Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

REENCARNACIÓN vs SOBREPOBLACIÓN



Uno de los principales argumentos que esgriman los detractores de la reencarnación: es el crecimiento demográfico.  Arguyendo que no puede existir la reencarnación debido a que cada vez hay más personas.

Aquí les doy dos ejemplos:

« Si la reencarnación existe y una misma alma regresa a la Tierra varias veces. ¿Cómo se explica entonces la sobrepoblación?  ¿No se supone que si las mismas almas reencarnan una y otra vez, no debería haber sobrepoblación? »

« Según la creencia en la reencarnación, no existen almas nuevas, sino que las mismas almas han existido desde miles de años atrás y únicamente cambian de cuerpo. Entonces, de ser así tampoco se incrementaría el numero de cuerpos; pero tan solo en el año 1900, la población mundial era de “sólo” 1’650 millones de habitantes, lo cual nos dice que existían en ese entonces 1’650 almas. Pues bien, ¿de dónde salieron las otras 5’500 millones almas más para llenar los 7’150 millones de personas que habitamos hoy en día en el planeta? »

Aunque en apariencia tiene sentido sus argumentos, lamento decirles a quienes piensan así que su reflexión es incongruente. Y lo es porque:

¡NO tienen nada que ver una cosa con la otra!

Para que me comprendan, es como si les dijera que:

-        “Porque como cada vez hay menos fieles que van a la iglesia, eso significa por lo tanto que la población está disminuyendo.”

¿Verdad que aunque parezca tener sentido, es incoherente?

Pues bien, lo mismo sucede con su reflexión. E incluso, utilizando su propio razonamiento que nos están exponiendo, podría concluir lo opuesto de lo que quieren afirmar y declarar que al contrario, la reencarnación efectivamente SÍ existe, porque:

-        “Como cada vez nacen más almas y que las anteriores continúan reencarnando, eso produce la sobrepoblación.”

¿Ven cómo se puede manipular el crecimiento demográfico, para querer convencer o refutar la reencarnación?

Y esto se debe porque son dos asuntos completamente diferentes.

Háganse esta pregunta:

¿Y si las almas se alternan para descender a la Tierra?

O sea que no todas reencarnan al mismo tiempo, y por lo tanto a veces hay más y a veces hay menos almas viviendo en la Tierra, mientras que las otras están residiendo en un mundo invisible para nosotros. Ese mundo donde van las almas humanas después de morir.

Eso derrumbaría completamente su tesis de que la sobrepoblación impide la reencarnación.

Imaginemos una sala de cine en una gran ciudad: a veces está llena y a veces está vacía. Pero eso no tiene nada que ver con la población que tenga esa gran ciudad, sino con el interés que tengan las personas de ir a ver la película que se está proyectando en ese momento.


Pues bien lo mismo sucede con la Tierra: a veces está vacía y a veces está llena. Pero eso NO tiene nada que ver con el número de almas que Dios creó, sino con las posibilidades de evolución que ofrece la Tierra en ese momento para dichas almas.

Por otra parte, la lógica misma nos dice que si hay muchas más almas de las que pueda contener el planeta, tiene mucho sentido entonces que se alternen.

Retomando nuestro ejemplo del cine. La sala tiene un cupo limitado, por lo tanto: un día irán unos y otro día irán otros.

Y es justamente lo que dice el esoterismo que sucede en la Tierra. Así, el Maestro Pastor menciona que hay muchas más almas residiendo del “Otro lado” que viviendo en el plano físico. (Conversación del 04-10-85)

Lo cual tiene mucha lógica, ya que los Mahatmas (quienes son los seres que considero más conocedores sobre el asunto) afirman que en promedio, los humanos tardan 1’500 años para volver a reencarnar.

Eso quiere decir que en general, los que nos encontramos actualmente en la Tierra, vamos a volver a regresar hasta por el año 3’500 D.C.

¿Y mientras tanto quién va a habitar el planeta?

Pues bien, esas otras almas que actualmente se encuentran justamente del “Otro lado” (en el Cielo, Devachan, el mundo invisible, los planos sutiles de existencia, llámenlo como quieran).

Los Maestros (hasta donde yo sé) no han querido darnos el número total de almas que creó Dios y que están actualmente evolucionando como humanos en la Tierra, pero si precisaron que es una cantidad descomunal.

Y si queremos hacernos una idea, podemos tratar de investigarlo.

Estuve buscando en internet,

¿Cuántos niños nacen en promedio por minuto en el mundo?

Y me salieron los siguientes resultados:

148, 180, 236, 240, 249, 250, 254, 300 y 340

Como podemos ver, el promedio de los “expertos” es de 245 nuevos niños por cada minuto.

Eso nos da 129 millones de nuevas personas en un año.

Y 193 mil millones de nuevas personas en mil quinientos años…!!!

¡Lo que implicaría que pudiera haber 27 veces más almas esperando su turno para reencarnar, que las que hay actualmente en la Tierra!

Obviamente este es un cálculo muy simplista y por lo tanto les pido que sólo lo consideren como una hipótesis, cuyo propósito es mostrarles a qué punto hay mucho más almas humanas viviendo en el mundo invisible que en el mundo visible, porque incluso considerando las perspectivas más negativas:

Imaginemos que sólo fuera la decima parte de ese promedio, o sea 24 niños por minuto. Lo que cualquier estadista les diría que es una mega hecatombe, ya que con esa tasa, la humanidad se reduciría muy drásticamente. Pues bien, aún así los humanos viviendo en el mundo sutil, serían casi tres veces más que los humanos viviendo en el mundo físico, y por lo tanto habría espacio para que la humanidad se incrementara aún más.

Así que su historia de repudiar el concepto de la reencarnación porque estamos aumentando demográficamente NO tiene sustento.


Ahora bien, ya sé que me van a decir:

   -  Oye Cid, pero si somos tantos, entonces:

¿Por qué en el pasado la Tierra estuvo tan despoblada?

Deben de saber que el conocimiento que actualmente tienen los antropólogos del pasado es muy incompleto, y no es su culpa. Simplemente los rastros de las civilizaciones antediluvianas han completamente desaparecido de la superficie de la Tierra.

Sin embargo, los Maestros (quienes tienen altamente desarrolladas sus facultades ocultas) pueden estudiar esas épocas remotas (entre otros métodos a través de los Archivos Akashicos). Y es así que su mensajera Blavatsky en una conversación que tuvo al tratar sobre el tema, dijo lo siguiente:

« Blavatsky: Ustedes no saben absolutamente nada acerca de lo que era la población en esas épocas antiguas. Y lo que yo he aprendido de los Maestros, es que la población encarnada era dos veces más grande de lo que es ahora.

(Blavatsky dijo eso en 1889, cuando la población era de cerca de 1’650 millones, por lo tanto, deducimos que quiso decir que había unos 3’300 millones de habitantes durante la época antediluviana. Que si bien es apenas menos de la mitad de lo que hay hoy en día, es muchísimo más de lo que suponen los antropólogos con su estimación de que había de uno a diez millones de humanos.)

Keightley: Y añadiría que en todas partes en los tiempos de la Atlántida había el doble de población de la que tiene China ahora.

Blavatsky: ¡No el doble, sino mucho más!  En esas épocas no había un solo rincón en el globo que no estuviese poblado. Además, los Maestros dicen que en esa época los continentes eran más grandes. Miren el que iba de la India hasta Australia. Era un continente sin interrupción, y ahora todo es mares y mares.

Keightley: A lo que quiero llegar es a esto: la población de la Tierra en ese entonces era mucho mayor de lo que es ahora [1889]. Por consiguiente un gran número de almas que se encontraban encarnadas durante el periodo atlántico, aun se encuentran en el “Cielo”. »
(Los Comentarios de la Doctrina Secreta, reunión del 18 de abril de 1889.)

Ya sé que a algunos les parecerá muy fantasioso lo que dijeron Blavatsky y Bertram Keightley (quien fue uno de sus principales discípulos y colaboradores). En lo personal, yo les doy un voto de confianza porque después de haberlo minuciosamente investigado y analizado, he llegado a la convicción de que los Mahatmas son auténticos grandes Maestros y que Blavatsky fue genuinamente su mensajera y discípula.

Pero aunque no tuviera esa convicción, aun así lo consideraría muy factible ya que tiene mucha lógica. Verán, la Teosofía explica que el propósito de la evolución en los seres humanos es de desarrollar plenamente cada uno de los siete principios que los constituyen:


Para que así se vuelvan seres divinos (suban al lado del Señor como lo hizo Jesús, si prefieren usar los términos cristianos).


Y como este desarrollo requiere de mucho tiempo y la duración de nuestra estancia en la Tierra es corta. De ahí la necesidad de reencarnar una y otra vez hasta terminar el recorrido.

Es por eso que el Mahatma Kuthumi dice:

« Y esta cansada sucesión de reencarnaciones (alternando vidas físicas con vidas sutiles) el alma la debe recorrer hasta el final de su evolución cósmica, a menos que en el ínterin logre vencer los apegos del Ego, luego se vuelva un gran Adepto y quede así liberado por una Ronda o dos, habiendo aprendido cómo interrumpir los círculos viciosos y pasar periódicamente dentro del Paranirvana. » (CM25,p196)

Ahora bien, en cada gran periodo de evolución, se desarrolla y perfecciona más particularmente uno de esos siete principios. Es así que en nuestra época actual se está desarrollando y perfeccionando más particularmente el mental. Mientras que en la época atlante se desarrolló y perfeccionó más particularmente el astral. Por lo tanto es muy lógico considerar que así como actualmente hay muchas almas encarnadas en la Tierra para que desarrollen su mental. Pues también hubo muchas almas encarnadas durante la época atlante para que desarrollaran su cuerpo astral. Lo que por cierto, fue uno de los factores que condujo a su destrucción.




Ya sé que me van a cuestionar ahora:

-        Okey Cid, me suena muy lógico lo que dices, pero si se reencarna uno cada 1’500 años, entonces:

¿Por qué la población disminuyó tan drásticamente en el inter entre la época atlántica y la actual?

(Je, je, apuesto que es lo que iban a preguntar aquellos que se mantienen escépticos. Y me encantan que sean desconfiados, siempre y cuando también mantengan una mente abierta, ya que de ese equilibrio entre desconfianza y abertura, es lo que los va a llevar hacia el discernimiento y evitar caer tanto en el fanatismo, como en la credulidad. Pero regresemos al asunto.)

El número que dieron los Maestros es un promedio que se da cuando las condiciones son normales. Pero es sólo una estadística y como toda estadística, hay factores que pueden influenciarla enormemente. Para darles un ejemplo: la tasa global de fecundidad es de 2,4. Sin embargo, en los lugares donde hay guerra, esa tasa cae drásticamente. Y no creo que sea necesario explicarles la razón.

Pues bien, lo mismo sucede con la “tasa de reencarnación”. Existen acontecimientos que influyen mucho sobre el tiempo que se requiere para volver a reencarnar. Y a continuación les voy a dar dos que fueron preponderantes en el pasado:


EL GRAN DILUVIO


No olviden que hubo una gran catástrofe que decimó a una gran parte de la población que vivía en esa época. Y de la cual se menciona en muchas religiones:

Todos los cristianos, judíos y musulmanes conocen la historia de Noé que es narrada tanto en el Antiguo Testamento como en el Corán y que se sospecha fuertemente que esta historia fue adoptada de los antiguos textos mesopotámicos.

Lo que tal vez no sepan algunos, es que historias parecidas las encontramos también en otras antiguas culturas:

-        en la mitología griega,
-        en las tablillas sumerias,
-        en las escrituras védicas de la India,
-        en tradición del pueblo de la Isla de Pascua,
-        en las tradiciones del pueblo amerindio mapuche,
-        en las mitologías maya, mexica, inca, guaraní y otras,
-        en la nación africana de Chad.

Bueno, prácticamente no hay un rincón en la Tierra en donde las antiguas tradiciones, leyendas y mitologías no mencionen de que hubo en el pasado una gran inundación que devastó a la humanidad. Y si bien, no hay forma de demostrarlo contundentemente, la lógica nos dice que si tantos pueblos diferentes lo mencionan, es posible que se deba porque realmente ocurrió.

Lo que explicaría a su vez la razón de por qué ya no quedan rastros del mundo antiguo desconocido (la época que antecedió al diluvio).

Lo que explicaría también la razón de por qué había tan poca gente en el mundo antiguo conocido por los historiadores (la época que siguió después del diluvio).

Y obviamente, si no había suficientes humanos para engendrar nuevos cuerpos, las almas que se encontraban “Allá arriba” tuvieron que esperar hasta que la población humana se restableciera, para poder volver a descender a la Tierra.

Pero también hay otra razón (y esta es poco conocida) por la que las almas tuvieron que esperar para volver a reencarnar.


RETROCEZO EVOLUTIVO


Cuando leemos la magnificencia a la que llegó la civilización atlante. Es un hecho que después de la catástrofe, la humanidad tuvo un fuerte retroceso evolutivo.

Ahora bien, si han seguido mi explicación, habrán ya deducido que la Tierra es una escuela para que las almas evolucionen. Pero si el entorno no se adecúa, entonces las almas no pueden evolucionar más. Y es así que las almas avanzadas de la época atlante, no pudieron seguir con su desarrollo, hasta que la civilización volvió de nuevo a resurgir.

Esto lo explica el Maestro Pastor:

« Cuando una civilización alcanza su cúspide, tiene un retroceso evolutivo debido a que las almas más avanzadas no quieren más tomar los cuerpos de esa civilización en declive.

Para comprender la razón, tienen que saber que el cuerpo en el que se reencarnan es una mecánica muy compleja, cuyo condicionamiento vibratorio es altamente influenciado por el nivel evolutivo en el que se encuentre el pueblo en donde van a nacer.

En otras palabras: el estado de avance espiritual, moral, institucional, científico, etcétera, del país en donde van a nacer. Todo eso va a condicionar el instrumento llamado “cuerpo” que van a recibir al momento de reencarnar.

Y es por eso que cuando ese instrumento es condicionado por cosas que son retardatarias, regresivas, involutivas; las almas más avanzadas que buscan proseguir con su evolución y que para eso necesitan cuerpos más sofisticados: rehúsan categóricamente reencarnar en esos cuerpos. Ellas les responden a los ángeles encargados de los nacimientos:

« ¡Para nada voy a tomar ese cuerpo retrogrado!  Y no necesito explicarte la razón, tú la sabes muy bien. Porque si reencarno en ese cuerpo, entonces me va a condicionar en un estado social, moral, cultural, que ya ampliamente he rebasado desde hace mucho tiempo. Si me meto en ese cuerpo:

¡Voy a retroceder en mi desarrollo en vez de avanzar! »

(Bueno es un decir que las almas se niegan, ya que dado que el objetivo de todo esto es precisamente de hacer evolucionar a la humanidad, lo que MENOS quiere la Jerarquía que está a cargo de su desarrollo, es justamente que las almas involucionen. [Con lo laborioso que es hacerlas evolucionar]. Es por ello que aun suponiendo que estas almas tuvieran la idea loca de querer reencarnar en esos lugares retrogradas, la Jerarquía no lo permitiría porque eso generaría en ellas una involución. Así que hay que esperar a que las condiciones adecuadas se vuelvan a dar.)

Pero como esos nuevos cuerpos, de todas maneras son engendrados por las parejas de esa civilización en declive. Y como existe una ley en el Universo que dice que todo lo que es preparado debe de recibir la vida, entonces son almas menos avanzadas, las que se reencarnan en esos nuevos cuerpos. Y al estar menos desarrolladas, ¿qué creen que va a pasar con esa civilización?

Pues bien, va a retroceder aún más, creando un círculo vicioso. Y es por eso que las civilizaciones nacen, crecen, alcanzan la plenitud, para luego decaer y al final extinguirse. Para luego volver a renacer en otra parte. » (27-06-85)

Aquí Pastor, estaba refiriéndose a pueblos que en el pasado habían sido grandes civilizaciones, pero que en la actualidad se encuentran muy retrasados. Cómo por ejemplo: la antigua Persia, que fue una civilización muy avanzada en su época, y que actualmente ha decaído en un país sumamente retrograda que es Afganistán, y que es considerado el país más peligroso para las mujeres, ya que ahí las mujeres son tratadas peor que esclavas.

Entonces, imagínense una mujer que alcanzó un gran nivel de desarrollo en el pasado, como por ejemplo lo hizo Sor Juana Inés de la Cruz: poetisa, dramaturga y religiosa. Ni de chiste va querer reencarnar en Afganistán, un país donde los hombres pueden hacerles atrocidades a las mujeres, sólo con acusarlas de infidelidad. Ella lo que necesita es de una sociedad civilizada que le permita evolucionar aún más.


Ahora bien, este rechazo de reencarnar por parte de las almas, también se aplicó después del gran diluvio, pero a una escala mucho mayor, porque ahí la humanidad no sólo retrocedió “algo”, sino que prácticamente regresó a la época de piedra.

Lo que también condicionó los cuerpos a un estado de salvajismo.

Lo que hizo que una gran porción de las almas que ya habían rebasado esa etapa, se rehusaran a volver a reencarnar en los tiempos antiguos post diluvianos en donde volvió a predominar la barbaría. Y la razón es clara, porque todo el desarrollo que ya habían logrado anteriormente (tanto espiritual, cultural, etc.) no lo iban a poder seguir desarrollando e incluso iban a perderlo, debido a que iban a tener que lidiar con las condiciones del salvajismo que imperaban en ese entonces.


Por lo tanto, tuvieron que esperar a que se volvieran a dar las condiciones adecuadas para proseguir con su desarrollo, y mientras tanto, en lo que la civilización regresaba, fueron reencarnando almas más jóvenes que necesitaban pasar todavía por esa etapa primitiva.

Y es que deben de saber que no todas las almas humanas se encuentran en el mismo nivel de desarrollo. Sino que al contrario, hay una gran diversidad:

  • Están los humanos súper avanzados que ya alcanzaron la divinidad (como son Jesús o Buda). Pero son todavía casos sumamente escasos. 
  • Luego aquellos que aunque no han alcanzado todavía plenamente la iluminación, ya están cerca de lograrlo (como son los Maestros).
  • Y así, a medida que van estando menos evolucionados los humanos, van aumentando en cantidad, hasta que llegan a una cúspide que es donde está la mayoría de los humanos actualmente en su desarrollo.
  • Para luego tener una proporción parecida pero en sentido inverso con los retardatarios (que siempre habrá).


Esta espera de los atlantes también lo señala Pastor en otra conversación:

« Ciertas almas no logran compaginarse con cierto ciclo que surge en la Tierra y por lo tanto tienen que esperar para volver a reencarnar. Pero en cuanto un ciclo favorable llega, esas almas (por efecto de ósmosis) son impulsadas en encarnación. Y es así por ejemplo que apenas en este momento han encarnado muchos atlantes en la Tierra.

Seguramente se preguntarán:

¿Pues entonces dónde habían estado ellos todo este tiempo?

Pues bien, estos antiguos atlantes habían estado residiendo todo este tiempo en lo que ustedes llaman el “Cielo”.

Y con esto no quiero decir que TODOS los atlantes apenas volvieron a reencarnar. No. Ya que efectivamente la mayoría de los humanos pertenecieron a la civilización atlante. Esto debido a que la Atlántida duró mucho tiempo y que hubo numerosas encarnaciones durante esa época (lo que corresponde con lo que dijo Blavatsky).

Y si algunos de ustedes son ahora capaces de filosofar, eso significa que ya tienen cierta madurez en su evolución y que por lo tanto seguramente comenzaron su desarrollo mental desde la Atlántida.

(Este seguramente fue un mono atlante…

es broma)


Pero el hecho de que la mayoría de los humanos hayan pasado por el periodo atlante, eso no significa por lo tanto que todos hayan pertenecido a lo que podríamos considerar como la elite de la civilización atlante: las eminencias científicas o artísticas, los grandes pensadores, etc.

Y estas almas más evolucionadas ya no se pueden reencarnar no importa cuando y no importa dónde (y ya vimos el motivo: porque involucionan). Por lo tanto, tuvieron que esperar que una sociedad mentalmente desarrollada para filosofar, innovar, inventar y construir cosas, volviera a surgir.

Así que siempre hay muchas posibilidades de reencarnación para las almas que todavía no están muy desarrolladas. Pero en cambio, las posibilidades se vuelven mucho más limitadas para aquellas almas que se han adelantado en la evolución y que están fuertemente marcadas por la experiencia que tuvieron en la civilización donde vivieron.

Ahora bien, cuando les digo que estas almas más desarrolladas permanecieron todo este tiempo en el Cielo. No vayan por ello a pensar que se encontraron “suspendidas en el universo” hasta que pudieron volver a reencarnar en la Tierra y que por lo tanto se encuentren en desventaja en comparación con las almas más inmaduras, ya que privadas de más experiencias en la Tierra.

Esto no es así.  ¡Al contrario!

Ya que habiendo alcanzado cierto nivel de evolución, estas almas (a diferencia de las más inmaduras) pueden seguir trabajando en el mundo invisible, en ciertos planos sutiles de existencia.

Bueno, de hecho hay dos tipos de situaciones para estas almas:

1)  Por un lado están las almas que tuvieron un gran desarrollo, pero basado en aspectos más bien terrestres y no espirituales.

Esas almas se quedan dormidas y soñando durante su estancia en el Cielo. Reagrupándose entre ellas en grandes esferas (ya que emiten vibraciones similares) y juntas reproducen en sus sueños lo que existía en su país y en su cultura en esa época.


Y es así que si ustedes tienen la capacidad de desdoblarse con facilidad y de traer a su memoria las experiencias que tuvieron durante su desdoblamiento: ¡pueden visitar la Atlántida!  Y para ello simplemente necesitan entrar en la esfera en donde se encuentran todos esos numerosos atlantes y ver a través de sus sueños de qué manera vivían, construían, discutían, filosofaban, pero también de qué manera se hacían bien y mal.

Es en esos lugares, en donde uno puede ir a ver con exactitud cómo era la Atlántida, ya que sus habitantes continúan visualizando lo que ellos hacían. Y es porque no se dan cuenta de que están soñando y por lo tanto no se despiertan. Y al estar soñando, repiten en sus sueños lo que experimentaron.

(Nota: nada más quiero informarles que para poder seriamente desdoblarse, ir a esas esferas o acceder a los registros akashicos, es mucho más difícil de lo que los pseudo-guías pretenden y prácticamente se necesita ya ser un verdadero Adepto. Así que la gran mayoría de los que pretendan poder hacer eso y que les cobren para enseñarles, lo más seguro es que son charlatanes. Por consiguiente sean desconfiados y NO se dejen embaucar.)

2)  Esto que les acabo de mencionar sucede para las almas que sólo tuvieron un desarrollo terrestre, pero hay algunas almas que también se desarrollaron de manera espiritual y por lo tanto, cuando se encuentran del “Otro lado” son capaces de percatarse que están soñando y de despertar, o al menos de superar algunas capas del sueño.

Estos seres pueden permanecer despiertos durante su estancia en el Cielo y pueden (si así lo desean) colaborar con la Jerarquía de Seres de Luz que guía el desarrollo de la humanidad. E incluso pueden descender y colaborar con los humanos que se encuentran en la Tierra. Pueden trabajar con ellos como canales de Luz, sanadores, inspirarlos, guiarlos, protegerlos, e incluso comunicarse con ellos. Todo eso es posible desde el momento que la sintonía entre los dos pueda crearse.

Entonces, ¡hay mil maneras de vivir, no solamente en la Tierra, sino también en el Cielo! »  (08-06-90)


Ese hecho de que las almas no desarrolladas espiritualmente permanezcan dormidas durante su estancia en el Cielo, también lo mencionan los Mahatmas. Y aunque para algunos les parecerá muy aburrido, les diré que también les va mucho mejor a las almas avanzadas que se quedan soñando, que a las almas inmaduras (que también sueñan) pero que descienden más rápido a la Tierra.

Y la razón es porque es mucho más agradable tener dulces sueños para luego reencarnar en una sociedad más o menos civilizada, que despertar para tener que lidiar con la brutalidad de los pueblos sanguinarios. Así que si no quieren sufrir en las próximas reencarnaciones, vale mucho la pena que busquen desarrollarse en esta.



¿Por qué hay una explosión demográfica actualmente?


Ahí, no he encontrado respuestas dadas directamente por los Maestros, pero a partir de lo que he estudiado y usando la lógica, yo sospecho que se debe por lo siguiente:

Tanto Pastor como el libro La Respuesta del Ángel mencionan que estamos llegando a un cambio de ciclo en la evolución de la humanidad, y Pastor añade que se está efectuando una iniciación en masa. Por lo que deduzco que actualmente la Jerarquía está empujando a que reencarnen en grandes cantidades las almas en la Tierra (a pesar de los destrozos que hacen) para que experimenten la iniciación que requieren para que puedan así seguir desarrollándose en el siguiente ciclo evolutivo.

Para darles una analogía: es como la Universidad. En la Universidad se te da mucha libertad para asistir o no asistir, y muchos estudiantes se saltan las clases, pero eso sí, el día de los exámenes, la Universidad está llena.

¿Por qué?

Porque los estudiantes saben que es importantísimo presentarse a los exámenes, porque de lo contrario no van a poder seguir estudiando en el siguiente ciclo.

Sospecho que con la humanidad sucede algo parecido. Y que esa ha de ser la razón oculta de la sobrepoblación actual. Y de ser el caso, entonces me inclino por un escenario entre el bajista y el mediano de los que propone la ONU sobre las expectativas futuras de la población mundial. Todo depende de cuantas almas más falta por iniciar para esta nueva era.


Para quienes se molestan con esta situación de sobrepoblación, y yo fui uno de ellos, ya que antes me decía:

-        ¡Pero no es posible Dios que nos dejes reproducirnos como conejos!  ¿Que no comprendes que nos estás llevando al colapso con tanta gente?  ¡Qué no te das cuenta que el 90% de los problemas que achacan a la Tierra se resolverían si hubiera menos humanos!

Ahora, con mayor conocimiento, comprendo que la Jerarquía divina sí está muy consciente de las consecuencias. Pero también que es una NECESIDAD hacer pasar a un nivel superior a todo este mundo. E incluso pienso ahora que la sobrepoblación no es el verdadero problema, sino la sobreexplotación rapaz que hacen los hombres con el planeta. Y si los humanos buscaran la sustentabilidad, entonces aunque fuéramos el doble en la Tierra, podríamos vivir en harmonía.



CONCLUSION

Aquí me enfoqué en ese cuestionamiento que seguido me hacen sobre la reencarnación y el crecimiento de la población.

En otro capítulo voy a explicarles cuales son las razones que me convencieron que lo más seguro es que la reencarnación SÍ es algo real. Y también explicarles las razones de por qué la iglesia católica repudió la reencarnación y lo inconsistente que son esas razones.

Esto se los explicaré a través de la lógica y de lo que he estudiado.

Y para aquellos católicos intransigentes que les moleste mi manera de proceder y me objeten que si bien mis explicaciones suenan lógicas, no por ello puedo decir que son verdaderas, ya que no las puedo demostrar.

Les responderé:
  • Primero: que su historia de una sola vida y luego infierno o cielo por la eternidad, tampoco se puede demostrar y sin embargo creen ciegamente en ella. 
  • Segundo: que yo nunca he afirmado fehacientemente que esto sea la VERDAD. Y la razón es porque como simple ser humano, la Verdad es algo que me rebaza. PERO eso no me impide poder analizar las diferentes enseñanzas que hablan sobre ella (filosóficas, esotéricas, científicas, religiosas). Y por medio de la reflexión y la lógica deducir cuales pueden acercarse más a la Verdad. Y ahí me disculparan si los ofendo, pero la explicación católica es entre las menos coherentes, ya que: 
  • Tercero: cuando se analiza una enseñanza que no se puede demostrar, la consistencia es la principal medida para evaluar que tan verídica puede ser. Y mientras que las explicaciones dadas por los Maestros tienen mucha, pero mucha consistencia. La explicación dada por el clero católico es sumamente incongruente.

Y si no están de acuerdo con gusto expongan sus razones. Pero les pido que lo hagan con argumentos serios. No nada más vengan a decirme que soy “el enviado de Satán” porque ya no estoy de humor para aguantar esos fanatismos y no publicaré comentarios así.

Dejen de ser manipulados por esos hombres ambiciosos que quieren mantener sometido al pueblo y tomen directamente en sus manos la espiritualidad y las enseñanzas de Jesús.

¿O acaso creen que lo que sucede en oriente no pasa también aquí?


Allá muy pérfidos y aquí muy angelitos…


Por favor NO sean tan ingenuos.


LA JERARQUÍA DIVINA



Pregunta:
¿Dónde se sitúa nuestra evolución con respecto a la Jerarquía divina y cómo un ser humano común puede concebir una comunicación con ella?

Esta es una pregunta un poco difícil de contestar, y con esto no quiero decir que el tema genere una respuesta demasiado complicada, porque de hecho la respuesta es posible e incluso en unas pocas palabras. Pero la comprensión de la respuesta es la que requiere tiempo para ser alcanzada.

Con esto quiero decir que, como justamente lo acabas de mencionar, se trata efectivamente de una jerarquía. Pero por jerarquía, no me refiero únicamente a una estructura escalonada, en donde los miembros que la conforman, se encuentran subordinados entre ellos por quienes están más arriba.

No, ya que la jerarquía se trata principalmente en el desarrollo de la consciencia que han adquirido dichos miembros.

Lo que implica que aunque les explicara su labor. Ustedes no podrían ni concebir, ni entender, a aquel que dirige una Jerarquía divina, o a aquel que se encuentra a la cabeza de la Jerarquía terrestre. Porque no se trata solamente de comprender su función, sino que se trata principalmente de comprender su estado de conciencia, ya que es justamente de su estado de conciencia que va a depender su función.

O sea que no es porque ese ser haya adquirido tal número de iniciaciones y haya acumulado tal cantidad de experiencia a través de sus reencarnaciones, que por lo tanto ya va a ser capaz de ocupar ese puesto en la Jerarquía divina y cumplir una función con relación a la evolución terrestre.

No, no es así que las cosas se pasan. Cierto, todas esas iniciaciones y todas esas experiencias cuentan, y cuentan mucho. Estoy de acuerdo, por algo se desciende a la Tierra. Pero lo que prima ante todo, es el estado de conciencia que haya adquirido ese ser.


Es por eso que cuando se quiere explicar a los humanos, lo que es la Jerarquía divina, inevitablemente sólo se les puede mostrar los aspectos superficiales de la Jerarquía, porque cuando se les quiere explicar la naturaleza de alguien que se encuentra en la Jerarquía, no se puede describir la verdadera naturaleza del estado de conciencia de ese ser, por medio de las palabras. Para que el individuo realmente pueda captar verdaderamente la naturaleza de ese ser, se necesita que pueda encontrarse con ese ser, que pueda por así decirlo: serrarle la mano.

Y esto es lo que les es propuesto a los discípulos ya avanzados, en ciertas épocas de la luna. El de poder encontrarse con aquel que pertenece a la Jerarquía, para que justamente durante esas reuniones se establezca una alianza entre ellos.


Lo que se propone en estas reuniones es una especie de entrada en amistad entre estos seres y los discípulos. Lo que al mismo tiempo genera un mayor conocimiento y comprensión para los discípulos, porque tan pronto como se llega a conocer a uno de estos seres (incluso el más pequeño de ellos) automáticamente se adquiere una comprensión mucho más profunda de la Creación y del Cosmos, porque tan pronto como tenemos contacto con un tal ser, instantáneamente el individuo es elevado en su conciencia. Y es que no se puede encontrar a estos seres, más que elevándose al nivel de conciencia en el que ellos se encuentran, y ya que es un nivel por encima del suyo, inmancablemente ustedes obtienen algún tipo de iluminación.


Así que hablarles sobre los seres que conforman la Jerarquía divina, es a la vez muy fácil y muy difícil. Es fácil si les hablo acerca de las funciones que empeñan esos seres, aunque para ustedes dichas funciones no tendrán mucho significado, ya que la descripción que les dé, no exprimirá verdaderamente la naturaleza de esos seres que componen la Jerarquía. Y es muy difícil si quiero explicarles el estado de conciencia que tienen esos seres, porque un estado de conciencia NO se puede explicar con palabras. Para comprenderlo, hay que vivirlo, hay que sentirlo.

(Es un poco como tratar de explicar a alguien que nunca lo ha vivido, lo que es estar profundamente enamorado. Le puedes decir a la persona que todo te parece maravilloso, que ves la vida de color rosa, que te sientes burbujeando en un mar de felicidad. Pero a pesar de todas las descripciones que hagas, la persona no va a realmente comprender lo que le quieres expresar, hasta que ella misma lo haya experimentado.)


¿Por qué la Jerarquía busca desarrollar más ahora las relaciones entre ella y los humanos?

Porque justamente la Jerarquía (aquella que ustedes llaman planetaria) quiere en este momento desarrollar la integración de la humanidad a lo que ella es realmente, debido a que hoy en día, los hombres la nombran seguido dándole todo tipo de definiciones tergiversadas. Y es que en realidad no existe de Jerarquía planetaria como tal.

¿Por qué?

Porque simplemente no son los Maestros quienes dan las órdenes. En realidad, aquellos que ustedes llaman “los Maestros” o sea sus hermanos más avanzados. Ellos obedecen a una conciencia más elevada. Entonces cuando hablan de Jerarquía planetaria es a la vez cierto y falso. Es cierto porque los Maestros están organizados en forma jerárquica, pero también es falso, porque no son ellos quienes elaboran los planes y deciden qué camino seguir. Ellos son sólo los agentes “de Dios” que tratan de ejecutar los planes que reciben de lo mejor que les permita sus capacidades, y también de lo mejor que ustedes les ofrezcan como medios de acción en la Tierra.

(Porque mucho depende de la disposición de los humanos. Por ejemplo, los Maestros pueden elaborar un nuevo mundo magnifico, lleno de armonía y bienestar para todos, pero si la humanidad no participa para que se manifieste ese nuevo mundo en el planeta. Pues bien, ese nuevo mundo no aparecerá, sin importar todos los esfuerzos que desplieguen los Maestros.

Es como si ustedes quisieran llevar la civilización a un pueblo bárbaro. Podrían construir una magnifica universidad y preparar a profesores muy calificados, pero si los jóvenes de ese pueblo no quieren estudiar y prefieren seguir matándose entre ellos. El pueblo seguirá siendo salvaje. Del mismo modo aquí, los Maestros no pueden forzar a los humanos a volverse seres elevados.)

En realidad, es la jerarquía llamada solar, la que es la verdadera Jerarquía, no hay otra, aunque si se refieren a sus filiales planetarias, como jerarquías, tampoco hay error, ya que también están estructuraras como jerarquías. Pero es la Jerarquía solar, la que verdaderamente dirige, ya que ella es la fuente de todas las directivas, de todos los planes, así como de las inspiraciones, de las mutaciones y también de los rayos de la creación.

¿Por qué es la Jerarquía solar la que dirige a todos?

Simplemente porque es en el sol, donde se encuentra el SER Superior en su estado más puro. Al estado justamente más espiritual y más cósmico. (Ser que se le conoce en el esoterismo como la manifestación del Logos solar). Siendo ÉL mismo una efusión de quien podríamos nombrar como el SER SUPREMO (El Dios Universal).


Entonces la verdadera Jerarquía es la que se sitúa a nivel solar, porque ella es la verdadera fuente de órdenes, proyectos y energía.

Luego, para cada planeta, hay una especie de filial dónde se distribuye los planes a efectuar y seres evolucionados trabajan para realizarlos. Y estas son las que constituyen las Jerarquías planetarias.


Pero el asunto no se detiene allí. A su vez, las Jerarquías planetarias distribuyen la energía y el plan, a jerarquías que están en la Tierra y que están constituidas por Maestro encarnados, por seres iluminados, por guías y por personas de buena voluntad.

Entonces USTEDES también son la Jerarquía.

¿Comprendes ahora?

No hay solamente un ser “arriba” que dirige para intentar de elevar a todo este vasto grupo de almas que son la humanidad. Sino que en realidad se trata de toda una sucesión escalonada.

Entonces, naturalmente, aquellos que se encuentran en la parte más baja (al final de la cadena) aquellos que son el objeto de todo este encuadramiento (o sea los humanos). Pueden sentirse los peones de toda esta estructura y que son simples marionetas dirigidas por todo este mundo. Pero en realidad ESTO NO ES ASÍ.

La razón es porque los humanos también son solares. Se los aseguro. En realidad esos pequeños hombres, así como los ven de profanos, ateos, materialistas e incluso viciosos. Todos ellos son tan solares como aquellos seres divinos que se encuentran en el sol.

¿Por qué?

Porque justamente esa es su naturaleza. De acuerdo con el principio mismo que los habita, ellos también son seres divinos.

(En otra conversación, Pastor explicó que todas las almas nacen del sol y posteriormente son adoptadas por un planeta para hacerse cargo de su evolución.)


Así que vemos que el Universo funciona de manera jerárquica desde el principio hasta el final. Pero aunque todo está estructurado, no deben de imaginar que la Creación sea algo rígido en donde las diferentes humanidades que hay en el Universo, estén dirigidas de manera administrativa:

-        con un Dios que da las órdenes,
-        un arcángel Miguel que las aplica a nivel solar y se las transmite a
-        un ángel para que vaya a llevarlas a un planeta. Para que en el caso de la Tierra,
-        el Mahâ-Chohan las reciba y las aplique a nivel planetario, y también se las transmita a
-        la gran Logia de Maestros, para que ellos a su vez apliquen esas órdenes en el mundo…

Y aunque el asunto es algo parecido, en realidad esto no sucede así.

¿Por qué?

Porque el propósito mismo del Universo no es de ser así
(“una burocracia cósmica”)

El propósito del Universo es simplemente de Ser, o sea de expandirse y prosperar, disfrutando de la vida.

Como una rosa...

Es qué una rosa va a considerar el hecho que el jardinero tuvo que cavar la tierra, plantar el rosal, revisarlo cada mañana, vigilar que no hiciera demasiado frío o demasiado calor, y que recibiera cada semana suficiente agua, etc.

¿Va a considerar todo eso la rosa para saber a qué momento debe de abrirse y liberar su fragancia en el jardín?

No

La rosa está en el jardín y los rayos del sol la nutren, y luego, una mañana, ella se abre, y es todo lo que conoce la rosa.

Y con el Universo pasa igual.

Ahora bien, es cierto que al lado están los jardineros [la Jerarquía divina]. Pero esos jardineros NO son una estructura rígida. Y es así que desde mañana puede ya no haber la necesidad de los Maestros, puede ya no haber la necesidad de todos esos dirigentes.

¿Por qué?

Porque si desde mañana, la humanidad decide abrirse como esa rosa, para no vivir más que con el sol espiritual (o sea con el Ser solar), entonces los Maestros ya no se requerirán, debido a que ya no serán necesarios. Y es que la Jerarquía existe, mientras que los humanos necesiten ser guiados para ser sacados de la ignorancia y de la oscuridad en la que se encuentran.

(Así por ejemplo, el sistema judicial es necesario, mientras que los humanos sean violentos. Pero si mañana los humanos deciden volverse fraternales, entonces ya no habrá más necesidad de policías y de prisiones.)

Esa actitud jerárquica es la estructura que la humanidad obliga a sus hermanos mayores a tomar, ya que es la humanidad la que engendra una jerarquía, ya que es la humanidad la que engendra a los Maestros, porque es la humanidad la que engendra la violencia y la respuesta del Karma.

Con esto quiero decir que la humanidad por su comportamiento y por la ley de causa y efecto, envía energías que llegan hasta el corazón de los Maestros. Y estos hermanos que son humanos más evolucionados y que ya se encuentran del otro lado (en el mundo divino) cuando reciben esta vibración se dicen:

¡Hay que hacer algo!

Y ese algo que hacen, va a ser la respuesta en correspondencia con las vibraciones que la humanidad emite.

Por lo tanto, sus hermanos más avanzados son “sus Maestros” porque ustedes se comportan como niños egoístas e ignorantes. Pero si desde mañana comienzan a emitir vibraciones completamente diferentes, comienzan a emitir vibraciones positivas y fraternales. Entonces ya no habrá más de jerarquía. Simplemente, lo que habrá será sus amigos celestes.

(Bueno, siempre va a existir una estructura jerárquica para poder transmitir la energía, así como la directiva general del plan cósmico, pero esta jerarquía ya no tendrá que ser apremiante como lo es actualmente, sino simplemente cooperativa.

Para darle un ejemplo ilustrativo, imaginen que una empresa internacional quiere abrir una sucursal en un país todavía poco desarrollado, donde predomina el abuso, la mentira y la corrupción.

Al principio, el equipo de gestores que van a enviar a ese país, van a tener que comportarse de manera muy severa y restrictiva con los trabajadores de esa nueva sucursal, para mantener el orden, porque de lo contrario sus trabajadores locales terminarían por saquear todo el lugar. Pero una vez que esos trabajadores hayan desarrollado la responsabilidad y la integridad, entonces ya no se requerirá de toda esa severidad.

Simplemente la casa matriz les informará del proyecto general que hay que cumplir, dándoles la libertad para que al interior de ese gran proyecto general, ellos puedan actuar como prefieran, sabiendo que lo harán de manera responsable.)

Por lo tanto, si desde mañana la humanidad se vuelve responsable, entonces Jesús ya no será más un Maestro a quien hay que obedecer. Jesús será simplemente vuestro hermano a quien podrán invitar a su mesa. Y él vendrá. Podrá hacerse de nuevo visible, comer de vuestro pan, beber de vuestra agua y hablar con ustedes como un amigo que viene a visitarlos.


Pero mientras que ustedes no hayan todavía lo suficientemente madurado y se hayan vuelto lo suficientemente responsables. Entonces Jesús, como su Hermano mayor, tiene que venir a dirigirlos, y aquí menciono a Jesús, pero puedo hablar de igual modo de todos los otros Maestros.

Comprendan que es vuestro infantilismo el que crea los términos. No son los padres espirituales quienes se crean ellos mismos, porque ese no es el principio mismo de la vida en el Universo.

Bueno, volviendo a la pregunta,

¿Comprendes ahora por qué el tema de la Jerarquía es tan vasto?

Porque hablar de la Jerarquía, eso implica también hablar acerca del por qué de la jerarquía. Y hablar del por qué de la jerarquía, eso implica también hablar de la evolución misma de la humanidad.

(Pastor, 27-06-85)

(La continuación la puse en: la Jerarquía planetaria terrestre)

(Observación: este es un ejemplo de esos detalles que les menciono que me hacen considerar que Pastor SÍ es un verdadero gran Adepto, porque mientras que los escritores pseudo-esotéricos, cuando hablan de la Jerarquía se ponen a dar muchas descripciones sobre ella [que sospecho que en gran medida son inventos de ellos]. Pastor, no da esas descripciones, pero en cambio da una visión diferente: en varios aspectos novedosa y aún así con mucha consistencia.)



LA JERARQUÍA VISTA POR LOS ÁNGELES


En el libro la Respuesta del Ángel, los ángeles hablan también de la Jerarquía refiriéndose así:

« Dios a creado para cada uno: un Maestro [un Guía superior] que lo conduzca. Siete Flamas-Espíritus los guían.
ÉL da el Nombre.
El Nombre no es un adorno vano, ni tampoco es dado al azar.
EL NOMBRE ES ETERNO, EL NOMBRE ES PARCELA DIVINA.

Yo [el ángel] también formo parte de los Siete.
Arriba de mí también brilla un Maestro que me conduce.
Las siete flamas estructuran todo organismo, y arriba de cada siete, hay siempre un vértice: un Maestro que conduce.
¿Pero de qué serviría un Maestro aislado?
Así que nuevo siete, nuevo círculo y nueva corona.
De esa manera cada flama conoce reino y servicio. »
(Dialogo 85, extracto)


Seguido las explicaciones que dan los ángeles son enigmáticas y difíciles de entender (y esta es una de ellas). Así como yo lo comprendí: la estructura de la Jerarquía es septenaria: siete seres están bajo la guía de un ser más elevado, el cual forma parte de otro grupo de siete seres que a su vez está bajo la guía de un ser más elevado y así sucesivamente.

Y también de manera inversa: cada ser tiene bajo su dirección a siete seres, los cuales a su vez cada uno tiene bajo su dirección a otros siete seres, etc.

(Nota: aquellos que son observadores seguramente me van a preguntar: “Oye Cid, pero si la Jerarquía divina es septenaria, entonces ¿por qué la Jerarquía solar tiene más filiares planetarias?”

Bueno, resulta que hay siete planetas principales que son por así decirlo “los siete chakras principales del sistema solar”, ver: los siete planetas sagrados.

Y sospecho que la estructura oculta del sistema solar también ha de ser septenaria, pero que actualmente vemos sólo una pequeña parte que son los planetas físicos, cuando también existen otros planetas que son actualmente invisibles para nosotros. Y también tengan en cuenta que hay un proceso de formación y no sabemos [desde un aspecto esotérico] si el sistema solar ya ha alcanzado toda su madures.)

Ahora bien, estos agrupamientos septenarios no se hacen no importa cómo. Tienen una especificidad precisa y es que cada miembro pertenece a una de las siete energías principales que rigen la Creación. Siendo su estructura, en más pequeño, un reflejo de lo que sucede en más grande. (ver: los siete rayos)

Esto lo señalaron también los ángeles en otra conversación:

« La fuerza que opera en ustedes hace uno con el Todo:
Las Siete Almas divinas y vuestra alma.
“Aquella que ayuda” [Lili] – es el Dos.
“Aquella que habla” [Hanna] – es el Cuatro.
“Aquel que construye” [Joseph] – es el Cinco.
“Aquella que irradia” – [Gitta] es el Seis.
Y estoy esperando que vengan el Uno, el Tres y el Siete.
Están todavía tardando en llegar, pero ellos vendrán y lo que debe de cumplirse, entonces – será.

(Desafortunadamente, los trágicos eventos [se encontraban en plena Segunda Guerra Mundial] impidieron que esos nuevos compañeros llegaran para completar el círculo en esa ocasión.)

Las siete Almas son siete miembros.
Las siete Almas operan todas, pero UNO es el Eterno.
Los siete nunca jamás van el uno delante del otro, sino en círculo, y no hay más que una cúspide: la punta del cono.
Nadie se encuentra por delante del otro, y así el círculo no se rompe en ninguna parte.


Nosotros [los ángeles] también cantamos en círculo,
y nuestros ojos LO miran.
Cada círculo desemboca en una cima: el cono es la vía.
Nuestro lugar es en círculo.
Nosotros cantamos desde el Tiempo que se encuentra más allá del tiempo, ya que ÉL es el Tiempo que está más allá del tiempo.

¡El Plano que ÉL ha trazado es tan maravilloso!
Es por eso que nuestro canto es tan alegre.
ÉL traza el eterno Plan que pasa a través de nosotros,
PERO NADA PUEDE HACERSE SIN USTEDES. »
(Dialogo 51, extractos)