Les pido una disculpa, pero por falta de tiempo no voy a

poder atender los comentarios hasta finales de mayo.

¿QUIÉN ES SERAPIS BEY?




En las cartas que los Maestros Kuthumi y Morya, les escribieron a los ingleses Alfred Sinnett y Allan Hume, en varias ocasiones ellos indican que Serapis es su maestro, su jefe y su superior.



Y en una ocasión, el coronel Olcott le dijo a Sinnett que:

   -  Serapis es el más joven de los Chohanes.” (CM3A, p10)

Chohan es una palabra tibetana que significa “Señor del Dharma” y la utilizan los Maestros trans-Himaláyicos para referirse a los Adeptos Superiores (quienes usualmente tienen puestos de mando). Por consiguiente, podemos concluir que Serapis es el más joven de los dirigentes de la jerarquía planetaria.

Y en la sección de la jerarquía que él dirige (la cual se llama “la sección Ellora”) Serapis es quien da las órdenes, toma las decisiones importantes, y es a él a quien los Maestros que pertenecen a esa sección, consultan primero antes de entamar algún proyecto.

Les doy algunos ejemplos de ello:

« La opción de recibir a un candidato como discípulo regular está en las manos del Chohan. »
(Kuthumi, CM30, p.236)

« Nuestro Chohan nos prohibió en absoluto tomar parte alguna en ese asunto. »
(Morya, CM47, p.271)

« En este caso particular, yo mismo estoy llevando a cabo los deseos de mi Chohan. »
(Kuthumi, CM86, p.403)

« Mi querido amigo, me encuentro rodeado por las varias y arduas labores que ha querido encomendarme nuestro venerable Chohan. »
(Kuthumi, CM94, p.429)

« Antes de dar una respuesta precisa a tu carta de negocios, deseo consultar primero con nuestro venerable Chohan. »
(Kuthumi, CM105, p.441)

« Dile al señor Arthur R. Gebhard que el Maestro Kuthumi recibió su carta, pero no la leyó por la simple razón de que se lo impedía la promesa que le hizo al Chohan de nunca leer una carta de ningún teósofo hasta que volviera de su misión de China en donde él se encontraba en ese entonces. »
(Blavatsky, CM138, p.472)




LOS MAESTROS MUESTRAN UN GRAN RESPETO Y ADMIRACIÓN HACIA SERAPIS


Kuthumi dice:

« Me siento como un niño nacido ayer, ante nuestro Chohan. »
(CM9, p.38)

Y Morya precisa que:

« Ustedes saben que nosotros consideramos que en manos adecuadas, la Sociedad Teosófica tiene grandes potencialidades para hacer el bien. Y es por ello que le damos un gran valor a sus servicios. Por lo que todo lo que podamos hacer para vincularlos a ti [Sinnett] y a él [Hume] de manera más estrecha con nosotros, lo haremos con todo nuestro corazón.

Sin embargo, si hubiese que elegir entre desobedecer el más leve mandato de nuestro Chohan, o perder nuestra buena reputación ante ustedes (e incluso que surja un fuerte sentimiento de animosidad por vuestra parte). No vacilaríamos ni un solo instante. Porque para nosotros la ley es la LEY, y ningún poder en el mundo puede reducir un ápice o tilde nuestro deber hacia la humanidad y hacia nuestro Chohan. »
(CM29, p.226)


Pero a pesar de ese gran respeto que le tienen sus subalternos, Serapis seguido está molesto porque tiene que estar poniendo todo el tiempo orden para que la sección que él dirige no se descontrole, y también para que sus miembros se mantengan apegados a la ley que rige a la Fraternidad de los Maestros.

Así por ejemplo, el Maestro Kuthumi en una ocasión mencionó que:

« Mi discípulo Djwal Khul encontrándose muy orgulloso del retrato que acababa de dibujar de mí, quiso pedir permiso para presentárselo él mismo al coronel Chesney. Un permiso que como de costumbre, fue negado por el Chohan, siendo además Djwal Khul reprendido por nuestro Jefe por no tomar en serio las reglas. »
(CM53, p.300)

Y es por eso que en una carta Kuthumi dice:

« Si pudieras desarrollar esta idea, yo la sometería a nuestro venerable Chohan, quien ahora sonríe suavemente con el rabillo en el ojo, en vez de fruncir el entrecejo como de costumbre. »
(CM54, p.319)


El Chohan Serapis tiene que ser por consecuencia muy estricto. Pero a pesar de su rigurosidad. También muestra una gran consideración y compasión por sus asistentes.

Así por ejemplo, Blavatsky después de haber trabajado muy arduamente por varios años, estaba muy deseosa de pasar un tiempo de descanso en el Ashram de su Maestro Morya, pero las ocupaciones no se lo permitían. Hasta que por fin, en 1882, obtuvo el permiso por parte del Chohan. Pero desafortunadamente para ella, en el momento en que entamó su viaje, la Gran Bretaña invadió Egipto, causando muchas contrariedades a la Hermandad de los Maestros. Por lo que el Chohan tuvo que cambiar de opinión.

Y en una carta que Kuthumi le envió a Sinnett, él le dice:

« Blavatsky se encuentra tremendamente triste. El Chohan le rehusó a Morya el permiso para dejarla pasar este año más allá de la Roca Negra. Y Morya, a sangre fría, le hizo que desempacara sus baúles. Trata de consolarla si puedes. Además ella realmente es más necesaria en estos momentos en Bombay que en Penlor. »
(CM16, p.116)

Para algunos podrá parecerles que el Chohan fue muy duro con Blavatsky, pero la situación lo forzó a ello. Sin embargo en otra carta Kuthumi también menciona que:

« No conozco nada, desde que comenzó nuestra correspondencia, que le haya disgustado tanto al Chohan como esto [refiriéndose a las injusticias que le hicieron varias personas a Blavatsky]. »
(CM23B, p.173)


Otro ejemplo es una anécdota chistosa en donde Kuthumi le cuenta a Sinnett:

« No puedo terminar esta carta sin hablarte de un incidente que, si bien es cómico, ha conducido a algo esperanzador, por lo que le agradezco a mis estrellas y pienso que a ti también te agradará.

Recibí tu carta en la que habías adjuntado la de C.C. Massey, cuando me encontraba en el monasterio de un amigo, cerca de la ciudad tibetana de Phari-Dzong, y estaba muy ocupado en ese momento atendiendo asuntos importantes, por lo que no disponía de tiempo para leer el contenido.

Así que después de abrir mecánicamente el abultado paquete, meramente le di un vistazo y lo puse (según yo pensé) en el morral de viaje que llevo atravesado sobre el hombro. Pero en realidad el paquete había caído al suelo, y puesto que había abierto el sobre y lo había vaciado de su contenido, este se dispersó al caer.

No había nadie cerca de mí en ese momento y mi atención estaba completamente absorta en la conversación, cuando oí la voz de un joven monje gritando desde una ventana y reprendiendo a alguien a la distancia.

Cuando voltee mi cabeza, de inmediato comprendí la situación, pues vi a una vieja cabra convertir las cartas en su comida matutina. La criatura ya había devorado parte de la carta de C.C. Massey, y estaba preparándose para dar otro mordiscón a la tuya, más suave y más fácil de masticar con sus viejos dientes.

Solo me tomó un instante para salvar lo que quedaba de ellas, no obstante el disgusto y oposición del animal.

¡Pero ya quedaba muy poco!

El sobre con tu membrete casi había desaparecido y el contenido de las cartas había quedado ilegible. En pocas palabras, me encontraba perplejo al ver el desastre. Y tú sabes por qué me sentía en un aprieto, debido a que yo no tengo derecho a utilizar mis poderes para restaurar las cartas provenientes de ustedes.

¿Qué podía entonces hacer yo para restaurar las partes perdidas?

Ya había resuelto pedir humildemente permiso al Chohan para que se me concediera un privilegio especial en esta deplorable ocasión, cuando su santa faz se apareció frente a mí, con sus ojos destellando de una manera no habitual, y oí su voz decirme:

-        ¿Para qué quebrantar la regla?  Lo haré yo mismo.”

Y él mismo restauró las partes perdidas y lo ha hecho tan diestramente que incluso transformó un sobre arrugado, roto y muy estropeado, en uno nuevo, con membretes y todo.

¡Y vaya si yo sé qué gran poder hubo que ser utilizado para efectuar tal restauración!

Esas simples palabras: Kam mi ts’har (“Yo lo haré”) contienen todo un mundo de expectativa para mí, porque me lleva a tener la esperanza de que uno de estos días se mitigue la severidad. Por lo tanto, para agradecer a la cabra, le consolidé lo que le quedaba de dientes en su boca, asentando con firmeza los dilapidados restos de sus alvéolos, de forma que pudiera masticar alimentos más duros que esas cartas inglesas por muchos años más. »
(CM54, p.320-321)



Si no quieren que me coma las cartas de los Maestros, pues beeee, entonces deeenmeee de comer algo más sabroooso.


Para comprender mejor este evento, deben de saber que hay ciertas facultades ocultas que los Adeptos pueden efectuar cuando ellos quieran, como por ejemplo: la clarividencia, la telepatía, o el desdoblamiento astral. Pero hay otras facultades (como es la capacidad de materializar las cosas) que requieren de un poder especial.

Y ese poder especial no es ilimitado, sino que los Adeptos lo van desarrollando y acumulando por medio de la vida estricta que llevan. Por lo que una de las reglas de la Logia de los Maestros dicta: que ese poder solamente debe de utilizarse para asuntos que sean realmente importantes. Y pues restaurar cartas no es algo que se considere verdaderamente importante.

Ahora bien, la comunicación epistolar que entamaron el Maestro Kuthumi y el Maestro Morya con estos dos occidentales, fue algo muy excepcional ya que como el propio Morya lo señala:

« Kuthumi ha querido intercambiar correspondencia con dos hombres que han resultado ser de la mayor importancia y utilidad para la Sociedad Teosófica. Pero son una excepción que se ha hecho, porque durante miles de años nunca intercambiamos cartas con nadie, ni tampoco tenemos la intención de hacerlo. »
(CM 134, p.461)

La razón por la que Kuthumi decidió entamar esta correspondencia es porque, al ser los señores Hume y Sinnett dos ingleses cultos y respetados, consideró que sería más fácil transmitir las enseñanzas esotéricas orientales, ya que el público les prestaría más atención y también su presencia le daría un mayor auge a la Sociedad Teosófica.

Y aunque no estaba del todo convencido el Chohan Serapis, le dejó llevar a cabo ese experimento a su discípulo Kuthumi, quien en una carta a Hume le escribió:

« Y es quizás porque reconoces este gran principio de la observación personal y no eres lento en poner en práctica lo que ya has adquirido en cuanto información útil, que el hasta ahora implacable Chohan, mi Maestro, finalmente me ha permitido dedicar hasta cierto punto, una parte de mi tiempo a vuestro progreso. »
(CM11, p.64)



LOS RESULTADOS CON HUME


El experimento que llevó a cabo Kuthumi resultó ambivalente. Por un lado, el señor Hume tenía grandes cualidades, pero también tenía grandes defectos, como lo señala el Maestro Morya:

« Ni el Chohan, ni Kuthumi, ni yo, jamás hemos desestimado los meritos del señor Hume. Él ha hecho grandes servicios a la Sociedad Teosófica y a Blavatsky, y es de los pocos capaz de hacer de la Sociedad Teosófica un agente eficiente para el bien.

Cuando deja que su alma espiritual le guie, no puede encontrarse mejor hombre, más puro y más benevolente. Pero cuando su ego se levanta con orgullo indomable, siempre lo enfrentaremos. »
(CM29, p.225)

Y desafortunadamente su ego terminó dominando al señor Hume, haciendo que se volviera cada vez más difícil la relación con él:

« ¿Cómo podríamos ella [Blavatsky] y yo [Morya], como pretende el señor Hume, haber embrollado aquello que ella no había visto nunca y que yo no tenía la inclinación ni el derecho de ver, ni de inmiscuirme, siendo ese un asunto que sólo le concierne al Chohan y a Kuthumi? »
(CM29, p.220)

« Si he tenido que discutir contigo [Hume], ha sido porque fui obligado a proceder así, debido a que el Chohan considera como algo completamente sin precedentes tus sugerencias. Y aunque ahora puedas considerar los argumentos dirigidos hacia ti como “reproches inmerecidos”, sin embargo tal vez algún día reconocerás que verdaderamente estabas exigiendo concesiones irrazonables. Como por ejemplo que a ti (y a nadie más) se te permita adquirir algún don fenoménico. »
(Kuthumi, CM30, p.238)

« ¿Pretende él [Hume], mandar a todos, desde los discípulos hasta al propio Chohan, lo que habremos o no habremos de hacer?

Por lo tanto (y no obstante mi advertencia y el evidente desagrado del Chohan), si él persistiera en hacer el ridículo “sacrificándose” por un hombre que en un sentido es el genio malo de la Sociedad. Bien, eso es su asunto, pero yo me rehúso a participar en eso. »
(Morya, CM46, p.270)

En una carta, Kuthumi le narra a Sinnett sobre Hume:

« Para satisfacer al señor Hume me puse en aprietos con el Chohan. »
(CM16, p.113)

Y en otra carta, explicó la razón:

« Hume se burló y se rió entre dientes de los genuinos y verdaderos fenómenos paranormales (cuya producción nos ha llevado a casi caer en desgracia con el Chohan) sólo y únicamente porque las manifestaciones no fueron diseñadas por él mismo, ni fueron producidas en su honor o para su beneficio exclusivo. »
(CM53, p.296)


La situación siguió tensándose hasta que llegó a un punto en donde el Chohan dijo BASTA como lo señala Kuthumi en esta carta:

« Yo no tengo derecho a suprimir el “ofensivo” artículo (como tú lo calificas) del señor Hume. Primero porque nosotros debemos de permitir la expresión de toda opinión, sea esta benévola o malévola hacia nosotros [ya que los Maestros deben de respetar el libre albedrio que disponen los humanos].

Y segundo porque el Chohan lo ha ordenado así. Y con él, esto significa nuevos desarrollos, resultados imprevistos, e incluso peligro me temo.

Los dos nombres que encuentras encabezando las firmas de los doce chelas que protestan, pertenecen a los discípulos de confianza del propio Chohan. Y en este sentido no hay más esperanza para el señor Hume, ya que se ha excedido y yo nunca más tendré oportunidad de pronunciar su nombre ante nuestro venerable Jefe.

Por otra parte la denuncia ha hecho un bien, ya que el Chohan dio órdenes para que el joven Tyotirmoy, un muchacho de catorce años, hijo del Babu Nobin Benerji a quien tú conoces, sea aceptado como alumno de una de nuestras lamaserías cercanas a Chamto-Dong, y su hermana una joven yoguini de dieciocho años, sea aceptada en el monasterio femenino de Palti. De este modo, los fundadores de la Sociedad Teosófica tendrán dos buenos testigos a su debido tiempo, y no dependerá más del señor Hume matarnos y resucitarlos ante los demás en función de sus caprichos. »
(CM52, p.292)


Sin embargo, Kuthumi le rogó a su jefe que le diera una última oportunidad a Hume, algo que después Kuthumi lamentó haberlo hecho:

« El Chohan permitió ser persuadido por nosotros para que ratificara mi comunicación con el señor Hume. Y yo le había empeñado mi palabra al Chohan de que Hume estaba arrepentido y de que era un hombre cambiado.

Y ahora, ¿cómo podré darle la cara a mi Gran Maestro, que está siendo burlado, y que es el blanco de las ofensas del señor Hume, quien lo llama sarcásticamente “Ramsés el Grande” y otras aseveraciones indecentes por el estilo?

Y que además emplea en sus cartas términos cuya brutal vulgaridad me impide repetirlos, y que asquearon mi alma cuando los leí, palabras tan sucias que profanan el aire que las toca. »
(CM32, p.243)

Y el Chohan, después de haber sido muy considerado con Kuthumi y con Hume, encontrándose ya profundamente hastiado de ese circo, ordenó la separación definitiva, como lo demuestra esta carta que Kuthumi le escribió a Sinnett:

« Yo estaba con el Chohan cuando recibí la carta que ahora te anexo y el Chohan estaba completamente disgustado, al grado que utilizó la palabra tibetana de “comedia” para referirse a todo este asunto.

No es que Hume esté ansioso de “hacer el bien” o de “ayudar al progreso de la Sociedad Teosófica”, sino que es simplemente su insaciable orgullo (aunque no lo quieras creer). Un feroz e intenso deseo de sentirse y mostrarle a los demás que él es el “elegido” y que por lo tanto él conoce lo que a todos los demás apenas se les permite sospechar.

No protestes por esto, porque es inútil, ya que nosotros lo sabemos y tú no.

Así por ejemplo, el otro día el Chohan oyó las torpes pero dolorosamente sinceras lamentaciones de la esposa, y alguien que se comporte así con su pareja no es un hombre que aspire a convertirse en un alma perfecta.

Y te doy otro ejemplo, alguien que es capaz de escribir de un hermano teósofo, lo que él ha escrito de Fern, no es un verdadero teósofo. »
(CM50, p.287)


Pero aún así, el señor Hume todavía trató de ir a buscar a los Maestros como lo señala Kuthumi en esta otra carta:

« Mi estimado Sinnett,

Si en algo te importan nuestras futuras relaciones, entonces mejor trata de disuadir a tu amigo y colega, el señor Hume, de que abandone su demente idea de ir al Tíbet a buscarnos, ya que aquellos que han puesto a los Chohanes en su contra (tal como él lo ha hecho) no nos hallarán, incluso si fuesen con todo un ejército. Además que a cada paso se encontrará con peligros que pondrán en riesgo su vida.

Anoche le iba a llevar una carta a él y a la señora Gordon, pero el Chohan lo prohibió. Estás advertido mi buen amigo por lo que te pido que actúes en consecuencia. »
(CM100, p.438)

Como pueden ver, la asociación con el señor Hume comenzó muy bien, pero terminó muy mal.




LOS RESULTADOS CON SINNETT


En el caso de Sinnett, los resultados fueron mejores en cierto aspecto, como lo demuestran estos comentarios del Maestro Kuthumi:

« Te doy las gracias amigo mío por tus buenos servicios. Estás comenzando a atraer la atención del Chohan y si tan solo supieses la importancia que tiene eso, no podrías calcular hasta el último detalle de la recompensa que te merecerás. »
(CM95, p.431)

« Este no es solamente el deseo de cualquiera de nosotros dos, sino el deseo expreso del Chohan mismo. Ya que tanto la señora Kingsford como el señor Sinnett son útiles, y a ambos los necesita y aprecia nuestro venerable Chohan y Maestro. »
(CM85, p.398 y 400)

« Te envío una explicación sobre algunos textos budistas, sin la cual, el contenido de esos textos es incomprensible, sin sentido y absurdo. Esta explicación está escrita para tu beneficio con el permiso especial del Chohan (mi Maestro). Ningún occidental estudioso del Oriente jamás ha sospechado las verdades que contienen esos textos y tu eres el primer occidental (fuera del Tíbet) al que se le explican ahora. »
(CM23B, p.158)


Aunque también tenía sus cosillas Sinnett, ya que por ejemplo quiso que el Maestro Kuthumi le ayudara a abrir un periódico en la India que iba a llamar “el Phoenix”. Y Kuthumi trató de ayudarlo en lo que pudo, pero se encontraba muy limitado por las leyes que rigen a la Hermandad de los Maestros.

« Debes de comprender que a pesar que el Chohan te apruebe como mi “discípulo laico”, aún me encuentro bajo grandes restricciones y no puedo aplicar sobre los interesados, todos los poderes psíquicos que de otra manera podría.

Además nuestras leyes y restricciones con respecto al dinero o a cualquier operación financiera, ya sea dentro o fuera de nuestra Organización, son extremadamente severas, e incluso inexorables en algunos casos. »
(CM25, p.202)

« Desde luego sin forzar los acontecimientos, ni desobedecer a nuestras leyes (salvo con el permiso del Chohan) todo esto es incierto y de cierta manera es también para mí un dilema. No obstante puedo ayudar a tus amigos y ellos lo descubrirán en breve tan pronto como empiecen. »
(CM78, p.381)

« Mi querido amigo. Al Chohan no se le puede consultar todos los días sobre asuntos “mundanos”. Y esa es mi escusa por el inevitable retraso. Y ahora mi venerable Jefe me permite transmitirte un memorando con sus puntos de vista e ideas sobre nuestro proyecto. »
(CM78, p.378)

« No podré asistirte, a menos que el Chohan me permita actuar en otras líneas del negocio, es decir psicológicamente. »
(CM93, p.428)

« A fin de obtener el permiso del Chohan (quien está más interesado en defender a los abundantes millones de pobres y oprimidos de la India ejerciendo todos nuestros conocimientos y poderes) tuve que prometer, que en caso que fracasara el proyecto del periódico el “Phoenix” no interferiría más en dichos asuntos mundanos y que me despediría eternamente del elemento europeo. »
(CM82, p.389)


El proyecto fracasó, pero una vez más Kuthumi le suplicó a su jefe que le permitiera mantener la comunicación con Sinnett por la gran ayuda que este podía aportar a la Sociedad Teosófica, como lo demuestra en estos comentarios:

« ¿No te das cuenta que si no fuera por tu intelecto excepcional y la gran ayuda que puedes brindar, el Chohan ya hubiera cerrado desde hace tiempo toda puerta de comunicación entre nosotros? »
(CM35, p.246)

« Si no fuese por el Chohan y su influencia refrenante, no estarías leyendo ahora una carta de tu corresponsal trans-Himaláyico. »
(CM45, p.265)


Y efectivamente Sinnett brindó una gran ayuda, ya que publicó varios libros que atrajeron a mucha gente hacia la enseñanza teosófica, y también preservó las cartas que recibió de los Maestros, lo cual le estamos muy agradecidos todos los investigadores esotéricos.

Pero por otra parte, cuando el Maestro Kuthumi tuvo que terminar la comunicación con él. Desesperado, Sinnett buscó contactarse con Kuthumi a través de médiums (y eso a pesar que Kuthumi le advirtió que no lo hiciera). Y ahí unos espíritus desencarnados lo engatusaron haciéndose pasar por el Maestro, lo que hizo que en sus últimos libros, Sinnett enseñara cosas erróneas que sirvieron de base para la corriente pseudo-esotérica que después sus alumnos Leadbeater y Besant iban a propagar por el mundo y la cual se ha vuelto un gran obstáculo para el conocimiento y comprensión de la verdadera enseñanza original aportada por los Maestros.


Y esto, el Chohan Serapis lo había temido, como lo señala el Maestro Morya:

« Acuérdate de la profecía del Chohan. »  (CM57, p.336)

« Ya que era del conocimiento del Chohan que ni a ti [Sinnett] ni a nadie les importaba el verdadero objeto de la Sociedad Teosófica [que es servir a la humanidad], ni tampoco tenían ningún respeto por la Fraternidad Universal, sino solamente un sentimiento personal por unos cuantos de los Hermanos. De modo que a ti sólo te interesaba Kuthumi personalmente y los fenómenos paranormales, y al señor Hume, sólo le interesaba obtener los secretos de nuestra filosofía oculta. »
(CM74, p.375)

Y como el propio Kuthumi lo reconoció posteriormente:

« ¡Los resultados han demostrado ser casi desastrosos!
Hemos intentado un experimento y tristemente fracasamos. Ahora vemos que se necesita que por lo menos el instructor haya pasado su tercera iniciación para que sea capaz de escribir de manera comprensible sobre estos temas y sin desvirtuar la enseñanza oculta. »
(CM63, p.356-357)





LAS CARTAS QUE ESCRIBIÓ SERAPIS

Seguramente el Chohan escribió más, pero sólo se conocen las cartas que le envió a Blavatsky y a Olcott, de las cuales 19 fueron parcialmente publicadas en el segundo volumen del libro “Letters from Masters of the Wisdom” (Las Cartas de los Maestros de Sabiduría).

Las primeras cartas están relacionadas con las peligrosas pruebas de iniciación por las que tuvo que pasar Blavatsky en la ciudad de Filadelfia, así como las primeras pruebas del coronel Olcott y su aceptación como discípulo neófito en la Logia de los Maestros.




SERAPIS SUPERVISÓ AL INICIO A LA SOCIEDAD TEOSÓFICA

Vemos por lo tanto que el Maestro Superior que estuvo a cargo de la fundación de la Sociedad Teosófica, fue el Chohan Serapis como lo menciona el Maestro Kuthumi:

« Nuestro jefe (con el visto bueno de sus colegas) quiere comenzar una Hermandad de la Humanidad, una autentica Fraternidad Universal, una institución que se conozca a través del mundo y que atraiga la atención de las mentes más elevadas. »
(CM 6, pg.24)

También fue el Chohan quien les ordenó a Blavatsky y a Olcott que partieran a la India, como lo menciona Blavatsky en su Diario:

« El Maestro Morya vino trayendo órdenes de Serapis para completar todos los preparativos en los primeros días de diciembre [de 1878]. »
(CW, I, p.414-415)

Y posteriormente, el Chohan fue también quien dirigió el lanzamiento de la revista “The Theosophist” en Bombay, la cual estuvo directamente bajo el cuidado de los Mahatmas hasta 1885. Y posteriormente su influencia sobre la revista fue disminuyendo hasta cesar por completo en 1891 con la muerte de Blavatsky.

En una carta, Serapis le escribió a Olcott:

« Cuando sea conveniente, explica que la revista no es ni tuya ni de Blavatsky, sino que en realidad le pertenece y está bajo el control de ciertas personas que nadie sabe nada acerca de ellas, excepto ustedes dos. »
(Cartas de los Maestros de Sabiduría, II, Nº 29, p.71-72)

Portada de la primera publicación






¿ES SERAPIS EGIPCIO?



Muchos escritores se han referido a Serapis como “el Maestro egipcio”. Y esto debido a que su nombre es el de una deidad egipcia. Sin embargo, los discípulos del Mahatma Morya señalan que en realidad el Chohan Serapis es europeo.


Helena Petrovna Blavatsky


(quien fue la mensajera de los Maestros en el siglo XIX)

En un artículo donde ella comenta sobre las afirmaciones hechas por Sinnett en su libro “Buddhismo Esotérico”, al respecto ella dice:

« También al señor Sinnett se le ha escapado que entre el grupo de Iniciados con el cual está asociado el Maestro [Kuthumi] quien le ha estado enseñando, entre esos Iniciados hay dos de raza europea, y que el superior de este Maestro [se refiere a Serapis] es también de origen europeo, siendo mitad eslavonio en su actual reencarnación, como él mismo se lo escribió a Olcott mientras que este se encontraba en Nueva York. »
(CW, X, p.153)



Eslavonia (que no hay que confundirla con la república de Eslovenia, ni con la República de Eslovaquia) es una región geográfica e histórica en la zona este de Croacia (al sur de Hungría).




William Quan Judge


(quien fue uno de los fundadores de la Sociedad Teosófica y principal colaborador de Blavatsky)

Anteriormente Sinnett en una nota personal escribió:

« Vi por un momento a Kuthumi en forma astral, al despertarme en la noche del 19 de octubre de 1880, pero inmediatamente después volví a caer dormido, y entonces tomé conciencia que me encontraba fuera de mi cuerpo, en el cuarto adyacente en donde vi a otro de los grandes Hermanos, el cual posteriormente el coronel Olcott me dijo que era el más joven de los Chohanes y que era conocido como “Serapis”. »
(CM3A, p.10)

A lo que William Judge en una carta que le escribió a su colaboradora Jasper Niemand, mencionó:

« Le pedí al señor Sinnett que me contara lo que vio cuando se encontró con el Maestro Kuthumi, y me relató lo siguiente:

Él se encontraba acostado en su cama en la India, cuando una noche de repente se despertó, y encontró al Mahatma Kuthumi de pie junto a su cama. Él comenzó a levantarse, pero Kuthumi puso su mano sobre su cabeza, haciéndolo caer de nuevo en sueño y de vuelta sobre su almohada.

Entonces el señor Sinnett dice que retomó la conciencia descubriendo que se encontraba fuera de su cuerpo, y que se hallaba hablando en el cuarto de al lado con otro Adepto que él describe de físico europeo, muy alto, cabello claro, tez blanca y de gran belleza.

Este Hermano es uno de los Adeptos que el coronel Olcott me describió en 1876 y que llamó por el nombre de xxxxxx (Por favor borra este nombre cuando lo leas.) »
(Cartas que me han ayudado, p.196)



Henry Steel Olcott


(quien fue uno de los fundadores y el primer presidente de la Sociedad Teosófica)

En su diario narra que el 21 de abril de 1883, cuando le estaba aplicando un tratamiento mesmérico en los ojos del Babu Badrinath.

« El paciente comenzó de pronto a describir a un hombre resplandeciente que lo miraba benévolamente. Y esto aunque el paciente tuviera los parpados cerrados.

El motivo de esto es porque había llegado a despertar temporalmente su vista clarividente. Y a partir de la detallada descripción que me dio, reconocí el retrato de uno de nuestros Maestros más venerados.

El paciente me describió a un individuo de ojos azules, de pelo claro suelto, barba clara, y facciones y tez europeas.

Su descripción correspondía con exactitud a la de un Adepto que es real, y quien es el MAESTRO de nuestros Maestros [Kuthumi y Morya].

En la India a alguien así se le llama un Paramagurú (que significa un guía espiritual superior), Y lo reconocí porque él me dio un pequeño boceto a colores de él mismo, cuando estaba en Nueva York, y antes de que Blavatsky y yo nos embarcáramos para Bombay. »
(Viejas Hojas de Diario, vol. 2, p.430-431)




SERAPIS AYUDÓ AL CORONEL OLCOTT A CURAR A MILES DE ENFERMOS

La razón por la que el señor Badrinath vio al Chohan Serapis, es porque el Chohan ayudó al coronel Olcott a curar a miles de personas. Y es que una fase importante del trabajo que llevó a cabo el coronel Olcott durante ese tiempo, fueron las curaciones mesméricas.

Olcott ya tenía de manera natural esa capacidad. Pero con la ayuda energética que le proporcionó el Chohan (la cual fue canalizada por medio de un bucle de su cabello que Serapis le envió a Olcott). El poder de sanación del coronel Olcott se incrementó impresionantemente.

El señor Nivaran Chandra Mukeji quien acompañó a Olcott como su secretario en la gira que este efectuó en 1883, publicó en el suplemento de la revista The Theosophist de junio de 1883, un reporte con estadísticas de la actividad del coronel durante ese año.
 
Señala que en la gira de 57 días, fueron a veinte diferentes lugares en la India, en donde el coronel Olcott curó a más de 2’800 personas. Y no sólo pequeños dolores de cabeza, sino también muchas curaciones increíbles (como las que narran los Evangelios cristianos) con la diferencia de que en el caso de Olcott además de ser un simple “mortal común y corriente”, el número de curaciones que efectuó asciende a cientos.

Hizo que muchos ciegos volvieran a recobrar la vista, que muchos sordos recuperaran el oído, que muchos paralíticos volvieran a caminar, y curó muchos otros tipos de enfermedades. Por lo que a cada lugar al que llegaba, miles de personas se agolpaban a su puerta.

Adicionalmente durante ese tiempo recorrió 2’000 millas por ferrocarril, barco de vapor, embarcaciones de río, en coche tirados por caballos, en elefante, a caballo, en palanquín, viajando a veces de noche y otras de día. Dio 27 conferencias, organizó 12 nuevas Ramas teosóficas, visitó 13 antiguas, y cotidianamente mantuvo discusiones sobre filosofía y ciencia con cientos de los hombres más capaces de Bengala y Behar.



Las cifras anteriores sólo corresponden a su gira por Bengala. Pero también efectuó muchas curaciones durante su gira en Ceilán y en otras partes de la India, las cuales en total suman más de 8’000 personas.

Y se sabe que Olcott efectuó todas esas curaciones con la ayuda de un mechón del cabello de Serapis porque en el periódico The Indian Mirror de Calcuta que se publicó el 1ro de marzo de 1883 aparece un artículo informando de las curaciones milagrosas efectuadas por el coronel Olcott, y en el tomo que compró Blavatsky, el Maestro Kuthumi precipitó el siguiente mensaje:

« Todo esto es realizado a través de un bucle de cabello que nuestro amado Chohan le envió a Olcott. »

(Cartas de Blavatsky a Sinnett, apéndice III, p.389)

(Para más detalles, lean su obra bibliográfica “Old Diary Leaves”, vol. II, p.438-439 y vol. III, p.23)







LA RELACIÓN DEL CHOHAN SERAPIS CON EGIPTO


Si bien el Chohan Serapis es europeo y no egipcio como muchos pretenden. Muy seguramente estuvo involucrado con el desarrollo esotérico en el Egipto Antiguo.


¿Quién fue la deidad Serapis?

« Serapis fue un gran dios solar que remplazó a Osiris en el culto popular, y en cuyo honor se entonaban las siete vocales. A veces se le representa como un “Dragón de sabiduría”. Fue la deidad más grande de Egipto durante los primeros siglos del cristianismo. »
(Glosario Teosófico)

Su culto se extendió por todo Egipto (y hasta en el Imperio Romano estableciéndose incluso vigorosamente en Roma). Sin embargo, donde Serapis fue la deidad más importante fue en la ciudad de Alejandría durante el reinado del rey Ptolomeo I Soter, quien fue uno de los comandantes de Alejandro Magno, quien tras la muerte de este se volvió rey de Egipto (del año 305 al año 285 AC).

El historiador griego Plutarco relata que Ptolomeo, en su deseo de hacer de Alejandría, el centro principal de su imperio, trató de unir a los helenos y a los egipcios en un culto común. Por lo que Ptolomeo mencionó en una ocasión que tuvo un sueño en el que un dios extraño se le apareció ante él, y al contárselo a sus amigos, uno de ellos dijo que había visto una estatua con esa apariencia en la ciudad turca de Sinope.

El rey de inmediato mandó traer esa estatua y los griegos dijeron que representaba a Plutón, gobernante del inframundo con su perro guardián Cerbero. Mientras que los egipcios afirmaron que representaba a Osiris con Anubis. De ahí que se concluyó que Serapis era el mismo dios y Ptolomeo lo declaró Patrón de Alejandría y el dios oficial de Egipto y de Grecia.

Los griegos le dieron una forma antropomorfa.

 


Mientras que los egipcios (acostumbrados a ponerles forma de animales a sus dioses) lo representaron con la cabeza de un toro.



Ahora bien, esta conexión entre Serapis y Alejandría es muy interesante, ya que en esa ciudad floreció posteriormente (cinco siglos desps) la escuela Neoplatónica de Amonio Saccas, conocida también como: “Sistema Teosófico Ecléctico”.

Sin embargo, Blavatsky explica que esa enseñanza ya se difundía desde tiempos mucho más antiguos:

« Ya había teósofos antes de la era cristiana, aunque algunos escritores católicos quieran atribuir el desarrollo del Sistema Teosófico Ecléctico, a la primera parte del tercer siglo después de Cristo.

Pero el importante historiador griego Diógenes Laercio menciona que el origen de la Teosofía se remonta a una época mucho más anterior y que se ubica al inicio de la dinastía de los Ptolemeos, y señala que su fundador fue un Hierofante egipcio llamado Pot-Amun quien era el sacerdote supremo en el templo de Amun, el dios de la sabiduría. »
(CW, II, p.88 y XIV, p.305-306)


Un Hierofante era el titulo que se le daba a los Adeptos superiores que dirigían los templos de la antigüedad. Ellos eran los Maestros reveladores de los grandes misterios finales y también eran los Jefes de los Iniciados. Y su presencia era tan sagrada entre los sacerdotes, que incluso estaba prohibido pronunciar su nombre ante una persona no iniciada. (Esto lo menciona Kenneth T. H. Mackenzie, IX, M.S.T. en The Royal Cyclopaedia)

Y de acuerdo a Diógenes Laercio, el Hierofante Pot-Amun vivió en la ciudad de Alejandría. (Vidas Loeb, vol. I, p.23)

¿Ven las coincidencias?

Esto me lleva fuertemente a sospechar que el Chohan Serapis fue Pot-Amun y el divulgador inicial de las enseñanzas esotéricas en el mundo occidental antiguo. Y probablemente cuando ya entró plenamente en la Hermandad de los Maestros (y por consiguiente ya no podía mostrarse de manera pública ante la gente) adoptó el nombre de Serapis. Porque deben de saber que los Maestros de la Jerarquía planetaria no utilizan el nombre que les dieron sus padres al nacer, sino un nombre iniciático y que mejor para Pot Amun que de tomar el nombre iniciático utilizado en su ciudad Alejandría: Serapis.




LOS PROYECTOS QUE DIRIGIÓ EL CHOHAN SERAPIS

Y también sospecho que el Chohan Serapis estuvo detrás de la formación de la genuina Orden Rosacruz (que se fundó en el siglo XIII) y esto lo deduzco por varios detalles:

En la primera carta que Serapis le envió a Olcott, el Chohan escribió:

« Un Rosacruz se hace por sí mismo, no es hecho por los demás. »

(Cartas de los Maestros de la Sabiduría II, Nº 12, p. 33-35)

Y en el álbum de recortes de Blavatsky, debajo de un recorte de la revista The Spiritual Scientist con fecha del 8 de julio de 1875, ella escribió la siguiente nota:

« Morya trae órdenes para formar una Sociedad—una Sociedad secreta como la Logia Rosacruz. Él promete ayudar. Se recibieron órdenes directamente desde la India para establecer una Sociedad filosófico-religiosa y escoger un nombre para ella—y también de elegir a Olcott para presidirla. »
_ _ _

Conclusión

Todo lo que les acabo de exponer, me hace considerar que el Chohan Serapis a supervisado la difusión de las enseñanzas esotéricas aportadas por los Maestros de Sabiduría al Occidente, desde la época del Antiguo Egipto.

Primero a través del Hierofante Pot-Amun en el siglo III antes de Cristo. Y luego volvió a resurgir la enseñanza teosófica en el siglo III después de Cristo (porque con el tiempo los instructores se van degradando) a través de su mensajero Amonio Saccas. Desafortunadamente en el siglo V comenzó el oscurantismo religioso en donde la iglesia católica mataba a todos aquellos que no seguían su dogma y por consiguiente, las escuelas iniciáticas tuvieron que volverse secretas (y de ahí la palabra ocultismo).

La más famosa fue la Orden Rosacruz, la cual para fundarla, el Chohan Serapis mandó a su mensajero Rosenkreuz. Y esta Organización dio origen a todos los grandes ocultistas y corrientes esotéricas que se desarrollaron durante la Edad Media y el Renacimiento en Occidente.


Y hubo que esperar quince siglos para que hasta finales del siglo XIX, los Maestros consideraran que el periodo del oscurantismo religioso católico se había suficientemente disipado para que de nuevo se pudiera hacer resurgir de manera más pública, una parte del Conocimiento antiguo sagrado. Aunque no todos los Maestros estuvieron de acuerdo con esto como lo señala Morya en una carta:

« Uno o dos de nosotros esperábamos que el mundo hubiera avanzado a tal punto intelectualmente, si no intuitivamente, que la doctrina Oculta pudiera ganar una aceptación intelectual y por consiguiente pudiera darse el impulso para un nuevo ciclo de investigación oculta.  Sin embargo otros—más sabios como se podrá ver ahora—pensaban de modo diferente, pero aún así se dio el consentimiento para hacer la prueba. »
(CM44, p.263)

Y la propia Blavatsky afirma que el Movimiento Teosófico moderno es el resurgimiento del Sistema Teosófico Ecléctico antiguo:

« Las enseñanzas impartidas por Amonio Saccas fueron elaboradas a partir de las migajas que estaba permitido recolectar de la Sabiduría antediluviana.

Y el Movimiento Teosófico moderno fue comenzado bajo el mismo principio, ya que la Escuela Neoplatónica de Amonio tenía como mira (al igual que nosotros) la reconciliación de los pueblos, tratando de inducir a las naciones a que hagan a un lado sus disputas (por lo menos en los temas religiosos) mostrándoles que las diferentes creencias son todas más o menos hijos legítimos de un padre común, que es la Sabiduría Divina Antigua. »
(CW, XIV, p. 305 y 307)





¿ES SERAPIS UN SER INMORTAL?

Así podrían algunos suponerlo cuando les digo que el Chohan Serapis ha estado actuando de manera oculta por el bien de la humanidad desde la época del Antiguo Egipto.

Entonces algunos pensarán que el Chohan ha de ser inmortal. Y efectivamente los Chohanes alcanzan una cierta forma de inmortalidad. Pero no es como la gente se lo imagina: de hombres que permanecen viviendo por miles y miles de años en su mismo cuerpo físico.

No

Eso no es posible, porque los propios Maestros explican que hay un inevitable desgaste energético que hace que en algún momento, ya no se puedan regenerar más las células y por consiguiente el cuerpo físico termine por morir.

Y aunque los Maestros pueden, gracias a los poderes que han desarrollado y al conocimiento secreto que tienen de la Naturaleza, ellos pueden prolongar su vida por mucho más tiempo que la duración promedio de los humanos comunes. Al final también fallecerán como los demás.

La gran diferencia radica en que los humanos pierden la conciencia cuando fallecen y al momento que van a volver a reencarnar. (Y es por eso que cuando los humanos vuelven a renacer tienen que volver a aprender a hablar, a escribir, etc. Lo que les hace desarrollar una nueva personalidad).  En cambio, los grandes Adeptos mantienen su conciencia durante todo ese trayecto, lo que hace que guardan su identidad y su memoria en la siguiente reencarnación.

En otras palabras. Mientras que un humano común reencarna como Juan y luego vuelve a reencarnar como Pablo, y luego como Miguel, etc. Un Maestro Superior (como lo es Serapis) en cada nueva reencarnación sigue siendo él mismo y simplemente cambia de cuerpo físico. Y es por eso que Blavatsky precisó que el Chohan nació mitad eslavonio en su última reencarnación, aunque su conciencia como Serapis sigue siendo la misma desde hace mucho tiempo atrás.

(Todo esto lo detallo más en ¿se puede vencer a la muerte?)

Y tal vez por eso los Maestros también designan a su jefe con el sobrenombre de:

   - “Nuestra Roca de las Edades  (CM9, p.38)

Porque Serapis lleva varios milenios manteniéndose firme como un servidor de la Humanidad y guardián de la Ley.





¿POR QUÉ LO APELLIDAN BEY?

En toda la documentación teosófica que está disponible al público, solamente en una ocasión aparece Serapis como “Serapis Bey”, y es en una carta que recibió Olcott en mayo de 1875, de la “Hermandad de Luxor” en la cual se le informa que fue aceptado como neófito, y la cual al final está firmada por cuatro Adeptos entre los que aparece el nombre de “Serapis Bey de la Sección de Ellora” y en la parte interior el nombre de “Tuitit Bey”.  Solo estos dos Adeptos llevan el título de “Bey”, mientras que con los otros dos Iniciados, solamente está escrito su nombre y su sección.

(Esta carta se encuentra publicada en “Las Cartas de los Maestros de Sabiduría” serie II, Nº 3, páginas 11 a 13)

Ahora bien, Bey es una palabra turca que se usa para expresar respeto a una persona y que se podría traducir al castellano como: “Gran Señor”. Al grado que en el Imperio Otomano, esa palabra se utilizaba también para designar a los gobernadores de las provincias. Y resulta que en 1875, Egipto estaba todavía bajo el Imperio Otomano. De ahí que podemos considerar que el término “Bey” es un equivalente turco de la palabra Chohan, usado por los Adeptos de esa región.

Y para la anécdota, los Mahatmas también a veces llamaban a Serapis con el término de Maha Sahib que en la India significa: “Gran Señor”.





LOS VIAJES DE SERAPIS

He encontrado muy poca información al respecto. El Maestro Kuthumi menciona en una carta que:

« El Chohan estaba [en 1873] en la India y fue testigo ocular del comienzo de los horrores (que hicieron los terratenientes sobre los campesinos nativos con la complicidad de los colonos ingleses). »
(CM82, p.390)

Y yo sospecho que tal vez se encontraba en 1875 en Egipto debido a la carta que le envió en ese año a Olcott.

Es probable que al igual que sus subordinados, el Chohan efectúe diversos viajes por el mundo para cumplir diferentes misiones requeridas por la Hermandad de los Maestros.





¿HAY ALGÚN RETRATO VERDADERO DE SERAPIS?

Sí, ya que como vimos, algunos discípulos reciben su retrato para facilitar el vínculo con él (como fue el caso de Olcott). Pero estos retratos se mantienen ocultos. Y es que fuera de los retratos de los Mahatmas Kuthumi y Morya (que aceptaron volver pública su imagen) no se tiene retratos genuinos de los demás Adeptos. Todas las imágenes que ven, son retratos imaginados por la gente. Y arriba les puse el retrato en internet que más me gustó que hicieron de Serapis.





OBSERVACIÓN

Obtener información genuina sobre los Maestros es muy difícil, porque ellos se mantienen muy secretos. Y las razones por las que hacen esto, las explico en este capítulo:


Lo que les pude informar sobre el Chohan Serapis, es esencialmente por las correspondencias privadas de varios miembros importantes del Movimiento Teosófico, las cuales sólo se fueron haciendo paulatinamente públicas años después de que esas personas fallecieron. (Y también gracias a uno que otro detalle que se le escapó a Blavatsky). Pero desafortunadamente, con el tiempo, múltiples “esoteristas” han ido añadiendo sus inventos, lo que ha desvirtuado la información que se tiene sobre ese Gran Adepto

A tal grado que ese es un parámetro que yo utilizo para evaluar la autenticidad de un instructor. Porque mientras que los verdaderos discípulos de los Maestros son muy discretos y sólo van dando información a cuenta gotas. En cambio los embusteros están muy dispuestos a dar detalles. Pero cuando se analiza la información que dan, uno se da cuenta que esos detalles son puros inventos.

E incluso los propios Maestros son muy discretos cuando se les cuestiona sobre ese asunto. Así por ejemplo, la vez que le preguntaron al Maestro Pastor sobre Serapis, él hizo una pirueta con la pregunta y cambió rápidamente la conversación a otro tema.





LAS PROGRESIVAS ALTERACIONES QUE LE HAN IDO HACIENDO AL CHOHAN SERAPIS


Charles Leadbeater


Estas deformaciones comenzaron con el ex-sacerdote anglicano Leadbeater quien pretendía codearse con los Maestros hasta en los niveles más altos, y sobre Serapis escribió:

« Él es alto, de hermosa complexión y de nacionalidad griega, aunque toda su labor se concentra en Egipto y está relacionada con la Logia egipcia. Es de distinguidas facciones de tipo ascético, algo parecidas a las del cardenal Newman.
. . .
El cuarto Rayo está a cargo del Maestro Serapis, de quien habíamos oído hablar mucho en la primera época de la Sociedad Teosófica porque estuvo una temporada encargado de aleccionar al coronel Olcott, mientras que su Maestro Morya desempeñaba otra misión. (Y es que no es infrecuente el intercambio temporáneo de discípulos entre los Maestros).

Las características especiales del Chohan Serapis son la armonía y la belleza, y los individuos pertenecientes a este Rayo sufren mucho hasta que logran armonizar su ambiente, porque por armonía han de realizar la mayor parte de su obra. El arte tiene suma importancia en este Rayo y muchos artistas pertenecen a él. »
(Los Maestros y el Sendero, capítulos II y XII)


Primero déjenme decirles que en el blog tengo más de cincuenta capítulos detallando lo mentiroso y embustero que fue Leadbeater. Y segundo, lo que dice respecto a Serapis es un ejemplo más de su superchería, ya que vemos que retoma algunas cosas que dijeron los discípulos de Morya sobre Serapis (que es alto y hermoso). Pero también Leadbeater añade grandes falsedades:

1. Para comenzar, Leadbeater no sabe realmente lo que es un Chohan, ya que en su libro también califica a Kuthumi y a Morya de “Chohanes”. Lo que como vimos anteriormente, es completamente falso.

2. Luego dice que la labor de Serapis “se concentra en Egipto y está relacionada con la Logia egipcia”. Lo cual también es falso ya que como vimos, Si bien, Serapis tiene una gran relación con Egipto y eso desde épocas muy antiguas, la labor del Chohan abarca todo el planeta, enviando a sus Discípulos (como Kuthumi y Morya) a cumplir diferentes misiones en varias partes de la Tierra, e incluso a los discípulos de sus discípulos a también cumplir diversas misiones por todo el mundo, ya que William Judge estuvo en América, Europa y Asía. El coronel Olcott igual. Y Blavatsky, ¡uff!  Ni se diga, viajó MUCHÍSIMO como lo detalla este video:


(Las misiones que supe que efectuó Kuthumi, las detallo en este capítulo: los viajes del Mahatma Kuthumi)


3. Y tampoco la Logia oculta donde radica Serapis se encuentra en Egipto, como lo señala el propio Kuthumi en una carta que le escribió a Sinnett en donde le dice:

« El otro día, cuando al bajar por los desfiladeros de Kuenlun [cordillera occidental del Himalaya donde se encuentra el segundo pico más alto del mundo, el K2], vi caer una avalancha. Había ido personalmente a ver a nuestro jefe para presentarle la importante oferta del señor Hume, y cruzaba hacia Ladakh [región que prolonga la meseta tibetana] en mi camino a casa. »
(CM4, p12)



De hecho, casi todos los movimientos que los Maestros Kuthumi y Morya describen haber efectuado en Las Cartas Mahatmas, se ubican en la región del Himalaya.


Y también cuando en 1882, Gran Bretaña invadió Egipto, el Chohan Serapis tuvo que mandar a varios Adeptos para ayudar a los Hermanos de la Logia de Egipto, como lo señala el Maestro Kuthumi en otra carta:

« Las operaciones egipcias de tus benditos compatriotas implican tales consecuencias locales para el grupo de Ocultistas que todavía permanecen ahí (y a lo que ellos guardan) que dos de nuestros Adeptos ya están allá, habiéndose también unido algunos hermanos Drusos y tres más están en camino. A mí también se me ofreció el “agradable” privilegio de convertirme en un testigo ocular de la carnicería humana, pero decliné la oferta dando las gracias. »
(CM 16, p116)

¿Entonces por qué Leadbeater escribió eso?

Porque como tantos otros escritores, se dejó engañar por el nombre egipcio de “Serapis”.

4. También es falso cuando Leadbeater dice que “habíamos oído hablar mucho de Serapis en la primera época de la Sociedad Teosófica”. Y eso es una mentira porque como vimos, al inicio se nombraba con mucha reserva y cautela los nombres de los Maestros y sólo fue posteriormente (a medida que esos nombres fueron escuchados por miembros menos recatados) que los nombres de los Maestros se fueron difundiendo entre el público.

5. Y también es falso que Morya y Serapis hayan intercambiado temporalmente de discípulo. Lo que pasa es que Leadbeater ignoraba que Serapis era el JEFE de Morya, y por consiguiente pensó que Serapis era otro Maestro del mismo nivel que Morya. Pero como vimos anteriormente, el Chohan Serapis es un dirigente muy ocupado que no se le puede molestar para asuntos subalternos. Las veces que se comunicó con Olcott, fue para tratar asuntos puntuales importantes con él. No para aleccionarlo. Y el Maestro Morya en ningún momento habría molestado a su Superior para hacerse cargo de su discípulo, ya que para ese servicio, él disponía de su hermano del alma que es el Maestro Kuthumi.

6. Sobre que Serapis es de nacionalidad griega, no sabría decirles, ya que Blavatsky indicó que también era mitad de otra nacionalidad. Sin embargo, lo considero poco probable porque el físico de Serapis corresponde a una raza nórdica (piel blanca, ojos azules, cabello claro). Mientras que los griegos son de raza mediterránea (piel más morena, cabello oscuro y ojos también oscuros). Y seguramente eso también Leadbeater lo inventó porque como vimos la deidad Serapis es también griega.

7. Sobre que el Chohan Serapis es el jefe del cuarto Rayo, ahí tampoco sabría decirles. Pero lo más probable es que también sea un falso invento, ya que en su libro Leadbeater dice que:

- El Maestro Morya es el jefe del primer Rayo
- El Maestro Kuthumi es el jefe del segundo Rayo.
- El Maestro Veneciano es el jefe del tercer Rayo.
- El Maestro Hilarión es el jefe del quinto Rayo.
- El Maestro Jesús es el Jefe del sexto Rayo.
- El Maestro Conde de San Germain es el Jefe del séptimo Rayo.

Y todo esto suena a inventos, porque Morya, Kuthumi, Hilarión y el Conde de Saint Germain están bajo la dirección de Serapis. El “Maestro Veneciano” no sé de dónde lo sacó, porque ese nombre no aparece en ninguna parte de la enseñanza original y Jesús está a otro nivel.

_ _ _

Entonces, como lo pueden constatar, Leadbeater inventó mucho de lo que escribió sobre los Maestros. Yo me pude dar cuenta de esas falsedades, en gran medida por lo que los propios Maestros Kuthumi y Morya escribieron en sus cartas. Estas se hicieron públicas por primera vez en 1923 (cuando ya Leadbeater había escrito la mayor parte de su obra). Y es revelador saber que Leadbeater se refería a ellas como:

    -  ese abominable libro.”

(Claro, como demostraban su charlatanería, a Leadbeater no le gustó.)

Sin embargo, pocos estudiantes se dan la pena de investigar en profundidad antes de aceptar una enseñanza (y admito que yo también durante mucho tiempo cometí ese error, lo que me causó grandes desilusiones y una enorme pérdida de tiempo). Y es así que muchos dizques “instructores esotéricos” aceptaron como verdaderos los inventos de Leadbeater y los distorsionaron aún más.





Alice Bailey


La más famosa de esos instructores fue Alice Bailey, quien en su libro “Iniciación Humana y Solar” sobre el Maestro Serapis escribió:

« Mencionaremos brevemente al Maestro Serapis quien frecuentemente es llamado “el Egipcio”. Él pertenece al cuarto rayo y de él reciben un gran impulso los diferentes movimientos artísticos del mundo, la evolución de la música, de la pintura y del teatro.

Sin embargo, actualmente dedica la mayor parte de su tiempo y atención, al trabajo de la evolución dévica o angélica, hasta que mediante su ayuda, sea posible hacer la gran revelación en el mundo de la música y de la pintura, en un futuro inmediato. No es posible agregar algo más acerca de él ni revelar su lugar de residencia.

El Maestro P. tomó a su cargo gran parte del trabajo del Maestro Serapis cuando éste se ocupó de la evolución dévica. »

(Esto se encuentra en capítulo VI titulado “La logia de maestros” en la sección “Algunos maestros y su trabajo”)


Vemos que retoma lo que dijo Leadbeater sobre Serapis. Pero le añade más falsedad. Y es que un humano por muy evolucionado que sea NO puede hacerse cargo de la evolución angélica, ya que el reino angelical es un reino SUPERIOR al reino humano.

Para darles una analogía, es como si Alice Bailey dijera que un animal va a ocuparse de la evolución del reino humano.

¡Eso no tiene sentido!

Además que el Maestro Pastor explica que los ángeles pertenecen a la Jerarquía Solar, la cual se encuentra por arriba de las jerarquías planetarias.


Entonces, no es posible que un dirigente de la jerarquía planetaria terrestre se haga cargo de la evolución solar, y aun menos cuando está tan ocupado en ayudar a la humanidad como lo está el Chohan Serapis.


La segunda ocasión en donde Alice Bailey menciona al Chohan Serapis es en su libro “Tratado sobre el Fuego Cósmico” en donde al final del libro pone el siguiente diagrama donde supuestamente Djwal Khul describe parte de la jerarquía solar y la jerarquía planetaria terrestre.


(Esto se encuentra en la tercera parte: “El Fuego eléctrico del Espíritu”, en la sección A, titulada: “Ciertos enunciados básicos”)

Y al lado pone otro diagrama con los nombres de los miembros que la componen.



Y ahí vemos que el Maestro Serapis (4 derecha) aparece como un miembro de bajo nivel equivalente al de Djwal Khul (d en medio) e incluso inferior al nivel de Kuthumi y Morya. (c izquierda y en medio)




¡Lo cual como vimos anteriormente es completamente falso!

_ _ _

Alice Bailey (al igual que Leadbeater) también pretendía ser discípula de Kuthumi y estar en comunicación con los Maestros, pero las falsedades que dicen, demuestran que en realidad inventaron su relación con los Maestros. Aunque desafortunadamente poca gente se dio cuenta de eso y por consiguiente Alice Bailey y Leadbeater sirvieron de base para que los gurús de la Nueva Era inventaran el concepto erróneo de los maestros ascendidos.





LOS PROMOTORES DE LOS MAESTROS ASCENDIDOS


Los más famosos son Elizabeth Clare Prophet y su marido Mark Prophet quienes sobre Serapis dijeron:

« Él es el Chohan del cuarto rayo (que es de color blanco como la pureza), es el decimotercer miembro del Consejo de Adeptos del Templo de la Ascensión. También se le conoce como “Serapis el Sol” o como “el gran disciplinario” y entrena a candidatos para la ascensión.

En su retiro que está en la octava etérica de Luxor, los estrategas militares y de espionaje, así como todos los que sirven en el ejército, en la policía y en los servicios de seguridad, reciben ahí un entrenamiento especial para la defensa de la llama de la vida.


Resumen de sus características

Iniciación: chakra situado en la base de la columna
Don del espíritu santo: Efectuar milagros
Vibración: Blanco, Cristal
Piedra preciosa: Diamante, Perla, circón, cristal de cuarzo
Calidad: Pureza, Disciplina, Alegría, Ascensión
Día: Viernes
Su llave tonal: se encuentra en el “Liebestraum” de Franz Liszt.


Las vidas anteriores de Serapis Bey

  • Serapis era un sumo sacerdote en “el templo del fuego sagrado” durante la época de la Atlántida, y como guardián de la “llama de la ascensión” tuvo que resguardarla en Egipto cuando la Atlántida desapareció. 
  • Luego reencarnó como el arquitecto de la Gran Pirámide de Keops.
  •  Luego fue el faraón egipcio Amenhotep III quien construyó el Templo de Luxor. 
  • Luego fue Leónidas, el rey de Esparta quien murió defendiendo a Grecia de la invasión del emperador persa Xerxes I. 
  • E inmediatamente reencarnó como Fidias quien fue el más famoso escultor y arquitecto de la Grecia Antigua y quien supervisó la construcción del Partenón. 
  • Y en su siguiente vida se volvió un maestro ascendido por el año 400 AC. »

(Esto es un resumen de lo que Elizabeth y Mark Prophet escribieron sobre Serapis en sus libros “Los Señores de los Siete Rayos” y “Los Maestros y sus retiros”.)


Podemos ver que retoman uno que otro detalle que fue dado por la enseñanza original (que Serapis es muy disciplinario y que forma parte de la congregación oculta llamada “el Templo de Luxor”). Pero también retoman el invento de Leadbeater (que Serapis dirige el cuarto rayo) y le añaden muchas falsedades más.

Por ejemplo que el color asociado con el cuarto rayo es el blanco. Lo cual es ilógico, ya que el blanco contiene todos los colores y por lo tanto tiene más sentido que el blanco corresponda al rayo Uno, ya que del rayo uno surgen los demás rayos de la Creación.

(Como lo detallo en este capítulo: los siete rayos: introducción)


Y tampoco las vidas pasadas que le atribuyen a Serapis tienen sentido, lo que muestra que los Prophet no saben cómo funciona la reencarnación.

Verán, hay una continuidad en las características que ustedes desarrollan con cada reencarnación. Entonces es incongruente que digan que el rey Leónidas renació como el escultor Fidias porque Leónidas era completamente un guerrero. Y es cierto que era un excelente guerrero, gran estratega y muy valiente. ¡Pero un guerrero!  Nunca en su vida se puso a hacer arte, ni estuvo jamás interesado por el arte. Entonces, díganme:

¿De dónde sacó las cualidades, la sensibilidad y el talento para que en su siguiente vida se volviera el más grande escultor que ha tenido Grecia?

Eso no se adquiere en unos cuantos años. La persona que se vuelve un virtuoso tiene que haber ido ya desarrollando su talento mínimo desde una o dos vidas antes. Y así por ejemplo, William Judge menciona que Mozart en su reencarnación anterior ya había sido un gran músico, y que Napoleón en su reencarnación anterior ya había sido un gran estratega.

Y para volverse un Maestro de la jerarquía planetaria se requiere de todavía muchísimo más tiempo:

- Primero la persona es un humano común que busca comprender la existencia.
- Luego es un aprendiz que estudia todo aquello que lo acerque al conocimiento esotérico o espiritual.
- Luego se vuelve un discípulo en aprobación.
- Luego se vuelve un discípulo aceptado pero todavía neófito.
- Luego se vuelve un discípulo de nivel medio.
- Luego se vuelve un discípulo ya de nivel avanzado.
- Luego se vuelve un Adepto, pero de nivel bajo.
- Y por fin un día se vuelve un Adepto de nivel medio que es el nivel que tienen la mayoría de los Maestros.

Y tengo entendido que para lograr todo ese recorrido se requiere en promedio de siete reencarnaciones. Entonces NO tiene sentido que Fidias en su siguiente reencarnación ya se haya vuelto un Maestro, porque:

¿De dónde sacó el desarrollo espiritual y esotérico que se requiere para lograr eso?

¡De ninguna parte!  Ya que Fideas estuvo completamente absorto en su arte.

Y ya sé lo que algunos me van a argumentar, que tal vez ese desarrollo ya lo tenía de cuando los Prophet dicen que fue un gran sacerdote de la Atlántida. Pero volvemos a lo mismo. No tiene sentido que un ser tan elevado espiritualmente, luego reencarnara como el rey Leónidas.

Para que me lo comprendan les doy un ejemplo más extremo: es como si los Prophet dijeran que Jesús posteriormente regresó a la Tierra siendo el general Patton.

Y ustedes a justo titulo van objetar que es muy disparatado considerar que ese gran Ser espiritual que nos vino a enseñar el amor, la bondad, y que nos solicitó que perdonáramos a nuestros enemigos


Regresara posteriormente para dirigir tropas para matar a cientos de miles de hombres.



ESO ES ABSURDO….!!!


Como también es absurdo que Serapis esté entrenando en su retiro a militares y espías. Y haya regresado a la Tierra como un guerrero espartano para matar a miles de persas.



Y eso es absurdo porque el principal objetivo por el que trabajan los Maestros es para que la FRATERNIDAD UNIVERSAL se instaure en la Tierra y los humanos a pesar de sus diferencias se traten como hermanos.

Entonces es completamente incoherente lo que dicen Elizabeth y Mark Prophet sobre Serapis. Pero el colmo de los colmos es que además es totalmente FALSO que Serapis haya ascendido por el año 400 AC…!!!




¿ES SERAPIS UN MAESTRO ASCENDIDO?

En una carta que Serapis le envió al coronel Olcott en 1875, el Chohan le dice:

« Hermano mío. Escuché tu llamado, pero no pude responder a él tan rápidamente como hubiese querido, estando ocupado en ese momento en otra parte.

Ha llegado el momento que sepas quien soy yo. No soy un espíritu incorpóreo, hermano. Soy un hombre vivo, dotado con poderes por nuestra Logia como los que están en reserva para ti mismo algún día. Por el momento no puedo estar más que en espíritu contigo, ya que actualmente nos separan miles de millas. »
(Cartas de los Maestros de Sabiduría II, Nº 9, p.23)

Por consiguiente,

¿Cómo podría Serapis haber ascendido por el año 400 AC, si el propio Chohan afirmó personalmente en 1875 que todavía seguía siendo un hombre encarnado en un cuerpo físico?



¿Es que desde entonces habrá ascendido?


No sabría decirles, pero no lo creo, ya que si bien efectivamente existe esa transformación energética conocida como “La Ascensión”. Deben de saber que los inventores de los maestros ascendidos han abusado tremendamente de ese concepto, ascendiendo a todos los que han querido en función de sus caprichos (a Dwal Khul, a Confucio, a Mark Prophet y a tantos más) cuando en realidad es algo que todavía es muy excepcional, siendo el caso más famoso el de Jesús.

Y es que como se los mencioné anteriormente, la inmensa mayoría de los Maestros siguen reencarnando, sólo que ya no de la manera ciega en la que están sujetos los demás seres humanos. Y únicamente algunos de los más elevados se han liberado actualmente del Samsara (que es el ciclo de las reencarnaciones).

_ _ _

Por lo tanto, todas esas absurdeces y mentiras que les acabo de demostrar que dijeron Elizabeth y Mark Prophet. No solo demuestran que ellos eran tremendamente ignorantes en asuntos esotéricos, sino que además prueban que fueron unos grandes charlatanes.

Y sus charlatanerías desafortunadamente han sido retomadas por múltiples organizaciones “metafísicas” que han surgido y que todavía le han añadido más inventos y falsedades al asunto.




ALGUNOS EJEMPLOS

1) En la página metafisicamexico.com, Serapis ya no es sólo el “santo patrono” de las artes clásicas, sino también se ha vuelto el protector de las artes menos clásicas, ya que escriben:

« Serapis Bey es el director del Rayo Blanco y dirige los movimientos artísticos de la Nueva Era que son: la pintura, la música, las letras, la danza, la arquitectura, la escultura, el teatro, la poesía, el cine, el diseño grafico y la peluquería. »




Ne me reclame a mí señora, si me falló el corte de pelo es la culpa de Serapis que no me inspiró bien

(Y eso que le prendí su veladora en la mañana)


2) La revista “El Puente” en su publicación de septiembre de 1975 reveló que ese año Serapis anunció el traslado del “foco de la llama de la ascensión” de Luxor en Egipto a Long Island, porque esa isla del Estado de Nueva York resulta ser el residuo de la antigua Atlántida y así “la llama de la ascensión” regresará a su hogar de origen.

Y eso es falso porque no veo cómo Serapis va a trasladar “la llama de la ascensión” que es una falsedad inventada por el señor y la señora Prophet.

Y para que no haya envidiosos, en la revista “La Palabra” de abril de 1990 se informó que también se estableció otro “foco de la llama de la ascensión” en los Andes. Y por ahí leí que también en Panamá y en Venezuela.


3) En la página hermandadblanca.org ya convirtieron a Serapis en un extraterrestre porque ponen:

« El amado maestro Serapis Bey llegó desde Venus con el “Anciano de los Días” (Sanat Kumara) para volver a encender el fuego sagrado en el corazón de una humanidad rebelde. Y en el futuro Serapis le sucederá a Sanat Kumara como Logos Planetario del planeta Venus. »

Creo que esto inicialmente también lo inventó Mark Prophet, pero resulta que también es falso, ya que el Maestro Pastor explicó que si bien al principio (cuando la humanidad era todavía naciente) grandes seres de nuestro planeta gemelo Venus, vinieron a hacerse cargo de la Jerarquía planetaria, porque en ese entonces no había todavía humanos terrestres suficientemente desarrollados para poder asumir esa labor.

También añadió que se buscó que se desarrollaran rápidamente Maestros terrestres para que estos tomen el control de su jerarquía lo más pronto posible, porque quienes mejor pueden guiar a los humanos terrestres son justamente los de su propia especie. Y la razón de ello lo explico en este capítulo:


Y dado que Serapis es “el más joven de los Chohanes” eso implica que es terrestre, no venusiano.

Por otra parte, esta gente hace un revoltijo con los nombres porque en la enseñanza original Sanat Kumara NO es el Logos Planetario de Venus, sino un grupo de Ángeles Solares (o sea nada que ver).

Y también en esa página le ponen su “complemento” a Serapis quien según ellos es la diosa Isis.



¡Órale Serapis qué bonita compañera tienes!


El detalle es que el Mahatma Kuthumi precisó que los Maestros no tienen pareja:

« El hombre casado no puede llegar a ser un Adepto, pero aun sin pretender convertirse en un “Raja Yogi” [un gran iniciado] él puede adquirir ciertos poderes y hacer tanto bien a la humanidad y a menudo más, permaneciendo dentro de los recintos de su mundo. » (CM4, p17)

Y esto se debe porque para poder llegar a ser un Adepto se requiere dedicarse completamente a ello. Lo que ya no da espacio para tener una pareja. Pero además los Maestros ya han trascendido el amor exclusivo hacia una persona, debido a que ellos aman a TODA la humanidad, y por consiguiente le dedican todas sus energías y su tiempo a ayudar a la humanidad entera como lo precisa el Maestro Kuthumi:

« Déjame decirte que para nosotros, el deber es más fuerte que cualquier amistad o incluso el amor, ya que sin este principio permanente, el cual es el cemento indestructible que nos ha mantenido juntos por tantos milenios, nuestra Logia se habría derrumbado desde hace ya mucho tiempo atrás. Y Morya habló verazmente cuando dijo que el amor por toda la humanidad es su incesante inspiración, ya que él se ha entregado totalmente en cuerpo y alma para cumplir su deber hacia la Logia de los Maestros y hacia la humanidad entera. »
(CM 62 pg.351, 45 p.266 y 29 p.225)


4) Felicity Skye en su libro “Full Moon Enlightenment” escribió:

« Serapis Bey es el guardián de la flama de la ascensión y Señor del Comité kármico. También es el Jefe de todos los siete rayos cósmicos. Y como he trabajado con él, he experimentado su presencia como una hermosa luz blanca plateada.

Su alma gemela es Lady Isis, la diosa elegida para el mes de los sagitarios. »  (pág. 106)

Vemos que retoma la falsedad de la media naranja y añade más falsedades, porque ahora resulta que Serapis ya no sólo dirige el cuarto rayo, sino todos los siete rayos (lo cual es falso). Y también es falso que Serapis sea el “Señor del Comité kármico” porque Blavatsky explicó que el karma es dirigido por una de las jerarquías divinas más elevadas.


5) En la página tsering.cl siguen inventando más falsedades ya que ponen:

« El año 2014 tiene por espíritu envolvente al Maestro Serapis Bey, y la literatura propia para este año es “El Reino de Bey” escrito por el propio Serapis, así como libros complementarios como “El Rayo Blanco” y “Cómo sobrevivir en Luxor”.

Además Serapis es el único de los 49 serafines que trabajaron como constructores de la forma en la creación de este planeta. Y también fue quien supervisó la construcción de Shambala. »

Y todo esto es falso porque:

A)   Serapis no escribió ese libro.
B)   Los serafines pertenecen a un reino superior al reino humano y por consiguiente Serapis no puede ser un serafín. Y tampoco “tiene a su mando legiones de serafines” como he leído en otras partes.
C)  Además Serapis es el más joven de los Chohanes, por lo que Shambala ya estaba construida cuando Serapis se volvió un Maestro.

_ _ _

Y ahí le paro para no extender demasiado el capítulo, pero pienso que son suficientes ejemplos para mostrarles cómo cada vez se van añadiendo más y más inventos. Y también me permite ilustrarles por qué NO les aconsejo estudiar las enseñanzas de “los maestros ascendidos”.

Porque estas son una mezcolanza con unas pocas verdades y muchas falsedades que solo confunden a los estudiantes.




LAS CANALIZACIONES

Hay muchas personas que pretenden canalizar mensajes de Serapis. Pero cuando se analiza su contenido, se da uno cuenta que en realidad esas personas los inventaron y se lo atribuyeron falsamente a Serapis para darle más prestigio a los mensajes que ellos mismos crearon.




LOS LIBROS ATRIBUIDOS A SERAPIS

Y también hay varios individuos que han publicado libros atribuyéndole la autoría a Serapis. Como por ejemplo:

  • Manual para la Ascensión” supuestamente enviado telepáticamente por Serapis a Tony Stubbs. 
  • Actas sobre la Ascensión” supuestamente escrito por Serapis con la colaboración de Mark Prophet. 
  • Luz desde Luxor” en donde se transcriben las supuestas charlas que tuvo Serapis con un grupo privado de chelas a través de Geraldine Innocente (otra charlatana). 
  • Y hasta el Diario de Serapis publicado por la editorial Serapis Bey…!!!

Sin embargo cuando se analiza el contenido de esos libros, se da uno cuenta que NO fueron escritos por una mente superior, sino que fueron escritos por simples humanos que estudiaron un poco de esoterismo y que incorporaron en sus escritos los inventos que les he mencionado anteriormente. Por lo tanto esos libros son espurios.




Observación: otra persona que también le inventó sus reencarnaciones a Serapis fue la escritora Helena Roerich, pero al menos ella fue más astuta que los Prophet ya que dijo que Serapis en sus vidas pasadas fue:

- El segundo rey de Roma Numa Pompilio (753–673 AC)
- Luego el famoso pensador chino Confucio (550-478 AC)
- Luego en el filoso griego Platón (428-328 AC)
- Y luego el político y filosofo romano Séneca (4 AC- 65 DC)

(Esto se encuentra en “Las Cartas para América”, volumen IV (1923-1952). - T. 4. - Moscú: Sfera, 1999)

Vemos que los personajes que puso son más consistentes. Sin embargo, tampoco hay ese desarrollo espiritual y esotérico que se requiere para volverse un Maestro y la investigación que he llevado me ha demostrado que en realidad la señora Roerich también fue una embustera.