Estoy atendiendo los comentarios que me hicieron durante mi ausencia,

pero como son muchos (+500) les pido paciencia.

ANÁLISIS DE LA DOCTRINA SECRETA



¿QUÉ CONTIENE LA OBRA LA DOCTRINA SECRETA?

« La obra La Doctrina Secreta es tan sólo un fragmento muy pequeño del conocimiento esotérico conocido por los miembros más elevados de las Hermandades ocultas. Y este compendio contiene sólo tanto como aquello que puede ser recibido por el mundo durante este siglo que viene. »
(Blavatsky, Las Notas Bowen)

« La Doctrina Secreta era la religión universalmente difundida en el mundo antiguo y prehistórico. Pruebas de su difusión, registros auténticos de su historia y una cadena completa de documentos mostrando su carácter y presencia en toda nación, junto con las enseñanzas de sus grandes adeptos, existen hasta nuestros días en criptas secretas de bibliotecas pertenecientes a la Fraternidad Oculta.
. . .
Es vedad que desde entonces los documentos fueron escondidos, pero el conocimiento mismo y su existencia real nunca han sido considerados como un secreto para los Hierofantes del templo [o sea para los iniciados en el ocultismo], para quienes los MISTERIOS siempre han sido una disciplina y un estímulo para la virtud. Esto que les menciono viene desde épocas muy antiguas y el conocimiento esotérico fue repetidamente dado a conocer por los grandes adeptos, desde Pitágoras y Platón hasta los Neoplatónicos. Desafortunadamente la nueva religión de los Nazarenos trajo un cambio para lo peor en la política de los siglos siguientes. [Se refiere a la persecución brutal que efectuó la iglesia católica a partir del siglo cinco después de Cristo sobre todo aquello que consideraba sacrílego.]
. . .
Por consiguiente, no es culpa de los iniciados que esos documentos estén actualmente perdidos para el profano, ni tampoco su política de esconder el conocimiento fue dictada por egoísmo o por algún deseo de monopolizar la vivificante tradición sagrada. Además, ha habido porciones de la Ciencia Secreta que por edades incalculables tuvieron que permanecer escondidas de la mirada profana. Pero esto fue porque impartir a las multitudes sin preparación secretos de tan tremenda importancia, sería equivalente a darle a un niño una vela encendida en un polvorín. »
(Blavatsky, la Doctrina Secreta l, p. xxxiv-xxxv)

Vemos entonces que existe un Conocimiento Arcaico que contiene los grandes secretos de la naturaleza y la creación, que ha existido desde épocas inmemoriales, que es resguardado por los Adeptos y que cuando se dan las condiciones propicias, se difunde algo a la humanidad para ayudarla en su evolución. De ahí el título de la obra:

“La Doctrina Secreta, síntesis de ciencia, religión y filosofía.”

(Este Conocimiento Arcaico lo detallo más en ¿Qué es la Sabiduría Universal?)

En la Antigüedad, esa Sabiduría Ancestral se enseñaba en las escuelas iniciáticas, pero con la persecución que la iglesia católica efectuó contra todo aquello que no fuera su dogma, este conocimiento se tuvo que esconder, manteniéndolo oculto en órdenes secretas, lo que hizo que el mundo lo olvidara por más de 1’500 años, hasta que a finales del siglo XIX, algunos Maestros quisieron hacer el intento de resurgir algo de este conocimiento, como lo señala el Maestro Morya:

« Uno o dos de nosotros esperábamos que el mundo hubiera avanzado a tal punto intelectualmente, si no intuitivamente, que la Doctrina Oculta podría ganar una aceptación intelectual y pudiera darse el impulso para un nuevo ciclo de investigación oculta. Otros, más sabios como se podrá ver ahora, pensaban de modo diferente, pero se dio el consentimiento para hacer la prueba. »
(Carta Mahatma 44, p263)




¿SE PUSO TODO EL CONOCIMIENTO OCULTO EN LA DOCTRINA SECRETA?

En la Introducción, Blavatsky precisa que:

« La Doctrina Secreta no es un tratado o una serie de teorías vagas, sino que contiene todo lo que puede ser dado a conocer al mundo en este siglo.
. . .
Ahora es permitido que vea la luz, después de largos milenios del más profundo silencio y secreto, un bosquejo de unas cuantas verdades fundamentales de la Doctrina Secreta de las edades Arcaicas. Y digo deliberadamente “unas cuantas verdades” porque aquello que debe permanecer sin decirse no podría ser contenido en cien volúmenes como estos, ni tampoco podrían ser impartidas esas verdades a la presente generación de Saduceos [o sea de materialistas].  Pero, aún con lo poco que ahora se pueda dar es mejor que un completo silencio sobre estas verdades vitales. » 
(D.S. I, p. xxxviii y xxii)

Y es que como lo señala el Maestro Kuthumi:

« Nosotros no podemos inundar al mundo con una doctrina que se debe de dar cautelosamente. Todo se explicará y divulgará a su debido tiempo, si tan solo se nos deja que lo hagamos a nuestro modo. » (CM34, p. 245)

La razón es porque el Conocimiento Oculto aporta poder, y si la humanidad no ha evolucionado lo suficientemente para hacerse responsable de ese conocimiento, entonces va a utilizar ese poder para hacer el mal (como por ejemplo ha sucedido con la energía atómica).




OPINIÓN SOBRE LA DOCTRINA SECRETA

Del Maestro Kuthumi


« Esta obra tiene más valor que su predecesora [se refiere a la obra Isis Develada] siendo La Doctrina Secreta un epitome de las verdades ocultas que hará que sea una fuente de información e instrucción para el estudiante serio durante muchos años por venir. »
(Cartas de los Maestros de Sabiduría, Primera serie, No 19, p55)


De Max Heindel


« La Doctrina Secreta es uno de los libros más sobresalientes en el mundo. … Contiene una historia particularmente interesante para el estudiante quien busca desgranar la Sabiduría en la cual, como el apóstol dijo, es como un alimento adecuado solo para el fuerte. Además, detrás de ella [de Blavatsky] se encontraban los verdaderos Maestros, los Guardianes de la Sabiduría Secreta de las eras, quienes le enseñaron todo el gran cúmulo de conocimiento oculto que ella [su discípula y mensajera] transmitió en sus escritos. »
(H.P. Blavatsky y la Doctrina Secreta, Capítulo 1, extractos)


De Geofrrey A. Farthing


« Esta es una obra masiva de gran erudición en cuyo texto se hace referencia a mil cien otras obras. Además, delinea el vasto esquema del conocimiento de la naturaleza y función del Cosmos, el cual si bien también es en gran medida accesible a la humanidad en la extensa literatura mundial sobre el tema. Sin embargo La Doctrina Secreta añade información de gran significado que no había sido divulgada por los Maestros previamente. Y a pesar de la extensión y profundidad de la obra, Blavatsky dice que ella sólo levantó “una esquina del velo”. »
(La Deidad, el Cosmos y el Hombre, bibliografía, p. xi)


Del Dr. Wilhelm Hübbe Schleiden


« Considero que La Doctrina Secreta es un libro de la mayor importancia, porque no tengo la menor duda de que contiene la Doctrina Arcaica, la Sabiduría secreta de todos los sabios y de todas las edades. En ella se dan las claves verdaderas y útiles (convenientes) que pueden resolver los enigmas de la existencia del macrocosmos y del microcosmos. Encuentro, sin embargo, muy deseable, si no es que necesario, que se escriban resúmenes explicativos acerca de ella, a fin de que su contenido pueda encauzarse a un mejor uso por parte de los actuales lectores. »
(Constance Wachtmeister, Reminiscencias de H.P. Blavatsky y la D.S., p. 100)


Del Blog Ageless Wisdom

« Es mi creencia personal de que todos los teósofos y todos aquellos que se consideran a sí mismos estudiantes de la Sabiduría Eterna, tienen la responsabilidad de leer La Doctrina Secreta. Este es el libro fuente de todo pensamiento teosófico.
. . .
Los escritos y enseñanzas de Blavatsky han recibido la aprobación y los elogios de numerosos individuos, incluyendo a: Mahatma Gandhi, D.T. Suzuki, Albert Einstein, el noveno Panchen Lama y el actual Dalai Lama, entre otros.
. . .
Madame Blavatsky hace claro desde el principio que ella solo es el escritor y no el autor. El término “Doctrina Secreta” en sí es simplemente una traducción occidental del término sanskrito “Gupta Vidya” que en el hinduismo significa: Sabiduría Secreta, Conocimiento Secreto, Ciencia Secreta, Ciencia Esotérica, Sabiduría Esotérica o simplemente Doctrina Secreta. Por consiguiente, Gupta Vidya es la enseñanza de la sabiduría secreta de todas las edades, lo que subyace en la esencia esotérica de todas las religiones del mundo y que se remonta hasta los tiempo más antiguos. »
(http://secretdoctrine.wordpress.com/an-invitation-to-the-secret-doctrine)




¿ES DIFÍCIL ESTUDIAR LA DOCTRINA SECRETA?


« Hablando para aquellos que saben y creen que Blavatsky estuvo todo el tiempo en comunicación con los Maestros, puedo decir que durante sus retiros en algún lugar del globo, entre ellos hubo varias serias consultas respecto a lo que debía ir en La Doctrina Secreta y que claramente se dijo que el libro tenía que estar hecho en tal forma, que obligue al estudiante serio a desentrañar muchas de las profundas verdades que, en un libro moderno, serían puestas de manera ordenada y anunciadas especialmente.

(O sea que la información sobre un tema está dispersa en varias partes de la obra, y de ahí que sea muy útil utilizar un índice para estudiar un tema en específico.)

También los Maestros dijeron que esta época, siendo en todo respecto una época de transición, las revelaciones completas no podrían ser dadas y por consiguiente no eran para esta generación. Pero que se tenía que divulgar lo suficiente de la manera descrita, así como de manera clara para hacerla substancialmente una revelación. Por ello, todos los estudiantes serios, harían bien en no pasar descuidadamente sobre las páginas de ninguna parte de la obra. »
 (William Judge, “Acerca de la Doctrina Secreta”)

Es cierto que no es una obra fácil de leer (aunque se exagera su dificultad). Como pueden ver, esto fue hecho intencionalmente para descartar a los simples curiosos y obligar a los verdaderos estudiantes a esforzarse para obtener el Conocimiento Oculto.

El detalle es que cuando se publicó en 1888, no existía prácticamente ninguna obra esotérica que estuviera abiertamente al alcance del público. Pero en la actualidad, con la difusión masiva de mucha literatura llamada “esotérica”, esa dificultad se ha vuelto un obstáculo, ya que la gente, frustrada y desalentada de no comprender la enseñanza, prefiere irse por “cosas más fáciles” que en la gran mayoría de las veces son pseudo-enseñanzas y en realidad corresponden a grandes desviaciones de la verdadera Sabiduría Antigua.

Por lo tanto, antes de querer estudiar profundamente La Doctrina Secreta, les recomiendo primero que adquieran un conocimiento básico de la Teosofía Original. Este lo doy en el blog y también pueden comenzar con estos libros:

-        El Océano de la Teosofía de William Judge.
-        La Deidad, el Cosmos y el Hombre de Geoffrey Farthing,
-        La Clave de la Teosofía de Blavatsky.

Y posteriormente con libros más avanzados. (ver ¿Dónde se puede estudiar la Teosofía Original?)


Libros introductorios para comprender mejor La Doctrina Secreta:
  • En español:
-   Principios, Axiomas y Doctrinas de la Filosofía Esotérica (ver link) 
-   Un Compendio de la Doctrina Secreta (ver link)
  • En inglés:
       (Luego los pongo)




¿CÓMO ESTUDIAR LA DOCTRINA SECRETA?


« Leer La Doctrina Secreta pagina por pagina como uno lee cualquier otro libro, solamente terminará en una confusión (dice Blavatsky). La primera cosa que hay que hacer, aún si esto lleva años, es lograr un cierto dominio de los “Tres Principios Fundamentales” que se dan en el Proemio. Continuar esto con el estudio de la Recapitulación – los artículos numerados en el Volumen I (Parte I). Y luego tomar las Notas Preliminares (Volumen II) y la Conclusión (Volumen II). »
(Las Notas Bowen)

« Es importante que se entienda que La Doctrina Secreta fue escrita siguiendo un enfoque fundamentalmente platónico, más que aristotélico. Por lo tanto, desde el principio se debe tratar de lograr un punto de vista universal. La comprensión de La Doctrina Secreta se dificulta si su estudio se comienza desde “abajo”, es decir desde el punto de vista del individuo, en vez de comenzar desde “arriba”, o sea desde el punto de vista cósmico. Dicho de otra manera, debe de hacerse un esfuerzo por mirar desde arriba, como si ante la visión de nuestra mente se desenvolviera una imagen panorámica. Al empezar el estudio de esta obra no es necesario que nos involucremos demasiado en los detalles. » (Geoffrey Barboka, The Divine Plan, p. vii)

Mi consejo personal es que para los que quieran estudiar más específicamente un tema, les recomiendo que utilicen el índice de La Doctrina Secreta. (On line aquí en inglés)




EDICIONES EN INGLÉS

« El primer volumen de La Doctrina Secreta fue publicado el 20 de octubre de 1888 y en diciembre de ese mismo año, el segundo. Como la primera edición de 500 ejemplares se había agotado antes de su publicación, se efectuó una segunda impresión el año siguiente. Originalmente La Doctrina Secreta fue publicada por:

-        The Theosophical Publishing Co., Londres.
-        William Q. Judge, 117 Nassau Street, New York y
-        The Manager of The Theosophist, Adyar, Madrás, India.
»
(Boris de Zirkoff, Rebirth of the Occult Tradition, p. 58)


En 1893, dos años después del fallecimiento de Blavatsky, Annie Besant publicó una “tercera edición revisada” en donde efectuó ¡entre 30’000 a 40’000 alteraciones a la edición original!  Muchas de ellas son triviales, pero otras son verdaderas mutilaciones del texto original. No satisfecha con semejante ultraje, en 1897, añadió un tercer volumen espurio a la obra. (Todo esto lo detallo en Annie Besant desfiguró la Doctrina Secreta)

Hubo que esperar más de 36 años, para que en 1925, se volviera a publicar una edición facsímile de la edición original de 1888 de La Doctrina Secreta (la cual se compone solo de dos volúmenes).

Sin embargo, tal como fue escrita originalmente, la Doctrina Secreta iba a ser publicada en cuatro volúmenes, pero Blavatsky solo envió los dos primeros volúmenes al impresor. Los dos volúmenes restantes, aunque completos o casi completos, fueron retenidos por ella por las razones claramente indicadas al final de su obra (en la edición original: Vol. II, pag. 798) 
(Ver los volúmenes desaparecidos de la Doctrina Secreta)



EDICIONES EN ESPAÑOL

Hasta donde yo sé, en la actualidad solo existe en español la versión adulterada de La Doctrina Secreta, debido a que todas las publicaciones que se han hecho, provienen de la traducción realizada por varios miembros de la Sociedad Teosófica de España (en 1895 del primer volumen y en 1898 del segundo volumen), pero se basaron en la tercera edición revisada” inglesa hecha por Annie Besant en 1893.

El espurio tercer volumen añadido en 1897 fue traducido al español en 1911 por la misma persona que tradujo Isis Develada, el cual no es fiel al original inglés y se trata más bien de una interpretación parafraseada.

Algo que caracteriza la versión adulterada en español es que está compuesta de seis volúmenes (dividieron en dos los tres volúmenes de la versión adulterada inglesa). Ahora como diría el sabio “es mejor estudiar la versión adulterada que no estudiar nada”.

Los títulos de los seis volúmenes son:

-        Cosmogénesis.
-        Simbolismo Arcaico Universal.
-        Antropogénesis.
-        El Simbolismo Arcaico de las Religiones, del Mundo y de la Ciencia.
-        Ciencia, Religión y Filosofía.
-        Objeto de los Misterios y Práctica de la Filosofía Oculta.




ESTRUCTURA DE LA DOCTRINA SECRETA


Blavatsky menciona que el núcleo fundamental de La Doctrina Secreta está basado en un antiguo pergamino conocido entre los Adeptos como El Libro de Dzyan en un idioma desconocido por los filólogos llamado Senzar. (ver Los libros ocultos de los Maestros)

La estructura de los dos volúmenes originales es semejante, estando cada uno dividido en tres partes:


VOLUMEN I:

-        Prefacio
-        Preliminar
-        Proemio
-        1) Se presentan 7 Estancias de Dzyan y 53 Slokas tratando sobre la Cosmogenésis (la evolución del universo) con comentarios de Blavatsky.
-        2) Evolución del Simbolismo en su Orden Aproximado.
-        3) La Ciencia y la Doctrina Secreta Contrastadas.


VOLUMEN II:

-        1) Se presentan 12 Estancias de Dzyan y 49 Slokas tratando sobre Antropogénesis (la evolución de la humanidad) con comentarios de Blavatsky.
-        2) Simbolismo Arcaico de las Religiones del Mundo.
-        3) La Ciencia y la Doctrina Secreta Contrastadas.
-        Conclusión.




¿POR QUÉ SE ESCRIBIÓ LA DOCTRINA SECRETA?

Como vimos, para difundir parte del Conocimiento Ancestral que durante siglos estuvo ocultado, pero también hay una razón más profunda y es la de poner la base para la enseñanza esotérica futura:

« Parecería lógico que en la enseñanza primero se den pequeñas cosas para atraer la atención de la gente, y ya que el pueblo está concientizado, interesado, dar la cosa principal. Pero en realidad hay que proceder al revés, y dar primero lo que es importante, aunque parezca incomprensible para los hombres, como son las explicaciones esotéricas sobre la Cosmología, la Divinidad o el Universo, y luego proseguir con los detalles. Como fue hecho, en el siglo pasado, por ciertos Maestros que elaboraron La Doctrina Secreta.

¿Por qué es que, en una época en la que todavía era muy difícil hablar de conceptos esotéricos, de repente, un ser se levanta y comienza a explicar desde el punto más alto, hasta el punto más bajo de la Creación?

Porque simplemente, al explicar lo más importante primero, se evita crear redes de energía discordantes y por lo tanto, hay la formación de un egregor que podrá un poco mejor supervisar a la humanidad.

Mientras que si comenzamos a inspirar a la gente hablando un poco de todo, un poco de Dios, un poco de los Maestros, un poco de las energías, un poco de las ondas de fuerza, etc. Como se hace en la actualidad, da lugar a la cacofonía, y en la cacofonía no hay una base de referencia, no hay una dirección de construcción, y eso no es válido. » (Maestro Pastor, 22-10-88)



Ver también:

¿QUIÉN ESCRIBIÓ LA DOCTRINA SECRETA?



Obviamente Blavatsky, por algo aparece su nombre como autor, pero lo que no sabe mucha gente es que no estuvo sola, la ayudó su colaborador más cercano, y los propios Maestros también contribuyeron a escribir la obra.


¿PARTICIPACIÓN DE SUBBA ROW?


Fue un miembro destacado de la Sociedad Teosófica Adyar.

« Era tan profundo el conocimiento de Subba Row acerca de las escrituras antiguas de la India y su comprensión de lo oculto, que fue originalmente seleccionado por los Adeptos para ayudar a H. P. Blavatsky a escribir su obra monumental, la Doctrina Secreta. En ese tiempo, en 1884, había la intención de que esta obra fuese una nueva versión de Isis Develada en la cual Subba Row escribiría la mayor parte de los comentarios y de las explicaciones. »
(Cartas de H. P. Blavastky a A. P. Sinnett, p. 64)

Sin embargo, Subba Row cambió de parecer y de aliado, se volvió enemigo de Blavatsky porque no quería que ella difundiera enseñanzas ocultas a los Occidentales que consideraba reservadas para los brahmanes. (Lo detallo en ¿Es la Doctrina Secreta una verdadera enseñanza oculta o charlatanería?)


PARTICIPACIÓN DE WILLIAM JUDGE


William Judge fue uno de los fundadores de la Sociedad Teosófica, y el más cercano y fiel colaborador de Blavatsky. Después que ella falleció, fue el único dirigente que luchó por preservar la Teosofía Original, y sin su esfuerzo, esta se hubiera perdido. En 1883, su Maestro, el Mahatma Morya, le pidió que fuera a la India. (ver iniciación por el Mahatma Morya de William Judge)

Pero antes de llegar a la India, se detuvo un tiempo en Francia para encontrase con Blavatsky. La razón la explica en una carta que le escribió a la señora Holloway, donde dice: “Los Maestros me han ordenado detenerme aquí [París] y ayudar a la señora [Blavatsky] a escribir la Doctrina Secreta.”

« Fue una época llena de gran trabajo y ocupaciones, muchos personas de todas las clases sociales acudían a visitar a Blavatsky. Entre estos estaba la condesa d´Ademar, la cual de inmediato profesó una gran admiración por Blavatsky. El 13 de mayo de 1884, Blavatsky y Judge fueron invitados por el conde Gastón d'Ademar de Cransac y su esposa, a pasar unos días en su “Chateau Écossais” situado en Enghien, no lejos de París. Bertram Keightley en Londres había expresado su interés de encontrar a Blavatsky, así que también fue invitado por algunos días.


En relación a su estancia ahí, Judge escribió:

Especialmente en Enghien, Blavatsky quería que se revisaran cuidadosamente las páginas de su ejemplar de Isis Develada con el propósito de anotar en los márgenes cuales eran los temas tratados, y para este trabajo ella me proporcionó lo que llamó un bicolor especial azul y rojo. Yo revisé desde el principio hasta el fin los dos volúmenes, e hice las notas requeridas, las cuales ella posteriormente me escribió que le habían sido de gran utilidad.
. . .
Al surgir el tema de los elementales, le pregunté si ella quería dar mucho acerca de esto. Me dijo que quizás daría algo, pero que todo estaba aún por determinase, y que debía esperar ordenes, ya que no era una cosa sencilla e inofensiva. Luego ella me pidió que escribiera todo lo que sabía o pensaba que sabía sobre ese tema, y así ella vería si todo esto sería permitido que saliera a la luz por nuestros críticos invisibles [los Maestros].

Entonces hice un largo capítulo acerca de los Elementales, casi todo escrito por mí, y ella lo fue guardando por algún tiempo. El día en que lo terminé era cálido y agradable, y a mitad de la tarde, de repente ella se puso muy absorta, mientras que al mismo tiempo el aire de la habitación comenzó a enfriarse hasta llegar a una temperatura muy por debajo de la congelación, a juzgar por la sensación, y yo le hice notar ese hecho. No era para nada un cambio de clima, sino que el frío parecía soplar desde Blavatsy, como si ella fuese una puerta abierta desde un enorme frigorífico. Volví a llamarle la atención respecto a esto y dije:

-        “Se siente como si una puerta estuviese abierta en las montañas de los Himalayas y que el aire frío estuviese soplando en esta habitación.”

A esto ella contestó: “Quizás sea así”, y se sonrió.

Hacía tanto frío que tuve que protegerme a mí mismo con un tapete que tomé del piso.

Alrededor de tres días después ella anunció que mi pequeño e inadecuado capítulo sobre los Elementales había sido de tal naturaleza que se decidió que ella no debería dar tanto de este tema en la Doctrina Secreta, si es que algo, y mi escrito fue destruido o quizás se quedaron con él. Ciertamente no está en ninguna parte de los volúmenes publicados. »
(Constance Wachtmeister, Reminiscencias, p. 102-104)

Por cierto, William Judge también le ayudó a Blavatsky con su primera obra, como lo precisa en otra carta a la señora Holloway:

« Mi destino está mezclado con Isis Develada. Yo le ayude con ésta, y tal como ella me recordó ayer, yo sugerí el uso de la palabra “elemental” para hacer la distinción clara entre estos y los “elementarios”. Como ella dijo: “esta es tu palabra Judge”. Esto muestra que ella no es ingrata, como muchos otros que no están dispuestos a conceder lo que le deben a otros. ... Pues bien aquí me tienes, no sé por cuanto tiempo, ya sea largo o corto, y debo hacer sugerencias y escribir acerca de la obra. Así que ve mi destino, de nuevo ligado con la segunda obra después de Isis. »
(The Word , Vol.15, Abril 1912, p. 18-19)


PARTICIPACIÓN DE LOS MAESTROS



En una carta al coronel Olcott, el Mahatma Kuthumi le dice:

« También he percibido tus pensamientos acerca de la Doctrina Secreta. Te puedo asegurar que lo que ella [Blavastky] no haya anotado de obras científicas u otras, nosotros se lo hemos dado o sugerido. Cada falta o noción errónea corregida y explicada por ella de las obras de otros teósofos, fueron hechas por mí o bajo mi instrucción. »
(Cartas Maestros de Sabiduría, Primera Serie, Carta No. 19, p. 55)


Testimonio de la Condesa Wachtmeister


Quien fue una de sus alumnas más fieles, cuidó a Blavatsky en Würzburg (Alemania) y Ostende (Bélgica) de 1885 a 1887 cuando estaba escribiendo la Doctrina Secreta. Sobre los acontecimientos durante ese periodo cuenta que:

« Hubo un suceso que me impresionó muy fuertemente, dándome la convicción de que Blavatsky era cuidada y vigilada por guardianes invisibles. Estos se repitieron continuamente durante un largo período. Desde la primera noche que pasé en su habitación, hasta la víspera de nuestra partida de Wurzburg. Escuchaba regulares series intermitentes de golpes en la mesa junto a su cama. Estos comenzaban cada noche a las diez horas, y continuaban a intervalos de diez minutos, hasta las seis de la mañana. Eran golpes fuertes y claros, como yo nunca había escuchado antes.
. . .
Sin importar que Blavatsky estuviera despierta o dormida, ese fenómeno seguía produciéndose con una exactitud sorprendente. Cuando le pedí una explicación de esos golpes, Blavatsky me respondió que eran un efecto del “telégrafo psíquico” que la mantenía a ella en comunicación con los Maestros, y que sus chelas podrían vigilar su cuerpo mientras su astral estaba fuera. »
(Constance Wachtmeister, Reminiscencias, p. 33-35)


Testimonio del Dr. Wilhelm Hübbe-Schleiden


El Dr. Wilhelm Hübbe-Schleiden fue un brillante intelectual en jurisprudencia y política. Estaba también muy interesado en los temas ocultos y llegó a ser uno de los principales fundadores, y el primer Presidente de la Sociedad Teosófica Germania. Cuando Blavatsky residió en Alemania escribiendo la Doctrina Secreta, el Dr. Hübbe aprovechó para irla a visitar varias veces. En una carta narra que:

« Cuando la visité en octubre de 1885, ella apenas había comenzado a escribir y en enero de 1886 ya había terminado cerca de doce capítulos. . . ella escribía su manuscrito casi todo el día, desde temprano en la mañana hasta la tarde y aún hasta la noche, a menos de que tuviese invitados. También la vi escribiendo frases como si las estuviese copiando de algo enfrente de ella, de donde sin embargo, no vi nada.

No le presté mucha atención a la manera en que trabajaba desde el punto de vista de un cazador de fenómenos, y no los controlé por tal motivo, pero sé que vi una gran cantidad de la bien conocida escritura azul de K.H. [Maestro Kuthumi] como correcciones y anotaciones en su manuscritos, así como en libros que reposaban ocasionalmente sobre su escritorio. Y esto lo noté principalmente en las mañanas antes de que ella comenzara su trabajo. Yo dormía en el sofá de su estudio después de que ella se retiraba a dormir, y el sofá estaba sólo a pocos pies de su escritorio.

Recuerdo muy bien mi asombro una mañana, cuando al levantarme, encontré una gran cantidad de páginas en tamaño doble oficio cubiertas con esa escritura de lápiz azul reposando sobre su propio manuscrito en su lugar, sobre su escritorio.

¿Cómo llegaron esas páginas allí?

No lo sé, pero no las vi antes de que me acostara y ninguna persona estuvo de manera corporal en la habitación durante la noche, ya que yo soy de sueño ligero.

Debo decir sin embargo que el punto de vista que adopté entonces era el mismo que ahora sostengo. Nunca he juzgado ni juzgaré el valor o el origen de cualquier producción mental por la manera o medio por el que fue producida. Y por esa razón retuve mi opinión entonces pensando y diciendo: “esperaré hasta que la Doctrina Secreta esté terminada y entonces podré leerla tranquilamente; ésta será para mí la prueba, la única que pueda servir.”

Esta es tal vez la razón de por qué, en la noche cuando me despedí por última vez de Blavatsky [en enero de 1886] me fueron dados los dos certificados. ... Al menos, así los encontré en mi copia del Reporte de la S.P.R. de Hodgson, después de que ya la había dejado. »
(Constance Wachtmeister, Reminiscences of H. P. Blavatsky and The Secret Doctrine, Theosophical Publishing Society, Londres, 1893, p. 112-113)


LOS CERTIFICADOS DE LOS MAESTROS SOBRE LA TRIPLE AUTORÍA DE LA DOCTRINA SECRETA


Reproducción de uno de los sobres chinos en los cuales los Mahatmas K.H. y M. precipitaron sus cartas.

El primer certificado está escrito en lápiz azul con la caligrafía del Maestro Kuthumi, y dice lo siguiente:

« Me pregunto si esta nota mía vale la pena de ocupar un lugar selecto entre los documentos reproducidos y a cuál de las peculiaridades del estilo de escritura ‘Blavatskyano’ se encontrará que parece más.

El presente es simplemente para satisfacer al Dr. “mientras más pruebas se den lo menos se creerá”Que siga mi consejo y que no haga públicos estos documentos.  Es para su propia satisfacción que él aquí firmemente está feliz de asegurarle que la Doctrina Secreta cuando esté lista, será la triple producción de M., Upâsikâ y el más humilde servidor del doctor.
K.H.
S.E.C. »
(Cartas Maestros de Sabiduría, Segunda Serie, Carta No. 69, p. 126)


Facsímil de los Certificados (detalle)

El segundo certificado está escrito en lápiz rojo con la caligrafía del Maestro Morya, y dice lo siguiente:

« Si esto puede ser de algún uso o ayuda para el Dr. Hübbe-Schleiden – aunque lo dudo – yo el abajo firmemente humilde Fakir [Morya], certifica que la Doctrina Secreta le es dictada a Upâsikâ [Blavatsky] en parte por mí mismo y en parte por mi hermano K.H. [Kuthumi] »
(Cartas Maestros de Sabiduría, Segunda Serie, Carta No. 70, p. 127)



WILLIAM JUDGE TAMBIÉN RECIBE LOS CERTIFICADOS


« En el tiempo en el que el Dr. Hübbe Schleiden recibiera los dos ‘Certificados’, Blavatsky le envió a William Judge, copias de estos, los cuales eran re-precipitaciones.

Alrededor de un año después, habiendo surgido algunas dudas en las mentes de algunos individuos [sobre la autenticidad de la Doctrina Secreta] los Maestros enviaron a William Judge un mensaje precipitado con el siguiente texto:

“El certificado que se dio el año pasado diciendo que la Doctrina Secreta sería, cuando esté terminada, la triple producción de Upâsikâ, de M. y de yo mismo fue y es correcto, aunque algunos han dudado no sólo los hechos que se dan en él sino también la autenticidad del mensaje en el cual éste estaba contenido. Copia esto y también conserva la copia del mencionado certificado.

Encontrarás que ambos te serán de utilidad el día en que, sin que tú lo pidas, ocurrirá que recibas el original de las manos de la misma persona a la que le fue dado el certificado, con el propósito de permitirte copiarlo, y entonces tu podrás verificar la exactitud de la copia que ahora se te envía. Y podrás entonces muy bien indicarles a aquellos que deseen saber, qué partes de la Doctrina Secreta han sido copiadas por la pluma de Upâsikâ en sus páginas, aunque sin comillas, de mi propio manuscrito y quizás del de M. aunque éste último es más difícil debido a la rareza de su escritura conocida y por la más grande ignorancia de su estilo. Todo esto y más se verá que es necesario a medida que pase el tiempo pero para lo cual tú estás bien capacitado para esperar. K.H.”

Abajo del mensaje del Mahatma Kuthumi escrito con su distintivo lápiz azul, el Mahatma Morya agregó con su característico lápiz rojo, lo siguiente:

“El Dr. [Hübbe] continuará en su mismo camino trillado por muchos años. Prosigue y no temas nada. Estoy junto a ti cuando menos lo esperas. No, este no es mi estilo personal (este último está en un lenguaje que no podrías leer) sí correcto, toda la época transita—no se dan detalles circunstanciales.
M. “

Además de estos dos mensajes, hubo una copia de los ‘Certificados’ originales precipitados en lápiz negro y al final, la siguiente frase:

-        “Omitiendo las Firmas podría ser usado en el libro. M.”

Y escrito en lápiz rojo sin firma:

-        Un esfuerzo por defender al maestro no puede fallar.”

La profecía del Maestro Kuthumi se cumplió. Estando Judge aún en Londres el Dr. Hübbe Schleiden le mostró los certificados que él había recibido en Würzburg en enero de 1886 respecto a la autoría de la Doctrina Secreta. De acuerdo al diario del señor Judge, en una anotación que él hizo en Londres el 21 de julio de 1892. »
(Boris de Zirkoff, Rebirth of the Occult Tradition, p. 17-19. Ver también: ‘Autoría de la Doctrina Secreta’, W. Judge en Echoes of the Orient, compilado por Dara Eklund, Point Loma Publications lnc., San Diego, Calif., 1975, Vol. l, p. 321)



CONCLUSIÓN

Vemos que la Doctrina Secreta fue un proyecto de los Maestros, usando a sus discípulos como intermediarios. Esto se puede fácilmente deducir leyendo las Cartas Mahatma en donde el Mahatma Kuthumi le dice a Sinnett: “la Doctrina Secreta explicará muchas cosas y pondrá en orden a más de un estudiante perplejo. … Deja a la Doctrina Secreta la tarea de vindicarte.” (CM63, p357)

La última frase, se refiere a vindicar los primeros libros que publicó Sinnett, en base a la enseñanza que había recibido de los Mahatmas, y que fueron considerados como “inventos” por sus detractores.


Nota: Curiosamente al final fue al revés. Fueron las Cartas Mahatma las que vindicaron a la Doctrina Secreta, ya que permitieron mostrar que la enseñanza transmitida directamente por los Maestros a través de sus cartas es la misma que se encuentra en la Doctrina Secreta, mientras que las “enseñanzas” dadas por tantos movimientos pseudo-esotéricos que después surgieron son antagónicas, mostrando su falsedad.


Ver también: