Por falta de tiempo a veces me tardo mucho en responder a los comentarios

por lo que les pido paciencia y me disculpo si llega a ser su caso.

VSEVOLOD SERGEYEVICH SOLOVYOV




Vsevolod Sergeyevich Solovyov o “Solovieff” (1849-1903) fue un novelista ruso. Hijo del famoso historiador Sergéi Solovyov y hermano del filósofo Vladímir Solovyov.

Solovyov conoció a Blavatsky en 1884 cuando ella estuvo en Paris, y sobre ese evento la hermana de Blavatsky, Vera Zhelikhovsky, nos narra que:

« Yo pasé seis semanas en la primavera de 1884 en París con mi hermana. Ella siempre estaba muy rodeada. Sin mencionar a muchas personas de América, Inglaterra y Alemania que habían expresamente venido de tan lejos para verla y hablarle de sus asuntos teosóficos. Y también había una multitud de parisinos interesados en sus enseñanzas, y particularmente en los fenómenos que diariamente tenían lugar a su alrededor.

Y entre los que asiduamente nos visitaban en el departamento ubicado en Rue Notre Dame-des-Champs 46, había algunas personas eminentes. Me acuerdo haber visto allí a muchos sabios, doctores en medicina y científicos, y también a magnetizadores y clarividentes, como también a algunas damas más ó menos versadas en literatura y en las ciencias abstractas, y además muchos compatriotas nuestros de ambos sexos.

Entre todas estas personas cuyos nombre recuerdo están: C. Flammarion, Leymarie, de Baissac, Richet, Evette el hipnotizador y quien fue discípulo y amigo del Barón Dupotet y el señor Vsevolod Solovyov, el escritor ruso, y quien fue uno de sus visitantes más asiduos, y que en ese tiempo manifestaba una gran adhesión hacia la causa teosófica y admiración hacia Madame Blavatsky. »
(Un Esbozo Biográfico de HPB)


Vsevolod Solovyov mantuvo una correspondencia epistolar con Vera Zhelikhovsky, y efectivamente en ese tiempo él mostraba un gran aprecio y admiración hacia Blavatsky.

Por ejemplo, en una carta datada del 7 de julio de 1884, él le escribió:

« He leído la segunda parte de su obra Isis Desvelada y ahora estoy completamente convencido de que es un verdadero prodigio. »
(Ibid.)

Y en otra carta fechada del 21 de noviembre de 1885, él le escribió:

« Cuando su vida llegué a su fin [de Blavatsky], la cual estoy convencido que sólo se mantiene sostenida por algún poder mágico, lloraré toda mi vida por esta desafortunada y extraordinaria mujer. »
(Ibid.)

_ _ _

En agosto de 1884, Solovyov fue a visitar a Blavatsky quien se encontraba en ese momento en la ciudad alemana de Elberfeld, y ahí él tuvo un encuentro con el Maestro Morya.

(Y la narración que dio sobre ese encuentro la puede leer aquí.)

Y al año siguiente volvió a visitar a Blavatsky, pero esta vez a Wurzburgo, y en esa ocasión se le materializó una carta del Maestro Kuthumi.

(Y la narración que dio sobre ese otro evento la puede leer aquí.)

Y es muy probable que los Maestros Kuthumi y Morya se hayan acercado a Vsevolod Solovyov porque veían un gran potencial en él, pero desafortunadamente Solovyov también tenía un lado oscuro, y este lado oscuro era el hecho de que él trabajaba como espía para el servicio secreto de la Rusia Imperial (el Okhrana).

Y es así que Solovyov le propuso a Blavatsky que utilizara sus poderes psíquicos para espiar por Rusia, a lo cual Blavatsky se rehusó causando la furia de Solovyov como ella misma se lo mencionó al Sr. Sinnett en una carta que le escribió:

« Solovyov está loco, o bien actúa así por haberse comprometido por la oferta de espionaje que me hizo, y ahora está temeroso de que yo hable y lo comprometa en San Petersburgo. ... Solovyov no me perdonará por haber rechazado su propuesta. »
(Museo Británico, Adicional MSS. 45287, LXXX; Cartas, p.193)

Y en otra carta que Blavatsky le escribió a su hermana Vera, ella le dice:

« Es evidente que Solovyov está muy colérico contra mí porque no consiguió lo que él esperaba de mí. »
(Pravda o Yelene Petrovne Blavatsky, de Vera Zhelihovsky)


Y efectivamente, Solovyov no se lo perdonó y a partir de 1886 él se alejó de Blavatsky y del Movimiento Teosófico.

Ahora bien,

¿Por qué Solovyov estaba tan temeroso de que Blavatsky hablara y lo comprometiera en San Petersburgo?

Yo veo dos muy buenas razones:

1)   En aquella época el espionaje no tenía el glamur que tiene ahora, sino que al contrario era muy mal visto y particularmente por la aristocracia rusa, la cual consideraba el espionaje como una actividad de gente repulsiva. Y si bien Solovyov no era aristócrata, él estaba muy relacionado con la aristocracia.

2)   Y también se sospechaba que Solovyov tenía una amante en Paris, lo que no creo que se supiese es que ella era la propia hermana menor de su esposa…

Y esto último lo dio posteriormente a conocer Nadya de Fadyev (la tía de Blavatsky) y fue mencionado por Joseph Howard Tyson en su libro “Madame Blavatsky Revisited”.

Y por lo tanto podemos considerar que cuando Blavatsky murió en 1891, Solovyov temeroso que entre los documentos que ella dejó surgiera algo de su escabroso pasado en Paris, decidió protegerse.

Y para hacerlo, en 1892 Solovyov escribió una serie de artículos para la revista Russky Vyestnik, que al año siguiente se publicaron como un libro titulado “Una Moderna Sacerdotisa de Isis”, en donde Solovyov difama a Blavatsky haciéndola pasar por una mujer sin escrúpulos, una charlatana y una espía rusa. Para que de esta manera cualquier acusación que pudiera salir contra él por parte de ella sería desacreditada.



Molesta que Blavatsky no pudiera defenderse, su hermana Vera Zhelihovsky escribió el libro titulado “Una Moderna Sacerdotisa de la Verdad” (1893) en donde daba argumentos en contra de las difamaciones de Solovyov.

Y a petición de la Sociedad de la Investigación Psíquica de Londres, Walter Leaf realizó una traducción al inglés del libro de Solovyov titulado: “A Modern Priestess of Isis” (1895). Pero en cambio el libro de Vera no les interesó traducirlo…

Posteriormente varios investigadores han desenmascarado las calumnias que inventó Solovyov, siendo el trabajo más importante, la serie de artículos que escribió Beatrice Hastings, y los cuales fueron impresos en el Canadian Theosophist a principios del siglo veinte. Y estos posteriormente se recopilaron y se reimprimieron en un libro titulado: “El Fraude de Solovyov [Solovyov ‘s fraud] (1943) publicado por la Sociedad Teosófica de Edmonton.

Y otro trabajo que también hay que remarcar es el que efectuó Sylvia Cranston quien en la biografía que escribió sobre Blavatsky “La Extraordinaria Vida e Influencia de Helena Blavatsky” (1993) ella dedica todo un capítulo a denunciar la larga lista de contradicciones en la que cae Solovyov con los hechos históricos. (Y este es el capítulo 2 de la sección 6, titulado “El Yago de la Teosofía”).

Y también está el artículo que escribió William Judge y que publicó en su revista “The Path” de julio de 1895.

Y también esta el análisis que efectuó la Fundación Blavatsky y que publicó en su revista “Noticias de la Logia” de octubre-diciembre de 2004.

Bueno, hasta el propio traductor no estuvo conforme ya que Walter Leaf en el prefacio de su traducción escribió:

« Las cartas de Blavatsky que puso Solovyov no están completas y se ve claramente que las partes publicadas fueron seleccionadas por una persona hostil con el propósito de dañar a su autora [madame Blavatsky]. . . . Y hasta donde puedo apreciar, hay una verdadera inconsistencia en la narrativa del Sr. Solovyov, lo que implica que él no tiene la actitud mental correcta en que se encontraba luego de las conversaciones de Wurzburgo y confieso que no estoy satisfecho con las explicaciones que da. »


*  *  *
Pero a pesar de todas esas pruebas, varios detractores de Blavatsky (como lo son René Guénon o Peter Washington) han considerado el libro de Solovyov como una fuente de información fiable y se han apoyado en él para respaldar sus ataques en contra Blavatsky, demostrando con ello la poca seriedad en su investigación.




MABEL COLLINS AUTORA DE 'LUZ EN EL SENDERO'




Novelista inglesa (1851-1927). Se casó en 1871 con el Dr. Kenningale Robert Cook, un escritor y poeta del cual se separó posteriormente. En 1884 se afilió a la Sociedad Teosófica.


Gran amiga de Blavatsky

Cuando Blavatsky regresó a Londres en 1887, inicialmente residió en casa de Mabel, ahí formó la Logia Blavatsky de Londres e inició la revista Lucifer (ver historia). Mabel trabajó como coeditora (de sep-1887 a oct-1888).

Al formarse la Sección Esotérica en 1888, Blavarsky en un principio se rehusó a aceptar a Mabel, pero ella se lo imploró. Fue puesta a probación y en poco tiempo fracasó. De acuerdo a testimonios Mabel no tenía las aptitudes y el compromiso para ser teósofa.


Se vuelve enemiga

En 1889 Mabel experimentó un cambio de actitud cayendo bajo la influencia del Profesor Elliot Coues cuyas ambiciones personales lo llevaron a ser expulsado de la Sociedad Teosófica.
Se coordinaron para acusarla. Mabel inició un juicio en contra de Blavatsky por difamación, sin embargo, cuando el caso fue llevado a juicio en julio, el abogado de Blavatsky le mostró al abogado de Mabel una carta escrita por esta última, después de lo cual el abogado de Mabel pidió que se anulara la demanda. (ver The Path, v5, ago-1890, p154)

Posteriormente se interesó a la antroposofía de Rudolf Steiners.


Obra
 
Mabel Collins escribió más de 40 novelas. Las más importantes con temática mística son:

- El Idilio del Loto Blanco (1884)
- Luz en el Sendero (1885)
- Cuando el Sol se Mueve hacia el Norte (1886)
- A Través de los Portales de Oro (1887)

A parecer las dos primeras las escribió bajo la guía del Adepto griego Hilarión.
 
Luz en el Sendero

Es su obra más famosa y está compuesta por 42 reglas. Hay cierta polémica respecto a la Regla 20 de la Primera Sección:

“Busca [el camino] sumergiéndote en las misteriosas y gloriosas profundidades de tu propio ser. Búscalo probando toda experiencia, utilizando los sentidos a fin de comprender el crecimiento y el significado de la individualidad y la belleza y oscuridad de aquellos otros fragmentos divinos que luchan a tu lado y forman la raza a la que perteneces. . .”

Blavatsky advirtió que podía ser mal interpretada: “en la que el veneno Oculto y la íntima relación que tiene con la Magia Negra Tântrika nunca habían sido sospechados por los admiradores inocentes y sinceros de éste por lo demás, invaluable pequeño libro, solamente habiendo sido dictado el núcleo principal por un verdadero Adepto, y el resto añadido a partir de la conciencia interior de Mabel Collins. . .”
(Carta de HPB a J.R. Bridge, por 1889. The Theosophical Forum, Point Loma, v22, sep-1944, p419)

ELLIOT COUES - ENEMIGO DE BLAVATSKY




Fue un afamado erudito estadounidense (1842-1899) que al no poder lograr sus objetivos de control dentro de la Sociedad Teosófica se volvió su enemigo.

Algunos detractores de la teosofía han utilizado el prestigio de Coues como un argumento para validad sus difamaciones contra Blavatsky, pero el hecho que haya sido un gran científico no impide que su actitud haya sido vergonzosa en otros aspectos, como veremos:

De joven trabajó como médico-cirujano en el ejército, luego se interesó en la zoología, cuyos trabajos tuvieron una gran influencia en ella, particularmente en la ornitología. Siendo curioso de todo, también se interesó en el psiquismo, lo que lo condujo a la teosofía. Formo en Washington la ‘Sociedad Teosófica Gnóstica’ y con el tiempo se volvió director de la ‘Junta de control Americana de la Sociedad Teosófica’, desde la cual ejercía un poder autocrático.


Su anhelo de poder frustrado lo vuelven enemigo

Para mejorar la administración en América, en 1886 el Consejo directivo de la Sociedad Teosófica en Adyar disolvió la ‘Junta de control Americana’ y la reemplazó por la ‘Sección Americana’, siendo William Judge electo su Secretario General. Coues trató sin éxito ocupar ese cargo. Le escribió a Blavatsky que usara su influencia para que el fuese electo presidente a lo cual ella se rehusó. Molesto en 1889, con el apoyo de la revista espiritista Light de Londres, Coues envió una carta al Religio-Philosophical Journal conteniendo ataques de la escritora Mabel Collins en contra de Blavatsky. Esto condujo a que fuera expulsado de la Sociedad Teosófica y que su logia perdiera su carta patente.

Coues se vengó haciendo que se publicara en uno de los periódicos de mayor circulación en esa época: el New York Sun, un voluminoso artículo titulado “Historia de un fraude” (20-jul-1890)  donde acusó a Blavatsky de inmoralidad, plagio, fraude y engaño sistemático. William Judge entabló una demanda de difamación en contra de Coues y el periódico.

Es interesante notar que Coues buscando pruebas para su defensa compró las cartas originales que fueron publicadas seis años antes por la Revista del Colegio Cristiano de Madrás (11-sep-1884), en donde Blavatsky aparece como una estafadora fraudulenta y sin conciencia. Sin embargo el hecho que no las presentó, enfatiza su falsificación, ya que al darse cuenta de su carácter burdamente fraudulento, prefirió no usarlas. (lo detallo en misioneros)

Aunque Blavatsky murió en 1891, provocando que oficialmente la demanda se anulara, el New York Sun éticamente continuó con la investigación y al concluir que las acusaciones eran falsas, voluntariamente se retractó y pidió disculpas en un artículo editorial, repudiando la entrevista de Coues (26-sep-1892).

Esto provocó que Coues perdiera su prestigió (al menos en el ámbito esotérico) y su sociedad gnóstica se desbaratara.

FRANZ HARTMANN - FAMOSO ESCRITOR ESOTÉRICO



Celebre escritor esotérico (1838-1912) de origen alemán, ejerció la medicina con gran éxito, pero su espíritu aventurero lo hizo viajar a América donde pasó por muchas aventuras.


Se interesa en el esoterismo

Aunque al principio estuvo opuesto al espiritismo, su curiosidad lo llevó a adentrarse en el mundo de los médiums por veinte años, por lo que se irritó mucho cuando leyó El Mundo Oculto de Sinnett, lo que lo llevó a escribirle a Olcott, este le mandó un ejemplar de la revista The Theosophist que contenía la constitución septenaria del hombre. Fue una revelación para Hartmann. Surgió entre ellos una correspondencia y después Olcott lo invitó para que fuera a colaborar a Adyar.

En su camino pasó por San Francisco donde se enamoró apasionadamente de una mujer, después de una lucha interna, se embarcó llegando a Adyar el 4 de diciembre de 1883.


Correspondencia entre Hartmann y el Maestro Morya

Apenas una semana después de su llegada a Adyar, viendo que otros hacían lo mismo, Hartmann envió una nota a través del Relicario”. Esta decía:

« ¡Venerable Maestro! El que firma le ofrece sus servicios. Desea que por favor examine sus capacidades mentales y si fuese deseable le dé instrucciones adicionales. Respetuosamente suyo. »

Dos semanas después (el 25 de diciembre) recibió la contestación:

« ¡Mis bendiciones! Si tuviésemos que emplear en nuestro servicio a un hombre sin inteligencia, tendríamos que señalarle, como ustedes dicen en el occidente, el capítulo y el versículo, es decir, tendríamos que darle encargos especiales y órdenes definidas; pero una mente como la tuya, con una historia de tanta experiencia, puede encontrar el camino por sí sola, cuando se le da una sugerencia respecto a la dirección que conduce a la meta. Hazte una clara imagen de lo que es un hombre, en qué relación se encuentra esta vida particular respecto a la suma total de sus existencias previas, y que su futuro está completamente dentro de su propio poder, y ya no tendrás duda respecto a lo que debes hacer. . . .

Cometiste un acto de gran imprudencia mientras te encontrabas en San Francisco (aquí el Maestro dio detalles acerca de ese asunto tan privado y delicado que Hartmann no reveló al público).
Yo puse en la cabeza de H. S. Olcott la idea de sugerirte venir aquí. Permanece en Asia. Toma parte en el trabajo de la Sociedad Teosófica. Haz que se conozcan sin reservas los principios de la filosofía que hable más fuerte a tu propio corazón. Ayuda a otros, para que así puedas ser ayudado tu mismo. . . . Vive de acuerdo a los Ideales más elevados de la Humanidad. Piensa y trabaja. En esto se encuentran las condiciones de satisfacción para ti y para otros. . . . M. »

Aunque quedo impactado que alguien supiera algo tan privado, de lo que pasó en otro continente, aún abrigaba ciertas dudas, estas desaparecieron cuando percibió al Mahatma Morya

« Una mañana [5-feb-1884] . . . se me ocurrió preguntarle su opinión respecto a un tema en el que había estado pensando. La Señora Blavatsky me aconsejó hacerle la pregunta mentalmente al propio Maestro, y que con seguridad él mismo la contestaría. Unos minutos después me dijo que sentía su presencia, y que lo veía escribiendo. Debo decir que yo también sentí su influencia y me pareció ver su cara, aunque desde luego esta circunstancia no puede convencer a nadie más que a mi mismo. Justo en ese instante y para mi gran disgusto, entró otra dama [la señora Coulomb] pidiendo unas pinzas que necesitaba para hacer algo; y recordando que yo tenía unas en el cajón de mi escritorio, bajé a mi cuarto por ellas . . . tomé las pinzas y estaba a punto de cerrar el cajón, cuando vi que en el cajón estaba un gran sobre, dirigido a mí en la bien conocida escritura del Maestro y sellado con el sello que lleva sus iníciales en caracteres tibetanos. . . Junto con la carta dentro del sobre venía una foto de la cabeza del Maestro con una dedicatoria para mí en el anverso. Yo sé que en mi cajón no había ninguna carta cuando lo abrí, y que no había nadie visible en mi cuarto en ese momento.

La carta, dando una respuesta detallada a mi pregunta, debió haber sido escrita, sellada y puesta en el cajón en menos de cuatro minutos, mientras que a mí me llevó exactamente cuarenta minutos para copiarla al día siguiente; y finalmente, que ella trataba de un problema muy difícil en una manera tan elaborada y sin embargo concisa, que sólo una inteligencia del orden más elevado pudo haber hecho lo mismo. »
(The Mahâtmas and their Letters, Geoffrey Barborka, TPH, p293)


Bajo la influencia de magos negros

Durante su estancia en Adyar, Hartmann estuvo sujeto a las influencias negativas de los Dugpas que intentaban apoderarse de la sede de Adyar. Al respecto dice:

«…sin embargo, puedo verdaderamente decir que una noche vi a un mago negro en mi cuarto. Él estaba allí en su cuerpo astral, de pie en medio del aire alrededor de dos pies del suelo y estaba haciendo pases magnéticos sobre mí, una clase que nunca había visto antes y que en vez de parecer que comunicaran alguna influencia hacia mí, parecían estar sacando algo de mí. No era de ninguna manera repulsivo, sino que más bien parecía una especie de persona agradable, vestido con una larga túnica colorida. Mientras que yo estudiaba sus facciones vi tres formas vestidas de blanco en mi cuarto, una de las cuales reconocí como la forma astral de un Chela. Algo me dijo, que me levantara y tomara cierto amuleto, que estaba sobre la mesa, y que había recibido del Maestro.

Esto hice y la influencia se fue, pero en ocasiones subsecuentes lo sentí de nuevo; aparecía de repente y sin provocación, y me tentaba para que dijera e hiciera cosas que iban en contra de mi mejor juicio; pero creo que excepto en casos menores e insignificantes siempre fui capaz de vencerlas. »
(Reporte de Observaciones, 1884)


Fiel a la Causa Teosófica

Esta siniestra influencia puede detectarse en varias de sus acciones que provocaron incluso que Blavatsky desconfiara de él. Sin embargo cuando los dos partieron a Europa en 1885, gradualmente la amistad regresó, al grado que se volvió su más grande defensor y difusor de sus enseñanzas en Europa.

Apoyó a William Judge cuando la facción liderada por Annie Besant y Olcott lo acusaron de impostor (ver historia), después lo representó en Alemania cuando la Sociedad Teosófica se escindió en dos (ver historia logias). Sin embargo, inconforme con los cambios que efectuó Catherine Tingley (quien remplazó a Judge a la presidencia cuando este murió) se separó y fundó la Internationale Theosophische Verbrüderung [Fraternidad Teosófica Internacional] (3-sep-1897), más en línea con lo indicado por Blavatsky. En 1899 encontró un valioso amigo y aliado en Hugo Vollrath, juntos publicaron en alemán el Bhagavad-Gîtâ, varias obras de Blavatsky y difundieron la Teosofía en Alemania y Austria.

Paralelamente se interesó en los antiguos escritores y diferentes corrientes esotéricas de Europa.


Obra

Enorme, entre libros, panfletos y artículos, más de 500 obras. Las principales son:
- Magia Blanca y Negra (1886)
- La Vida de Paracelso y la Sustancia de sus Enseñanzas (1887)
- Una Aventura entre los Rosacruces (1887)
- Cosmología o Ciencia Universal (1888)
- La Vida de Jehoshua, el Profeta de Nazaret (1889)
- Los Principios de la Geomancia Astrológica (1889)
- En el Pronaos del Templo de la Sabiduría (1890)
- La Vida y Doctrinas de Jacob Böhme (1891)
- La Ciencia Oculta en la Medicina (1893)

También edito la revista teosófica Lotusblüthen (1893-1900) y Neue Lotusblüthen (1908-1912).

Obra espuria
El libro Verdad y Ficción se le ha atribuido falsamente a Hartmann, varios detalles muestran que no es de él:
  • se contradice todo el texto, por ejemplo en un párrafo exalta la memoria de Blavatsky y en otro la denigra considerándola autora de fraudes. 
  • se ataca a William Judge, cuando como vimos Hartmann lo defendió: “¡No renuncies!” le escribió.
  • tiene muchas inexactitudes que difícilmente pudo haber cometido Hartmann, por ejemplo describe el Cuarto Oculto con datos completamente contradictorios a los que el propio Hartmann publicó en su Reporte de Observaciones.
  • se sospecha que Arthur Weber lo escribió a partir de una carta genuina de Hartmann para hacer creer que Blavatsky fue la autora de las cartas que publicaron los misioneros y que Olcott fue quien mandó construir los hoyos en el muro del “Cuarto Oculto” (lo que demuestro que es falso en misioneros y los coulomb)

Su biografía detallada en este link .

¿QUÉ ES EL RELICARIO DEL CUARTO OCULTO?



Relicario de la Catedral de Valencia


¿Para qué servía el Relicario?

Los Mahatmas tuvieron una abundante correspondencia con sus discípulos (Chelas), miembros de la Sociedad Teosófica, o simplemente simpatizantes. Pero seguido los Maestros se encontraban en lugares inaccesibles, por ello esa correspondencia no se hacía por correo, sino por métodos ocultos que hacían que se desmaterializaran las cartas, para luego materializarse en otro lugar.
(ver Cartas Mahatma)

Esa “teletranportación” implica un gran desgaste de energía para quien la efectúa. Blavatsky fue la que más energía dio.
(ver fenómenos que produjo). 

Blavatsky en una carta a Sinnett le dice:

“Si tuvieses una idea de las dificultades, o del modus operandi, nunca hubieses consentido estar en mi lugar. Y sin embargo, nunca me rehusé a hacerlo. El Relicario se pensó para facilitar la transmisión, ya que ahora acuden muchísimas personas a orar y rogar que se pongan sus cartas adentro. Tal como tú sabes, y lo cual ha sido comprobado por todos excepto por el Sr. Hodgson que encuentra contradicciones; todos recibían sus respuestas sin que yo abandonara la habitación y frecuentemente en lenguas diferentes.”
(CM138)


¿Qué es el Relicario del Cuarto Oculto?

En enero de 1883, se construyó en Adyar un cuarto anexo a la recamara de Blavatsky al que se le llamó el “Cuarto Oculto” y un armario de madera al que se le llamó el “Relicario” el cual fue suspendido del techo de ese cuarto. Al interior del armario fueron colocados unos retratos de los Mahatmas y algunos objetos que Blavatsky había preparado magnéticamente para que sirvieran de conexión con ellos. Por este medio se minimizaba el gasto de energía para “teletransportar” las cartas. El Relicario funcionó hasta febrero de 1884 cuando Blavatsky y Olcott viajaron a Europa.


Testimonios

Testimonio del General de División H.R. Morgan

« En el pasado mes de agosto [de 1883] teniendo la posibilidad de ir a Madras en ausencia del coronel Olcott y la Sra. Blavatsky, visité el Centro de Operaciones de la Sociedad Teosófica para ver la maravillosa pintura del Mahatma K.H. que se conserva allí en el Relicario.
. . .
La señora Coulomb avanzó rápidamente para abrir la doble puerta del armario suspendido del techo, jalándola precipitadamente. Al hacerlo no observó que una bandeja de porcelana se encontraba al borde del relicario apoyada en contra de una de las puertas, por lo que al moverla se desplomó, haciéndose añicos al caer contra el duro piso. Mientras que la señora Coulomb retorcía sus manos y se lamentaba por este desafortunado incidente de un valioso artículo de la Sra. Blavatsky, y mientras que el señor Alexis Coulomb estaba de rodillas recogiendo los trozos, hice la observación de que sería necesario obtener algún cemento de porcelana, y tratar de restaurar los fragmentos. Así que el señor Coulomb fue despachado a obtenerlo. Las piezas rotas se juntaron cuidadosamente y se colocaron en un trozo de tela que fue amarrado y colocado dentro del relicario, cerrando con llave las puertas.
. . .
Cuando apenas habían pasado cinco minutos; abrimos las puertas, encontramos una pequeña nota en el entrepaño del relicario, que al leerla decía:

-        “A la reducida audiencia presente. La señora Coulomb tiene la oportunidad de asegurarse que el diablo no es ni tan negro, ni tan malo como generalmente se le representa; el daño ha sido fácilmente reparado”

¡Al desenvolver el paño de tela, descubrimos que la bandeja de porcelana estaba completa y en perfecto estado; sin que pudiéramos encontrar ni un rastro de rotura en ella!
. . .
La señora Coulomb cree que las muchas cosas de naturaleza maravillosa que ocurren en el Cuartel General se deben a obra del diablo – de aquí la observación juguetona del Mahatma. »
(The Theosophist, v5, suplemento, dic 1883, p31)


Testomonio de T.J. Rajamiengar
 
« En septiembre de 1883 tuve de hecho una oportunidad para examinar de cerca la estructura del Relicario, siendo capaz de determinar si es que había algún truco, tal como ahora se pretende que hubo. … La habitación en donde la señora Blavatsky dormía se encontraba en un salón en la parte superior de la sede en Adyar. Ahí hay una puerta que conduce de este salón a una habitación en donde el Relicario está suspendido del techo, el Relicario (que en realidad es un armario) está junto al muro a cuatro pies de altura sobre el piso

Yo abrí las puertas de este Relicario y encontré en él algunas fotos, un tazón de plata, y unas cuantas cosas más. Yo examiné cuidadosamente cada una de las partes de este Relicario, golpeando con los dedos por todas partes del mueble, y en ningún lado puede encontrar nada que lo hiciera sospechoso.

No satisfecho con esto, examiné el exterior del Relicario: el frente, los lados y la parte superior; todo lo cual resistió mi examen. Por miedo a desordenar las cosas, no moví el Relicario, pero lo que fue más satisfactorio es que examiné la parte posterior del muro sobre el cuál descansaba el Relicario (es decir la pared que estaba dentro del salón en donde dormía la señora Blavatsky) y pude averiguar qué no podía haber la más mínima indicación de sospecha, en lo que respecta a la estructura del Relicario.
. . .
Ahora referiré lo que vi [casi un año después] respecto a la así llamada trampa en el muro. Lo que pude constatar es que esa trampa se encontraba en un estado incompleto de construcción la primera vez que la vi el mes de junio de 1884, varios meses después de que partieran los fundadores. Es una trampa tan estrecha que un muchacho de 10 o 12 años de edad difícilmente podría pasar por ella. Fue construida para hacer creer que las cartas que llegaban fenoménicamente eran arrojadas al Relicario a través de este pasaje, pero cualquiera que vea por sí mismo este pasaje, estará convencido de la imposibilidad de que esto pudiese haberse hecho. »
(The Judge Case, Pelletier, Suplemento, c4, p329) 


Testimonio de Babula

Un testimonio importante respecto a la condición del Relicario y del Cuarto Oculto fue el de Babula, el cual había sido sirviente personal de Blavatsky durante los últimos cinco años. Él llegó al Cuartel General Teosófico en la noche del 20 de septiembre de 1884, y su testimonio dice lo siguiente:

« Cuando me fui [a Europa junto con la señora Blavatsky] todos los muros de los cuartos en la planta alta de este Cuartel General, en Adyar, estaban en buen estado, y ninguno de ellos tenía ningún hoyo o pasadizos de ninguna especie, además, la señora Blavatsky nunca usó ninguna de esas cosas en esos cuartos por ningún propósito, y ni la señora Blavatsky ni la señora Coulomb nunca me pidieron en ningún momento que les ayudara a realizar algún truco. Los hoyos y paneles que ahora se encuentran en los muros de esas habitaciones son completamente nuevos para mí, y fueron construidas después de que dejé la India con la señora Blavatsky. »
(Report of Investigations , p133)


Complot de los Coulomb

Posteriormente, aprovechando la ausencia de los dirigentes y en colusión con los misioneros, intentaron alterar el cuarto oscuro y el Relicario para que pareciera que los fenómenos que habían ocurrido ahí eran un fraude (lo explico en detalle en los coulomb).
Su complot se descubrió antes que lo terminaran y fueron despedidos.


¿Qué pasó con el Relicario?

Judge dice: Yo mismo trasladé el Relicario a un cuarto contiguo, del cual desapareció esa noche” (The So-Called Exposé, p122)



Si se hubieran esperado unos añitos, con el internet se habrían ahorrado un chorro de energía…


(es broma)

COMPLOT DE LOS COULOMB CONTRA BLAVATSKY

 
Cuarteles de Adyar


Blavatsky salva a la pareja Coulomb de la indigencia

En agosto de 1879 la señora Emma Coulomb, que había conocido a Blavatsky en Egipto varios años antes, le dirigió una carta desde Ceilán en donde le pedía ayuda; ya que ella y su marido se encontraban en la indigencia. Los Coulomb llegaron al Cuartel General de la Sociedad Teosófica el 28 de marzo de 1880 (en esa época ubicado en Bombay) para trabajar como empleados domésticos. Ambos se afiliaron a la Sociedad, aunque la señora Coulomb continuó siendo una fanática cristiana (decía que las materializaciones de las cartas era cosa del diablo, ver relicario del cuarto oculto).

 
Las maquinaciones de los Coulomb

“Desde 1881 la señora Coulomb trató de venderle ‘secretos' a un sacerdote de Bombay [al reverendo Bowen del periódico Bombay Guardian] pero fue descubierta. Posteriormente puso sus ojos en varios de los ricos y generosos Râjas que se interesaban por la Teosofía; y un día cuando el príncipe Harrisinghji se hizo miembro de la Sociedad, ella pensó que finalmente había llegado su anhelada oportunidad. Durante una de las visitas de este Príncipe a Adyar, la señora Coulomb lo puso en aprietos pidiéndole un ‘préstamo' de 2’000 rupias. Él se sintió muy embarazado por esta petición, ya que no sabía realmente cuáles eran sus relaciones con Blavatsky, y esperando saber un poco más de su petición, confiando quizás en que el asunto se olvidara, le dio una promesa a medias.

Los Coulomb siempre habían estado fascinados por el negocio de la hotelería y ellos habían comenzado a abrigar la idea de tener su propio hotel. El 5 de febrero de 1884, Blavatsky y sus acompañantes viajaron de Adyar a Bombay en donde se embarcarían con destino a Europa el día 20. La señora Coulomb se ofreció para acompañarlos, lo cual fue aceptado. De camino hacia Bombay Blavatsky visitó al Príncipe Harrisinghji y durante la visita la señora Coulomb aprovechó para recordarle al Príncipe su ‘promesa' de prestarle 2’000 rupias. Sin embargo Blavatsky habiendo escuchado parte de la plática, de manera drástica le puso fin.
 
La señora Coulomb juró vengarse de eso, le dijo a Babula (el sirviente de Blavatsky), que su ama pagaría un día muy cara su interferencia. Todo parece indicar que a partir de ese momento Emma Coulomb comenzó a hacer sus planes para destruir a la Sociedad y con ella a Blavatsky.”
(Dâmodar and the Pioneers of the Theosophical Movement, Sven Eek, p581)

De vuelta a Adyar la señora Coulomb y su esposo ocuparon el piso superior en donde se encontraba las habitaciones de Blavatsky. El señor Alexis Coulomb era experto en construcción, y había recibido el encargo de Blavatsky de construir un cuarto adicional durante su ausencia. Lo extraño es que no permitían a nadie entrar…


Complot descubierto antes de terminar

El 17 de mayo de 1884 Blavatsky mandó un telegrama autorizando tomar posesión de las habitaciones. Ahí se descubrió que el Sr. Coulomb había construido puertas falsas en un ropero y un muy angosto pasadizo en la pared, para hacer creer y tratar de demostrar que los fenómenos que ocurrían en el “Relicario” (el cual se encontraba en un cuarto anexo) eran falsos.

William Judge que en ese momento se encontraba en la India dice:
“Descubrí que el señor Coulomb había terminado parcialmente un hoyo en el muro que se encontraba detrás del relicario. Era tan nuevo que sus aristas aún estaban melladas por los listones de madera, y el yeso aún estaba en el piso. Contra el muro se había colocado una alacena de madera de teca que no estaba terminada, y que se había construido con el propósito de tapar el agujero, la cual tenía un panel falso en la parte posterior que escondía el hoyo en el muro. Pero el panel era demasiado nuevo para que pudiese trabajar y tenía que ser violentamente pateado para mostrar que estaba ahí. Todo estaba hecho completamente sin ningún plan, no había sido aceitado, ni se había probado. Fue abandonado antes de que hubiese tenido tiempo de terminarlo”
(Echoes of the Orient, v3, p198-205)

Testimonio de Babula
“Cuando me fui [a Europa junto con la señora Blavatsky] todos los muros de los cuartos en la planta alta de este Cuartel General, en Adyar, estaban en buen estado, y ninguno de ellos tenía ningún hoyo o pasadizos de ninguna especie, además, la señora Blavatsky nunca usó ninguna de esas cosas en esos cuartos por ningún propósito, y ni la señora Blavatsky ni la señora Coulomb nunca me pidieron en ningún momento que les ayudara a realizar algún truco. Los hoyos y paneles que ahora se encuentran en los muros de esas habitaciones son completamente nuevos para mí, y fueron construidas después de que dejé la India”
(Report of Investigations, p133-134)

Testimonio de T.J. Rajamiengar
“Lo que pude constatar es que esa trampa se encontraba en un estado incompleto de construcción la primera vez que la vi el mes de junio de 1884, varios meses después de que partieran los fundadores. Es una trampa tan estrecha que un muchacho de 10 o 12 años de edad difícilmente podría pasar por ella. Fue construida para hacer creer que las cartas que llegaban fenoménicamente eran arrojadas al Relicario a través de este pasaje, pero cualquiera que vea por sí mismo este pasaje, estará convencido de la imposibilidad de que esto pudiese haberse hecho.”
(The Judge Case, Pelletier, Suplemento, c4, p329)


Los Coulomb falsifican cartas

Franz Hartmann comentó que el señor Coulomb le había confesado que los misioneros le habían prometido 10’000 Rupias si lograba destruir a la Sociedad Teosófica. Ha de ser cierto, ya que “casualmente” los Coulomb encontraron asilo con los propios misioneros. Más casualmente unos meses después la Revista del Colegio Cristiano de Madrás publicó el artículo El Colapso de Kuthoomi (11-sep-1884), conteniendo 15 cartas que hacen ver a Blavatsky como una estafadora fraudulenta y sin conciencia (lo detallo en misioneros).

De regreso a la India, Blavatsky pasó por el Cairo para recabar información. Olcott en sus Viejas Hojas del Diario (v2, p197) comenta que le envió un cable diciendo: “Éxito completo. Son forajidos. Tengo las pruebas legales” ya que los Coulomb se habían escapado de Egipto para evitar ser arrestados por bancarrota fraudulenta.


Posteriormente los Coulomb se separaron. El señor Coulomb regresó a Egipto y la señora Coulomb se quedó en Bombay viviendo en la pobreza.