en una gran ciudad, estás continuamente siendo impregnado(a) por la atmosfera sutil que generan todos sus habitantes.

      Entonces más importante que tratar de no impregnarte de las bajas vibraciones de los demás, es limpiar tu aura con regularidad. Y sospecho que dándoles una limpia a las cosas, en la mayoría de los casos también se puede remediar.

      4) Los tarotistas pueden relacionarse sin saberlo con seres sutiles y entre ellos pueden estar los elementales.

      Eliminar